Archivo de la etiqueta: Muhammad Ali

Lloyd Price (1933-2021)

Mientras trasteo con el ordenador, a la espera del arranque del Barça-Atlético de Madrid, me entero del fallecimiento del gran Lloyd Price. Ocurrió hace dos días. Acababa de cumplir 88 años el pasado 9 de marzo. Mr. Personality, su apodo tomado de uno de sus tres grandes éxitos, definió junto a su admirado Fats Domino lo que se denominaría como el Sonido de Nueva Orleans. Tenían un nexo común: la banda de Dave Bartholomew. Y para acrecentar la conexión, Fats Domino grabó (y salvó la sesión) en el primer disco del jovencísimo Lloyd Price, “Lawdy Miss Clawdy“.

La importancia de esta grabación, su historia y sus versiones la encontrarán en los tres pantallazos que cierran este post. Están tomados de mi libro “Rock ‘n’ Roll: el ritmo que cambió el mundo“.

Lawdy Miss Clawdy“, “Personality” y “Stagger Lee” son sus tres grandes éxitos.

Cuando Price abandonó temporalmente la música se fue a vivir 10 años a Nigeria.  En 1974 organizó en Kinshasa (Zaire) el festival de música, alrededor del campeonato del peso pesado entre Muhammad Ali y George Foreman. Los cabezas de cartel fueron James Brown, B.B. King, Bill Withers y The Spinners. Price aparece en el documental de Leon GastWhen We Were Kings“, ganador del  Oscar en 1996, sobre el combare al que se denominó “The Rumble In The Jungle” y también. de manera más destacada en la filmación de Jeffrey Kusama-Hinte (2008) sobre el festival, “Soul Power“, que resultó caótico. La conexión de Price con el promotor Don King les llevó a colaborar en el “The Thrilla In Manila“, la pelea de 1975 entre Ali y Joe Frazier.

Además de sus proyectos inmobiliarios (casas accesibles para las clases medias bajas), sus negocios de productos alimentarios, quisiera destacar su incursión en los locales de música en vivo. En 1968 compró junto a Harold Logan el Birdland, el legendario club de jazz de Nueva York. El vendedor fue el empresario Morris Levy, un asociado de la Mafia (como podrán leer en mi libro anteriormente citado). El asesinato de su socio y colaborador, en su despacho de Manhattan, desbarató los planes de Price para montar un circuito nacional de salas de conciertos.

Lloyd Price 1Lloyd Price 2Lloyd Price 3

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música

Estigmas racistas que nos llegan desde la religión

Hay innumerable estigmas racistas que nos llegan desde la religión. Entendiendo la religión como un fenómeno socio-cultural que impregna costumbres y usos sociales. Sucede a través del tiempo y configura gran parte del acervo tradicional de distintos pueblos y etnias.

Hoy a raíz de las declaraciones del presidente de la Universidad Católica de Murcia, José Luis Mendoza, o las del Cardenal Antonio Cañizares, arzobispo de Valencia, me sorprende que nadie repare que Satanás, el diablo o como quieran llamarle, es siempre representado de rojo. Primer estigma: las fuerzas progresistas o de izquierda son “los rojos”. La asociación es clara. ¿Simplista? Sí. ¿Y qué? Es lo que es.

Siempre me ha admirado como se ha ocultado el judaísmo de Cristo y sus apostoles. Todos semitas. Que no se caracterizan precisamente por el color dorado de sus cabellos o sus ojos azules. Como nos ha representado el arte blanco cristiano a lo largo de los siglos. Por otra parte la persecución secular de los judíos se cimentó sobre la presunta crucifixión y su presunta responsabilidad al respecto. Doble presunción para afianzar un feroz estigma de todo un pueblo y otras creencias.

Estas declaraciones de Muhammad Ali en la BBC (1971) son muy claras al respecto del racismo de origen religioso. Michael Parkinson, el entrevistador, se parte y no puede contener la risa. ¿Es simplista el argumentario del boxeador? Sí. ¿Y qué? Es sencillo, claro y tan demoledor como sus puños y su juego de piernas en el ring.

3 comentarios

Archivado bajo Cultura, Medios, Política, Religión

El gran combate de Muhammad Ali fue contra el gobierno de Estados Unidos

Anoche vi El gran combate de Muhammad Ali la TV movie de Stephen Frears para HBO. Con un excelente reparto y escenas de la época (las intervenciones de Cassius Clay/Muhammad Ali son reales, ningún actor encarna su personaje). La trama gira alrededor del conflicto judicial -y social- que generó la negativa del boxeador a enrolarse en el ejercito y participar en la guerra de Vietnam. El camino legal acabó en el Tribunal Supremo de Estados Unidos. No fue un camino de rosas: le desposeyeron del titulo mundial (Peso Pesado); le retiraron la licencia de boxeo y no pudo ejercer su profesión; en primera instancia el Supremo rechazó su apelación al negarse a tratar el asunto. A la segunda intentona fue la vencida aunque se precisaron dos votaciones del TS. Una vez celebrada la vista la votación reflejó un 5-3 en contra de las pretensiones de Ali. De los cinco magistrados que votaron en contra uno -el asignado a redactar la resolución- fue convencido para cambiar su voto. El novato de su equipo de colaboradores le hizo ver la luz. 4-4. Los tres que votaron a favor más el disidente tenían claro que el Supremo no podía aparecer dividido y debían buscar la unanimidad. Lo lograron. 8-0. De trasfondo la truculenta y sucia presidencia de Nixon, las revueltas raciales y las marchas contra la guerra.

De crío sentía fascinación por Cassius Clay/Muhammad Ali. Se proclamaba el más grande, the greatest. Un bocas. No se cortaba un pelo. Era Rock’n’Roll. Rápido y lucido. Tanto hablando como boxeando. Por eso recelo de los deportistas “humildes”. Soy de la escuela de Ali y para nada del victímista viento que nos llega desde el nordeste de la península. De paso: ayer descubrí que sin saberlo habíamos asistido en su momento a los inicios del Rap: Clay/Ali hablaba cantando (también bailaba cuando peleaba). Rimaba para soltar sus bravatas.

En 1960 ganó la medalla de oro en los JJOO de Roma en la categoría de Semipesados. Arrojó la presea al río Ohio disconforme con lo que su país representaba en términos de derechos civiles y la segregación racial que aun existía en el sur. Como se demostró posteriormente aquel gesto no fue casual ni producto de una rabieta pasajera. Su conversión al Islam tuvo a Malcolm X como guía. Curiosamente su ingreso en Nation of Islam coincidió con la salida del activista.

Para quienes no tuvieron ocasión de verle boxear en su momento les dejo el siguiente resumen. Greatest hits, nunca mejor dicho.

En 1976 vino a España. En el enlace podrán ver el Informe Semanal que le dedicaron en mayo de ese año.

Buscando vídeos para esta entrada encontré una joyita. De cierre Sam Cooke y Ali a cappella.

8 comentarios

Archivado bajo Cine, Deportes, Política, Recomendaciones, Religión

Los Juegos de Delic

10 de agosto de 2008

7 comentarios

Archivado bajo Cultura, Deportes, General, Madrid, Recomendaciones