Archivo de la etiqueta: Panathinaikos

Vuelve Llull

Hoy vuelve Sergio Llull tras su larga lesión (259 días) y lo hace cuando más le necesitamos. En el tercer partido cuartos de final de la Euroliga contra Panathinaikos (1-1) y a punto para los playoffs de la ACB. Es lógico que acuse falta de ritmo, el que da la competición. Mas no importa. Es básico en el esquema. Su poder anotador y de liderazgo se ha echado de menos. Recuerden que tenemos otra sensible baja, la de Facundo Campazzo. Un base puro. ¡Deseo verles juntos en la cancha!

Después del baloncesto los madridistas empalmamos con el Bayern-Real Madrid. El final de uno igual se solapa con el principio del otro.

Hoy también se celebra el 44 aniversario de la Revolución de los claveles (25 de abril de 1974) de nuestro querido vecino Portugal.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Baloncesto, Deportes, General, Política

Pachanga y pachorra (por Julio R. Llorente)

26 de agosto de 2009

Kun

Pero ¿cómo no va a ser uno comprensivo? Te traes un 2-3 de la ida y te encuentras con un gol, medio de Forlán, medio del dadivoso Vyntra, a los cuatro minutos y ¿cómo no te vas a echar a la bartola y dejar que transcurra el resto del partido a ritmo de pachanga, sin esfuerzos y a veces con demasiada tranquilidad lindando con la pachorra?

aforo

A saber si los espectadores presentes en el estadio empezaron a echar cuentas a ver a cuántos euros le salían los contados detalles que vieron en la presentación de su equipo. Yo, sin querer, si lo hice y me salieron pocos motivos para amortizar. Pero, bueno, algunos sí salieron.

-Y es que los goles, los del 2-0, los marcaron los de siempre: Kun y El Uruguayo. O sea, la pareja letal y por la que tanto nos envidian.

-Es una buena noticia que hasta ayude la suerte y que Forlán medio-marque sin querer. Por cierto, día “centenario” para el uruguayo: 100 choques defendiendo la rojiblanca.

-Si las bocas se abrieron de admiración con el jugadón de “el yerno de Dios” en Atenas, ayer, cuando aquello olía a 1-0 raquítico, se inventó otro jugadón en este caso por el centro del área y regateó a todo bicho viviente para acabar marcando el segundo. También, número redondo y “centenario” el suyo: el gol 100 del Atleti en Copa de Europa (nombre anterior de la Champions).

-Sí, confirmado, hay portero; porque sin que le incordiasen mucho, Asenjo, en la segunda mitad, hizo dos paradones. Uno, como Mazinger, puños fuera, a tiro de Leto -el argentino incluso le felicitó- y otro, después, poniendo su cuerpo para repeler un zapatazo a quemarropa.

Lo negativo dentro de un muy discreto Panathinaikos es ver como un Cissé, que un buen día se rompió la pierna por dieciocho sitios, es capaz de hacerle a Assunçao una entrada tan peligrosa en el centro del campo que no podría tener otro castigo que la tarjeta roja.

Aunque quiera estirar el folio escribiendo no hay para mucho más. Como estaba cantado, de cabeza al bombo -seguimos en el 3 haciendo méritos para subir de categoría europea- del jueves y a ver quienes son nuestros rivales.

Acabo con una queja y varias preguntas. Para la próxima cita en el Calderón, ¿habrá variado el panorama de zanjas, vallas, carriles, adoquines, empedrados y demás con que nos obsequia nuestro Ayuntamiento? ¿Quieren que dejemos de molestar y nos vayamos a La Peineta antes de tiempo? Porque lo de ayer en las inmediaciones del río era una sucursal de la cita atlética- de atletismo- de hace unos días en tierras alemanas. 

Video visto es SFS

8 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Apertura de curso (por Julio R. Llorente)

25 de agosto de 2009

Abel

Me da envidia. El trofeo Villa de Madrid se creó en su tiempo para que Madrid tuviera un torneo veraniego y no hubiera que estar mirando, preferentemente, a norte y sur de la península, hacia los codiciados y prestigiosos, por entonces, Teresa Herrera y Carranza. Y se lo inventó el Atleti. Luego pasó el tiempo y los vecinos, en vez de honrar al oso y el madroño, que es “propiedad privada”, porque está en nuestro escudo, homenajearon al presidente más grande -con permiso de Florentino– de su blanca historia: Bernabéu. Han pasado los años y el torneo que se dirime en una acera de la Castellana sigue y el de la orilla del río se ha perdido parece que definitivamente.

Toda esta introducción viene bien -aparte de para enganchar con lo del Trofeo Bernabéu– para llegar a la conclusión de que la siempre anhelada presentación de nuestro equipo ante sus fieles -aquí uno de ellos desde hace medio siglo- ya no es en el trofeo casero histórico, sino en la previa de la Champions, que tampoco está nada mal, aunque permítanme ustedes que uno eche la lagrimita por aquella copa tan bonita y pintona que ganaban los triunfadores del Villa de Madrid.

El caso es que el martes estrenamos curso futbolístico en el Calderón y allá estaremos para aplaudir la que se presume victoria holgada del Atleti ante el Panathinaikos al que ya le dejó tocado (2-3) la ida aquella tan temible en el que decían horroroso infierno. Eso sí, me parece bien que el míster y el Kun no den la faena por finiquitada y se pronuncien con cautela.

Ni me preocupa lo que quiera decir el 0-3 liguero de hace unos días de nuestros rivales o si en el encuentro que viene puede haber algún detalle de clase de Cissé, ni lo pesado y tenaz que va a volver a ser Salpingidis ni que vuelva Sarriegui así como tampoco respiro aliviado porque se haya caído de la convocatoria Karagounis. En el Atleti, que es mejor con diferencia, sale de inicio el que tiene toda la pinta de ser el equipo titular para esta temporada. Si había alguna duda de a quienes les tocaba ser los cuatro de la defensa eso ya lo ha aclarado Abel.

Ah! Tampoco me llama lo más mínimo la atención que el árbitro elegido por los secuaces de Platini sea holandés como el entrenador de ellos. Sólo estoy ansioso por saber qué otros tres equipos estarán a partir de ya en nuestro grupo (¿quién dijo miedo?). Ya queda menos para dejar el “pre” y decir que estamos clasificados.

9 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Camino del nuevo bombo (por Julio R. Llorente)

20 de agosto de 2009

Marca

Pues… eso. Lo previsto. Había una diferencia abismal entre unos y otros y ha pasado lo lógico. El Atlético ha empezado ganando en tierras griegas y la vuelta del martes que viene de esta previa de Champions se queda en presentación oficial de los rojiblancos ante su afición a saldar con una previsible goleada.

Porque el Atleti sigue exhibiendo con orgullo lo mejor que tiene que es esa pareja de atacantes que dejan su sello allá donde van. Y como no podía ser menos, en esta oportunidad, Agüero y Forlán (y no será porque no les intentaron frenar la mayoría de las veces con malas artes) volvieron a marcar. El argentino, en el último tanto visitante, cuando se las apañó para robarle el balón a su marcador y, solo contra dos adversarios, culebrear desde la banda derecha desde la mitad del campo hasta llegar a posición de disparo y cruzar inapelable (por cierto, el balón se lo había mandado su compadre Diego en un achique en área propia que acabó siendo un servicio). El uruguayo machacó un trallazo a la madera y firmó el segundo. El primero fue obra de Maxi, que no deja de ser una buena noticia que el ex capitán vea puerta y recupere su oficio de llegador (¿será por qué esta vez jugó más por dentro que por fuera?). Hasta aquí los pros.

Porque en los contras tampoco hemos cambiado. En situaciones estresantes sigue habiendo demasiado aturullamiento en la zona defensiva, ya pueda formar esa línea quien sea. Para ejemplos, los dos goles recibidos a manos de un Panathinaikos revoltoso y alborotador y poco más que son muestra de las carencias rojiblancas. El del 1-1 el que devolvió el griterío a la grada por falta de concentración y despiste propio de salida destensionada de vestuario (de arranque o después del intermedio, da igual). El que cerró el marcador en otro desajuste en que Heitinga fue observador privilegiado corriendo a la par que Leto que se sacó un golazo de impresión (a estos entrenadores -va por Ten Cate– no hay quien les entienda porque si se quitan algunas cosillas aisladas de Cissé y de Karagounis y lo mosca cojonera que es Salpingidis, que hizo su gol y el anulado, a los verdes les queda muy poquito, por lo que resulta incomprensible que el argentino viera el primer tiempo desde el banco).

Desde luego que se podía haber matado el partido -efectivamente, cuando salía de casa rumbo a la radio, me ha preguntado el jardinero por el resultado y le he dicho 1-3- pero el 2-3 da para pensar que el Atleti se meterá en el nuevo bombo y su pre-Champions se habrá saldado con holgura.

5 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

¿A quién hemos fichado? (por Julio R. Llorente)

19 de agosto de 2009

championsl

Es la pregunta que me hace el jardinero del bloque de pisos donde vivo cada año por estas fechas (recuerdo cómo recitaba las incorporaciones -ya ha llovido- de Chamot o Jugovic) emocionado e intrigado por saber qué nos deparaba el siguiente curso futbolístico.

Para no variar, ya desde primeros de julio, se ha repetido el interrogante y yo, algunas veces entre temblores y malos presagios por lo que se decía que podía ocurrir, a la pregunta de “¿A quién hemos fichado?” le contestaba con “… me conformo con no des-fichar“. Y es que los tiempos de penuria -general, para todos y en particular, en este club, que parece que siempre hay telarañas en la caja- nos limitaban, como mucho y máximo objetivo, a que no emigraran a otros parajes los dos pilares, los dos protagonistas de ese dúo demoledor -más Forlán que Agüero– que ha llevado al Atlético a volver a jugarse a doble partido estar, como el año pasado, en la Champions 09-10 con los grandes. Donde le corresponde estar siempre al club del Manzanares.

Hay que recordar que en el torneo del año pasado, pese a las zancadillas de Platini, los rojiblancos sacaron el pañuelo y dijeron adiós en octavos sin perder un solo partido. Como poco, llegar hasta ahí, debería ser la meta a batir ahora.

Si en la Champions 08-09 el escollo se llamaba Schalke 04, esta vez es un rival menor, digan lo que digan las estadísticas de que no se sabe lo que es vencer en terreno heleno y que en la historia europea hay precedentes de equipos menores -si, si, yo estuve allí, en el Calderón en ambas eliminatorias- como el Panionios o el OFI Creta a los que hicimos más grandes.

Porque el Panathinaikos -¡qué más quisieran que ser aquel equipo simpático que llegó hasta la final de una Copa de Europa de décadas atrás!- no nos debe asustar. Por mucho Karagounis, Salpingidis o un Cissé que ya está de vuelta, la lógica dice que tiene que quedarse en el camino empezando por el choque “infernal”. Vamos, que hay que empezar ganando la eliminatoria en el primer round.

Poco va a variar el Atleti de este curso. Apenas dos cambios. La dupla de la ilusión es la misma; los dos centrocampistas atacantes que necesitan el freno de dos medios de destrucción, también.

Los dos cambios en el “once” titular apenas afectan a la parte de atrás. Abel cambia la velocidad a veces atolondrada de Perea -no me gusta que ni siquiera esté el colombiano, aunque sólo sea como premio a su responsabilidad desde que viste esta camiseta, en la lista de expedicionarios- por la frialdad y cuajo del ex bético Juanito. Y queda la novedad bajo los palos que huele a súper-acierto. Asenjo es un porterazo -ojo, que Leo acabó la temporada in crescendo y se merece ese homenaje que dicen que le van a dar- al que le avala su juventud y lo que aún le queda por aprender con lo maduro que se le ve (a mí me recuerda a aquel felino llamado Miguel Ángel que defendió la portería del Bernabéu).

Total que cuando salga del portal y vaya hacia la radio (que hoy me toca comentar la jugada al lado de mis compañeros de mesa en “Tablero Deportivo“) y me pregunta el jardinero “qué vamos a hacer“, le voy a responder sin dudar “ganar“.

4 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol, Madrid