Archivo de la etiqueta: Keylor Navas

De bochorno en bochorno: ¡Gracias Florentino!

Marca

El Real Madrid de la temporada 2018/19 ha transcurrido de bochorno en bochorno. El último ha sido el 0-2 frente al Betis. Hay que darle las gracias por todos los bochornos a Florentino Pérez.

En la temporada que nos subió los abonos un 10% se cargó una historia de tremendo éxito: de tres Champions seguidas (más una Liga) hemos pasado a perder 12 partidos en Liga (de los 38 disputados). Es casi una derrota de cada tres encuentros. Y con un pelín de suerte si hoy gana el Barça nos quedaríamos a 21 puntos de la cabeza. ¡Lo nunca visto en la historia reciente del club! Es lo que tiene el Florentinato y sus palmeros.

¿Para tapar todo esto necesitamos Real Madrid TV? ¿Para tener a periodistas en nómina? Es un canal deficitario en audiencia y rentabilidad que hasta la fecha ha estado en manos del “enemigo” (Roures).

Todo es tan incomprensible como largar al máximo goleador de la historia del Madrid sin tener reemplazo, una (pésima) planificación deportiva digna del peor de nuestros enemigos, tres entrenadores en una misma temporada, crear problemas donde no los había (la portería) y un largo etcétera. Todo en función, incluida la subida de los abonos, de una innecesaria reforma del estadio. Que cada mes que pasa cuesta más (como era previsible).

El bochorno del 0-2 no debe enmascarar los méritos del Betis. Bien plantados en el campo, sin perderle la cara al partido, buscando al rival. Y con un entrenador, Setién, que según cuentan estaba viviendo sus ultimas horas en el banquillo bético.

Los centrocampistas verdiblancos dominaron el partido. Tanto es así que durante el primer cuarto de hora el Madrid era incapaz de pasar del círculo central. El encuentro lo controlaban Carvalho (ayer le llamaron William) y Lo Celso (¡pedazo de jugador!). Los primeros remates locales no llegaron hasta el minuto 22 y el 24: ambos de Marcelo. El primero se fue alto y el segundo fuera. La única oportunidad blanca fue un remate al poste de Benzema (el primero entre los tres palos del Madrid), quien se encontró un balón en fallo de uno de los centrales, Francis. La jugada siguió y terminó en un disparo de Fede Valverde desde fuera del área, bien atajado por Pau López. Estos dos fueron los únicos remates a puerta de los locales en la primera mitad.

Cómo sería la cosa que el mejor jugador madridista fue Keylor Navas. En esta primera mitad (0-0) salvó al equipo de varias claras ocasiones rivales. Especialmente una vaselina de Lo Celso. Lo mismo puede decirse de la segunda parte (a pesar de los dos goles encajados). Cuando el mejor de tu equipo es el portero tienes un problema. Sobre todo si juegas en casa.

La segunda mitad vio la aparición de Valverde en el medio campo merengue. Marcos Llorente y Modric seguían desaparecidos. Como Brahim (banda derecha) y Vinicius (izquierda) en la delantera. Brahim por la derecha es como Marco Asensio: pierden gran parte de su potencial. De hecho este fue el primer cambio de Zidane a la hora de juego (Asensio por Brahim). Vinicius solo hizo una buena internada en los primeros 45 minutos (pero no pasó nada, marca de la casa). En la segunda parte otra buena jugada suya fue desbaratada por el portero (sigue peleado con el gol).

Los goles llegaron en el 60, Loren, y el 74, Jesé. Ambos originados por la banda de Carvajal. El lateral derecho estuvo empeñado en competir con Marcelo. Y lo logró. Los dos goles son culpa suya. Incluso podemos decir que superó a Marcelo con su lamentable actitud al finalizar el partido. No se quedó sobre el césped del Bernabéu a despedirse de la afición y homenajear a su compañero Keylor Navas. Los jugadores del banquillo, salvo Bale, sí lo hicieron. Camino del vestuario Chendo trató de pararle pero no le hizo ni caso. Muy mal Carvajal y más teniendo en cuenta su condición de canterano. Ha quedado retratado!!!

El segundo cambio del Madrid fue absurdo. Llegando al 70 y con 0-1 Zizou retiró al único centrocampista que parecía enchufado, Valverde, para dar entrada a Isco. ¿Para ralentizar el juego? ¿Más aún? ¿Abusar de más pases atrás? Un despropósito. Incrementado con el tercer cambio, ya con 0-2: retiró a Benzema para meter a Lucas Vázquez. Puso a Vinicius de presunto delantero centro. Presunto porque no se le vio. Parecía que la presencia de Lucas Vázquez era para frenar el boquete en la derecha (Carvajal).

Florentino Pérez ha estado a punto de lograr que el crédito de Zidane salte por los aires. Menos mal que esta bochornosa temporada ha llegado a su fin. El Forentinato ha coleccionado demasiados aspectos negativos a lo largo de la 2018/19. ¿Serán capaces de superarse en la 2019/20? Seguro que no cejarán en su empeño…

 

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Nuevo casting en Getafe (0-0)

Real Madrid

Zidane continua con su casting de cara a la próxima temporada. Y de paso se supone que mantiene la motivación de la plantilla. Ayer en Getafe presentó el siguiente once:  Keylor Navas; Carvajal, Varane, Nacho, Reguilón; Casemiro, Valverde, Isco; Brahim, Bale y Benzema. Reguilón, Valverde y Brahim eran las novedades más destacadas de la alineación, así como las ausencias Kroos, Modric, Marco Asensio y el recuperado Marcelo.

El Geta que bajo la dirección técnica de Bordalás es un equipo ordenado, bien trabajado, salió como era de esperar. Pegajosos y presionando por todo el campo. Isco, Benzema y Brahim entendieron el partido: había que jugar al primer toque y buscar el desborde individual. En este último aspecto Bale no acertó en ningún regate.

El esfuerzo de los azulones llevaba a preguntarse sobre cuánto tiempo aguantarían el esfuerzo. Concretamente duró hasta mediada la primera parte. A partir de ahí el Madrid se hizo con el control del partido. Se jugaba en la mitad del campo local. Ellos prácticamente no pasaban de la línea divisoria del centro salvo en los saques largos de su meta, David Soria, o en errores puntuales nuestros. Básicamente un caño fallido de Casemiro (precedido por otros dos de Brahim, al principio, que tampoco salieron bien) y un taconazo atrás del eficaz Valverde, que sorprendió a sus compañeros. Lujos innecesarios (caños y tacones) que provocaron contras.

A pesar del dominio madridista no se creaba peligro ni se remataba entre los tres palos. Solo lo hizo Benzema, en dos fueras de juego y un remate forzado a un mal pase de Bale. Los otros (pocos) disparos se fueron fuera.

Para la segunda mitad ambos equipos salieron con más ritmo. En el primer cuarto de hora se sucedieron las oportunidades del Real Madrid (más una del Getafe a los dos minutos). El asedio blanco se traducía en dos buenos disparos desde fuera del área (Casemiro y Carvajal) bien resueltos por el portero. Dos ocasiones de Brahim. La primera se le fue fuera por poco, después de una buena incursión por la banda derecha (quizás estaba demasiado escorado). Y la segunda, tras un gran control y un sombrero, terminó en un remate flojo a las manos del portero. Bale tuvo dos buenas arrancadas por la izquierda, mal resueltas ambas. En la primera su pase, muy fuerte, se fue fuera por la otra banda y en la segunda, no controló bien en ultima instancia y David Soria se hizo con el balón. Curiosamente Benzema no tuvo el protagonismo de los 45 minutos anteriores. Al igual que Isco fue de más a menos. El malagueño también tuvo su oportunidad en esta segunda parte. Una buena jugada por la banda derecha (con Brahim y Carvajal) le dejó un remate a bocajarro, pero fue centrado al muñeco.

En el 70 Lucas Vázquez entró por Brahim (estuvo incisivo, con chispa) y Marco Asensio por Bale. El cambio de Brahim no es comprensible: lo estaba haciendo bien y no parecía tener problemas físicos. Dos minutos después Keylor Navas en dos paradones sucesivos evitaba el 1-0.

Los cambios blancos no mejoraron al equipo. Al contrario, perjudicaron. Y en el 77 Zizou metió a Kroos por Valverde. Pero el Getafe seguía apretando el área del Madrid. Si nuestros cambios no daban los frutos aparecidos los de Bordalás sí estaban funcionando (especialmente en la delantera: Portillo por Duro y ya en el 83 Samu Sáiz por Mata).

Los cinco minutos finales se encaraban con el Getafe dando más sensación de peligro. En esta fase final (incluidos los dos minutos de la prolongación) solo hubo un remate (lejano) de Kroos.

 Un empate y el segundo puesto cada vez más lejos… Zidane, desde su regreso, sigue sin ganar fuera.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Benzema domador

Jesús Álvarez Orihuela AS

Los tres goles de Benzema, en la segunda mitad, domaron a los leones de San Mamés. Desde la vuelta de Zidane las segundas partes del Real Madrid son mejores que las primeras y acaban decidiendo los partidos del Bernabéu.

A pesar de la indigesta hora, y de ser el último día de las vacaciones de Semana Santa, el estadio registró una buena entrada. Mejor que en los dos últimos encuentros. También la primera mitad, floja, fue mejor que los malos primeros 45 minutos de los dos partidos anteriores. En esta vimos a Kroos, detalles de Benzema y la confirmación de la recuperación de Marcelo. Los tres han llegado al tramo final de la temporada en buen estado, para estos momentos decisivos en los que afrontas las semifinales de Champions. El problema es que nos eliminaron en octavos…

En el descanso comentaba que Marcelo de haber seguido en su linea de esta temporada en vez de 0-0 estaríamos 0-2. El Madrid no carburaba porque Modric, en su partido 300, no aparecía y Casemiro no cortaba ni distribuía. Solo Kroos daba la talla. Y el Athletic de Bilbao se encontraba cada vez más cómodo. Como dato para resumir esta primera parte: vimos más a Keylor Navas que al portero vasco, quien ante la inoperancia madridista vivió bastante tranquilo (salvo algunos destellos aislados de Benzema, que no tuvieron acompañamiento de sus compañeros). Solo un remate (alto) de Marcelo inquietó al Athletic en esta mitad.

El arranque de la segunda parte fue otra cosa: en los primeros 10 minutos el Madrid hizo más que en los 45 de antes. Corrió, tuvo velocidad y profundidad. Benzema en el 46 anotó el 1-0 de cabeza, picando el balón hacia abajo, tras un fenomenal pase (su primero) de Marco Asensio desde la banda izquierda. La jugada se inició en un corte de Vallejo en defensa.

Acto seguido, con 1-0, el Madrid creó peligro en dos ocasiones (Kroos y Benzema). Kroos siguió poniendo balones en corto y en largo, con unos maravillosos cambios de dirección. Modric empezó a aparecer. Beñat acusó esta reaparición del croata. Pero tras estos diez minutos las fuerzas volvieron a equilibrarse. Y fue Beñat quien acabó mandando en el centro del campo. No por mucho tiempo, porque Zidane introdujo un doble cambio en el 69: Isco por Kroos y Bale por un inoperante Lucas Vázquez (no tuvo su tarde). Seis minutos después llegó la puntilla. En una mala salida de Herrerín, en un córner desde la derecha lanzado por Modric, se traga la pelota y le llega al 9 blanco. Y, nuevamente de cabeza, Benzema marca el 2-0. Herrerín volvió a pifiarla en el 3-0 y eso que las intenciones fueron buenas. Un balón largo, en profundidad, de Isco buscando a Bale provocó que el portero saliese del área. La velocidad de Bale aconsejaba esta salida. Pero el bote de la pelota al caer al césped forzó a que se lanzase a despejar de cabeza. Con tan mala fortuna que Bale se hizo con el balón y se la cedió a Benzema. Desde la teórica linea media del Athletic Benzema la enchufaba a puerta vacía.

Antes del 3-0 Bale falló un mano a mano en otro balón al hueco de Isco. Y Keylor Navas hizo el paradón del partido: detuvo, sobre la línea de gol, un cabezazo a bocajarro de Iñaki Willimas desde el área chica.

Benzema ha anotado los últimos ocho goles del Madrid. Es su segunda mejor temporada en número de goles (esta a dos tantos de su marca personal). Una pena que esta racha goleadora no se hubiese producido en partidos decisivos como los del Ajax, Barça (tanto en Liga como en Copa), etc.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Derrota en Valencia

Javier Gandul AS

Zidane afrontaba en Mestalla su primer partido fuera desde que volvió al banquillo blanco. El Real Madrid (con Solari) acumulaba cinco victorias consecutivas fuera de casa. Zizou alineó a Lucas Vázquez, Benzema y Marco Asensio en la delantera. Los centrocampistas fueron los tres clásicos (Kroos, Casemiro y Modric). En defensa mantuvo a Marcelo, no se sabe bien por qué (en los dos encuentro anteriores estuvo flojo, bueno ante  el Huesca directamente mal). Y Keylor Navas volvía a la portería.

El duelo Odriozola-Gayá prometía ser apasionante. Dos laterales largos, que coincidían en la misma banda. Sus incursiones en ataque dan profundidad a sus respectivos equipos. En la segunda mitad el duelo fue el de Odriozola con Guedes (hasta que el portugués fue sustituido en el 72 por Cheryshev).

La lucha por el control del partido fue la tónica de la primera mitad. Los centrocampistas robaban, pero en las aproximaciones a las áreas perdían la posesión. El primer remate a puerta llegó de las botas de Kroos, mediada la primera mitad.

Asensio y Benzema empezaron con chispa. Y acabaron diluyéndose como la gaseosa. Modric apenas intervenía y esto siempre lastra el juego del Madrid. Por otra parte tanto Casemiro como Kroos estuvieron por debajo de su nivel.

El primer remate a puerta del Valencia fue gol, en el 34. Mientras los aficionados locales protestaban por un (imaginario) penalti, el VAR repasaba la jugada (¿para esto está el VAR, para juzgar acciones inexistentes?). Finalmente se desestimó la pena máxima, fruto de una alucinación colectiva. La bronca en el estadio traspasaba los limites de los altavoces de mi tele. Y hete aquí que se bota el córner en vez del lanzamiento del penalti. Navas despeja con los puños. La pelota llega a Guedes, alejado del área y escorado a la derecha de nuestra defensa. Hace una pared con Carlos Soler y entra como medio metro en el área. ¡Solo! Tan desmarcado estaba que le dio tiempo a controlar y chutar.

El gol espoleó a los locales. Fueron un aluvión. Durante unos 10 minutos estuvimos al borde del 2-0. Hasta que apareció Modric y empezó a templar. En una buena jugada de ataque, iniciada por el croata por la derecha, Marcelo la pifió: en vez de rematar o tocar rápido, se entretuvo. La perdió y la contra del Valencia fue fulgurante. Por su banda. El brasileño no llegó a la defensa hasta que el esférico fue despejado a córner. Fue la última jugada de la primera mitad.

La segunda parte comenzó con el Madrid mandando. Mucho control, mucha posesión, pero poco peligro y ningún remate. Dominio estéril. Los locales a la contra ponían en pie a su afición. En el 52 Navas salvaba un mano a mano ante Carlos Soler (¡qué buena pinta tiene este jugador!).

En el 62 Zidane efectuó un doble cambio: entraron Isco y Bale (estuvo tan inoperante como últimamente) por Lucas Vázquez y Kroos. La mejor noticia para el futuro inmediato del Madrid sucedió en el 75: amarilla para Marcelo que acarrea suspensión de cara al partido del próximo sábado.

Mariano entró por Lucas V. en el 77.

El 2-0 llegó en el 82 vía dos ex: un canterano, Parejo, botó un saque de esquina. Un central, Garay, que estuvo en el Madrid, fichado del Racing de Santander, se impuso en el salto a Casemiro y cabeceó el segundo gol.

Dato: los dos tantos encajados se originaron en jugadas a balón parado.

El 2-1 final llegó en la última jugada del partido. También de córner. Esta vez fue Benzema quien cabeceó a la red. (En el ataque anterior un penalti señalado a favor del Madrid fue anulado por fuera de juego, en la revisión del VAR).

El drama en Valencia llega tras el empate del Barça y pensando en el duelo frente al Atlético de Madrid del sábado por la noche. Malgastamos balas para luchar por el subcampeonato. No se puede regalar tanto!!! Ni en defensa ni en ataque.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El horario restó público al Bernabéu

El horario restó público al Bernabéu. La mala temporada del Real Madrid no ayudó. El rival, el Huesca, colista de la Liga, tampoco presentaba alicientes. Ni siquiera la alineación que presentó Zidane llamaba la curiosidad de abonados, socios y simpatizantes. Se sabía de antemano que iba a haber novedades. Los 49.269 que acudieron eran poco más que la mitad del aforo.

No me gustó la presencia de Luca Zidane en la portería. Entiendo que el tercer portero tiene que tener alguna oportunidad. Y esta parecía la mejor ocasión. Pero el mensaje del entrenador a los jugadores es que el partido va a estar chupado. Nada más alejado de la realidad. Los encuentros hay que jugarlos, pelearlos y ganarlos. Y por otra parte está el tema de las rotaciones. Entiendo que roten los jugadores de campo (Benzema nunca lo hace), pero ¿Keylor Navas? ¿Qué rotación precisa Keylor? Si apenas ha jugado esta temporada.

Los delanteros del Huesca Chimy Ávila y Cucho Hernández (19 años) supusieron una pesadilla, mientras estuvieron en el campo, para la floja defensa blanca. De hecho fueron los artífices del 0-1. Una cantada de Nacho –ya comenté que no está siendo el Nacho que conocemos- provocó una perdida de balón, que creyó ganado ante Ávila. El argentino le robó la cartera y encuentró a Hernández desmarcado en el área, en las inmediaciones del punto de penalti. Era el minuto 2. La primera en la frente.

Benzema salvó los muebles. Intervino en el gol del empate (Isco) en el 24 y en el 2-1 (Ceballos) en el 61. Cuando Etxeita puso el 2-2, en el 73, su equipo, el Huesca, y Zidane se empeñaron en que los colistas se llevaran los tres puntos. Y en el 89 surgió de nuevo Benzema, anotando un golazo que se coló por la escuadra. El 3-2.

Isco y Ceballos maquillaron un mal partido con sus goles. No apoyaron a Marcos Llorente, su compañero de media. Al contrario, desordenaron todo, confundiendo a sus propios compañeros. Las posiciones de los tres mejoraron en la segunda mitad. En el primer gol hay que destacar la llegada de Isco: empujó la pelota prácticamente sobre la raya de gol. La jugada la inició Benzema, robando el balón, con un pase a Brahim que se convirtió en una pared. El remate de Benzema es rechazado por el meta visitante y la pelota le llega a Brahim. El hoy titular hoy da su segunda pase gol en la misma jugada y esta vez sí es gol, de Isco, el del empate. En el 2-1 un buen centro con el exterior del ayer inoperante Bale (una vez más) es cabeceado por Benzema hacia Ceballos. El andaluz, como antes Isco, llega bien y a media altura, también casi sobre la linea de gol, empuja el esférico a la red. Luego ya vino el cabezazo picado de Etxeita, 2-2, en otro despiste defensivo, y finalmente el 3-2.

Decía en el párrafo anterior que Zidane se empeñó en perder el encuentro. No digo que lo hizo apostó. solo que sus errores ayudaron al rival. El Madrid estaba partido por el centro del campo. Los rivales llevaban el peso del juego. Nosotros estábamos mal coordinados y por tanto mal colocados. La presencia de Fede Valverde (salió por Isco en el 74) ayudó a equilibrar (pero no mucho, por lo que vino después). Meter a Mariano por Marcos Llorente, en el 78, además de una medida desesperada es infantil. Un 4-2-4 es dar ventaja al contrario, al debilitar el centro del campo. Y más teniendo en cuenta que ellos estaban dominando. Y creando peligro. Pero, por algo son los últimos. Y eso que nos metieron dos goles.

Tres puntos en otro mal partido, en la segunda entrada más floja de la temporada, que solo tuvo la incertidumbre del resultado.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Mal partido: 2-0 y tres puntos

Floper culpable

Zidane volvía a sentarse en el banquillo del Real Madrid. Su reestreno fue con victoria, en un mal partido frente al Celta de Vigo.

Cuando conocí su primera alineación pensé que se equivocaba formando un centro del campo con Isco, Modric y Kroos. Me preguntaba quién iba a correr, defender y luchar aparte de Modric. Al llegar al estadio expresé mis dudas a mi compañeros de grada y mandé varios whatsapp al respecto. Desafortunadamente la primera parte me dio la razón. El Celta poco a poco se hizo con el control del medio campo (la segunda mitad fue otro cantar).

También volvían Keylor Navas, Marcelo y Bale al once titular (Odriozola fue lateral derecho y Marco Asensio estuvo en la delantera con Benzema y el galés).

En el corrillo del descanso (0-0) solicitaba la presencia de Fede Valverde, Ceballos y Mariano. Como me recordaba el cineasta César Martínez, al final del partido, Zizou realizó estos tres cambios a lo largo de la segunda mitad.

De los “resucitados” para la causa, Navas salvó el partido: con 0-0 en un alarde de reflejos despejó un cabezazo franco de Maxi Gómez, solo en el área chica. Fue la oportunidad más clara de la primera mitad. El Madrid no llegaba y apenas remataba:  en el primero Isco resbaló y la pelota rebotó en un defensa y se fue a córner; en el segundo remate Kroos desde fuera del área disparaba alto; en el tercero (el primero entre los tres palos) Bale estrellaba el balón en el larguero; y en el cuarto Sergio Ramos cabeceaba fuera.

Pero sigamos con los “resucitados”: Isco, en su línea, se entretenía con el balón en los pies y a medida que pasaba el tiempo se notaba que le pesaban las piernas. Justo cuando iba a producirse el cambio (entraría Ceballos en el 61), una fenomenal entrada de Asensio con pase filtrado a Benzema, quien hace el pase de la muerte y el malagueño empuja a la red. Era el 1-0. El Bernabéu respiró. Se había abierto la lata. Isco se retiró entre aplausos. La entrada de Ceballos aportó frescura, músculo y capacidad atacante. Robaba y se iba para adelante. El Madrid, con el marcador a favor, recuperó el dominio. Fede Valverde salió por Modric, un cambio sorprendente. Todos pensábamos que sería por Kroos. El 2-0 de Bale fue la puntilla de los gallegos.

Marcelo fue de menos a más. El Celta, como todos los equipos, atacaba por su banda. Hundidos en la clasificación, luchando por evitar el descenso y sin Aspas, su mejor jugador, no supieron aprovechar la ventaja que suponía la alineación del brasileño. Como sería la cosa que Zidane le recriminó a Marcelo, en la segunda parte, que no bajase en una contra que pifiaron (incomprensiblemente) los gallegos. Kroos durante la segunda mitad cubrió varias de sus subidas y Bale acabó de lateral izquierdo.

El galés mostró más compromiso que en ocasiones anteriores. Peleó, ayudó en defensa y estuvo incisivo en ataque. Un balón al larguero y el segundo gol (min. 76 en una buena internada de Marcelo por el callejón del 10) son sus mejores contribuciones como delantero. Sus incursiones por banda con buenos centros al área no encontraron rematador. Porque no lo tenemos. Una vez más abusamos de esos balones para nada. Cuando Mariano sustituyó a Benzema en el 80 dejamos de buscar esos pases. Incomprensible.

El VAR anuló un gol a Modric a los 10 minutos de la segunda mitad por fuera de juego de Varane (le perdió el gesto de evitar el balón) y no consideró penalti una falta a Asensio (que se produjo fuera del área, por lo que según el protocolo el VAR no entra en estas jugadas). En otra incidencia se le anuló un gol a Benzema, finalizando la primera parte, por un codazo de Bale a su defensa mientras se internaba en el área. El galés vio la amarilla.

Dejo para el final lo de las pancartas. Hubo dos: la que ven en la foto que encabeza esta entrada y una que decía “Florentino dimisión“, que apareció nada más iniciarse el partido. La seguridad privada del Florentinato las retiró. ¿Por qué? ¿Y la libertad de expresión? No recuerdo que las retirasen tan rápidamente cuando eran favorables. ¿También nos han subido los abonos un 10% para pagar una seguridad que implementa estas fascistadas?

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Florentino va a dejar niquelado el jardín mientras el equipo se ahoga en su piscina

Vinicius MarcaFlorentino Pérez va a dejar niquelado el jardín mientras el equipo se ahoga en su piscina. Es el precio a pagar por no fichar goleadores. Más aún cuando le has enseñado la puerta al máximo anotador de la historia del club. Y de paso nos sube descaradamente los abonos para la reforma del jardín y sus instalaciones, pero no para invertir en cracks.

Las especulaciones sobre la presencia de Bale en el once titular fueron eso: especulaciones. Sin ninguna fundamento ni base. Globos mediáticos para atraer clics, vender prensa e incrementar audiencias. Nada nuevo bajo el sol. Lanzamos el bulo y el público igual pica. Solari presentó el equipo que debía, sin Marcelo ni Bale. Parece que aprende de los errores (me refiero concretamente al último día del Girona).

Valverde por su parte reforzó la banda por donde opera Vinicius con Sergi Roberto (en el medio campo) y Semedo (en el lateral). Habíamos leído en la prensa barcelonesa sobre esto y se confirmó (al contrario que las adivinaciones madrileñas). Y revelan la importancia del extremo brasileño en este Real Madrid (de hecho fue el mejor en la ida) y pone de relieve, más aún, el garrafal error de dejarle en el banquillo frente al Girona. Por otra parte la presencia de Sergi Roberto también reforzaba la linea centrocampista culé y asumo que buscaba aprovechar la aparente debilidad defensiva de Vinicius y atacar en superioridad numérica por el flanco de Reguilón.

Con 0-0 el Madrid estaba clasificado. Así que era el Barcelona quien debía exponer. Precisaban anotar un gol.

Los blancos salieron como en la ida en el Camp Nou: presionando arriba, provocando el robo del balón. Una arrancada de Messi en el minuto siete, con pase en profundidad a Dembélé acabó en córner. A partir de ahí hubo unos minutos en los que el Barça se sacudió la presión blanca. Coincidió con los minutos en los que Modric se oscureció. Cuando el croata volvió a brillar el Madrid retomó el mando del encuentro.

Casemiro cortaba los avances blaugranas, donde tan solo las intermitentes apariciones de Messi aportaban sentido al juego culé. Siempre buscaba a Dembélé. Fue lo mejor del argentino: vio claro que el encuentro estaba a la medida de Dembélé (o de Vinicius). Por tanto leyó el partido a la perfección (aunque no brillase en su juego).

El primer disparo de ambos equipos fue en el minuto 18, de Vinicius (se fue alta).

Dos cortes de Casemiro, seguidos de dos pases en profundidad, generaron las dos ocasiones más claras: en ambas el protagonista fue Vinicius. En la primera Ter Stegen rechaza su remate; el rebote le llega a Lucas Vázquez quien con su pierna mala, la zurda, no puede ajustar el disparo. Y en la segunda, el brasileño se escora hacia la izquierda, pierde posición de remate y le pasa a Benzema, solo, quien controla regular porque el chut le queda para la pierna izquierda y le sale flojo, sin dificultades para el portero.

El 0-0 al descanso me dejó la impresión, al igual que en la ida, que le habíamos perdonado la vida al rival. No habíamos visto al mejor Barça en Barcelona ni en la primera mitad. Seguían vivos (a pesar del 0-0 que en principio les eliminaba). Y luego está la jugada polémica del penalti de Semedo sobre Vinicius. Tan discutible pitarlo como no hacerlo.

El Barça no remató en toda la primera parte. El primero fue un cabezazo de Piqué en el 4 de la segunda parte. Un minuto después llegaba el 0-1. Obra de Luis Suárez tras un jugadón de Dembélé, superando a Carvajal. El uruguayo se adelantó a un blando Sergio Ramos y anotó. El 0-2 también nació de las piernas de Dembélé, pero por la otra banda. Keylor Navas falló lamentablemente: se quedó a media salida, la pelota atravesó el área chica y entre Suárez y Varane la empujaron. En las repeticiones vimos que era autogol. El 0-3 fue de penalti: marcó Suárez a quien Casemiro había pisado y frenado al verse superado.

Este 0-3 es la confirmación de la debacle del Florentinato. La pita del sabado, otra vez contra el Barça, debería ser monumental.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol