Archivo de la etiqueta: Jordi Sabatés

Jordi Sabatés, el arte de la música y el cine (en Efe Eme)

7 de junio de 2008

Jordi Sabatés pasó por el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Con un proyecto, estrenado en 2003 con la participación del ilusionista Hausson y denominado “Música para una ilusión”, que gira alrededor del mítico Segundo de Chomón (Teruel, 1871-Paris, 1929).

 

¿Segundo de Chomón? ¿En qué equipo jugaba? En el de los pioneros del cine europeo. Un crack.

 

A comienzos del siglo XX realizó más de trescientas películas. De todo tipo: documentales, escenas cómicas, ilusionismo, películas experimentales, de aventuras, de fantasmas, históricas, westerns y cine de animación, uno de sus mayores aciertos. Era un maestro en la animación de objetos, sombras y muñecos. Uno de los precursores del género. Los efectos especiales alcanzaron una de sus más altas cotas con este aragonés “globalizado” gracias al entonces nuevo arte, el cine. Trabajó para productoras de Barcelona, Paris y Turín. Pero aun hay más: colaboró en la realización de películas emblemáticas como “Cabiria” (1914) y el “Napoleón” (1927) de Abel Gance, que fue rescatada hace unos años por Francis Ford Coppola. Y todavía no he terminado. Porque rodó los protoKing Kong” y “Titanic”.

 

Jordi Sabatés recrea a Segundo de Chomónsupone un afortunado rescate de la obra del cineasta español. Sabatés (1948, Barcelona) interpretó en directo al piano la música que ha compuesto para quince de sus películas. Entre ellas, “L´album merveilleux” (1905), “Le Roi des Dollars” (1905) o “Electric hotel” (1908). A la manera de las proyecciones de principios del siglo pasado.

Porque como escribía aquí, hace unas semanas, en ¿Las listas del negocio o el negocio de las listas?” el cine y la música grabada están íntimamente ligados. Desde el principio. De entrada hay un punto de arranque común: Thomas Alva Edison. En el cine, por una guerra en la carrera de patentes de la época, su “invento” y sus méritos son compartidos con los Lumiere, Dickson o Eastman, el de Kodak. En la música grabada no hay dudas. Edison fue el primero. Con su invento, el fonógrafo, y fundando la primera discográfica que hubo (Edison Records).

 

El maestro Sabatés es uno de los grandes del piano. Atrás quedan sus proyectos de los 70 con Toti Soler (otro pedazo de músico). Y anteriormente Jarka o el “Cállate Niña” de los Pic Nic (donde aparte de Toti también estaba Jeannette). O sus dúos de piano con Tete Montoliu (“Vampyria”, 1975) o Chick Corea. O su elogiadísimo doble album con Santi Arisa (“Jordi Sabatés, Solos de Piano. Duets amb Santi Arisa, 1979). O sus trabajos como arreglista, entre otros, de Pau Riba, Ovidi Monllor o Mª del Mar Bonet.

 

El pianista y compositor Jordi Sabatés cursó sus estudios en la Escuela Suiza, en el Conservatorio Superior de Música del Liceo de Barcelona y en la Facultad de Ciencias Físicas. Y desde hace mucho tiempo compone música para teatro y cine. Que es la faceta que nos sirve de excusa para reivindicar a este músico de primera.

 

Los precedentes a su labor sobre Segundo de Chomón se encuentran en sus proyectos relacionados con las filmografías de Búster Keaton y Georges Méliès o “Nosferatu”, el clásico de Murnau.


Su trayectoria musical ha recibido, entre otros, el Premio Nacional del Disco en 1983, el de Composición de Jazz en 1992 y en 2005 fue nombrado Miembro de Honor del Foro Iberoamericano de las Artes.

 

Para finalizar esta reivindicación del maestro Sabatés quisiera hacer una mención del tipo “la vida según Auster”. Hace cosa de un mes Antonio Gómez –al que agradezco el detalle- me mandó un vínculo, de youtube, a un montaje de Chomón absolutamente asombroso. Una animación con unos efectos especiales irrepetibles ¡y en color! (otra genialidad del maestro turolense). Posteriormente se celebró un aniversario de la primera proyección cinematográfica en España (fue en la Carrera de San Jerónimo nº 34, Madrid). Y como remate me encuentro las actuaciones de Jordi Sabatés en el Círculo “recreando a Segundo de Chomón”. Vamos que Don Jordi ha cuadrado el círculo del cine y la música… Alabado sea.

 

Publicado en Efe Eme

ENTRADAS ANTERIORES:

Los otros festivales (en Efe Eme)

La Música Salva Vidas (en Efe Eme)

 

Valor y Precio de la Música (en Efe Eme)

 

Neil Young y las Nuevas Tecnologías (La Música de El Mundano en Efe Eme)

 

Hanna o ¿Dónde está la Crítica? (en EFE EME)

 

Jeff “Skunk” Baxter (en Efe Eme)

 

¿Las listas del negocio o el negocio de las listas? (en efe eme)

 

Las Nueve Vidas de Steve Winwood (La Música de El Mundano en EFE EME)

2 comentarios

Archivado bajo Cine, Cultura, Música, Recomendaciones

El Ojo Virgen 2: Segundo de Chomón, el inventor de maravillas (por Antonio Gómez)

6 de junio de 2008

En sábana tendida

de agua feliz dispuesta en un cuadrado

–alerta, no dormida:

el pulso acelerado—

escucha Circe el viento enamorado

 

Francisco Ayala

A Circe cinemática” Indagación sobre el cinema. 1929.

 

 

Está visto que esta irregular serie dedicada a los primeros cineastas está resultando fruto de las casualidades. Primero la de encontrar las imágenes de los Lumiere y de haber sido en mayo el aniversario de los inicios del cine en España, y ahora la coincidencia entre la idea de poner aquí una de las maravillas de un pionero cinematográfico español y el homenaje que se le ha rendido en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, con Jordi Sabatés poniendo música en directo a sus pequeños y sorprendentes filmes (creo que Adrian anda preparando algo sobre eso para Efe Eme).

 

El aragonés, turolense para más señas, Segundo de Chomón es uno de esos nombres míticos de la historia del cine español, de esos de los que habitualmente se ha leído u oído hablar, pero del que no se ha visto ninguna muestra de su obra. Ese era mi caso, pero buscando pioneros y tras no encontrar en youtube nada sobre Fructuós Gelabert, el catalán que parece ser que lo empezó todo en España, tecleé su nombre en el buscador. Y lo que aparecieron fueron maravillas, encantamientos, sorpresas, imaginación.

 

No contaré mucho de él, excepto, quizás, que nació en 1871 y murió en 1929, el año del crack. Incluyo un enlace a un artículo de Antón Castro, sumamente interesante sobre el personaje y su trabajo, que recomiendo leer, porque siempre son apasionantes las vidas de los pioneros. Y Segundo de Chomón lo fue. Discípulo de Méliès (de quien veremos algo en otra ocasión), marchó a Francia, donde desarrolló la mayor parte de su obra, haciendo sus propios filmes y, posteriormente, realizando en 1927 las escenas de efectos especiales para, por ejemplo, el “Napoleón” de Abel Gance, o la secuencia de la pesadilla de Conchita Piquer en “El negro que tenía el alma blanca”, que Benito Perojo dirigió en París el mismo año. También inventó un sistema de coloreado de la película, que se puede apreciar en la película que sigue, y el paso de manivela, lo que permitía rodar fotograma a fotograma, que utiliza perfectamente en “El hotel eléctrico” (que podréis encontrar en youtube si entráis a ver la que aquí se anuncia).

 

Por lo demás, aquí está su obra. A mi me deslumbró su capacidad para crear trucos sugerentes, creativos y llenos de imaginación, con arriesgadas soluciones técnicas y de planificación. En 1906, cuando hizo esta película, ya existía un público que acudía a los cines y que ya se había sobrepuesto al ataque de infarto de ver a aquella gente saliendo de la fábrica, andando hacia uno desde la pared. El espectador era ya más difícil de sorprender, y Chomón, como Méliès, su maestro, le descubrieron un mundo en el que la imaginación y la magia conducen a la maravilla. Apagad las luces, cerrad las puertas al cobrador del gas y disfrutad de “Les Kiriki. Acrobates japonais”:

 

 

Al ver estas imágenes me dio la impresión, que vuelve cuando reincido, que ahí estaba ya todo lo que vendría después en las artes visuales, desde las coreografías de Busby Berkeley hasta el arte cyber. Verlas me hace pensar si no habremos avanzado mucho en cien años en toda la parte que se refiere a la tecnología, a cambio de no innovar los conceptos, las ideas de fondo; si no habremos fomentado el cerebro, por no hablar ya del marketín, que es cosa pareja, frente a la imaginación.

 

Salud.

 

ENTRADAS RELACIONADAS:

 

El Ojo Virgen 1: Primeras Imágenes Cinematográficas (por Antonio Gómez)

La Casa Hechizada

2 comentarios

Archivado bajo Cine, Cultura, Recomendaciones