Archivo de la etiqueta: Jorge Drexler

“Spanish Model”: ¿Engendro o Genialidad?

Spanish Model

Esta mañana mientras preparaba el desayuno leí en Efe Eme que en septiembre se editaría “Spanish Model“, la versión en español del “This Year’s Model“, el álbum clásico de Elvis Costello de 1978. Casi me corto con el cuchillo con el que estaba cortando el pan para tostarlo y echarle aceite. De entrada, viendo la lista de artistas participantes todos relacionados con Universal y el productor Sebastián Krys, pensé que podría ser una gallegada más del capo de la división latina de Universal. Mentalmente archivé el proyecto como candidato al Engendro del año.

Tras desayunar, no conforme con mi reacción inicial (nunca conviene tomar decisiones con el estómago vacío), decidí averiguar un poco más. Me intrigaba saber quién o quiénes habrían adaptado las letras originales al español. Esta información solamente la encontré en el Rolling Stone estadounidense: “They also worked with the artists (and, in some cases, the songwriters Elsten Torres, Ximena Muñoz, Luis Mitre, and Andie Sandoval), to adapt the lyrics”. They son Costello y Krys (bonaerense nacionalizado estadounidense). Así que los propios artistas (asumo que gente como Jorge Drexler, Fito Páez o Juanes) y letristas profesionales se encargaron de las adaptaciones. En este artículo también encontré la génesis del proyecto. Y descartó completamente mi teoría inicial de la gallegada, porque la idea original fue del propio Elvis Costello..

Cuentan que a pesar de no hablar español Costello sí soñó en nuestro idioma una vez. En 2018, atendiendo a la petición del productor de TV David Simon para regrabar “This Year’s Girl”, para la segunda temporada de “The Deuce“, Costello y Krys descubrieron el buen estado en el que se encontraban las grabaciones originales del “This Year’s Model“. Lo que entregaron para la serie fue la grabación original, a la que añadieron la voz de Natalie Bergman, convirtiendo el tema en un dueto. El descubrimiento de lo bien que sonaban las pistas musicales, sin la voz de Costello, llevó al autor a plantearse varias ideas. Una noche soñó que “This Year’s Model” estaba cantado en otro idioma. FInalmente ese idioma acabó siendo el español y Costello, sin consultar con Toni Cantó, encargó a Krys que se pusiese al frente del proyecto y lo materializase encontrando los artistas adecuados. El resultado final es la siguiente alineación:

“No Action”, Nina Diaz
“(Yo No Quiero Ir A) Chelsea” (“(I Don’t Want To Go To) Chelsea”), Raquel Sofía y Fuego
“Yo Te Vi” (“The Beat”), Draco Rosa
“Pump It Up”, Juanes
“Detonantes” (“Little Triggers”), La Marisoul
“Tu Eres Para Mi” (“You Belong To Me”), Luis Fonsi
“Hand In Hand”, Francisca Valenzuela y Luis Humberto Navejas
“La Chica de Hoy” (“This Year’s Girl”), Cami
“Mentira” (“Lip Service”), Pablo López
“Viviendo en el Paraíso” (“Living In Paradise”), Jesse & Joy
“Lipstick Vogue”, Morat
“La Turba” (“Night Rally”), Jorge Drexler
“Llorar” (“Big Tears”), Sebastián Yatra
“Radio Radio”, Fito Páez
“Crawling To The U.S.A”, Gian Marco y Nicole Zignago
“Se Está Perdiendo La Inocencia” (“Running Out Of Angels”), Vega

Costello Juanes RS

Mientras esperamos a septiembre para escuchar el resultado final, y poder opinar sabiendo, nos adelantan un tema. El de Juanes, que han tenido el buen tino de mantener el título de “Pump It Up” y no traducirlo al cantar el estribillo. Para el video también han usado el original, superponiendo el careto de Juanes a las de Costello y su banda de entonces. (Juanes comenzó su carrera en un grupo de heavy en su Colombia natal) Echen un vistazo, les va a gustar. De ahí la pregunta del titular de esta entrada: ¿Engendro o genialidad”-

P.D.: la elección de Pablo López me sorprende (esto si puede responder a la teoría de la gallegada). Un Miguel Ríos o un Loquillo habría sido más adecuado.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música

El falso éxito internacional de Rosalía

AV LVdG Rosalia titular artEl domingo pasado La Voz de Galicia, a insistencia de Javier Becerra, me publicó un texto “El falso éxito internacional de Rosalía” (afortunado título a sugerencia del propio JB). Era un anexo a su artículo principal, “¿Lo de Rosalía es para tanto?“. A lo largo del día ambas piezas aparecieron en el diario hermano de La Voz de Asturias. Por el interés despertado paso a reproducir integra mi nota (que también pueden ver, así como el artículo de Javier Becerra, en los enlaces correspondientes). Tan solo he añadido un par de frases referidas a Jorge Drexler:

«Desde hace tiempo se conoce que la sobreexposición es perjudicial para el objetivo fijado y resulta contraproducente. Porque puede causar el efecto contrario al perseguido. Concretado al marketing musical esto se traduce en lo siguiente:

  • Antiguamente las radio formulas machacaban las canciones de éxito. Esto se podía traducir en ventas de sencillos. El mercado discográfico estaba dividido en sencillos y álbumes. Prevalecían criterios como el poder adquisitivo directamente relacionado con la edad del comprador, el tipo de música, la credibilidad del artista, etc. Se daba el caso que excelentes artistas de rock eran considerados horteras porque sus discos sonaban en Los 40 Principales y copaban las listas de éxitos. La Creedence Clearwater Revival es un claro ejemplo. Por el contrario, Led Zeppelin se negaban a editar singles para evitar esta situación. Y eso que los tenían estupendos.
  • Los álbumes eran para artistas de largo recorrido, para un publico más adulto, con criterio formado y de mayor poder adquisitivo. Para artistas con credibilidad. Nótese que uso poder adquisitivo y credibilidad por segunda vez. Son dos conceptos claves.
  • En la era digital quienes dictaminan, lo que es de buen gusto o hortera, se han multiplicado. Las/os fans de antaño son las/os influencers de hoy en día. Solo que las/os haters en nuestros días tienen más peso y repercusión que antes. Las redes sociales proporcionan unos cauces de los que carecían. En cambio, sean fans o influencers mantienen proporcionalmente el mismo peso especifico.
  • Antiguamente la fama (por ejemplo, ser portada del ¡Hola!) no vendía discos, pero proporcionaba galas. La fama digital ni vende discos ni hace que actúes todos los fines de semana del año. Como los tiempos han cambiado y hay nuevos negocios, hoy puedes facturar en conceptos como patrocinios, merchandising o festivales. Las preguntas son ¿cuánto durarán estos nuevos ingresos y que tiene que ver la música con ellos?
  • La sobreexposición siempre provocó que el producto en cuestión resultase estomagante. Esto en nuestros días se multiplica por los haters en las redes sociales. Quienes además influyen en la propagación del mensaje sin quererlo.

El caso de Rosalía corresponde claramente a estos parámetros. Y lleva ya un par de años de recorrido. No funcionó con su primer disco (vendió poco). Pero el interés se tradujo en un buen número de actuaciones. Su segundo álbum ha vendido más, objeto de una campaña masiva de marketing, pero bastante menos de lo esperado. Y no parece haberse traducido de momento en contrataciones (su gala más importante fue un playback gratuito en la Plaza de Colón en Madrid).

¿Qué ha logrado el marketing masivo –técnica tan antigua como negativa porque actúa como un bumerán­­– en el caso de Rosalía? Engañar a público y medios generalistas. Nos han vendido que es un fenómeno internacional. No lo es. Pero la gente y muchos periodistas y becarios mediáticos se lo han tragado. Fuera de España no ha aparecido en ninguna lista de éxitos. Ni en las de los más vendidos, ni en las de streaming, ni en las de las canciones más radiadas. También nos han engañado con los premios Grammy. Ha logrado dos Grammy latinos, no los de verdad. Los latinos tienen su aquel a la hora de concederlos (hay mucha “política”, por decir algo diplomático). Pero se habla de estos galardones obviando lo de “latino”. ¿Engaño o clasismo? Para completar la manipulación mediática hay que recordar que Jorge Drexler ganó ¡tres! Pero aquí resaltaron los dos de Rosalía.  Nos han vendido lo del anuncio en los luminosos de Times Square (de NY). Pero no nos han contado que son propiedad de Sony (la empresa matriz de su discográfica) y que el álbum no estaba disponible. Craso error (anunciar un producto que no está a la venta). Nos han relatado que a Kim Kardashian le gusta el disco. ¿Y? ¿Quién es? ¿Cuántos discos le gustan al día? ¿A la gente que nos gusta la música de verdad nos importa su opinión? Probablemente lo que piense nos va a alejar de Rosalía. La opinión de una hortera siempre será una horterada. ¿Los referentes mediáticos que han empleado para vendernos el producto Rosalía son relevantes? No. Son todos del siglo pasado. Nos intentan pasar por moderno algo usando clichés desfasados. Como Jools Holland o el sexagenario crítico del New York Times. ¿Ha funcionado Rosalía en Inglaterra o EEUU? No. Esa es la respuesta y la falta de influencia de estos no influencers.

La última ha sido la actuación en los devaluados premios Goya. Haciendo una pretenciosa versión de un clásico de Los Chunguitos. Con un coro catalán, del templo de la burguesía de esos lares (y de su corrupción). Por si teníamos dudas de a quien no representaba Rosalía, el otro día nos lo dejó claro. Tomó una canción callejera, de arrabal, y pretendió elevarla al gusto de las mentes bien pensantes de toda la vida. ¡Un mojón! Pero, eso sí, una vez más consiguieron engañar a los ignorantes. Esos mismos que en sus notas de prensa escribieron que “recibió el aplauso incluso de sus autores originales”.  Dos autores que están muertos. Ambos. ¿Confunden autores con artistas? Si es así, no hay mejor prueba de la ignorancia de quienes escriben alabando a Rosalía.

Mal marketing. Porque el marketing se marca unos objetivos. Si el objetivo era crear un falso clima de éxito lo han logrado. Pero el buen marketing busca la rentabilidad. Y el humo es deficitario. A corto y largo plazo. El tiempo dictaminará sentencia. Mientras tanto recordemos los avisos para nuestra salud de los paquetes de cigarrillos, esos productos que también producen humo…»

 

3 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Medios