Archivo de la etiqueta: Javier Maroto

La constancia de la desfachatez (por Ángel Harguindey)

ASH

El pasado jueves Ángel S. Harguindey publicaba una excelente nota en su blog de El País. Quien fuera miembro destacado de las plantilla fundadora del diario (y periodista clave responsable de la sección de Cultura y luego del Babelia) en “La constancia de la desfachatez” se refiere a dos episodios recientes del PP: el “aterrizaje” del vitoriano Javier Maroto en un pueblo segoviano y los acuerdos, pactos y votaciones del PP con EH Bildu en el Parlamento Vasco. Me gustaría añadir la elección de Cayetana Álvarez de Toledo como portavoz del PP en el Congreso. La que fuera jefa de prensa del ministro Acebes, cuando los atentados de los trenes, viene para darnos lecciones morales como suele ser su norma. Ella, que propagó la especie que la autoría de los atentados correspondía a ETA. ¿Nos seguirá mintiendo?

Dado su interés y como ya han pasado varios días de la publicación original copio y pego el artículo entero:

“Primera obviedad: no todos los políticos son iguales. Segunda obviedad: algunos políticos deberían dedicarse a vender crecepelos milagrosos por su capacidad para manipular la relidad. Un ejemplo: Javier Maroto, el nuevo portavoz del PP en el Senado, un personaje que en su etapa en el Ayuntamiento de Vitoria se destacó por su campaña en contra del empadronamiento de los sin papeles con una propuesta de exigir diez años de residencia antes de regularizar su situación pero que no dudó ni un momento en empadronarse velozmente, en un mes y medio, en Sotosalbos (Segovia) para poder ser designado senador por Castilla-León. El señor Maroto no fue al pueblo ni para censarse. Alguien se ocupó de hacer el papeleo y aportó una autorización de empadronamiento en la misma casa donde vive una familia. Menos mal que Pablo Montesinos, vicesecretario de Comunicación del PP, ha defendido el nombramiento de Maroto porque, dice que “hacen falta más personas como él en la política española”.

Claro que el regenerado PP de Pablo Casado y del campeón mundial de lanzamiento de huesos de aceituna con la boca no han renunciado a algunas de las esencias del partido: la de la desfachatez. Uno de los mantras más comunes de nuestros insignes conservadores, de todos ellos incluyendo a Cs y a Vox, es la de achacar a Pedro Sánchez su dependencia de los independentistas y filoetarras, como dice la arrolladora Cayetana Álvarez de Toledo, cabeza de lista en Barcelona en donde el partido pasó de 4 diputados a uno, ¡pero qué una!, que diría Pablo Casado. Pues bien, estos linces de la política consideran que Sánchez tiene las manos manchadas de sangre por pactar con Bildu aunque en realidad han aceptado su abstención. Andoni Ortuzar, presidente del PNV, lo dejó claro el pasado abril en un mítin en Getxo. “¿Sabéis cuántas veces ha acordado, pactado y votado el PP con EH Bildu en el Parlamento Vasco? En esta legislatura, cuatro proposiciones no de ley, 29 enmiendas transaccionales a proposiciones no de ley, 23 enmiendas transaccionales a mociones, 5 solicitudes de comparecencia, una iniciativa ante Cortes Generales y 32 declaraciones institucionales”. Como diría el políticamente difunto Federico Trillo: ¡Manda huevos!”

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Medios, Política

A Casado se le acumulan los problemas

Casado

Mientras la mayoría se centra en los problemas y divisiones de Podemos, a Pablo Casado también se le acumulan los problemas al frente del PP. Y no me refiero solo a los pactos con Ciudadanos y Vox tras las municipales y autonómicas. Que también, porque dan mucho curro, crean tensiones y estas ultimas elecciones sumadas a las generales provocaron temblores y sacudidas. Las noticias sueltas no tienen el mismo impacto que todas juntas. Destaco tres.

La primera noticia, al hilo de las municipales, además de grave es totalmente sorprendente. El titular de El Confidencial es muy claro: “El PP desautoriza a su candidato a alcalde en Labastida por negociar con Bildu un acuerdo“. Caray, como le pasa, salvando las distancias, al PSOE en Navarra, también con Bildu. Labastida es una localidad de Álava.

Sin salir de Álava, Alfonso Alonso, exalcalde de Vitoria y presidente del PP vasco, se ha desmarcado de la linea oficial de Casado. A principios de semana declaró en TVE que “La vida consiste en tomar decisiones, no en pedir permiso” y anunció la redefinición de un proyecto político propio para el País Vasco. Con “personalidad propia” y por tanto diferente al resto del partido. El Mundo titulabaAlfonso Alonso lanzó la redefinición del PP vasco sin hablar antes con Génova” y El País por su parte decía ayer “El PP vasco convoca una convención para definir un perfil propio”. Precisamente la convocatoria de esta convención alargará el problema: las fechas sugeridas son las del 13 y 14 de septiembre. Será en San Sebastián como señala El País en reconocimiento “a que el Ayuntamiento de esa ciudad fue la única institución en la que el PP mantuvo los tres concejales que tenía, y con una subida de votos. Su candidato a la alcaldía, Borja Sémper, diseñó su campaña al margen de la marca PP y llevaba como último en la lista precisamente a Alonso. Ninguno de los dos acudió a la llamada de Casado para la foto de la plaza de Colón con Vox y Ciudadanos.”. El PP se quedó sin representación vasca por primera vez el pasado 28 de abril, cuando sus 94.500 votos les dejaron sin escaño (tenían dos). La caída afectó de lleno al número tres de la formación nacional, Javier Maroto,  exalcalde también de Vitoria, vicesecretario de Organización y cabeza de lista al Congreso por Álava. En las municipales del 26 de mayo, el PP obtuvo 55 concejales y 66.192 votos en total frente a los 79 ediles y 102.440 votos  de 2015. El PP vasco ha visto como ha pasado de ser la primera fuerza en Vitoria a la cuarta y que tanto en Vizcaya como en Guipúzcoa el PNV puede asegurarse otra legislatura con mayorías absolutas si reedita los acuerdos con el PSE-EE de Idoia Mendia. Y no conviene olvidar que Alonso, exministro con Rajoy, estaba encuadrado en el sector “sorayista” del gobierno. Alonso considera que los pactos con Ciudadanos y Vox le perjudican en su territorio.

La cascada continúa con Nuñez Feijóo. El presidente gallego se ha descolgado pidiendo una ley (de nuevo) para que gobierne la lista más votada. Esto es un torpedo en la linea de flotación de los pactos que Casado quiere llevar a buen puerto con Ciudadanos y Vox. Voz Pópuli en su titular ponía “Feijóo pide reformar la ley electoral para que gobierne la lista más votada“. Feijóo declaraba en la COPE “No puede ser que el partido ganador se convierta en perdedor, y el que pierda se convierta en gobierno”. Él también mira por lo suyo al afirmar que han ganado en tres diputaciones “y vamos a ver si gobernamos en alguna”. Pero como buen gallego también dijo lo contrario y defendió que el PP formase gobiernos con Ciudadanos en comunidades autónomas y ayuntamientos con el apoyo puntual de Vox, donde fuese necesario. Y puso de ejemplo el modelo de Andalucía (donde la lista más votada fue la del PSOE).

Para estos tiempos tengo palomitas, tengo pipas, tengo pistachos, tengo kikos, tengo regaliz,…

Deja un comentario

Archivado bajo Medios, Política