Archivo de la etiqueta: New York Magazine

Gran noticia: se reedita el clásico de Nik Cohn

Nik Cihn

El escritor y editor Servando Rocha anunciaba en redes que su editorial, La Felguera, reeditará «Auambabuluba Balambambú«, el clásico de Nik Cohn. Un libro que en su día nos marcó a todos los que formábamos parte de 99.5, la FM de Radio Popular de Madrid. Primero tuvimos la edición inglesa o su traducción francesa.

Era una aproximación crítica a la historia del rock, con un componente emocional y crítico. Algo que nos sirvió para centrarnos, afirmar certezas y descubrirnos otros enfoques.

El título del libro ha sido traducido fonéticamente a nuestro idioma. Lo cual me parece un acierto. Y sobre el británico Nik Cohn, el autor, recordar que un relato suyo, publicado en 1976 por New York Magazine, sirvió de base para la película «Saturday Night Fever«.

En España este libro imprescindible llevaba mucho tiempo, demasiado, sin estar disponible. Este anuncio de Servando Rocha es una gran noticia.

P.D.: este libro, obviamente, fue uno de consulta imprescindible para los míos.

P.D. bis: también me agrada el cierto aire que esta portada tiene de los míos (colores, letras, etc.).

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Libros, Música

Votantes de Bernie Sanders ayudaron a Trump

Votantes Sanders presidenciales

Se van confirmando algunas impresiones que tenía sobre las/los votantes de Bernie Sanders, o más bien sus simpatizantes, y como su voto o abstención decidieron las presidenciales de 2016 en favor de Trump.

Se sabía que el voto afroestadounidense era proClinton (entre el electorado del Partido Demócrata). Adoran a los Clinton, especialmente a él. Y que Sanders no gozaba de sus simpatías.

Lo que desconocíamos eran los números de las antiHillary entre las votantes blancas y que engrosaron las filas de la campaña de Sanders en las primarias. Algo de eso intuí en un viaje a Atenas. Pero no se pueden extrapolar las experiencias personales (micromundo) a una realidad estadística (macromundo). Me refiero a conversaciones con una mujer adulta (fotógrafa de San Francisco, viajando sola) en el barco que nos llevaba a Hydra y otras con media docena de universitarias en el aeropuerto de Atenas (con destino a Madrid). Ninguna era de Hillary Clinton. Se consideraban progresistas (proSanders) y sus opciones pasaban entre no votar, hacerlo por la candidata del Partido Verde (Jill Stein) o por el aspirante del Partido Republicano. Cualquier cosa menos la Clinton. Hace unos días la revista New York Magazine en el artículo de Jonathan Chait «The Myth of Bernie Sanders’s White Working-Class Support» cuantificaba este rechazo, basado en un estudio de Nate Silver, entre seguidoras/es de Sanders: un 25%:

[…] Nate Silver, diving into the numbers, finds that about a quarter of Sanders voters were what he calls “Never Hillary” voters. They leaned conservative, and many of them voted for Donald Trump in the general election. […]

Never Hillary

El estudio y las estadísticas analizadas concluyen con datos sorprendentes. Entre ellos el ya mencionado: una gran parte de a quienes definen en el análisis como #NeverHillary, y que apoyaron a Sanders en las primarias, son conservadores (me atrevería incluso a decir que también son topos en el P. Demócrata). A este factor «conservador» se le da gran importancia:

[…] How big a factor was the Never Hillary vote for Sanders?  Pretty big. They made the difference in eight of the states he won, finds Silver. Without that protest vote, the entire narrative of Sanders as the rising voice of the party’s authentic base would never have taken hold. And that basic misreading of the data created the foundation for a flourishing socialist dream that the American white working class is poised to turn against neoliberalism if only presented with a pure and sharp enough critique. […]

Esta tendencia conservadora es la que se tragó todos los bulos sobre Hillary Clinton (generados por la campaña de Trump: desde lo de los emails hasta que ella dirigía una red de pederastria desde una pizzería de Washington (bulo iniciado por el hijo de un militar que fue miembro del primer gobierno de Trump y que tuvo que dimitir por sus vínculos con Putin; esta mentira provoco la intervención del FBI: lógicamente no había nada en el local pero el daño ya estaba hecho, incidiendo en la imagen de malvada de la candidata).

Para terminar, recordar una obviedad que aquí con frecuencia olvidamos: Sanders no es miembro del Partido Demócrata. Se presenta por sus filas como candidato independiente.

Deja un comentario

Archivado bajo CDI, Política

Obama no sabe ni en qué año vive

25 de mayo de 2011

Obama no sabe ni en qué año vive. El Presidente de Estados Unidos, Premio Nobel de la Paz, y licenciado por las universidades de Harvard y Columbia, pensaba que estaba en 2008. Así lo demuestra su firma ayer en el libro de honor
de la abadía de Westminster.

La visita presidencial fue guiada por el Muy Reverendo Dr. John Hall. Y el Nobel depositó una corona de flores en la Tumba al Soldado Desconocido. Su esposa, también de Harvard, no se percató del año cuando firmó, al lado del autógrafo de Don Barack y debajo de la frase que éste dejó para la posteridad: «es un gran privilegio conmemorar nuestra herencia común, y nuestro sacrificio conjunto».

Visto en New York Magazine

7 comentarios

Archivado bajo CDI, Humor, Política