Archivo de la etiqueta: Mendilibar

Florentino milenario (Real Madrid 2 Eibar 0)

Marca

Florentino Pérez cumplía frente al Eibar mil partidos como presidente del Real Madrid (en sus dos etapas). Y Zidane nos sorprendía con Marcelo de titular junto a Mendy. Siempre he pensado que Marcelo podía ser uno de los grandes beneficiados de un sistema con tres marcadores. Aunque no tenía claro si Mendy sería hoy el tercero de esa línea u ocuparía su posición habitual de lateral, con Marcelo incorporado al medio campo. O incluso de extremo zurdo, teniendo en cuenta que arriba solo estarían Benzema y Marco Asensio. Militao era de la partida, dando descanso a Varane. Era cuestión de paciencia y esperar un poco para despejar las dudas. 

Otra novedad de la alineación fue la vuelta de Isco a la titularidad. El mister reservaba al recuperado Kroos (y también a Vinicius). El peso de la eliminatoria frente al Liverpool estaba muy claro. Me preocupaba que estos cuartos de final de Champions, y el Clásico por en medio, pudiesen restar concentración de cara a este partido liguero. Un encuentro tan importante como todos los de este final de campeonato y más teniendo en cuenta el Sevilla-Atlético de Madrid de mañana.

Mientras Florentino se convertía en milenario nuestro querido Nacho jugaba su partido 150 con el primer equipo en Liga. Estaba a una tarjeta de la suspensión (que cumpliría frente al Barça). No la vio.

Mendilibar contaba con su flamante internacional Bryan Gil, cedido por el Sevilla. Pedro León ocupaba la otra banda y Kike García el centro de la delantera visitante.

De salida se confirmó la línea de tres con Lucas Vázquez y Marcelo de carrileros.

El primer tiro fue de Diop. Courtois salvó con seguridad. Acto seguido Benzema no pudo superar en un mano a mano al meta rival, Dimitrovic. En el saque de esquina Benzema cabeceó fuera por poco. Apenas llevábamos tres minutos de juego. Un minuto y medio después le anulaban un gol de cabeza a Benzema por fuera de juego. El pase fue de Marcelo.

A los nueve minutos Casemiro reclamó penalti. El pase de nuevo fue de Marcelo.

En estos primeros 10 minutos me llamó la atención ver a Modric por detrás de Casemiro. A medida que avanzaba el partido vimos que en realidad formaban un doble pivote.

El Madrid había salido enchufado, despejando mi temor al respecto. El Eibar mostraba su mejor cara e intentaba aprovechar la velocidad y habilidad de sus extremos.

Marco Asensio estrelló una falta en el larguero (min. 21). Fue una infracción de Bryan Gil sobre Lucas Vázquez, por la que vio la amarilla.

Mediada la primera parte, tras el balón al travesaño, bajó el ritmo de juego de ambos equipos. Los blancos seguían dominando pero ellos ya no se atrevían tanto. Se cerraron más y eso dificultaba las maniobras locales. Al filo de la media hora el Madrid cedió el control para buscar unas contras que no acababan de llegar. Hasta que en el 36 una internada de Lucas Vázquez, quien pasa atrás a la frontal del área donde está Isco. Se la da a Marco Asensio, un metro delante del punto de penalti, quien de tacón marca. Pero se anula por fuera de juego de Asensio. Segundo gol anulado de la tarde (ambos bien anulados). Tres minutos después Asensio volvía a anotar. A la tercera fue la vencida, porque esta vez sí subió al marcador. 1-0. Casemiro interceptó un balón en el círculo central y lanzó al balear. Su primer control, un autopase largo, fue decisivo (medio gol). Le plantó frente al meta, a quien superó con su disparo desde la frontal del área. Era su tercer partido consecutivo marcando (Atalanta, Celta y hoy).

El 1-0 al descanso eran tan justo como corto, dadas las oportunidades. Me refiero, aparte del gol, a las dos de Benzema, el penalti reclamado, la falta al larguero y los dos tantos anulados. Buen bagaje ofensivo para 45 minutos. Todo esto sin mencionar que a Bryan Gil le perdonaron la segunda amarilla (por un pisotón a Case).

Bryan Gil no salió en la segunda mitad. Fue reemplazado por Inui.

En el 51 el portero le sacó un remate desde fuera del área a Asensio, que se colaba por la escuadra.

A la hora de juego entraron Kroos y Rodrygo por Modric y Marco Asensio. Llovía a mares. Mendilibar también hizo un cambio (Sergi Enrich por Alex García). Al minuto el Eibar tuvo el empate: una mala cesión de Lucas Vázquez en la que Courtois estuvo rápido. El viento casi nos juega una mala pasada.

El Eibar empezó a dar la sensación de adaptarse mejor a las adversas condiciones meteorológicas, mientras a Lucas Vázquez se le veía cojear. El dominio armero se traducía en saques de esquina, que nos encerraban en nuestra área.

Al filo del 68, cuando empezaba a granizar, entraron Arribas y Vinicius por Isco y Marcelo. Isco había pasado desapercibido, salvo un par de detalles en la primera mitad, y Marcelo fue de más a menos.

Con la granizada que estaba cayendo a Vinicius no se le ocurrió otra cosa que controlar un balón de tacón. Se le fue fuera.

En el 70 nos anularon el tercer gol (de Casemiro) por fuera de juego de Arribas. Entre Arribas y Case el gol lo pudo haber marcado Lucas Vázquez. Se entretuvo al no atreverse a disparar. Dos minutos y medio después Vinicius en una internada por la izquierda se la puso en la cabeza a Benzema. 2-0. El brasileño lo hizo todo bien, incluyendo la templanza del centro. El galo cabeceó picando abajo Zidane mandó calentar a Mariano.

Sobre el 75 lo peor de la tormenta parecía haber pasado.

Rodrygo pudo hacer el 3-0 en el 78 pero la dio mal.

Mariano entró poco antes del 80 por Benzema.

En el 81 un balón largo de Kroos a Rodrygo posibilitó una ocasión de Vinicius. La dio mal. Le pasó lo que a Rodrygo anteriormente.

Lucas Vázquez reclamó en el 83. ¿Penalti o córner? Fue saque de puerta.

Arribas filtró un pase buscando a Mariano (min. 85). Se le fue largo. Y dos minutos después la tuvo el Eibar. Courtois despejó de puños abajo, semi arrodillado. Fue la mejor ocasión creada por los visitantes. Por no decir la única (la otra fue obra del viento).

El partido se prolongó tres minutos más. El primer minuto se jugó en nuestra mitad del campo. En el segundo Vini corrió mal y no pudo centrar a Rodrygo que llegaba solo. El partido murió con un ataque del Eibar y una amarilla a Pozo.

Se salvó el expediente de los tres puntos en una buena primera parte y una segunda en la que se impuso el oficio y el talento individual. Ahora se avecina nuestra semana de pasión: Liverpool (el martes), Barça y la vuelta en Liverpool.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Real Madrid sigue en racha

En el rico refranero español encontramos uno que dice El que tiene boca se equivoca. Y me viene al pelo por mi errónea apreciación de ayer. Me equivoqué en mi pronostico de los cuatro centrocampistas. Zidane mantuvo al trio de oro y Fede Valverde tuvo que esperar su turno en el banquillo. Por mi parte, reconozco el error y no pasa nada. Porque no soy leguleyo (abogado, fiscal, juez, etc.), periodista, político ni taxista. Profesiones que tienen en común la pretensión de saber de todo, no admitir errores ni críticas a su labor.

Arriba Lucas Vázquez y Rodrygo acompañaron a Benzema. La prensa deportiva madrileña apostaba por Marco Asensio. Pero Zidane, ante la baja de Vinicius (parece que por una gastroenteritis) y no querer forzar a Hazard, optó por Rodrygo por la izquierda. El belga ni viajó.

No es por insistir en lo mío, pero a priori me preocupaba la inferioridad numérica que afrontaríamos en el medio campo ante los de Mendilibar. Una vez más la labor de Lucas Vázquez sería fundamental para equilibrar las fuerzas. Como así fue desde el arranque del partido. El Real Madrid no conseguía llegar al área contraria y Lucas Vázquez se desfondaba bajando para ayudar a Carvajal. Hasta que llegó el minuto cinco…

Un balón de Modric a Rodrygo lo resuelve el brasileño con un pase picado en profundidad. Benzema controla con la derecha en el área y ante la salida del portero remata con la izquierda. 0-1 en el minuto cinco. A partir de ahí comenzó el recital de Modric.

En el 12 una buena combinación por la derecha entre Benzema y Lucas Vázquez, con perdida y recuperación incluida, el francés repite aquella jugada contra el Atleti en Champions. Regatea cerca de la linea de fondo, solo que esta vez no busca el remate y pasa atrás a Modric. El croata entraba en el área y su derechazo con el interior se cuela como una exhalación, doblando las manos del meta. 0-2.

Tres minutos después Modric, de extremo diestro, le pone la pelota en la cabeza a Benzema. Gol seguro. Incomprensiblemente Benzema, desmarcado, cruza el balón demasiado y se va fuera.

Modric, de nuevo, estaba en todas partes. En el 18 le vimos de central sacando un balón de nuestra área. En los goles le vimos por los dos costados: por la izquierda en el primero (de 10) y en la derecha en el segundo (de 8).

Mediada la primera parte Modric se tomó un respiro. El Eibar lo aprovechó para merodear las inmediaciones de Courtois. Aunque en una contra iniciada con pase de Rodrygo a Benzema, quien buscó a Modric, terminó con un pase forzado de Kroos a Rodrygo, quien estuvo a punto de hacer el 0-3. Dimitrovic metió bien la mano y despejó la situación. Dos minutos después, en el 27, el Eibar marcó. 2-1. Un golazo de Kike García desde fuera del área. Su remate desde la izquierda del ataque local se coló por la escuadra contraria. Teníamos partido.

En el 35 un pase largo excelente de Kroos lo controla y remata a gol Benzema. Se anula por fuera de juego, tan milimétrico que usando la imagen errónea sí lo es, como así hicieron los del VAR, pero usando la correcta no es fuera de juego. Un par de minutos después Lucas Vázquez no llegaba a rematar el tercero, a un pase quizás demasiado fuerte de Mendy.

El partido estaba frenetico. Ambos equipos creían en sus fuerzas. El Eibar achuchaba y emergía la figura de Kike García, bien acompañado de Inui y Bryan Gil. En el Madrid Kroos había tomado el protagonismo de Modric, mientras Benzema y Rodrygo traian en jaque a la defensa local.  En el minuto de descuento, en otro pase magistral de Benzema, a Lucas Vázquez le sacaban una pelota que entraba en la misma línea de gol.

Se alcanzaba el descanso con el 1-2 en el marcador, tras una muy buena primera mitad. El resultado me parecía corto para el Madrid.

La segunda parte se inició sin cambios. Y con un Madrid que se asemejaba al que vimos a partir del minuto cinco hasta el 23. Con una diferencia: Casemiro se soltaba y subía. En una de estas Rodrygo tuvo el tercero. Y en 56 un error infantil de Sergio Ramos casi ocasiona el empate a dos. Zidane mandaba inmediatamente a calentar a Fede Valverde y a Marco Asensio.

El primer cuarto de hora de estos segundos 45 minutos se pasaron volando. En el 61 la tuvo el Madrid en una contra con carrera larga de Carvajal, que no supo finalizar su incursión con un buen pase. Acto seguido fueron los locales quienes pudieron empatar, mas Mendy in extremis despejó a córner cuando Bryan estaba a punto de plantarse frente a Courtois. En el 67 Dimitrovic salvaba otra ocasión de Rodrygo (el pase de Kroos al brasileño fue para enmarcar).

El 1-2 a medida que avanzaba el partido me parecía corto para las ocasiones blancas. Y peligroso de cara al desenlace final. Tanto es así que Muto pudo empatar en el 71. Afortunadamente la dio con el hombro y no con la cabeza y se le fue alta. Inmediatamente se produjeron los primeros cambios en ambos equipos: Pedro León entró por un diluido Inui en esta segunda mitad y Fede Valverde y Marco Asensio sustituyeron a un exhausto Modric y a Rodrygo. Minutos después vimos al croata en la grada con una bolsa de hielo en la zona de los abductores. ¡El miércoles jugamos de nuevo! Esa imagen preocupa.

Entrábamos en los diez minutos finales (más el descuento) donde el físico iba a decidir. En el 81 se revisó un brazo de Ramos. Mendilibar aprovechó y realizó un doble cambio. El Madrid llevaba un rato encerrado en su área, despejando en largo un par de balones comprometidos. Daba la impresión que el empuje azulgrana se imponía al juego blanco. Aunque el esfuerzo pasaba factura a ambos equipos.

En el 89 era Sergio Ramos quien evitaba una clara ocasión de empate. Y en el segundo minuto del descuento Lucas Vázquez ponía el 1-3, redondeando otra gran actuación. Su combinación con Benzema fue de quitarse el sombrero. Era su segundo pase de gol del galo (además de su tanto y el anulado). ¡Gran noche, otra vez, de Benzema!

El 1-3 ponía justicia en el marcador (un 2-4 hubiese sido lo suyo).

El Madrid sigue en racha!!!

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Real Madrid 3 Eibar 1

Marca

El primer once de Zidane me sorprendió en algunas cosas y despejó una duda (el ascendente de Marcelo sobre Mendy, confirmando que el mister ha recuperado al brasileño para la causa). Entre las sorpresas la ausencia de Fede Valverde y la presencia de Rodrygo. Un servidor no contaba con Marco Asensio (como así fue). Son demasiados meses inactivo y hay cinco cambios para ir dandole cancha poco a poco. Sobre Bale tenía mis sospechas sobre la campaña mediática a su favor. Exagerada a todas luces. Su suplencia confirma lo que pensaba y es una muesca más en el descrédito general del periodismo.

Sacó el Real Madrid de centro. Para atrás. Al medio minuto el balón llegó cedido a Courtois. Un minuto después volvió al meta blanco. El Madrid no pasaba de la divisoria del medio campo. Hasta que lo hizo, pasado el minuto tres. Un caracoleo de Benzema por la izquierda del área rival provocó un rebote. Kroos atento, desde el vértice del área, la centró con el interior de su pie derecho a la escuadra del palo contrario. 1-0. El Madrid no volvió a rematar a puerta hasta el 2-0 a la media hora de juego. En el intervalo parecía que el Eibar era el local y nosotros los visitantes, agazapados, esperando la contra. Y eso fue el segundo gol. Sergio Ramos se adelanta interceptando un pase del ataque armero. Lanza a Benzema. El galo avanza por la izquierda. Ve a Hazard a la derecha (se había cambiado de banda con Rodrygo). El belga avanza, pisa el área, encara al meta y no remata. Ve lanzado a Ramos por el centro y se la cede. El capitán la empuja a la red, pletórico de fuerza, en una jugada que arrancó en sus botas e ímpetu. En la imagen de Marca se aprecia la carrera de Ramos. El tercer remate a puerta fue de Hazard y fue el prolegómeno del 3-0. Una nueva combinación de Benzema con Hazard, que en el 36 seguía por el costado derecho. Esta vez el belga, nuevamente ante Dmitrovic, opta por disparar. El meta despeja como puede. El rechace le llega a Marcelo. El brasileño controla como puede, entra en el área por la esquina izquierda y suelta un cañonazo imparable. Era el cuarto remate del Madrid y el tercer gol (en esta jugada del 3-0 hubo dos remates).

Tras el descanso entraba Mendy por Carvajal.

Al minuto de juego de la segunda mitad Casemiro vio la amarilla. Y Zidane mandaba calentar a Militao, Bale y Vinicius. Mientras el Eibar disponía de su primera ocasión.

La sensación de un Madrid lento como en la primera mitad, salvo en las jugadas de los tres goles, desaparecía a medida que pasaban los minutos. Se jugaba al primer toque. Aunque provocase algunas perdidas. El Eibar parecía entero a pesar del resultado. En el 56 Courtois salvaba un gran disparo de Expósito. A continuación Mendilibar realizaba un triple cambio. Y el recién incorporado Sergio Enrich cabeceaba a la madera, en el saque de esquina tras la mencionada acción de Courtois. En el 59 una sucesión de rebotes, tras otro córner, originaba el tanto visitante, con Courtois atónito. Se lo apuntaban a Bigas.

Zidane daba entrada a Militao, Bale y Vinicius por Ramos, Rodrygo y Hazard.

El 3-1 le dio alas al Eibar. El Madrid se mostraba atolondrado. Dominaban ellos. Modric y Kroos estaban missing. En el 72 Casemiro se jugaba la segunda amarilla. La pausa de hidratación (min. 75) llegó en las inmediaciones de nuestra área. Valverde calentaba en la banda. Su presencia se me antojaba imprescindible. Tardó en entrar: en el 83 por Modric. Era el quinto y último cambio.

La entrada de Valverde produjo el efecto previsible: oxigenó al equipo. Pero el EIbar seguía erre que erre. Dieron cuatro minutos de descuento que fueron cinco.

El 3-1 es engañoso. No es de recibo que el Madrid en casa solo realice seis tiros a puerta. Aunque haya marcado tres goles. De esos seis remates cuatro fueron en la primera mitad. Así que imaginen la segunda mitad. Salvo unos minutos jugando al primer toque, el Eibar marcó el ritmo en los segundos 45 minutos. Y nosotros dimos demasiada sensación de indolencia. Esperemos que vayamos a más, porque el siguiente partido es el próximo jueves frente al Valencia. ¿Tendrán su oportunidad Isco y Asensio?

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Benzema salva les meubles

GABRIEL BOUYS AFP AS

Benzema salvó los muebles en el Real Madrid 2 Eibar 1. Su actuación fue completisima: marcó dos tantos que subieron al marcador, otros dos fueron anulados por fuera de juego, estrelló un balón en el poste y falló dos goles cantados (un mano a mano con el portero rival y otro a puerta vacía). Pero ya habrá tiempo y espacio para comentar su decisiva aportación en el partido de ayer, así que vayamos por el principio.

De entrada dudé de acudir al partido. El horario y el mal tiempo me echaban para atrás.   Un Juventus-Milan a las 18:00 y el Bayern-Borussia de las 18:30 eran reclamos (poco consistentes) para quedarme y poder verlos desde el principio. Finalmente decidí ir, algo que no hicieron miles de madridistas. El Bernabéu ofrecía un aspecto desolador (las imágenes son del fondo norte). Nunca había visto tan poca gente. Solo el día del Real Madrid-Napoles a puerta cerrada. Sí, aquel partido de Copa de Europa de La quinta del Buitre en el que el sobrevalorado Maradona acabó defendiendo a Chendo

El Eibar nos dio un repaso en la primera mitad. El 0-1 al descanso era fiel reflejo del buen planteamiento de los visitantes y de la bochornosa actuación de los locales. Ellos presionaban arriba con tres jugadores. Estaban mejor colocados en el campo. Llegaban antes a todos los balones. Las segundas jugadas, rebotes, etc. eran siempre de ellos. Nosotros no corríamos ni buscábamos el desmarque. Solo Benzema y los laterales (Odriozola y Reguilón) buscaban jugar y combinar con velocidad y profundidad. Mientras Varane, Isco y Bale competían por ver quien era el peor del partido. Curiosamente eran uno por linea.

Las dos únicas veces que el Real Madrid se aproximó al área rival, en esta primera mitad, fueron en fuera de juego. La primera, Bale falló ante el meta Dmitrovic, y la segunda, fue el primer gol anulado a Benzema.

Durante estos primeros 45 minutos, y en el descanso, comentaba que esto nunca sucedería con Cristiano Ronaldo en el campo. Siempre tenía a dos jugadores pendientes de él y un tercero haciendo la cobertura de sus dos compañeros. Y de paso se hinchaba a meter goles. Hagan la suma: tres con CR7 más el portero suman cuatro de 11. ¿De verdad nos van presionar tres a nuestros defensas? Eso ya son siete rivales. ¿Se van a quedar solo cuatro para vigilar a nuestros restantes nueve jugadores restantes? He descontado a Cristiano y al portero…

El gol de los de Mendibilar tardó en llegar pero llegó. Cardona, que entro en el once del Eibar por lesión de Pedro León momentos antes del inicio, sorprendió a la defensa blanca. Corría el minuto 38 y el 0-1 tuvo tres testigos de excepción: los centrocampistas del Madrid (Fede Valverde, Isco y Modric). Observadores privilegiados de una jugada en la que no la olieron. Los mismo puede decirse de los defensas.

En el descanso hubo Zinadina aunque Zidane lo negó en la rueda de prensa posterior al encuentro. Pero Reguilón confirmó que sí la hubo: “Zidane nos ha dicho cuatro cosas al descanso“. El caso es que el equipo afrontó la segunda mitad con otra actitud. Además de adelantar las lineas, estar más juntos y ¡correr! se apreciaron otros cambios: Bale pasó a la izquierda y Marco Asensio a la derecha mientras que Isco a veces pasaba a la media punta cuando Asensio ayudaba a cubrir las subidas de Odriozola. Ya se jugaba a otra velocidad y con las filas prietas.

A Benzema le volvieron a anular otro gol por fuera de juego pero en el 58 empataba de un certero cabezazo. Un córner corto propició un excelente pase de Asensio que el francés anotó.

Zidane hizo un doble cambio en el 75: Lucas Vázquez y Kroos entraron por Modric y un abucheado Bale (Brahim entró antes del descuento por Isco). El alemán, quien también está en el punto de mira, impuso su juego, el que raras veces hemos visto esta temporada. Templó y mandó. En corto y en largo. Sus cambios de dirección de banda a banda y los pases en diagonal acabaron de hundir al Eibar. Como me comentaba Humberto Ríos les estaba pasando factura la presión del primer tiempo.

En el 80 Kroos le ponía la pelota en la cabeza a Benzema. La picó hacia abajo como mandan los cánones. Era el 2-1 definitivo. Pero aún hubo más de Benzema: pudo haber marcado su tercer gol. Tuvo hasta tres oportunidades en los 10 minutos finales. Una fue al palo y la otro nos trajo de vuelta al peor Benzema: falló solo ante el portero y a puerta vacía (la mandó alta cuando solo tenia que empujarla).

Benzema lleva ya 26 goles esta temporada, 17 en Liga. Y son ya siete dobletes este curso. Su récord en el Madrid son 32 tantos en la 2011/12.

Salimos satisfechos con los tres puntos y la reacción del segundo tiempo. Vimos salir el sol tras el chaparrón de la primera mitad.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Eibar 3 Florentinato 0

ASLa primera alineación de Solari tras el parón de selecciones, y ser confirmado en el banquillo del Real Madrid, nos daba algunas pistas y confirmaba ciertas certezas: Courtois, Odriozola, Varane, Ramos, Marcelo, Kroos, Modric, Ceballos, Asensio, Bale y Benzema. Yendo de atrás hacia adelante en el once:

  • Confiar, lo que se dice confiar, Solari confía poco en Javi Sánchez porque sigue forzando a Ramos (después del partido ante Croacia volvió a tener molestias y abandonó la concentración de la selección) y a priori me da la impresión que hace lo mismo con Varane (quien reapareció con Francia, pero que ha demostrado ampliamente su fragilidad). Se corre un riesgo porque te puedes estar jugando un cambio forzado. Veremos. (Escribo esto una hora antes del inicio del partido).
  • Marcelo es titular indiscutible y a la mínima duda sobre el estado físico de Reguilón, cuyo desempeño ha sido brillante, ha vuelto a la titularidad. Comparen la situación de Reguilón con las de Varane o Ramos.
  • Con Carvajal no ocurrió lo mismo que con Marcelo. Se quedó en el banquillo.
  • A Isco le han comido la tostada, tanto Ceballos como Asensio. No figura en el once titular. Es la quinta vez consecutiva que sucede. Otra muestra más de que no está en el tono físico adecuado (y que nuevamente deja en evidencia a Luis Enrique). Se puede argumentar que la ausencia de Casemiro está mejor cubierta con Ceballos. Sí. También con Fede Valverde o Marcos Llorente. Dos especialistas en la posición de medio centro (el ex bético no lo es). ¿Y lo de Asensio? También deja fuera a Isco y a Lucas Vázquez, quien lo estaba haciendo muy bien. ¿Es simple rotación en el caso de Lucas o es dar confianza y minutos al alicaído Asensio?
  • La superstición funciona en el fútbol. Entre jugadores y técnicos (que no dejan de ser exjugadores). Y si eres argentino ya ni les cuento. ¿Le pesó a Solari que Asensio le haya marcado cuatro goles al Eibar? Seguro que sí.

El primer cuarto de hora fue frenético. Ambos equipos buscaban la portería rival. Al filo del minuto tres Kike estrelló un balón en el palo ante la pasividad de Marcelo y Ramos. El palo tampoco se movió y repelió la buena intención del delantero local. Dos minutos después un tremendo trallazo de Bale fue gol. Bien anulado por fuera de juego. Posteriormente Benzema, tras una buena internada de Asensio por la izquierda, se sacó un lujo de la chistera y, aunque ladeado, se plantó delante del meta local. Picó la pelota pero José Ángel la sacó en la raya de gol. Kike dispuso de otra oportunidad en un buen cabezazo que se fue fuera. Y llegando al min. 16 nos hicieron el 1-0 con suspense. Hubo que esperar al VAR para confirmar el tanto de Escalante. Bale no ayudó a Odriozola en su banda (enorme problema durante toda esta primera mitad), Cucurella metió un gran pase que dejó solo a Kike frente a Courtois. El belga desbarató el primer remate pero no pudo atajar el rechace que fue a Escalante. ¿Los centrales blancos dónde estaban? La jugada se inició en una contra desde el área local: un saque de esquina en corto. El último madridista en tocar el esférico fue Ceballos, intentando el remate. Y quien forcejeó en el rechace fue Ceballos… él cumplió. ¿Y los demás?

En el 34 un buen lanzamiento de falta de Bale desde la derecha provocó que Riesgo, el meta local, se luciese. El partido seguía siendo un ida y vuelta constante. Modric daba signos de recuperación de su juego habitual. Estos brotes verdes eran la mejor noticia para un Madrid que tenia que remontar el marcador adverso. Y que no acababa de encontrar su sitio por la presión del Eibar. Lo cual llevaba a otra pregunta: ¿aguantará el Eibar este ritmo en la segunda mitad? Al descanso se llegó con 1-0.

La falta de solidaridad defensiva de Bale no tuvo castigo. Ni siquiera por la parte más débil: la de Asensio (dando entrada a Lucas Vázquez por la derecha y pasando a Bale a la izquierda, que hubiera supuesto un drama para Marcelo). El galés salió en la segunda parte.

A los seis minutos de la reanudación, en el 51, un mal pase atrás de Kroos se lo come Odriozola (y se rompía tras perder el balón ante Cucurella). El canterano azulgrana, cedido al Eibar, daba su segundo pase de gol. A Sergi Enrich (su primer gol esta temporada). Carvajal sustituía a Odriozola. Cinco minutos después Cucurella, de nuevo, metía otra asistencia. Esta vez Kike sí encontró la red. El delantero estaba libre de marca. ¡En el centro del área pequeña! Era el 3-0. Y el fracaso de Varane y Ramos era más que evidente.

Con el 1-0 Víctor Lenore me escribía con bastante mala baba (es culé): “Ahora Solari con el contrato firmado empieza a perderlo todo”. Con el 3-0 recordaba sus palabras… Mientras en la tele señalaban que llevábamos encajados 19 goles en 13 partidos, 16 fuera de casa (los segundos más goleados a domicilio solo superados por el Huesca).

En el 62 una mano prodigiosa de Courtois salvaba el 4-0. Que pudo llegar en la jugada siguiente. Y Solari retiraba a Modric, en vez de a Kroos (francamente mal hasta ese momento). Entraba Isco!!! ¡Con 3-0 en contra! ¿Para sobar la pelota y perder tiempo?

El Eibar seguía imponiendo el mismo ritmo de la primera mitad. Los goles eran su mejor estimulante. Lo contrario que le sucedía al Madrid. Todas las segundas jugadas y rechaces eran de los locales. Eso demuestra ganas y compromiso en un equipo y todo lo contrario en el otro, el mío.

Benzema era, fue, el único en dar la talla en la delantera. Y en el computo general del partido junto a Courtois (y eso que encajó tres tantos). Él solo llevó más peligro que todo el equipo junto. Porque Bale se quedó en las dos buenas acciones de la primera mitad. Asensio un par de detalles y nada más.

El Florentinato en el 73 jugaba su ultima baza, la gran esperanza blanca: Vinicius ocupaba la plaza de Asensio. El sub 20 brasileño, que nos ha costado 45 millones de euros que ahora parece que han sido 61.000.000€, no demostró nada (hasta el 89 no intentó el remate, flojo y fuera). Tres minutos después de este cambio Courtois hacía otro paradón.

El 4-0 estaba más cerca que un gol merengue. Además no sabíamos jugar contra el fuera de juego en el que caíamos constantemente. La linea adelantada de los de Mendilibar fue su mejor baza defensiva.

Los tres minutos de añadido fueron una agonía suplementaria. Los armeros jugaron con el reloj. Bale la mandó a las nubes, en su única aproximación a la portería rival en esta segunda parte. Este 3-0 es la primera vez que el Eibar derrota al Real Madrid.

Visto el nuevo desastre del Florentinato sugiero a nuestro Ser Superior que nos vuelva a subir el abono, en el inminente mercado de invierno, para acometer el fichaje de un voladizo o un segundo techo para complementar el fichaje del primero, el retráctil. Mucho mejor acometer reformas del estadio que de la plantilla. ¡No hay color, dónde va a parar!

3 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Palmar en Pamplona

El Barcelona llegó sobrado a Pamplona, el mismo día del partido como suelen hacer, pero justos de fuerza. Y en una gran primera parte el Osasuna les desarboló como pocas veces lo han hecho sus rivales. El 2-0 al descanso resultó corto para los méritos de unos y otros.

Mendilibar acertó colocando a Raúl García en una posición más adelantada que la habitual. Mientras aguantó fue el mejor del partido. A los cinco minutos habilitó a Lekic para el 1-0. Todo sucedió por el centro de la defensa azulgrana, en la que Piqué falló estrepitosamente: abandonó su posición para taponar un posible pase lateral y dejó a Puyol solo ante el peligro. Un cuarto de hora después Raúl García, nuevamente desde la media punta, abre el juego a la banda derecha donde está Cejudo. Un gran pase de este le sirve a Lekic para anotar el 2-0.

El medio campo que dispuso ayer Guardiola no funcionó (Mascherano, Thiago y Sergio Roberto). ¿Acusaron la baja temperatura y el mal estado del campo? Eso aventuraba Jorge el viernes al mediodía. Acertó de pleno.

En la segunda parte entraron Cuenca y Tello por Puyol y un congelado Pedro. Pareció por unos instantes que la formula funcionaba. Alexis acortó distancias en el 52 a pase de Cuenca, en una jugada similar a la del segundo gol del Osasuna. Pero el espejismo duro poco: en el 56 el hombre del partido, Raúl García, marcó el 3-1.

Tello hizo el 3-2 en una excelente jugada individual y mejor remate. Corría el minuto 72 y el Barça tenía tiempo suficiente para igualar e incluso ganar el partido. Faltando unos diez minutos se les anuló un gol porque parece que Sergio Roberto tocó el balón, por lo que Alexis estaría en fuera de juego. Si el canterano no jugó la pelota entonces el chileno estaría habilitado. De cualquier forma la diferencia entre un punto y ninguno no es tan grande. Las consecuencias de esta jugada se traducen en varias tarjetas (Mascherano vio la segunda amarilla en el túnel de vestuarios) y en la Guardiolada de rigor.

Messi dispuso de oportunidades, la mayoría en jugadas individuales, pero está seco de cara al gol. Acusa en mi opinión el exceso de partidos. Y por supuesto las ausencias de Iniesta y Xavi. Como en la selección argentina. Lo cual viene a refrendar la injusticia de su Balón de Oro el año que España ganó el Mundial, y Argentina fracasó.

El Real Madrid tiene una oportunidad de oro para ponerse a 10 puntos. Una diferencia que ya sería importante, pero no decisiva. Nos permitiría un par de tropiezos de aquí al final de la Liga. Además de poder perder en el Camp Nou y no estar pendientes de la diferencia de goles. Pero antes hay que ganar hoy al Levante en el Bernabéu.

4 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol