Archivo de la etiqueta: Keylor Navas

Derrota en Valencia

Javier Gandul AS

Zidane afrontaba en Mestalla su primer partido fuera desde que volvió al banquillo blanco. El Real Madrid (con Solari) acumulaba cinco victorias consecutivas fuera de casa. Zizou alineó a Lucas Vázquez, Benzema y Marco Asensio en la delantera. Los centrocampistas fueron los tres clásicos (Kroos, Casemiro y Modric). En defensa mantuvo a Marcelo, no se sabe bien por qué (en los dos encuentro anteriores estuvo flojo, bueno ante  el Huesca directamente mal). Y Keylor Navas volvía a la portería.

El duelo Odriozola-Gayá prometía ser apasionante. Dos laterales largos, que coincidían en la misma banda. Sus incursiones en ataque dan profundidad a sus respectivos equipos. En la segunda mitad el duelo fue el de Odriozola con Guedes (hasta que el portugués fue sustituido en el 72 por Cheryshev).

La lucha por el control del partido fue la tónica de la primera mitad. Los centrocampistas robaban, pero en las aproximaciones a las áreas perdían la posesión. El primer remate a puerta llegó de las botas de Kroos, mediada la primera mitad.

Asensio y Benzema empezaron con chispa. Y acabaron diluyéndose como la gaseosa. Modric apenas intervenía y esto siempre lastra el juego del Madrid. Por otra parte tanto Casemiro como Kroos estuvieron por debajo de su nivel.

El primer remate a puerta del Valencia fue gol, en el 34. Mientras los aficionados locales protestaban por un (imaginario) penalti, el VAR repasaba la jugada (¿para esto está el VAR, para juzgar acciones inexistentes?). Finalmente se desestimó la pena máxima, fruto de una alucinación colectiva. La bronca en el estadio traspasaba los limites de los altavoces de mi tele. Y hete aquí que se bota el córner en vez del lanzamiento del penalti. Navas despeja con los puños. La pelota llega a Guedes, alejado del área y escorado a la derecha de nuestra defensa. Hace una pared con Carlos Soler y entra como medio metro en el área. ¡Solo! Tan desmarcado estaba que le dio tiempo a controlar y chutar.

El gol espoleó a los locales. Fueron un aluvión. Durante unos 10 minutos estuvimos al borde del 2-0. Hasta que apareció Modric y empezó a templar. En una buena jugada de ataque, iniciada por el croata por la derecha, Marcelo la pifió: en vez de rematar o tocar rápido, se entretuvo. La perdió y la contra del Valencia fue fulgurante. Por su banda. El brasileño no llegó a la defensa hasta que el esférico fue despejado a córner. Fue la última jugada de la primera mitad.

La segunda parte comenzó con el Madrid mandando. Mucho control, mucha posesión, pero poco peligro y ningún remate. Dominio estéril. Los locales a la contra ponían en pie a su afición. En el 52 Navas salvaba un mano a mano ante Carlos Soler (¡qué buena pinta tiene este jugador!).

En el 62 Zidane efectuó un doble cambio: entraron Isco y Bale (estuvo tan inoperante como últimamente) por Lucas Vázquez y Kroos. La mejor noticia para el futuro inmediato del Madrid sucedió en el 75: amarilla para Marcelo que acarrea suspensión de cara al partido del próximo sábado.

Mariano entró por Lucas V. en el 77.

El 2-0 llegó en el 82 vía dos ex: un canterano, Parejo, botó un saque de esquina. Un central, Garay, que estuvo en el Madrid, fichado del Racing de Santander, se impuso en el salto a Casemiro y cabeceó el segundo gol.

Dato: los dos tantos encajados se originaron en jugadas a balón parado.

El 2-1 final llegó en la última jugada del partido. También de córner. Esta vez fue Benzema quien cabeceó a la red. (En el ataque anterior un penalti señalado a favor del Madrid fue anulado por fuera de juego, en la revisión del VAR).

El drama en Valencia llega tras el empate del Barça y pensando en el duelo frente al Atlético de Madrid del sábado por la noche. Malgastamos balas para luchar por el subcampeonato. No se puede regalar tanto!!! Ni en defensa ni en ataque.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El horario restó público al Bernabéu

El horario restó público al Bernabéu. La mala temporada del Real Madrid no ayudó. El rival, el Huesca, colista de la Liga, tampoco presentaba alicientes. Ni siquiera la alineación que presentó Zidane llamaba la curiosidad de abonados, socios y simpatizantes. Se sabía de antemano que iba a haber novedades. Los 49.269 que acudieron eran poco más que la mitad del aforo.

No me gustó la presencia de Luca Zidane en la portería. Entiendo que el tercer portero tiene que tener alguna oportunidad. Y esta parecía la mejor ocasión. Pero el mensaje del entrenador a los jugadores es que el partido va a estar chupado. Nada más alejado de la realidad. Los encuentros hay que jugarlos, pelearlos y ganarlos. Y por otra parte está el tema de las rotaciones. Entiendo que roten los jugadores de campo (Benzema nunca lo hace), pero ¿Keylor Navas? ¿Qué rotación precisa Keylor? Si apenas ha jugado esta temporada.

Los delanteros del Huesca Chimy Ávila y Cucho Hernández (19 años) supusieron una pesadilla, mientras estuvieron en el campo, para la floja defensa blanca. De hecho fueron los artífices del 0-1. Una cantada de Nacho –ya comenté que no está siendo el Nacho que conocemos- provocó una perdida de balón, que creyó ganado ante Ávila. El argentino le robó la cartera y encuentró a Hernández desmarcado en el área, en las inmediaciones del punto de penalti. Era el minuto 2. La primera en la frente.

Benzema salvó los muebles. Intervino en el gol del empate (Isco) en el 24 y en el 2-1 (Ceballos) en el 61. Cuando Etxeita puso el 2-2, en el 73, su equipo, el Huesca, y Zidane se empeñaron en que los colistas se llevaran los tres puntos. Y en el 89 surgió de nuevo Benzema, anotando un golazo que se coló por la escuadra. El 3-2.

Isco y Ceballos maquillaron un mal partido con sus goles. No apoyaron a Marcos Llorente, su compañero de media. Al contrario, desordenaron todo, confundiendo a sus propios compañeros. Las posiciones de los tres mejoraron en la segunda mitad. En el primer gol hay que destacar la llegada de Isco: empujó la pelota prácticamente sobre la raya de gol. La jugada la inició Benzema, robando el balón, con un pase a Brahim que se convirtió en una pared. El remate de Benzema es rechazado por el meta visitante y la pelota le llega a Brahim. El hoy titular hoy da su segunda pase gol en la misma jugada y esta vez sí es gol, de Isco, el del empate. En el 2-1 un buen centro con el exterior del ayer inoperante Bale (una vez más) es cabeceado por Benzema hacia Ceballos. El andaluz, como antes Isco, llega bien y a media altura, también casi sobre la linea de gol, empuja el esférico a la red. Luego ya vino el cabezazo picado de Etxeita, 2-2, en otro despiste defensivo, y finalmente el 3-2.

Decía en el párrafo anterior que Zidane se empeñó en perder el encuentro. No digo que lo hizo apostó. solo que sus errores ayudaron al rival. El Madrid estaba partido por el centro del campo. Los rivales llevaban el peso del juego. Nosotros estábamos mal coordinados y por tanto mal colocados. La presencia de Fede Valverde (salió por Isco en el 74) ayudó a equilibrar (pero no mucho, por lo que vino después). Meter a Mariano por Marcos Llorente, en el 78, además de una medida desesperada es infantil. Un 4-2-4 es dar ventaja al contrario, al debilitar el centro del campo. Y más teniendo en cuenta que ellos estaban dominando. Y creando peligro. Pero, por algo son los últimos. Y eso que nos metieron dos goles.

Tres puntos en otro mal partido, en la segunda entrada más floja de la temporada, que solo tuvo la incertidumbre del resultado.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Mal partido: 2-0 y tres puntos

Floper culpable

Zidane volvía a sentarse en el banquillo del Real Madrid. Su reestreno fue con victoria, en un mal partido frente al Celta de Vigo.

Cuando conocí su primera alineación pensé que se equivocaba formando un centro del campo con Isco, Modric y Kroos. Me preguntaba quién iba a correr, defender y luchar aparte de Modric. Al llegar al estadio expresé mis dudas a mi compañeros de grada y mandé varios whatsapp al respecto. Desafortunadamente la primera parte me dio la razón. El Celta poco a poco se hizo con el control del medio campo (la segunda mitad fue otro cantar).

También volvían Keylor Navas, Marcelo y Bale al once titular (Odriozola fue lateral derecho y Marco Asensio estuvo en la delantera con Benzema y el galés).

En el corrillo del descanso (0-0) solicitaba la presencia de Fede Valverde, Ceballos y Mariano. Como me recordaba el cineasta César Martínez, al final del partido, Zizou realizó estos tres cambios a lo largo de la segunda mitad.

De los “resucitados” para la causa, Navas salvó el partido: con 0-0 en un alarde de reflejos despejó un cabezazo franco de Maxi Gómez, solo en el área chica. Fue la oportunidad más clara de la primera mitad. El Madrid no llegaba y apenas remataba:  en el primero Isco resbaló y la pelota rebotó en un defensa y se fue a córner; en el segundo remate Kroos desde fuera del área disparaba alto; en el tercero (el primero entre los tres palos) Bale estrellaba el balón en el larguero; y en el cuarto Sergio Ramos cabeceaba fuera.

Pero sigamos con los “resucitados”: Isco, en su línea, se entretenía con el balón en los pies y a medida que pasaba el tiempo se notaba que le pesaban las piernas. Justo cuando iba a producirse el cambio (entraría Ceballos en el 61), una fenomenal entrada de Asensio con pase filtrado a Benzema, quien hace el pase de la muerte y el malagueño empuja a la red. Era el 1-0. El Bernabéu respiró. Se había abierto la lata. Isco se retiró entre aplausos. La entrada de Ceballos aportó frescura, músculo y capacidad atacante. Robaba y se iba para adelante. El Madrid, con el marcador a favor, recuperó el dominio. Fede Valverde salió por Modric, un cambio sorprendente. Todos pensábamos que sería por Kroos. El 2-0 de Bale fue la puntilla de los gallegos.

Marcelo fue de menos a más. El Celta, como todos los equipos, atacaba por su banda. Hundidos en la clasificación, luchando por evitar el descenso y sin Aspas, su mejor jugador, no supieron aprovechar la ventaja que suponía la alineación del brasileño. Como sería la cosa que Zidane le recriminó a Marcelo, en la segunda parte, que no bajase en una contra que pifiaron (incomprensiblemente) los gallegos. Kroos durante la segunda mitad cubrió varias de sus subidas y Bale acabó de lateral izquierdo.

El galés mostró más compromiso que en ocasiones anteriores. Peleó, ayudó en defensa y estuvo incisivo en ataque. Un balón al larguero y el segundo gol (min. 76 en una buena internada de Marcelo por el callejón del 10) son sus mejores contribuciones como delantero. Sus incursiones por banda con buenos centros al área no encontraron rematador. Porque no lo tenemos. Una vez más abusamos de esos balones para nada. Cuando Mariano sustituyó a Benzema en el 80 dejamos de buscar esos pases. Incomprensible.

El VAR anuló un gol a Modric a los 10 minutos de la segunda mitad por fuera de juego de Varane (le perdió el gesto de evitar el balón) y no consideró penalti una falta a Asensio (que se produjo fuera del área, por lo que según el protocolo el VAR no entra en estas jugadas). En otra incidencia se le anuló un gol a Benzema, finalizando la primera parte, por un codazo de Bale a su defensa mientras se internaba en el área. El galés vio la amarilla.

Dejo para el final lo de las pancartas. Hubo dos: la que ven en la foto que encabeza esta entrada y una que decía “Florentino dimisión“, que apareció nada más iniciarse el partido. La seguridad privada del Florentinato las retiró. ¿Por qué? ¿Y la libertad de expresión? No recuerdo que las retirasen tan rápidamente cuando eran favorables. ¿También nos han subido los abonos un 10% para pagar una seguridad que implementa estas fascistadas?

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Florentino va a dejar niquelado el jardín mientras el equipo se ahoga en su piscina

Vinicius MarcaFlorentino Pérez va a dejar niquelado el jardín mientras el equipo se ahoga en su piscina. Es el precio a pagar por no fichar goleadores. Más aún cuando le has enseñado la puerta al máximo anotador de la historia del club. Y de paso nos sube descaradamente los abonos para la reforma del jardín y sus instalaciones, pero no para invertir en cracks.

Las especulaciones sobre la presencia de Bale en el once titular fueron eso: especulaciones. Sin ninguna fundamento ni base. Globos mediáticos para atraer clics, vender prensa e incrementar audiencias. Nada nuevo bajo el sol. Lanzamos el bulo y el público igual pica. Solari presentó el equipo que debía, sin Marcelo ni Bale. Parece que aprende de los errores (me refiero concretamente al último día del Girona).

Valverde por su parte reforzó la banda por donde opera Vinicius con Sergi Roberto (en el medio campo) y Semedo (en el lateral). Habíamos leído en la prensa barcelonesa sobre esto y se confirmó (al contrario que las adivinaciones madrileñas). Y revelan la importancia del extremo brasileño en este Real Madrid (de hecho fue el mejor en la ida) y pone de relieve, más aún, el garrafal error de dejarle en el banquillo frente al Girona. Por otra parte la presencia de Sergi Roberto también reforzaba la linea centrocampista culé y asumo que buscaba aprovechar la aparente debilidad defensiva de Vinicius y atacar en superioridad numérica por el flanco de Reguilón.

Con 0-0 el Madrid estaba clasificado. Así que era el Barcelona quien debía exponer. Precisaban anotar un gol.

Los blancos salieron como en la ida en el Camp Nou: presionando arriba, provocando el robo del balón. Una arrancada de Messi en el minuto siete, con pase en profundidad a Dembélé acabó en córner. A partir de ahí hubo unos minutos en los que el Barça se sacudió la presión blanca. Coincidió con los minutos en los que Modric se oscureció. Cuando el croata volvió a brillar el Madrid retomó el mando del encuentro.

Casemiro cortaba los avances blaugranas, donde tan solo las intermitentes apariciones de Messi aportaban sentido al juego culé. Siempre buscaba a Dembélé. Fue lo mejor del argentino: vio claro que el encuentro estaba a la medida de Dembélé (o de Vinicius). Por tanto leyó el partido a la perfección (aunque no brillase en su juego).

El primer disparo de ambos equipos fue en el minuto 18, de Vinicius (se fue alta).

Dos cortes de Casemiro, seguidos de dos pases en profundidad, generaron las dos ocasiones más claras: en ambas el protagonista fue Vinicius. En la primera Ter Stegen rechaza su remate; el rebote le llega a Lucas Vázquez quien con su pierna mala, la zurda, no puede ajustar el disparo. Y en la segunda, el brasileño se escora hacia la izquierda, pierde posición de remate y le pasa a Benzema, solo, quien controla regular porque el chut le queda para la pierna izquierda y le sale flojo, sin dificultades para el portero.

El 0-0 al descanso me dejó la impresión, al igual que en la ida, que le habíamos perdonado la vida al rival. No habíamos visto al mejor Barça en Barcelona ni en la primera mitad. Seguían vivos (a pesar del 0-0 que en principio les eliminaba). Y luego está la jugada polémica del penalti de Semedo sobre Vinicius. Tan discutible pitarlo como no hacerlo.

El Barça no remató en toda la primera parte. El primero fue un cabezazo de Piqué en el 4 de la segunda parte. Un minuto después llegaba el 0-1. Obra de Luis Suárez tras un jugadón de Dembélé, superando a Carvajal. El uruguayo se adelantó a un blando Sergio Ramos y anotó. El 0-2 también nació de las piernas de Dembélé, pero por la otra banda. Keylor Navas falló lamentablemente: se quedó a media salida, la pelota atravesó el área chica y entre Suárez y Varane la empujaron. En las repeticiones vimos que era autogol. El 0-3 fue de penalti: marcó Suárez a quien Casemiro había pisado y frenado al verse superado.

Este 0-3 es la confirmación de la debacle del Florentinato. La pita del sabado, otra vez contra el Barça, debería ser monumental.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Empate a uno en el Camp Nou (ida)

ViniciusLa alineación de Solari en el Camp Nou presentó dos novedades (o sorpresas, si así lo prefieren): Marcelo y Marcos Llorente (en lugar de Casemiro). La primera resultó ser un error en la primera parte –y nos costó el gol del empate en la segunda mitad. Los azulgranas atacaron por su banda (como hacen todos los equipos). El lateral o no estaba en su posición, con lo que implica de desbarajuste para sus compañeros de la defensa y el medio campo, o Malcolm y Semedo le superaban con pasmosa facilidad. Cuando no era uno era el otro. Vinicius bajaba, de vez en cuando, a echar una ayuda. Pero no es lo suyo. Como tampoco lo es marcar gol. Con 0-1 dispuso de dos ocasiones, la primera muy clara. De haber acertado alguna o no haber pecado de egoísmo en otras dos nos habríamos puesto 0-2…

El primer gol llegó a los cinco minutos. Benzema lanzó a Vinicius por la banda izquierda, este se internó y lanzó un pase al lado contrario del área donde ¡Benzema! recogió la pelota mientras se zafaba de su marcador y como si fuese un extremo puso la pelota en el área chica. Ahí Lucas Vázquez, como un 9 puro, se adelantó al central y marcó.

El Real Madrid había salido muy centrado. Presionando arriba. Pero el Barça no se achicó con el gol. Se recompuso y tuvo una fase de diez minutos de dominio hasta la contra que desperdició Vinicius ante Ter Stegen (fue su primera ocasión). A partir de ahí entramos en una fase de dominio blanco, con un Modric tan omnipotente como omnipresente. Con y sin balón. Cuando el croata bajó el nivel el Barça impuso su ritmo. A partir de un cabezazo de Rakitic al larguero el peligro vino de las botas culés. Keylor Navas estuvo soberbio.

Al descanso se llegó con 0-1.

El Barça volvió a salir sin Messi. Si en la primera parte fueron los del Madrid quienes empezaron dominando en esta segunda mitad fue al revés. La presión alta desapareció, igual que Benzema. De los tres de arriba solo Lucas Vázquez se aplicaba. Y en el 56 Malcolm, libre de marca en la banda izquierda merengue, empató. Una jugada por el otro lado la salvó Navas con su salida, el rechace lo pilló Suárez y su remate fue al poste. Y el balón le llegó a Malcolm, incluso le dio tiempo a pararla. Marcelo estaba de espectador, trotando desde el círculo central.

Cinco minutos después del tanto del empate ambos equipos hicieron un doble cambio. Por los locales entraron Messi y Arturo Vidal por Coutinho y Rakitic. Por el Madrid entraron Casemiro (Marcos Llorente se retiró lesionado) y Bale por Vinicius. En el 83 entró Marco Asensio por un Lucas Vázquez exhausto.

Desde el descanso hasta el 75 el partido lo dominaron los azulgranas. El último cuarto de hora fue madridista. Porque volvió la presión alta. En el 80 Bale, solo sin portero, tuvo el 1-2, en la ocasión más clara que tuvimos en los segundos 45 minutos. Se entretuvo para rematar con el pie ¡derecho! Y Semedo taponó el disparo. Jordi Alba hizo lo propio con un remate de Kroos. Y Piqué fue un frontón.

Mi impresión fue que vimos muy buen partido. De los dos. Las únicas notas negativas del encuentro fueron los excesos interpretativos de los jugadores azulgranas y sus protestas corales. Del VAR ya ni me molesto (vean la imagen, es en el 50 con 0-1).

El empate deja las espadas en alto. La vuelta en el Bernabéu promete ser apasionante. Puede suceder cualquier cosa. Confío en mi Madrid, es otro equipo. ¡Qué lejos queda el desastre del 6 de enero ante la Real Sociedad en casa!

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Miércoles de fútbol: Boluda y Copa con Atleti y Madrid

dani sánchez asLa jornada futbolera comenzó con una espléndida entrevista a Vicente Boluda en el AS. Quien fuera presidente del Real Madrid (conocido como El pacificador), firmó el contrato de Cristiano Ronaldo finalizando la gestión iniciada por Ramón Calderón, su predecesor. Cuando los florentinistas me achuchan con nombres para suceder a Florentino Pérez, dada mi publica animadversión, o quienes preguntan por simple cotilleo o interés, siempre contesto que ya llegará el momento. Boluda es uno de los nombres que tenía en mente (seguiré sin desvelar los otros). Y lo digo ahora porque él ha comentado en la entrevista porque no ha optado a la presidencia con anterioridad. Con respecto a lo que comenta sobre el estadio del Madrid no puedo estar más de acuerdo. Y pone de ejemplo el Wanda Metropolitano del Atlético de Madrid. Precisamente iba a acudir por primera vez al nuevo campo del Atleti.

con carlos galán y josé manuel sebastiánMi admirado Carlos Galán (Subterfuge), colchonero de pro, tuvo la gentileza de invitarme. Nos campaña José Manuel Sebastián de Radio 3. El 3-3 frente al Girona eliminaba a los suyos. Sinceramente: iba con el Atleti, por tenerlos enredados jugando más partidos (pensando en la Liga y en la Champions frente a la Juve). No pudo ser. No tuvieron suerte. Ni Simeone estuvo acertado. Por no mencionar la diferencia de presupuestos entre ambos clubes.

El estadio me encantó. Y la compañía también. Aunque no les hizo mucha gracia mi comentario de que lo veía como escenario ideal para ganar la decimocuarta.

Al llegar a casa, sin spoilers, puse el partido del Real Madrid frente al Leganés. En el Wanda vi el 1-0 del Lega a la media hora (obra de Braithwaite aprovechando la debilidad en el despeje de la defensa merengue). Justo después de una gran ocasión de Isco, que se entretuvo. Varios whatsapp me alertaron del acierto de mi Isco de falso nueve, porque el malagueño aparecía en el once titular.

Solari presentó más novedades: Odriozola y Reguilón de laterales con Marcelo por delante del lateral. Nacho y Varane de centrales. Casemiro y Valverde de medio centros. Lucas Vázquez y Vinicius completaban junto al citado Isco y Keylor Navas el equipo titular.

Vi en la primera parte a un Madrid plano, sin chispa. En linea con la peor versión que estamos sufriendo esta temporada.

Tras el descanso entró Ceballos por Reguilón, bajando Marcelo al lateral izquierdo (es un decir). Vinicius volvía a la banda después de haber jugado de punta con Isco por detrás. Con este reajuste, Isco pasaba de enganche a ponerse de falso nueve.

En el primer cuarto de hora de esta segunda mitad pareció que los locales habían perdido algo de gas y que el Madrid estaba más ordenado, gracias al cambio. El reloj jugaba y pesaba lo suyo a medida que iba pasando el tiempo.

En el 67 Cristo entraba por Isco. Acto seguido Braithwaite casi hace el segundo, aprovechando un fallo de Varane. Esta acción incrementó la fe local. Pero un balón en profundidad de Ceballos a Vinicius (quien remató mal en una buena ocasión) calmó las aguas sobre el 73. Y los locales recurrieron a una dureza innecesaria (sobre Ceballos y Casemiro).

Entre el 83 y el 84 el Leganés pudo marcar. Primero en un cabezazo de Brathwaite, bien detenido por Keylor Navas, y después Merino se plantó en las inmediaciones del área pero Navas achicó bien y el remate se fue fuera. Solari dio entrada a Brahim por Lucas. Vinicius apareció en un par de jugadas pero los locales siguieron buscando el gol. El reloj seguía corriendo. En el 89 un carrerón de Vinicius dejó solo a Brahim y el balón se estrelló en el poste.

El partido se alargó en cuatro minutos. El reloj ya era el protagonista absoluto. En el tercer minuto del descuento Keylor salvo dos ocasiones seguidas en la misma jugada. Repitió faena en las dos siguientes jugadas. Y el partido de vuelta terminaba 1-0. La primera vez que el Leganés derrotaba en casa al Madrid. Pero quedaban eliminados por el 3-0 de la ida.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

A la tercera fue la vencida

Ángle martínez real madrid webA la tercera fue la vencida: el Real Madrid se impuso 3-0 al Leganés en partido de ida de la Copa del Rey. Hemos tenido que esperar al tercer encuentro de este 2019 para ganar nuestro primer partido del año.

Keylor Navas volvió a la portería blanca. Estaba previsto y además Courtois se ha lesionado, por lo que el tico será titular de nuevo las próximas semanas. Su presencia e intervenciones fueron decisivas en la primera mitad evitando los goles del Leganés. Porque las oportunidades más claras (tres) fueron visitantes. Con el mismo protagonista: Braithwaite. El danés demostró, por si había alguna duda, la importancia de contar con un delantero centro. De oficio. Porque hasta donde sabemos no es ningún crack mundial: juega cedido por el Middlesbrough de la segunda división inglesa. Porque, vamos a ver, está muy bien jugar con dos laterales profundos (ayer Odriozola y Reguilón) y dos futbolistas de banda como Lucas Vázquez y Vinicius, pero no sirve de nada si estos cuatro no tienen un nueve que remate sus centros.

Al descanso se llegó con 1-0 gracias al penalti (dudoso) transformado por Sergio Ramos (por derribo a Odriozola), finalizando la primera mitad. Unos 45 minutos planos con abuso de pases atrás (lo que ya viene siendo marca de la casa esta temporada). Un centro del campo previsible en su creación de juego, o más bien su falta de. Casemiro, Valverde y Ceballos no son conocidos precisamente por su creatividad. Son otras las virtudes que atesoran. Y del Ceballos de ayer destacaría su afán por rematar desde fuera del área. Con criterio.

Si en las ultimas semanas las segundas mitades merengues dejaban mucho que desear ayer fue al contrario. Tras una primera parte decepcionante, en la que los rivales estuvieron más acertados, en la segunda el equipo se puso las pilas. Cierto, el 1-0 al filo del descanso tiene su peso.

En el 68 llegó el 2-0: un mal pase atrás de Bustinza a su portero lo intercepta Benzema. Ve a Vinicius solo en el área grande y se la pasa. El brasileño, con buen criterio (o atenazado por los nervios) se la cede a Lucas Vázquez quien marcó a placer. Al minuto Isco reemplazó a Lucas. Y en el 76 llegó el golazo de Vinicius tras una buena combinación entre Isco, Benzema y Odriozola. De premio, como Lucas, fue cambiado y debutó Brahim Díaz. Hay cosas de Solari que me resultan incomprensibles… más teniendo en cuenta que Lucas no podrá jugar el fin de semana por sanción (así que no hay descanso que justifique la sustitución).

No tengo quejas de Vinicius: ganamos, marcó y dio un pase de gol. Perfecto.

Con el 3-0 Navas volvió a salvar un tanto seguro de Braithwaite.

El tercer cambio, en el 83, fue el de Cristo por Benzema.

El resultado parece cómodo de cara al partido de vuelta. Y debería ser una buena inyección de moral cara a los próximos partidos. Qué buena falta nos hace!!!

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol