Archivo de la etiqueta: Hollywood

La canción más mentirosa de Cole Porter que cantó Sinatra

I get no kick from champagne
Mere alcohol doesn’t thrill me at all
So tell me why should it be true
That I get a kick out of you
Some they may go for a cocaine
I’m sure that if I took even one sniff
It would bore me terrifically too
Yet I get a kick out of you
«I Get A Kick Out Of You» es la canción más mentirosa que compuso Cole Porter y que haya cantado Frank Sinatra. Podría traducirse el título cómo «Me pones». El tema se estrenó en el musical de Broadway «Anything Goes» (1934). Hoy en día es una de las inmortales composiciones del genial Cole Porter, que ha sido interpretada por las mejores voces. Este pasado verano la rescataron Tony Bennet y Lady Gaga. Fue el primer sencillo que editaron de su segundo álbum juntos.
Eso de que el champán, o el alcohol, no fuesen del agrado del compositor no tiene ninguna base de realidad. Sus fiestas en París, cuando residió ahí, son legendarias. Hablar de excesos en esas reuniones en su casa es probablemente quedarse corto. Y el champán era y es la bebida de referencia en la capital francesa. Sinatra también era conocido por su afición a la bebida.
Sobre el tema de la cocaína tan solo comentar que Sinatra cantó dos versiones. En la primera, que corresponde a la composición original, se menciona la droga de preferencia de las elites de las sociedades parisinas y neoyorkinas de la época, La segunda versión elimina la mención al polvo blanco y se sustituye por «perfume in Spain» o «perfume from Spain» (el perfume de España). Asumo que la referencia a nuestro país es por la rima. El primer cambio («in») se produjo en 1936 cuando se rodó la película basada en el musical y la censura entonces imperante en Hollywood exigió la supresión del nombre de la droga. La versión del «from» la usó SInatra. En los dos videos que ilustran esta entrada encontrarán las dos versiones.
Las inclinaciones sexuales de Porter y de SInatra eran diametralmente opuestas. El autor podría estar pensando en un chico que le ponía, mientras Sinatra canta a la chica que le pone.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música

El documental sobre Ella Fitzgerald

En Sundance TV, uno de los canales de la plataforma de Movistar, pueden encontrar «Just One Of Those Things«, el excelente documental sobre la vida y obra de la gran Ella Fitzgerald. Está disponible hasta el 19 de junio de este año. ¡No se lo pierdan! También les servirá para entender muchas de las cosas que aún suceden en Estados Unidos y como los supremacistas blancos quieren dar marcha atrás en el tiempo.

Ella Fitzgerald (1917-1996) las pasó canutas, incluso una vez llegada a la cumbre (su casa en Beverly Hills la tuvo que poner a nombre de su mánager, Norman Granz -fundador del sello Verve– porque no se la querían vender por ser negra). Lo mismo le sucedió para actuar en las elegantes salas nocturnas de Los Ángeles. Fue Marilyn Monroe quien solucionó el problema: o la contrataban o ella y sus amigos de Hollywood dejaban de ir. Ella Fitzgerald fue la primera artista afroamericana en actuar en el club más importante de la ciudad. Y ahí estuvo Marilyn, con sus amigos, en primera fila, todas las noches. Jaleando como la fan más incondicional de Ella, que lo era.

Ella Fitzgerald sufrió la doble marginación por el color de su piel y por ser mujer. Su físico y sus problemas de sudoración tampoco ayudaban. Se impuso por la fuerza y genio de sus facultades vocales. Y por la acertada selección de repertorio, sobre todo desde que Granz se hizo cargo de su carrera. Fue él quien la puso a cantar el cancionero americano de George Gershwin, Cole Porter, Jerome Kern, etc. Por una parte rescató y actualizó esas canciones, hoy clásicas, y por otra parte su carrera se internacionalizó por el talento de su voz y de esas composiciones.

Ella Fitzgerald que empezó cantando en una big band, la de Chick Webb -su primer mentor-, pasó por varios estilos, siempre apreciada por el público, la crítica y sus iguales, los artistas y músicos más importantes.

Como podrán suponer los lectores más fieles de El Mundano, y dada mi actual fase llorona, solté bastantes lágrimas en diferentes partes del documental.

Despido con su versión de «Satin Doll«, un clásico compuesto por Duke Ellington y Billy Strayhorn al que posteriormente Johnny Mercer puso letra. Mercer además de letrista del Tin Pan Alley (la fábrica de standards de Broadway) fue uno de los tres fundadores de Capitol Records y su primer presidente.

1 comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones, TV

Venecia rescata a Hedy Lamarr

El Festival de Cine de Venecia va a proyectar, en su preapertura, una version restaurada de «Éxtasis«, estrenada en la Mostra de 1934. Su primer pase, el 7 de agosto de 1934, causó un revuelo. La película, una producción checa dirigida por Gustav Machatý, mostraba por primera vez un orgasmo femenino (reflejada en el rostro de Lamarr, lo único que se veía en pantalla) y probablemente tambien fuese el primer desnudo integral femenino del cine rodado para su exhibición comercial en salas (dos escenas de 10 minutos de duración cada una: una bañándose y la otra correteando por un bosque).

La austriaca Hedy Lamarr (Viena. 1914), nacida como Hedwig Eva Maria Kiesler en el seno de una acomodada familia judia, no solo se codeó con los grandes protagonistas masculinos del Hollywood de su época (Charles Boyer, Clark Gable, James Stewart o Spencer Tracy). También estudió ingeniería desde los 16 años, que abandonó para dedicarse al mundo de la escena (posteriormente reanudaría sus estudios, privadamente, en EEUU). Sin embargo su faceta como ingeniera y sobre todo inventora es la menos conocida. Aunque ultimamente se le está dando su justa relevancia.

Lamar junto al músico George Anthill patentaron una idea que posteriormente revolucionó las comunicaciones, las militares y las de la telefonía móvil (está en la base del WiFi y del Bluetooth). En 1942 denominaron su idea como “Secret Communication System”. Era el espectro ensanchado por salto de frecuencia.

Durante el transcurso de la II Guerra Mundial Lamarr había observado que los torpedos estadounidenses, guiados por radio, eran facilmente interceptados por las fuerzas enemigas. Con Anthill llegó a la conclusión que si se pueden cambiar las notas musicales en una pianola, también podría hacerse cambiando simultáneamente las radio frecuencias. Hasta la crisis de los misiles de Cuba, veinte años después, no se puso en práctica.

La aparición del transistor y su posterior miniaturización facilitaron la implantación y desarrollo del invento, entre la industria militar y la de la telefonía móvil.

HL

1 comentario

Archivado bajo Ciencia, Cine, Cultura