Archivo de la etiqueta: Morris Levy

Lloyd Price (1933-2021)

Mientras trasteo con el ordenador, a la espera del arranque del Barça-Atlético de Madrid, me entero del fallecimiento del gran Lloyd Price. Ocurrió hace dos días. Acababa de cumplir 88 años el pasado 9 de marzo. Mr. Personality, su apodo tomado de uno de sus tres grandes éxitos, definió junto a su admirado Fats Domino lo que se denominaría como el Sonido de Nueva Orleans. Tenían un nexo común: la banda de Dave Bartholomew. Y para acrecentar la conexión, Fats Domino grabó (y salvó la sesión) en el primer disco del jovencísimo Lloyd Price, “Lawdy Miss Clawdy“.

La importancia de esta grabación, su historia y sus versiones la encontrarán en los tres pantallazos que cierran este post. Están tomados de mi libro “Rock ‘n’ Roll: el ritmo que cambió el mundo“.

Lawdy Miss Clawdy“, “Personality” y “Stagger Lee” son sus tres grandes éxitos.

Cuando Price abandonó temporalmente la música se fue a vivir 10 años a Nigeria.  En 1974 organizó en Kinshasa (Zaire) el festival de música, alrededor del campeonato del peso pesado entre Muhammad Ali y George Foreman. Los cabezas de cartel fueron James Brown, B.B. King, Bill Withers y The Spinners. Price aparece en el documental de Leon GastWhen We Were Kings“, ganador del  Oscar en 1996, sobre el combare al que se denominó “The Rumble In The Jungle” y también. de manera más destacada en la filmación de Jeffrey Kusama-Hinte (2008) sobre el festival, “Soul Power“, que resultó caótico. La conexión de Price con el promotor Don King les llevó a colaborar en el “The Thrilla In Manila“, la pelea de 1975 entre Ali y Joe Frazier.

Además de sus proyectos inmobiliarios (casas accesibles para las clases medias bajas), sus negocios de productos alimentarios, quisiera destacar su incursión en los locales de música en vivo. En 1968 compró junto a Harold Logan el Birdland, el legendario club de jazz de Nueva York. El vendedor fue el empresario Morris Levy, un asociado de la Mafia (como podrán leer en mi libro anteriormente citado). El asesinato de su socio y colaborador, en su despacho de Manhattan, desbarató los planes de Price para montar un circuito nacional de salas de conciertos.

Lloyd Price 1Lloyd Price 2Lloyd Price 3

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música

La pista de baile del club Sugar Hill

EF GIoncarlo Valentino NYT

La pista de baile del club Sugar Hill de Brooklyn se ha convertido en un emblema del barrio de Bedford-Stuyvesant. Desde 1979, año de su inauguración, ha vivido y protagonizado todas las mutaciones musicales y sociales ocurridas desde entonces: desde el disco hasta el techno en un barrio que ha pasado de ser totalmente negro a hipster.

El fundador del club, Eddie Freeman (en la foto de Gioncarlo Valentino del New York Times), lo nombró así por una calle de su Kinston natal. Este pueblo, entonces segregado, de Carolina del Norte alojaba en una acera negocios de propietarios blancos y en la de enfrente la población afroestadounidense regentaba tiendas de alimentación, restaurantes y clubes nocturnos.

Freeman llegó en autobús a Nueva York en 1957. Con 40$ y una caja con pollo frito. Encontró varios trabajos en la zona de Bedford-Stuyvesant y ahí se instaló para vivir. Hasta que, con sus ahorros, compró un local en la Avenida DeKalb y abrió el club Sugar Hill.

Cuento todo esto para no confundir el club Sugar Hill con Sugar Hill Records y The Sugarhill Gang, los del “Rapper’s Delight“. Más o menos coinciden en el tiempo pero no están relacionados. Sugar Hill Records, propiedad de Sylvia Robinson (y su marido Joe), con financiación entre otros del mafioso Morris Levy (de quien pueden obtener bastante info. en mi libro “Rock ‘n’ Roll: el ritmo que cambió el mundo“) también se fundó en 1979. Pero en Englewood, Nueva Jersey. El nombre de la discográfica responde al barrio Sugar Hill de Harlem (Manhattan). Su área se extiende en el oeste desde la calle 145 hasta la 155, en una zona comprendida entre las avenidas Amsterdam y Edgecombe. En la década de los años 20 del siglo pasado, durante el Harlem Renaissance, se convirtió en el lugar de residencia de los afroestadounidenses con dinero.

The Sugarhill Gang cuya primera formación, un trio, fue montada por Sylvia Robinson, también son de Englewood (NJ).

Volviendo al club de Brooklyn, su peso en la comunidad a lo largo de los años es palpable como centro de reuniones sociales y políticas. El reverendo activista Jesse Jackson presentó en el local su Coalición del Arco Iris (entre otras muchas apariciones). Hillary Clinton, tanto en su carrera electoral al Senado o a la presidencia como en las primarias de su partido, también organizó actos en el Sugar Hill.

El club, que evolucionó a ofrecer música en directo y abrió un restaurante esta ahora regentado por los hijos de Freeman (78 años): Akesha y Aaron.

Recortes G Valentino NYT

Deja un comentario

Archivado bajo CDI, Cultura, Música

Me gusta “I Like It” de Cardi B con Bad Bunny y J Balvin

Me gusta “I Like It” de Cardi B con Bad Bunny y J Balvin. Aunque debería decir que me encanta. Me parece la fusión perfecta de ritmos latinos y urbanos, de idiomas, etnias, etc. Y es un pelotazo: n.º 1 en EEUU y desde esta semana Top 10 en España.

Cardi B es del Bronx neoyorkino. Su nombre real es Belcalis Almanzar. Ex pandillera y stripper fue protagonista de un reality de TV Love & Hip Hop: New York. Encontró su camino rapeando. Hace unos meses anunció su embarazo (su pareja es Offset de Migos, el trio de trap de Atlanta).

Bad Bunny es de Puerto Rico y J Balvin de Colombia, los dos países (junto a EEUU) que parten la pana en los ritmos latinos urbanos. Los que nacen a partir del reguetón surgido en Panamá y que voló primero a Puerto Rico y después a Colombia.

I Like It” es una mezcla de estilos como señalaba al principio. Y quiero destacar el sample que hacen de “I Like It Like That“, un bogaloo que conocía por The Blackout Allstars, un súpergrupo formado en 1994 por Ray Barretto, Sheila E., Tito Puente, Tito Nieves, Paquito D’Rivera, Dave ValentinGrover Washington Jr. Casi nadie al aparato!!! Ahora gracias a Cardi B descubro que estos a su vez habían hecho una versión de un original de 1967 interpretado por Pete Rodríguez. Y editado por un sello de la Roulotte Records del mafioso Morris Levy (tienen amplia información sobre este personaje en mi libro “Rock ‘n’ Roll: el ritmo que cambió el mundo“). La versión de The Blackout Allstars se dio a conocer gracias a una campaña publicitaria de Burger King.

Volviendo a Cardi B no se pierdan el video. No solo por el temazo, también por los modelos que luce, el maquillaje y el colorido en general de la filmación.

 

1 comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones

Un siglo de canciones 10: “Stand By Me” (by John)

15 de marzo de 2009

beneking1

Adrian ‘me pisó el parche’ cuando al abrir la serie “Un Siglo de Canciones” lo hizo con “All Along the Watchtower“. Era la primera que me hubiera venido a la cabeza si me hubieran pedido escribir para la serie. Desde entonces llevo tiempo comiéndome el coco, “esta, aquella, la otra…” La mayoría eran estándares americanos de los que fijaron el siglo. Hoy he recibido este video de youtube y se me hizo la luz:

 

El tema es un clásico de Ben E. King y los famosísimos Leiber & Stoller, inspirado en una legendaria pieza de Gospel del mismo nombre compuesto en 1905 por Charles Tindler. En España se hizo famosa por una versión en italiano de Celentano titulada “Preghero“.

 

Esta canción tuvo mil versiones, desde la francesa Dalida hasta el infumable Demis Roussos, pasando por Otis Redding, Ry Cooder y el mismísimo Muhammad Ali/Cassius Clay. BMI -una de las sociedades de autores americanas- la tenía clasificada como la número 4 entre las más interpretadas en el siglo XX.

 

Una de las versiones más famosas la hizo John Lennon en su disco de ‘castigo’ “Rock ‘n Roll“. En pleno lío de amenazas de deportación de Estados Unidos, a Lennon le cayó una demanda de plagio por parte de Morris Levy, personaje turbio, posteriormente condenado por extorsión y con amplias conexiones mafiosas. Levy inspiró uno de los personajes de la serie “Los Soprano“, Herman ‘Hesh’ Rabkin, un capo de la industria que se enriquece apropiándose de temas de los primeros interpretes de R&B, estafándoles en sus regalías, prensando discos piratas y participando en las operaciones de payola y demás lindezas subterráneas, o sea ni más ni menos que las actividades que acabaron costándole una condena federal a Morris Levy, aunque falleció antes de entrar en prisión. Levy acordó con el ex Beatle retirar la demanda si este grababa un disco con al menos tres de los temas de su editorial. Al buscar entre las obras de la editorial de Levy, Lennon empezó a encontrar varios de sus ‘oldies’ favoritos y decidió grabar una álbum de versiones, entre los que entró “Stand by Me“.

Podía ser esta como muchas otras, pero el trabajo de los músicos callejeros y del realizador del video la llevan a otro nivel. Quede el homenaje a los estándares de los 50 y 60 y a los músicos anónimos que nos amenizan nuestros desplazamientos cotidianos.

 

 

Entradas anteriores en: 

 

10 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones