Archivo de la etiqueta: Javi Sánchez

Real Madrid 0 CSKA 3

Ángel Martínez Real MadridEl 0-3 del CSKA de Moscú al Real Madrid no se lo esperaba nadie. Y mucho menos Solari, quien aprovechó la ocasión para dar entrada a un par de jugadores poco habituales, dar minutos a quienes vienen de lesiones y mantener a Courtois en la portería (me hubiese gustado ver a Keylor Navas, habría sido lo justo y más en un partido en el que estás dando oportunidades a otros). La pareja de de centrales era inédita: Vallejo y Javi Sánchez. Los dos dejaron muchas dudas. Fede Valverde fue de la partida junto a Marcos Llorente, formando un doble pivote que no estuvo fino: no resolvió en la construcción de juego propio ni en la destrucción del juego rival. Isco y Marco Asensio volvieron al once titular. Marcelo también. Y Vinicius saltó al campo desde el principio.

El primer disparo a puerta blanco no llegó hasta el minuto 13: Marco Asensio desde fuera del área. Poco después una buena entrada de Vinicius por la banda pero a su pase no llegó Benzema por poco (era gol seguro). Ellos en los primeros 20 minutos nos atacaban por el lado de Marcelo. Como hacen todos.

En el 23 Marco Asensio estrelló el balón en la escuadra. Recogía el rechace de Akinfeev, el portero rival, tras una excelente entrada por banda de Vinicius y un buen remate. Pudo haber sido el 1-0

Cinco minutos después Asensio, a pierna cambiada, entra por la derecha y remata desde el vértice del área. El portero se luce. En el 31 una combinación de Vinicius y Asensio por la izquierda llega a Benzema que se la devuelve al mallorquín. Su remate, desde las inmediaciones del punto de penalti, fue al centro de la portería y lo atajó el portero sin demasiadas complicaciones.

Y en el 36 llegó golazo ruso de Chalov, quien se desembarazaba de un Javi Sánchez débil tanto en la marca como en la oposición al delantero: le amagó con la derecha y remató con la izquierda. Un mazazo del que el Madrid no supo reponerse. La puntilla vino en el 42 con una llegada por la banda de Marcelo que acababa en la portería por el desajuste defensivo originado por la ausencia del brasileño: el 2 de ellos Mario Fernandes se interna, combina con Chalov, quien le devuelve de tacón. Courtois rechaza el disparo de Fernandes y el balón llega a Shcennikov, solo, y anota pillando a Courtois a contrapié. 0-2 al descanso.

Al salir del vestuario para la segunda mitad Bale había entrado por Benzema.

En el 55 Courtois salva un gol, su rechace es una contra para el Madrid. Vinicius dribla a dos defensas y encuentra a Isco desmarcado. Este, para variar, se entretiene regateando en vez de chutar. Se ha desperdiciado la más clara ocasión de gol del Madrid. Pitada a Isco.

Dos minutos después Kroos reemplazaba a Marcos Llorente. Un error. Ni Kroos es medio centro ni le gusta la posición. Y además Isco (y en menor medida Asensio, Guadiana en esta segunda parte) no estaba rindiendo. A Isco le siguieron pitando cada vez que la tocaba más de de dos veces: el público le pedía velocidad y profundidad. Y a todo esto Bale se lesionó en el 64. Se tocaba el tobillo derecho. Cuando se reintegró al juego entró cojeando. Al poco volvió a retirarse del campo. Y se reincorporó tras cambiarse la bota. Se mantuvo hasta el final.

En el 73 llegó el 0-3. No hay nada como rematar para marcar goles. En esta ocasión lo hizo Sigurdsson. Libre de marca en el área grande. Tras este gol se fue Marcelo y entró Carvajal.

En lo que llevábamos de segunda parte gaseosa Vinicius no apareció desde el fallo de Isco. Buscó cambiar su suerte cambiando de banda. Pero nada de nada. En el 82 desde su banda izquierda intentó una penetración pero no había nadie siguiendo la jugada. Ya en el descuento chutó y fue córner.

Un Madrid blando, blandito, sin coraje, naufragó con estrepito ante un rival que no es nada del otro mundo, pero que nos ha ganado los dos partidos. En Moscú y aquí, que nos han goleado. No supimos remar río arriba. Nos faltó carácter para afrontar las adversidades del marcador. Es el peor resultado en Champions del Madrid en casa. Lamentable!!! Y eso que hemos acabado primeros de nuestro grupo (los rusos han quedado últimos).

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Eibar 3 Florentinato 0

ASLa primera alineación de Solari tras el parón de selecciones, y ser confirmado en el banquillo del Real Madrid, nos daba algunas pistas y confirmaba ciertas certezas: Courtois, Odriozola, Varane, Ramos, Marcelo, Kroos, Modric, Ceballos, Asensio, Bale y Benzema. Yendo de atrás hacia adelante en el once:

  • Confiar, lo que se dice confiar, Solari confía poco en Javi Sánchez porque sigue forzando a Ramos (después del partido ante Croacia volvió a tener molestias y abandonó la concentración de la selección) y a priori me da la impresión que hace lo mismo con Varane (quien reapareció con Francia, pero que ha demostrado ampliamente su fragilidad). Se corre un riesgo porque te puedes estar jugando un cambio forzado. Veremos. (Escribo esto una hora antes del inicio del partido).
  • Marcelo es titular indiscutible y a la mínima duda sobre el estado físico de Reguilón, cuyo desempeño ha sido brillante, ha vuelto a la titularidad. Comparen la situación de Reguilón con las de Varane o Ramos.
  • Con Carvajal no ocurrió lo mismo que con Marcelo. Se quedó en el banquillo.
  • A Isco le han comido la tostada, tanto Ceballos como Asensio. No figura en el once titular. Es la quinta vez consecutiva que sucede. Otra muestra más de que no está en el tono físico adecuado (y que nuevamente deja en evidencia a Luis Enrique). Se puede argumentar que la ausencia de Casemiro está mejor cubierta con Ceballos. Sí. También con Fede Valverde o Marcos Llorente. Dos especialistas en la posición de medio centro (el ex bético no lo es). ¿Y lo de Asensio? También deja fuera a Isco y a Lucas Vázquez, quien lo estaba haciendo muy bien. ¿Es simple rotación en el caso de Lucas o es dar confianza y minutos al alicaído Asensio?
  • La superstición funciona en el fútbol. Entre jugadores y técnicos (que no dejan de ser exjugadores). Y si eres argentino ya ni les cuento. ¿Le pesó a Solari que Asensio le haya marcado cuatro goles al Eibar? Seguro que sí.

El primer cuarto de hora fue frenético. Ambos equipos buscaban la portería rival. Al filo del minuto tres Kike estrelló un balón en el palo ante la pasividad de Marcelo y Ramos. El palo tampoco se movió y repelió la buena intención del delantero local. Dos minutos después un tremendo trallazo de Bale fue gol. Bien anulado por fuera de juego. Posteriormente Benzema, tras una buena internada de Asensio por la izquierda, se sacó un lujo de la chistera y, aunque ladeado, se plantó delante del meta local. Picó la pelota pero José Ángel la sacó en la raya de gol. Kike dispuso de otra oportunidad en un buen cabezazo que se fue fuera. Y llegando al min. 16 nos hicieron el 1-0 con suspense. Hubo que esperar al VAR para confirmar el tanto de Escalante. Bale no ayudó a Odriozola en su banda (enorme problema durante toda esta primera mitad), Cucurella metió un gran pase que dejó solo a Kike frente a Courtois. El belga desbarató el primer remate pero no pudo atajar el rechace que fue a Escalante. ¿Los centrales blancos dónde estaban? La jugada se inició en una contra desde el área local: un saque de esquina en corto. El último madridista en tocar el esférico fue Ceballos, intentando el remate. Y quien forcejeó en el rechace fue Ceballos… él cumplió. ¿Y los demás?

En el 34 un buen lanzamiento de falta de Bale desde la derecha provocó que Riesgo, el meta local, se luciese. El partido seguía siendo un ida y vuelta constante. Modric daba signos de recuperación de su juego habitual. Estos brotes verdes eran la mejor noticia para un Madrid que tenia que remontar el marcador adverso. Y que no acababa de encontrar su sitio por la presión del Eibar. Lo cual llevaba a otra pregunta: ¿aguantará el Eibar este ritmo en la segunda mitad? Al descanso se llegó con 1-0.

La falta de solidaridad defensiva de Bale no tuvo castigo. Ni siquiera por la parte más débil: la de Asensio (dando entrada a Lucas Vázquez por la derecha y pasando a Bale a la izquierda, que hubiera supuesto un drama para Marcelo). El galés salió en la segunda parte.

A los seis minutos de la reanudación, en el 51, un mal pase atrás de Kroos se lo come Odriozola (y se rompía tras perder el balón ante Cucurella). El canterano azulgrana, cedido al Eibar, daba su segundo pase de gol. A Sergi Enrich (su primer gol esta temporada). Carvajal sustituía a Odriozola. Cinco minutos después Cucurella, de nuevo, metía otra asistencia. Esta vez Kike sí encontró la red. El delantero estaba libre de marca. ¡En el centro del área pequeña! Era el 3-0. Y el fracaso de Varane y Ramos era más que evidente.

Con el 1-0 Víctor Lenore me escribía con bastante mala baba (es culé): «Ahora Solari con el contrato firmado empieza a perderlo todo». Con el 3-0 recordaba sus palabras… Mientras en la tele señalaban que llevábamos encajados 19 goles en 13 partidos, 16 fuera de casa (los segundos más goleados a domicilio solo superados por el Huesca).

En el 62 una mano prodigiosa de Courtois salvaba el 4-0. Que pudo llegar en la jugada siguiente. Y Solari retiraba a Modric, en vez de a Kroos (francamente mal hasta ese momento). Entraba Isco!!! ¡Con 3-0 en contra! ¿Para sobar la pelota y perder tiempo?

El Eibar seguía imponiendo el mismo ritmo de la primera mitad. Los goles eran su mejor estimulante. Lo contrario que le sucedía al Madrid. Todas las segundas jugadas y rechaces eran de los locales. Eso demuestra ganas y compromiso en un equipo y todo lo contrario en el otro, el mío.

Benzema era, fue, el único en dar la talla en la delantera. Y en el computo general del partido junto a Courtois (y eso que encajó tres tantos). Él solo llevó más peligro que todo el equipo junto. Porque Bale se quedó en las dos buenas acciones de la primera mitad. Asensio un par de detalles y nada más.

El Florentinato en el 73 jugaba su ultima baza, la gran esperanza blanca: Vinicius ocupaba la plaza de Asensio. El sub 20 brasileño, que nos ha costado 45 millones de euros que ahora parece que han sido 61.000.000€, no demostró nada (hasta el 89 no intentó el remate, flojo y fuera). Tres minutos después de este cambio Courtois hacía otro paradón.

El 4-0 estaba más cerca que un gol merengue. Además no sabíamos jugar contra el fuera de juego en el que caíamos constantemente. La linea adelantada de los de Mendilibar fue su mejor baza defensiva.

Los tres minutos de añadido fueron una agonía suplementaria. Los armeros jugaron con el reloj. Bale la mandó a las nubes, en su única aproximación a la portería rival en esta segunda parte. Este 3-0 es la primera vez que el Eibar derrota al Real Madrid.

Visto el nuevo desastre del Florentinato sugiero a nuestro Ser Superior que nos vuelva a subir el abono, en el inminente mercado de invierno, para acometer el fichaje de un voladizo o un segundo techo para complementar el fichaje del primero, el retráctil. Mucho mejor acometer reformas del estadio que de la plantilla. ¡No hay color, dónde va a parar!

3 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

3 puntos, 4 goles y 3 lesionados en Vigo

Benzema Marca3 puntos, 4 goles y 3 lesionados es el bagaje del Real Madrid en Vigo. Al descanso se llegó con 0-1 en el marcador y dos cambios por lesión: primero el de Casemiro por una entrada de Maxi Gómez (tuvo mala suerte el brasileño y se torció el tobillo) y luego el de Reguilón. Además Bale quedó tocado tras una dura entrada de Hugo Mallo, el capitán del Celta, quien solo vio una amarilla en esta primera mitad (por esta acción). Al galés solo se le vio en esta ocasión y en unas ayudas defensivas sobre el 40. Es decir, el Real Madrid jugó en 10 la primera parte. Y a pesar de ello se fue al vestuario 0-1.

Las causas del 0-1 son variadas: Benzema que estuvo inmenso; los laterales, Odriozola y Reguilón (hasta el 45 cuando fue reemplazado por Javi Sánchez pasando Nacho al lateral izquierdo), estuvieron impecables arriba y abajo; la mejoría de Kroos (a pesar del gol que falló a puerta vacía) que se confirmó en esta primera mitad y los brotes verdes por fin de Modric. En el gol vimos al mejor Modric y al mejor Benzema. Un pase en profundidad al hueco del croata, el desmarque del francés más algo muy suyo como es el toque de clase controlando la pelota y rematando con el interior. Era el minuto 23 y cinco minutos antes se había retirado Casemiro sustituido por Ceballos.

El cambio se retrasó varios minutos porque Ceballos no estaba preparado. ¡No llevaba puesta la camiseta! Este tipo de imbecilidades se repiten. Y son inadmisibles en un equipo profesional. Ya el fin de semana pasado la entrada de Vinicius se retrasó porque el brasileño tampoco estaba listo.

Bale salió en la segunda parte. No se produjo el tercer cambio. Y Benzema, en otro jugadón, estrelló el balón en el larguero a los cinco minutos de la reanudación. El Celta seguía sin funcionar. Recurría a las patadas y faltas en defensa y a balones largos en ataque, buscando las contras y a Iago Aspas. En la primera mitad el escaso peligro que crearon fue solventado por Courtois con solvencia.

En una mala salida del Celta en las inmediaciones de su área, en el 55, Benzema se hizo con el esférico. Se mete en el área, un recorte y remata. La pelota entre las piernas del portero golpea en su muslo derecho y va hacia la red. Pero da en el palo. El rebote se encuentra con Cabral que seguía la jugada. Cinco minutos después Mallo, quien no debería estar en el campo porque tenía que haber sido expulsado en la primera mitad, metió un golazo. 1-2. Ya era otro partido. Un doble cambio del Celta les hizo creer en sus posibilidades. Y se vinieron arriba.

Las desgracias nunca vienen solas. Nacho en el 66 tuvo problemas en la rodilla. El cambio de Vinicius por Bale quedaba paralizado a expensas de lo que suciedese con el defensa. Un minuto después Odriozola sufrió un calambre tras una internada. O eso parecía, porque acabó tocándose el abductor. Nacho tuvo que salir y entró Marco Asensio. A todo esto Courtois había evitado un gol de Aspas. Tremendo disparo desde fuera del área y mejor estirada del meta.

La entrada de Asensio pasó a Lucas Vázquez al lateral izquierdo, desde la banda derecha del ataque y el medio campo. Y un error de Ceballos casi nos cuesta el empate.

Benzema lo seguía haciendo todo bien. Y Bale seguía desaparecido. Salvo un par de minutos, del 73 al 75. Desconozco el alcance de su dolencia. Por eso no le incluyo en el parte de lesionados.

En el 80 una combinación entre Modric y Odriozola acaba en penalti sobre el lateral (recuperado de sus molestias). Sergio Ramos, nuevamente a lo Panenka, anotaba el 1-3.

Cabral vio la segunda amarilla en el 86. Cuando se anunciaban cuatro minutos de descuento un zapatazo de Ceballos entraba por la escuadra. 1-4. Aún quedaba un gol más: en el tercer minuto del descanso, el Celta en 10, lograba su segundo gol. Brais Méndez, recién convocado por Luis Enrique, se internaba y chutaba. Su remate tropezaba en un defensa, cambiaba la trayectoria y suponía el 2-4 definitivo.

Solari tuvo que lidiar con situaciones desafortunadas e imprevistas en un campo difícil. Resolvió con buen criterio los tres cambios forzados por las circunstancias. El equipo, salvo Bale, estuvo a la altura de las circunstancias. Los jugadores sabían que era una obligación aprovechar el tropiezo del Barça (y por eso salieron enchufados desde el principio, menos Bale).

El entrenador se ha ganado su continuidad.

1 comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Tercer triunfo consecutivo con Solari en el banquillo

David Cerny Reuters ASHemos vivido el tercer triunfo consecutivo con Solari en el banquillo. Uno por torneo (Copa, Liga y Champions). Parece que la tendencia negativa es ya parte del pasado. Pero la pregunta del millón antes del partido era: ¿Qué Real Madrid nos íbamos a encontrar hoy en Champions? ¿La versión brillante que vimos en el Bernabéu frente a la Roma? ¿O la desastrosa que sucumbió goleado ante el Sevilla y el Barça? Hay incluso dos versiones más: la del equipo que sucumbe por errores individuales que nos cuestan finales (ante el Atlético de Madrid), partidos de Liga (en casa frente al Levante) o de Champions contra el CSKA (en Moscú), y la voluntariosa, plana, sin brillo, que igual saca adelante partidos (como ante el Valladolid), los pierde (en Vitoria frente al Alavés) o empata (en Bilbao ante el Athletic). Muestras claras de la irregular temporada que estamos haciendo.

De entrada Solari nos sorprendió con la alineación: no jugaron de inicio Keylor Navas, Modric, Isco ni Marco Asensio. Estos dos últimos eran duda, o salía uno o el otro. Pues finalmente ninguno de los dos. Entró Lucas Vázquez. Courtois y Ceballos fueron los elegidos para las otras dos posiciones.

El Madrid estaba obligado a ganar al Viktoria. La Roma había vencido 1-2 al CSKA y tomaba el liderato del grupo. Pero no parecía que los blancos hubiesen saltado al campo. Los primeros 12 minutos fueron un vendaval local. Apoyados por su público. Nacho, en un mal despeje, casi mete un autogol. Nos salvó el larguero. Llegaban antes a todos los balones divididos, nos superaban en velocidad y ganas. Presionaban arriba. La pregunta era ¿cuánto durarían? Entre el 12 y el 15 empezamos a carburar. Y a presionar arriba, como ellos. Se vieron en aprietos. Esto nos debió subir la moral porque a partir del cuarto de hora nos hicimos con el partido. La puntilla fueron los cuatro goles con los que nos fuimos al descanso.

El primero, un golazo de Benzema: se interna en el área por la izquierda. Dos recortes y la mete entre las piernas del portero. 0-1 en el 20. Los dos siguientes fueron consecuencia de dos saques de esquina. El 0-2 un córner sacado por Kroos en el 23 y magníficamente cabeceado por Casemiro, picando la pelota hacia abajo. Botó antes de entrar en la portería. En el 37 Kroos en jugada de estrategia saca en corto sobre Lucas Vázquez que pone el balón en el área, en la banda contraria. Bale cabecea hacía Benzema, quien en la posición de delante centro logra el 0-3 de cabeza (su segundo gol). El 0-4 viene de un pase de Reguilón, evitando que la pelota se fuese fuera. La peina levemente Benzema y le cae a Bale, quien de un zurdazo, desde la derecha del área chica, logra el 0-4.

A pesar del resultado, el Viktoria entre el 0-2 y el 0-4 tuvo un par de ocasiones. Al igual que al comienzo de la segunda mitad (Courtois se lució en el 50). Al filo del 54, en otro córner botado por Kroos, Nacho estrelló otro balón en el poste. Poco antes de la hora de juego Javi Sánchez sustituyó a Sergio Ramos. Su debut en Champions. Dos minutos después entró Vinicius por Benzema. Bale pasaba al centro de la delantera.

Ellos a pesar de la contundencia del marcador siguieron buscando la meta de Courtois. Incluso hubo un par de contras peligrosas tras saques nuestros de esquina.

Kroos remató su buena actuación picando una pelota a la escuadra contraria. Era el 0-5, en el 66, tras una galopada de Viniciuis desde la linea del centro del campo. Tuvo dos opciones: Bale a su derecha y Kroos a su izquierda. En el 72 el alemán dejaba su sitio a Isco.

En el descuento anularon un gol a Lucas Vázquez. Y posteriormente Bale remató a la escuadra.

Este 0-5 es de esos resultados que te dejan una sonrisa de oreja a oreja y te rearman de cara al futuro. Vigo es la siguiente parada.

P.D.: en el 13 un codazo de Sergio Ramos a Havel le dejó sangrando y tuvo que ser sustituido tras el 0-4.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Madrid del provisional Solari debuta en Copa

Javier Gandul ASAnte todo mil disculpas por este tercer post del día. No es habitual, pero merece la pena por el debut del provisional Solari en el banquillo del Real Madrid. En Melilla en el estreno blanco en esta Copa 2018/19.

Partamos de la base que este duelo a priori no sirve para sacar conclusiones. Aunque si para calibrar estados de animo. Y el número de bajas blancas no solo motiva al rival, U.D. Melilla, también sirve de termómetro para quienes no han tenido demasiadas oportunidades (o ninguna) en la etapa de Lopetegui.

El primer once de Solari fue: Keylor Navas, Odriozola, Javi Sánchez, Sergio Ramos, Reguilón, Ceballos, Llorente, Marco Asensio, Lucas Vázquez, Benzema y Vinicius. Si no me equivoco Javi Sánchez, central del Castilla, debutaba con el primer equipo.

A los ocho minutos los locales tuvieron su mejor ocasión. Era la segunda de la que disponían. El Madrid aun no había chutado. Dos minutos después una fea y dura entrada del debutante Sánchez significó la primera amarilla del encuentro. No eran buenos augurios ni se apreciaban signos de mejoría en el enfermo.

El entusiasmos local se fue apaciguando y el primer remate madridista se produjo en el 23: Lucas Vázquez lanzó un buen disparo que se envenenó al tropezar en un defensa. La mano de Dani Barrios evitó que el balón entrase por la escuadra. Cinco minutos después llegó el 0-1: una excelente subida de Odriozola por su banda derecha puso la pelota en los pies de Benzema, quien en el área pequeña marcó en la posición de ariete. Esta jugada me hizo reflexionar sobre los errores de Lopetegui con dos laterales como Reguilón del Castilla y Odriozola, fichado de la Real Sociedad y a quien llevó al Mundial. No confió en ninguno de los dos e improvisó soluciones de emergencia con Nacho en ambos laterales cuando faltaron Carvajal y Marcelo. O colocando a Lucas de 2 (me gusta como recurso a lo largo del partido, pero no de salida y teniendo en cuenta al rival).

Vinicius apareció en dos contras en las que Dani Barrios eclipsó a Lucas Vázquez. En la primera el brasileño combinó perfectamente con Asensio, al que liberó de su marca con el pase, y este se la cedió a Lucas. En la segunda el pase fue directamente al ayer extremo diestro quien no supo picar la bola y disparó al muñeco (Barrios había tapado muy bien con su salida). En cambio en el 0-2 el excelente pase con el exterior, en horizontal, de Vinicius a Asensio, en el área grande, acabó en la meta local. El zurdazo del mallorquín según le llegó la pelota fue inapelable. No dio tiempo a sacar de centro y los jugadores se retiraron al vestuario bajo la fuerte lluvia que dominó está primera mitad.

El mister provisional realizó dos cambios en el descanso: Nacho por Sergio Ramos y Fede Valverde por Benzema. Este último supuso que Asensio, quien había jugado muy libre de media punta, pasase al centro del ataque. En el 80 debutó Cristo, un buen delantero del Castilla (aunque le falte regularidad en mi opinión), entrando por Asensio.

Esta segunda mitad comenzó como la primera, con los locales derrochando entusiasmo que se fue apagando. Cabe destacar a Vinicius (aparte de a Odriozola). Incisivo, profundo, buscando el gol, que tuvo muy cerca. Primero con un excelente remate al larguero y luego en la jugada del 0-3. Una acción por la izquierda en el área entre él y Reguilón, a quien pasó de tacón, remató el defensa, rechazó Barrios (el mejor de los suyos) y estuvo a punto de ser gol por la trayectoria que cogió el balón. Vinicius había seguido la jugada y se lanzó al suelo, por el centro de la portería, para empujar la pelota. Pero no fue suficiente y Odriozola remachó el tanto. Al vasco aún le quedaba una jugada para ser el mejor madridista del partido. Una buena rabona de Vinicius pudo haber sido gol pero Cristo no controló bien.

Si la segunda parte empezó como la primera lo mismo puede decirse de su finalización: un pase, en esta ocasión de Odriozola, fue rematado a gol. En este caso por Cristo de un potente cabezazo. Era el 0-4. Y tampoco dio tiempo para sacar de centro.

Solo una conclusión: Solari confirma su esquema del Castilla. Es decir un 4-2-3-1.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol