Archivo de la etiqueta: Lozano

El Real Madrid se lo ganó en el campo (0-3 en Cádiz)

Román Ríos EFE AS

De cara al Cádiz-Real Madrid de esta jornada 31 a mitad de semana, después de la jornada 33 del pasado fin de semana, Zidane presentó un once en el que se blindaba con tres centrales (Nacho tras cumplir su sanción, Militao y el recuperado Varane) y dos pivotes defensivos (Casemiro y el canterano Antonio Blanco). Los carrileros eran Odriozola y Marcelo. Arriba repetían Rodrygo, Benzema y Vinicius. Marco Asensio se quedaba en el banquillo (Carvajal también, en su regreso al primer equipo)..

Las buenas noticias de las incorporaciones de Carvajal, Varane, Nacho y Case se resentían por las bajas de Modric, Kroos y Fede Valverde (positivo por coronavirus).

El Madrid salió presionando arriba, con Blanco cubriendo las espaldas de Casemiro. El primer remate del partido fue del canterano (min. 2) y supuso el primer saque de esquina.

Las dos primeras incursiones de Vinicius y Rodrygo fueron contrarrestadas por una de Negredo.

La primera amarilla fue en el minuto 7 a Salvi por una falta sobre Vini, quien se escapaba a la contra.

Un buen balón de Negredo a Espino fue bien rematado por este. Courtois atajó bien, abajo. Tras esta jugada observamos que Blanco y Casemiro intercambiaron sus posiciones. El canterano se incorporaba a la presión alta.

Durante el primer cuarto de hora vimos a un Marcelo muy suelto. Alegre en su juego. Combinaba bien con Vinicius, en su banda, o cambiaba al costado opuesto.

A medida que avanzaba el reloj los locales se asentaban y el Madrid aflojaba.

Varane vio la amarilla en el 21 por interrumpir el saque de Ledesma.

Rodrygo se escapaba por la derecha en el 24. Le agarraron, dentro del área. No pitaron falta (era penalti) ni mostraron la tarjeta.

En el 27 comprobaron con el VAR una caída de Vinicius. Penalti y amarilla a Iza, autor del pisotón sobre el talón del brasileño. Benzema transformó la pena máxima. Ledesma rozó el balón. 0-1.

Al filo del 33 Nacho recuperó un balón en un intento de salida gaditano. La dio atrás a Benzema, en el vértice del área. Se interna y le regala un pase a Odriozola. El lateral cabecea el 0-2.

El Madrid, con el marcador a favor, era dueño y señor del partido. La movilidad de los jugadores blancos nos llevó a ver a Marcelo, Rodrygo y Vinicius arriba en la banda izquierda, con Nacho detrás de ellos atento.

En el 37 Rodrygo se la adelanta a Benzema quien se vuelve a lucir. Se la pone de cabeza a Casemiro que llegaba por el centro. Obstaculizado por un defensa supera al meta pero se le va alta. Dos minutos después la jugada es a la inversa: Casemiro se la pone a Benzema, quien cabecea el 0-3. Observen que en estas jugadas Case volvía arriba con Blanco por detrás.

Jonsson vio la amarilla en el 41 por una entrada a Vinicius. Fue una falta producto de la frustración. De rabia.

El Madrid no se conformaba. Buscaba más goles. ¿Espoleados por el antideportivo recibimiento de la afición cadista al paso del autobús camino del hotel o del estadio? Asumo que el numerito de las camisetas con el mensaje de la LFP respecto a la Superliga también tendría su peso. «Gánatelo» era el lema. ¿Qué culpa o responsabilidad tienen los futbolistas blancos en las decisiones de su presidente? Queda por ver si la imbecilidad del mensaje de la camiseta también se la hacen al Barça y al Atlético de Madrid. El pinchazo en Valdebebas de la primera vuelta también pesaría lo suyo.

Fran Santiago Getty AS

En el descanso (0-3) pensaba en estas cosas. Y en la fuerza mental de este colectivo que está superando todo tipo de dificultades y sigue batallando por los dos títulos más importantes de la temporada. Tiene mucho mérito, independientemente de que se gane algo o no.

Álvaro Cervera hizo cuatro cambios al descanso. Y salieron más motivados.

Nacho vio la amarilla nada más arrancar la segunda mitad. Y Zidane mandaba calentar a Asensio, Isco y Carvajal. Mientras, Rodrygo se quejaba de un rodillazo en el muslo.

La chispa del Cádiz duró seis minutos. Un resbalón de Jonsson en la salida de balón pudo generar una ocasión madridista, cortada en falta. Blanco taponaba todo. Y Rodrygo aguijoneaba arriba y bajaba a ayudar en defensa.

En el 58 Lozano cabeceó mal y desperdició la mejor ocasión local, en realidad la única que tuvieron hasta ese momento.

A la hora de juego Zidane efectuó un triple cambio: salían Odriozola (tocado), Varane y Vinicius. Entraron Carvajal, Isco y Asensio. Pasábamos a defensa de cuatro.

En el 64 una buen combinación de Asensio y Benzema propició la oportunidad de Marcelo. Ledesma se agrandó y evitó el 0-4.

Carvajal se atrevió a subir su banda en el 66. ¡Muy buena noticia!

Mariano entró por Benzema al filo del 74. Se retiraba el mejor del partido. Había que dosificar esfuerzos de cara al Betis y al Chelsea. Pudo marcar pero entre que estaba en fuera de juego y la salida de Ledesma… También entró Miguel Gutiérrez, otro canterano, por Marcelo.

Entrabamos en los 10 minutos finales con el Madrid replegado, dosificando esfuerzos. Pero sin perderle la cara al trabajo colectivo (coberturas, ayudas, presión).

En un córner en el 83 un pequeño despiste defensivo nuestro pudo ser un problema.

Rodrygo pudo marcar en el 86. Le estorbó Mariano en su intento.

Se añadieron dos minutos de prolongación. Un choque sobre Miguel Gutiérrez alargó un poco más el encuentro. Militao pudo marcar en el saque de la falta sobre Gutiérrez, mas no llegó. Un remate flojo de Sobrino, en inmejorable posición, cerró el encuentro.

El Real Madrid se lo ganó en el campo. Una pena no haber marcado más goles.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Cataclismo en Valdebebas

El Real Madrid 0 Cádiz 1 es un autentico cataclismo. Pone en serias dificultades al Madrid en esta Liga 2020/21. Perder en casa, a las primeras de cambio, no es muy buena señal. Sobre todo de cara a los inminentes compromisos de la semana que viene (Champions y el Clásico).

Un Real Madrid de rosa, en solidaridad por el Día Mundial contra el Cáncer de Mama del próximo lunes, salió de paseo. Sin chispa ni ganas. Parecían todos la versión indolente y perezosa de Isco. En el primer cuarto de hora apenas llegaron al área del Cádiz. Al filo del minuto 10 llegó el primer remate, un flojo disparo de Benzema desde las inmediaciones del área. Un minuto después, un buen remate desde fuera del área de Lucas Vázquez, titular por primera vez esta temporada. Añadan dos carreras infructuosas de Vinicius y paren de contar. Mientras, los gaditanos en este primer cuarto de hora dispusieron de cuatro ocasiones claras. La primera al minuto y medio: un pase atrás defectuoso de Kroos llegó a Negredo. El veterano delantero superó a Courtois pero no a Sergio Ramos, que salvó el gol que ya cantaban los visitantes. Al poco un buen pase de Negredo a Lozano, le dejó frente al meta belga. Chutó al muñeco y Courtois la despejó a córner. Un cabezazo de Negredo se fue fuera por poco. Y Courtois se lució en una estirada abajo que se colaba.

El medio campo madridista no existia. Isco era patético: no llegaba y frenaba nuestras escasas incursiones. Me temía lo peor. Según me iba calentando un balón largo de Negredo dejó a Lozano enfrente de Courtois. Esta vez acertó: 0-1 en el minuto 16.

Modric despertó. Puso garra. Pero no tenía compañía. Salvo algún detalle de Marcelo o de Vinicius. Poca cosa. Y el Cádiz seguía jugando rápido buscando la portería local. En el 35, tras el quinto saque de esquina a favor del Cádiz, el Madrid ligó su primera jugada en velocidad. Hubo dos córners consecutivos. En el segundo Varane cabeceó fuera. Fue la mejor ocasión local. 

En el 42 Lozano pudo hacer el 0-2 por un error de Courtois. Le pilló desprevenido y no aprovechó el regalo.

Los calentamientos al descanso vaticinaban cambios. Ramos tocado no salía. Entraba Militao. Y Casemiro, Fede Valverde y Marco Asensio sustituían a Isco, Modric y Lucas Vázquez. ¡Un cuádruple cambio! Zidane echaba el resto.

Lozano también se quedó en el vestuario. Me da la sensación que Lozano y Ramos se anularon mutuamente en un choque.

El Madrid, acuciado por el marcador en contra, saltó con otra actitud. Y otro ritmo de juego. Casemiro asumió el mando de las operaciones. Pero apenas se creaban oportunidades y se llegaba a la hora de partido con una sola ocasión de Vinicius en esta segunda mitad.

El tiempo corría en contra del Madrid. El Cádiz se afianzaba. Y no renunciaba a salir a la contra.

En el 67 pudo empatar Vinicius de cabeza (no es su fuerte). Estaba prácticamente solo. Al brasileño se le empezó a ver agotado. Ya no desbordaba. Evitaba encarar. 

En el 77 entraba Jovic por Kroos. Zidane agotaba su quinto cambio. A los dos minutos marcaba Jovic mas se anulaba por fuera de juego. En el 80 Benzema estrellaba un balón en el travesaño.

Los tres minutos de descuento podían ser la tabla de salvación del naufragio. No pudo ser porque la madera estaba carcomida. 

El Madrid sin ideas ni fútbol no mereció ganar. El recién ascendido Cádiz nos superó de principio a fin.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Solari la pifiaste pero bien!!!

RM¡Solari la pifiaste pero bien! De entrada mandaste el mensaje equivocado al equipo con tantos cambios. ¡Seis! ¿A cuento de qué venían? Hay una semana limpia de partidos. ¿Tanto fue el desgaste en Amsterdam? No encuentro explicación a tantas variantes,  seis, salvo la obligada de Modric (por sanción). Y sobre todo, de entrada, dos aspectos decisivos: la presencia de Marcelo y la ausencia de Vinicius. ¿Por qué? Ambos factores fueron decisivos en el devenir del encuentro.

Los experimentos con gaseosa. Para eso están los entrenamientos. No las competiciones oficiales. ¿Marcelo necesita ponerse en forma? Por supuesto. Pero nunca arriesgando partidos. ¡Insisto, qué se ponga a punto en los entrenamientos! Ayer nos costó el segundo gol (y eso que no fue su peor partido porque aportó algo en ataque, enacciones puntuales).

Con todo lo peor fue la ausencia de Vinicius. Escuche la alineación en el coche camino del Bernabéu. No daba crédito a la suplencia del brasileño. ¿Con 18 años necesita descanso tras una docena de partidos? Y con una semana por delante sin compromisos. Me puso de muy mal humor. A la entrada del estadio comenté a mi hermano, a mi sobrino, a Humberto Ríos, a Esteban Hernández y a quien quisiese escucharme que «vaya, ahora que me hecho fan de Vinicius, me lo dejan fuera». No era de la partida el jugador que había reactivado el juego del Madrid, el de las incursiones por la banda que sembraban el pánico en las defensas rivales, el de la conexión con Benzema que resultaba mortífera para el oponente. ¡Imperdonable! Estaba claro que Solari había menospreciado al rival. ¿Pesó en su decisión la reciente eliminatoria de Copa? Seguro que sí. Por eso el argentino subestimó al rival (lucha por no descender y llevaba una racha negativa de partidos sin vencer y que rompió en el Bernabéu). En lo que llevamos de 2019 las decisiones de Solari nos han costado dos derrotas en casa: el día de Reyes ante la Real Sociedad y hoy frente al Girona. (También hemos ganado gracias a acertadas decisiones suyas, pero eso desafortunadamente no toca hoy).

En el Real Madrid 1 Girona 2 hubo detalles sintomáticos desde el principio. El primer cuarto de hora fue de los visitantes. Algo impropio cuando se supone que aún tienes aspiraciones en esta Liga 2018/19. Una excelente jugada individual de Lucas Vázquez en el 16, la primera del Madrid, y que, sin tener el premio del gol, sirvió para reactivar a los blancos. A partir de ahí el dominio fue local. Se sucedieron algunas ocasiones, hasta que llegó el 1-0 en un excelente cabezazo de Casemiro a la base del poste (a pase de Kroos).

En esta primera mitad descubrimos que Benzema volvía a las andadas. Huérfano de Vinicius no daba una a derechas. A pesar del buen partido de Odriozola, Lucas Vázquez, Marco Asensio y Ceballos (más adelantado que de costumbre). El francés no llegó a dos balones de gol (en uno pudo tener excusa, pero no en el otro, que nos devolvió esa imagen de indolencia que tanto irrita) y falló un mano a mano (controló mal tras robar un balón a la defensa). Lo peor llegó en la segunda parte: pudo sentenciar tras una brillante internada de Asensio y un pase excelente. Benzema, solo, cabeceó al lateral de la red. Por fuera. Ni siquiera entre los tres palos. En un remate de cabeza similar Portu marcó el definitivo 1-2 (ante un descolorado Marcelo).

La salida del Madrid en la segunda mitad fue un espejismo. Y apenas duró unos minutos. Los que tardaron en ajustarse los dos cambios que Eusebio había efectuado en el descanso. Sobre todo el de Lozano, para tapar la banda derecha de Odriozola y Lucas Vázquez. Solari no solo no supo reaccionar sino que además volvió a equivocarse. Sus tres cambios fueron desacertados. Sacó del campo a quienes mejor habían jugado (Lucas, Asensio y Ceballos) para dar entrada a Bale (no hizo nada), el deseado Vinicius (a quien sus compañeros recurrieron en contadas ocasiones y que en un par de jugadas hizo más que Bale) y Mariano. Especialmente desacertada fue esta última sustitución: Mariano por Ceballos, en vez de por Benzema. Debilitaba nuestro centro del campo, bajaba al francés a la media y le alejaba de Vinicius. Para colmo de males Sergio Ramos acabo expulsado por doble amarilla (min. 89).

Tras el mencionado espejismo inicial de los segundos 45 minutos el Girona se hizo con el partido. Bastantes de sus ataques llegaban a nuestra área con superioridad numérica (más acusado desde el nefasto cambio de Mariano por Ceballos en el 73). El empate era plausible. Como así fue. De penalti, por manos de Ramos: Stuani empataba en el 63.

Las pifias de Solari culminaron con el relatado cambio de Mariano por Ceballos: rompió al equipo en dos. Y el Girona se aprovechó. Portu, quien ya había avisado antes (en otro despiste de Marcelo) con un remate a la escuadra, cabeceó el 1-2 inmediatamente después del relevo, en el 74. El Madrid, a verlas venir, no sabía bien a que atenerse tras la salida de Ceballos.

En la última jugada del encuentro Courtois subió a la desesperada a rematar un córner. Lo hizo, de cabeza. La mandó fuera. Como Benzema. No hay mejor metáfora del mal partido del delantero francés.

Perdiendo 7 partidos en esta Liga, tres de ellos en casa, es imposible aspirar al campeonato.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Madrid también se complica la Copa (pero menos)

rodrigo jiménez efe el paísEl Real Madrid también se complica la Copa (pero menos). El Barça perdió 2-0 en Sevilla y el Madrid ganó 4-2 al Girona. Esos dos goles catalanes empañan un buen partido de los blancos, en el que ademas de marcar cuatro goles crearon ocasiones y jugaron muy bien. Los gerundenses demostraron (como ya hicieran la semana pasada frente al Atlético de Madrid al que eliminaron) ser rápidos en la contra y tremendamente eficaces de cara a la portería. Sus ocasiones acaban en gol. Tres en el Wanda Metropolitano y dos anoche.

Muchos madridistas nos quedamos a ver el partido por la tele. El estadio presentaba poco más de media entrada. Y nos quedamos todos helados (tanto en casa como en el Bernabéu) cuando el Girona se puso 0-1, a los seis minutos, en un garrafal error colectivo del sistema defensivo merengue. Perdimos un balón en ataque en un forcejeo con Odriozola. La contra fue letal. El lateral no recuperó la posición, Lucas Vázquez no estuvo atento en la cobertura de su banda, los centrocampistas y los centrales tampoco. Raul García centró de banda a banda y Lozano, libre de marca anotó. Marcelo a su aire le vigilaba al trote, con la mirada desde la distancia. En su linea. Se llama coherencia pero no nos gusta.

El gol del empate, nueve minutos después, puso las cosas en su sitio y reivindicó a los primeros responsables del o-1: Odriozola subió su banda (incansable en todos los partidos que juega), a pase en profundidad de Benzema, y le cedió el pase de gol a Lucas Vázquez.

Posteriormente entró en juego el VAR: se reclamó un penalti sobre Modric y de primeras pensé que lo era, pero el VAR puso orden; luego Lozano zancadilló a Vinicius y de primeras pensé que fue fuera del área, pero el VAR de nuevo puso orden. Sergio Ramos transformó a lo Panenka y puso el 2-1 en el 41.

Aprovecho para comentar que este ha sido el primer partido en el que Vinicius ha sido decisivo. Le hicieron el penalti y dio el pase de gol a Benzema (el mejor del campo), el del 4-2 en el 79. Debe aprovechar para maximizar su capacidad regateadora dentro del área. Porque igual que picó Lozano lo harán otros muchos. Y mejorar su calidad en el pase (solo dio dos que crearon peligro y uno fue gol), aparte de tener que encontrar portería. No dudo que estas dos facetas acabarán llegando.

Ellos empataron a dos de penalti, absurdamente cometido por Marcos Llorente (salió por Casemiro).  Lo lanzó Granell en el 65. El 3-2 fue de Sergio Ramos, de cabeza, en el 75. Se quedó descolgado en ataque. Como Marcelo, quien centró y el gran capitán remachó como si fuese un delantero centro.

Hace tres semanas este resultado me preocuparía más de lo que me inquieta hoy. El equipo ha experimentado una clara mejoría. El medio campo empieza a ser el del equipo campeón Pero esos dos goles en contra pueden ser una losa. Cambia la confianza que ahora tenemos y de la que carecíamos hasta hace bien poco. La vuelta es el jueves que viene.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol