Archivo de la etiqueta: Liga 2019/20

Atleti-Barça: ¿qué le conviene al Madrid?

Marca

Ante el Atlético de Madrid-Barça de esta noche los madridistas nos preguntamos: ¿qué resultado le conviene al Real Madrid? Tengo claro el que no nos interesa: la victoria del Barça. Lo cual nos deja con las otras dos posibilidades. Ambas favorables a nuestros intereses.

El triunfo del Atleti, es probablemente el menos plausible de los tres resultados. Esto nos alejaría en tres puntos de los culés, deshaciendo el actual empate. Y mantendría la diferencia respecto a los colchoneros, que alcanzarían al Barça. Esta pequeña diferencia respecto a los azulgranas nos permitiría un pequeño colchón de cara al aplazado Clásico.

El empate –mi opción favorita– nos distanciaría en dos puntos de ambos rivales para ganar la Liga. Nuestra ventaja sería de dos puntos sobre el Barça y de cinco sobre el Atleti. Es mi elección en virtud de esta doble jugada.

¿Y a los atléticos qué les interesa? ¿Mantener sus aspiraciones o fastidiar al Madrid?

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Las frivozidanes

Real Madrid

Las frivozidanes (traducción: frivolidades de Zidane) no auguraban nada bueno. Porque cuatro cambios, uno por línea (incluyendo la portería) no pueden ser calificados de otra forma. La ausencia de Fede Valverde tampoco invitaba al optimismo. En el recuerdo dos datos: la última vez que Zizou se puso caprichoso y le dio un ataque de entrenador fue en Mallorca, a mediados de octubre, y perdimos; la temporada pasada Lopetegui empezó a cavar su tumba frente al Alavés, cuando perdimos con un gol en el último minuto (mal precedente para hacer hoy  tantos cambios).

El arranque del encuentro, a la intempestiva hora de las 13:00, dejó claro en los primeros tres minutos que el Real Madrid iba a buscar a Bale con balones largos (como hicieron Isco y Kroos); que los vitorianos iban a buscar la espalda de nuestros defensas, especialmente la de Marcelo (hablando de cambios me sorprendió que no jugase Mendy, más apropiado para un duelo que se presumía bastante físico); y que Isco iba a disponer de absoluta libertad como frente al PSG.

La únicas emociones del primer cuarto de hora fueron una amarilla a Aleix Vidal, por fingir un penalti frente a Militao, y un autoposte de un defensa local frente a Bale.

En el 17 Isco dispuso de la mejor ocasión del partido hasta ese momento (y de la primera mitad). Su defectuoso remate se fue alto. Estaba solo en una inmejorable posición.

Pasaban los minutos y el dominio del Madrid era artificial porque no se traducía. Sin ocasiones ni goles. Ellos se cerraban con todos sus jugadores de campo. Rondando la media hora Isco volvió a tener otra, en una jugada originada por un saque lateral de Bale a Benzema. Veníamos de una buena aproximación del Alavés, fruto de la doble falta de concentración de Marcelo (por una falta que le señalaron en ataque) y de Sergio Ramos (que se las estaba teniendo tiesas con Joselu, un excanterano, por un encontronazo que dio lugar a la mencionada jugada protagonizada por Marcelo). Los balones largos a Bale habían pasado a la historia. La banda izquierda del ataque blanco era de Marcelo.

A 10 minutos del descanso un buen remate de Casemiro es despejado a córner por Pacheco, en una muy buena intervención. La lluvia era más protagonista que el juego y nos encaminábamos al descanso con 0-0, sin más incidencias que la meteorológica.

El Madrid sin Valverde pierde empuje y frescura. Sobre esto último, la ausencia de Rodrygo también supone un deficit. No hay chispa en ataque.

El arranque de la segunda mitad fue más de lo mismo: mucha lluvia y poco fútbol. Hasta que en el 51 una falta botada por Kroos fue cabeceada a la red por Sergio Ramos. 0-1. Y la lluvia se hizo más fuerte. El Alavés se estiró para buscar el empate. ¿Ganaría espacios ahora el Madrid? De momento se imponía el empuje de los locales, mientras arreciaba el agua que caía. No estaba el partido para florituras. 10 minutos después del gol y el Madrid era incapaz de pasar la divisoria del campo. Y en el 62 entre Marcelo y Sergio Ramos le hacen penalti a Joselu. Pitaron el de Ramos. Lucas Pérez empató, engañando a Areola. Zidane reaccionó dando entrada a Rodrygo por Bale (desaparecido desde la primera mitad).

El empate a uno activó nuevamente al Madrid. ¿O fueron los locales quienes de nuevo se echaron atrás?

Un remate de Isco cabeceado al palo, tras una parada milagrosa de Pacheco, es recogido por Carvajal para hacer el 1-2. Estábamos en el 69. La jugada, por la derecha, se inició en un pase de Rodrygo a Modric, que se la puso a Isco. Tanto Isco como Carvajal ocupaban la posición del 9.

Desde casa los madridistas pedíamos (por WhatsApp) a Valverde!!!

Pasaban los minutos y el Alavés no reaccionó igual que tras el 0-1. En el 77, para nuestra alegría, Valverde salió del banquillo para calentar (y empaparse). En el 79 sustituyó a Modric (que tenía amarilla). Zidane rectificaba así su primer gran error del once titular, dando entrada al uruguayo. Segundos después Rodrygo le montó un lío al meta local y a uno de los centrales.

Los cinco minutos finales (más el descuento) la presencia de Valverde fue tan constante como desde que salió. Isco siguió bregando. No solo de clase y talento tiró el malagueño.

Cinco córners consecutivos del Alavés (entre el 86 y 89) estuvieron a punto de provocar el empate (especialmente en el tercero y el último). Después de estos saques de esquina Mendy entró por Isco en vez de por Marcelo. ¡Otra extravagancia de Zidane! Y nos anunciaban ocho minutos de descuento.

Mendy se puso de lateral izquierdo y Marcelo adelantó su posición al medio campo. ¡Incomprensible! Otra frivozidan.

En el minuto seis del descuento, en un mal saque de Pacheco Valverde se encontró el balón y falló el tercer gol blanco.

Finalmente el partido acabó 1-2 a favor del Real Madrid, líder de la Liga a expensas del Atletico de Madrid-Barça de mañana. Los tres puntos de Vitoria eran muy importantes de cara a ese choque…

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Partido grande en el Bernabéu

Marca

Un Real Madrid-Real Sociedad es siempre atractivo a priori. La Real llegaba en puestos europeos y el Madrid estaba obligado por la victoria culé en Leganés. La atención, al menos en mi tribuna, estaba dividida en tres frentes: nuestro partido, la final de la Libertadores y la semifinal de la Copa Davis. A partir del primer minuto el foco se centró en lo que sucedía sobre el césped del Bernabéu. El toque de atención lo dio Sergio Ramos: en una sobrada tremenda dio un pase atrás a Courtois sin mirar. Willian José, ex del Castilla, no desaprovechó el regalo y anotó el 0-1. Ramos pidió perdón. Nos había puesto el encuentro muy cuesta arriba.

Con el marcador a favor la Real se hizo grande. Ocupaba muy bien los espacios. Nos presionaban arriba. Estaban encima nuestra. Nos maniataban. Llevaban el ritmo del partido. Las dos mejores ocasiones llegaron de sus botas. Dos muy claras, en la misma jugada. Falló “nuestro” Odegaard y también Willian José en el rechace. Lo mejor del Madrid en ataque era llegar, superando las dificultades que nos ponía el rival. En este aspecto destacaron Correcaminos Mendy y Hazard. El lateral era un muro infranqueable en defensa, superaba en velocidad a quien se le pusiese delante… pero el pase final no era el acertado. El belga por su parte encaraba y destilaba clase en cada intervención. Fue un martillo pilón para la defensa realista. Va a más. (Y espero que juegue más en equipo y nos ayude metiendo goles y pasándolos). Las dos oportunidades blancas llegaron en disparos desde fuera del área que Remiro tuvo dificultades en atrapar (de Mendy y Hazard). Y nosotros acusamos la falta de un delantero atento a los rechaces.

El Madrid vio la luz en el 36. Una falta magistralmente botada por Modric fue rematada con todo por Benzema (creo que la dio con el abdomen). Era el empate a uno. El estadio se convirtió en una caldera. La catarsis fue total. Los donostiarras acusaron el golpe y los nuestros volaron. Fueron 10 minutos espectaculares, con los donostiarras encerrados en su campo (no pasaron del circulo central). El aluvión blanco fue total. Se terminaban las jugadas, si se perdía el balón se recuperaba inmediatamente. Ahora quien ejercía la presión era el Madrid. Fueron los mejor minutos blancos del partido.

Al descanso se llegó con el empate a uno. En el intermedio comentábamos la buena noche de fútbol que estábamos disfrutando, el resultado de la Libertadores y lo de Nadal.

Al poco de iniciarse la segunda mitad se movió el marcador. Esta vez fue a nuestro favor. Fede Valverde, cada vez mejor y más asentado, anotaba el 2-1. El zapatazo de Valverde, tras recibir el balón de Modric, parece que dio en Oyarzabal (¿su brazo?). La euforia se desató. Solo que ahora la Real no acusó el golpe y se mantuvo firme. El partido se jugaba de igual a igual. Visto lo visto, y con un resultado corto, me preocupaba no lograr un tercer tanto. La Real podía empatar. Odegaard, de nuevo, pudo haber afinado, pero su remate flojo y sin intención fue centrado a las manos de Courtois. A Rodrygo, de cabeza, le pasó algo parecido en la portería contraria. Estaba solo sin marca. Remiro (a tiro de Benzema) y Courtois se lucieron con dos paradas. Y ese tercer gol, el de la tranquilidad llegó en el 73. Un balón largo a Bale originó un pase del galés a Benzema. El francés de cabeza la cedió atrás a Modric, quien llegaba lanzado. El zurdazo del croata fue un golazo, imparable.

El respetable mostró claramente sus preferencias: despidió con aplausos y coreando su nombre a Rodrygo para inmediatamente silbar a su sustituto, Bale. El galés que solo jugó 25 minutos pareció extenuado los últimos 10. Y una parte del público le pitaba en cada una de sus intervenciones (desde el calentamiento en la banda). Valverde fue despedido con una sonora ovación, con miles de aficionados de pie (entre los cuales me encontraba). Los cambios de Modric por Isco también fueron aplaudidos. Más Modric, que salía y se había lucido en el gol y en las jugadas de los otros dos. La entrada de Kroos fue bien recibida pero quedó tapada por la tremenda ovación a Valverde.

El 3-1 nos dejó muy buenas sensaciones. Parece que los nubarrones van quedando atrás. Y el martes tenemos Champions contra el PSG. Otro test.

1 comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Chaparrón del Madrid en Eibar (0-4)

Real Madrid

El Real Madrid salió enchufadísimo. ¿Pesaba el 3-0 que nos endosó el Eibar la temporada pasada? El caso es que el equipo parece otro. En la primera mitad se confirmaban las buenas sensaciones de los últimos encuentros (nadie se acordaba de la derrota de Mallorca).

Zidane presentó varios cambios respecto al presumible once titular, que tan buenos resultados le ha dado últimamente. La baja obligada del lesionado Marcelo estuvo cubierta por Mendy, tan prodigioso en su despliegue físico como desacertado en el pase final en ataque. En el medio campo Modric relevó a Kroos, en línea con lo apuntado en este blog (con las indiscutibles titularidades de Valverde y Casemiro la otra plaza está entre el alemán y el croata). Y arriba en lo que a priori me resultó sorprendente Rodrygo fue suplente y jugó Lucas Vázquez. Teniendo en cuenta las crudas condiciones meteorológicas, el tamaño del campo y las características del rival, seguro que Zizou acertó (en la primera parte quedó claro que sí).

El 0-3 al descanso reflejaba la abrumadora superioridad blanca. Los goles llegaron entre el minuto 17 y el 29. Si Benzema fue el mejor de esta primera parte (dos goles, un palo y una ocasión fallada), no perdamos de vista la primera media hora de Hazard. Vimos su mejor versión. Se pareció al jugador que se supone que es. Encarando, regateando, descargando, un peligro constante.

El 0-1 llegó tras una brillante jugada de Benzema. Su pase atras, viendo la entrada de Valverde al área provocó un intento de remate y otro de Modric. Finalmente la pelota llegó al francés, situado en un costado entre las dos áreas. Con precisión de jugador de billar Benzema anotó el 0-1. Dos minutos después una internada de Hazard es frenada por Blasis con una zancadilla en el área grande (sería la constante del partido: se iba o le derribaban). Sergio Ramos transformó el penalti. El tercero también llegó por una pena máxima. Hazard le cruzó un balón a Lucas Vázquez. Lucas se fue de Cote, su marcador, quien le derribó.  Esta vez fue Benzema quien lo lanzó.

En los primeros 45 minutos vimos a un Madrid ordenado, solidario, presionando, metiendo la pierna concentrado, jugando rápido (al primer o segundo toque pasado el circulo central), taponando los (escasos) remates del Eibar. A los 20 Escalante en un excelente disparo desde muy lejos fue el único chut que superó todas las trabas merengues. Se fue fuera por poco. Hasta los tres minutos de descuento no volvieron a inquietar la meta de Courtois. Fueron Escalante, de nuevo, y Enrich, de cabeza, quienes nos crearon dificultades.

La segunda mitad arrancó con signo distinto. El Eibar achuchó durante los primeros 10 minutos. Hasta que dos arrancadas primero de Hazard (por la derecha) y luego de Benzema, pusieron de nuevo las cosas en su sitio. Estos dos toques de atención alertaron a los locales. Y en eso llegó otro golazo, en el 60. Modric ve a Valverde y el uruguayo, desde fuera del área, la rompe muy en la onda Kroos. 0-4. Era su primer gol en Primera y rompía las esperanzas de los armeros.

En el 70 se retiraban Valverde y Hazard. Entraban Isco y Vinicius. Ambos disponían de tiempo suficiente para reivindicarse.

Cinco minutos después Courtois batía el récord de imbatibilidad de Keylor Navas. Otro varapalo para los medios antimadridistas.

Brahim también tuvo sus minutos. Entró en el 80 por Lucas Vázquez (el Eibar simultáneamente efectuó un doble cambio).

Muy buen partido del Madrid, especialmente en la primera mitad donde dejaron el encuentro visto para sentencia. Además de los tres puntos destacar dos aspectos: hemos recuperado la pegada (goleadas en casa al Leganés y Galatasaray y al Eibar en Ipurua) y de nuevo no hemos encajado ningún gol (cinco partidos seguidos).

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Barça y Madrid colíderes (con un partido menos)

Marca

La derrota del Barça, 3-1 ante el Levante, unido al empate (1-1) del Atleti en Sevilla liberaba al Real Madrid de angustias ante el Betis en el Bernabéu. Era una oportunidad única para distanciarse de los dos rivales por el título de Liga. Se empató a cero por dos razones principales: la falta de tino ante el marco rival y el arbitraje. Zidane con la ausencia de Fede Valverde tambien puso su granito de arena. Empiezo por lo último porque los otros dos temas iran apareciendo.

Es incomprensible que Valverde no fuese titular. Aporta mucho y libera a Kroos. Se ha convertido en el pulmón del equipo. Precisamente lo que le faltó al Madrid en la segunda mitad fueron pulmones. Modric no está a su mejor nivel. Es comprensible que haya que darle minutos. Pero no es de recibo que juegue los 90 minutos y que Zizou no gaste los tres cambios (solo hizo dos: Vinicius en el 65 por Rodrygo y Jovic por Benzema en el 84). La presencia del croata –o la ausencia del uruguayo– resta. Obliga a Kroos a esfuerzos que le distraen de su tarea principal. Le atenaza. Y le acaba pasando factura. Al equipo también. Como comprobamos en la segunda parte.

El Real Madrid hizo una buena primera mitad con unos primeros 20 minutos muy buenos. A los 6 minutos Joel Robles le sacó un remate de gol a Benzema. Al minuto era el VAR quien frenaba al Madrid. Hazard al parecer recibió un balón en fuera de juego. Presenta dudas porque rectificó su posición al ver el pase. Y dejó pasar el balón. Luego corrió para jugarlo. Se desembaraza de un defensa. Entra en el área y ante la oposición de otro defensa y de Joel Robles marca un golazo. Pero el VAR del catalán Estrada Fernández lo anula. El juez principal había señalado gol. A la memoria me viene el 0-1 del Barça contra el Levante. Anotó Messi en una jugada que en su inicio tenía a Griezmann en fuera de juego. Las similitudes entre ambas jugadas son evidentes. Las decisiones en cambio son dispares.

Los organismos que rigen el fútbol no permiten que a los equipos les pueden arbitrar trencillas de su localidad. Pongo un ejemplo para explicarme mejor: un árbitro del Colegio Andaluz no puede pitar a ningún club andaluz contra otros equipos; uno del Colegio Catalán no puede arbitrar a clubes catalanes en sus enfrentamientos contra otros no andaluces. Si son los propios estamentos quienes ponen en duda la imparcialidad de los árbitros ¿por qué no afinar más en la afinidad a ciertos colores aplicada a regiones y provincias? Por tanto pregunto: ¿Por qué el Florentinato permite que en el Bernabéu el VAR esté en manos de un árbitro del Colegio Catalán? Y más teniendo en cuenta que se trataba de Estrada Fernández, que nos la ha jugado varias veces. Para el recuerdo queda el penalti no señalado en la ida de una Supercopa contra el Atlético de Madrid. Más recientemente en el primer partido de esta Liga 2019/20 expulsó a Modric en Vigo. Decisión muy rigurosa, pero la tomó basado en una nueva normativa. Otra nueva normativa es la de las manos en el área son siempre penalti. Sí o sí. Se acabó la voluntariedad o no de la acción. Pero en el 81 la mano de Feddal fue ignorada por el árbitro y por el catalán Estrada Fernández, responsable del VAR. El defensa da un manotazo al esférico y desvía su trayectoria. Ni siquiera tiene el brazo apoyado en el césped (que podría ser un atenuante o excusa).

Entre ambas acciones se produjeron muchas ocasiones. Las mejores oportunidades, aparte de la mencionada de Benzema, las tuvieron Mendy, Sergio Ramos y Vinicius. Mendy tras una tremenda carrera, iniciada en su propio campo, se plantó frente a Joel Robles. Su remate se fue fuera. Ramos a bocajarro remató al muñeco. Vinicius tuvo dos, una muy clara, ambas frente a Joel Robles. No supo o no pudo superar al meta bético.

Un Betis muy defensivo hizo lo que pudo, sobre todo en la primera mitad. En los segundos 45 minutos estuvieron más sueltos. Se defendieron muy bien. Ordenados, achicando espacios. Y supieron aprovechar el cansancio de Hazard y Rodrygo tras el descanso. Este bajón de las dos bandas ofensivas del Madrid lo acusaron los blancos. Los laterales lo intentaron. Mendy tienes aptitudes y condiciones físicas. A la hora de centrar ya es otro cantar. Carvajal esta temporada parece empeñado en ser el Marcelo de la pasada. No dio una a derechas (el único pase bueno que dio fue una cesión a Courtois).

Varane tampoco tuvo su día. Un error suyo en la segunda parte originó la segunda oportunidad del Betis: Canales intentó sorprender a Courtois al verlo adelantado. El belga se lució con una palomita desviando el balón. La primera oportunidad bética vino de las botas de Fekir en la primera mitad. Su remate se fue fuera por poco.

El miércoles toca Champions. Contra el Galatarasay. Hay que ganar y asegurar los puntos para la clasificación a octavos. Jugando como en la primera mitad no creo que tengamos problemas. No siempre se puede tener tan mala fortuna…

 

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Primera goleada del Madrid esta temporada

Javier Gandul As

El 5-0 al Leganés es la primera goleada del Real Madrid esta temporada. Se entiende que a favor, porque en contra padecimos un 7-3 del Atleti en pretemporada y un 3-0 del PSG en Champions. Finalizado el encuentro comentaba Zidane que no recordaba cuando fue la última vez que marcamos cinco goles en el Bernabéu.

Una de las claves fue marcar pronto. A los siete minutos ya ganábamos 2-0. Dos asistencias de Benzema sirvieron para que Rodrygo abriese el marcador en el min. 6 y Kroos, de tacón, anotase el segundo. Si a los tres jugadores mencionados en la frase anterior añadimos una paradón de Courtois, en la única ocasión del Leganés en esta mitad (tuvieron otra en la segunda parte que el meta belga, bien situado, atajó con solvencia), y la irrupción de Fede Valverde en la medular blanca, ya tenemos el panorama completo de una buena primera parte del Madrid.

Kroos vuela sabiendo que Casemiro y Valverde le cubren las espaldas. Y se permite el lujo de merodear por el área rival, llegar y rematar. Gracias a la presencia del uruguayo ha vuelto a encontrarse con el gol. Otro aspecto que el alemán seguro que tiene en cuenta es que a Valverde no lo va a sacar nadie del once. Y a Casemiro tampoco (como ya sabemos). De hecho la aparición de ambos guarda similitudes: Zizou les dio la alternativa a ambos, en distintas épocas, y ya nadie les movió del equipo. Es decir, Kroos sabe que tendrá que luchar con Modric por un puesto. De momento Kroos va en cabeza. Y cuando fue sustituido por el croata en el 61 fue despedido con una ovación. Merecida, porque estuvo imperial en la primera mitad. Modric fue recibido con cariño. Pudo haber hecho el 4-0 pero le frenaron con un penalti que transformó Benzema. Esta vez Sergio Ramos mostró la generosidad de la que careció en el anterior, el del 3-0.

A Hazard, estuvo mejor que otros días pero aún lejos de lo que se espera de él, le hicieron el penalti del 3-0. Tuvo suerte, porque controló mal y el balón se le fue largo y Soriano le atropelló. Pensé que con 2-0 el capitán debía ser generoso y ceder la pena máxima a Hazard, que necesita encontrarse, o a Benzema, que está en lo alto de la clasificación de los goleadores. No fue el caso. Y Soriano detuvo el lanzamiento de Ramos. Pero sorprendentemente mandaron repetirlo. Al pensamiento anterior sobre la generosidad añadí el de “Campeón tíralo fuera y se un deportista de los pies a la cabeza”. Porque esta regla nueva de repetir el penalti es ridícula (y además se sanciona con amarilla). Tampoco sucedió. Y para rematar la faena Ramos lo celebró como si fuese el gol del triunfo en la final de la Champions.

Benzema estuvo soberbio. Resumen: dos asistencias, un tiro al palo y un gol. También salió ovacionado cuando Jovic le reemplazó en el 69. El serbio se estrenó. Suyo fue el tremendo cabezazo que cerró el 5-0 (unos minutos antes le habían anulado un tanto).

Isco salió por Valverde en el 74 y el uruguayo se llevó la correspondiente y merecida ovación del estadio. Al malagueño se le vio más motivado. Intentó jugadas de relieve, algunos pases fueron de gol.

Rodrygo se perdió estos aplausos porque jugó todo el partido. Pero ya se ha ganado al Bernabeú. Gran primera mitad mientras que en la segunda acusó un bajón físico y que el equipo levantó el pie del acelerador. El brasileño es un futbolista con criterio. No pierde el tiempo en florituras y adornos innecesarios. Toma las decisiones adecuadas. Está donde tiene que estar (en el 1-0, en el puesto del nueve mientras Benzema estaba en el puesto de Rodrygo). Si pierde la pelota no se queda mirando. Se revuelve e intenta recuperarla. Se desfondó bajando a ayudar al medio campo. Su ejemplo debería servir de acicate para Vinicius (y para Hazard).

El sábado nos visita el Betis.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Madrid pierde el liderato en Mallorca

MIQUEL A. BORRAS AS

La derrota del Real Madrid por 1-0 en Mallorca le hace perder el liderato de la Liga. Era el tercer triunfo de los bermellones en esta Liga, la de su regreso a la Primera División. El Madrid perdía su imbatibilidad en el campeonato en esta novena jornada. El Barça con su victoria 0-3 en Eibar es el nuevo líder.

Zidane presentó un once con seis bajas (la de Carvajal por decisión técnica, Hazard por su reciente paternidad y las otras cuatro por lesiones). Lo que no cambió fue la apatía con la que el equipo salió a jugar. Lo contrario que el rival. Ellos salieron enchufados y a los siete minutos lograban el gol, por mediación de Lago Junior. Otra desconexión de nuestro engranaje defensivo. Y unos minutos después, antes de llegar al cuarto de hora de juego, les anularon otro tanto por fuera de juego.

Los primeros 20 minutos del Madrid fueron desastrosos. La decisión de Zizou de dejar a Fede Valverde en el banquillo y rodear a Casemiro con Isco y James fue de lo más desacertada. Ni el malagueño ni el colombiano son volantes. Isco no hizo nada y James lo intentó con balones largos. En uno de ellos, en el 26 cuando ya habíamos tomado las riendas del encuentro, Benzema remató a bote pronto al larguero. Fue la mejor ocasión blanca de todo el partido.

El equipo salió con otra actitud tras el descanso. Pero para nada. Porque no crearon ocasiones (llevaron más peligro en la primera parte). Mucho conducir la pelota, pero sin crear ocasiones ni terminar las jugadas. Un dominio infructuoso. Jovic se fue en el 65 (entró Rodrygo en un doble cambio en el que Valverde sustituyó a Isco). No la tocó. De hecho no hizo ningun remate. Costó 60 millones. De sus dos compañeros de delantera podemos decir que Benzema se movió, intentó aportar y estrelló un disparo en el larguero. Vinicius en su tónica: rápido, se va en el uno contra uno, pero falla en el último pase y de cara al gol (tuvo dos ocasiones en la primera mitad, especialmente una, en las que falló estrepitosamente). Brahim le reemplazó en el 80. Y le hicieron penalti en el 85: un flagrante y prolongado agarrón de Salva Sevilla en el área pequeña. ¿No lo vieron el árbitro, el juez de línea ni el VAR? Alucinante. El Madrid reclamó otro: uno a Casemiro pero la jugada estaba (mal) anulada por fuera de juego (que no era).

Odriozola vio la segunda amarilla en el 74. Inexplicable su acción temeraria, que dejó al equipo en inferioridad numérica. Con tiempo por delante. No tuvo su día (el gol vino por su banda).

El martes nos jugamos media clasificación de Champions en Estambul. ¿Qué versión del Madrid veremos?

 

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol