Archivo de la etiqueta: Óscar

Janelle Monáe, la nueva diva

dirty computer2018 ha sido el año musical de Janelle Monáe (el 16 fue el cinematográfico), la nueva diva de la música estadounidense. Su tercer álbum «Dirty Computer» la ha consagrado. En muchos de los resúmenes del año figura como el mejor disco del año. O al menos aparece citado entre los tres mejores.

¿Pero y el público? Porque lo que piense la crítica y la acepción popular son conceptos cada vez más distantes.

  • De los videos del álbum el más visto, «Make Me Feel«, sobrepasa los 20 millones de reproducciones y el que menos se ha visto cuenta con 6.2 millones de visionados. En medio está «Pynk» con 11,3 millones.
  • En Spotify cuenta con 2.8 millones mensuales de escuchas y 601 mil seguidores.
  • En redes supera el millón de seguidores tanto en Facebook como Twitter. En Instagram son casi tres millones.
  • Para apoyar la edición de «Dirty Computer» se embarcó en una gira de 28 actuaciones en EEUU entre mediados de junio y agosto. En septiembre actuó en Manchester y Londres. Y ha anunciado fechas para una gira europea en 2019 (aquí viene al Primavera Sound).
  • «Dirty Computer» debutó en el n.º 1 de la lista de R&B y en el 6 de la Pop. En ambos casos eran las posiciones más altas de su carrera. Posteriormente llegó al n.º 3 en la de Pop. En Inglaterra debutó al 8 (su primer Top 10 británico).
  • «Dirty Computer» está nominado al «álbum del año» en los Grammy.

Si 2018 ha sido el año de su confirmación musical, 2016 fue el de su debut en la pantalla grande a lo grande. En dos peliculones, «Moonlight» (tres Óscar, incluido el de mejor película) y «Hidden Figures«/»Figuras ocultas» (donde encarnaba a Mary Jackson, la primera ingeniera afroestadounidense en incorporarse a la NASA y que llegó al puesto más alto al que podía aspirar un ingeniero en la agencia aeroespacial).

El rango de influencias musicales de Janelle Monáe es amplio: desde Prince (con quien colaboró y estuvo en la génesis de esta grabación) hasta Pharell Williams (canta en un tema del disco) pasando por Kendrick Lamar (con quien también ha colaborado), Michael Jackson, Stevie Wonder o Madonna.

Un disco tan combativo en su temática como recomendable y que sigue vivo, muy vivo.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música

El jogo penoso: Brasil 1 Alemania 7

Banner humo

Detalle lamentable en el inicio de la primera semifinal: no se guardó un minuto de silencio por la muerte de Don Alfredo Di Stéfano. Antes del encuentro la excusa de FIFA fue que no se haría porque nadie lo había solicitado. ¿No se le ocurrió a ningún estamento? Mal por la federación internacional y el comité organizador? De la falta de respeto brasileña ya no me extraño. Pero Blatter y los suyos… Las selecciones tampoco llevaron luto.

Scolari cubría las sensibles bajas de Neymar y Thiago Silva con Bernard y Dante. Maicon se mantenía en el once en detrimento de Dani AlvesDante no me inspira confianza desde la semifinal de Champions y la goleada del Real Madrid al Bayern en la que fue protagonista negativo. Su dupla con David Luiz ha sido un desastre. Su actuación descosió a toda la defensa.

Löw confirmaba a Lahm en su posición: lateral derecho. Su alineación como medio centro ha pasado a mejor vida. Insistía con Klose en la punta del ataque. Si anotaba superaría a Ronaldo como máximo goleador de los Mundiales. Igual los tiros iban por ahí: una dosis extra de motivación para el veterano delantero. Khedira y Schweinsteiger forman el doble pivote. Götze y Metersacker volvían a quedarse fuera del equipo titular.

Se esperaba una salida en tromba de los locales apoyados por la torcida. A los tres minutos Marcelo hacía el primer remate. Salió fuera pero llevaba peligro. Hubo unos movimientos en el saque de puerta que marcaron el histórico momento que estábamos a punto de vivir: Müller se fue a la banda del lateral madridista a recibir. Tenía el apoyo por detrás de Lahm. Khedira, Kroos y Schweinsteiger dieron un paso adelante. Para ayudar en las acciones ofensivas, presionar arriba, estar atentos a segundas jugadas y recuperar el balón lo antes posible. A medida que avanzaban los segundos Brasil estaba cada vez mas incómoda. Recurría a los balones largos para sacudirse a los alemanes de encima. No tocaban (en su línea habitual de esta Copa). Alemania era dueña de la pelota por méritos propios y deméritos ajenos. La movían rápido y con criterio. Nada de pases horizontales en su propio campo ni pases traseros a Neuer. El camino era llegar lo antes posible a la portería contraria.

Sobre el minuto 10 Marcelo se despista y pierde la posesión. El contraataque provoca la primera gran ocasión visitante. La desbarata quien la pifió despejando a córner. Kroos saca preciso a la posición de Müller libre de marca: 0-1. Era el comienzo de la sinfonía de la Mannschaft.

La labor de la psicóloga quedaba hecha trizas en tan solo once minutos.

La Canarinha tenía que remontar. No les quedaba otra. Pero estaban atenazados, les pesaban las piernas a pesar del escaso tiempo jugado. Solo Marcelo intentaba tirar adelante. Sus aportaciones eran un boomerang de doble efecto.

  • El primero: Müller y Lahm le buscaban la espalda y se la encontraban. Creaban superioridad numérica porque Hulk estaba muy descolgado de la defensa, no bajaba. Los medios no se enteraban por donde circulaba el juego.
  • Y el segundo: la hiperactividad del lateral le descentró, perdió el sitio y se sumó a la descoordinación general de su selección.

Khedira se salía. El campo era suyo. Él, Kroos y Schweinsteiger cenaron brasileños. Özil estaba desaparecido. Daba igual.

Alemania siguió a lo suyo aprovechando el desconcierto brasileño. Todavía quedaba lo mejor por llegar. O lo peor dependiendo de los colores. Del 23 al 29 cayeron cuatro goles. Y atención del 23 al 26 Alemania logró tres tantos.

El 0-2 (min. 23) fue un fallo terrible de Marcelo. Klose recogió el rechace de Julio Cesar a su propio disparo para marcar. Una vez más el delantero andaba demasiado suelto en el área. El estado de shock de la grada y el equipo era total. El aluvión de goles fue imparable: dos de Kroos y uno de Khedira (¡enorme su primera parte!) completaron el 0-5 con el que se llegó al descanso. El 0-4  se produjo al robar el esférico del saque de centro.

Durante el intermedio el móvil echaba humo con bromas y satisfacción sobre lo acontecido (0-5). Nelson Santamaría, hijo del bravo defensa central, aportaba una solución: anular el partido. Era imposible que el arbitraje pudiese arreglar el desaguisado.

Fernandinho y Hulk fueron sustituidos por dos medio centros, Paulinho y Ramires. ¿Scolari no quería recibir más goles? Löw ya pensaba en la final y dejó al griposo Hummels en el vestuario y entró Metersacker, quien regresaba al equipo tras haber perdido la titularidad. Los siguientes cambios fueron para dar minutos a jugadores (Draxler y Schürrle) y reservar a otros (Khedira y Klose, consagrado ya como el máximo anotador de los Mundiales).

La segunda mitad fue una faena de aliño para los vencedores. Aun tuvieron tiempo de ampliar. El del Chelsea metió dos y puso el marcador en un escandaloso 0-7. Aquí tenemos un ejemplo que explica parte de lo sucedido: Schürrle con el 9 en su camiseta lleva tres goles saliendo del banquillo; el número 9 de Brasil, Fred, solo ha visto puerta en una ocasión, siendo titular.

Óscar en el 90 firmó el llamado gol de la honra. ¿Honra? ¿Qué honra?

Confieso mi enorme alegría ante este resultado histórico. La mayor afrenta sufrida por Brasil. La mayor goleada en este torneo, el encuentro en el que mas goles se han logrado (8). El Mineiraizo de Belo Horizonte deja en mantillas el Maracanazo de 1950. La mezquindad de Scolari a lo largo del campeonato merecía este castigo. Que será mayor al tener que afrontar una cruel final de consolación.

P.D.: extractos del capitulo de Mi Mundial: Brasil 2014 dedicado a la semi de anoche.

2 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol, Libros

El entorno se impone al fútbol (Real Madrid 4 Valladolid 3)

CR7

Hemos llegado al absurdo de la perversión mediática: el entorno se impone al fútbol. Mis conversaciones previas al partido giraron sobre asuntos de la actualidad madridista que nada tenían que ver con el partido: la rueda de prensa de Mourinho del día anterior, opiniones sobre su continuidad o no, la anunciada boda de Don Alfredo, las elecciones a la presidencia blanca. Mis interlocutores fueron los Revert, José Luis Arriaza, Paco Buyo, mi hermano (más uno de sus hijos y el mío), los vecinos de localidad. Poco antes del inicio la conversación giró sobre los pitos y los aplausos al entrenador cuando su nombre fue anunciado por la megafonía del estadio. Es evidente que los silbidos de media docena de personas suenan más que los aplausos de dos docenas. En mi zona -con bastantes asientos vacíos de abonados- no hubo ni uno ni lo otro. Los proMou -somos mayoría- no aplaudimos y los disconformes con el mister -como mi hermano- no se molestaron en silbar.

Como resumen del partido me limitaré a decir que me parece grave que el Valladolid nos marque 3 goles en el Bernabéu. Dice mucho de los pucelanos y poco de los nuestros. Afortunadamente remontamos el 0-1 pero tras el 2-1 nos empataron y llegamos al descanso con 2-2. En la segunda parte abrimos brecha en el marcador, 4-2, antes de llegar al 4-3 final.

La defensa (Nacho, Pepe, Carvalho y Coentrao, aunque a este último le salvo del naufragio) estuvo desatenta y poco concentrada. Encajamos 3 tantos que no fueron más por un par de milagrosas intervenciones de Diego López, quien así salvaba lo que sin lugar a dudas ha sido su peor partido desde su regreso al Real Madrid.

Quizás el factor nervios nos jugó una mala pasada tras el desacertado centro de Ángel di María. Quiso hacer algo prohibido en todos los manuales de futbolista: un pase retrasado de banda a banda. Un atento Óscar se adelantó a un distraído Pepe Carvalho, robó el balón y se planto ante la meta local y logró el 0-1 (min. 8) en el primer remate entre los tres palos. El Fideo pareció ponerse las pilas para intentar enmendar su error. Fueron apenas cinco minutos. Luego sufrimos una fase de tedio hasta el minuto 26. Cuando Di María lanzó un zurdazo tras una jugada individua por la banda derecha. Recogió la bola fuera del área, gambeteó y buscó acomodarse entre los dos vértices para chutar. La pelota tras dar en un defensor supuso el empate a 1. Unos cinco minutos después la insistencia del extremo argentino tuvo premio. Desde el córner que botó colgó hasta tres veces el esférico sobre el área visitante. A la tercera fue la vencida y encontró la cabeza de Cristiano Ronaldo. Su formidable testarazo fue el 2-1. El problema llegó instantes después. Javi Guerra empató a 2 medio cayendo. Había aprovechado una cadena de errores. Nacho midió mal la diagonal de Óscar a Omar. Este se fue por la banda y Pepe no supo despejar ni Diego López reaccionó. Poco antes del descanso una falta sacado por Ronaldo se estrelló en la madera.

Kaká -titular ayer- desacertado en el remate en la primera mitad hizo el 3-1 a los 5 minutos de la reanudación. Un precioso disparo marca de la casa. Pasaron 20 minutos hasta que otro fenomenal remate de cabeza de CR7 puso el 4-2 en el marcador. Poco antes (67) Xabi Alonso y Özil salieron por Di María y Kaká. Y tras el 4-2 entró Higuaín por Benzema. Los aplausos que recibió el francés fueron objeto de bromas en mi fila: «¿le aplauden porqué por fin abandona el campo?»

Algunos errores del Pipita fueron recriminados por parte del respetable. La sombra de Lewandoswki es alargada… y nuestros dos delanteros centro han quedado en evidencia.

A tres minutos del final Sastre puso el definitivo 4-3 de un potente disparo desde fuera del área. La hinchada visitante empezó a corear «sí se puede».

Acabado el partido Pepe en plan ventajista dio otra muestra de sus capacidades intelectuales. Por algo le apodo «brains» y figura en la alineación titular de los más tontos de la LFP. Confieso que no me enteré de sus declaraciones hasta llegar a casa, después de una cena familiar, gracias a un tweet de Luismita. Así que una vez más el entorno volvía a imponerse al partido.

18 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol