Archivo de la etiqueta: Generalitat

Torra el llorica

Quim Torra, el presidente (de momento) de la Generalitat es un llorica: llora y llora porque Pedro Sánchez no le coge el teléfono. Las razones del presidente del gobierno en funciones son obvias. Pero el llorón no acaba de pillarlas. Quizás el artículo de José Antonio Zarzalejos de hoy en El Confidencial le ayude a comprender: “Sánchez, no coja el teléfono (‘momentum catastrophicum’)“. Probablemente los hechos diferenciales, magistralmente descritos por Albert Boadella en el video, le impidan entender la realidad. La de verdad, no la suya propia.

Torra hay que venir llorado de casa. Porque así evitas llorar como separatista, y representante de la burguesia catalana, lo que no supiste defender como líder político de tu comunidad.

Deja un comentario

Archivado bajo Política

El fracaso del CNI en Cataluña

CNI

El fracaso del CNI en Cataluña es palmario. Se la han colado por todas partes. La goleada se puede resumir en tres hechos puntuales: el asunto de las urnas del 1-O, el rol del imán de Ripoll en los atentados y los sucesos de esta semana más el papel desempeñado por la hasta ahora desconocida organización Tsunami Democràtic.

Lo del el imán de Ripoll lo vamos a dejar de lado. Es un asunto tétrico muy delicado y sujeto a diferentes interpretaciones (todas interesadas). El caso es que era una especie de agente o informante del propio CNI. ¿Quién espiaba a quién?

Los otros dos asuntos están relacionados. Del caso de las urnas nos hemos quedado con la humorada del barco decorado con Piolín (eran tres: los otros dos llevaban pintados a Silvestre y a El Coyote). El gobierno de Rajoy contrató los navíos para alojar a los policías desplazados a Barcelona para reforzar la seguridad y evitar el referendo. Desde Moncloa aseguraron que no habría urnas y de repente aparecieron. Lo más grande fue cuando se descubrió que estaban escondidas en un barco atracado al lado del Piolín y los otros dos. El CNI se cubrió de gloria. El gobierno y las otras fuerzas de seguridad cumplieron: no hubo junta electoral, porque dimitieron todos; tampoco hubo censo ni interventores ni miembros de las mesas electorales; la gente votó en la calle y muchos lo hicieron varias veces; la Guardia Civil incautó el material de propaganda y las papeletas. Todos cumplieron menos el CNI.

Esta semana, justo antes de la sentencia del Tribunal Supremo, hemos descubierto que el CESICAT (el CNI catalán) ayudó a los CDR a burlar a la Guardia Civil. El juez García-Castellón de la Audiencia Nacional, por su parte, señalaba que el CESICAT (dependiente de la Generalitat) dio apoyo logístico a los detenidos por terrorismo (son a quienes se les encontró materiales para fabricar explosivos) al tiempo que les «encomendó» el asalto al Parlamento catalán, el día que se hiciera pública la sentencia del Supremo sobre el procés. Posteriormente, tras el auto condenando a los del procés hemos conocido la existencia de Tsunami Democràtic (TD). Perfectamente organizados han sabido movilizar y alterar el orden público. En todo esto el CNI ha estado a verlas venir.

¿De dónde vino la financiación del TD para crear su app y su canal de mensajería? Esto no se improvisa de la noche a la mañana. Requiere una preparación. ¿No fueron capaces de infiltrarse? ¿No hay expertos informáticos en el CNI para desencriptar las comunicaciones del TD? Aún no sabemos quienes son ni quienes están detrás (aunque lo supongamos). Y los CDR han campado a sus anchas. El CNI no se enteró ni de unos ni de otros.

¿Han sabido prever la llegada a Barcelona de otros grupos antisistema europeos?

Todo esto resulta sorprendente. ¿Cómo puede ser que la ciudadanía mínimamente informada podía imaginarse lo que estaría sucediendo y el CNI no? Un último dato: TVE ha emitido un comunicado disculpándose por haber emitido imágenes antiguas en una información sobre los sucesos de esta semana. ¡Eran de 2010! No tengo más preguntas su Señoría…

Deja un comentario

Archivado bajo Política

Puigdemont es periodista!!!

Carles_Puigdemont_2016

Ya lo he entendido todo: ¡Puigdemont es periodista! Lo leo en la Viquipèdia.

Carles Puigdemont i Casamajó (1962) inició estudios universitarios de Filología Catalana en la Universidad de Gerona. No queda claro si terminó o no. En cambio queda clarísimo que desde el principio comenzó a colaborar con la prensa independista aunque debutó como corresponsal en su comarca (La Selva) del diario Los Sitios ¡el órgano de la FET y de la JONS! En 1982 da el salto a El Punt, donde entró como corrector lingüístico y llegó a redactor jefe. También colaboró con el semanario en catalán Presència.

Se independiza y funda CAT Edicionsque va elaborar butlletins, pròlegs i discursos per a alcaldes, principalment de CiU.” Nada más peligroso que un periodista empresario dedicado a la comunicacion política (para ejercer y ganar dinero con lo que mejor sabe: manipular).

En 1994 publicó un libro “Cata… què?” (La Campana, 1994) donde analizaba la presencia pasada y presente del catalanismo en la prensa internacional y el peso que debía tener en el futuro.

Entre 1999 y 2002 va ser el primer director de la Agència Catalana de Notícies.  Asimismo va ser director general de la publicación Catalonia Today, un periódico catalán en inglés.

En 2006 junto al periodista Saül Gordillo funda la empresa Doble Utopia, promotores de la primera Catosfera (la blogoesfera catalana).

Es militante de Convergència Democràtica de Catalunya (la ce de CiU y hoy PDeCat) desde 1983. Ha sido parlamentario catalán y alcalde de Gerona. Actualmente es presidente de la Generalitat sin haber pasado por las urnas (la lista la encabezaba Arthur Más a quien sustituyó en la presidencia).

Su esposa también es periodista ¡y rumana! Las malas lenguas dicen que ha vuelto a su país natal con las dos hijas de la pareja…

 

1 comentario

Archivado bajo Medios, Política

Spanair, otro éxito de la Generalitat

¿Quién va a cubrir las perdidas? ¿La Generalitat como máximo accionista de Spanair? Esta misma Comunidad Autónoma que recorta en gastos sociales, mientras sigue colocando amiguetes y familiares en “embajadas” (delegaciones comerciales) y ayuda a empresas como Spanair, en clara competencia desleal para el resto de aerolíneas.  ¿O pretenderán que el resto de España cubra este desvarío nacionalista?

8 comentarios

Archivado bajo Política