Archivo de la etiqueta: High Line

Yo no voy a Brooklyn

Bridge DUMBO

Si todo ha salido acorde a lo planeado cuando vean esta entrada Los Mundano estaremos en Nueva York. En Manhattan más concretamente. Y no, yo no voy a Brooklyn. Ni siquiera la vista del skyline de Manhattan me llama la atención. Esa pulsión me queda satisfecha en el trayecto del aeropuerto a la isla, según te vas acercando al Midtown Tunnel. Este túnel sude peaje atraviesa el East River y conecta Queens con Manhattan. La vista de todo el East Side es imponente. Más completa que desde Brooklyn. Las del West Side desde Nueva Jersey también están muy bien. Pero, vamos, tampoco voy a New Jersey por la vistas,… ni para nada dicho sea de paso, salvo que sea estrictamente necesario (un concierto, un partido). De todos modos, las mejores vistas son las que hay desde el ferry que hace el trayecto a Staten Island, de ida y vuelta, desde la punta sur de Manhattan.

Paso de modas y tendencias. En los casi cinco años que vivimos ahí experimentamos la consolidación de Soho y el nacimiento de Tribeca y de Noho. Muchos de los bohemios que estuvieron en el inicio de estos barrios fueron víctimas de la gentrificación. (Algunos incluso eran supervivientes de los tiempos del Village o del Lower East Side). Acabaron exiliados en zonas concretas de Brooklyn. Según cuentan, le han dado la vuelta a varios barrios de ahí. ¡Enhorabuena! Pero esa ya no es mi cultura. Soy de los antiguos, de cuando los de Brooklyn llegaban a Manhattan a buscarse la vida (incluso antes de que Brooklyn se integrase en la ciudad de Nueva York).

Me interesa –nos interesa– la renovación de Chelsea. Era un barrio complicado en nuestra época, sobre todo en sus márgenes al oeste, cerca del río Hudson. Ahora desde un megaproyecto urbanístico para las elites (Hudson Yards) hasta el High Line, el parque elevado surgido de la iniciativa ciudadana, pasando por bares, restaurantes, tiendas, etc., Chelsea está experimentando un renacer. Elvis Costello cantaba que no quería ir a Chelsea, el londinense, nosotros vamos al neoyorquino y no queremos ir a Brooklyn.

Manhattan no tiene fin y nuestro tiempo sí. Hay que ir al grano…

1 comentario

Archivado bajo CDI, General

Hudson Yards vs. Amazon

HY:Stephanie Keith:Getty Images:NYT

En Nueva York se han producido recientemente dos apuestas empresariales de envergadura: Hudson Yards y Amazon. El desenlace ha sido dispar. Pero ambas tenían el mismo trasfondo: las exenciones fiscales.

Hudson Yards es la mayor operación inmobiliaria no solo de la historia de la ciudad desde la inauguración del Rockefeller Center hace 80 años, sino probablemente del país.

Amazon, el gigante digital, pretendía instalar un centro logístico en Queens, uno de los cinco municipios que componen NY. Con un perfil de clase media (con bolsas de pobreza y áreas de potentados) y sin el glamour de Manhattan.

Jeff Bezos, el patrón de Amazon, negoció con el gobernador del estado y el alcalde de la ciudad. Logró unas exenciones fiscales e incentivos por valor de tres mil millones de dólares. Pero se encontró con la oposición de Alexandria Ocasio-Cortez (AOC), elegida parlamentaria en representación por el 14º distrito congresional de Nueva York, que incluye partes de Queens. AOC se movilizó, logró algunos apoyos entre los líderes sociales de Queens y Bezos se retiró. Tras la retirada surgieron los reproches entre el alcalde y el gobernador.

Stephen Ross es el billonario promotor inmobiliario de Hudson Yards. Ha logrado casi seis mil millones en exenciones fiscales y ayudas publicas. El doble que Amazon. La sección metropolitana del New York Times publicaba el desglose de los seis mil millones. Los más destacados son:

  • 2.400 millones para ampliar la linea 7 del metro
  • 1.200 millones para cuatro acres de jardines y espacios al aire libre
  • 359 millones en intereses de la emisión de bonos municipales para cubrir el agujero de ingresos presupuestado
  • 25 millones para el traslado de BlackRock a uno de los rascacielos
  • 5 millones y medio para L’Oreal USA por su traslado a uno de los edificios
  • 14 millones para el traslado de Warner Media

El proyecto Hudson Yards se ha construido sobre los railes del lado oeste de Manhattan, en una zona de almacenes y muelles portuarios abandonados. Y es el lado norte del High Line (hay varias entradas al respecto en El Mundano). Son más de media docena de rascacielos inaugurados el pasado viernes (hay varios en construcción y otros planteados, seis de ellos al oeste de la Avenida 12). Ya han surgido las primeras críticas desde el punto de vista arquitectónico. Y algunas voces alertan de la gentrificación de la zona (como ha ocurrido con el High Line: de una iniciativa popular se ha convertido en un destino residencial para millonarios).

Conclusión: hay ricos y ricos. 

1 comentario

Archivado bajo CDI, Política

Paseando por el High Line

Mapa High LineNos enamoramos del High Line desde que lo conocimos. Y ha sido una visita recurrente en todos nuestros viajes a Nueva York. He escrito sobre ello varias veces en El Mundano (pinchando en la etiqueta High Line de abajo encontrarán todas las entradas). El efecto positivo sobre el barrio de Chelsea y el meatpacking district ha sido indudable. No solo por la revalorización de la zona, también por la recuperación de vías muertas (nunca mejor dicho) y su reconversión en jardín y parque público. Una iniciativa ciudadana (Friends of the High Line) y popular de rotundo éxito. He elegido las fotos del encabezado porque reflejan el ambiente con buen tiempo (en invierno, lógicamente no está tan florido y eso lo comprobarán en nuestras fotos).

Llevábamos tres años sin ir a Manhattan (desde que Trump ganó las presidenciales). Y el High Line ha crecido (en el mapa el calendario de las distintas fases del proyecto). Entramos por el extremo norte, 30th Street West, para bajar hasta el Whitney Musuem, en el otro extremo del trayecto. Ya de entrada nos encontramos la primera sorpresa: el anuncio de Mercado Little Spain, un nuevo espacio gastronómico que dirigirán José Andrés y los hermanos Adriá, en los bajos de un rascacielos a punto de inaugurarse.

A continuación las fotos que hicimos (en realidad la mayoría son de La Mundana y El Mundanito, que ya no es tan mundanito). Comenzando por la entrada a la altura del rascacielos donde estará el Mercado Little Spain.

Deja un comentario

Archivado bajo CDI, Cultura, General, Política, Recomendaciones

Warhol en el Whitney

3F7BFA81-114E-493B-9440-36469BBB9EB0Jesús Espino, mi editor, me recomendó que fuésemos a ver el nuevo museo Whitney. Conocíamos el anterior, no muy lejos de donde vivíamos. Las recomendaciones de Jesús son siempre bienvenidas. Y más en este caso al ser algo que desconocíamos y estaba al final del trayecto del High Line, nuestro espacio favorito en Nueva York y que hemos visto crecer (con un intervalo de tres años y en este viaje nos hemos puesto al día).

El edificio es una maravilla por fuera y por dentro. Y las terrazas de las tres ultimas plantas tienen una vistas magníficas. Del sur de la isla (con los rascacielos del distrito financiero y a lo lejos la estatua de la Libertad) y del midtown (con el Empire y el Chrysler).

Jesús me había comentado que siempre hay una exposición estrella. En este caso era la de Andy Warhol. Habíamos visto la del Caixa Forum en Madrid pero intuíamos que esta iba ser diferente. Acertamos. Más completa como era de esperar y pudiendo apreciar la evolución del artista. Desde sus primeros dibujos y telas hasta la explosión pop. Lógicamente en Madrid vimos algunas de las piezas expuestas en el Whitney (hay fotos al final).

Lo primero que nos llamó la atención al entrar fue el ascensor que nos llevó derechos a la quinta planta, donde estaba la muestra de Warhol.

Las siguientes fotos las hicimos entre los tres (y en algunas reconocerán algunos clásicos de Warhol).

6FD5B853-57DD-4AC0-8283-2DE57AC03678

Deja un comentario

Archivado bajo Arte, CDI, Cultura

Fotos desde el High Line de Manhattan

cartel HL

Si van a Nueva York les recomiendo esta visita. En El Mundano escribimos sobre el High Line hace tres veranos. Ahora les traigo fotos. Primero las que hice que con el iPhone.

HLHL6HL2HL3HL4HL5

Y ahora las que tomó La Mundana con el iPad (hay 1 que hizo El Mundanito).

M&MGrafitiPerfilZ!Con las zebrasHL2HL2-2Zebras y calle

Lo próximo será el Low Line, la transformación de una antigua terminal de tranvías en un parque subterráneo (bajo la calle Delancey en el Lower East Side). Si pinchan en el enlace descubrirán una novedosa tecnología para reproducir la luz natural bajo tierra y favorecer los procesos de fotosíntesis.

Entrada relacionada:

The High Line: un parque de altura en Manhattan

3 comentarios

Archivado bajo CDI, General, Medio Ambiente, Política, Recomendaciones

The High Line: un parque de altura en Manhattan

21 de junio de 2009

La ciudad de Nueva York y especialmente la isla de Manhattan vive en un estado de transformación constante. Rapidísimas obras de construcción de rascacielos, demolición de edificios, reparaciones, reformas, etc. Pero sin las desmesuradas molestias que sufrimos por ejemplo los habitantes de Madrid. No sé como lo hacen pero no causan ni el 20% de las incomodidades a las que estamos acostumbrados por aquí. Muchos me dirán que es por la estructura cartesiana de sus amplias avenidas de sur a norte y sus calles de este a oeste, que conforman grandes manzanas. Podría ser una razón, pero es no aplicable al sur de Manhattan. Me refiero a sitios como el distrito financiero (Wall Street), Chinatown, Lower East Side, Soho, Noho, Tribeca, el Village, Alphabet City o lo que queda de Little Italy. Durante los cinco años que vivimos ahí –en los 80- fueron precisamente muchos de estos barrios los que sufrieron lo que ahí llamaban “gentrification”: proceso por el cual los habitantes del lugar se ven desplazados de sus barrios por el aumento de los precios del metro cuadrado. Son reemplazados por gente de mayor poder adquisitivo. Una característica esencial es la reforma de los edificios antiguos. O su demolición para construir uno nuevo. En ambos casos los precios del alquiler o de venta suben. Pero no teman este post no trata de especulación inmobiliaria. Mas bien al contrario. Como veremos a continuación.

Quisiera llamar su atención sobre como una asociación de vecinos, con la complicidad del Ayuntamiento, es capaz de reconvertir un espacio abandonado en un parque, para el disfrute de todos. Lo contrario de lo que sucede en Madrid, como en el caso de la Cornisa de La Vistillas. Pero vamos por partes porque lo del parque del High Line tiene su historia.

Antes

La foto marca el contraste que supone la evolución de los tiempos. Los vehículos rodados ya no son tirados por animales, son de motor. El tren es el vestigio de las primeras maquinas de vapor (que sustituyeron a los vagones tirados por caballos) y el vaquero el símbolo de una época anterior no tan lejana (Buffalo Bill, por ejemplo, murió en 1917 y entre otros muchos oficios y profesiones se dedicó a la caza del bisonte para proveer de carne a los trabajadores que construían el ferrocarril Kansas-Pacifico). La imagen también nos anticipa problemas de seguridad vial y de congestión de tráfico. Por eso se acometió la línea ferroviaria del High Line, en la zona industrial del oeste de Manhattan. Era una sección del West Side Line. Se trataba de elevar los raíles unos diez metros, para eliminar el paso de los trenes de mercancías por las calles. Se construyó a principios de la década de los 30 y estuvo en activo hasta 1980.

Gansevoor Streetnormal_WestbethVista norte desde calle 17

Su abandono dio paso a una cochambre compuesta de hierros oxidados, maleza, escombros, etc. En resumidas cuentas: deterioro y degradación flotando sobre las cabezas de los viandantes. Y aquí entran en juego los vecinos del barrio que pretendían recuperar las estructuras -evitando su demolición- para transformarlas en un parque.

En 1999 Robert Hammond y Joshua David crearon la comunidad Friends of the High Line. Promovían la creación de un jardín o parque elevado, como el del Promenade Plantée de París. Tras cinco años de campaña y gestiones su proyecto fue aprobado y el Ayuntamiento de la ciudad de Nueva York organizó un concurso de ideas (ganado por Diller Scofidio + Renfro). Las obras comenzaron hace tres años, en junio del 2006.

tumbonas

El nuevo parque público del High Line tiene una extensión de casi dos kilómetros y medio. Es un área peatonal que comprende desde la calle 34 (cerca del Centro de Convenciones Javits) hasta los mataderos del West Village. El tramo sur se inauguró el pasado 10 de junio y se convierte en el segundo de estas características, tras el de París. Y parece que el ejemplo cunde porque varias ciudades estadounidenses han anunciado planes similares.

vista aerea

El parque en altura de High Line forma parte del plan de reactivación de la franja oeste de Manhattan. Este proyecto incluye la consolidación de áreas verdes, recuperación de edificios, conexión a la red de metro y a las principales vías de transporte de la ciudad. El tramo medio todavía esta en desarrollo y falta por definir el tramo norte. Y su impacto “comercial” ya se ha visto refrendando con la edificación de un nuevo hotel (cuyo propietario es el mismo del legendario Chateau Marmont de Los Angeles).

A la sorpresa y novedad que supuso en su día el antiguo “ferroducto” y su inserción dentro de la trama urbana, emplazándose en una zona de intensa densificación, atravesado edificios y circulando sobre el nivel de la calle, ahora añadimos su reconversión a un espacio público para el disfrute y solaz de los ciudadanos (y turistas). Lo que antaño se perfiló como el medio de transporte por excelencia del desarrollo industrial del oeste de Manhattan, hoy es un excelente ejemplo de recuperación de infraestructuras en desuso, dónde se potencia el verde en pro de espacios públicos. No se lo pierdan en su próxima visita a la ciudad que nunca duerme.

7 comentarios

Archivado bajo CDI, Política, Recomendaciones