Archivo de la etiqueta: Julian Barnes

Tres libros muy recomendables: El ruido del tiempo, Nos vemos en esta vida o en la otra y Cómo dejamos de pagar por la música

barnesjabois

De mis lecturas de este pasado verano recomiendo tres: El ruido del tiempo de Julian Barnes, Nos vemos en esta vida o en la otra de Manuel Jabois y Cómo dejamos de pagar por la música de Stephen Witt.

El de Barnes es una profunda reflexión sobre la creación y el poder totalitario: el autor novela la vida del compositor ruso Shostakovich. No me atreví a leerlo en inglés. Pero ahora lo releeré en su versión original.

La crónica de Jabois sobre la trama asturiana de los atentados terroristas del 11-M es sencillamente magistral. Por dura y cruel que sea. Gira alrededor de la figura del primer español, menor de edad para más señas, condenado por los hechos.

Witt por su parte relata como se fraguó el mayor expolio sufrido por las industrias culturales, centrado en la industria discográfica (por poner alguna pega echo en falta el punto de vista sobre las editoriales musicales). Leído en VO.

witt

2 comentarios

Archivado bajo Cultura, Libros, Recomendaciones

La corrupción que viene: la no política cultural de Unidos Podemos

La no politica cultural de Unidos Podemos está podrida desde la raíz. En el microcosmos en el que me desenvuelvo se repiten los personajes. Son los mismos, en Madrid, que carcomieron sucesivamente al PC, IU y PSOE. Y ahora se apuntan a lo que viene y según todas las encuestas y sondeos saldrán muy bien parados en las elecciones del domingo.

Quienes sobornaron, fueron sobornados o crearon redes de corrupción reaparecen triunfantes. Desde la carpa de Rivas hasta el clan de la coca (narices de platino, dinero negro, camellos, etc.) pasando por políticos que fueron expulsados de sus partidos por sinvergüenzas, periodistas que cobraban en especies por hablar bien o no hablar mal, disqueros o representantes artísticos que ante la excusa de “todos lo hacen” o “si no lo hago yo otro vendrá” se compincharon con medios, concejales y gobernantes. Y ahora desde las redes sociales nos dan clases de moral. Tremenda caradura que resulta peligrosa ante la inminente cita electoral.

Es curioso como tapan sus vergüenzas criticando las de los demás. Periodistas que pontifican sobre pecados ajenos pero trabajan para defraudadores fiscales que aparecen en los papeles de Panamá. Se reúnen con lo más granado del sector (corruptos, estafadores, maltratadores, etc.) pero nunca tratan de la empresa para la que trabajan. Salvan España y el mundo pero son incapaces de afrontar la realidad profesional que les rodea.

Los cazadores de subvenciones, los pros, se están frotando las manos. Sobre todo los del cine…

Dejando la mierda de lado, la política cultural de Podemos es de chiste. Ya lo hemos comprobado en el ayuntamiento de Madrid con las chapuzas de Zapata (que no llegó a ocupar el cargo) y de Meyer. Parece que no han entendido que hacer malabares en los semáforos no es cultura. Y que el Museo del Prado es bastante más trascendente que el Patio Maravillas.

Apañados vamos si la política cultural de Podemos está en manos, entre otras, de Jorge Lago (exeditor de libros). Espero que se haya enterado del 21% de IVA que se aplica a los distintos sectores culturales. Porque hace un par de años pensaba que el de los libros (4%) era el de los demás. No me parece mal que un empresario esté al frente de Cultura en el Consejo de Ciudadanos de Podemos. Es más: me parece estupendo. Pero, eso sí, que sea un buen profesional. Acreditado. No uno que haya cerrado el negocio.

Por supuesto que hay gente honesta y honrada.  Pero deberían hacerse notar (y ejecutar proyectos importantes).

Quien esto escribe ha votado a Podemos en las europeas y a Ahora Madrid en las municipales. Quizás mi problema sea que siempre me desencanto pronto… O los partidos son muy veloces en decepcionarme (lo de las listas europeas de Podemos fue de traca, típico de la casta: de los cinco que salieron elegidos solo queda una persona y nos han colado a cuatro suplentes).

Y centrándonos tan solo en el aspecto ideológico de la no política cultural de estos nuevos “forjadores de almas” (Lenin dixit) recomiendo la lectura de la novela de Julian BarnesEl ruido del tiempo“. Versa sobre la presión sobre los creadores en la URSS, centrado en la figura de Shostakovich.

Barnes

6 comentarios

Archivado bajo Cultura, General, Libros, Política