Archivo de la etiqueta: Masip

Areola, Courtois, Lunin y Navas

El polvorín de la portería del Real Madrid tiene cuatro apellidos: Areola, Courtois, Lunin y Navas.

La simultanea salida de Keylor Navas y la llegada de Areola se produjeron dejando un daño colateral: Lunin, el excelente guardameta ucraniano (campeón del mundo juvenil este pasado verano y elegido mejor portero del torneo). De 20 años es la gran promesa blanca para ocupar la meta en los próximos años. Aunque la política de cesiones le haya sido desfavorable hasta el momento. La temporada pasada estuvo cedido en el Leganés y apenas jugó siete encuentros. Su cesión fue producto de la llegada de Courtois. Para darle más minutos este año fue cedido al Valladolid. No ha jugado nada. ¿Porque se ceden jugadores a equipos donde no juegan? El caso del Valladolid es especialmente sangrante. El club presidido por Ronaldo (quien tiene muy buenas relaciones con la casa blanca) tiene varios futbolistas cedidos por el Madrid. No juega ninguno. ¿Por qué? ¿Debemos seguir cediendo jugadores a un club cuyo entrenador no cuenta con ellos? Prefiere contar con Masip de titular (en la última jornada se tragó un gol; veremos como se desempeña hoy contra el Atlético de Madrid).

La decisión de Navas de quedarse provocó buscarle acomodo a Lunin. Y se fue a Valladolid. Luego, el tico nos la jugó y cambió de opinion. Para acabar volando rumbo al PSG. Pero Lunin ya estaba fuera. Si Keylor buscaba venganza vaya si la encontró. Nos dejó un agujero bien grande (su marcha, la de Lunin y la llegada de Areola).

El antimadridismo mediatico no descansa. Y la portería del Madrid les ha ofrecido buenos réditos. Primero con De Gea. Luego con Kepa. (Se podría decir que el Florentinato también puso muchos de su parte). En ambos casos el objetivo era desestabilizar a Keylor Navas. Luego con Luca Zidane se inventaron la (inexistente) conspiración familiar. Pusieron el grito en el cielo cuando debutó con el primer equipo. El tercer portero del Real Madrid siempre juega al menos un encuentro (si las circunstancias son favorables). Pero daba igual. Ya saben ese principio periodístico: no dejes que la realidad te estropee una buena noticia.

En el partido de Champions de esta semana frente al Brujas vivimos un nuevo capitulo: los pitos a Courtois. Tan incomprensibles como los intentos de la cúpula merengue para mover a Navas de su posición de titular. ¿Qué hizo tan rematadamente mal el belga para ser pitado? ¿Encajar dos goles en dos mano a mano, en los que el delantero además falló y desconcertó a todos? ¿Nos olvidamos que salvó otro? Hubiese sido el 0-3. Areola también salvó un mano a mano. Lo que habría que preguntarse es por qué el Madrid concede cuatro manos a mano en un encuentro, en el Bernabéu. ¿De verdad es culpa de los arqueros que les lleguen solos los rivales? La cosa no paró con los silbidos (en un campo en el que se abucheó a ¡Cristiano Ronaldo! frente al Bayern: venía de marcar tres goles en Munich y en ese encuentro anotó dos; son cinco goles en una semifinal de Champions y le silbamos).

Los medios tras el partido contra el Brujas empezaron a organizar encuestas. Todas daban como resultado que Areola debería ser el titular. Asumo que culés y rojiblancos se hincharon a votar en favor del francés. Y de paso se cobraban una pieza: Courtois.

Ayer vimos a Areola, el de verdad: dos salidas en falso y dos goles por fallos suyos. ¿Areola no sirve para el PSG y sí para el Madrid? ¿Se nos ha ido la pinza? Para los desmemoriados: el PSG fichó a un más que veterano Buffon porque no confiaba en Areola. Y en esta temporada se han reforzado con Keylor Navas y se han desembarazado de Areola. Esta es la realidad. No la que nos cuentan medios interesados y encuestas hinchadas.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Madrid golea al Ajax de Pucela

Jesús Álvarez Orihuela AS

La salida del equipo local fue un vendaval. Parecían el Ajax, de Pucela. El galimatías de Solari, que descubrió o recordó la existencia del 4-4-2, con Ceballos en la posición de Lucas Vázquez daba bastantes facilidades al Valladolid. El caos madridista era total. Porque ni era un 4-4-2 ni un 4-3-3, con Ceballos deambulando sin encontrar sitio. Y nos superaban en todos los aspectos del juego. Eramos un equipo vacío, sin alma.

La mala suerte de los pucelanos fue increíble. De entrada fallaron su quinto penalti consecutivo de la temporada. La pena máxima la cometió Odriozola, en una jugada que fue una constante durante todo el partido: buscaban con balones largos las espaldas de nuestros centrales y laterales. Alcaraz la mandó donde Sergio Ramos, en aquella semifinal de Champions, frente al Bayern. Para colmo de males les anularon dos goles por fuera de juego. En el primero el VAR rectificó al árbitro y en el segundo confirmó su decisión. Finalmente el 1-0 llegó en el 28. Anuar, en una brillante y rápida jugada, marcaba. Nuevamente el sistema defensivo madridista hizo aguas.

El aluvión del Valladolid se frenó en seco con el gol del empate en el 33. Veamos el balance atacante del Real Madrid hasta ese momento:

  • El primer remate fue en el 23: Benzema desde el borde del área. Salió fuera.
  • El primero entre los tres palos fue gol. En un saque de esquina Nacho salta con el Masip, el portero local. Este falla en el despeje con el puño (golpea al aire) y el central con la nuca la da para atrás. Varane atento la empuja a la red. Ojo al dato: dos centrales.

Con Ceballos ya asentado de centrocampista, el empate en el marcador y con Modric al mando, los de Solari empezaron a salir poco a poco de la depresión. Se confirmó en la segunda mitad.

Justo cuando pensaba que este era probablemente el peor partido que le he visto a Ceballos en el Madrid, va y lanza un pase en profundidad a Odriozola. El lateral se interna como una bala y le hacen un penalti absurdo. Fruto de la ansiedad y el ímpetu de Óscar Plano. Benzema transformó en el 50. 1-2. Prácticamente esto aniquiló a los locales. Aunque siguieron buscando las espaldas de nuestros defensas. Tuvieron un par de buenas ocasiones. Y Sergi Guardiola estrelló un balón en el palo en el 76. Pero antes, en el 58, Benzema, de nuevo, terminó con las escasas posibilidades locales: un cabezazo perfecto, picando hacia abajo, supuso el 1-3. El Valladolid estaba finiquitado mas siguieron peleando.

En el 79 Casemiro vio la segunda amarilla, en una acción innecesaria e impropia de un profesional. Impidió el saque de una falta cuando ya tenía una tarjeta. Con 10 Modric redondeó su partido: anotó el 1-4 en una buena combinación con Benzema. Se internó en el área desde el vértice, como si fuese un extremo, y superó a Masip en su salida. Vinicius debería ver muchas veces este tanto.

Modric y Benzema fueron los mejores. A Odriozola y Reguilón les salvó su pundonor y ganas. Supieron sufrir. Los demás de mal a discretos. O muy irregulares como Kroos, Ceballos y Marco Asensio, que alternaron buenos momentos (pocos) con otros bastante malos.

Quedan 11 partidos de esta Liga 2018/19. Pueden ser una tortura, especialmente los del Bernabéu.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol