Archivo de la etiqueta: Groupies

Connie Hamzy (1955-2021)

Out on the road for forty days
Last night in Little Rock put me in a haze
Sweet, sweet Connie, doin’ her act
She had the whole show and that’s a natural fact
Up all night with Freddie King
I got to tell you, poker’s his thing
Booze and ladies, keep me right
As long as we can make it to the show tonight

Esta semana fallecía Connie Hamzy, la legendaria groupie de Little Rock (Arkansas), inmortalizada en el “We’re An American Band” de Grand Funk en 1973 (se habían desecho del Railroad de su nombre original). Ella es la “Sweet, sweet Connie” del principio de la letra. Posteriormente otras bandas también la cantaron (Guess Who y Cheap Trick).

Acompañante de las giras de los primeros Allman Brothers Band, luego pasó a hacérselo con Alice Cooper. Su salto a la fama entre los músicos (y el personal de gira) fue inmediata. Imprimió unas pegatinas rosas con su nombre, ubicación y número de telefóno que pegaba en todos los camerinos.  Los 70 fueron su década. El primer escándalo de Bill Clinton, siendo gobernador de Arkansas, la tuvo a ella como protagonista femenina.

Maestra de escuela de profesión fue despedida por su estilo de vida. Recurrió la decisión en los tribunales y ganó el pleito.

Quienes la conocieron (y disfrutaron de sus habilidades) hablan de una persona muy conocedora de la música popular de su época. Su conversación y las anécdotas sobre otros artistas atraían a los músicos (además de lo obvio). Entre los británicos Ringo Starr y The Who fueron sus mejores amigos.

1 comentario

Archivado bajo Cultura, Música

Falolatrías o los Miembros del Rock (by John)

7 de mayo de 2008

 

Un reciente articulo del País sobre el supuesto video porno de Hendrix,  mencionaba de refilón a uno de los personajes más peculiares de la exótica fauna que abunda en el mundo del Rock & Roll y sus aledaños. El articulo efectuaba una vaga referencia a Cynthia “Plaster Caster” Albritton y a su apodo: Albritton, que ganó su apodo gracias a la extraña afición por hacer moldes de yeso de los atributos sexuales de las estrellas del rock…” El comentario no mencionaba el apodo “Plaster Caster” de Cynthia, ni se extendía en comentar la curiosa afición de nuestra heroína, que le hizo merecer un capitulo especial en la historia del Rock & Roll.

 

A finales de los 60 había 2 groupies en Chicago, Cynthia y su amiga ‘Pest’, que competían contra una maraña de fans en los pasillos de los hoteles por poder aproximarse a sus ídolos. Por uno de esos azares que conforman nuestras existencias, descubrieron la formula para distanciarse de sus rivales. A Cynthia le encargaron en una clase de arte hacer un molde “de algo sólido que pudiera mantener su forma”. Ni cortas ni perezosas, Cynthia y su amiga Pest fueron a preguntar a Paul Revere and the Raiders, de gira por Chicago, si les podían moldear sus ‘partes sólidas’. El asunto acabo en polvo y sin molde, pero de ahí nacieron las Plaster Casters of Chicago y la fórmula para que Cynthia y Pest destacaran del resto de la sopa de hormonas que atascaba los camerinos, pasillos y backstages de la época.

 

Durante 2 años estuvieron buscando la sustancia que fuera más amable para su preciada materia prima. En todo este tiempo no consiguieron hacer ni un molde, pero la leyenda de las Plaster Casters of Chicago ya rodaba por el mundillo. Pest, la compi de Cynthia se casó, y Cynthia encontró su nueva alma gemela en Dianne P. Caster de quien he sido incapaz de encontrar más nombre que el artístico. Poco después con la ayuda de un técnico dental, Michael Feinberg, descubrieron el mundo de los alginatos. Los alginatos son un polímero que se extrae de algunas variedades de algas y que tienen múltiples utilidades, entre ellas los moldes para ortodoncia. Otro uso, muy en boga hoy en día, es la esferificación que utiliza Ferrá Adriá en su cocina.

 

A pesar de que la propia Cynthia cuenta la historia en su site y menciona parte del apartado técnico de la operación, es Frank Zappa quien detalla el ‘modus operandi’ en  su autobiografía (Real Frank Zappa Book; Frank Zappa, Peter Occhiogrosso ; Fireside, 1990).

 

Zappa relata que actuando en Chicago con Cream en 1968, Eric Clapton le pregunto si conocía a las Plaster Caster. Zappa le dijo que no y Clapton le dijo que le acompañara después del concierto. Al llegar al hotel había dos chicas con una maleta que tenia un cartón pegado donde se leía “The Plaster Casters of Chicago” Subieron a la habitación y Cynthia les enseño tres estatuillas: “Este es Jimi Hendrix, este Noel Redding y este un ‘pipa’ de…” Cuenta Zappa que estuvieron hablando 3 horas, de donde surgió una curiosa relación entre Cynthia y él, pero que ni él ni Clapton se presentaron voluntarios para ser ‘inmortalizados’. Sigue Zappa explicando que una de la dos, Dianne, a quien Cynthia define como la ‘chapista’ del equipo, le hacia una mamada a la estrella mientras que Cynthia preparaba una mezcla de alginatos y llegando al clímax, Cynthia efectuaba un molde del ‘santo’. Zappa se admira de que ambas tenían que tener un sentido científico del ‘timing’. El resultado fue una colección de esculturas de pollones que se inauguró ni mas ni menos que con el ahora polémico miembro de D. James Marshall Hendrix, más conocido como Jimi Hendrix Cualquiera de los ávidos lectores de las letras de Zappa, imaginará que don Frank tardó dos segundos en encontrar el mérito de arte de Cynthia y la mudó a Los Ángeles, paraíso de las Groupies, a fin de que trabajara en el material que pudiera culminar en una exposición. Ésta no se pudo llevar a cabo hasta el año 2000 en que por fin se inauguró en el Threadwaxing Space de Nueva York. Pero a pesar de esta tardanza de mas de 30 años el tiempo no pasó en vano y en la colección de nuestra heroína quedaron consagrados múltiples renombrados miembros, entre ellos los de Jimi Hendrix, Noel Redding, Harvey Mandel, Ansley Dunbar, Jello Biafra y varios otros, quedando por el camino (los moldes se jodieron) otros varios, entre ellos el de Eric Burdon (los curiosos podéis encontrar una relación detallada en el site de Cynthia; los viciosos gozareis con nombres como MC5, Loving Spoonful, Young Rascals…)

 

Cynthia era amiga de la otra mujer citada como ‘experta’ en el articulo del País, Pamela des Barres. En esa época Pamela compartía el trabajo de baby-sitter de la hija de Zappa con Christine Frka, la chica de la portada del Hot Rats. Christine, Pamela y otras 5 chicas formaban una banda que se llamó GTOs, producida por Zappa y Jeff Beck. Pamela era la mega-groupie, amiga de Captain Beefhart, este le presentó a Charlie Watts y Bill Wyman que la introdujeron en la escena rock de LA. Según Zappa,y Pamela y nuestra heroína Cynthia mantenían sendos diarios donde guardaban referencias cruzadas sobre los tipos que se beneficiaban. Noel Redding también escribía diarios entrelazados con los de las dos. Zappa señala que los 3 diarios publicados juntos hubieran formado un gran libro.

 

Pamela jugo un papel importante en la historia de Cynthia. Tras el frustrado intento de montar la exposición de estatuillas, Herb Cohen, manager de Zappa en la época, se quedó con la mayoría y gracias al testimonio de Pamela, Cynthia pudo recuperar los objetos tras demandar a Cohen.

 

Para que las lectoras no acuséis a Cynthia de discriminadora, en su madurez se dio cuenta de que a su arte le faltaba el lado femenino y comenzó a moldear tetas de artistas, entre ellas las de Peaches.

 

En el año 2001 se lanzó un documental titulado “Plaster Casters” rememorando las andanzas de Cynthia. Kiss le dedicó un tema con el mismo titulo. Zappa unas paginas en su biografía y, aunque mi deteriorada memoria me impide recordar cual, se que no hace mucho vi una de esas pelis sobre el mundillo, en el que aparecían dos personajes en clara referencia a Cynthia y Dianne.

 

Ahora parece que Hendrix vuelve a juntar a Pamela y Cynthia, ambas son las peritos que Vivid Entertainment, una de las mayores empresas de porno del mundo, ha utilizado para autentificar el miembro de Hendrix en el lanzamiento del su supuesto porno.

 [

20 comentarios

Archivado bajo CDI, Cultura, General, Música, Recomendaciones