Archivo de la etiqueta: Inter de Milán

Italia campeona de Europa a los penaltis

Marca

La jornada no empezó bien para el deporte italiano. Su primer tenista en una final de Wimbledon perdía en cuatro sets ante Djokovic. Berrettini lo hizo mejor de lo que podía, ganando el primer set. Luego nada más arrancar la final de la Eurocopa, Italia-Inglaterra, los ingleses anotaron el 0-1. Trippier desde su banda derecha lanzó un excelente pase cruzado. Desde el vértice del área grande al vértice del área chica. Por ahí entraba el otro lateral largo, Shaw, que fusiló a Donnarumma. Tan solo habían transcurrido dos minutos y esta era la primera posesión inglesa.

El fallo defensivo italiano no desmerece la brillantez de la jugada del gol. Y aprovecho para destacar el campeonato del rojiblanco Trippier. Para mi uno de los mejores jugadores de esta Eurocopa. 

La disposición de Southgate con tres centrales y dos laterales largos, apoyando a sus dos mediocentros, ocupaba todos los espacios y cortocircuitaba a los centrocampistas de Mancini.

A partir del gol Italia dominó aparentemente, porque no creaba peligro ni finalizaba las jugadas. En cambio las subidas por banda de Trippier maltrataban los corazones italianos. Un par de veces encontró apoyo en Sterling

El primer peligro de los azzurri vino de los pies de Chiesa. Una jugada individual. Inició su carrera un metro delante del círculo central, por la banda derecha. Se fue de varios rivales y antes de entrar al área disparó. Se le fue fuera por poco.

Italia salió con otro aire tras el descanso. Finalizando las jugadas. Aunque sus centrocampistas seguían sin estar a su nivel. Jorginho daba la impresión de estar tocado y no parecía consciente que se estaba jugando el Balón de Oro. Barella no era el del Inter y fue sustituido en el 54 (Immobile también). Y Verratti nunca me ha convencido. En los partidos grandes del PSG no le recuerdo (algunos ni los jugó). 

Chiesa en el 61 tuvo el empate en esa jugada suya tan característica: se desembaraza de varios y cuando menos te los esperas suelta el latigazo. Pickford, muy atento, desvió abajo el remate que se colaba. 

La solidez defensiva inglesa -solo un gol en contra durante el torneo hasta ese momento- se traducía en la presencia ofensiva de sus defensas. Desde el gol hasta los saques de esquina que buscaban a sus centrales, auténticas torres.

Se jugaba en campo inglés. Los centrales italianos jugaban delante del círculo central.

En el 65 una jugada de Chiesa termina en córner. Se bota, hay un pequeño barullo y Verratti cabecea. Pickford desvía y da en el poste. El rechace lo recogió Bonucci y empata. 1-1 en el 66.

Southgate reaccionó quitando a Trippier, no tan acertado como en la primera mitad, para volver a defensa de cuatro. Entraba Saka.

Italia seguía presionando arriba. Inglaterra tenía dificultades para controlar el balón y lo perdían. En la tele veíamos a Henderson en la banda, como solución para este problema. Entró por Rice.

En el 73 Berardi (sustituyó a Immobile) tuvo el 2-1. Remató forzado, delante de Pickford, un balón largo llovido del cielo. No llegó con claridad y la tocó como pudo. 

Jorginho carburaba y Verratti se empeñó en dejarme mal. Su fútbol contrarrestaba el poderío físico inglés.

En el 80 se rompió Chiesa. Se retiró del campo. Volvió mermado. Hasta el 85 no entró Bernardeschi. Inglaterra aprovechó esta circunstancia para estirarse, conscientes del estado de Chiesa. No corrían riesgo a sus espaldas.

Sterling, muy flojo anoche, lleva camino de competir con Neymar en exageraciones y piscinazos. 

La segunda mitad se alargó seis minutos. El marcador no se alteró y nos fuimos a la prórroga.

Italia afrontaba el tiempo extra con sus dos centrales con amarillas. 

Si los primeros 45 minutos fueron de Inglaterra y los segundos de Italia, la primera parte de la prórroga estuvo más equilibrada. Henderson era la llave de la mejora inglesa. 

Chiellini salvó a Italia, cruzándose a Sterling en el 96, quien ya se relamía ante el gol que estaba a punto de anotar. Acto seguido Locatelli entraba por Verratti. 

En el 99 entraba Grealish por Mount, de quien no recuerdo ninguna jugada.

Pickford al filo del 103 evitaba con su antebrazo un gol cantado. Despejó el pase de Emerson desde la banda a su área, al que llegaban dos italianos y un tercero por detrás. 

La entrada de Locatelli mitigó el impacto de Henderson. El italiano además aportaba en ataque. 

El primer cuarto de hora de la prórroga no alteró el marcador.

El último cuarto de hora de partido empezó con Inglaterra dominando. En el 110 Sterling se durmió en el área chica y Chiellini, con toda la sangre fría del mundo, le robó limpiamente la pelota. El central emergía como el mejor de los suyos. 

En el 117 Florenzi entraba por Emerson. Y Jordan Sancho calentaba. ¡Qué desperdició tenerle sin jugar! Igual que en semifinales. En el 119 doble cambio: Sancho y Rashford por Walker y ¡Henderson!

Se añadieron tres minutos. Los cinco últimos minutos más los tres de descuento se jugaron en campo inglés. Italia había recuperado el control. Queda por saber si el dominio anterior de Inglaterra fue mérito suyo o los italianos se cerraron para buscar la contra.

Se llegó con 1-1 y pasamos a la tanda de penaltis. Triste y caprichoso final para una Eurocopa de momentos brillantes que merecía mejor desenlace.

Berardi anotó el primero. Kane también.

Pickford se lo paró a  Bellotti (tenía malacara antes del lanzamiento). Maguire la clavó por la escuadra contrario a donde se lanzó Donnarumma. 1-2.

Bonucci anotó. Rashford la estrelló en el palo (había entrado para esto). 2-2.

Bernardeschi marcó por el centro. A Sancho se lo paró Donnarumma (también entrado para esto). 3-2.

A Jorginho se lo rechazó Pickford y luego dio en el palo. Saka tenía la oportunidad de empatar. Pero Donnarumma desvió el lanzamiento. ¡Italia campeona de Europa! Es su segundo título. 

Los dos últimos partidos de Italia los han ganado a los penaltis. En semifinales ante nosotros y ayer la final. Está en su ADN.

Reuters AS

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Vuelve Ancelotti

real madrid ancelotti

Un comunicado del Real Madrid confirmaba la vuelta de Carlo Ancelotti al banquillo blanco. Firmará hoy y será presentado a partir de las 18:00 horas. La exclusiva la dio Meana de la Cadena SER.

Vuelve Ancelotti y también Pintus, el preparador físico que originalmente aterrizó en el Madrid de la mano de Zidane. Cuando la primera dimisión de Zizou Pintus no siguió los pasos de su jefe. Y las relaciones de ambos quedaron rotas. Aquí encontramos la raíz del principal error de Zidane: la preparación física. En su regreso trajo a Dupont. Las dos temporadas de Dupont en el Madrid han sido un récord negativo de lesiones y recaídas. Como preparador físico de la selección francesa su trabajo consistía en acondicionar a los jugadores como le venían. Algo muy distinto a encarar una temporada entera. En su primera temporada el parón por la pandemia facilitó su labor tipo seleccionador: la pausa en la competición y un final de temporada de 11 partidos de Liga eran similares al intervalo que hay entre los torneos de clubes y los campeonatos de selecciones (sean Eurocopa o Mundial). En cualquier caso, no es normal más de 100 lesiones en dos temporadas. La salida de Dupont y la llegada de Pintus, desde el Inter de Conte, son dos excelentes noticias.

Conte, Allegri y Ancelotti son tres entrenadores italianos de distinto perfil. Los tres han sonado y finalmente Ancelotti ja sido el elegido. Esta italianización del banquillo me parece bien. Junto con los entrenadores argentinos (y antiguamente los yugoslavos) tienen un gen competitivo muy desarrollado. Otra cosa es que sean nombres ilusionantes. No son un Klopp o un Tuchel. Tampoco podemos esperar grandes cambios estratégicos, de planteamientos. Probablemente tampoco se pretende eso y se busca un relevo tranquilo, pausado.

Como siempre la pelota estará en los pies de los jugadores y los fichajes que vengan para reforzar la plantilla. De momento han renovado Modric y Lucas Vázquez y se ha confirmado el fichaje de Alaba, quien coincidió con Ancelotti en el Bayern.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Se nos fue Zidane

ZZ Palmarés Marca

Se nos fue Zidane. Su adiós lo oficializó el club con un comunicado oficial esta mañana. Los medios ya se han lanzado a la búsqueda de sustitutos. Desde ayer añadieron el nombre de Conte al de Allegri y Raúl. Lo de Conte ya lo pudieron leer aquí en El Mundano del 8 de mayo. Ya entonces un servidor vaticinaba su salida del Inter por los problemas económicos del club milanés. Salida que se ha confirmado esta semana.

Igual que apunté lo de Conte ahora hago lo mismo con Pochettino. Tras no ganar la Liga francesa preveo que su futuro en el PSG será bastante incierto. Es de sobra conocida la afinidad de Florentino Pérez por Pochettino y el madridismo de este. Aunque el argentino puede tener varias puertas abiertas como la del Inter e incluso la del Arsenal (si Arteta no continua).

En esta quiniela Allegri parece descartado. Sus dos años alejado de los banquillos sugieren que hará un movimiento conservador. ¿Para qué arriesgar en campeonatos desconocidos? Los banquillos del Inter y la Juve están disponibles. Nos dicen los medios que va a Turín.

También quedará vacante el puesto de técnico del PSG. Asumo que se avecina una batalla con el Real Madrid. El jeque debe estar loco por incordiar a Florentino.

De todos los nombres mencionados aquí Conte ofrece el mejor currículum de títulos (en su país y en Inglaterra) y Pochettino el peor. Raúl es de la casa, una ventaja, mas no garantiza nada. Puede salir bien o mal. Demasiado riesgo.

Tendría gracia que Sergio Ramos renovara y llegase Conte. Sería otra bofetada para el capitán, quien se opuso a la llegada del italiano.

A continuación una imagen que refleja el legado de Zidane por número de títulos en la historia de los entrenadores del Madrid. Si solo fuese por Copas de Europa/Champions sería el indiscutible n.º 1.

Títulos entrenadores RM Marca

1 comentario

Archivado bajo Fútbol

¿Conte al Real Madrid?

Antonio-Conte

¿Será Antonio Conte el nuevo entrenador del Real Madrid? Lanzo la pregunta ante ciertas evidencias sobre la marcha de Zidane. El desgaste de esta temporada es tremendo, independientemente de como acabe. Llegar a semifinales de Champions es un buen resultado. Que se verá con mejores ojos si se revalida el título de Liga. Si no se logra, la decepción será grande y disminuirá el logro de la competición europea. A Zidane el fracaso absoluto de Hazard le debe pesar lo suyo. Tanto el, avalista del fichaje, como el club, han fallado totalmente en la evaluación de la personalidad del jugador. A Florentino le gusta decir cuando presenta fichajes de relumbrón que “ha nacido para jugar en el Real Madrid”. Hazard no es uno de ellos. No tiene la mentalidad para estar en la élite de la elite. Respecto a la marcha voluntaria de Zidane (le queda un año de contrato) hay que añadir los cantos de sirena que le están llegando.

Las tentaciones de Zidane tienen nombres y son principalmente dos: la Juventus y la selección francesa. Sobre todo esta última.

Conte ya sonó para venir al Madrid. Fue antes del regreso de Zidane. Sergio Ramos se encargó de dinamitar esa operación. Hoy la opinión del actualmente desprestigiado capitán ya no cuenta tanto. De hecho, no cuenta nada. Ha dilapidado todo su capital con su descomunal ego, que le ha alejado de la realidad. Ha quedado claro que su prioridad n.º 1 es él, no el club. Incluso la selección está por encima del equipo que le paga. Al menos lo ha estado para batir marcas personales y establecer récords. Al Madrid todo eso solo le ha servido para tragarse una nueva lesión, en un momento crucial de la temporada y precipitar su regreso ante el Chelsea. A su edad las lesiones pasan más factura. Y en este 2021 se ha perdido un montón de partidos. También ha perdido un pastizal en sus inversiones (la yeguada y una fallida operación inmobiliaria). ¿Debe el Real Madrid cubrir estas pérdidas? Ramos rechazó la oferta que le presentó el presidente. La hipotética llegada de Conte puede ser la patada definitiva.

Antonio Conte fue campeón de la Serie B italiana con el Bari. Ganó la Liga italiana tres veces con la Juve y esta temporada con el Inter de Milán (con el que fracasó en Champions, eliminado en la fase de grupos; estaba en el grupo del Madrid y no pasaron a octavos). Hay que añadir a su palmarés la Premier con el Chelsea.

El Inter está atravesando serias dificultades económicas. TIene problemas con el pago de las fichas a sus jugadores. Al Madrid le debe más de la mitad del traspaso de Hakimi Achraf. ¿La llegada de Conte al Madrid supondrá el regreso de Achraf? ¿Vendrá con Lukaku debajo del brazo? Al imponente delantero belga lo fichó para el Inter desde la Premier. ¿Será Conte la bola extra para Hazard, a quien ya tuvo bajo sus órdenes en el Chelsea?

1 comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Lucas Vázquez y Nacho son imprescindibles. ¿Lo son Sergio Ramos y Varane?

Marca

 Lucas Vázquez y Nacho son imprescindibles. ¿Lo son Sergio Ramos y Varane? A esta lista de posibles prescindibles podríamos añadir a Dani Carvajal y a Hazard, ausentes casi toda esta temporada. El defensa nos ha proporcionado tardes y noches de gloria. El belga ninguna.

Lucas Vázquez, Nacho, Sergio Ramos y Varane se están jugando su futuro en el Real Madrid en una semana clave. Con un pase a semifinales de Champions y la Liga en el horizonte, podemos dividir a este grupo de jugadores en dos clasificaciones: la de los lesionados y la de los imprescindibles. La suerte que corramos en la vuelta en Liverpool marcará su destino de cara a la próxima temporada. De momento en el 3-1 de la ida de Champions y en el 2-1 frente al Barça han jugado Nacho, Lucas Vázquez y Militao. Carvajal. Hazard, Ramos y Varane no estuvieron en ninguno de estos dos partidos.

De solventar favorablemente el pase a semifinales Lucas Vázquez y Nacho confirmarían su condición de imprescindibles, aunque al gallego lo ha dejado KO Busquets. Su esguince de ligamento es la peor noticia en el peor momento. Rescato una vieja idea: los jugadores que lesionen a otros deberían ser sancionados sin jugar el mismo tiempo que sus “victimas” estén ausentes de los terrenos de juego.

Lucas Vázquez y Nacho juegan en varias posiciones. Sirven para un roto y un descosido. Y cumplen con creces. Siempre. Los pongan donde los pongan.

En el pelotón de lesionados Carvajal y Hazard se llevan la palma. El lateral, además de la sombra de Vázquez y Nacho, tiene encima la de Achraf Hakimi (actualmente en el Inter) y la de De Frutos (actualmente en el Levante). Odriozola no ha dado la talla y ha desaprovechado las oportunidades que se le han presentado. En lo que respecta a Hazard le han comido la tostado varios, principalmente Vinicius y Marco Asensio (cuando le ponían por la izquierda).

Las bajas de Ramos y Varane se han cubierto con Nacho y Militao. El partido frente al Liverpool fue muy revelador. Y se confirmó en el Clásico. Ahora toca esperar a la vuelta de cuartos del miércoles.

Si las cosas marchan bien (eliminar al Liverpool) jugadores como Carvajal, Hazard, Ramos y Varane se convierten en prescindibles, Porque los imprescindibles serán Lucas Vázquez (caído en combate) y Nacho. Los que se han batido el cobre en el campo de juego y en los entrenamientos a lo largo de la temporada. Y los dos tienen pendientes su renovación.

1 comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

LVMH

LVMH, multinacional francesa, es la empresa líder en el mercado de productos de lujo (Louis Vuitton Moët Hennessy). LVMH es también la tripleta atacante del Real Madrid, que jugaba por segunda vez consecutiva. Lucas Vázquez, uno de los héroes de la noche, estrelló un balón en el poste en el minuto 12 y dio el pase del 0-2; Mariano, la mosca cojonera que todos conocemos; y Hazard, más activo que nunca, inauguró el marcador en el min. 5, al transformar un penalti cometido sobre Nacho

Ya comenté cuando el sorteo que nuestro grupo era complicado. Arrancó bien pero se torció a medida que iban saliendo las bolas. Lo que nunca imaginé es que el Inter a estas alturas estaría último con solo dos puntos. Calculaba que la trascendencia del duelo sería por el primer puesto, nunca por evitar quedar eliminados. Tampoco pensé que el Madrid pudiera perder en casa ante el Shakhtar, en teoría el rival más asequible del grupo. 

Este Inter de Milán-Real Madrid presentaba tintes dramáticos antes del pitido inicial. Para los italianos era toda una final. Se lo jugaban todo a una sola carta. El Madrid dependía de si mismo. Un punto podría ser bueno. Y los tres serían decisivos para disputarle el liderato al Borussia.

Zidane repitió la alineación que presentó ante el Villarreal. Con Casemiro en el banquillo esperando su turno. Al igual que el pasado sábado la primera parte fue del Madrid. La diferencia, la mejoría, la encontramos en la finalización de las jugadas y en la creación de ocasiones. Ahí solo rematamos a puerta una vez, la del gol de Mariano del principio. En Milán también marcamos pronto. Y a los 12 el reseñado poste. Unos minutos después un robo de Mendy, muy adelantado, no encontró rematador al precipitar el pase. Era una clara ocasión con superioridad numérica. Terminando la primera mitad una situación parecida, solo que esta vez sí terminó en remate. Un forcejeo de Mariano con el defensa propicia la recuperación. Odegaard no se atreve a rematar y busca el pase atrás. Modric llega lanzado y dispara alto desde fuera del área.

El primer cuarto de hora fue claramente del Madrid. Daba la impresión que al Inter le quemaba la pelota y buscaba los balones largos para Lukaku o Lautaro. La velocidad de ambos más la corpulencia del belga son siempre de temer. Nacho, el mejor de la primera mitad, lo tenía claro: tenía que anticiparse y no dejar al potente delantero centro hacerse con la pelota. Es más fácil decirlo que conseguirlo. Nacho lo consiguió. Y de hecho ese sentido de anticipación lo aprovechó para lanzarse al ataque rompiendo las lineas rivales. Así llegó el primer gol. Corría el minuto 4 y Nacho irrumpió subiendo la pelota en velocidad. Se escoró a la banda izquierda tras pasar la pelota. Y buscó entrar en el área. Odeggard, receptor del pase, atento a lo que estaba ocurriendo, le filtró un pase excelente. Barella arrolló a nuestro defensa. Penalti. Hazard anotó el 0-1.

El primer peligro local llegó en el 25. Una falta al borde del área. Lukaku la mandó alta. Ahí se acabó el devenir atacante de los locales. Y cinco minutos después expulsaban a Arturo Vidal por doble amarilla. La primera por protestar y la segunda por encararse con el árbitro.

Conte tuvo que variar su esquema inicial de tres centrales y dos carrileros. Dispuso dos líneas de cuatro, retrasando a Lautaro y dejando a Lukaku solo en punta.

El 0-1 al descanso se antojaba corto para los méritos de unos y otros.

Conte efectuó un doble cambio para la segunda parte. Destacar que prescindió de Lautaro, anulado en la primera mitad. El Inter salió como si estuviesen en once. En el 52, en el saque de un córner, Lukaku ganó su primer balón aéreo. Zidane mandaba a Casemiro, Rodrygo y Vinicius a calentar. 

Cuando Odegaard tenía la pelota el Madrid creaba peligro. Abría bien a las bandas (inmenso Lucas Vázquez), combinaba bien y buscaba el pase final (como en la jugada del penalti). En el 58 le sustituyó Casemiro en un claro movimiento defensivo de Zidane. Y Rodrygo entró por Mariano. Segundos después un pase lateral desde la derecha de Lucas Vázquez lo remata Rodrygo de volea entrando por la izquierda. Era el primer balón que tocaba. 0-2. Recordar que en Valdebebas hizo el 3-2. Y lleva seis goles en nueve partidos de Champions. (Parece que la UEFA considera que el remate del brasileño es autogol de Achraf Hakimi). La LVMH ya era LVRH.

Conte reaccionaba retirando a un Achraf Hakimi en horas bajas y se la jugaba dando entrada a Alexis. Lo primero que hizo el chileno fue un piscinazo.

Hazard, con las espaldas bien cubiertas por Mendy, empezó a acusar la falta de ritmo de competición a partir del minuto 70. Dos minutos antes Lucas V. pudo hacer el 0-3. Y en el 69 la oportunidad fue para el propio Hazard. Perisic la tuvo en el 71. En Valdebebas nos hizo el 2-2 (también salió en la segunda mitad). Vinicius entró en el 77 por Hazard. La LVRH ahora era LVRV.

La presencia de Casemiro daba solidez defensiva y liberaba a Modric, quien se animaba a subir al ataque. Esa seguridad se traducía en tranquilidad y confianza. Seguíamos presionando y dificultando su juego. En el 79 casi les montamos un lio a su portero. La presión al meta fue de Modric. 

Courtois en el 81 paró su primer balón. Repelió un buen remate de Perisic.

A Lukaku lo cambiaban en el 85. Entraba Eriksen

Los últimos minutos fueron una faena de aliño para los blancos. Hasta que murió con el 0-2 en el marcador. 

Para finalizar mi eterno agradecimiento a Sergio Ramos. Su palabras públicas en contra de Conte impidieron su aterrizaje en el Bernabéu. A su Inter le hemos metido cinco goles en dos partidos y hemos encajado dos. Son últimos del grupo con solo dos puntos a falta de dos encuentros. Están fuera y veremos si se meten en la UEFA Europa League. Y además de no venir Conte volvió Zidane. Con todo lo bueno (mucho) y malo (poco) que nos ha dado Zizou.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Dudas razonables sobre el Madrid

En las últimas semanas el Real Madrid ha generado dudas razonables. Básicamente se refieren a la irregularidad demostrada en varios partidos y durante el desarrollo de algunos. Sin entrar en particularidades, sobre el estado de forma de unos jugadores u otros, centro la mirada en los dos encuentros que perdimos.

Ambas derrotas nos ofrecen puntos de comparación con los que nos ganaron y con quienes son rivales directos en Liga y en nuestro grupo de Champions. Me refiero a las derrotas en casa frente al Cádiz y al Shakhtar.

Ayer los gaditanos visitaron al Atlético de Madrid y les metieron cuatro (4-0). A nosotros nos ganan y los vecinos les golean. Era la segunda alarma de la semana. La primera fue a mediados de esta misma semana: Shakhtar 0 Borussia 6. Una lectura positiva es que en Alemania perdíamos 2-0 y remontamos para empatar a dos. Pero que le metan seis al Shakhtar y nosotros no fuésemos capaces de ganarles… Al descanso se fueron con 0-3 a su favor. En otras palabras: no es de recibo que rivales que son goleados con facilidad sean los que nos han derrotado, creándonos dificultades en la clasificación de las dos principales competiciones.

El equipo se desconecta con demasiada facilidad. Estos episodios de desconcentración son muy preocupantes. Y nada adecuados para un club del máximo nivel. Se puede argumentar que no siempre se puede estar a tope. Mas uno no puede estrellarse de repente desde el cielo hasta el infierno. Es un cambio demasiado brusco. Podríamos argumentar que los parones por las selecciones marcan una ruptura (aparte de los futbolistas que regresan lesionados). La interrupción cambia el ritmo, la mecánica de trabajo. Y a la vuelta cuesta algo de tiempo recuperar la normalidad. Algo de esto lo vimos tras ganar la Liga. Hubo un par de semanas de asueto hasta el partido contra el City. El equipo que afrontó esa misión imposible no parecía el mismo que se impuso en la Liga 2019/20. Algunos podrán señalar que precisamente por esa dificultad no dimos el 110% necesario. Pueden ser las dos cosas (y otras), porque no son teorías incompatibles.

A mi lo que me preocupa es el nuevo parón tras el partido de esta noche ante el Valencia. A la vuelta de los compromisos de selecciones visitamos al Villareal, en un partido complicado. Después nos tocará viajar a Milán, donde nos espera el Inter. En otra final, dada nuestra derrota ante el Shakhtar.

P.D.: A todo esto ni he mentado al coronavirus…

1 comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Susto o muerte

El Real Madrid-Inter de Milán de Champions era un partido de susto o muerte para ambos. Al Madrid, último del grupo, le vino muy bien el contundente triunfo del Borussia ante el Shakhtar (0-6).

Los dos equipos salieron presionando arriba. Hoy en día todos los equipos de nivel juegan así. En los primeros intercambios parecía que los blancos llevábamos la voz cantante. Con un par de buenas ocasiones, sobre todo una de Fede Valverde. Pero en dos minutos, entre el nueve y el 11, nos dieron dos sustos. En el primero nos salvó el larguero, tras una gran internada de Achraf Hakimi, y en el segundo fue Courtois quien obró el milagro, porque el remate de Lautaro Martínez llegaba envenenado, tras rebotar en Sergio Ramos.

El Madrid se recompuso gracias a las recuperaciones de Valverde y Casemiro. Uno por pulmones y el otro por colocación. La buena noticia era que Hazard se sumaba a la labor. Nuestro 4-3-3 ponía en serios apuros su 3-5-2 a la hora de sacar la pelota y jugarla.

Los goles llegaron muy seguidos. Abrió el marcador Benzema. Aprovechó un mal pase atrás de Hakimi, achuchado por Mendy. Benzema se adelantó en carrera al meta, se hizo con la pelota y le superó. Anotó el 1-0 a puerta vacía. Corría el minuto 24. Ocho minutos después Sergio Ramos cabeceaba el 2-0, en un saque de esquina. ¡Era su gol 100 con nuestra camiseta! El Inter no perdió la compostura y a los dos minutos Lautaro Martínez lograba un golazo. Barella de un espectacular taconazo a la media vuelta se la pasaba al argentino, quien de un disparo seco, ajustado al palo, lograba el 2-1. Con este resultado se alcanzaba el descanso.

Si en la primera mitad el Madrid fue ligeramente superior, las tornas cambiaron en la segunda. El Inter salió a por todas. Buscaba el empate, con peligro. El Madrid parecía confundido. Tenía otra cara. Mérito de los visitantes.

En el 63 Zidane retiró a Hazard y Marco Asensio (destacar su labor defensiva, cubriendo las espaldas de Lucas Vázquez cuando subía). Entraron Vinicius y Rodrygo. Cuatro minutos después, en una contra y con una defensa blanda, empataba Perisic. Acababan de levantar un 2-0 en contra.

En el 78 Modric entraba por Kroos. Mas la clave vino en el 79 con un balón en profundidad de Valverde a Vinicius. Este avanzó veloz y divisa a su compatriota entrando en el área. Se la pasa bien atras y Rodrygo la rompe. 3-2. La tranquilidad con la que Rodrygo controló y ajustó el remate, aguantando a Arturo Vidal, es de crack.

Se iniciaba una fase angustiosa, aunque el marcador estuviese a nuestro favor. El Inter seguía dominando. Benzema fallaba un gol cantado, tras internada de Vinicius y pase de Rodrygo. Los madridistas teníamos negada la tranquilidad en este encuentro. Y Lautaro Martínez era un peligro constante. En el 85 le sacó una amarilla a Casemiro.

Los aspavientos de Zidane desde la banda pedían juntar las líneas. No quería que se le escapase un triunfo tan trabajado. En el que sus cambios dieron resultado con el tercer gol (Vinicius y Rodrygo).

El tiempo se hacía eterno. Como el sufrimiento. Para nosotros era susto y para ellos muerte. Y alargaron tres minutos… El primero se jugó en nuestra mitad del campo. Courtois se llevó una amarilla por perder el tiempo. A falta de 40 segundos Benzema pudo hacer el cuarto. El portero la mandó a córner. Se botó y se acabó. 3-2. Abandonábamos el último puesto del grupo y le traspasábamos la posición al Inter. Aún nos queda a long and winding road para clasificarnos para octavos de final.

Cuando se pierde un encuentro los ausentes son siempre los mejores jugadores del partido. Lo digo por Lukaku. Tan solo voy a afirmar que menos mal que no estuvo… También constato la satisfacción que supone ganar un gran partido, disputado con un gran despliegue físico por ambas escuadras.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Real Madrid 4 Huesca 1

Zidane introdujo cuatro cambios frente al Huesca: dos en defensa (Militao y Marcelo por Varane y Mendy), Modric por Kroos y Hazard de titular (por Vinicius). ¿De cara al partido contra el Inter de Champions del próximo martes? Veremos.

Confieso que me preocupó ver a Marcelo de titular. También a Hazard, por lo correoso del rival. Me parecía demasiado riesgo. Mas el mister sabe bastante más que un servidor. Además de conocer su plantilla como nadie.

El Huesca se presentaba con varios excanteranos del Madrid. Cuatro en la alineación titular. Esto me daba mala espina.

A priori la banda derecha era el punto fuerte del Real Madrid, con Lucas Vázquez, asentado en el lateral derecho, y Marco Asensio, en su tercera titularidad consecutiva. Y la izquierda era nuestro flanco débil, con Marcelo y Hazard. Auguraba trabajo extra para los centrocampistas en el orden defensivo (Fede Valverde, Casemiro y Modric).

El Madrid sacó de centro y a los 16 segundos perdimos la pelota. Esta fue la tendencia de los primeros 15 minutos. Si éramos eficaces en la presión y recuperación del balón también lo éramos en perderla. Fallábamos todos los últimos pases antes de llegar al área contraria. Los dos primeros remates fueron del Huesca, en los minutos siete y ocho. En el primero, por la banda de Marcelo, Rafa Mir se plantó ante Courtois. Iba muy escorado, intentó sorprender al meta, pero se le fue al lateral de la red. En este primer cuarto de hora lo único que logramos fue botar dos saques de esquina y un mal control de Hazard en el área que acabó buscando la portería (se fue alta).

En el 19 le anularon un gol a Rafa Mir por fuera de juego. Por la banda de Marcelo, de nuevo. El brasileño se había quedado renqueando en el ataque previo. Era la segunda vez que mostraba molestias físicas (o hacía teatro). La primera fue a los cinco minutos y Sergio Ramos solventó una situación que pudo crear muchos problemas.

En el 24 Andrés Fernández salvaba un cabezazo de Ramos, a pase de Marcelo. Era la primera vez que el Madrid lo intentaba (la anterior de Hazard no cuenta y además se fue fuera).

A medida que avanzaban los minutos ya no presionábamos tanto y el Huesca empezaba a mandar. En el 27 pudo marcar Sergio Gómez, con Marcelo de testigo. La pasividad de nuestro lateral izquierdo empezaba a ser insultante.

A partir de la media hora volvió la presión alta, impulsada por Valverde. Las posesiones del Madrid eran más largas pero sin buscar portería. Seguíamos fallando en el último pase. Solo intentamos un remate. De Hazard desde fuera del área. Mosquera desvió el remate.

En el 39 Hazard marcó un golazo. Un zurdazo desde la frontal de la media luna. Su control de espaldas y posterior giro, desembarazándose de su marcador, más el golpeo fueron tremendos. Era su primer tanto en poco más de un año (desde el 5 de octubre del 2019 frente al Granada).

Cuando parecía que nos íbamos al descanso con el 1-0 un pase de Lucas Vázquez, de banda a banda, lo para Benzema con el pecho. Se adelanta el balón y remata desde el lateral del área pequeña. Su disparo cruzado, al palo contrario, suponía el 2-0. Mucho castigo para el Huesca y demasiado premio para el Madrid. Tres remates, dos goles.

Los cambios al descanso parecían cantados. Unos para dar descanso de cara al martes. Y los otros por ir abajo en el marcador. Zidane prefirió esperar (Mendy estuvo calentando en el intermedio y lo siguió haciendo) y el técnico visitante realizó un doble cambio.

En los primeros instantes de esta segunda parte vimos a los blancos reservando fuerzas. Cedimos terreno y ellos fueron creciendo. Los cambios también influyeron.

En el 51 y medio se retiraba Lucas Vázquez y entraba el previsto Mendy.

Una contra, en el 53, iniciada por Asensio y conducida por Benzema y Hazard, fue inicialmente frenada cuando el galo buscó a Asensio. La pelota volvió a Benzema, prácticamente desde la linea de fondo, que vio a Fede Valverde al otro lado. El uruguayo no dudó y de un excelente tiro cruzado, tras un buen control, hizo el 3-0. Dos minutos después el Huesca volvió a hacer un doble cambio.

Tal como estaban las cosas el cuerpo me pedía a Rodrygo y Vinicius por Asensio y Hazard. Rozando la hora de juego entraron los dos que solicitaba e Isco. Se iban los mencionados y Valverde.

En el 62 Benzema pudo hacer el 4-0. Vinicius se hizo con un balón en nuestro campo. Su arrancada finalizó cuando pisó el área contraria y se la pasó a Benzema. Un excelente pase. El francés remató mal y se le fue por encima del larguero. Podría haber sido el gol de la paz definitiva, tras la polémica provocada por una grabación a Benzema, en el descanso del enfrentamiento contra el Borussia.

El Huesca aparentaba estar muy tocado por el 3-0 en contra. El Madrid, con el triple cambio, se fue para arriba. Los tres que entraron querían aprovechar sus minutos.

Zidane agotó su quinto cambio en el 68. Entro Kroos por Casemiro. Y acto seguido un pase de Modric con el exterior, marca de la casa, habilitó a Rodrygo. Pudo ser el 4-0. El buen tiro del brasileño fue desbaratado por Andrés Fernández.

En el 73 el Huesca obtuvo su premio. Ferreiro, libre de marca, anotaba tras un excelente pase de Rafa Mir desde la derecha. Marcelo se había quedado descolgado… y dejó vendido a Ramos. Para cuando bajó la pelota ya estaba besando la red.

El gol cambió el estado de ánimo de los oscences. Mendy despertó a los suyos con una internada por la derecha. Todo fuerza e ímpetu.

En el 83 ellos agotaron sus cambios, con el quinto. Mientras el Madrid parecía sestear de nuevo.

Entrábamos en los cinco minutos finales (+ el descuento) con 3-1 en el marcador. Y en el 89 llegó el 4-1. Un pase desde la izquierda de Marcelo la pica abajo de cabeza Rodrygo. Benzema cabecea el bote y anota su segundo gol del partido.

En los tres minutos de alargue el Huesca botó un córner. Y en la correspondiente contra Rodrygo optó por chutar en vez de buscar el pase a Benzema.

El 4-1 trae dos buenas noticias: los tres puntos y los cuatro goles.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Madrid se salva de la pena de muerte

El 1-0 al descanso no reflejaba lo sucedido sobre el campo. El Real Madrid había sido claramente superior al Borussia Mönchengladbach. Su portero, Sommer, había salvado dos goles. El primero fue un disparo desde fuera del área de Kroos, con 0-0. El otro fue tras una buena combinación entre Marco Asensio y Lucas Vázquez por la banda derecha. El remate a bocajarro del mallorquín pudo empatar el partido, mas los reflejos del meta salvaron la situación.

El 1-0 llegó en el primer chut del Borussia. El zurdazo, con el interior, de Marcus Thuram era su primer gol en Champions. También fue el único despiste defensivo blanco, si acaso lo podemos calificar como error. Y no debemos quitarle méritos al golazo de Thuram hijo.

Ese 1-0 coincidió con mi primer estado de nervios. Dominábamos, controlábamos el partido, pero no marcábamos. Menos mal que no perdimos la compostura tras el gol en contra. Y seguimos con nuestro infructuoso dominio.

En la segunda mitad salimos a por todas. Al minuto pudo empatar Asensio, pero su remate se encontró con el larguero (en la primera mitad Varane había cabeceado al palo). Tres minutos después Vinicius desperdiciaba una clara ocasión, después de una gran internada por la banda de Fede Valverde. Remató rematadamente mal y se le fue fuera por mucho. Estaba solo.

Como en la primera mitad se jugaba en el campo del Borussia. Y al igual que en los primeros 45 minutos pasaba el tiempo y el dominio era estéril. Al Madrid no se le podía achacar nada, salvo la falta de pegada. El equipo estaba luchando, haciendo un buen encuentro.

Poco antes de cumplirse la hora de juego Zidane mandó a calentar a varios jugadores y Thuram hacía el 2-0. Recogió un rechace de Courtois. No se podía tener más mala fortuna. Dos derrotas seguidas en la fase de grupos de Champions son una sentencia de muerte. Y dos minutos después del segundo tanto estuvo a punto de llegar el tercero, la puntilla. Courtois salvó el mano a mano.

El Madrid se recuperó del mazazo del marcador. Siguió mandando. Sin fruto.

Zidane que había repetido el once del Camp Nou (con Lucas Vázquez por Nacho) movía piezas en el 69. Modric y Hazard entraban por Kroos y Vinicius. Por su parte el Borussia retiraba al goleador Thuram. Y Rodrygo salía a calentar.

Pasaban los minutos y ya se escuchaban por el corredor de la muerte los pasos del sacerdote y del carcelero, con la bandeja de la última cena. Hazard pudo retrasar el momento, y hacernos soñar con un perdón in extremis, pero no acertó con la portería.

Entrábamos en los 10 minutos finales y el condenado Madrid ya estaba confesado y cenado. El camino hacia la sentencia final se aproximaba. El abogado Zidane planteaba sus últimos recursos: Rodrygo por Asensio en el 83 y adelantaba a Ramos.

En el 86 Benzema aparecía por primera vez en esta segunda mitad y anotaba el 2-1 a la media vuelta, en un balón que salvó Casemiro cuando se perdía por la línea de fondo. El partido se alargó cuatro minutos. A los dos minutos y medio empataba Casemiro aprovechando un cabeceo de Ramos. La ejecución se suspendía. La fe y la épica se imponían y el 2-2 era más justo que la derrota.

Tiene mérito haber remontado un 0-2 en Alemania, de la misma forma que nunca debimos vernos en esta tesitura. Porque podemos seguir poniéndonos una venda en los ojos, aunque la realidad sea palmaria: no tenemos un goleador. Hoy hemos jugado bien y hemos empatado a dos. Se ha buscado la portería rival 22 veces. Con un depredador del área hubiésemos ganado fácil. Desde que vendimos a Cristiano Ronaldo hemos perdido gol. Esa baja sigue sin cubrirse. No nos hace falta un estadio, precisamos de un killer.

De todas formas, un punto en dos partidos no es buen presagio para el futuro que nos espera en esta Champions. Somos los últimos del grupo, que encabeza el Shakhtar con cuatro (Inter y Borussia tienen dos). Nos quedan cuatro partidos que serán cuatro finales.

P.D.: habrán observado que no he mencionado la mano del defensa alemán en el minuto cuatro del partido.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol