Archivo de la etiqueta: Jueces en huelga

¿Promoverá el juez Eloy Velasco una nueva huelga de jueces?

3 de septiembre de 2009

justicia

La Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional, presidida por Ángel Juanes, estudiará si procede adoptar alguna decisión tras la huida de la etarra Maite Aranalde, que tras ser extraditada por Francia la semana pasada quedó en libertad bajo (exigua) fianza por orden del juez Eloy Velasco, quien sustituía a Baltasar Garzón, dándose posteriormente a la fuga. El diario Público informaba que se determinará si procede adoptar alguna decisión o simplemente se darán por enterados. ¿Y el CGPJ no tiene nada que decir ante esta fuga anunciada? El que si se ha pronunciado –con reproches a Velasco– ha sido Garzón, quien a su regreso el lunes tuvo que emitir una orden de busca y captura. Ya en el auto de prisión, Garzón advertía que existía riesgo de fuga y señalaba que el argumento utilizado por Velasco para imponerle la fianza -que iba a ser previsiblemente absuelta en la causa por la que Francia concedió su entrega, ya que un etarra acusado de los mismos hechos había sido exculpado- “no puede determinar la certeza o presunción de que la procesada vaya a correr la misma suerte“.

También la Fiscalía tomó medidas el viernes pasado, pero su escrito estuvo dando vueltas por el juzgado, durante 72 horas, sin que Velasco ni ningún otro juez se diesen por enterados.

Este esperpento judicial desafortunadamente no es un hecho aislado. Ya conocemos las consecuencias de la desorganización de los propios jueces en el caso de Mari Luz, por ejemplo, con una orden de detención que no se lleva a firmar o se firma con más de un año de retraso, y el culpable en la calle. ¿Cómo se castigó este grave caso de dejación de funciones entre los jueces? Con apenas una multa de 1.500 euros. Para un juez, Rafael Tirado, que era reincidente (ya había sido sancionado por negligencia) y al que se le retiró el carnet de conducir por conducir borracho y atropellar a un motorista. Les dejo la Cronología del escándalo judicial del asunto en cuestión.

Saco a relucir lo del juez Tirado porque su caso estuvo en el corazón de la primera huelga de jueces que ha sufrido este país –otra bofetada al Estado de Derecho- y no podemos olvidar aquel email que mandó a sus compañeros, desvelado por Antena 3, cuyo texto decía:

“¡A la huelga! Todos, sin miedo, sin odio, sin rencor, vamos a decirle al ciudadano la verdad. Sigo insistiendo, no estamos solos y ahora les toca a ellos. Mis hijos han dicho: ¡Papá, adelante!, y su padre no va a dar ni un paso atrás”.

¿Si Velasco es sancionado –como sería deseable- seguirá el camino de Tirado? ¿Promoverá el juez Eloy Velasco una nueva huelga de jueces? ¿De haber sanción será tan ridícula como la de Tirado?

No es preciso remontarse muy atrás en el tiempo para hallar más affaires de disfunciones judiciales (o de jueces encarcelados, apartados de la carrera, autores de sentencias machistas o de “vía libre” para poderosos delincuentes). Hace bien poco en el Supremo de Valencia hemos asistido al espectáculo ofrecido por su Presidente: ni se inhibió ni nadie impidió que formase parte del Tribunal que tenía que dictaminar sobre Camps, quien es algo más que un amigo (según declaraciones de los propios interesados).

¿Y la desprotección que sufren los testigos? Abandonados a su suerte es la mejor definición para su situación.

¿Y qué decir del Constitucional? Sólo cabe preguntarse, a lo Perales: ¿a qué dedican su tiempo? Porque desde luego para lo del Estatut de Catalunya se están tomando su tiempo. ¿Tanta es su carga de trabajo para decidir sobre la constitucionalidad de no más de media docena de artículos? Y mientras tanto llega el varapalo del Comité de Derechos Humanos de la ONU. En un gran reportaje de Joseba Elola en El País nos cuenta como nuestro TC avalaba prácticas racistas de la Policía. La ONU le daba la razón a Rosalind Williams (una española nacida en Nueva Orleans) con un dictamen que le saca los colores al Tribunal Constitucional. El mensaje que llega desde Ginebra para el Estado español es bien claro: la policía no puede tratar de modo distinto a alguien por el color de su piel; la raza no debe ser usada como indicio de posible situación ilegal en los controles de identidad. Se trata de un dictamen no vinculante, sí, pero el Estado español deberá dar una respuesta en su condición de firmante del Pacto de Derechos Civiles y Políticos.

Estos jueces se permiten el lujo de ir a la huelga, en tiempos de crisis económica y paro galopante. En una empresa no pasarían de los tres meses de prueba. ¿Y nosotros, los ciudadanos de a pie, qué podemos hacer? Sugiere Andrés Villena: “Y de ahí a la calle. A armarla. Ahora sí que no tenemos nada que perder.

10 comentarios

Archivado bajo Medios, Política

La hierba siempre sale perjudicada

19 de febrero de 2009

Un proverbio africano dice: cuando dos elefantes pelean, a la hierba no le importa quien tenga razón. Ella, la hierba, siempre sale perjudicada. En España, los elefantes que pelean son dos poderes, el ejecutivo y el judicial, y la hierba perjudicada somos nosotros, los ciudadanos.”

 

Así comenzaba anoche Iñaki Gabilondo su editorial de opinión en el informativo de Cuatro, para continuar mas adelante con:

 

[…] Este gobierno es seguramente el que más se ha ocupado del asunto, y, por tanto, el que menos se merecía esta bofetada pública, pero lo único provechoso que cabe hacer ya es avanzar aceleradamente en esa modernización y dejar a un lado reproches y discusiones, muy interesantes pero estériles, para andarse por las ramas ya tenemos al partido popular […]

 

Las cifras del seguimiento de las huelgas son como las de los asistentes a las manifestaciones. Las asociaciones de jueces cifran en el 60% el seguimiento del paro. El Consejo del Poder Judicial cifra el impacto del paro de este miércoles en un 35%, calculando el seguimiento sobre el total de jueces que hay en España, pero incluyendo a más de 800 que están inactivos. Para añadir a la confusión unos pocos datos más: hay cuatro asociaciones de jueces. Las dos mayoritarias, Asociación Profesional de la magistratura (APM) y Jueces para la Democracia (JPD), se han desmarcado del paro. Las que han convocado han sido el Foro Judicial Independiente (260 afiliados) y la Francisco de Vitoria (570). En España hay 4.400 jueces. Y confieso que el nombre de Francisco de Vitoria me produce escalofríos. Lo tengo asociado a los Legionarios de Cristo. Hay que señalar que el portavoz de la FdV ha dimitido por no estar de acuerdo con la huelga.

 

¡A la huelga!, todos, sin miedo, sin odio, sin rencor, vamos a decirle al ciudadano la verdad. Sigo insistiendo, no estamos solos y ahora les toca a ellos. Mis hijos han dicho: ‘Papá, p’alante’. Y su padre no va a dar ni un paso atrás” era el texto del email que mandó el juez Rafael Tirado Márquez. Si, el del caso Mari Luz. Cuya negligencia sólo fue sancionada con 1.500 euros. Y eso que era reincidente.

 

Antonio San José escribe “Jueces”, hoy en su columna “Luz de Gas” de El Plural, que termina así:

 

Me asusta, siempre me ha asustado, el poder de los jueces, unos individuos a quien nadie ha elegido ni votado jamás. Son autónomos, dicen, e independientes, afirman. Se erigen como uno de los tres poderes del Estado, pero en ocasiones abandonan sus palacios, bajan a las cabañas, comprueban como viven el resto de los mortales y, envidiándolos, hacen huelga. Quizá así se sientan más humanos apeados de su pedestal, pero con la toga puesta. Enternecedor, sin duda.”

 

Por su parte “El Dardo” de Albert Castillón, en La Vanguardia, nos recuerda en su post “Jueces en huelga”:

 

No solo jueces, sino también funcionarios de justicia son una casta intocable. Jamás el Consejo General del Poder Judicial ha dado la razón a un ciudadano que denuncie a un juez. No les crean cuando gritan que convocan la huelga por nuestro bien, si fuese así la habrían convocado hace décadas. Justo ahora, en plena crisis y con las arcas del estado vacías, piden una millonaria inversión en medios y personal y además, los funcionarios, aumento de sueldo.

 

Mal asunto cuando la elite va a la huelga. Y más aún si cabe cuando es uno de los tres poderes del Estado de Derecho.

 fjutgesbarcelona4

Jueces en Barcelona (foto de La Vanguardia)

13 comentarios

Archivado bajo Medios, Política