Archivo de la etiqueta: Mario Pacheco

Country Music en Movistar

Mientras buscaba en Movistar dónde ver el documental sobre Mario Pacheco y Nuevos Medios, «Revelando a Mario» (muy recomendable: es esplendido), encontré el canal Docs & Roll. Es de suscripción pero lo han liberado para hacernos más leve el confinamiento. Y como estamos viviendo una edad de oro del documental musical descubrí varios muy interesantes, uno sobre John Lennon, el imprescindible «Amazing Grace» dedicado a Aretha Franklin, además del de Mario y el de «Country Music«.

«Country Music» es una serie documental dividida en ocho episodios. Llevo vistos tres y me tiene impresionado. Dirigida por el prestigioso Ken Burns, con guión de Dayton Duncan, nos acerca visualmente al género musical, a su origen, desarrollo y evolución. Al Estados Unidos de las distintas etapas (depresión, guerras: II Guerra Mundial, Corea, Vietnam, etc.), artistas, lugares (Bristol, Nashville, etc.) y estilos (hillbilly,  western swing, bluegrass, honky tonk, rockabilly, etc.). Se adereza con entrevistas a los principales protagonistas vivos (el rodaje duró cuatro años y algunos de los participantes fallecieron antes del estreno en PBS, la cadena pública de EEUU).

Burns es una garantia. Conozco dos de sus trabajos («The Civil War» y «Vietnam War«) y repasando su biografía he visto que tiene dos, «Mark Twain» y «Jazz«, que me lanzo a buscar inmediatamente.

Anuncio publicitario

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Medios, Recomendaciones

El caso Pujol: la culpa es de Felipe González

Manuel OrtiñezFelipe González aparece como culpable claro tras la confesión de Jordi Pujol, cuyas andanzas vienen de largo -según cuenta Manuel Ortinez– y que ahora todo el mundo -al menos el catalán- parecía conocer. No es broma, lo afirmo en serio. Si no culpable al menos sí es responsable. Recuerdo vívidamente el caso Banca Catalana en el epicentro de aquella intención de encarcelar a Pujol. Fue cuando el primer gobierno socialista. ¿Hubo intervención de Zarzuela? ¿Qué se pactó? ¿Por qué González rectificó y dio marcha atrás? Hace unos meses vimos una entrevista en TV con ambos. Y el exMolt Honorable (Res Honorable sería más adecuado) le recordaba al expresidente, entre risas y reproches, el episodio. A la vista de lo que conocemos ahora ¿le estaba vacilando Jordi a Felipe?

ajoblancoOrtinez, en su libro clandestino, desvela los orígenes de la fortuna familiar de los Pujol y el reparto del poder entre las más poderosas familias catalanas. Durante el franquismo y la transición. La confesión (forzada) del marido de Marta Ferrusola (de comunión diaria) y padre de sus siete hijos (seis imputados) más una entrada en el muro de Facebook de Pepe Ribas, exdirector de Ajoblanco, me recordó una historia que me contó Mario Pacheco al respecto. Ribas sostiene que en Cataluña todo el mundo sabía de las corruptelas del Res Honorable. Al menos quienes debían conocerlas. Y callaron. En la imagen un fragmento del artículo de Ajoblanco. Mario, por su parte, me contó como con el fin de la dictadura las familias se repartieron entre las principales fuerzas políticas para seguir manteniendo sus privilegios. Estoy hablando básicamente de cuatro formaciones: Convergencia, ERC, PSOE y PCE. Los franquistas quedaban de lado, a pesar de que muchas de las familias provenían de sus filas o habían medrado durante la dictadura. El componente nacionalista catalán era una máxima. O se integraban en él o quedaban fuera del reparto.

Fue mi amigo Ernesto García Muñoz quien me descubrió la existencia de este libro. Manuel Ortinez, jefe de la trama operativa de contrabando de divisas, narra sus vivencias. Observen que he usado «contrabando» y no «estraperlo», que estos eran gente fina. También cuenta como se formó Banca Catalana. Y ligando con lo que me contó Pacheco entiendo cuando Jordi Pujol, en su confesión, dice que a su padre no le gustó que se pasase a la política. Le prefería trincando desde sus empresas (entre las que ya figuraba el banco que presidía su hijo).

En ese contrabando al por mayor de divisas participaron, junto a Florencio Pujol Brugat –padre de Jordi Pujol y responsable del Consorcio Algodonero– personajes como «David Tennenbaum, banquero judío, Josep Dencàs, el que fuera jefe militar de la asonada de la Esquerra en 1934, Antonio Pedrol Rius, sempiterno presidente del Consejo General de la Abogacía durante el franquismo, o Josep Andreu i Abelló, un destacado dirigente histórico tanto del socialismo catalán como de la misma Banca Catalana.»

Ernesto también nos recordaba que lo de Florenci Pujol, padre de Jordi y abuelo de seis nietos imputados, viene de largo: «El padre de Jordi Pujol fue acusado hace 55 años de desviar dinero a Suiza. En 1959, el Gobierno de la dictadura publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) una lista con 872 personas que evadían impuesto, entre los que estaba Florenci Pujol i Brugat, padre del expresidente de la Generalitat.»

BOE

El golpe al nacionalismo catalán ha debido ser brutal. Han quedado destapadas todas sus vergüenzas, más bien su falta de ellas. Quizás algunos entiendan ahora cuando afirmo que yo también soy «separatista». No quiero saber nada de esta gente que ha infectado y emponzoñado la vida política catalana y nacional. La intención de mi provocación queda clara.

Y por favor que no vengan ahora los nacionalistas con el rollo ese de la catalanofobia. No cuela. Son ellos quienes la fomentan y en Pujol han encontrado a un formidable campeón.

5 comentarios

Archivado bajo Política

Mario Pacheco: historia de una pasión

mario pacheco

Acabo de descubrir el documental Mario Pacheco: historia de una pasión. Es casi media hora de lo más recomendable.

Mario nos dejó a finales de noviembre del 2010. Gracias a obras como esta su legado sigue vivo (a pesar de la crisis de las discográficas que se ha llevado por delante a Nuevos Medios entre otras). Háganse un favor y vean el doc. realizado por Lucía González y producido por José Luis Cortés para el festival Pirineos Sur.

Entrada relacionada:

Mario Pacheco

4 comentarios

Archivado bajo Cine, Cultura, Música, Recomendaciones

Delorean y El Guincho finalistas del Premio IMPALA al Álbum Europeo del Año

17 de febrero de 2011

Delorean y El Guincho están entre los artistas finalistas del Premio IMPALA al Álbum Europeo del Año: la lista de los mejores álbumes europeos de 2010 incluye “Pop Negro” de El Guincho (Young Turks) y “Subiza” de Delorean (Mushroom Pillow) entre los 20 que optan al galardón en esta categoría. El ganador se anunciará el próximo 28 de febrero.

IMPALA nació en abril del 2000 y está a punto de cumplir su 10ª aniversario. Y en esta edición de los IMPALA Awards han creado dos nuevas categorías: la ya mencionada del Álbum Europeo del Año y el y Premio a la Contribución a la Industria de la Música, otorgado a Mario Pacheco.

IMPALA (de la que formé parte de su Junta Directiva) es la asociación europea de productores fonográficos independientes. Hoy en día UFI (su equivalente español, formada hace siete años) forma parte de su estructura. Y el año pasado estrenaron sus Premios.

Ambas organizaciones -IMPALA y UFI- nacieron para ayudar a las compañías de música independiente a representar sus propios interesas y a promover la expansión y competitividad de la música independiente.

El 99% de las compañías de música en Europa son PYMES líderes mundiales en innovación, y en el descubrimiento de nuevas músicas y artistas: producen más del 80% de los nuevos lanzamientos.

IMPALA ha creado una lista de reproducción en Spotify con todos los artistas que optan al Álbum Europeo del Año.

7 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones

Rick Rubin, Miguel Bosé y Mishima (por Julio Valdeón Blanco)

11 de febrero de 2011

Encuentro en Efe Eme una muy interesante respuesta de un lector, un misterioso G., a mi pieza sobre el regreso de grandes y olvidados artistas. Plantea que España solo produce discos de homenaje. Aleladas recreaciones con alumno famoso interpuesto. Regresos de saldo o mesa camilla. Qué razón tiene. Hubiera matado por disfrutar del, digamos, Tratamiento Rick Rubin, en alguien como Mari Trini. «Alas De Cristal«, lo siento, no me parece EL disco, y ya no será posible. Ídem para Bambino, que bien lo merecía. Ahora, ¿lo merecíamos nosotros? ¿Merecíamos a semejante portento? ¿Merecimos a las Vainica Doble? Puestos a hablar de Carmen y Gloria, ¿merecíamos a Mario Pacheco? Ah, entiendo. El cierre de Nuevos Medios, esa mierda, ese obstáculo en la carrera hacia la libertad del artista, retrógrada imposición entre el angélico creador y su sediento público, solo puede ser bueno… Un paso adelante, dos pasos atrás, ¿no es así, Rodríguez Ibarra, Amador Savater, superviviente a las cenas del miedo, lectores de Vladimir Ilich Lenin, líricos enemigos del intermediario, idealistas guerrilleros en pos de la libertad, románticos francotiradores? Encima, el flamenco (¡y el silbo canario!), es Patrimonio de la Humanidad. ¿O de la UNESCO? Disculpen que nunca recuerde tan pomposos títulos, vomitivo afán nobiliario que apenas sirve para otra cosa que no sea financiar institucionales saraos. Ya saben. Se trata de un país, el nuestro, donde Enrique Morente recibe honores presidenciales en el telediario una vez cumplido el engorroso trámite con las Parcas. Antes no, faltaría. Cuando publicaba maravillas tipo «Omega» no había sitio. No era, sublime conjuro, ah, oh, noticia. No. No provocaba contundentes erecciones entre los directivos de las cadenas. A los buitres de guardia, especialistas en homenajes fúnebres, sordos correveidiles de la náusea, Morente solo les interesa muerto. Pacheco o Nuevos Medios, ni siquiera.

Recuerdo haber leído que Celia Cruz soñaba con grabar un otoñal disco de boleros. Por pereza, imposiciones, mercadotecnia, qué sé yo, no lo hizo. Regresen a «Vasos Vacíos«. Intuyan, si logran contener el vértigo, la rabia, la vergüenza o la pena, cuanto perdimos. Anoten aquí que la culpa concreta es muy posible que fuera de las discográficas. Defender la propiedad intelectual no incluye ser gilipollas, pero, verán, por mucho fenicio que hubiera en ellas, por muchas decisiones discutibles que tomaran, por mucho engendro que patrocinasen, la cultura no es ni será nunca pura nube, algodón rosa, mágico pensamiento que ni moja ni huele ni traspasa, luminiscente fornicación de sonrientes hados, cascabeleros duendes y opalescentes musas. La necesidad de intermediarios, léase productores, etc., con gusto y criterio, parece decisiva. El dinero para costear sus servicios, también.

Volviendo a Celtiberia show, sección utopía, sería histórico el regreso de Pepa Flores con material y dirección a la altura.

La última bala de Sabina pasa por despedir al equipo médico habitual, tan chistoso, tan fraternal, tan AOR, tan gagá. ¡Esas guitarras eléctricas, dios mío! ¡Esos arreglos! ¡Esos teclados! Sobran compositores, instrumentistas, etc., que imagino estarían encantados de alistarse. O no. Asunto distinto es que el Sonetista quiera, o a estas alturas pueda o sepa. Asombroso que cite al Cohen anciano como modelo. Desde luego «The Future» no opera como brújula de «Vinagre Y Rosas«.

Puestos a implorar: que vuelva con lustre Rafael Amador. Ah, si tuviéramos vergüenza Moris disfrutaría de discográfica cómplice, contrato a la altura, lanzamientos cuidados, etc. Y lloro porque la última década de Chavela Vargas ha sido quemada con duetos superfluos, repeticiones ad nauseam del mismo repertorio, etc. De Serrat solo espero que no repita «Dos Pájaros De Un Tiro«, fiesta de chistes con cuarto y mitad de alzheimer. María Jiménez rozó el modelo soñado. Temo que lo suyo fuera un (bello) espejismo. Nunca aprecié mucho las virtudes de Raphael. Reconozco, eso sí, que sería interesante verlo lejos de Miami… y de la pose cool e insufrible, habitual entre sus modernos admiradores.

España, palabrita de Fraga, siempre será diferente. Qué escribo diferente. ¡Exótica! ¿En EEUU recuperan a Johnny Cash? ¿Dice usted Wanda Jackson, Mavis Staples, Solomon Burke, Loretta Lynn, Marianne Faithfull, Bettie Lavette o Kris Kristofferson? Nada, nada. Chorradas. Prescindibles dinosaurios. Nosotros, oiga, gozamos con un resucitado Papito Bosé. Ahora nos visita en Manhattan. Qué suerte tenemos. Bienaventurados los plumillas agraciados con un pase para disfrutar del sublime intérprete, cáustico compositor, inmarchitable crooner. Tan emocionante, vanguardista, independiente, poético y tierno que sus discos debieran de incluir una etiqueta. «Manténgase lejos del alcance de los niños. Si queda expuesto a su escucha durante más de cinco minutos póngase en contacto con el centro de control de envenenamiento. Una dosis mínima basta para infligirse el seppuku«. Algo así.

5 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música

Mario Pacheco

3 de diciembre de 2010

Me impresionó ver el viernes pasado a Mario Pacheco en el tanatorio. Me enteré de su fallecimiento cuando salía para Cogolludo. Y los recuerdos se agolparon en el pequeño viaje hacia la localidad guadalajareña. Fueron muchas décadas luchando por la buena música, en el mismo bando. Y en su caso además estaba su preocupación por la imagen y el diseño. Con el blanco y negro como seña de identidad.

Desde aquellos primeros conciertos en la San Pol y en Aravaca con Blue Bar (el trío de Salvador Domínguez); EDIGSA, el sello catalán por excelencia, en Madrid; la BSO de «Canciones para después de una guerra«, la gran película de Basilio Martin Patiño. Y nos trajo a España el excelente film sobre Jimi Hendrix (la del cartel con Hendrix sentado en un taburete tocando una guitarra española). Muchos trabajos compartidos y negociados (Gerardo Núñez, El Indio Gitano, Martirio, la Creedence, la noche flamenca en el New Music Seminar de Nueva York). El último curro juntos fue cuando me contrató para Nuevos Medios, no hace tantos años. Y el primero cuando le contraté como fotógrafo para el primer «Viva El Rollo«, el proyecto de Mariskal Romero. Esta foto de los primeros Burning es de esa época.  Solía recordarme «fuiste el primero en darme una oportunidad como fotógrafo en una casa de discos española y me metiste en CBS«. Pero para detalles biográficos más completos (y anteriores a los aquí referidos) y poder redondear su perfil de forma más completa recomiendo leer la entrevista que le hizo Luis Lapuente en 2001 para Efe Eme. Fue con motivo del 20 aniversario de Nuevos Medios.

Primero se fue Cucha Salazar, su compañera (le introdujo en el mundo flamenco), y ahora nos ha dejado Mario… Precisamente tras el fallecimiento de Cucha empecé a propagar la idea de tener calles en Madrid para Nuevos Medios y/o Mario. Ahora ha tomado el relevo Fernando Neira de El País, de forma bastante más efectiva. De entrada ha creado un grupo en Facebook y ya ha contactado con el Ayuntamiento de Madrid.

P.D.: encontrarme a Miguel Ors, íntimo amigo de mi padre, en el tanatorio fue toda una sorpresa. Era familia de Pacheco y no lo sabía.

10 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música

Burning y los años que empezamos a vivir peligrosamente

27 de agosto de 2008

Inicio con este post una serie de textos que he ido escribiendo en el pasado. Desde artículos de prensa hasta notas para contraportadas de distintos discos de vinilo. En realidad, si lo pienso bien, comencé con el post Dylan con Fundamentos (un libro de A.U.), donde incluí lo escrito para el libro.

 

En este caso concreto Iñigo de Munster Records (hoy también Vampisoul) consiguió licenciar las primeras grabaciones de Burning. Las de Gong (entonces propiedad de Movieplay y ahora de Dro, del grupo Warner).

 

Repasando los créditos de esos dos primeros sencillos, Iñigo se encontró conmigo y a través de Paul Hurtado de Mendoza me preguntó si me apetecía escribir para la reedición que estaba planificando (un single doble). Acepté encantado. Y escribí lo que podéis leer a continuación:

 

Los años que empezamos a vivir peligrosamente

 

Los 70 fueron una década de cambios trascendentales en nuestro país: en noviembre del 75 muere el dictador. Tan solo 2 meses antes se ejecutan las últimas sentencias de muerte que ha vivido España, hasta la fecha. Tras la muerte del dictador se dan los primeros e incipientes pasos que desembocaran en la transición a la democracia. El 15 de junio de 1977 se celebran las primeras elecciones democráticas en 40 años.

 

En este entorno, en el madrileño barrio de La Elipa, nace Burning. Una explosiva banda de Rock que recoge las mejores esencias del Rock & Roll inglés y americano (Rolling Stones, Lou Reed, Alice Cooper, etc.). Empiezan cantando en ingles, como llevaban haciendo los andaluces The Storm desde hacia unos años.

 

El hoy tan denostado Teddy Bautista les ayuda en sus comienzos. Y contacta con un sello que nacía por aquella época: Gong. Aparte de Burning, Teddy Bautista también traía a Triana debajo del brazo. El núcleo fundacional de Gong (entre los que me encuentro, junto a Antonio Gómez y Julio Palacios) bajo la dirección y liderazgo de Gonzalo García Pelayo, acoge ambos proyectos con entusiasmo.

 

La barrera lingüística es un problema. Burning arrasa en directo. Pero no se traduce discográficamente. La posibilidad de grabar un álbum se esfuma. Posteriormente con la carta de libertad en la mano dan un vuelco sorprendente: Fichan por Belter, compañía cuya imagen está más asociada a la canción española y a lo descaradamente comercial que al rock. Pero es en Belter donde alcanzan ese tan merecido éxito. Cantando en español. En el periodo comprendido entre 1978 y 1984 graban 5 álbumes, que contienen sus obras más emblemáticas como “Que hace una chica como tu en un sitio como este”, “Mueve las caderas”, “Bulevar” o “Noches de Rock & Roll”, por citar tan solo unas pocas. Estos éxitos, el reconocimiento masivo de crítica y público, tan solo se ve ensombrecido por una serie de desgracias personales.

 

Este disco que ahora tienes entre las manos recoge sus primeras grabaciones. Las de Gong. Los 2 primeros singles y temas incluidos en el ya mítico primer Viva el Rollo (un proyecto impulsado por Mariscal Romero, en el que también colaboré, en la producción, junto a Javier y Gonzalo García Pelayo, además de Carlos Juan Casado y Mario Pacheco, que se encargaron del diseño, fotos, etc.). Álbum que recogía el espíritu de una época y también de una ciudad. Y que a mediados de los 70 marcaba los años que empezamos a vivir peligrosamente. Burning fueron la banda sonora de esos tiempos.

 

 

ADRIAN VOGEL (Abril 2005)

La contraportada reproduce las carpetas de los dos primeros singles

ACTUALIZACIÓN:

 

En la misma época apareció por Madrid el gran Moris, que después junto a Ariel y Alejo de Tequila transformaron el rock en español. Y tuvieron una gran influencia entre los nuestros (siempre pensé que la relación Moris/Burning ayudó a que empezasen a cantar en nuestro idioma, abandonando el inglés).

 

La fiebre contagiosa del rock en español de Juan Puchades (en Babelia)

 

70 comentarios

Archivado bajo Cultura, Madrid, Música