Archivo de la etiqueta: Música

El eBook de “Rock ‘n’ Roll: el ritmo que cambió el mundo” N.º 1 en Amazon

Amazon ebook nº 1 Música Popular copia

Esto de los libros no dará dinero pero no veas las satisfacciones (y nervios) que te llevas. Acabo de descubrir que “Rock ‘n’ Roll: el ritmo que cambió el mundo” saldrá como eBook, libro electrónico, el próximo 21 de mayo. Y en Amazon, que lo tiene en preventa, ya es ¡N.º 1 en Música Popular! También está N.º 4 en Música y N.º 8 en Rock y también en Sociología. ¡En preventa! La fecha de edición, insisto, es el 21 de mayo y hoy es día 9.

Sé que el mercado del libro digital es pequeño, muy pequeño. Pero ser número uno no tiene precio. Y por pequeño que sea el mercado el uno vende más que el dos, el tres, el cuatro, etc.

Esta alegría del N.º 1 aparca momentaneamente los nervios de la presentación de mañana y el Sevilla-Real Madrid de ahora…

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Libros, Música, Recomendaciones

Piden un programa musical en TVE: ¿qué programa?

TVE-musica_1913818625_8534392_660x371

Cuando piden un programa musical en TVE ¿qué tipo de programa piden? Parece una pregunta obvia pero no me queda claro.

¿Quieren uno tipo Aplauso/Tocata? Es decir, la clásica formula de los hits del momento (en playback). Pues les aseguro que si el programa responde a los gustos populares, estas mismas voces que claman por un espacio, pondrán el grito en el cielo por la presencia masiva de latinos y reggaetoneros.

En algunos sitios he visto citar como ejemplo de modelo a seguir el “Séptimo de caballería“, presentado por Miguel Bosé. ¡Por favor! Si era un programa teledirigido por la discográfica de Bosé y su manager. Un descaro total.

Si se fijan, en ambos casos, la tendencia estilística (independientemente del playback o del directo) se decanta por lo que podríamos agrupar bajo pop-rock. Bajo este (amplio) paraguas también doy cobijo a la música latina, al reggaetón y a la EDM (electrónica dance music). ¿Dónde nos queda el jazz, por ejemplo?

En ningún caso todo lo mencionado anteriormente cumple mis expectativas. Porque lo realmente vergonzoso es que ¡en TVE no haya un programa de flamenco! Nuestra música más internacional. En sus tres facetas: baile, cante y toque. Recuerden, TVE es una tele pública. Y no hay sitio para lo nuestro…

¿Algunas de esas voces que reclaman un programa de música y organizan firmas han pedido un programa de flamenco? No. Probablemente se sentirían satisfechos con un programa de country!!! Conmigo que no cuenten, no es mi cultura (aunque me guste el género). Y desde luego estoy más cerca de Bartok (por raíces), de Elvis, Fats Domino, Little Richard, Beatles, Rolling Stones, Jimi Hendrix, etc. (por afinidad sociocultural) y de Camarón, Paco de Lucía, Lebrijano, etc. (por nacionalidad), que de Garth Brooks o Luke Bryan.

P.D.: Y, ahora, cuando TVE ha emitido música en directo (de madrugada) se ha arremetido contra estos espacios englobándolos dentro de la llamada Rueda. Por no mencionar las feroces críticas que recibió y recibe “Operación Triunfo“, un favorito del público. Mientras se calla sobre otros realities (ni siquiera protestan de “La Voz“, su competidor más directo). Con OT se ha llegado al ridículo de organizar un intercambio de discos de OT por supuestos discos buenos (¿serían los overstocks de cierta tienda de Burgos?). A esta gente desde luego los puestos de trabajo que genera OT no les incumbía (los directos y los indirectos, como el de los empleados de las tiendas de discos, agencias y oficinas de contratación, discográficas, mensajeros, etc.). Su estatus elitista no les da para esto ni para otras cosas salvo para imponer la dictadura del gusto. El suyo. Y cobrando como cobraban de un medio público…

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Medios

10 songs you shouldn’t be listening in your car when you’re pulled over by the police

policia

 

1 comentario

Archivado bajo Música, Recomendaciones

Los 10 más descargados, escuchados y vistos: Listamanía 2011

Ha llegado ese momento del año, el de la Listamanía. La fiebre de los resúmenes, los mejores, etc. Les he preparado varias: los 10 temas más descargados, los más escuchados, los videoclips más vistos y los programas de televisión con más audiencia.

Los 10 temas más descargados

Stereogum, el blog pionero en descargas y defensor a ultranza de la música independiente, ha publicado la lista de sus 25 canciones más descargadas. A continuación pongo las diez primeras (el resto pinchando en el enlace):

10. Tory Y Moi  Still Sound

9. Jay-Z & Kanye West  Niggas In Paris (Remix Feat. T.I.)

8. Pictureplane Real Is A Feeling

7. Iceage  New Brigade

6. Washed Out “Wicked Games”

5. Bon Iver Beth/Rest (Solo Piano Version)

4. J. Mascis Is It Done

3. The Weeknd The Zone

2. Drake Headlines

1. Zola Jesus Vessel

Publicado en Papolog

El Top 10 de Spotify

10. “Solamente Tu” de Pablo Alborán

9. “Grenade” de Bruno Mars

8. “Love The Way You Lie” de Eminem & Rihanna

7. “Born This Way” de Lady Gaga

6. “Tonight (I’m Loving You) de Enrique Iglesias

5. “The Time” de The Black Eyed Peas

4. “Only Girl (In The World)” de Rihanna

3. “S&M” de Rihanna

2. “Danza Kuduro” de Don Omar & Lucenzo

1. “On The Floor” de Jennifer Lopez con Pitbull

Publicado en Papolog

Los 10 más vistos en YouTube

10.  “Rain Over Me” de Pitbull con Marc Anthony

9.  “You Da One” de Rihanna

8. “We Found Love” de Rihanna con Calvin Harris

7. “Ai Se Eu Te Pego (Assim você me mata)” de Michel Teló

6. “Party Rock Anthem de LMFAO

5. “Mistletoe” de Justin Bieber

4. “All I Want For Christmas Is You” de Mariah Carey

3. “Rolling In The Deep” de Adele

2. “Sexy And I Know It” de  LMFAO

1. “Someone Like You” de  Adele

Publicado en Papolog

Y dejo para el final los programas de TV más vistos. El dominio del fútbol es abrumador. Y en este caso paso del Top 10 al Top 20 porque sorprendentemente la final de Champions aparece en el ¡puesto 20!

Los 20 programas más vistos en 2011:

1. Fútbol. Liga de Campeones. Barcelona-Real Madrid

La 1. 03/05/11. Cuota: 66,9. Audiencia media: 14.114.000.

2. Fútbol. Prórroga final Copa del Rey Barcelona-Real Madrid.

La 1. 20/04/11. Cuota: 65,5. Audiencia media: 12.710.000.

3. Telediario 2.

La 1. 03/05/11. Cuota: 54,9. Audiencia media: 11.564.000.

4. Fútbol. Final Copa del Rey Barcelona-Real Madrid.

La 1. 20/04/11. Cuota: 60,4. Audiencia media: 11.463.000.

5. Fútbol. Postpartido Liga de Campeones. Barcelona-Real Madrid.

La 1. 03/05/11. Cuota 48,0. Audiencia media: 10.773.000.

6. Fútbol. Liga de Campeones. Barcelona-Arsenal.

La 1. 08/03/11. Cuota: 47,4. Audiencia media: 9.893.000.

7. Fútbol. Liga española. Real Madrid-Barcelona.

La Sexta. 10/12/11. Cuota: 49,0. Audiencia media: 9.657.000.

8. Desafío Champions.

La 1. 03/05/11. Cuota: 48,1. Audiencia media: 9.196.000

9. Futbol. Liga española. Real Madrid-Barcelona.

La Sexta. 16/04/11. Cuota: 49,1. Audiencia media: 8.806.000.

10. Desafío Champions.

La 1. 08/03/11. Cuota: 43,1. Audiencia media: 8.798.000.

11. Fútbol. Liga de Campeones. Lyon-Real Madrid.

La 1. 22/02/11. Cuota: 41,5. Audiencia media: 8.278.000.

12. Fútbol. Liga de Campeones. Real Madrid-Tottenham.

La 1. 05/04/11. Cuota: 44,4. Audiencia media: 8.242.000.

13. Telediario 2.

La 1. 08/03/11. Cuota: 38,7. Audiencia media: 8.121.000.

14. Fútbol. Supercopa. Barcelona-Real Madrid.

La 1. 17/08/11. Cuota: 54,5. Audiencia media: 8.067.000.

15. Desafío Champions.

.La 1. 05/04/11. Cuota: 41,2. Audiencia media: 7.394.000.

16. Desafío Champions.

La 1. 22/02/11. Cuota: 37,8. Audiencia media: 7.384.000.

17. Fútbol. Postpartido Liga Campeones. Real Madrid-Tottenham,

.La 1. 05/04/11. Cuota. 33,7. Audiencia media: 7.175.000.

18. Fútbol. Postpartido Liga Campeones Barcelona-Arsenal.

La 1. 08/03/11. Cuota: 32,2. Audiencia media: 7.070.000.

19. Fútbol. Previo Liga de Campeones. Barcelona-Real Madrid.

La 1. 03/05/11. Cuota: 46,5. Audiencia media: 7.054.000.

20. Fútbol. Liga de Campeones. Barcelona-Manchester.

La 1. 28/05/11. Cuota: 47,0. Audiencia media: 7.005.000.

5 comentarios

Archivado bajo Música, Medios

Steve Jobs y la música

6 comentarios

Archivado bajo Consumo, Cultura, Música

Rick Rubin, Miguel Bosé y Mishima (por Julio Valdeón Blanco)

11 de febrero de 2011

Encuentro en Efe Eme una muy interesante respuesta de un lector, un misterioso G., a mi pieza sobre el regreso de grandes y olvidados artistas. Plantea que España solo produce discos de homenaje. Aleladas recreaciones con alumno famoso interpuesto. Regresos de saldo o mesa camilla. Qué razón tiene. Hubiera matado por disfrutar del, digamos, Tratamiento Rick Rubin, en alguien como Mari Trini. “Alas De Cristal“, lo siento, no me parece EL disco, y ya no será posible. Ídem para Bambino, que bien lo merecía. Ahora, ¿lo merecíamos nosotros? ¿Merecíamos a semejante portento? ¿Merecimos a las Vainica Doble? Puestos a hablar de Carmen y Gloria, ¿merecíamos a Mario Pacheco? Ah, entiendo. El cierre de Nuevos Medios, esa mierda, ese obstáculo en la carrera hacia la libertad del artista, retrógrada imposición entre el angélico creador y su sediento público, solo puede ser bueno… Un paso adelante, dos pasos atrás, ¿no es así, Rodríguez Ibarra, Amador Savater, superviviente a las cenas del miedo, lectores de Vladimir Ilich Lenin, líricos enemigos del intermediario, idealistas guerrilleros en pos de la libertad, románticos francotiradores? Encima, el flamenco (¡y el silbo canario!), es Patrimonio de la Humanidad. ¿O de la UNESCO? Disculpen que nunca recuerde tan pomposos títulos, vomitivo afán nobiliario que apenas sirve para otra cosa que no sea financiar institucionales saraos. Ya saben. Se trata de un país, el nuestro, donde Enrique Morente recibe honores presidenciales en el telediario una vez cumplido el engorroso trámite con las Parcas. Antes no, faltaría. Cuando publicaba maravillas tipo “Omega” no había sitio. No era, sublime conjuro, ah, oh, noticia. No. No provocaba contundentes erecciones entre los directivos de las cadenas. A los buitres de guardia, especialistas en homenajes fúnebres, sordos correveidiles de la náusea, Morente solo les interesa muerto. Pacheco o Nuevos Medios, ni siquiera.

Recuerdo haber leído que Celia Cruz soñaba con grabar un otoñal disco de boleros. Por pereza, imposiciones, mercadotecnia, qué sé yo, no lo hizo. Regresen a “Vasos Vacíos“. Intuyan, si logran contener el vértigo, la rabia, la vergüenza o la pena, cuanto perdimos. Anoten aquí que la culpa concreta es muy posible que fuera de las discográficas. Defender la propiedad intelectual no incluye ser gilipollas, pero, verán, por mucho fenicio que hubiera en ellas, por muchas decisiones discutibles que tomaran, por mucho engendro que patrocinasen, la cultura no es ni será nunca pura nube, algodón rosa, mágico pensamiento que ni moja ni huele ni traspasa, luminiscente fornicación de sonrientes hados, cascabeleros duendes y opalescentes musas. La necesidad de intermediarios, léase productores, etc., con gusto y criterio, parece decisiva. El dinero para costear sus servicios, también.

Volviendo a Celtiberia show, sección utopía, sería histórico el regreso de Pepa Flores con material y dirección a la altura.

La última bala de Sabina pasa por despedir al equipo médico habitual, tan chistoso, tan fraternal, tan AOR, tan gagá. ¡Esas guitarras eléctricas, dios mío! ¡Esos arreglos! ¡Esos teclados! Sobran compositores, instrumentistas, etc., que imagino estarían encantados de alistarse. O no. Asunto distinto es que el Sonetista quiera, o a estas alturas pueda o sepa. Asombroso que cite al Cohen anciano como modelo. Desde luego “The Future” no opera como brújula de “Vinagre Y Rosas“.

Puestos a implorar: que vuelva con lustre Rafael Amador. Ah, si tuviéramos vergüenza Moris disfrutaría de discográfica cómplice, contrato a la altura, lanzamientos cuidados, etc. Y lloro porque la última década de Chavela Vargas ha sido quemada con duetos superfluos, repeticiones ad nauseam del mismo repertorio, etc. De Serrat solo espero que no repita “Dos Pájaros De Un Tiro“, fiesta de chistes con cuarto y mitad de alzheimer. María Jiménez rozó el modelo soñado. Temo que lo suyo fuera un (bello) espejismo. Nunca aprecié mucho las virtudes de Raphael. Reconozco, eso sí, que sería interesante verlo lejos de Miami… y de la pose cool e insufrible, habitual entre sus modernos admiradores.

España, palabrita de Fraga, siempre será diferente. Qué escribo diferente. ¡Exótica! ¿En EEUU recuperan a Johnny Cash? ¿Dice usted Wanda Jackson, Mavis Staples, Solomon Burke, Loretta Lynn, Marianne Faithfull, Bettie Lavette o Kris Kristofferson? Nada, nada. Chorradas. Prescindibles dinosaurios. Nosotros, oiga, gozamos con un resucitado Papito Bosé. Ahora nos visita en Manhattan. Qué suerte tenemos. Bienaventurados los plumillas agraciados con un pase para disfrutar del sublime intérprete, cáustico compositor, inmarchitable crooner. Tan emocionante, vanguardista, independiente, poético y tierno que sus discos debieran de incluir una etiqueta. “Manténgase lejos del alcance de los niños. Si queda expuesto a su escucha durante más de cinco minutos póngase en contacto con el centro de control de envenenamiento. Una dosis mínima basta para infligirse el seppuku“. Algo así.

5 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música

Otro atentado contra la música

9 de febrero de 2011

Ruego me disculpen si hago extensible a todos los españoles el nuevo atentado contra la música, sean músicos, autores o productores. Pero es que desde el Top Manta hasta esta nueva disposición del Ayuntamiento de Madrid todo son agresiones (y no puedo evitar recordar al nefasto concejal Matanzo). Y digo yo: ¿quién me va a librar, a la hora de la siesta, de los ensayos callejeros de las saetas y el himno nacional esta próxima Semana Santa?  Porque como todo el mundo sabe tanto la Saeta como el Himno no cambian unas sola nota de año a año…pero hay locales de lo más pijo ¿-y corruptos?- de la Plaza de la Paja madrileña que no acaban de tenerlo claro.

Hay un grupo en Facebook contra la prohibición madrileña de música callejera en Madrid.

13 comentarios

Archivado bajo Cultura, Madrid, Música

Colaboraciones 2: Hasta aquí podíamos llegar (para Ritmos del Mundo)

17 de marzo de 2009

ritmos_del_mundo

El amigo Rubén Caravaca me llama y me pide, en nombre de la revista Ritmos del Mundo, que escriba un artículo para un especial que están preparando sobre Cultura e Industria. Como podréis ver más abajo en las fotos la extensión de lo escrito ocupa pagina y media (lastima que la revista no este disponible online y por tanto carece de enlaces). Y eso que fue editado y recortado un par de veces. A continuación os dejo la penúltima versión, con sus correspondientes vínculos:

 

Paolo Vasile, Consejero Delegado de Telecinco, en unas recientes declaraciones afirmaba que “es falso que Telecinco haga televisión basura”. Sandeces aparte lo más grave es cuando dice que la televisión está en ruina y solicita una serie de medidas, que perjudicarían a su principal competidor y a otros sectores (como el del cine). Pues bien, conviene recordar que Telecinco ganó 319 millones de euros en 2007 y 228 millones en los primeros meses de 2008. Quizás el problema radique en que su canal esté perdiendo el favor del público, como lo demuestran los últimos datos de audiencia disponibles a la hora de escribir esta nota, correspondientes al mes de enero: se confirma la perdida del liderazgo de su cadena, que se sitúa dos puntos por detrás de TVE 1 y tan sólo una décima por encima de Antena 3. Con el añadido que enero del 2009 ha sido el mes de más consumo televisivo de los últimos tiempos.

 

Cuando T5 desembarcó en España, de la mano de Valerio Lazarov, no sólo introdujeron los primeros conceptos chabacanos sino que además pretendieron nutrirse de contenidos ¡por la cara! En el caso concreto que nos ocupa, que es el de la música, consideraban territorio conquistado el que las actuaciones de artistas fuesen gratuitas. Conseguir que pagasen los gastos fue todo un triunfo. Cosa que no ocurrió con el espinoso tema de los videoclips. Recuerdo conversaciones con Lazarov en las que insistía que los videos deberían emitirse sin coste alguno para su TV. Y que si había derechos de autor que pagar deberían ser los productores (las discográficas) los que se hiciesen cargo de ellos. Pretendía que esas mismas compañías que invertían millones en rodar productos de calidad no sólo renunciasen a sus derechos -y los de artistas, intérpretes y ejecutantes- sino que además asumiesen económicamente las obligaciones de Telecinco. Leyendo, años después, al Sr. Vasile veo que nada ha cambiado. Y hasta aquí podíamos llegar.

 

La tradición de agravios comparativos que sufre la Música es larga. Pero antes de desgranar los más notables, quisiera aclarar lo que entiendo por la Industria de la Música: un amplio conglomerado de sectores que abarcan desde los productores hasta los artistas pasando por editores, salas de conciertos, managers y representantes, promotores, sociedades de gestión, empresas de luz y sonido, técnicos, estudios de grabación, autores, músicos, etc. Sin olvidar otros negocios que sin ser necesariamente dependientes de la Música intervienen como imprentas, fabricantes de camisetas, merchandising…

 

Las actitudes de los primeros espadas de la tele propiedad de Silvio Berlusconi están en línea con la de los medios de comunicación españoles, cuando recientemente solicitaban ayudas al gobierno. No sólo se benefician de subvenciones por papel, sino que además gozan del IVA reducido. La Música cotiza al tipo máximo. Este asunto del IVA es de crucial importancia y una de las principales fuentes de agravio. ¿Por qué se consideran productos culturales al Pronto, el AS o el Penthouse y no a los musicales? ¿Acaso la música popular no es cultura?

 

Uno de los principales problemas de nuestra Industria es su fragmentación en distintos sectores. Y el olvido sistemático de “la unión hace la fuerza”. Hemos sido victimas del “divide y vencerás”. Y solamente nos podemos culpar a nosotros mismos. Puedo citar varios ejemplos, pero me voy a limitar solamente a dos, que afectan al sector discográfico.

 

Tras varios intentos frustrados de intentar agrupar a las independientes en una asociación nacional me afilié a IMPALA, la organización europea. Fui acogido con los brazos abiertos y me nombraron miembro de su junta directiva. Mi principal misión era intentar –una vez más- unir a las indies españolas bajo un mismo paraguas. Los europeos no entendían que en España no estuviésemos coaligados. Algo que finalmente sucedió meses después, con el nacimiento de UFI. Anteriormente –cuando trabajaba en CBS– la AFYVE (hoy Promusicae) impulsó la creación de AGEDI, sociedad de gestión de los productores fonográficos. Uno de los objetivos a mediados de la década de los 80 fue conseguir el cobro de los derechos correspondientes a la reproducción pública de nuestros fonogramas. Concepto que fue batallado duramente por las principales empresas de medios de comunicación. El asunto se enconó y fuimos “a la huelga”: nos negamos a ofrecerles las muestras promocionales. ¿Cómo iban a obtener estrenos, exclusivas o programar novedades si no se las servíamos? Claro, podían comprarlas, una vez editadas en nuestro país. O importar. Al final, como llevábamos razón, nos impusimos. No sin antes haber comprobado que la unión de las discográficas no fue tal. Hubo “esquiroles” que traicionaron la causa común. Creyendo que obtendrían una ventaja competitiva sobre los demás, como probablemente ocurrió, pasaban copias “a escondidas” a la principal cadena de radio musical (los 40).

 

España está en una situación única. Afronta los problemas del tercer mundo, el Top Manta, y los del primero, derivados de las descargas ilegales desde Internet. Un estudio reciente señalaba que el porcentaje de descargas legales en España era del 0,10%. El año pasado la Oficina del Representante Comercial estadounidense decidió situar a España en la lista de vigilancia de países en los que no se protege este tipo de derechos. Una lista de la que forman parte 36 países entre los que figuran naciones como Brasil, Canadá, República Checa, Hungría, Indonesia, Grecia, Italia, México, Noruega, Polonia, Turquía, Ucrania, Vietnam o Taiwán. Mientras España entra, Belice y Lituania salen. Estos y otros datos llevaron al abogado Javier Cremades (Presidente del II Foro Iberoamericano de la Propiedad Intelectual) a declarar que “hasta 300.000 empleos podrían perderse en España en los próximos cuatro años” a causa de la piratería. En 2003 según el libro blanco de Promusicae (cuyos miembros representan el 93% de las ventas) había 52.850 personas, después de una destrucción de empleo del 20% desde el 2000. Más lo que vino después, los peores años.

 

En términos de aportación al Producto Nacional Bruto, la industria cultural y de ocio española constituye la sexta más productiva y contribuye al empleo en un 7,8% sobre el conjunto de asalariados, con incrementos anuales considerables. ¡Lo cual representa más que el sector de la Energía! El cual también está subvencionado y hemos estado pagando un impuesto por pasar a tener competencia. ¿Se conocen casos similares? En la música desde luego que no.

 

Y ciñéndonos al mundo de la Música el PIB creció del 3,1 en 1992 al 4,5 en 1997, cuando el Top Manta y las descargas de Internet estaban bajo mínimos. En seis años, entre 2001 y 2006, la venta de discos en España ha caído más de la mitad, y mantiene un ritmo de descenso imparable. Este descenso representa un 0,10% del PIB. Según los últimos datos estaríamos hablando –a pesar de todo- que la Música es el 5% del PIB.

 

S hay una industria parecida a la musical esa es la del automóvil, dominado por un puñado de multinacionales, con problemas de adaptación a los nuevos tiempos, estructuras poco eficientes, costes difíciles de soportar, un tejido industrial auxiliar del que dependen miles de personas, etc. Con el mismo PIB: 5% en España. Y le han pedido 10.000 millones al Gobierno para afrontar la debacle. El sector cree que en 2009 no venderá ni un millón de coches, como hace 13 años. ¿Pero qué quieren? Qué tengamos tres coches por habitante. ¿Se han vuelto locos? Y lo peor es aquello de “quien no llora no mama”. Así que no me extrañaría nada que la solicitud española llegue a buen puerto (como así ha sucedido en USA).

 

Desde las tribunas digitales en las que escribo (la revista Efe Eme y mi blog, El Mundano) he venido señalando como esta falta de unión sólo perjudica a la industria y al usuario final, el público. También es cierto que la mala reputación de SGAE  y de discográficas (donde se confunden las multis con las indies) tampoco ayuda. Por eso es de celebrar que la ansiada reunión de los distintos protagonistas musicales se produzca desde otros sectores, como el de la música en vivo. Porque el milagro está a punto de consumarse: la unión de los sectores que forman la Industria de la Música. El primer paso ya se ha dado. El más importante y también el más difícil e ingrato.

 

¿Y quienes son estos esforzados héroes que han trabajado tan eficientemente? Los mismos que convocaron una rueda de prensa para presentar “Por una Ley de la Música”: ARTE (Asociación de Representantes Técnicos del Espectáculo), ACCES (Asociación Estatal de Salas de Música en Vivo), APM (Asociación de Promotores Musicales), ARC (Associació  de Representants, Managers i Promotors de Catalunya), ROAIM (Red de Organizaciones de Artistas e Interpretes Musicales) y UNIPROM (Unión Independiente de Promotores de Música de la Comunidad de Madrid).

 

Cuando en la presentación escuché a uno de los ponentes decir “la música popular no está considerada culturano pude evitar emocionarme. En el turno de preguntas y respuestas se plantearon asuntos muy interesantes –aparte del IVA- como el de acabar con la prohibición a menores de edad en conciertos (otro agravio respecto a hoteles o restaurantes donde se despacha alcohol en presencia de menores).

 

Inspirada en la ley francesa (vigente desde hace 25 años) y en unos trabajos previos efectuados hace unos años en Cataluña, la propuesta de Ley es una oferta integral. Y abarca desde la formación escolar (¡qué importante es la enseñanza de música!) hasta el consumidor.

 

Espero que la ola inicial de adhesiones se convierta en un tsunami y el Manifiesto recoja el número suficiente de firmas para que la ley salga adelante. Y también para que los técnicos de sonido, por ejemplo, se den cuenta de la necesidad de asociarse. Porque los del teatro si están agrupados y los de la música no. Es increíble como de siempre en la industria musical cada uno ha (hemos) hecho la guerra por su cuenta. ¿Están cambiando los tiempos? Personalmente confío en ello y como mencionaba anteriormente el milagro está a punto de producirse. Desde aquí quiero agradecer a las organizaciones y personas que han puesto en marcha tan noble iniciativa. ¡Felicidades amigos! Y a por ello porque hasta aquí podíamos llegar…

 ritmos1ritmos2

ENTRADAS RELACIONADAS:

 

Por una Ley de la Música (Efe Eme)

 

Agravios comparativos 2 (Efe Eme)

 

Agravios comparativos (Efe Eme)

 

Algunas consideraciones (Efe Eme)

 

La Música no es Cultura (Efe Eme)

 

EE UU incluye a España en la ‘lista de vigilancia’ por piratería online

 

Valor y Precio de la Música (en Efe Eme)

 

El precio de los discos en El Corte Inglés

 

Arte y Negocio (Efe Eme)

 

10 razones de un productor fonográfico para no pertenecer a Promusicae

4 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Medios, Política, Recomendaciones

Agravios comparativos 2 (Efe Eme)

10 de enero de 2009

cabecera20el20mundano2010-01-09

Empezamos el año como lo acabamos. Con los agravios comparativos que sufre el sector musical frente a otras industrias. Y si en el ultimo artículo del año hacíamos un preámbulo sobre como los medios y la blogoesfera se hacían eco de hechos intrascendentes frente a otros de más relevancia, en este primero del año me veo obligado a seguir ese mismo camino. Antes recordemos lo que escribía el 20 de diciembre:

 

[…] Pero antes de entrar en materia, un pequeño preámbulo. Referido a mis “amigos” de la prensa. Cuya objetividad y profesionalidad tantas veces he puesto en duda. Porque frecuentemente sus agendas de prioridades difieren de la realidad. Que es precisamente lo que deberían reflejar. No pretendo suplantarles, tan sólo emitir opiniones sobre asuntos que a algunos les pasan inadvertidos (interesadamente o no, allá ellos con su conciencia). […]

 

Y ahora resulta que la noticia de la multa a SGAE de sesenta mil euros –impuesta por la Agencia de Protección de Datos– no era tal. Teddy Bautista, máximo responsable ejecutivo de la Sociedad General de Autores y Editores, me mandó un email en referencia a lo publicado en “Agravios Comparativos”. No sólo coincidía conmigo en que sanciones de 615.000 Euros (AIE) y 815.000 Euros (AGEDI) eran más trascendentes que los sesenta mil sino que además me recalcaba la falsedad de la noticia. Adjuntaba documentación al respecto. Como es fácil de suponer me quedé de piedra. Y a pesar de los comunicados que tenía en mí poder no pude resistir la tentación de verificar con la fuente origen de la información: la Agencia de Noticias EFE.

 

Javier Lascurain es el subdirector de Nacional de la Agencia y me confirmó punto por punto lo relatado por Eduardo Bautista. Veamos el hilo de los acontecimientos: el abogado de la parte contraria a SGAE le mete un gol al redactor de EFE en Sevilla, quien redacta una noticia de un año antes. Y que EFE ya había distribuido el ¡28 de diciembre de 2007! Estamos en pleno puente y el domingo 7 de diciembre de 2008 la noticia -que no es tal- es distribuida a abonados y clientes. Con el resultado y repercusión conocido por todos. Pasado el puente, el día 9 de diciembre de 2008, la agencia EFE manda una nota de rectificación donde remarca que su noticia de hace 48 horas es antigua, está obsoleta y ya fue circulada ¡un año antes! Además hay que hacer constar que la sanción está recurrida y entra en conflicto con lo dictaminado previamente en noviembre del 2006 por la Audiencia Provincial de Sevilla (autorizando la grabación de vídeos para su uso como pruebas periciales) y avalado posteriormente por la sentencia dictada por la Sección 5ª de la Audiencia Provincial de Sevilla, en fecha 28 de mayo de 2008, que ratifica la licitud y legalidad de la prueba obtenida con la grabación utilizada en el procedimiento judicial. Imagino que me agradeceréis que os dispense del galimatías legal y me centre en la chicha del asunto: EFE comete un error que es amplia y profusamente recogido por los medios y la blogoesfera. Creo que es fácil entender la difusión inmediata si una agencia de noticias, tan reputada, te envía una noticia que además reúne varios ingredientes de “éxito” (rodaje de un vídeo en un salón de bodas por parte de un detective, multa a SGAE, puente vacacional y escasez de noticias, etc.). Lo que ya no es de recibo es ignorar la rectificación cuando esa misma agencia reconoce su error y manda una nota al respecto. Eso corresponde ya a otro tipo de actitudes y a esa agenda oculta, que tan frecuentemente aparece en mis escritos.

 

El “pim pam pum” contra SGAE es similar al recibido durante años por la industria discográfica, quienes tradicionalmente han sido los “malotes” de la película. Organizaciones como las patronales RIAA (USA) y la española Promusicae (antes AFYVE) se han llevado la palma de críticas, insultos, etc. Con razón o sin ella. Igual que SGAE. Y si hay una industria parecida a la musical esa es la del automóvil. Un PIB parecido (sumando ventas legales y piratas), dominado por un puñado de multinacionales, con problemas de adaptación a los nuevos tiempos, estructuras poco eficientes, costes difíciles de soportar, tejido industrial auxiliar del que dependen miles de personas, etc.

 

Leía hace unas semanas un informe estadounidense donde afirmaban que los niveles de consumo de gasolina de los modelos actuales –de los tres gigantes de Detroit– son como los del Ford T. El primer modelo fabricado en serie. Y ya ha llovido desde entonces…

 

En la edición “salmón” de El País del pasado domingo podíamos leerla industria automotriz es hoy un sector en peligro de extinción, por las deficiencias estructurales que arrastra desde hace 15 años y su incapacidad para adaptarse a un mercado cambiante que le pide coches más pequeños, ecológicos y eficientes. Y el momento, con la implosión de la crisis económica y financiera, no puede ser menos oportuno. En este momento las plantas de las marcas estadounidenses rinden al 68%. Las asiáticas van al 84%. A esto se le suma la percepción de que su producto es malo.” Igual que le ocurre a los CDs. Y cambiando descargas de Internet por las fábricas asiáticas se completa la foto.

 

Detroit no construye coches que la gente quiere, más eficientes y limpios”, afirma Andy Stevenson, del National Resources Defense Council. Rick Wagoner, consejero delegado de GM, y Alan Mulally, su homólogo en Ford, reconocen haber negado la realidad que se movía entorno a ellos y haber fallado al colocar en el mercado el producto equivocado. ¿Os suena a lo que se dice de las compañías discográficas?

 

Curiosamente, desde hace unos meses un músico aparece como “salvador” de la industria automovilística. Se trata ni más ni menos que del genial Neil Young. Ha transformado su Lincoln Continental de 1959 (un autentico monstruo consumidor de cantidades ingentes de gasolina) en un prototipo de coche eléctrico. Lo ha rebautizado como Lincoln Volt y lo va a presentar a un concurso –The Automotive X Prize Race– para elegir el modelo de coche de menor consumo energético (10 millones de dólares es el premio). La semana pasada Mr. Young publicaba su tercer artículo al respecto en The Huffington Post. Y está en línea con los planes del Presidente electo Obama, quien prevé que en los próximos diez años circulen por las carreteras americanas un millón de EVs (electric vehicles).  

 

2008-11-20-lincvolt

Ante la crisis todo el mundo pide ayudas a sus gobiernos (incluyendo los del porno, con Larry Flint al frente). ¿Y la música? Que atraviesa los mismos problemas que los de los coches. Quienes en España le han pedido 10.000 millones al Gobierno para afrontar la debacle (mientras su actividad se hunde en EE.UU.). El sector cree que en 2009 no venderá ni un millón de coches, como hace 13 años. ¿Pero qué quieren? Qué tengamos tres coches por habitante. ¿Se han vuelto locos? Y lo peor es aquello de “quien no llora no mama”. Así que no me extrañaría nada que la solicitud española llegue a buen puerto. Como así ha sucedido en USA donde dos de los tres grandes de Motor City (Detroit) ya han recibido el visto bueno al paquete de ayudas solicitado.

 

¿Y qué opinión nos puede merecer un sector que te devalúa el precio del coche recién comprado un 25% nada más salir del concesionario? Para que sigan diciendo que los precios de los CDs son caros…

 

¿Solicitarán ayudas económicas al Gobierno español los de la música? ¿Habrá un frente común y unido? ¿O seguiremos como siempre? Cada uno por su lado…

 

Publicado en Efe Eme

agravios-comparativos

19 comentarios

Archivado bajo CDI, Cultura, General, Música, Medios, Política

Agravios comparativos (Efe Eme)

20 de diciembre de 2008

cabecera20el20mundano2020-12-08-a

He esperado para escribir este artículo. Quería que fuese el último del año. Y la velocidad de vértigo de los acontecimientos económicos ha demostrado lo acertado del planteamiento.

 

Pero antes de entrar en materia, un pequeño preámbulo. Referido a mis “amigos” de la prensa. Cuya objetividad y profesionalidad tantas veces he puesto en duda. Porque frecuentemente sus agendas de prioridades difieren de la realidad. Que es precisamente lo que deberían reflejar. No pretendo suplantarles, tan sólo emitir opiniones sobre asuntos que a algunos les pasan inadvertidos (interesadamente o no, allá ellos con su conciencia).

 

Hace unos días hemos tenido un claro ejemplo de lo que acabo de afirmar: la multa a SGAE de 60.000 euros impuesta por la Agencia de Protección de Datos por filmar en una boda. Ni me parece bien ni me parece mal. No soy competente para entrar en la materia. Pero si quiero resaltar como todos los medios, así como blogs y foros digitales, se han volcado en cubrir la noticia. Está claro que atacar a SGAE se ha convertido en la moda nacional. En el blog del padre de Ismael Serrano incluso llegaron a decirme eso tan manido de “por algo será”. Exactamente el mismo argumento que he escuchado tantas veces para justificar lo injustificable, como por ejemplo la persecución del pueblo hebreo (desde 1492 hasta el holocausto nazi, por marcar dos referentes históricos conocidos por todos). El caso es que esta sanción ha tapado otras dos de mucho más calado. Pero claro AGEDI y AIE “no venden”. El hecho es que la Comisión Nacional de Competencia ha hecho pública una resolución en la que impone a las entidades de gestión AGEDI y AIE multas de 815.000 euros y de 615.000 euros respectivamente, pues considera que abusaron de su posición dominante en el mercado de gestión de los derechos de propiedad intelectual. Tan sólo los importes marcan claramente las diferencias.

 

Confío que este ejemplo os ponga en situación de lo que pretendo explicar: los agravios comparativos que sufre el mundo de la música frente a otros sectores. Ya he escrito anteriormente sobre uno de los más obvios, el distinto trato fiscal. La música soporta el tipo máximo del IVA (16%) mientras otros “productos culturales” soportan el tipo mínimo. Como el Pronto, la revista de Ana Rosa o el AS (por citar solamente tres ejemplos). Además tienen la subvención por papel. Pero no parecen tener suficiente. Las empresas editoras de medios de comunicación han solicitado recientemente ayuda económica al gobierno, aprovechando la crisis. ¿Más aun? ¿Y quien ayuda al sector musical?

 

El sector de la construcción español representaba un 18,5% del PIB  que es casi el doble que el de la media de la eurozona. Esto más que síntoma de fortaleza era termómetro de lo que se avecinaba. Porque esa distorsión al alza no podía presagiar nada bueno. Y ante la crisis ¿a quien ayudaran nuestros gobernantes? Las discográficas llevan en crisis desde el cambio del siglo. ¿Las ayuda el gobierno? Quizás habría que haber nombrado a un asesor de La Moncloa como jefe de la patronal (Promusicae) como han hecho los constructores. Me podréis argumentar que la crisis de la construcción arrastra a promotoras inmobiliarias, empresas auxiliares, bancos y cajas que ven peligrar el pago de sus hipotecas y prestamos, etc., etc. Pero la industria discográfica también crea un tejido industrial de empresas de servicios auxiliares (estudios de grabación, fábricas, imprentas, diseñadores, transportistas, etc.). Y el crédito bancario se les ha restringido desde hace al menos cuatro años. Especialmente a las independientes. Y no se han producido suspensiones de pagos como las de Habitat, Riviera Invest (¿una estafa?), Obralia, Pedralbes, Cenavi… o Martinsa, la mayor de la historia de España. Todo un escándalo porque se apuntaron revalorizaciones de terrenos hasta del 19.000% (y su propietario retiró poco más de cien millones de la caja de la empresa antes de presentar la situación concursal y posteriormente se declaró insolvente). Constructores que en Madrid provocaron la repetición de las últimas elecciones autonómicas. Y son poderes fácticos en tantas autonomías (Baleares, Murcia, Valencia). ¿Algún ejemplo equiparable en la música?

 

El jueves de esta semana el diario El Mundo llevaba a su portada el siguiente titular “Aguinaldo fiscal del Gobierno a los banqueros y sus ejecutivos”, que aderezaban con un editorial “Un favor inexplicable del gobierno a banqueros y bancarios”.

 

Evidentemente somos los contribuyentes los que pagamos la fiesta de los demás.

 

Si anteriormente mencionaba la aportación del ladrillo al PIB, es lógico que haga lo mismo con la música. Pero antes veamos algunos datos de finales del siglo pasado. Creció del 3,1 en 1992 al 4,5 en 1997, cuando el Top Manta y las descargas de Internet estaban bajo mínimos. En seis años, entre 2001 y 2006, la venta de discos en España ha caído más de la mitad, y mantiene un ritmo de descenso imparable que dibuja un negro panorama y un futuro más que incierto para las discográficas que continúan abiertas, a pesar de las dificultades. Este descenso representa un 0,10% del PIB. Según los últimos datos disponibles estaríamos hablando –a pesar de todo- de un 5% del PIB. Y particularmente pienso que deberíamos considerar la economía sumergida (“la piratería”) y a lo mejor la cifra se dispararía al 7%. En cualquier caso representa más que el sector de la energía. Que también está subvencionado y hemos estado pagando –desde hace años- ese impuesto por pasar a tener competencia. Vamos, que de ser un monopolio se les privatiza y además les tenemos que financiar las instalaciones e inversiones que “les hemos regalado”. ¿Se conocen otros casos similares? En la música desde luego que no.

 

No me he olvidado de los puestos de trabajo perdidos. En 2003 según el libro blanco de Promusicae (que representa el 93% de las ventas) había 52.850 personas, después de una destrucción de empleo del 20% desde el 2000. Más lo que vino después, que han sido los peores años.

 

¿Hay agravios comparativos? La respuesta no está en el viento. Al menos para mi está en las cifras y datos… y no en atacar sin ton ni son desde todos los frentes a las discográficas y a SGAE.

 

Publicado en Efe Eme

8 comentarios

Archivado bajo Cultura, General, Música, Medios, Política