Archivo de la etiqueta: Paredes

El Real Madrid y el Bernabéu hunden al PSG

AS

Noche grande en el Bernabéu, una noche europea en la que el Real Madrid hundió al PSG. El 3-1 final que eliminaba al club parisino tuvo aires de gesta. Porque todo se puso cuesta arriba con el golazo de Mbappé en el 39. Un 0-1 que llegaba en uno de los peores momentos, cerca del descanso.

El primer cuarto de hora del Real Madrid fue muy buena, pero faltó remate. Y precisión en las aproximaciones, tanto en los escasos disparos como en los últimos pases. El Madrid presionaba arriba, liderado por Benzema y Fede Valverde, robando bien la pelota e impidiendo los avances rivales. Kroos, de pivote, tenía a Alaba de guardaespaldas y a su lado un Modric que en la segunda mitad impuso su ley y fue clave en la victoria.

La salida fue fulgurante, desde que pusimos el balón en juego: jugada ensayada con un envío largo a Vinicius y ya estábamos en el área rival a los 10 segundos. Y a los 36 habíamos recuperado el primer balón a 20 metros de Donnarumma.

A partir de ese primer cuarto de hora los blancos aflojaron porque el PSG se recompuso y empezó a tocar. Siempre buscando a esa fiera que es Mbappé. De no ser por los tres goles de Benzema habría sido sin duda el jugador de la eliminatoria. Marcó los dos tantos de su equipo, aquí y ahí, además de los que le anularon.

La sensación al descanso no era buena. Courtois estuvo más activo que su portero. Lo cual nunca es buena señal. Sin olvidar el aspecto físico porque pasamos un rato largo persiguiendo sombras. Pero comentaba a mis cercanos que si antes necesitábamos dos goles para pasar ahora seguíamos necesitando dos, mas para igualar. Y si se conseguían vaya usted a saber que podría pasar…

Arrancó la segunda parte con un Benzema más activo. Pudo empatar pero Donnarumma voló y con la yema de sus dedos enguantados desvió a córner. Mbappé nos puso el corazón en un puño con un golazo, anulado por fuera de juego de Nuno Mendes. El lateral arrancó su carrera por la banda en offside. Esta y una de Messi fue lo único que nos ofreció el PSG en la segunda parte. Hasta Mbappé se diluyó a medida que avanzaba el partido, a pesar de sus embestidas y su endiablada velocidad (le anularon otro gol).

El destino del encuentro y de la eliminatoria cambió a partir del minuto 56. Entraron Camavinga y Rodrygo por un fatigado Kroos y un Marco Asensio que arrancó muy bien pero que a partir del primer cuarto de hora se fue desvaneciendo hasta desaparecer del campo. Alaba pasó al lateral izquierdo. Los que entraron aportaron energía. El delantero aliviaba a Vinicius porque los avances por la derecha ahora sí funcionaban y el equipo alternaba ambas bandas. El francés con sus insultantes 19 años se comía a los parisinos. Era el complemento ideal para Valverde. Y Modric pudo hacerse con la batuta del equipo. Como dijo alguien Modric lideró la insurrección blanca. A los cinco minutos de este doble cambio llegó el empate.

Donnarumma la cagó ante la presión de Benzema, en el área pequeña. El balón llegaba a Vini en la banda izquierda, dentro del área. El extremo con excelente criterio se la pasa a Benzema quien logra el 1-1. La esperanza y la euforia se juntaron. Comenzaba el recital madridista y al PSG le empezaron a temblar las piernas. Sobre todo a sus defensas y portero. Se encadenaban las ocasiones (la más clara una de Vinicius en el 72, cuando en un fallo defensivo se encontró con el balón solo frente al portero y su disparo se fue alto).

En el 66 Lucas Vázquez entraba por Carvajal, con una amarilla. Mbappé seguía siendo la única preocupación que teníamos.

A Paredes le perdonaron la segunda amarilla por un pisotón a Benzema (luego a Marquinhos le perdonaron la segunda ¡dos veces!). Pochettino con buen criterio retiró a Paredes poco después.

Los dos minutos mágicos fueron el 76 y el 78, los del 2-1 y el 3-1. Primero, Modric sale desde la frontal de nuestra área. Avanza como si tuviera 22 años. Supera obstáculos, combina con Vini a quien lanza en carrera con un pase cruzado y filtra el pase a Benzema desde la frontal del área francesa. El nueve anotaba su segundo gol de la noche. Controló con la izquierda y chutó con la derecha. La eliminatoria estaba igualada. El PSG sacó de centro y les quitamos la pelota. Fue el inicio del desastre parisino. Vinicius presionó a Marquinhos en el área, tras un pase de Rodrygo, y el despeje del central se convirtió en una asistencia a Benzema. 3-1 y hat-trick del francés.

Con el 3-1 y el partido roto el Madrid pudo ampliar el marcador. El PSG solo dispuso de una falta lanzada por Messi, que se fue lamiendo el larguero. Mbappé estaba solo. Y era el único capacitado para voltear el marcador.

La estadística final muestra que el Madrid remató 21 veces, siete entre los tres palos. De estas siete tres fueron gol. La segunda mitad fue decisiva para estos números. Ellos dispararon 10 veces, cuatro entre los tres palos (un gol)

Siempre nos han dicho que la fe mueve montañas. Los madridistas conocemos esto bien. Y hoy lo hemos vuelto a comprobar.

El sorteo para los cuartos de final de Champions será el día 18. A ver qué suerte tenemos. Y por cierto la decimotercera la ganamos tras eliminar al PSG en octavos…

1 comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Real Madrid pierde y sale milagrosamente vivo

AS

Antes del PSG-Real Madrid me preocupaba el estado de Benzema (escribí sobre ello el lunes) y las posibles tarjetas a Casemiro y Mendy, que podrían alejarles del partido de vuelta. Ancelotti arriesgó con Benzema de titular. Pochettino en cambio fue prudente y guardó a Neymar.

Empiezo por el final: Courtois fue el mejor del Madrid y Mbappé del PSG. Esto dice todo del partido.

Mbappé empezó por la banda izquierda y Di María en la derecha. A punto de cumplirse los cinco minutos Mbappé encaró a Carvajal y se fue. Su pase al centro del área fue rematado alto por Di María, en inmejorable posición. Fue la primera ocasión del partido. Tres minutos después Mbappé se volvió a ir de Carvajal, que en esta ocasión contó con el apoyo de Casemiro.

Al Madrid le costaba pasar del círculo central. Al igual que hemos visto en otros encuentros al diesel blanco le cuesta arrancar y coger ritmo. En este partido no sucedió porque ellos nos griparon el motor. Nuestros medios no funcionaron, salvo en tareas defensivas.

El PSG alternaba sus ataques por ambas bandas. Y cuando recuperábamos el balón nos precipitábamos en el pase y lo perdíamos.

Al cuarto de hora una falta en ataque sobre Carvajal no señalada propició la contra de Mbappé. La recuperación del lateral fue asombrosa y desbarató lo que podría haber tenido un fatal desenlace. Dos minutos después Courtois achicó frente a Mbappé, que se le plantó delante (obstaculizado por Carvajal). El córner lo sacó Messi y Danilo cabeceó abajo. Nueva intervención de Courtois.

A los 20 minutos los parisinos sacaban su cuarto saque de esquina. El dominio era abrumador.

El incansable Di María bajaba a la media para ayudar. Y era el primero en presionar arriba. Leandro Paredes, otro argentino infatigable, imponía su ley en el centro del campo.

Una internada de Militao en el 28, desde la frontal del área blanca, sacó al Madrid de la cueva. La jugada terminó con una falta de Di María sobre Vinicius. Al poco fue Alaba quien subió, por banda izquierda. Y luego fue Carvajal, aprovechando que Mbappé no le siguió. En el 34 una falta de entendimiento madridista desbarató una buena contra.

La primera mala noticia llegó en el 36: amarilla para Casemiro. Era tan solo la tercera falta blanca. Y no pareció para tanto. En las imágenes vimos que pudo ser por un agarrón de cuello del brasileño tras la falta. Error de principiante, impropio de alguien con la experiencia de Case. Se pierde la vuelta. Tres minutos después la vio Verratti por una fea entrada sobre Casemiro.

A partir del 40 vimos la posesión más larga del Madrid. Si la perdíamos la recuperábamos inmediatamente. Estuvimos casi tres minutos en su campo. Pero a Donnarumma no le vimos. Ni entonces ni luego. Acabó el partido inédito.

Vinicius no podía con Achraf Hakimi, bien apoyado por Danilo. La mejor acción del extremo fue provocar un córner en el último minuto, el primero del Madrid. Se botó y Casemiro cabeceó fuera. Fue la única aproximación blanca en esta primera mitad.

No hubo cambios en el descanso.

Mbappé pudo marcar en el 49. Courtois se lució abajo, desviando el potente disparo a bocajarro del francés.

Militao vio la amarilla en el 51 por una entrada sobre Mbappé. Y al minuto Courtois apareció dos veces consecutivas. Pero cuando se hizo con la pelota se la pasó defectuosamente a Mendy. Y se originó otra ocasión de peligro.

Kroos buscó portería desde lejos en el 54. Dos minutos después Mendy vio la amarilla que le deja fuera para la vuelta.

A la hora de juego Carvajal cometió penalti sobre Mbappé. Lo lanzó Messi y Courtois impidió el gol. Desvió abajo a córner. Se botó y en la contra blanca vimos la primera carrera de Vinicius. Fue frenado en falta. Amarilla para Danilo.

Lucas Vázquez y Rodrygo entraban por Carvajal y Marco Asensio en el 72. Al mismo tiempo Neymar lo hacía por Di María. Mbappé pasaba a la derecha.

Echaba de menos el empuje y los pulmones de Fede Valverde. Y lo de Benzema, visto lo visto hasta ese momento, fue un error. Cierto que no llegaban balones a los delanteros. Pero no estuvo acertado en los pases cuando tuvo la pelota.

A Mbappé se le fue fuera por los pelos un remate cruzado desde la izquierda del área (min. 72).

Hazard y Valverde entraron en el 81 por Vinicius y Modric.

Rodrygo vio una amarilla.

Neymar en el 86 la tuvo. Su remate, tras entrar por la banda derecha, se fue arriba y fuera de banda por el costado contrario. Al minuto Bale sustituyó a Benzema.

Mbappé se fue de Mendy en el 89. Su pase de la muerte no encontró rematador. El contragolpe blanco lo frenó Paredes en falta (amarilla).

El alargue fue de cuatro minutos.

A falta de un minuto Neymar, en la banda izquierda, se la da de tacón a Mbappé. El francés se interna, superando a dos jugadores (Militao y Lucas Vázquez) y desde el vértice del área chica cruzó su remate al palo contrario, antes de que Valverde le tapase. 1-0. ¡Golazo!

El PSG mereció ganar y por un marcador más amplio. Tuvimos suerte y solo perdimos por un gol. Salvo Courtois no estuvimos a la altura de un partido de Champions. No se puede basar todo en jugar replegados y confiar tu suerte a un contragolpe. Que no llegó nunca porque no supimos sacudirnos del dominio rival ni nuestros medios estuvieron finos en el pase.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Copa América: Argentina 1 Brasil 0

Wagrner Meier Getty AS

La final de la Copa América fue una guerra abierta. Patadas a diestro y siniestro. En este apartado también ganaron los argentinos. Y eso que los brasileños tampoco son unas monjas.

En la primera parte hubo más patadas que remates entre los tres palos. De hecho solo hubo uno, el del golazo de Di María. Los protagonistas de las patadas, los que más recibieron, fueron Messi y Neymar. No cuento los piscinazos del brasileño. Las dos amarillas (Paredes y Fred) fueron por entradas sobre los dos capitanes. El festival de tarjetas llegó en la segunda mitad.

Brasil no inquietó a Emiliano Martínez, el grosero meta argentino (que obvio no ganó ningún premio a la deportividad). En realidad, ninguno de los dos porteros tuvo que intervenir. Ni siquiera en el 1-0 de Di María en el 21. Un pase largo de De Paul, pretendido por el Atlético de Madrid, se lo tragó Lodi, el lateral brasileño del Atleti. Di María le superó en carrera tras fallar Lodi en el despeje. Controló con el exterior trasero de su bota izquierda y superó al meta con una impecable vaselina con la zurda. Bellisimo.

La tensión se palpaba en ambos equipos. Brasil jugaba más agarrotada, mientras la albiceleste imprimía velocidad en sus conatos de ataque.

Se llegó al descanso con 1-0.

Para la segunda mitad Firmino entró por Fred.

En el 50 amarilla a Lo Celso por entrada sobre Neymar. Dos minutos después anulaban, por fuera de gol, el tanto del empate obra de Richarlison. Quien estuvo a punto de anotar en el 55, pero Martínez se lució. Entre medias Guido Rodríguez entró por Paredes.

Argentina lo estaba pasando mal en este arranque del segundo tiempo. El primer cuarto de hora fue totalmente de Brasil.

En el 62 Tite daba entrada a Vinicius por Everton, flojo todo el tiempo que estuvo en el campo. Scaloni hizo un cambio defensivo: Tagliafico entró por Lo Celso. Acuña subió a reforzar el centro del campo y quien entró pasaba al lateral.

En el 67 amarilla para De Paul por falta sobre Neymar. Lodi la vio por una entrada sobre De Paul.

El último cambio de Argentina asentó al equipo. Y se fue desembarazando del dominio de la canarinha.

En el 72 otra amarilla, esta vez para Paquetá. Y un par de entradas que merecieron serlo y no lo fueron.

De María, el mejor de los suyos, crecía en la misma medida que a Messi se le veía fatigado.

En el 75 entraban Gabigol Emerson por Lodi y Paquetá. Tres minutos después la reacción argentina llegaba con un triple cambio: Romero se marchaba  e ingresaba PezzellaLautaro Martínez era sustituido por González y Di María por Palacios.

Amarilla para Otamendi por falta sobre Neymar en el 80. Y a Marquinhos por empujar al central argentino cuando se retiraba del lugar de los hechos.

Martínez despejó a córner el gol del empate de Gabigol en el 87. AL minuto Messi pudo hacer el 2-0. Estuvo a punto de regatear al portero. Y en 89 otra amarilla, Montiel.

Se añadieron cinco minutos de añadido. Aparte de las patadas, no pasó nada.

Argentina como equipo sufrió más. Y eso les unió. Fueron una piña. Brasil, en cambio, eran destellos, sobre todo a cargo de Neymar. Muy pocas finalizaciones para la posesión que tuvieron.

Messi lograba su primer título con su selección. Y como madridista me preocupó el mal partido de Casemiro. Desubicado y sin controlar el ritmo de juego de su selección.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol