Archivo de la etiqueta: Leganés

Partido grande en el Bernabéu

Marca

Un Real Madrid-Real Sociedad es siempre atractivo a priori. La Real llegaba en puestos europeos y el Madrid estaba obligado por la victoria culé en Leganés. La atención, al menos en mi tribuna, estaba dividida en tres frentes: nuestro partido, la final de la Libertadores y la semifinal de la Copa Davis. A partir del primer minuto el foco se centró en lo que sucedía sobre el césped del Bernabéu. El toque de atención lo dio Sergio Ramos: en una sobrada tremenda dio un pase atrás a Courtois sin mirar. Willian José, ex del Castilla, no desaprovechó el regalo y anotó el 0-1. Ramos pidió perdón. Nos había puesto el encuentro muy cuesta arriba.

Con el marcador a favor la Real se hizo grande. Ocupaba muy bien los espacios. Nos presionaban arriba. Estaban encima nuestra. Nos maniataban. Llevaban el ritmo del partido. Las dos mejores ocasiones llegaron de sus botas. Dos muy claras, en la misma jugada. Falló “nuestro” Odegaard y también Willian José en el rechace. Lo mejor del Madrid en ataque era llegar, superando las dificultades que nos ponía el rival. En este aspecto destacaron Correcaminos Mendy y Hazard. El lateral era un muro infranqueable en defensa, superaba en velocidad a quien se le pusiese delante… pero el pase final no era el acertado. El belga por su parte encaraba y destilaba clase en cada intervención. Fue un martillo pilón para la defensa realista. Va a más. (Y espero que juegue más en equipo y nos ayude metiendo goles y pasándolos). Las dos oportunidades blancas llegaron en disparos desde fuera del área que Remiro tuvo dificultades en atrapar (de Mendy y Hazard). Y nosotros acusamos la falta de un delantero atento a los rechaces.

El Madrid vio la luz en el 36. Una falta magistralmente botada por Modric fue rematada con todo por Benzema (creo que la dio con el abdomen). Era el empate a uno. El estadio se convirtió en una caldera. La catarsis fue total. Los donostiarras acusaron el golpe y los nuestros volaron. Fueron 10 minutos espectaculares, con los donostiarras encerrados en su campo (no pasaron del circulo central). El aluvión blanco fue total. Se terminaban las jugadas, si se perdía el balón se recuperaba inmediatamente. Ahora quien ejercía la presión era el Madrid. Fueron los mejor minutos blancos del partido.

Al descanso se llegó con el empate a uno. En el intermedio comentábamos la buena noche de fútbol que estábamos disfrutando, el resultado de la Libertadores y lo de Nadal.

Al poco de iniciarse la segunda mitad se movió el marcador. Esta vez fue a nuestro favor. Fede Valverde, cada vez mejor y más asentado, anotaba el 2-1. El zapatazo de Valverde, tras recibir el balón de Modric, parece que dio en Oyarzabal (¿su brazo?). La euforia se desató. Solo que ahora la Real no acusó el golpe y se mantuvo firme. El partido se jugaba de igual a igual. Visto lo visto, y con un resultado corto, me preocupaba no lograr un tercer tanto. La Real podía empatar. Odegaard, de nuevo, pudo haber afinado, pero su remate flojo y sin intención fue centrado a las manos de Courtois. A Rodrygo, de cabeza, le pasó algo parecido en la portería contraria. Estaba solo sin marca. Remiro (a tiro de Benzema) y Courtois se lucieron con dos paradas. Y ese tercer gol, el de la tranquilidad llegó en el 73. Un balón largo a Bale originó un pase del galés a Benzema. El francés de cabeza la cedió atrás a Modric, quien llegaba lanzado. El zurdazo del croata fue un golazo, imparable.

El respetable mostró claramente sus preferencias: despidió con aplausos y coreando su nombre a Rodrygo para inmediatamente silbar a su sustituto, Bale. El galés que solo jugó 25 minutos pareció extenuado los últimos 10. Y una parte del público le pitaba en cada una de sus intervenciones (desde el calentamiento en la banda). Valverde fue despedido con una sonora ovación, con miles de aficionados de pie (entre los cuales me encontraba). Los cambios de Modric por Isco también fueron aplaudidos. Más Modric, que salía y se había lucido en el gol y en las jugadas de los otros dos. La entrada de Kroos fue bien recibida pero quedó tapada por la tremenda ovación a Valverde.

El 3-1 nos dejó muy buenas sensaciones. Parece que los nubarrones van quedando atrás. Y el martes tenemos Champions contra el PSG. Otro test.

1 comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Chaparrón del Madrid en Eibar (0-4)

Real Madrid

El Real Madrid salió enchufadísimo. ¿Pesaba el 3-0 que nos endosó el Eibar la temporada pasada? El caso es que el equipo parece otro. En la primera mitad se confirmaban las buenas sensaciones de los últimos encuentros (nadie se acordaba de la derrota de Mallorca).

Zidane presentó varios cambios respecto al presumible once titular, que tan buenos resultados le ha dado últimamente. La baja obligada del lesionado Marcelo estuvo cubierta por Mendy, tan prodigioso en su despliegue físico como desacertado en el pase final en ataque. En el medio campo Modric relevó a Kroos, en línea con lo apuntado en este blog (con las indiscutibles titularidades de Valverde y Casemiro la otra plaza está entre el alemán y el croata). Y arriba en lo que a priori me resultó sorprendente Rodrygo fue suplente y jugó Lucas Vázquez. Teniendo en cuenta las crudas condiciones meteorológicas, el tamaño del campo y las características del rival, seguro que Zizou acertó (en la primera parte quedó claro que sí).

El 0-3 al descanso reflejaba la abrumadora superioridad blanca. Los goles llegaron entre el minuto 17 y el 29. Si Benzema fue el mejor de esta primera parte (dos goles, un palo y una ocasión fallada), no perdamos de vista la primera media hora de Hazard. Vimos su mejor versión. Se pareció al jugador que se supone que es. Encarando, regateando, descargando, un peligro constante.

El 0-1 llegó tras una brillante jugada de Benzema. Su pase atras, viendo la entrada de Valverde al área provocó un intento de remate y otro de Modric. Finalmente la pelota llegó al francés, situado en un costado entre las dos áreas. Con precisión de jugador de billar Benzema anotó el 0-1. Dos minutos después una internada de Hazard es frenada por Blasis con una zancadilla en el área grande (sería la constante del partido: se iba o le derribaban). Sergio Ramos transformó el penalti. El tercero también llegó por una pena máxima. Hazard le cruzó un balón a Lucas Vázquez. Lucas se fue de Cote, su marcador, quien le derribó.  Esta vez fue Benzema quien lo lanzó.

En los primeros 45 minutos vimos a un Madrid ordenado, solidario, presionando, metiendo la pierna concentrado, jugando rápido (al primer o segundo toque pasado el circulo central), taponando los (escasos) remates del Eibar. A los 20 Escalante en un excelente disparo desde muy lejos fue el único chut que superó todas las trabas merengues. Se fue fuera por poco. Hasta los tres minutos de descuento no volvieron a inquietar la meta de Courtois. Fueron Escalante, de nuevo, y Enrich, de cabeza, quienes nos crearon dificultades.

La segunda mitad arrancó con signo distinto. El Eibar achuchó durante los primeros 10 minutos. Hasta que dos arrancadas primero de Hazard (por la derecha) y luego de Benzema, pusieron de nuevo las cosas en su sitio. Estos dos toques de atención alertaron a los locales. Y en eso llegó otro golazo, en el 60. Modric ve a Valverde y el uruguayo, desde fuera del área, la rompe muy en la onda Kroos. 0-4. Era su primer gol en Primera y rompía las esperanzas de los armeros.

En el 70 se retiraban Valverde y Hazard. Entraban Isco y Vinicius. Ambos disponían de tiempo suficiente para reivindicarse.

Cinco minutos después Courtois batía el récord de imbatibilidad de Keylor Navas. Otro varapalo para los medios antimadridistas.

Brahim también tuvo sus minutos. Entró en el 80 por Lucas Vázquez (el Eibar simultáneamente efectuó un doble cambio).

Muy buen partido del Madrid, especialmente en la primera mitad donde dejaron el encuentro visto para sentencia. Además de los tres puntos destacar dos aspectos: hemos recuperado la pegada (goleadas en casa al Leganés y Galatasaray y al Eibar en Ipurua) y de nuevo no hemos encajado ningún gol (cinco partidos seguidos).

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El falso debate Rodrygo-Vinicius

Marca

El debate Rodrygo-Vinicius es falso. No existe. Antes de explicarlo dos recordatorios:

  • El comentario de Zidane respecto a Vinicius, en la rueda de prensa tras el 5-0 al Leganés, nos pone en situación: “Lo que hay que pensar, es que a lo mejor el año pasado no estaba Hazard. Ahora está Hazard en su sitio.”
  • Marco Asensio está lesionado

En más de una ocasión he escrito sobre el overbooking de la banda izquierda en el Real Madrid. Retrocedamos a cuando Cristiano Ronaldo fichó por el Madrid. Explotó y tuvo los mejores años de su carrera arrancando desde la banda izquierda merengue. Inició su carrera de extremo derecho, en el Sporting de Portugal. Bale triunfó en la izquierda (primero de lateral y luego de delantero). Al llegar al Madrid tuvo que adaptarse a jugar por la derecha. La izquierda era de Cristiano. Para muchos seguidores blancos el galés rinde más por la izquierda que por la derecha. Otros piensan al contrario. Yo no lo tengo claro. Le he visto hacer grandes cosas por ambos costados. Y también desaparecer por las dos bandas. Con CR7 en el equipo no había dudas.

Hazard no es el portugués, está claro, pero también es evidente que es el fichaje estrella del Madrid para esta temporada. Es el dueño de la banda izquierda. En su vuelta al Madrid la temporada pasada Zizou ya probó a Asensio por la derecha. También lo ha hecho con Vinicius. Soy de la opinión que el balear baja mucho su rendimiento jugando desde la derecha. Vinicius no se ha adaptado a este cambio de posición. La falta de adaptación de Vinicius a la derecha me sorprende, siendo diestro como es. Y es obvio que Rodrygo sí se ha hecho con su nueva demarcación. Ha superado el test con sobresaliente. Los orígenes de los tres están en la izquierda.

Por todo esto afirmo que no hay debate. Rodrygo se ha ganado el puesto. Surgen dos dudas. Una de ahora: ¿Bale o Rodrygo? Y otra para el 2020: ¿Asensio o Rodrygo? Rodrygo puede reemplazar –igual que Bale y Asensio– a Hazard, entrando Lucas Vázquez por la derecha. Y a todo esto no he mencionado a Brahim

Quedan meses de competiciones: hay rotaciones, lesiones, estados de forma y sanciones. Y Vinicius debe dar un gran salto cualitativo para entrar en las quinielas de las alineaciones.

1 comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Primera goleada del Madrid esta temporada

Javier Gandul As

El 5-0 al Leganés es la primera goleada del Real Madrid esta temporada. Se entiende que a favor, porque en contra padecimos un 7-3 del Atleti en pretemporada y un 3-0 del PSG en Champions. Finalizado el encuentro comentaba Zidane que no recordaba cuando fue la última vez que marcamos cinco goles en el Bernabéu.

Una de las claves fue marcar pronto. A los siete minutos ya ganábamos 2-0. Dos asistencias de Benzema sirvieron para que Rodrygo abriese el marcador en el min. 6 y Kroos, de tacón, anotase el segundo. Si a los tres jugadores mencionados en la frase anterior añadimos una paradón de Courtois, en la única ocasión del Leganés en esta mitad (tuvieron otra en la segunda parte que el meta belga, bien situado, atajó con solvencia), y la irrupción de Fede Valverde en la medular blanca, ya tenemos el panorama completo de una buena primera parte del Madrid.

Kroos vuela sabiendo que Casemiro y Valverde le cubren las espaldas. Y se permite el lujo de merodear por el área rival, llegar y rematar. Gracias a la presencia del uruguayo ha vuelto a encontrarse con el gol. Otro aspecto que el alemán seguro que tiene en cuenta es que a Valverde no lo va a sacar nadie del once. Y a Casemiro tampoco (como ya sabemos). De hecho la aparición de ambos guarda similitudes: Zizou les dio la alternativa a ambos, en distintas épocas, y ya nadie les movió del equipo. Es decir, Kroos sabe que tendrá que luchar con Modric por un puesto. De momento Kroos va en cabeza. Y cuando fue sustituido por el croata en el 61 fue despedido con una ovación. Merecida, porque estuvo imperial en la primera mitad. Modric fue recibido con cariño. Pudo haber hecho el 4-0 pero le frenaron con un penalti que transformó Benzema. Esta vez Sergio Ramos mostró la generosidad de la que careció en el anterior, el del 3-0.

A Hazard, estuvo mejor que otros días pero aún lejos de lo que se espera de él, le hicieron el penalti del 3-0. Tuvo suerte, porque controló mal y el balón se le fue largo y Soriano le atropelló. Pensé que con 2-0 el capitán debía ser generoso y ceder la pena máxima a Hazard, que necesita encontrarse, o a Benzema, que está en lo alto de la clasificación de los goleadores. No fue el caso. Y Soriano detuvo el lanzamiento de Ramos. Pero sorprendentemente mandaron repetirlo. Al pensamiento anterior sobre la generosidad añadí el de “Campeón tíralo fuera y se un deportista de los pies a la cabeza”. Porque esta regla nueva de repetir el penalti es ridícula (y además se sanciona con amarilla). Tampoco sucedió. Y para rematar la faena Ramos lo celebró como si fuese el gol del triunfo en la final de la Champions.

Benzema estuvo soberbio. Resumen: dos asistencias, un tiro al palo y un gol. También salió ovacionado cuando Jovic le reemplazó en el 69. El serbio se estrenó. Suyo fue el tremendo cabezazo que cerró el 5-0 (unos minutos antes le habían anulado un tanto).

Isco salió por Valverde en el 74 y el uruguayo se llevó la correspondiente y merecida ovación del estadio. Al malagueño se le vio más motivado. Intentó jugadas de relieve, algunos pases fueron de gol.

Rodrygo se perdió estos aplausos porque jugó todo el partido. Pero ya se ha ganado al Bernabeú. Gran primera mitad mientras que en la segunda acusó un bajón físico y que el equipo levantó el pie del acelerador. El brasileño es un futbolista con criterio. No pierde el tiempo en florituras y adornos innecesarios. Toma las decisiones adecuadas. Está donde tiene que estar (en el 1-0, en el puesto del nueve mientras Benzema estaba en el puesto de Rodrygo). Si pierde la pelota no se queda mirando. Se revuelve e intenta recuperarla. Se desfondó bajando a ayudar al medio campo. Su ejemplo debería servir de acicate para Vinicius (y para Hazard).

El sábado nos visita el Betis.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Areola, Courtois, Lunin y Navas

El polvorín de la portería del Real Madrid tiene cuatro apellidos: Areola, Courtois, Lunin y Navas.

La simultanea salida de Keylor Navas y la llegada de Areola se produjeron dejando un daño colateral: Lunin, el excelente guardameta ucraniano (campeón del mundo juvenil este pasado verano y elegido mejor portero del torneo). De 20 años es la gran promesa blanca para ocupar la meta en los próximos años. Aunque la política de cesiones le haya sido desfavorable hasta el momento. La temporada pasada estuvo cedido en el Leganés y apenas jugó siete encuentros. Su cesión fue producto de la llegada de Courtois. Para darle más minutos este año fue cedido al Valladolid. No ha jugado nada. ¿Porque se ceden jugadores a equipos donde no juegan? El caso del Valladolid es especialmente sangrante. El club presidido por Ronaldo (quien tiene muy buenas relaciones con la casa blanca) tiene varios futbolistas cedidos por el Madrid. No juega ninguno. ¿Por qué? ¿Debemos seguir cediendo jugadores a un club cuyo entrenador no cuenta con ellos? Prefiere contar con Masip de titular (en la última jornada se tragó un gol; veremos como se desempeña hoy contra el Atlético de Madrid).

La decisión de Navas de quedarse provocó buscarle acomodo a Lunin. Y se fue a Valladolid. Luego, el tico nos la jugó y cambió de opinion. Para acabar volando rumbo al PSG. Pero Lunin ya estaba fuera. Si Keylor buscaba venganza vaya si la encontró. Nos dejó un agujero bien grande (su marcha, la de Lunin y la llegada de Areola).

El antimadridismo mediatico no descansa. Y la portería del Madrid les ha ofrecido buenos réditos. Primero con De Gea. Luego con Kepa. (Se podría decir que el Florentinato también puso muchos de su parte). En ambos casos el objetivo era desestabilizar a Keylor Navas. Luego con Luca Zidane se inventaron la (inexistente) conspiración familiar. Pusieron el grito en el cielo cuando debutó con el primer equipo. El tercer portero del Real Madrid siempre juega al menos un encuentro (si las circunstancias son favorables). Pero daba igual. Ya saben ese principio periodístico: no dejes que la realidad te estropee una buena noticia.

En el partido de Champions de esta semana frente al Brujas vivimos un nuevo capitulo: los pitos a Courtois. Tan incomprensibles como los intentos de la cúpula merengue para mover a Navas de su posición de titular. ¿Qué hizo tan rematadamente mal el belga para ser pitado? ¿Encajar dos goles en dos mano a mano, en los que el delantero además falló y desconcertó a todos? ¿Nos olvidamos que salvó otro? Hubiese sido el 0-3. Areola también salvó un mano a mano. Lo que habría que preguntarse es por qué el Madrid concede cuatro manos a mano en un encuentro, en el Bernabéu. ¿De verdad es culpa de los arqueros que les lleguen solos los rivales? La cosa no paró con los silbidos (en un campo en el que se abucheó a ¡Cristiano Ronaldo! frente al Bayern: venía de marcar tres goles en Munich y en ese encuentro anotó dos; son cinco goles en una semifinal de Champions y le silbamos).

Los medios tras el partido contra el Brujas empezaron a organizar encuestas. Todas daban como resultado que Areola debería ser el titular. Asumo que culés y rojiblancos se hincharon a votar en favor del francés. Y de paso se cobraban una pieza: Courtois.

Ayer vimos a Areola, el de verdad: dos salidas en falso y dos goles por fallos suyos. ¿Areola no sirve para el PSG y sí para el Madrid? ¿Se nos ha ido la pinza? Para los desmemoriados: el PSG fichó a un más que veterano Buffon porque no confiaba en Areola. Y en esta temporada se han reforzado con Keylor Navas y se han desembarazado de Areola. Esta es la realidad. No la que nos cuentan medios interesados y encuestas hinchadas.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Atleti no pincha

Clas AS

El Atlético de Madrid no pincha (el Sevilla tampoco). Ayer ganó en Butarque, un campo difícil para los rojiblancos. Llevaban varias temporadas (tres) sin ganar al Leganés ahí. Lo consiguieron gracias al golazo de Vitolo. El canario había reemplazado en el 59 a uno de los tres centrales, Hermoso, con los que Simeone arrancó el encuentro.

El pasado 16 de agosto, cuando se disputó el primer partido de la Liga 2019/20, escribí en la previa al inicio del campeonato que el Atleti era mi gran favorito para el titulo. Tras solo dos jornadas no se pueden lanzar las campanas al vuelo. Pero los otros dos aspirantes ya han pinchado: una derrota del Barça en Bilbao y un empate en casa de mi Real Madrid. Nosotros llevamos dos temporadas tirando el campeonato a las primeras de cambio. Confío que no suceda lo mismo en esta y el 1-1 ante el Valladolid sea tan solo un accidente.

El Atlético de Madrid, con dos victorias por la mínima (1-0 y 0-1), ha logrado los seis puntos disputados. A su solidez defensiva y su espíritu de lucha han añadido talento, por tanto buen juego, y pólvora en ataque (a pesar de la marcha de Griezmann). Aunque los dos partidos jugados hasta la fecha han sido más bien un tostón (en su línea habitual).

En otro orden de cosas, el Barça arrolló al Betis, 5-2, superando el 0-1 del minuto 15. Griezmann hizo un doblete y el joven Carles Pérez marcó un golazo y cuajó un gran partido (confirmando las buenas impresiones que dejó en la pretemporada). Debió de haberle dedicado el gol al impresentable de D’Alessandro. Esta semana pasada, desde el plató de El Chiringuito de Pedrerol, arremetió y humilló al joven jugador. Los improperios al futbolista tenían como destinatario final al entrenador culé, Valverde. Valverde como entrenador no ha descendido a ningún equipo y ha ganado Ligas en España (2) y Grecia (3). El argentino ha descendido con varios (también ha salvado a algunos) y no ha ganado ningún título como entrenador. Pero pretende sentar cátedra desde los medios, a voces. ¡Insólito!

P.D.: Valverde hizo debutar a Ansu Fati, un chaval de 16 años. ¿Qué argentinada nos soltará ahora D’Alessandro?

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

La envenenada herencia de Esperanza Aguirre

Ayuso Almeida

¡La incombustible Esperanza Aguirre vive! Su envenenada herencia sigue presente en Madrid. Algunos hitos, de esos que son inolvidables.

Sanidad:

  • En el primer gobierno de Aguirre al frente de la CAM nombró consejero de Sanidad a Manuel Lamela. El caso del Hospital Severo Ochoa de Leganés y la infamia contra el Dr. Montes y otros fueron la gran aportación de Lamela a la vida pública. A pesar de las sentencias a favor de los médicos de urgencias del Severo Ochoa, nadie de la Consejería, del gobierno ni de la caverna mediática pidió perdón. Tampoco hubo dimisiones ni se subsanó el daño ocasionado a los médicos del hospital. Nos quedó la impresión que todo fue una cortina de humo (a expensas de las reputaciones de los profesionales sanitarios) para salvaguardar las aspiraciones privatizadoras del gobierno. Mientras se desacreditaba a la sanidad pública, la que ellos gestionaban, para convertir la sanidad en un negocio y poner los hospitales en manos de empresas amigas. Para protegerle, a Lamela, Aguirre le nombró consejero de Transportes (llevó adelante el proyecto de una autovía por suelo protegido que el Tribunal Superior de Justicia declaró “ilegal” en febrero de 2008) y le sustituyó en Sanidad con Güemes. En 2013 ambos, Lamela y Güemes, fueron imputados por cohecho y prevaricación. Seis años después la querella fue desestimada. Lamela, rey de las puertas giratorias, es hoy miembro del consejo de administración de Assignia Infraestructuras, empresa concesionaria de la gestión del Hospital del Tajo de Aranjuez.
  • Los profesionales de la sanidad de la CAM señalan que la apertura de nuevos hospitales de construcción privada no enriquecen el sistema, ya que conlleva el cierre de otras instalaciones en uso, como los ambulatorios de Aranjuez, Arganda o Alcobendas. Según algunas fuentes del sector, los nueve nuevos hospitales aportan al sistema tan solo 700 camas a un coste extremadamente alto (casi 1.300 camas en un año).
  • El proceso de privatización de la Sanidad madrileña del gobierno Aguirre entregó la gestión, de cuatro hospitales públicos y de los centros de salud del Área sanitaria 14 de Madrid, a la empresa privada Capio Sanidad (con la que Gúemes estuvo relacionado profesionalmente). Y la gestión de otros siete hospitales a ¡empresas constructoras españolas! Hace unas semanas descubrimos otro “daño colateral” de las privatizaciones de la gestión: el deficiente servicio de lavandería que hasta la propia consejería de Sanidad ha tenido que reconocer.

Caso Gürtel:

Aguirre tuvo que destituir a su consejero de Deportes, Alberto López Viejo, principal imputado de la trama (colaborador suyo desde sus tiempos de concejala del ayuntamiento de Madrid). El escándalo afectó a municipios donde gobernaba el PP, que ella presidía en Madrid, como Majadahonda, Arganda del Rey, Pozuelo de Alarcón y Boadilla del Monte.

Caso Púnica, Francisco Granados, Ignacio González y Cristina Cifuentes:

  • Francisco Granados (consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la CAM además de secretario general del PP de Madrid que presidía Aguirre) estuvo casi tres años en prisión preventiva por el caso Púnica.
  • Ignacio González, vicepresidente y portavoz de la CAM con Aguirre, la sustituyó en la presidencia. Fue imputado por los delitos de cohecho y blanqueo de capitales, en marzo de 2016, por el juzgado de instrucción número 5 de Estepona, por el caso del ático. Fue detenido en abril de 2017 en el marco de la Operación Lezo (lo del Canal de Isabel II). Los investigadores policiales le acusan de haber presuntamente cometido los delitos de organización criminal, prevaricación, malversación, cohecho, blanqueo, fraude y falsificación documental. Estuvo encarcelado de abril a noviembre de 2017 y salió previo pago de una fianza de 400.000€. El caso Púnica también le salpicó.
  • Cristina Cifuentes reemplazó a González en la presidencia de la CAM. De la que acabó teniendo que dimitir por los embrollos del máster, el hurto de las cremas, etc. También fue hija política de Aguirre: a finales de 2004, a propuesta de Aguirre (recién nombrada presidenta del PP de Madrid), fue nombrada para llevar la Secretaría Ejecutiva de Política Territorial.

Hay más tomate. Pero son agua pasada. La rabiosa actualidad viene marcada por Martínez-Almeida, flamante alcalde de Madrid, y Díaz Ayuso, aspirante a presidir la CAM.

El nuevo alcalde fue director general de Patrimonio Histórico de la CAM entre 2007 y 2011, cuando pasó a ser secretario del Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid. Siempre con Esperanza Aguirre en la presidencia. En las listas electorales de Aguirre a la Comunidad y al ayuntamiento ocupó el n.º 3 de las listas. Ya como alcalde Almeida ha nombrado a Inmaculada Sanz como portavoz del ayuntamiento (ella dirigió su campaña electoral). Sanz fue jefa de gabinete de Aguirre y también ocupó un par de direcciones generales en su gobierno (al ayuntamiento de Madrid también llegó de la mano de Esperanza Aguirre).

La periodista Díaz Ayuso es también una protegida de Aguirre. Se ganó su confianza trabajando para Alfredo Prada (que llegó a vicepresidente segundo con Doña Esperanza en la CAM y actualmente es investigado por las irregularidades del proyecto del Campus de la Justicia de Madrid). Dirigió la campaña digital de Cifuentes. En su experiencia profesional también destaca que gestionaba la red social de Pecas, el perro de Espe. Es fácil comprobar la profundidad del curriculum de Ayuso. Actualmente aspira a presidir la CAM, con el apoyo de Ciudadanos y Vox, sobre Ángel Gabilondo, la lista más votada.

A la vista de todo esto cada vez me resulta más incomprensible el papelón de Ciudadanos, pactando con este PP heredado de Aguirre y con Vox. De la lucha contra la corrupción y la regeneración de la vida pública, de la que presumen Cs, ya igual hablamos otro día…

Deja un comentario

Archivado bajo Política