Archivo de la etiqueta: Oporto

Lopetegui vuelve a naufragar en el Camp Nou

Marca

Lopetegui volvió a naufragar ante el Barça en el Camp Nou. Hace un año, entrenando al Real Madrid, cayó 5-1. Anoche al frente del Sevilla perdió 4-0. La primera derrota, ante un Barça sin Messi, le costó el puesto. Veremos que sucede este año con su continuidad en el banquillo sevillista.

El Sevilla, que llegó a liderar la Liga, ha perdido tres de sus últimos cuatro partidos. Solo ganó a la Real Sociedad (3-2), después de perder 3-2 en Eibar y haber caído 0-1 ante el Madrid. Los andaluces llevan 10 goles a favor y 11 en contra.

No vi el Barça-Sevilla. Preveía la goleada azulgrana y me interesaba más el Inter-Juventus. Ganó la Juve 1-2. Higuaín anotó el gol del triunfo. Cristiano Ronaldo estrelló un balón en el poste y le anularon un gol por fuera de juego de Dybala. Pero a lo que iba, vi un resumen amplio del Barça-Sevilla. Y me quedé con la misma sensación del 5-1 de la temporada pasada. Un partido en el que los equipos que salieron goleados pudieron haber hecho más. Esos partidos de “y si…”. El “y si hubiéramos logrado el empate a dos” del año pasado o el “y si hubiéramos marcado primero con las ocasiones que tuvimos” de ayer. El caso es que el Barça puso los goles (los partidos los ganan quienes meten más goles no quien soba más la pelota).

Lopetegui no acaba de acertar dirigiendo a clubes (Castilla, Rayo, Oporto, Real Madrid). Su periplo en el Sevilla es aún una incognita. Lo que sí sabemos es que es un buen seleccionador. No es lo mismo el trabajo del día a día de un club, compitiendo cada semana, que entrenamientos y partidos de Pascuas a Ramos.

1 comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

En defensa de Guardiola entrenador

Guardiola

Independientemente de que nos caiga bien o mal, que estemos de acuerdo o no con él, no debe haber duda sobre las cualidades de Guardiola como entrenador. Ahí está su curriculum y sus títulos.

Ha ganado ligas en los tres países en los que entrenado:

  1. En España 3 Ligas al frente del Barça
  2. En Alemania otras 3 Bundesligas con el Bayern de Munich
  3. En Inglaterra 1 Premier la temporada pasada con el Manchester City

Respecto a esto último resaltar que el City solo ha obtenido 5 campeonatos. Y a falta de una jornada están a una victoria de revalidar el titulo. Desde la 2008/09 en la que el Manchester United ganó su tercera Premier seguida ningún club había repetido título. De producirse esta circunstancia (muy probable) Guardiola tendría 2 ligas inglesas de las 6 del Manchester City.

Al frente del banquillo culé obtuvo 2 Champions de las 5 que tienen los azulgranas (que bien podrían ser dos de seis de cumplirse los pronósticos). No son muchos los entrenadores en activo con 2 Champions en su palmares (Mourinho con Inter y Oporto) o ya retirados como Hitzfeld (Borussia Dortmund y Bayern), Heynckes (Real Madrid y Bayern), Ferguson (Manchester United) o Del Bosque (Real Madrid). Con 3 tenemos a Ancelotti (2 con el Milan y 1 con el Real Madrid) y Zidane (Real Madrid). Si incluimos la Copa de Europa con 3 también encontraríamos a Paisley (Liverpool). Nadie ha ganado más de tres. Este es su gran reto para la próxima temporada: llegar a tres desde el banquillo del Manchester City. No será por presupuesto y fichajes…

Los números no engañan y aquí tenían los de Guardiola.

P.D.: Como podrán comprobar solo me he referido a trofeos de caza mayor (Ligas y Champions).

 

1 comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Cara y cruz de los equipos madrileños en la Champions (por Julio R. Llorente y Adrian Vogel)

1 de octubre de 2009

La fiera dormida (por Adrian Vogel)

Una de las cuatro grandes fieras del genero Panthera es el león (panthera leo), carnívoro de la familia de los felidos. Y tres zarpazos de Christiano Ronaldo, quien despertó tras el descanso para salir a la caza del gol, encauzaron un partido que llevaba camino de darme la razón. Me refiero a mis sombríos presagios de ayer. Porque el primer tiempo fue del OM. Marcaron el tempo y obligaron a Casillas (el mejor del equipo junto al depredador blanco, el 9). Por parte merengue tan sólo dos jugadas de Kaká mediada la primera parte. Cinco minutos antes se produjo el primer disparo merengue (a las nubes). Una tijereta de Karim Benzema y dos trallazos de Ronaldo fueron lo único a destacar antes del descanso.

Ronaldo, Christiano Ronaldo, necesitó solamente tres minutos para cambiar el rumbo del encuentro. Un balón largo de Pepe “Hierro”, desde su propio campo, fue recogido en carrera por el portugués que batió por bajo al portero rival (aprovechando su salto, al pensar que le iba a hacer una vaselina). Dos minutos después una terrorífica entrada de Diawara (su segunda tarjeta amarilla y por tanto expulsión) fue sancionada con penalty, tras una gran jugada individual de CR9. Kaká marcó la falta máxima, sin inmutarse.

Con diez jugadores y un 2-0 en contra el Olympique se enfrentaba a una misión imposible, aunque todavía tuvo arrestos para poner a prueba a Iker Casillas unas tres veces. Pero en la mejor jugada del partido el lesionado Ronaldo marcó a puerta vacía. Fue una excelente combinación entre Kaká, Guti y asistencia final de Benzema. El luso se retiraría después de este tanto (como consecuencia de la falta que originó el penalty) y es duda para Sevilla.

El 3-0 final no hace justicia a los de Marsella, mejor plantados en el campo –sobre todo en los primeros 45 minutos- y con salidas muy rápidas al contraataque. Faceta en la que también lo hicieron mejor que el Real Madrid. Lo cual no deja de sorprenderme teniendo en cuenta que si jugamos en el Bernabéu ¿por qué lo hacemos al contragolpe?

Espero y confío, que al igual que los leones cazan asociándose como equipo, el Madrid se agrupe, para repetir faena como hizo en el tercer gol de anoche.

Una temporada de un mes (por Julio R. Llorente)

Marca

Mala cosa. Terrible es que la temporada se acabe un mes después de haber empezado. Pero ese camino lleva el Atlético. La luz del final del túnel que algunos creímos ver en Valencia ha vuelto a apagarse. Porque, en Oporto, poca cosa. Ya estábamos en la cola de la Liga doméstica y ahora, además, en el furgón trasero de nuestro grupo de Champions. Horrible.

La cabeza me decía que empatábamos, pero el corazón me pedía un triunfo. Ni una cosa ni la otra. Derrota. Y eso porque durante buena parte del partido jugamos a no perder sin asumir el riesgo de intentar la victoria. Los portugueses no son gran cosa, pero aprovecharon sus bazas. Durmieron el partido durante buena fase del mismo y mediada la segunda mitad se fueron por los tres puntos. Y lo lograron. Con dos goles a bocajarro. Uno de tacón del colombiano Falcao y otro poco después de Rolando mientras, como casi siempre, una “multitud” en rojiblanco -cuatro o cinco jugadores- miraban.

Se quedó en el banco Antonio López, damnificado por la sangría goleadora por la banda izquierda del Atleti desde que empezó el curso y salió en su puesto Perea, cambiado de banda, para perseguir a Hulk. Misión difícil ante una mole al que no le pesan los kilos para ponerle velocidad a sus acciones (en el primer tanto blanquiazul hasta se permitió el lujo de fallar un primer envío antes de la virguería de Falcao). Los demás, los previstos, porque Maxi volvió a ser suplente y apenas salió para “colaborar” al desastre. El otro cambio, el de Reyes, ni merece la pena comentarlo.

Total que nos encontramos con un equipo en el que Agüero ya no tiene como socio a Forlán porque éste juega inexplicablemente demasiado atrás. Un centro del campo en el que Simao y Maxi han perdido su condición de intocables, porque no están para serlo. Además, una defensa en la que habrá efectivos para la zona central todos los que quieras, pero da igual -de mal- la combinación que haga Abel.

Y para rematar se empieza pidiendo auxilio desde la portería. Roberto, al sacar de puerta una vez, se lastimó y al echar a córner un balón después completó su lesión. Total, el novel De Gea, que es internacional, como Asenjo, de categorías inferiores, salió a escena, en el minuto 25, a tomar la alternativa nada menos que en Champions. Y el muchacho hizo lo que pudo. No le son achacables los goles y paró más de una y de dos. Bonito cuadro. Ante el Zaragoza, este sábado, De Gea y Joel, del Atleti B, nuestros dos porteros. Casi nada. Y, mientras, Asenjo guardando los tres palos en el Mundial Sub-20 en partidos que ganamos por súper-goleadas.

No quiero ni pensar el ambiente que se va a vivir en la jornada liguera del sábado. Y es que es muy duro sentir estos colores, los rojiblancos, y resignarse a que la temporada 2009-2010, en cuanto a logros, ya se ha acabado.

PD.-Lo siento. No soy extremista ni alarmista. En males mayores y en fantasmas del pasado cercano no pienso ni de lejos.

8 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Las previas de la jornada de Champions de hoy (por Julio R. Llorente y Adrian Vogel)

30 de septiembre de 2009

champions-league-balones

Nueva jornada de Champions para Real Madrid y Atlético de Madrid. Vuelven a Madrid, esta vez al Bernabéu, los del Olympique de Marsella, que tanto follón montaron el año pasado en el Calderón. Y el Atleti viaja a Oporto, con sed de venganza.

Hoy empiezo yo porque jugamos en casa.

¿Exceso de confianza? (por Adrian Vogel)

CHAMPIONS_SUENO_grandes_fichajes_nueva

Tras los deslumbrantes partidos del Barça y Sevilla entran en juego los equipos madrileños. Y la verdad es que en lo que respecta al Madrid no las tengo todas conmigo. La foto tocando la Copa tampoco ayuda. Este tipo de cosas me dan yu-yu (al igual que las celebraciones antes del principio de los partidos). Si a esto le añadimos que el Olympique viene con un par de ex nuestros (Heinze y Morientes) me pongo más nervioso aún. Todavía recuerdo una eliminatoria contra el Monaco en las que el bueno de Fernando Morientes y Giuly nos cosieron a goles. El extremeño estaba cedido y en una “hábil” gestión del entonces responsable deportivo, Jorge Valdano, le permitieron jugar contra nosotros. Ese año, tal y como se desarrolló la competición, podríamos haber llegado a la final. Pero se interpuso el Monaco…

Mis malos presagios aumentan con la baja de última hora de Lass. Que unida a la de Arbeloa y la incógnita sobre Sergio Ramos (si juega lo hará forzando, con el riesgo que eso conlleva) descompensa, y mucho, la banda derecha de la defensa. Y hay más bajas (ya conocidas) y jugadores tocados como Guti.

Confiemos que Heinze no lesione a ninguno y que los delanteros del OM (esas iniciales de mantra budista tampoco me confortan) tengan la pólvora mojada.

Lo normal es que ganemos y fácil. Pero percibo un exceso de confianza. Y eso es mala señal. Muy mala. Vamos, que le temo a este partido más que a la concesión de los JJOO a Madrid (otra desgracia, si se produce, que planea sobre mi cabeza esta semana).

Abel

Me fiaré de mi enlace (por Julio R. Llorente)

Hace dos meses me mandaron con Radio 3 al Festival Paredes de Coura. Llegué al aeropuerto de Vigo y desde allí un conductor de la organización del festival me condujo al lugar de los hechos (un enclave de anfiteatro natural, por cierto, precioso, en donde vi a Franz Ferdinand, Nine Inch Nails, The Pains of being pure at heart… entre otros) un poco más allá de la frontera, ya, metidos en Portugal.

Y, claro, con el dueño del volante, hablamos de música, de viajes para allá y para acá y, por descontado, de fútbol. Paulo presumía de su Oporto, porque sigue ganando títulos domésticos de Liga, gesto muy expresivo él suyo -“hace caja“- y sigue teniendo un equipo muy competitivo. Recordamos la eliminatoria del año pasado y como nos quedamos los rojiblancos fuera por el valor doble de los goles. En un momento determinado de la charla, no sé si por deferencia de anfitrión a huésped me dijo que si este año de nuevo nos encontrábamos -fíjate qué caprichosas las bolitas- ganábamos, seguro, y le echaba piropos a nuestra punta de ataque: KunForlán.

Ha pasado un tiempo, llegó el sorteo, empezaron los torneos ligueros de España y Portugal. Y los blanquiazules están arriba y nosotros estamos con tres puntos miserables en una clasificación y uno, en la otra, en la de la Champions. Vamos, que se impone reaccionar.

Los optimistas han visto una señal de luz que guía hacia la salida del túnel por lo que pasó en Valencia: empatar un partido que se tuvo perdido y antes ganado, pero que nos voltearon en un pis-pas. Algo de razón tienen. Si ese choque es como los del año pasado, en vez de 2-2 quizás habría acabado 3-5 o así porque se marcharon fuera balones que, sobre todo, impulsados por Forlán, con cualquiera de las dos piernas, antes, acababan en la jaula. No sé yo hasta qué punto al uruguayo le maniata esa posición de media-punta o escorado a la izquierda. Sólo por él y por todo lo que le dio al Atleti el año pasado me gustaría un partidazo suyo en Oporto para que recogiera su Bota de Oro ante el Zaragoza, dentro de unos días, con el ambiente festivo que se merece.

Las bazas del Atleti son las del año pasado más Jurado, que, destello a destello, me va convenciendo. Porque ahí se acaba el recuento. A ver si hay suerte y en su tierra resucita Simao, sería maravilloso que lo de Maxi viendo puerta no fuera flor de un día y que la defensa concediera lo justo; no más regalos, por favor. O sea, que ojo a Hulk y sus facultades, que, de armario, tiene lo justo, y a Falcao al que su paisano Perea algo le debe de tener controlado. Buena noticia es que no juegue el “Cebolla” que está lesionado y Abel deberá instruir a los suyos para que le tiren al portero Helton (claro, eso dirán también ellos pensando en que guarda nuestro arco un novel).

Total que yo barrunto un partido de “equis” pero eso vale de poco tras el patinazo de hace unas semanas. O sea que me voy a fiar de mi conductor portugués.

8 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

¿Y que hubiera pasado si…? (por Julio R. Llorente)

12 de marzo de 2009

jorge-landin1

 Foto de Jorge Landin/Marca

Parece que estoy condenado a que todas las entradas en este blog para hablar del futbol y del peregrinar del Atleti por la Champions (que, lamentablemente, ya ha concluido) se abran con una pregunta.

 

La de hoy es ésa de líneas arribas porque ¿qué hubiera pasado si los nuestros hubieran salido de cara buscando la eliminatoria, como debería haber sido, a la vista del mal resultado de la ida? Era el Oporto el que pasaba con el 2-2; no, los que hoy iban de azul oscuro. Y por eso de nuevo me pregunto -véase comentarios anteriores- quién estaba en el banquillo. ¿El agresivo Abel que maravilló con sus planteamientos ante Barça y Madrid o el poseído por el espíritu de Aguirre?

 

No hay duda de que los del Calderón empezaron a perder la eliminatoria -ya es una triste gracia que se despidan sin haber perdido ni un solo partido de los ocho jugados hasta la estación término en tierras portuguesas- desde el vestuario. Primera noticia. Y… mala. No juega Forlán. ¿Le pasa algo? ¿Está exhausto por la utilización de gasolina, hasta la reserva, en las últimas fechas, dándolo todo y más? No. Nada de eso. El entrenador toledano quería amarrar de medio campo hacia el ataque el potencial que ofrecieron los Meireles, Lisandro, Hulk o Cebolla en la ida para que, tras el previsible desgaste, asestar el golpe de gracia. Fenomenal… si hubiera salido. Pero fue al revés. Y que conste que, desde el primer minuto, siempre me dio la impresión que se estaba tirando el tiempo a la búsqueda, al menos, de ese gol necesario. Porque, efectivamente, todo aconteció en dirección contraria. Cuando el partido se liberó de ataduras, el que tuvo cerca el gol dos, tres, cuatro veces, fue el Oporto. Pero allí estaba Leo Franco para atajar algún balón, como un par de ellos a bocajarro, de los que su destino es la red.

 

 

Y es que, en positivo, apenas se puede destacar la labor del meta y de la defensa, capitaneada por Pablo, de nuevo, impecable. De ahí para adelante, donde el Atleti, a la vista de sus últimas actuaciones, hacía pupa… nada. Agüero siempre tuvo tres policías, Forlán no se metió en el partido nunca -a saber si, cuando le reclamaron, salió desmotivado- y apenas hay que destacar algunas acciones aisladas de Simao.

 

No tengo dudas de que este Oporto va a caer a la próxima porque se dibuja como el más flojo de los que han pasado a cuartos. Ahora al Atleti le queda la Liga y empezar a remontar -ahora está lejos de un puesto que le dé acceso a jugar la competición de la que se acaba de ir con tristeza- posiciones, empezando por echarle el lazo al Villarreal este domingo.

 

Un último apunte. Metiéndome donde no me llaman, tras lo de ayer en Anfield, Juande ya sabe que su bono-bus de circulación en área blanca caduca el 30 de junio. Me temo que Abel, tras lo de hoy, con ese planteamiento timorato y medroso, cuando había que salir a por el partido y la eliminatoria, desde el primer minuto, ídem de ídem.

 

ENTRADAS RELACIONADAS:

 

¿Quién dijo miedo? (por Julio R. Llorente)

 

Pero… ¿ha cambiado algo? (por Julio R. Llorente)

 

Seis llegadas en cuesta (por Julio R. Llorente)

5 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

¿Quién dijo miedo? (por Julio R. Llorente)

11 de marzo de 2009

simao

A veces hay que decir donde dije digo…digo Diego… Y ésta es una de ellas. Hace un par de semanas, con motivo de la croniquilla desesperanzada tras el empate a dos de la ida de esta ronda de Champions, me preguntaba (otro título con interrogantes) si había cambiado algo en referencia a que el inquilino del banquillo ya no era Aguirre y sí Abel. E incluso mostraba mi desesperanza porque en esas seis llegadas en cuesta que mandaba el calendario las dos primeras (Sevilla y Copa de Europa, octavos, ida) se habían saldado con desaliento.

 

Y es que desde que no les cuento mis impresiones a los lectores de El Mundano han pasado dos partidos en los que el Atleti, efectivamente, ha demostrado ser otro. Las citas con Barcelona y Real Madrid no han hecho sino cambiar el gesto adusto del aficionado por el más sonriente. Ante los azulgrana se ganó 4-3 y después de un 0-2 que olía a definitivo para la suerte final y ante el vecino ese 1-1 si llega a ser un 1-4 a nadie le extraña. Parece que los rojiblancos han recuperado aquella alegría goleadora de una parte de la “era-Aguirre” en que se acudía al cuerpo a cuerpo y no importaba fajarse en el intercambio de golpes, porque se sabía que la pegada de los del Manzanares era tan demoledora que, como poco, habría un guantazo de más en su haber.

 

Por eso entono el ¿quién dijo miedo? en las horas previas a comparecer en Das Antas. Este partido me huele a chaparrón de goles. Y no olvidemos que nos vale a partir del 2-2 cualquier empate. Forlán está fino y más goleador que nunca y lo del Kun y su ofuscación ante los tres palos debió ser cosa de una mala tarde-noche en la Castellana. Además, Simao, el ex benfiquista, estará con ganas porque vuelve con otra camiseta al feudo de un rival de otrora en la liga portuguesa,  y me queda la duda de si será el Maxi acertado y entonado el que toque ver, porque el currante-trabajador siempre lo es. El medio campo está en buenas manos con Assunçao -no creo que le pueda el factor ambiente por la forma en que dejó de vestir de blanquiazul- y Raúl García, si es que no juega Camacho, que no se arrugó en su retorno a la titularidad. Y la defensa me vale con que repita la exhibición del Bernabéu con Pablo, de líder, comandando.

 

Que el Oporto es más “europeo” que nosotros, ahora, sí. Indudable. Todavía el Atleti necesitará años para recuperar su pedigrí europeo. Pero me parece que algún que otro video reciente escrutado por los responsables de los lusos hace que lleven unos días sin dormir tranquilos. Sólo han transcurrido 15 días, pero este Atleti no es el de la igualada de la ida en donde todos coincidían en el partidazo de quienes hoy ejercen de locales que, dicho sea de paso, parece que es oficio que se les suele atragantar. Mira: otro dato más. Y en positivo.

 

ENTRADAS RELACIONADAS:

 

Pero… ¿ha cambiado algo? (por Julio R. Llorente)

 

Seis llegadas en cuesta (por Julio R. Llorente)

simao-y-abel1

Fotos de AS (Simao) y Marca (Simao y Abel)

4 comentarios

Archivado bajo General

Pero… ¿ha cambiado algo? (por Julio R. Llorente)

25 de febrero de 2009

abel

Foto de Marca

Una pregunta. Un interrogante. Una continuación a lo que comentábamos ayer. ¿Sigue Aguirre en el banquillo? ¿Tanto va a costarles a los jugadores asimilar esos nuevos métodos que predicaba Abel a su llegada? ¿Es justo tirar a la basura tantas toneladas de ilusión de la afición rojiblanca que volvía al Calderón a disfrutar en el torneo-rey del fútbol de clubes?

 

Empieza el partido. Jugada trenzada. La única. Maxi entra al remate en un balón que pelea Agüero y gol. Ahí se acabó el Atleti, porque el Oporto empezó a mandar de manera insultante y apenas un fuera de juego clamoroso y un gol anulado impidió que empatara antes. No importó. Lo hizo un poco más tarde. Porque era lo lógico.

 

Achuchaba y llevaba las riendas del encuentro como si estuviera en su casa. Una jugada desgraciada llevó el 1-1. Lo temido. Un gol en la puerta de Leo Franco. Lo que no se quería de ninguna de las maneras. Hasta en las vísperas -esto sí que no lo entiendo- se decía que un 0-0 era bueno. Y cuando se pensaba que así nos íbamos al descanso, el bonachón meta luso -alguien que conoce el paño de la liga portuguesa porque trabaja allí ahora dirigiendo al Benfica como Quique Flores había dicho que había que tirarle para probarle- quiso hacer un regalo al disparo facilón que le mandó Forlán en una jugada individual. El 2-1 era un premio excesivo. Pero a caballo regalado…

 

Sería que Abel pensaba que era un resultado que valía para afrontar la vuelta. No se explicaba si no que mandara al banco a Agüero apenas diez minutos después del intermedio. Que no estaba muy fino el Kun, cierto es, y que el árbitro inglés le pitaba falta a cada disputa aérea de balón, también, pero ¿no era temerario prescindir de quien podía inventarse alguna jugada y llevar algún gol más al casillero rojiblanco? Lo fue. Una jugada fulgurante y de poderío por banda izquierda acabó con la segunda diana de Lisandro. Total, 2-2. “Anda, saca otra vez a Agüero para que arregle esto” decía uno de los míos antes de abandonar el estadio muchos minutos antes del fin.

 

Y eso que Leo Franco estuvo inspirado en tres ocasiones y que Pablo suturó un montón de agujeros que dejaron sus compañeros de defensa, en especial Seitaridis -¿no hay ningún defensa canterano mejor que el griego o no se puede probar a Heitinga en el costado? y Ujfalusi -¿cómo un jugador de tamaña envergadura se ha visto superado una y otra vez por los dos puntas lusos?- porque, si no, ahora estaríamos hablando de eliminatoria finiquitada.

 

Eso es lo único positivo después de este primer asalto de octavos de Champions. El Atleti aún puede hacer la gracia en la vuelta, aunque ahora, dos horas después de abandonar el estadio, parezca casi una misión imposible, porque este equipo sigue igual de roto y partido en dos. Hablábamos ayer de las seis llegadas en cuesta que regala el calendario. Han pasado dos cuestas muy pronunciadas y los rojiblancos van pedaleando con cara tirando a desencajada. Cuando en dos semanas hagan el cómodo viaje al país vecino habrán pasado las estribaciones del Barça y el Madrid. O recuperan el resuello o… se despeñan. 

3 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol