Archivo de la etiqueta: Manifiesto por la Ley de Música

Falta de respeto total (Efe Eme)

28 de noviembre de 2009

La falta de respeto hacía la música, en general, durante las ultimas décadas ha crecido de forma vertiginosa. Y -en particular- quienes más lo han sufrido han sido artistas, compositores, músicos y los trabajadores del sector. Conscientemente dejo aparte a empresas y empresarios, que también se han llevado lo suyo, pero no son la parte más débil del asunto.

Esta semana se anunció la presencia de Jamie Cullum en “El hormiguero” de Pablo Motos. Me dispuse a ver el programa. Soporté las distintas secciones del programa, diseñadas para mayor lucimiento del presentador y sus colaboradores habituales. Cullum estaba en las mismas. La traducción simultánea, que le llegaba vía pinganillo, nos mostró la imagen más amable y paciente del artista. Esperaba a que llegase su hora, para actuar y enseñar su música. No tuvo una palabra más alta que otra. Ni siquiera cuando Motos le llamaba Jimmy, en vez de Jamie. La insistencia en cambiarle de nombre me resultó irritante. Una tremenda falta de profesionalidad. Tenía el CD en la mano. Podría haberse fijado. Jamie Cullum era su estrella invitada. ¿No sabe como se llama la gente que acude a su show? ¿O se equivocaron los guionistas? Pero lo peor sucedió cuando llego el momento clave. Cullum se sentó al piano para ofrecernos su arte. Ante mi pasmo cortaron para dar paso a publicidad. No salía de mi asombro mientras en pantalla veía y escuchaba los anuncios y en una pequeña ventana, en el ángulo superior izquierdo, observábamos al bueno de Jamie Cullum interpretando su tema. Obviamente no se le oía, porque el sonido estaba copado por los spots. Nunca había visto nada parecido: traer a un artista para que actúe y cuando lo hace, lo eliminas de la emisión para dar paso a publicidad. No sé quien financió y organizó esta aparición del ingles en “El hormiguero” (la productora, el patrocinador de sus conciertos en España de esta semana o la discográfica), pero está claro que fue una falta de respeto total hacia el músico, su público y por extensión a los telespectadores que nos gusta la música.

Desde hace tiempo sostengo que los profetas del Apocalipsis discográfico responden a una agenda oculta. Son los agoreros que llevan años certificando la defunción del sector. Aireando y exagerando sus males, los falsos y los reales, pero sin aportar ninguna solución. Juan Varela es uno de ellos. Columnista en varios medios (como en el desaparecido Soitu) fue el primer director de ADN.es, la difunta edición digital del gratuito del grupo Planeta. Este mes hemos conocido que la editorial del diario y la agencia publicitaria han sido condenadas a pagar 90.000 euros, por usar para un anuncio un tema muy parecido al “Me Gustas Tú” de Manu Chao. Cuando Chao fue contactado se negó expresamente a la utilización de su obra. Pero ADN y la agencia buscaron “la solución creativa”, tras haber sido también rechazados por Jarabe de Palo y haber descartado el trabajo realizado por Marc Parrot /El Chaval De La Peca. Lo que hicieron fue usar una sintonía que “evoca, recuerda y tiene cierta relación” con el original de Manu Chao. El Juzgado Mercantil número 3 de Barcelona justificó la condena por la repetición de la frase “me gustas tú” y las similitudes encontradas en el ritmo, la melodía y la armonía. Los noventa mil euros que tienen que pagar la agencia y ADN son para Radio Bemba (70.000), la discográfica, por daños patrimoniales, y para Manu Chao (20.000), por daños morales. He contactado un par de veces con Juan Varela para conocer su versión de los hechos. Porque como responsable del digital del periódico conocería el asunto desde dentro (y colaboraron en la difusión y promoción de la campaña). No ha contestado, como esos políticos que dan ruedas de prensa sin aceptar preguntas, y a los que él tanto ha criticado. Quizás la manifiesta enemistad de Varela con el sector, tanto editorial como discográfico, tenga su origen en el “caso Manu Chao vs. ADN”. El cual no deja de ser una falta de respeto total hacia los creadores y sus derechos.

Asimismo desde hace tiempo vengo sosteniendo la indefensión que padece la industria musical. Y por tanto, como sucede en el sector del automóvil, también la sufren las empresas y negocios auxiliares. En esta legislatura ya llevamos dos ministros de Cultura. Cuentan que al anterior le costó el puesto sus diferencias con los del Cine. Fue sustituido por Gonzáles-Sinde, quien proviene de ese mundo. Como su padre. El problema es que esta semana les ha estallado el juguete entre las manos. Una mala gestión ministerial, que no cumplió con los trámites europeos necesarios, y una pequeña división en el sector pone en peligro toda la futura producción cinematográfica. Y digo yo que afortunados ellos, que se enfrentan a (solucionables) problemas burocráticos en la promulgación y aplicación de su ley. Porque estos días hemos averiguado que la deseada Ley de Música ni está ni se la espera. ¿O sí? El martes Félix Palomero, director del INAEM, negaba la necesidad de una ley y sugería estudiar otras opciones. Un representante de UFI (que agrupa a muchas de las indies) confirmaba que les habían comunicado que en esta legislatura no habría nada. “Está parado” y “no es una prioridad” son otros testimonios de los presentes en las negociaciones con Cultura. Ante las reacciones de los diferentes protagonistas del sector (por fin reunidos en una plataforma común) un par de días después Palomero reculaba. Y mareaba la perdiz. Se reunía con una de las partes, obviando a las demás y proponía la creación de una mesa de trabajo. ¿Qué pasa entonces con todas las reuniones habidas desde agosto? ¿Se van al garete y se empieza de nuevo? Si se parte de cero se cumpliría la primera premisa: no habrá Ley en esta legislatura. Además el INAEM recurre al clásico “divide y vencerás”. Lo que parecía avanzar con el anterior equipo ministerial ahora aparece sumergido en un mar de confusión con los actuales gestores, más decantados hacia la industria cinematográfica. Otra falta de respeto, esta vez desde el gobierno, incumpliendo su programa electoral. Éramos pocos y parió la abuela…

Publicado en Efe Eme

13 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Medios

Por una Ley de la Música (Efe Eme)

31 de enero de 2009

cabecera20el20mundano2031-01-09-a

El milagro está a punto de consumarse: la unión de los distintos sectores que forman la Industria de la Música. El primer paso ya se ha dado. Y no sólo es el más importante sino también el más difícil e ingrato. Y lo digo por experiencia propia (desde varios intentos frustrados del pasado hasta la fundación de UFI). Una vez puesta en marcha la iniciativa lloverán las adhesiones. Como de hecho está sucediendo: así nos informaron el pasado martes en la rueda de prensa celebrada en Madrid –que pronto se celebrará en otras ciudades- donde presentaron una propuesta para la regulación cultural de la música popular.

 

¿Y quienes son estos esforzados héroes que han trabajado tan eficientemente? Los mismos que convocaron la rueda de prensa y presentaron su “libro blanco”: ARTE (Asociación de Representantes Técnicos del Espectáculo), ACCES (Asociación Estatal de Salas de Música en Vivo), APM (Asociación de Promotores Musicales), ARC (Associació  de Representants, Managers i Promotors de Catalunya), ROAIM (Red de Organizaciones de Artistas e Interpretes Musicales) y UNIPROM (Unión Independiente de Promotores de Música de la Comunidad de Madrid).

 

De igual modo suscriben y apoyan la Asociación Galega de Empresas Musicales, UFI (Unión Fonográfica Independiente) y ECSA (European Composers & Songwriters Alliance). Asimismo nos informaron de una larga lista de Artistas que ya se han sumado a la iniciativa. Que van desde Boikot, Reincidentes, Pereza, Siniestro Total hasta Labordeta, Luis Pastor, Javier Álvarez pasando por Carmen Paris y un largo etcétera. También se han sumado dos sociedades de gestión (AIE y SGAE) y es clamorosa la ausencia de Promusicae (la asociación donde mandan las discográficas multinacionales). Quizás estén ocupados difundiendo mentiras y falacias, a través de su gabinete de prensa, como hicieron en el caso de Pablo Soto. Otorgándoles el beneficio de la duda igual se han apuntado al carro, en el tiempo transcurrido desde el martes hasta hoy.

 

Las organizaciones que nos convocaron en el Círculo de Bellas Artes de Madrid expusieron las líneas maestras de actuación. El Manifiesto por una Ley de la Música en su primer punto incidía en los agravios comparativos que sufre la música (ese concepto del que tantas veces he escrito en estas paginas) con otros sectores culturales. Para a continuación afirmar que “la música popular no está considerada cultura ni existe una regulación cultural de la misma”.

 

Inspirada en la de Francia (vigente desde hace 25 años) y en unos trabajos previos efectuados hace unos años en Cataluña, la propuesta de Ley es una oferta integral. Y abarca desde la formación escolar (¡qué importante es la enseñanza de música!) hasta el usuario final, que no es otro que el público. En el turno de preguntas y respuestas se plantearon asuntos muy interesantes como el del IVA (otro clásico de mi repertorio) y la supresión de la prohibición de menores de edad asistiendo a conciertos (otro agravio respecto a hoteles o restaurantes donde se despacha alcohol en presencia de menores).

 

Espero que esta ola de adhesiones se convierta en un tsunami y el Manifiesto recoja el número suficiente de firmas para que la ley salga adelante. Y también para que los técnicos de sonido, por ejemplo, se den cuenta de la necesidad de asociarse. Porque los técnicos del teatro si están agrupados y los de la música no. Es increíble como de siempre en la industria musical cada uno ha (hemos) hecho la guerra por su cuenta. ¿Están cambiando los tiempos? Personalmente confío en ello y como escribía al principio el milagro está a punto de producirse. Desde aquí –emocionado- quiero agradecer a las organizaciones y personas que han puesto en marcha tan noble iniciativa. Me apunto y aquí si que se puede contar conmigo. ¡Felicidades amigos!

 

Publicado en Efe Eme

propuesta-ley-de-musica

org-ley-de-musica

7 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones