Archivo de la etiqueta: Lemar

Oblak inédito

ECFB8886-9626-463A-A75B-51E162773C5D

Mucha pizarra de Klopp pero se debió de dejar la tiza en Liverpool, porque su equipo no chutó a puerta. Oblak permaneció inédito. Solo le vimos en un fallo (mal pase con el pie) y el rival acabó metiendo gol en fuera de juego, en su único remate entre los tres palos. Dominaron sí, pero su único peligro llegaba rondando el área local, sin definir. El Atlético de Madrid dispuso de tres claras ocasiones, las mejores del encuentro: la del gol de Saúl, en un fallo defensivo parecido a los del Real Madrid; y dos de Morata, la segunda pudo ser definitiva pero resbaló, libre de marca, cuando iba a rematar. Estas fueron más claras que las dos de Salah (ambas se fueron fuera). En remates que salieron fuera el Atleti tuvo 6 y ellos 4. ¿Queda claro?

La pizarra sería de Klopp pero la tiza era de Simeone. Tapó las bandas (con los laterales más Lemar y Koke), ocupó espacios (como es su norma) y acertó con Saúl de interior (y no en posiciones raras). Cuando Correa y Lemar se agotaron (se vaciaron ambos) entraron Vitolo y Marcos Llórente (por banda derecha, una posición que estrenó en Valencia).

Dejando las pizarras de lado, la vuelta será apoteósica. Para los desmemoriados dos partidos: el Liverpool le remontó un 3-0 al Barça y Cristiano Ronaldo le metió tres al Atleti tras perder 2-0 en Madrid. Este 1-0 es positivo de cara a la vuelta en el sentido de mantener la tensión. Y por eso hay que recordar estos dos precedentes de la pasada Champions.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Hat-trick de Cristiano: KO al Atleti y al Florentinato

Claudio Villa Getty:El País

El hat-trick de Cristiano Ronaldo eliminó al Atlético de Madrid. El KO fue doble porque también deja al Florentinato con las vergüenzas al aire.

El jugador del que llevan anunciando, desde hace años, que está acabado decidió la eliminatoria y mandaba un mensaje claro y directo a Florentino Pérez (por si aún quedaba alguna duda). Su liderazgo y ambición son tan voraces como desmedidas. Y mejora a sus compañeros de equipo. Por eso mismo es el pedazo de jugador y goleador que es. Ayer remató cinco veces:

  1. De cabeza: gol. 1-0 (m. 27)
  2. De cabeza: fuera (m. 42)
  3. De cabeza: gol. 2-0 (m. 48)
  4. De falta: contra la barrera
  5. De penalti: gol. 3-0 (m. 85)

Su presencia en el juego fue constante. Estaba hambriento. Quería seguir haciendo historia. Y lo consiguió.

Además de los tres goles de la Juventus hubo uno anulado por falta de CR7 a Oblak. Fue con 0-0, al poco de arrancar el encuentro.

Cristiano ha dejado a Madrid sin equipos en esta edición de la Champions, cuya final se jugará en el Wanda Metropolitano. Su ausencia ha sido un lastre para el Real Madrid. Y su presencia en la Juve ha sido mortífera para el Atleti.

Llegados a este punto me surge una pregunta, que deberían hacerse también los chinos de Wanda y los seguidores rojiblancos: ¿por qué Simeone es el entrenador mejor pagado de España y uno de los tres del mundo? Ayer volvió a demostrar su incapacidad táctica y sus limitaciones a la hora de confeccionar una alineación. Regaló las bandas, no supo leer el partido ni la eliminatoria, a pesar del optimo resultado de la ida (2-0). Un cabezazo de Morata finalizando la primera mitad y un remate de Correa (entró por Lemar en el 56), ambos fuera, fueron el pobre bagaje atacante del Atleti. ¿Por qué Cholo? Con un gol, solo un gol, estabais en cuartos!!! Allegri te dio un baño.

P.D.: Si CR7 está acabado ¿qué podemos decir de Juanfran? Y a banda cambiada para más inri. Esto también era una decisión de Simeone. Como lo fue la titularidad de Lemar.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Coces 1 Fútbol 3

SUSANA VERA REUTERS AS

El Atleti salió venado. Todo eran protestas y patadas. En los primeros tres minutos Griezmann se encaró dos veces seguidas con el árbitro. No vio la amarilla. Se la enseñaron bastante después por una fea entrada al inmenso Casemiro, autor del golazo del 0-1. Este empuje inicial rojiblanco a nivel de fútbol se traducía en una presión alta que incomodaba al Real Madrid. No lograban sacar el balón con facilidad ni podían asomarse al área local. Pero nada más, porque los escasos remates locales iban fuera. Solo uno de los cinco de esta primera mitad fueron entre los tres palos: el del gol del empate.

A partir del minuto doce el Madrid empezó a hilvanar juego. A sacudirse de encima al rival. Y surgió la figura de Vinicius. Una pesadilla para la defensa atlética (hasta que lo sustituyó Bale en el 56). Correa intentaba desestabilizar pero no encontraba apoyos. Como si los encontraba el brasileño en sus centrocampistas y en Benzema.

El primer córner blanco terminó en un saque de banda madridista que dio lugar a un nuevo saque de esquina. El pánico que provoca Sergio Ramos en las huestes rojiblancas es tremendo. Tenía hasta cuatro marcadores. Y Casemiro se las ingenió para estar solo, libre de marca. Anotó un golazo. Una chilena lateral que supuso el 0-1 en el 15.

El VAR hizo acto de presencia en los dos siguientes goles. En el 24 marcó Griezmann en una contra rápida. El linier señalo fuera de juego. El VAR dio por bueno el gol. El problema era de inicio: Correa le quitó la pelota en falta a Vinicius (el VAR no entra en estas jugadas). Y lanzó un pase en profundidad al francés, quien batió a Courtois. En el 40 una extraordinaria internada de Vinicius fue parada en doble falta por Giménez. La primera poco antes de entrar en el área y la segunda, la que le derriba, ya dentro. El VAR confirmó la decisión arbitral. Sergio Ramos transformó la pena máxima. 1-2. Resultado con el que se llegó al descanso.

La segunda parte comenzó como la primera. Pero esta vez los atléticos sí terminaban las jugadas. Tanto Griezmann como Álvaro Morata remataban. En una de ellas, una vaselina de Morata, la pelota acabó en la red. El juez de línea había levantado el banderín. El VAR confirmó la decisión del linier, cosa que no sucedió en el tanto del empate. En ambas jugadas la posición de Ramos era clave.

El Atleti siguió a lo suyo: buscar el empate, protestar y jugar de forma brusca. El Madrid continuó jugando al fútbol.

Si Solari acertó dejando a Marcelo en el banquillo, Simeone se equivocó haciendo lo propio con Rodri. El Cholo rectificó dando entrada a Rodri y Vitolo por un exhausto Correa y un inoperante Lemar (lo de este jugador es incomprensible). Aunque ya era tarde y no dio fruto porque se produjo el 1-3.

Gareth Bale (había entrado por Vinicius en el 56) robó un balón a trompicones. La pelota llegó a Reguilón quien combinó con Benzema. El francés, en la divisoria de ambos campos, vio a Modric. El croata avanzó y lanzó un pase en profundidad a Bale. El expreso de Galés entró por la banda izquierda en el área y la clavó en la red, por el palo largo.

En el 80 Thomas fue expulsado por su segunda amarilla.

En el 86 una contra blanca pudo ser el 1-4. Pero Bale cabeceó fuera cuando lo sencillo hubiese sido la cesión a Lucas Vázquez, quien llegaba solo por el centro.

Mariano ingresó en el 88 por Benzema (antes Ceballos había entrado por Kroos, tras la entrada de Thomas que supuso su segunda tarjeta). Por parte local Morata en el 70 fue reemplazado por Kalinic.

El Madrid supera al Atleti en la clasificación (un punto por encima), logrando la segunda posición. Es la segunda derrota consecutiva de los de Simeone en Liga. Y la primera en el Wanda Metropolitano en esta Liga 2018/19.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol