Archivo de la etiqueta: Martin Scorsese

Scorsese y Coppola rescataron “Soy Cuba”, una joya técnica del cine

Acabo de descubrir esta maravilla en el muro de Lluis de la Encina (Ignacio Fontes). Se trata de un plano secuencia impresionante. En el video del encabezado está a partir del minuto 1.17, tras la toma aérea del funeral desde el campanario y arranca con un plano medio de una mujer. Esta joya pertenece a la película “Soy Cuba” (1964). Una coproducción cubano-sovietica dirigida por Mijaíl Kalatózov y que en su momento no triunfó ni en Cuba ni en la URSS. Martin Scorsese y Francis Ford Coppola la rescataron del olvido a mediados de los 90.

En el guión de “Soy Cuba” colaboraron el cubano Enrique Pineda Barnet (ganador de un Goya en 1990) y el poeta ruso Yevgueni Yevtushenko. La música corrió a cargo de un clásico de Cuba, Carlos Fariñas.

Soy Cuba“, de poco más de dos horas y cuarto de duración, se rodó durante casi dos años. En plena crisis de los misiles unos mil soldados se desplazaron desde la URSS para participar en el rodaje. La película está dividida en cuatro episodios que reflejan la vida precastrista. Es decir, las maldades del régimen de Batista (otro izquierdista convertido en dictador). El componente ideológico y panfletario de la cinta no resta méritos a sus prodigios técnicos. Como la escena del funeral o el uso por primera vez de cámaras submarinas (esa escena de la piscina fue replicada décadas después en el “Boogie Nights” de Paul Thomas Anderson).

Sobre el prodigioso plano secuencia deja el siguiente el comentario en su muro:

Del muro de Manuel Huete:
“He leído que en Soy Cuba utilizaron una grúa ascendente hasta llegar al último piso del edificio, cámara en mano a través de la fábrica de Habanos y tirolina descendente a lo largo de toda la calle. Pero sigo sin entender como desmontan, sin ninguna vibración, la cámara de la grúa y después de llevarla en mano la montan en una tirolina, con la complejidad de tornillos que lleva eso. Además, todo está a foco, hoy en día el foco se controla electrónicamente, pero ¿cómo controla el enfoque el cameraman en la tirolina? Es un plano secuencia perfecto, prodigioso”.

En infobae destacan que “la clave, seguramente, está en el director de fotografía habitual de Kalatazov. Se trataba de Sergey Urusevskiy, quien había aprendido a usar en el ejército cámaras en mano más livianas, lo cual le permitía filmar con planos largos y mucha movilidad”.

Otro aspecto que llama poderosamente la atención en la factura de “Soy Cuba” es el parecido con el estilo del mejor Orson Wells. Para más información al respecto les recomiendo el siguiente documental brasileño del 2010. Los idiomas empleados son español, inglés, portugués y ruso. Subtítulos disponibles en inglés. ¡Disfruten!

1 comentario

Archivado bajo Cine, Cultura

De Niro mejoró “New York, New York”

Hace unas semanas leí un artículo del New York Times en el que contaban como Robert de Niro mejoró el tema “New York, New York“, para la película de Martin Scorsese del mismo título.

De Niro y Liza Minnelli protagonizaron el film en 1977. El NYT contaba la historia de la canción que en esta pandemia se había convertido en el “Resistiré” de la ciudad de Nueva York. En la versión de Frank Sinatra. Se repetía así el fenomeno acontecido tras el atentado a las Torres Gemelas.

El músico John Kander y el letrista Fred Ebb, responsables de “Cabaret” entre otros clásicos, presentaron a Scorsese, Minnelli y De Niro las canciones que habían compuesto para la película. El director y la actriz quedaron encantados. Pero De Niro hizo un aparte con Scorsese. Tras una conversación “a la italiana”, con mucho movimiento de brazos, el cineasta se acercó a la pareja de autores. Claramente apurado les dijo que a De Niro el tema principal le parecía liviano. Sin profundidad. Deseaba que le diesen otra vuelta al asunto.

El comentario no les sentó bien. No aceptaban que un actor les dijese lo que era una buena canción. Pero reunidos en casa de Ebb acabaron rematando “New York, New York” en 45 minutos. Y pasado el tiempo reconocieron que De Niro llevaba razón.

Sinatra fue quien más se benefició de esta composición. En su regreso al planeta musical era un extraterrestre frente a los Led Zeppelin, Pink Floyd, etc. Su esposa le insistió en grabar “New York, New York“. Pero Ol’ blue eyes se negaba porque era la canción de Liza. Finalmente accedió a cantarla en directo. La primera vez fue en el Radio City Music Hall de NY y el publico enloqueció. A su esposa se unieron otras voces para que la registrase. Cedió tras pedirle permiso a la Minnelli. Hizo unas modificaciones en la letra (entre ellas añadió lo del “number one“) y el resto es historia. Su versión arrasó y es la que todo el mundo recuerda.

Cuando conocí a Liza Minnelli a principios de noviembre de 1989 hablamos de esto. Vino a Madrid para promocionar el álbum “Results“, producido por los Pet Shop Boys, y el primer sencillo “Losing My Mind” (compuesta por Stephen Sondheim y parte de su musical “Follies“). Me cautivó. No solo a mi, también a todas las personas con las que tuvo trato.

Estaba como una niña con zapatos nuevos. Todo le resultaba fascinante, novedoso. Estaba en una nube, viviendo una segunda juventud. Adoraba lo que los Pet Shops Boys habían logrado. El álbum fue disco de oro en Inglaterra y España.

Estaba limpia de todas sus adicciones. No tuvo problemas en referirse a ellas, ni en vernos tomar vino en una inolvidable cena en La Dorada, presidida por Manolo Díaz. Transpiraba bondad, como demuestra este episodio del “New York, New York“: “No podía negarle que la grabase. La canción no era mía. Mi negativa perjudicaría a los autores. Y el detalle que tuvo en llamarme, sin necesidad de hacerlo, me pareció impecable. Siempre fue un caballero. Y un amigo”.

Un año y un mes después de este encuentro madrileño, ambos la cantarían en NY en el concierto por el 75 cumpleaños de Sinatra.

1 comentario

Archivado bajo Cultura, Música

Me ha gustado mucho “El irlandés”

null

Me ha gustado mucho “El irlandés“. Y si Scorsese se hubiese ahorrado 15/20 minutos del final la película habría sido redonda, de principio a fin. Porque la duración tira para atrás. Y si la ves en el cine (como fue mi caso) dependes de las butacas de la sala y de la suerte que tengas con quien te toque al lado.

La actuación de Robert de Niro, Al Pacino y Joe Pesci está a la altura de sus ilustres carreras. Echo en falta más apariciones de Harvey Keitel. Los secundarios, como en todas las de Scorsese, son brillantes.

De Niro, que a veces se me parece a Springsteen y de anciano a Di Stéfano, es el irlandés, un hitman (asesino a sueldo) de la Mafia, que se gana la confianza de Jimmy Hoffa, el lider sindical, interpretado por Pacino (en momentos me recordaba a Loquillo).

Por primera vez, que yo recuerde, se ofrece un relato (basado en testimonios de primera mano) sobre lo que aconteció con Hoffa (quien un buen día desapareció). El testimonio principal es el relato del personaje, “el irlandés”, al que da vida De Niro. También se da crédito a la teoría del asesinato de Kennedy por parte de la Mafia.

Aparte de las anécdotas de los parecidos hubo otra que me tocó: el asesinato de Joe Gallo, Crazy Joe, en el Umberto’s (a los dos meses de abrir). Gallo y Carmine Persico se habían cargado en una barbería a Anastasia, uno de los capos de las cinco familias de Nueva York. Persico se hizo cargo de los negocios de Anastasia y eventualmente se configuró la familia Colombo, que Gallo dirigió brevemente hasta que “el irlandés” se lo cargó. Durante nuestros años en NY frecuentábamos Umberto’s (el local original, que cerró; el nuevo, en la misma calle Mulberry de Little Italy, está a dos manzanas). Sus espaguetis con almejas eran legendarios. Tanto como su leyenda mafiosa (desde el asesinato de Gallo hasta el propietario). Conocíamos la historia del tiroteo. Lo que no podía ni imaginarme es verlo recreado en “El irlandés” y narrado por quien cumplió el encargo de liquidar a Gallo.

Repito: me ha gustado mucho “El irlandés“.

Deja un comentario

Archivado bajo Cine, Cultura

Un siglo de canciones 89: “The Weight” (por Gustavo Sierra y Adrian Vogel)

7 de enero de 2011

El pasado día 1 de enero Gustavo publicó en su blog un post sobreThe Weight“, nuestra canción de hoy. Inmediatamente le propuse hacer algo conjunto sobre esta gran olvidada en “Un siglo de canciones“.

Compuesta por Robbie Robertson, guitarrista de la banda, Levon Helm siempre le disputó la autoría. Basado en el increíble peso que su batería tiene en la canción y en que los personajes que van apareciendo en la historia eran amigos y conocidos suyos.

Robertson por su parte sostiene que su mayor inspiración proviene de las películas de Buñuel: “Rodó varias películas sobre la imposibilidad de alcanzar la santidad. Gente tratando de ser buena en “Viridiana” y “Nazarín”, gente intentando ser ellos mismos. Pasa lo mismo con “The Weight”. Buñuel hacía películas con connotaciones religiosas pero no necesariamente religiosas… Y el Nazareth –Pensilvania– de la canción es donde está la fábrica de guitarras Martin“.

Grabada para el primer álbum de The BandMusic From Big Pink” (la casa rosa en las cercanías de Woodstock donde trabajaron con Bob Dylan), editado en 1968, la formación de la sesión fue:

Rick Danko: bajo, coros, cantante en la cuarta estrofa

Levon Helm: batería, voz solista

Garth Hudson: piano

Richard Manuel: órgano Hammond, coros

Robbie Robertson: guitarra acústica

Aquí ya encontramos una de las características principales del grupo: la posibilidad de contar con varios cantantes (RR era habitualmente la voz principal). Además de tener dos teclistas, y la versatilidad de distintos miembros con varios instrumentos.

En sus orígenes, los cuatro canadienses más el único estadounidense (Helm), ejercían como músicos profesionales. Entre 1958 y 1963 cada uno de ellos pasó por The Hawks, la banda de acompañamiento de Ronnie Hawkins. Allí se conocieron todos. Y cuando se independizaron pasaron a llamarse Levon and The Hawks. Posteriormente, acompañaron a Bob Dylan al principio de la segunda mitad de los 60, en el paso del poeta del Folk a poeta del Rock, y tocaron en las grabaciones que éste realizó durante su retiro forzado en 1967 (las sesiones en la casa rosa -Big Pink- fueron conocidas como “The Basement Tapes). Su caso es peculiar, ya que de grupo sólido de músicos acompañantes de grandes estrellas pasaron a ser, probablemente animados por Bob Dylan, uno de los grupos más influyentes del Rock, Country-Rock y Rythm’n’Blues, aunque también siguieron acompañando a Dylan en sus giras. Y con motivo del 60 cumpleaños de Ronnie Hawkins se reunieron para su concierto homenaje y no faltó este clásico.

The Weight” tuvo un gran impacto entre los músicos negros de su época. Por las connotaciones religiosas mencionadas por su autor -Robbie Robertson- y esa batería que arrastra todo el peso de la canción (haciendo honor a su titulo). De lo primero enseguida se dieron cuenta los del Gospel y de lo segundo, los del Soul. Desde Staple Singers hasta Aretha Franklin sin olvidar la que grabaron en 1969 Diana Ross & The Supremes con The Temptations. Un año antes, coincidiendo con la edición de la versión original, la grabó Jackie de Shannon… Años después cuando Martin Scorsese rodó “The Last Waltz“, su concierto de despedida, la interpretaron junto a los Staple Singers.

The Weight” parte desde el Folk, donde es habitual encontrar la figura del viajero. En esta ocasión llega al pueblo de Nazareth, donde se va encontrando a diferentes personajes (incluyendo al diablo). La canción narra las “buñuelescas” historias de estos encuentros.

Fue uno de los grandes hitos de la contracultura, como lo demuestra su inclusión en la película “Easy Rider (Dennis Hopper, 1969), en la que dos hippies, encarnados por Peter Fonda y por el propio Hopper, y con una de las primeras actuaciones memorables de un, por entonces, principiante Jack Nicholson, recorren los Estados Unidos rumbo al carnaval de Nueva Orleans, encontrándose con curiosos personajes, pero también con reaccionarios ultraderechistas ansiosos de linchar a cualquier melenudo que irrumpa en su paz. No desvelaremos lo que pasa al final: sólo que cuando llegan a Nueva Orleans descubren que no hay nada de lo que buscaban…

Entradas anteriores en:

Un siglo de canciones (todos los posts)

10 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones

Stones & Scorsese

5 de febrero de 2008

shine-a-light.jpg

Efe eme informa que ya podemos ver imágenes de Shine a Light. Que es el documental que Martin Scorsese ha rodado sobre los Rolling Stones. Se estrenará el 7 de febrero en el Festival de Berlín y el 4 de abril en España. La banda sonora –Universal– se pondrá a la venta el 8 del mismo mes.

Podemos ver aquí el avance del tráiler de la peli, con Jack White y Christina Aguilera moviéndose con la banda. Recordar que la relación de Scorsese con la música viene de lejos:

2005: No Direction Home: Bob Dylan. 

2003: The Blues: “Feel Like Going Home” (Serie de television) 

2001: The Concert for New York City: “The Neighborhood 

1987: Bad (Vídeo Michael Jackson) 

1978: The Last Waltz (Concierto de despedida de The Band)

2 comentarios

Archivado bajo Cine, Música, Recomendaciones