Archivo de la etiqueta: Keith Richards

Primer concierto de la gira de los Rolling Stones

Hace dos semanas The Rolling Stones ofrecieron su primer concierto de la nueva gira por Estados Unidos, esa que aplazaron por la pandemia. La misma en la que Charlie Watts sería baja por problemas de salud. Eventualmente fallecería. Si se fijan las primeras imágenes, justo antes de arrancar, rinden tributo al legendario batería. Y tras un par de temas Mick Jagger le recuerda micro en mano, acompañado por Ron Wood y Keith RIchards. KR, visiblemente emocionado, le coge de la mano a MJ. Quizás sea el momento emocional cumbre de la actuación, que pueden ver entera en el video.

Sucedió en San Luis el pasado 26 de septiembre.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones

Cathy Smith: de Gordon Lightfoot a John Belushi

La canadiense Cathy Smith no es un nombre reconocible. Pero si damos pistas, de Gordon Lightfoot a John Belushi pasando por Levon Helm (The Band), tendremos más claro quien era. Hablo en pasado porque ha fallecido hace un mes. Tenía 73 años.

Catherine Evelyn Smith (1947-2020) nació en Burlington (en el extremo oeste del lago Ontario). A los 16 años dejó los estudios y se fue a vivir a la cercana Toronto. Rápidamente se integró en la emergente escena bohemia de la ciudad. A los 17 tuvo un hijo al que dio en adopción. Siempre sostuvo que Levon Helm era el padre, pero él nunca aceptó serlo.

A mediados de los 70 mantuvo, durante cuatro años, una relación volátil con Gordon Lightfoot. “Sundown“, el único n.º 1 de Lightfoot, está dedicado a ella. Lightfoot llevaba un año divorciado, mas la canción no refleja esa situación. El tema está inspirado por su relación con Cathy Smith. La letra refleja un oscuro sentimiento de posesión. En un documental sobre el cantautor canadiense él mismo confesaba los celos que le atormentaban. Sobre “Sundownescribió Julio Ruiz una de las primeras entradas de la serie Un siglo de canciones.

Tras romper definitivamente con Lightfoot se mudó a Los Ángeles en 1978. Se enroló como corista en la banda de Hoyt Axton. Y se amigó con Keith Richards y otros Rolling Stones. Se aficionó a las drogas duras. Para costearse el consumo comenzó a traficar. Se la empezó a conocer como Cathy Silverbag, por su bolso metálico lleno de drogas.

National Enquirer

El titular “Yo maté a John Belushi” en la portada del sensacionalista The National Enquirer la hizo saltar a la palestra en Estados Unidos y Canadá.

Esta portada y el artículo correspondiente la llevaron a juicio. Lo que en principio se había certificado, tres meses antes, como una sobredosis adquiría otra dimensión tras esta revelación.

El Blues Brother Belushi estaba en la cima de su fama, tanto en el cine como en la TV (Saturday Night Live). Esa aciaga noche del 5 de marzo de 1982 todo se fue al traste. El speedball, la explosiva mezcla de cocaina y heroína, que le suministro e inyectó Cathy Smith acabó con su vida.

El Enquirer la pagó 15.000$ por la exclusiva. En 1983 se abrió la vía judicial. Fue condenada en 1986 a tres años de cárcel por homicidio involuntario y diversas faltas relacionadas con la posesión de narcóticos. A los 15 meses la dejaron en libertad condicional y fue deportada a Canadá.

En 1984, cuando aún no había sido sentenciada, publicó sus memorias “Chasing the Dragon” en las que intentaba huir del titular periodístico. “Yo no maté a John Belushi” escribió. Y confesaba sus sentimientos de culpa sobre lo acontecido. Ni el libro tuvo repercusión ni ella logró su objetivo.

Cathy Smith: musa, groupie y camello.

En la foto la vemos, de blanco, con su abogado en 1986, el día que se conoció la sentencia.

NYT Lennox McLendon:Associated Press

Deja un comentario

Archivado bajo Música, Medios

Keith Richards & Don Was producen a Aaron Neville

El gran Aaron Neville ha fichado por Blue Note, el sello que ahora preside Don Was (músico, artista, y productor entre otros de Bob Dylan, The Rolling Stones, Iggy Pop, Lucinda Williams, Elton John, Randy Newman, David Crosby, etc.).

My True Story” es el nombre del álbum. Se editará en enero. Y recoge un puñado de clásicos de la era del Doo-Wop.

Don Was y Keith Richards han producido el disco, del que ya tenemos un reportaje sobre su grabación (atención a los músicos y cantantes que participan).

Les dejo con el listado de canciones, y para finalizar un recordatorio de su gran éxito con los Neville BrothersTell It Like It Is“.

1.     Money Honey (Jesse A. Stone)
2.     My True Story (Eugene Pitt & Oscar Waltzer)
3.     Ruby Baby (Jerry Leiber & Michael Stoller)
4.     Gypsy Woman (Curtis Mayfield)
5.     Ting a Ling (Nugetre)
6.     Be My Baby (Jeff Barry, Ellie Greenwich & Phillip Spector)
7.     Little Bitty Pretty One (Robert J. Byrd)
8.     Tears On My Pillow (Sylvester Bradford & Al Lewis)
9.     Under The Boardwalk (Arthur Resnick & Kenny Young)
10.   Work With Me Annie (Hank Ballard)
11.    This Magic Moment / True Love (Medley) (Doc Pomus & Mort Shuman)
12.    Goodnight My Love (Pleasant Dreams) (John S. Marascalco & George Motola)

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones

Un siglo de canciones 122: “Wild Horses” (por Elena Gabriel)

Tenía ganas de hablar de mi canción favorita. Una melodía que cuenta una triste historia de amor. Un reflejo que lo que fueron los primeros años 70. O los últimos 60. Bueno, vaya… en realidad, una canción desgarradoramente hermosa sobre los estragos del amor, de la droga, de la vida…

Que maravilla de canción, “Wild Horses”…

Algunos la reconocimos, de refilón, en el documental de los hermanos Maysles, “Gimme Shelter” (el desastroso concierto de Altamont en 1969): en una secuencia, el grupo sale en un descanso en el estudio Muscle Shoals, en Alabama; de fondo suena “Wild Horses”, una versión no pulida. La están escuchando. La acababan de grabar. Estamos a finales de 1969.

En mi caso, vi la película en 1972. Ya conocía el tema, ya había salido “Sticky Fingers”.

Keith Richards, más nonchalant que nunca está tumbado, al lado de Jim Dickinson, en un sofá… canturreando… breve plano por su cuerpo para culminar en… ¡¡¡sus botas!!! ¡¡¡¡¡ESAS BOTAS!!!! Unas auténticas botas de piel de serpiente de desierto americano!!! Acabadas en auténtica cabeza de ofidio, con sus colmillos arizónicos y todo…

Wow, las botas de Keith… y de fondo, sonando “Wild Horses”… “I have my freedom but don’t have much time”, canturrea Richards sólo con los labios… afirma con la cabeza… “tears must be cried… “ no se sabe aún muy bien la letra pero la escena queda marcada a fuego.

LA escena por excelencia.

Mick Jagger, Charlie Watts y Mick Taylor, escuchan, contemplan…

Los tiempos ya han cambiado…

Keith, ya lo hemos dicho… tumbado, canturreando, lip-syncing “Wild Horses”…

Muchos la descubrimos con ese primer LP del logo de la lengua y la portada con el vaquero Warholiano… Cuando salió “Sticky Fingers” no sabías con cual canción quedarte. A cual más seductora, enigmática… Todas, casi sin excepción, hacían mención a la droga. En 1971 era lo más trendy.

Tenías que empaparte de “Sticky Fingers” si querías estar IN.

También la grabaron acústica, en 1995: salió en “Stripped”, su album unplugged. Una versión bonita y diferente, no podía ser de otro modo: esa canción es un monstruo de belleza.

Pero la original… es muy salvajemente única.

Mick Taylor y su guitarra “envoûtante”

Si bien “Sticky Fingers” fue la presentación oficial del sello de los Stones, también fue en cierto modo la presentación oficial de Mick Taylor en estudio. Ya se había dado a conocer en el concierto de Hyde Park, homenajeando a Brian Jones días después de su muerte.

Si bien había participado ya en sesiones para “Let It Bleed”, esta vez era EL guitarra de los Rolling Stones. Su juego era distinto al de Brian Jones. Hacía volutas, viajes, se adentraba en laberintos sonoros y hacía llorar a las cuerdas en el mejor estilo Mayall, su maestro.

Mick Taylor dio una cuarta dimensión a la música de los Rolling Stones.

Podías bucear en los temas; podías viajar y subir y girar. Con la ayuda de Jimmy Miller, un gran productor para ese sonido mágico. La guitarra de Mick Taylor abrió las puertas de un mundo onírico que Brian Jones, con toda su genialidad, no tuvo tiempo de explorar. Al menos en su aspecto bluesy.

En “Wild Horses”, el angelical Mick Taylor -que acabaría dejando al grupo por las presiones y su adicción a la heroína- usa una guitarra afinada al estilo Nashville: una guitarra acústica normal, pero con las cuatro últimas cuerdas afinadas un octava más alta.

Richards toca la guitarra eléctrica y una acústica de 12 cuerdas. El solo es de Keith.

Como siempre, Bill Wyman al bajo y Charlie Watts a la batería. Ahí no hay sorpresas.

Aunque según Taylor, “Wild Horses” es “puro estilo Jagger”.

Keith Richards y su estilo único…

Estamos a finales de los 60, Keith Richards se ha emparejado con Anita Pallemberg, ex de Brian Jones, quien muere en el verano del 69.

Al poco tiempo nace Marlon, primer hijo de Keith y Anita.

Keith dice que escribió la canción en un momento en que su hijo acababa de nacer y los Stones se iban de gira: Anita y el bebé se quedaban en casa. Su estado de ánimo era bajo; por lo tanto, la melodía es suave y triste.

Según Keith, “Wild Horses es un ejemplo típico de cómo trabajamos Mick y yo. Yo me ocupo del riff y los coros, Mick lleva la letra. Es la típica canción que habla de volver a casa… Yo no quería irme de gira, mi hijo acababa de nacer y mi mujer se quedaba sola.“

“En realidad fue un poco como “Satisfaction”, la canción que se escribe sola: estaba jugando con una guitarra de doce cuerdas y en el baño de los estudios Muscle Shoals, y de ahí saqué la melodía. Era como magia: la había soñado y de repente… estaba ahí”

“No podía poner otra cosa que no fuera “los caballos salvajes no podrán arrastrarme”. Encajaba perfectamente con todo: la melodía, el tiempo, la situación…”

“Pero sí, debo decir que Marlon fue la inspiración fundamental. Sabía que tenía que irme de gira y el niño solo tenía 2 meses… estaba tan feliz en casa con Anita y Marlon…“

En un guiño irónico, también dice “En realidad solamente puse el título y el estribillo. Y la melodía. Pero se la di a Mick y a Marianne y mira lo que hicieron. Era sólo una canción de amor.”

…caballos salvajes

La heroína era un factor decisivo en esos tiempos. Estaba de moda, así de sencillo. Aún no se era del todo consciente de lo que conllevaba… o tal vez todos eran más jóvenes y veían en ella algo que podrían controlar y disfrutar.

Una canción tan tremenda, agridulce, oscura, romántica, enigmática. Sexual, viciosa y desesperada.

Hay tantas versiones respecto a su creación: el amor, la muerte, la vida hasta el extremo…

Mick Jagger dice: “La leyenda afirma que escribí la letra pensando en mi reciente ruptura con Marianne Faithfull. Tal vez lo hice, a un nivel inconsciente. De todos modos, yo escribí la letra. La música es de Keith. Y puede que un poco de Gram Parsons.”

Marianne Faithfull dice que fue ella quien dijo a Mick “Los caballos salvajes no podrán llevarme” cuando salió del coma de su intento de suicidio.

Versiones para todos…

La canción se grabó entre el 2 y el 4 de diciembre de 1969 en los estudios Muscle Shoals, Alabama. En esos días también grabaron “Brown Sugar” y “You Gotta Move”. Una semana más tarde, los Rolling Stones daban el famoso concierto de Altamont.

Jim Dickinson toca el piano.

Keith Richards recuerda que “estábamos grabando, pero Ian Stewart decidió que los acordes eran demasiado bajos para él y no quiso tocar el piano. En ese momento apareció Jim Dickinson en el estudio, como por arte de magia. Empezó a dar toques en el teclado. Arreglamos el piano para que sonara a piano de cabaret. Jim hizo un papel perfecto.”

La canción no pudo editarse inmediatamente. Los Rolling Stones habían acabado su contrato con Decca pero Allen Klein, su manager, los tenía atados también. Hubo que esperar a que pudieran crear su propio sello discográfico.

Sticky Fingers” no salió hasta abril de 1971, el estreno de Rolling Stones Records; el single de “Wild Horses”, con “Sway” en la cara B salió el 12 de junio del mismo año. Llegó tan sólo al número 28 de las listas de éxitos.

Mientras tanto, la canción estaba ahí… los Stones, muy amable, la cedieron a Gram Parsons para que la grabara y la lanzara.

Gram Parsons

A finales de los 60, Gram Parsons (Flying Burrito Brothers) y Keith Richards eran íntimos amigos. Gram Parsons influyó en Keith al insuflarle parte de su estilo country; su amistad duró años, incluso Parsons pasó con los Stones la temporada en Nellcote, en el sur de Francia, mientras grabababan “Exile On Main Street”.

Al estar inmersos en un “no-man’s-land” discográfico, Mick y Keith no tuvieron reparo en ofrecerle la canción a Parsons.

De hecho, la grabó con su grupo, Flying Burrito Brothers: “Burrito DeLuxe”, segundo LP de la banda, salió en abril de 1970 con la primera versión oficial de “Wild Horses”. Los Stones no sacaron la suya hasta un año más tarde.

Es interesante ver cómo Parsons hace una versión más intimista aún, muy en su propio estilo.

Una canción muy adecuada para tiempos de vida rápida y sexo y droga….

Parsons moría de una sobredosis en 1973.

Vivir como un niño es fácil…”

Una de las canciones más apasionadas y apasionantes del grupo. Intrigante, melancólica y con una letra que se presta a confusión: ¿estamos hablando de amor o de heroína?

Todos saben lo que significa “caballo”. En el contexto de “Sticky Fingers”, con letras que hablan de opiáceos (“Brown Sugar”, “Bitch”, “Sister Morphine”, “Dead Flowers”), cocaína y anfetaminas (“Can’t You Hear Me Knocking”)… en un momento en el que tanto Keith como Mick Taylor, Marianne Faithfull o Gram Parsons eran heroinómanos… en un tiempo en el que la droga era la fuente de inspiración, de dolor y de euforia… omnipresente, sobre todo en el mundo del rock…

…pues cabe suponer que la heroína fuera fuente directa de inspiración del tema. Paralelismos hay muchos; ellos lo han negado.

Yo nunca me lo he créido.

¿Una canción de amor? Sí, había desgarradoras rupturas, como siempre. Pero una lectura de la letra puede dejar claro que la canción es, por lo menos, ambivalente.

Un rock and roll suave, sensual… un toque country y triste… muerde, atrapa y envuelve. Como la droga, como el amor. Habla de la vida y de la muerte, hubo mucha muerte en esos tiempos… “No puedo permitir que te escurras entre mis dedos… vivamos un poco después de morir”

Jagger la canta en un grito de auxilio… “vivir como un niño es fácil… todo lo que querías te lo dí…”

Algo así como “¿Qué mas quieres?” ¿Canta a una mujer, a la vida, a la heroína? Por una vez Jagger entona a la perfección, sin recurrir al encanto de su estilo “roto”. Esta balada lo merecía.

WILD HORSES

Childhood living is easy to do

The things you wanted I bought them for you

Graceless lady you know who I am

You know I can’t let you slide thru my hands Wild horses couldn’t drag me away

Wild wild horses couldn’t drag me away I watched you suffer a dull aching pain

Now you’ve decided to show me the same

No sweeping exits or off stage lights

Could make me feel bitter or treat you unkind

Wild horses couldn’t drag me away

Wild wild horses couldn’t drag me away

I know I’ve dreamed you a sin and a lie

I had my freedom but I don’t have much time

Faith has been broken tears must be cried

Let’s do some living after we die

Wild horses couldn’t drag me away

Wild wild horses we’ll ride them some day

Wild horses couldn’t drag me away

Wild wild horses we’ll ride them some day

CABALLOS SALVAJES

Vivir como un niño es fácil,

te compré todo lo que querías

Mujer sin piedad, sabes quien soy,

sabes que no dejaré que te escurras entre mis manos

Caballos salvajes, no pudieron arrastrame

Caballos salvajes, no pudieron arrastrarme

Ví como sufrías un dolor lacerante y gris

Ahora has decidido enseñarme lo mismo

No hay salidas de escena radicales ni frases entre bastidores

que puedan amargarme aún más

o hacer que te trate mal.

Caballos salvajes, no pudieron arrastrame

Caballos salvajes, no pudieron arrastrarme

Sé que te soñé como un pecado y una mentira

tengo mi libertad pero no tengo mucho tiempo

La fe se ha roto, habrá que llorar lágrimas

vivamos un poco después de morir

Caballos salvajes, no pudieron arrastrarme

Caballos salvajes, salvajes… algún día los cabalgaremos.

Entradas anteriores:

Un siglo de canciones (todos los posts)

19 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones

Un siglo de canciones 67: “It’s Only Rock ‘n’ Roll (But I Like It)”

4 de mayo de 2010

It’s Only Rock ‘n’ Roll (But I Like It)” es probablemente el titulo de canción que mejor define una era, la del rock. Y The Rolling Stones son la banda que mejor representa esa época.

Es Sólo Rock ‘n’ Roll (Pero Me Gusta)” es toda una declaración de intenciones. Compuesta por Mick Jagger y Keith Richards, con la ayuda de Ron Wood, fue también el nombre del álbum (1974). El último en el que intervino Mick Taylor, quien sería sustituido por el ex Faces.

La grabación se inició en casa de Wood. De aquellas sesiones se mantuvieron las bases rítmicas y parte de los coros (colaboró David Bowie). A la batería nos encontramos a otro miembro de Faces, Kenney Jones.

 Sirvan estas breves líneas para rendir homenaje a uno de los grandes lemas de siempre. Otro a la misma altura –y referido a la misma generación- es “si te acuerdas de los 60, no los viviste”. En cambio la foto es de los 80 y recuerdo que la cuenta del mini bar fue astronómica…

El video se puede ver aquí

Entradas anteriores en:

Un siglo de canciones (todos los posts)

10 comentarios

Archivado bajo Música, Recomendaciones