Archivo de la etiqueta: Maxi Gómez

Real Madrid líder en solitario

AFP AS

Los madridistas teníamos en el recuerdo los tres penaltis en contra de la temporada pasada. Uno de esos partidos en los que perdimos puntos que a la postre nos costaron el título. Este Valencia, de la mano de Bordalás, su nuevo técnico, parece más sólido. Aunque contra el Real Madrid siempre dan lo mejor y rinden a tope. Y además cuentan con un Carlos Soler en estado de gracia.

Ancelotti repitió la defensa de Milán, con Nacho de lateral por la izquierda. El centro del campo también fue el mismo. La novedad estuvo en la presencia de Hazard, junto a Benzema y Vinicius.

Valencia y Real Madrid se jugaban el liderato. Que sería para quien ganase. De empatar igualarían a puntos con el Atlético de Madrid.

Sacó el Madrid de centro y nos robaron la pelota. A los 30 segundos el Valencia lanzó su primer saque de esquina.

Fede Valverde buscó portería desde fuera del área en el 6. La defensa rechazó el remate y el balón llegó a Casemiro quien disparó. Se le fue fuera por poco.

En el 11 Valverde lo intentó de nuevo. Fue córner y Militao estuvo a punto de marcar desde las inmediaciones del punto de penalti.

En los cinco minutos entre las dos acciones madridistas hubo un acoso del Valencia, sin conseguir finalizar las jugadas. Nacho destacó interceptando los peligros que nos acechaban.

Vinicius ponía el picante en las contras. Y Hazard se fabricó una ocasión en el 13.

Carlos Soler empezó a mostrar dolencias en el 9. Fue sustituido en el 14. ¡Una pena! Entró Musah.

En los primeros 20 minutos al Madrid le costaba salir con el balón controlado. El recurso era la velocidad de Vini. Pero estábamos demasiado replegados atrás.

En el 21 Hazard y Vinicius disputan un balón en nuestra defensa. El belga forcejea con Correia en la línea de fondo. El portugués, que vení renqueante, cae y se da con la valla publicitaria. Se va lesionado y entra Lato. Un aplauso para ambos delanteros por su compromiso defensivo.

El rosario de desgracias no paró aquí. En el 25 le tocó el turno al Madrid: se retiró Carvajal y saltó al campo Lucas Vázquez.

El Valencia reclamó penalti en el 28 por una entrada de Alaba sobre Maxi Gómez. Yo reclamé la amarilla para el delantero local.

A la media hora de juego Maxi Gómez puso un buen balón en el área chica. No llegó nadie a rematar y Alaba despejó con Courtois superado por el pase.

Vinicius seguía bajando a ayudar a Nacho en defensa. Musah era un dolor de muelas. Suyo fue el primer remate local (min. 37). Y el ritmo que imprimía el Valencia era muy alto. ¿Lo aguantarían en la segunda mitad?

Amarilla en el 38 a Paulista por zancadilla a Vinicius. Digamos que era naranja.

Courtois se jugó el físico ante Guedes, que en carrera con Militao pretendía llegar a un balón filtrado por Paulista, quien arrancó desde la divisoria con un robo de balón. Dos minutos después Courtois hizo la parada de la primera mitad. Paulista cabeceó a bocajarro una falta desde el borde del área chica.

La primera mitad se alargó cuatro minutos.

Casemiro vio la amarilla a medio minuto del final. La falta sacada por Maxi Gómez se fue fuera. Ambos equipos se fueron al vestuario con el 0-0 en el marcador.

La cara de preocupación de Ancelotti era el mejor resumen de la primera parte. Y a mi me preocupaba Casemiro. No quiero ser pesado pero no está al 100%. No controla el juego. Y nos dominan. Los fogonazos de Modric y Valverde no eran suficientes.

Puso la pelota en juego e Valencia y a los 13 segundos Courtois hizo su segunda gran parada de la noche. Hugo Duro aprovecha un error de colocación de Lucas Vázquez y se planta, escorado a la derecha, ante el meta belga. Courtois bien posicionado desbarata la ocasión.

El Valencia salió como en la primera mitad. Solo que ahora finalizaban las jugadas. El Madrid seguía encogido. Nos costaba salir de nuestra mitad del campo.

A punto de cumplirse el 56 Nacho recibió una amarilla por protestar. A partir de esta acción nos fuimos acercando a su área y sacamos dos córners. En el segundo, un jugadón de Modric en el área no encontró rematador. Lucas Vázquez buscó portería un par de veces desde la frontal. Sus remates fueron entre los tres palos.

En el 65 Hugo Duro -cedido por el Getafe al Castilla la temporada pasada- hizo el 1-0, con un disparo cruzado. Un balón aéreo le da a un Lucas Vázquez despistado y el rebote le llega al goleador.

Camavinga y Rodrygo entraron inmediatamente. Se fueron Casemiro y Modric.

El gol (y los cambios) activaron al Madrid. Metieron esa marcha extra de la que se había carecido hasta ese momento.

El Valencia era líder de la Liga 2021/22 y el Real Madrid jugaba contra el reloj.

Rodrygo en el 72 fabricó un susto con un disparo que se sacó de la chistera.

La presencia de Hazard en el campo era un misterio para mi. Estaban todos activados menos él.

Poco antes del 78 el Valencia efectuó un triple cambio y nosotros sacamos a ¡Isco! por Valverde y a Jovic por Hazard.

Rodrygo se llevó una amarilla en el 80.

Aquella chispa madridista tras el gol encajado fue como la de la gaseosa. Para nuestra fortuna el desgaste físico del Valencia pasaba factura. Tardó más de lo que pensaba, pero sucedió. En los 10/12 minutos finales y supimos aprovecharlo con jugadores frescos y jóvenes.

En el 85 y medio empató Vinicius!!! Benzema se revolvió en el balcón del área y abrió a la izquierda para el brasileño. Vini con el interior la enchufó (tocó levemente en un defensa y descolocó al meta). 1-1. ¡El nuevo Vinicius tiene gol! Y además los pasa. Como hizo en el 88. Se la volvió a poner en la cabeza a Benzema. El francés se coló entre dos defensas y cabeceó sobre la salida de puños del portero. 1-2.

El encuentro se alargó cinco minutos.

Al minuto y medio Jovic se internó por el lateral izquierdo del área pequeña. Su pase tampoco encontró rematador.

Vini perdió tiempo y amarilla que te crió. En la siguiente jugada le hicieron penalti. Ni lo revisaron. Camavinga también se llevó una amarilla en el 93.

El último minuto se jugó en nuestra mitad del campo. Y se alargó un minuto extra.

El 1-2, sufrido y padecido, coloca al Real Madrid de líder en solitario. Benzema sigue de máximo goleador de la Liga (6), con VInicius pisándole los talones (5). El francés también es el futbolista que más pases de gol da (5). Y el miércoles recibimos al Mallorca.

1 comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Real Madrid hunde al Valencia

Marca

En la memoria de muchos madridistas estaba la goleada sufrida ante el Valencia en la primera vuelta. Ese partido en el que nos pitaron tres penaltis en contra. Mucho ha llovido desde entonces. Recientemente el Real Madrid parece haber cogido la buena senda y el Valencia está más cerca de los puestos de descenso (a tres puntos) que de los que dan acceso a competiciones europeas (a 12 puntos).

De cara a este partido Zidane recuperaba a Kroos, cumplida su sanción, a Carvajal y Lucas Vázquez. Los dos últimos, con el alta médica, habían vuelto a los entrenamientos esta semana. Se daba por descontado que el alemán sería titular. Por otra parte, sabemos que al mister le gusta recuperar futbolistas poco a poco, dándoles entrada en el equipo de forma paulatina. Dadas las circunstancias (la plaga de bajas), parecía razonable que contase con uno en el once, pero nunca con los dos. Se la jugó con Carvajal, al ser su posición la más necesitada de efectivos. Mas salió mal: en el 24 el lateral se frenó en carrera, incorporado al ataque, y acabó saliendo del campo camino de los vestuarios. ¡Una nueva lesión! Le sustituyó Lucas Vázquez.

En muchas fases de esta primera mitad vimos al Madrid defendiendo con un dibujo 4-1-4-1, con Casemiro de ancla defensiva y Benzema en la punta de ataque. Este esquema se usó antes y después del gol de Benzema (min. 11). En ataque era otra cosa, porque se incorporaban los laterales (según el costado elegido) e incluso Casemiro. Suya fue la primera oportunidad: un remate desde la frontal que salvó con la pierna Jaume Domenech, a contrapié. Al poco Marco Asensio desperdició una buena ocasión. Se le fue alta. A la tercera fue la vencida: Benzema, situado entre el vértice izquierdo del área y la media luna, disparaba al palo contrario y marcaba su gol n.º 12 de esta Liga 2020/21. Su decimoséptimo de la temporada.

Kroos redondeó una buena combinación entre Asensio, Modric y Lucas Vázquez en el 41. El gallego, invasor en área ajena, cedió atrás al alemán, quien entraba por el callejón del 8 y marcaba de certero disparo. 2-0.

Solvente primera parte del Madrid. Muy en línea con la solidez demostrada la temporada pasada tras el parón por la pandemia. Con fases de buen juego, circulando el balón hacia arriba y de banda a banda (Kroos).

El sancionado Javi Gracia efectuaba un doble cambio en el descanso (remplazaba a sus dos jugadores de banda).

Asensio tuvo el tercero a los cuatro minutos de la reanudación. Pero no pudo controlar, un excelente pase en profundidad de Modric, cuando se disponía a plantarse delante del meta.

Courtois se lució en el 52 a un disparo de Maxi Gómez. Era el primer disparo del Valencia en el partido. Un par de minutos después a Benzema le pasaba lo que a Asensio antes. Se le escapó el control y de paso una buena oportunidad de anotar.

Tras unos inicios titubeantes los cambios valencianistas parecían surtir efecto. Según nos aproximábamos a la hora de partido se jugaba más en nuestra mitad de campo que en la suya. Curiosamente llevábamos más peligro en posesiones largas que en las contras (por malos controles o pases apresurados). En la más larga de todos llegó el 3-0 de Mendy. Tanto duró que el balón acabó llegando a Courtois quien pasó a Nacho y éste a Vinicius. El brasileño se le cedió a Mendy, más o menos sobre el punto de penalti. Para mi sorpresa el VAR anuló el tanto. Así que se mantenía el 2-0 en el marcador.

Mientras se revisaba la jugada del tercer gol el Valencia hizo un nuevo doble cambio. Y en el 70 entró Arribas por Marco Asensio. Cinco minutos después el canterano remataba a puerta. Jaume detenía abajo, pegado al poste.

Mendy estuvo a punto de marcar en una jugada similar a la que anotó anteriormente. Esta vez no señalaron fuera de juego.

Isco y Mariano entraban en el 78 por Modric y Benzema. El Valencia agotaba su quinto cambio en el 82. Delantero por delantero: Cutrone por Maxi Gómez.

Se me hacía raro no tener un marcador apretado en los minutos finales. El 2-0 parecía holgado y aseguraba los tres puntos. Pero… un gol valencianista nos podía angustiar la existencia. No veía capaz al Valencia de meternos un susto, aunque con Isco en el campo cualquier cosa puede pasar. Señalaron tres minutos adicionales. En el primer minuto la pelota fue nuestra. Tuvimos un saque de esquina a favor, que sacamos en corto. Otro minuto de posesión. En el último minuto no pasó nada. Ellos no consiguieron pasar de la divisoria de ambos campos.

Mucho mejor el Madrid en la primera parte, donde dejó el partido sentenciado. En la segunda se impuso la eficacia y la sobriedad. Tres puntos más de cara a esa casi misión imposible que es darle caza al Atleti.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Zidanadas y Zidapenas

La comidilla en mi Whatsapp era la presencia de Isco y Marcelo en el once. Unanimidad: nos disgustaba la decisión de Zidane. Algunos entendían que son jugadores a recuperar. Paco Martín me decía “Isco debe ser hoy o nunca”. Está claro que tenía que reivindicarse sí o sí. El problema es que Isco lleva muchas oportunidades desaprovechadas. Otros justificaban por las rotaciones y los descansos. ¿Qué descansos? ¿Los de cara a sus selecciones? En cualquier caso, nadie entendía su presencia como titulares.

En ataque el Real Madrid parecía disponer un 4-2-3-1. El problema era aplicar la presión alta: ese 1 estaba solo (Benzema). Pero para problemas los nuestros en la posesión y la imprecisión de los últimos pases, sobre todo en las contras. Al menos, en el primer cuarto de hora, se buscaba el tiro a puerta desde fuera del área.

GayáCheryshev creaban dificultades por su banda a Marco Asensio y Lucas Vázquez

En el 26 un golazo de Benzema suponía el 0-1. Un latigazo desde fuera del área, en las inmediaciones del arco izquierdo de la media luna, se coló como una exhalación. En las repeticiones se ve que el remate da en la cadera de un defensor y deja vendido al meta local.

Tres minutos después Lucas Vázquez despeja con el brazo un pase de Gayá. Courtois le desvió el penalti a Carlos Soler. El rechace lo remata Soler al poste y el balón le llega a Yunus Musah, quien empata con Marcelo de espectador. El árbitro fue a ver la jugada al VAR. Se mandó repetir el penalti por invasión del área. Esta vez Soler sí anota y pone el 1-1 en el marcador.

El Madrid seguía impreciso en ataque. Y el Valencia cada vez más ordenado. Los arrebatos de Fede Valverde presionando arriba daban algún fruto. Pero perdíamos lo que recuperábamos. En una de esas nos metieron el 2-1, finalizando la primera mitad. La jugada siguió y tuvimos que esperar al VAR para comprobar si el balón había entrado o no. Autogol de Varane (otro), tras una perdida en falta a Asensio. 2-1 y cuatro minutos de prolongación (que serían cinco). Los de Javi Gracia le habían dado la vuelta al marcador, con un Madrid en nueve (por los missing Isco y Marcelo).

Zidane no hizo cambios en el descanso. Así que en principio volvíamos a jugar con nueve. Contra once y el marcador en contra. Y pudimos empatar al medio minuto, gracias a una presión de Vinicius. En el siguiente ataque nos montaron una contra y la pelota rematada desde fuera del área la rozó Courtois, desviándola hacia el poste.

En el 50 Gayá nos montó otro estropicio. Y Marcelo en vez de darle a la pelota le da a Maxi Gómez. Penalti. Soler anotaba el 3-1. Es lo que tiene jugar con nueve. En esta jugada se reclama falta del delantero sobre Marcelo.

A la hora de juego un incomprensible manotazo de Sergio Ramos era señalado como penalti. El tercero. Soler lo transformaba. 4-1.

Zidane por fin se dignó a mover el banquillo. Pero mantuvo a Isco y Marcelo. Salieron Asensio y Vinicius (quienes antes del 4-1 habían desperdiciado dos buenas ocasiones). Entraron Rodrygo y Odegaard. Dicen que más vale tarde que nunca, pero en este caso no se resolvía la cuestión fundamental: éramos nueve contra 11.

En el 75 entró Mariano por un tocado Benzema. Y Kroos por Valverde.

Un Valencia crecido jugaba a favor del reloj. Los tres goles de ventaja eran una excelente garantía. Tuvimos que esperar hasta el 81 para ver fuera a Isco. Le sustituyó Jovic. Ya daba igual todo. La suerte estaba echada. Y encima, para confundir más los papeles, Sergio Ramos se echó para adelante de delantero cuando teníamos la pelota. Vamos, que nos podían meter el quinto.

Se añadieron seis minutos. Los suficientes para que Jovic se comiese un balón. Despejó en su intento de control o de disparo. También sirvieron para que Rodrygo le diese un poco de picante al ataque madridista. Sus buenas intenciones las desbarataban los defectuosos remates de sus compañeros.

Perder 4-1, por mucho que nos hayan pitado tres penaltis en contra y otro nos lo hayamos metido nosotros, no tiene ninguna excusa. Tampoco hay justificación para alinear a Isco y Marcelo de titulares. Y mucho menos para mantenerlos tanto tiempo en el juego. Un equipo top que empieza ganando y acaba siendo goleado dice poco de la labor desde el banquillo. Zidane se ha equivocado, se ha obcecado en su error y no ha sabido cambiar el rumbo del encuentro. Tampoco supo solventar la ausencia de Casemiro. Sus jugadores, los nuestros, tampoco han dado la cara. Ni la talla. Han estado blandos, no han intentado comerse al rival. No han sabido sobreponerse a las adversidades.

Enhorabuena al Valencia, al que hemos resucitado hoy.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Real Madrid 3 Valencia 0

La alineación de Zidane me hizo preguntarme: ¿y quién mete gol? Porque Hazard y Benzema, nuestros dos delanteros del once de anoche, no son killers del área. Tampoco se distinguen por su mordiente. Así que deduje que buscaríamos los disparos lejanos (como así fue en el primer cuarto de hora), el regate de Hazard (que no vimos en la primera mitad), una jugada individual (como una incursión de Carvajal) o un cabezazo en jugada a balón parado (en los primeros 45 minutos solo hubo un cabeceo demasiado centrado de Casemiro).

Parecía claro que la idea era tocar y tocar, buscando el hueco para colarse. En la primera parte solo se coló Hazard y remató, forzado por la marca de un rival, a las manos del meta. Y luego la mencionada internada de Carvajal. Los remates fuera del área llegaron de las botas de Modric, Kroos y Casemiro.

El Real Madrid salió dominador. Presionaba bien arriba. El Valencia no cruzaba la divisoria del campo. Tardó cinco minutos en hacerlo. Y tras la oportunidad de Hazard montó su primer contrataque. Rodrigo estrelló la pelota en el palo. Esta jugada mostró varias carencias del engranaje defensivo del Madrid: despistes, mala colocación de los centrales y blandos en la marca y el despeje. En la siguiente contra estos defectos se acrecentaron. Y Rodrigo marcó. El árbitro anuló el gol a instancias del VAR. Había dos jugadores del Valencia en fuera de juego y ninguno era Rodrigo. Uno de ellos no parecía interferir pero consideraron que Maxi Gómez sí (incluso pudo haber tocado el esférico). Corría el minuto 20. A partir de ahí el Madrid se volvió más prudente. Cuidó mejor sus espaldas. El ritmo blanco se hizo más cansino. La falta de pólvora que me temía al ver la alineación se confirmaba en estos primeros 45 minutos.

La segunda mitad arrancó sin cambios. El Madrid le metió más ritmo al partido. También una mayor atención sobre Parejo, a quien acabaron anulando (de hecho le cambiaron mediada esta segunda parte). El Valencia sin Parejo funcionando es menos Valencia.

En el 60 Benzema lograba su gol 242, empatando con Puskas como el quinto máximo goleador de la historia del club. Gameiro la pifia en el primer balón que toca (acababa de salir en un doble cambio ordenado por Celades): da un pase atrás que llega a Hazard. El belga se lanza hacía porteria. Se apoya en Modric. El croata se la devuelve. Según entra en el área ve el hueco y se la pone a Benzema. El francés, desde las inmediaciones del punto de penalti, hace el 1-0.

La segunda gran noticia de la noche fue la reaparición de Marco Asensio. Entró en el 73. Dejaba atrás 10 meses de baja. La pandemia ha propiciado que esta no haya sido una temporada en blanco para él. Se incorporó en un córner a favor. La pelota mal rematada por Sergio Ramos llegaba a la otra banda. Mendy se hacía con ella. Se interna y se la pone a Asensio. Con el interior, de volea a media altura, Asensio lograba el 2-0. Era la primera que tocaba. El reaparecido también intervino en el 3-0. Desde la banda derecha (en la que remplazó a Fede Valverde) le pone un balón a Benzema. El galo al primer toque, con la derecha, supera al defensor pasándole la pelota por encima, en una especie de medio sombrero. La recoge con la zurda y de volea la mete por la escuadra. ¡Monumental! Y superaba a Puskas.

Si contra el Eibar la segunda parte fue mala ante el Valencia fue todo lo contrario. Contra el Eibar nos fuimos al descanso 3-0. Ayer 0-0 y los tres goles cayeron en la reanudación. Mientras el Valencia acabó en nueve (una lesión, con los cambios agotados, y una roja directa) y fisicamente tocado, el Madrid acabó pletórico. El (amplio) marcador ayuda mucho. Te hace volar…

Este próximo fin de semana puede ser decisivo: el Barça viaja a Sevilla y nosotros a San Sebastián.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Mal partido: 2-0 y tres puntos

Floper culpable

Zidane volvía a sentarse en el banquillo del Real Madrid. Su reestreno fue con victoria, en un mal partido frente al Celta de Vigo.

Cuando conocí su primera alineación pensé que se equivocaba formando un centro del campo con Isco, Modric y Kroos. Me preguntaba quién iba a correr, defender y luchar aparte de Modric. Al llegar al estadio expresé mis dudas a mi compañeros de grada y mandé varios whatsapp al respecto. Desafortunadamente la primera parte me dio la razón. El Celta poco a poco se hizo con el control del medio campo (la segunda mitad fue otro cantar).

También volvían Keylor Navas, Marcelo y Bale al once titular (Odriozola fue lateral derecho y Marco Asensio estuvo en la delantera con Benzema y el galés).

En el corrillo del descanso (0-0) solicitaba la presencia de Fede Valverde, Ceballos y Mariano. Como me recordaba el cineasta César Martínez, al final del partido, Zizou realizó estos tres cambios a lo largo de la segunda mitad.

De los “resucitados” para la causa, Navas salvó el partido: con 0-0 en un alarde de reflejos despejó un cabezazo franco de Maxi Gómez, solo en el área chica. Fue la oportunidad más clara de la primera mitad. El Madrid no llegaba y apenas remataba:  en el primero Isco resbaló y la pelota rebotó en un defensa y se fue a córner; en el segundo remate Kroos desde fuera del área disparaba alto; en el tercero (el primero entre los tres palos) Bale estrellaba el balón en el larguero; y en el cuarto Sergio Ramos cabeceaba fuera.

Pero sigamos con los “resucitados”: Isco, en su línea, se entretenía con el balón en los pies y a medida que pasaba el tiempo se notaba que le pesaban las piernas. Justo cuando iba a producirse el cambio (entraría Ceballos en el 61), una fenomenal entrada de Asensio con pase filtrado a Benzema, quien hace el pase de la muerte y el malagueño empuja a la red. Era el 1-0. El Bernabéu respiró. Se había abierto la lata. Isco se retiró entre aplausos. La entrada de Ceballos aportó frescura, músculo y capacidad atacante. Robaba y se iba para adelante. El Madrid, con el marcador a favor, recuperó el dominio. Fede Valverde salió por Modric, un cambio sorprendente. Todos pensábamos que sería por Kroos. El 2-0 de Bale fue la puntilla de los gallegos.

Marcelo fue de menos a más. El Celta, como todos los equipos, atacaba por su banda. Hundidos en la clasificación, luchando por evitar el descenso y sin Aspas, su mejor jugador, no supieron aprovechar la ventaja que suponía la alineación del brasileño. Como sería la cosa que Zidane le recriminó a Marcelo, en la segunda parte, que no bajase en una contra que pifiaron (incomprensiblemente) los gallegos. Kroos durante la segunda mitad cubrió varias de sus subidas y Bale acabó de lateral izquierdo.

El galés mostró más compromiso que en ocasiones anteriores. Peleó, ayudó en defensa y estuvo incisivo en ataque. Un balón al larguero y el segundo gol (min. 76 en una buena internada de Marcelo por el callejón del 10) son sus mejores contribuciones como delantero. Sus incursiones por banda con buenos centros al área no encontraron rematador. Porque no lo tenemos. Una vez más abusamos de esos balones para nada. Cuando Mariano sustituyó a Benzema en el 80 dejamos de buscar esos pases. Incomprensible.

El VAR anuló un gol a Modric a los 10 minutos de la segunda mitad por fuera de juego de Varane (le perdió el gesto de evitar el balón) y no consideró penalti una falta a Asensio (que se produjo fuera del área, por lo que según el protocolo el VAR no entra en estas jugadas). En otra incidencia se le anuló un gol a Benzema, finalizando la primera parte, por un codazo de Bale a su defensa mientras se internaba en el área. El galés vio la amarilla.

Dejo para el final lo de las pancartas. Hubo dos: la que ven en la foto que encabeza esta entrada y una que decía “Florentino dimisión“, que apareció nada más iniciarse el partido. La seguridad privada del Florentinato las retiró. ¿Por qué? ¿Y la libertad de expresión? No recuerdo que las retirasen tan rápidamente cuando eran favorables. ¿También nos han subido los abonos un 10% para pagar una seguridad que implementa estas fascistadas?

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

3 puntos, 4 goles y 3 lesionados en Vigo

Benzema Marca3 puntos, 4 goles y 3 lesionados es el bagaje del Real Madrid en Vigo. Al descanso se llegó con 0-1 en el marcador y dos cambios por lesión: primero el de Casemiro por una entrada de Maxi Gómez (tuvo mala suerte el brasileño y se torció el tobillo) y luego el de Reguilón. Además Bale quedó tocado tras una dura entrada de Hugo Mallo, el capitán del Celta, quien solo vio una amarilla en esta primera mitad (por esta acción). Al galés solo se le vio en esta ocasión y en unas ayudas defensivas sobre el 40. Es decir, el Real Madrid jugó en 10 la primera parte. Y a pesar de ello se fue al vestuario 0-1.

Las causas del 0-1 son variadas: Benzema que estuvo inmenso; los laterales, Odriozola y Reguilón (hasta el 45 cuando fue reemplazado por Javi Sánchez pasando Nacho al lateral izquierdo), estuvieron impecables arriba y abajo; la mejoría de Kroos (a pesar del gol que falló a puerta vacía) que se confirmó en esta primera mitad y los brotes verdes por fin de Modric. En el gol vimos al mejor Modric y al mejor Benzema. Un pase en profundidad al hueco del croata, el desmarque del francés más algo muy suyo como es el toque de clase controlando la pelota y rematando con el interior. Era el minuto 23 y cinco minutos antes se había retirado Casemiro sustituido por Ceballos.

El cambio se retrasó varios minutos porque Ceballos no estaba preparado. ¡No llevaba puesta la camiseta! Este tipo de imbecilidades se repiten. Y son inadmisibles en un equipo profesional. Ya el fin de semana pasado la entrada de Vinicius se retrasó porque el brasileño tampoco estaba listo.

Bale salió en la segunda parte. No se produjo el tercer cambio. Y Benzema, en otro jugadón, estrelló el balón en el larguero a los cinco minutos de la reanudación. El Celta seguía sin funcionar. Recurría a las patadas y faltas en defensa y a balones largos en ataque, buscando las contras y a Iago Aspas. En la primera mitad el escaso peligro que crearon fue solventado por Courtois con solvencia.

En una mala salida del Celta en las inmediaciones de su área, en el 55, Benzema se hizo con el esférico. Se mete en el área, un recorte y remata. La pelota entre las piernas del portero golpea en su muslo derecho y va hacia la red. Pero da en el palo. El rebote se encuentra con Cabral que seguía la jugada. Cinco minutos después Mallo, quien no debería estar en el campo porque tenía que haber sido expulsado en la primera mitad, metió un golazo. 1-2. Ya era otro partido. Un doble cambio del Celta les hizo creer en sus posibilidades. Y se vinieron arriba.

Las desgracias nunca vienen solas. Nacho en el 66 tuvo problemas en la rodilla. El cambio de Vinicius por Bale quedaba paralizado a expensas de lo que suciedese con el defensa. Un minuto después Odriozola sufrió un calambre tras una internada. O eso parecía, porque acabó tocándose el abductor. Nacho tuvo que salir y entró Marco Asensio. A todo esto Courtois había evitado un gol de Aspas. Tremendo disparo desde fuera del área y mejor estirada del meta.

La entrada de Asensio pasó a Lucas Vázquez al lateral izquierdo, desde la banda derecha del ataque y el medio campo. Y un error de Ceballos casi nos cuesta el empate.

Benzema lo seguía haciendo todo bien. Y Bale seguía desaparecido. Salvo un par de minutos, del 73 al 75. Desconozco el alcance de su dolencia. Por eso no le incluyo en el parte de lesionados.

En el 80 una combinación entre Modric y Odriozola acaba en penalti sobre el lateral (recuperado de sus molestias). Sergio Ramos, nuevamente a lo Panenka, anotaba el 1-3.

Cabral vio la segunda amarilla en el 86. Cuando se anunciaban cuatro minutos de descuento un zapatazo de Ceballos entraba por la escuadra. 1-4. Aún quedaba un gol más: en el tercer minuto del descanso, el Celta en 10, lograba su segundo gol. Brais Méndez, recién convocado por Luis Enrique, se internaba y chutaba. Su remate tropezaba en un defensa, cambiaba la trayectoria y suponía el 2-4 definitivo.

Solari tuvo que lidiar con situaciones desafortunadas e imprevistas en un campo difícil. Resolvió con buen criterio los tres cambios forzados por las circunstancias. El equipo, salvo Bale, estuvo a la altura de las circunstancias. Los jugadores sabían que era una obligación aprovechar el tropiezo del Barça (y por eso salieron enchufados desde el principio, menos Bale).

El entrenador se ha ganado su continuidad.

1 comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol