Archivo de la etiqueta: Franquismo

Praga: asignatura pendiente

FD0ADAE2-C62B-4898-9555-10B55EB81DE7

Desde hace décadas deseaba conocer Praga. Esta asignatura pendiente ya la he aprobado.

En las casi 24 horas que llevo en la ciudad me ha impresionado, además de su belleza, la clase y el estilo que derrocha. Mantiene vivas las tradiciones, respeta su importante legado arquitectónico a la vez que vive al ritmo de una ciudad moderna. Solo hemos visitado un museo, el del comunismo (y creo que solo visitaremos uno más, el de Mucha).

El Museo del Comunismo es todo un hallazgo. Y debería darnos pistas sobre cómo montar uno sobre el franquismo. ¿En El Valle de los Caidos?

E0A29B91-961C-45A1-B5A9-D6CA1D972B18

Deja un comentario

Archivado bajo General, Recomendaciones

El Real Madrid en Moscú

UEFA copiaEsta noche, a partir de las 21:00, el Real Madrid juega su segundo partido de Champions ante el CSKA de Moscú en la capital rusa. Esperemos que las importantes bajas que arrastramos no nos pasen factura. Y que a Lopetegui no le de un ataque de entrenador y se vuelva loco con la alineación.

El CSKA es un nombre reconocible para el veterano aficionado deportivo español. Pero no por el balompié. La sección de baloncesto del equipo ruso supera a la del fútbol. Y es legendaria. Son el tercer equipo en el palmares de la Copa de Europa de basket (tras el Varese y el Madrid, líder de la competición con 10 títulos).

El Madrid, bajo la presidencia de Santiago Bernabéu (que hoy no podría aspirar a la presidencia blanca ante los requisitos impuestos por el florentinato) y la vicepresidencia de Raimundo Saporta, rompió varios tabúes diplomáticos del franquismo: la URSS e Israel, países con los que no había relaciones. Precisamente en la Copa de Europa de baloncesto (torneo del que Saporta fue el principal artífice) los enfrentamientos entre CSKA y Real Madrid causaron no pocas congojas a la dictadura. Incluso se opusieron a la creación del torneo impulsado por Saporta porque participarían equipos del “telón de acero”. Para conocer los antecedentes traigo un extracto del artículo “Jugando contra el enemigo: Raimundo Saporta y el primer viaje del equipo de baloncesto del Real Madrid CF a la Unión Soviética” de Juan Antonio Simón Sanjurjo de la Universidad Carlos III.

[…] los problemas diplomáticos para el gobierno de Franco no tardarán en llegar, principalmente cuando el Real Madrid en 1958 se tenga que enfrentar en las semifinales de la Copa de Europa al equipo soviético del ASK de Riga. Las autoridades de la Unión Soviética no pondrán ningún problema para la celebración del encuentro, pese a que no existían relaciones diplomáticas entre ambos países, siendo por el contrario el régimen franquista el que verá con gran desconfianza la disputa de estos partidos. El intento final de Saporta de disputar el encuentro en París, terreno neutral para los dos países, no será aceptado por Moscú lo que provocará la consecuente eliminación del equipo español por incomparecencia. El equipo letón, pocas semanas después, se convertía en el primer campeón de Europa iniciando un periodo de triunfos que ampliará en las dos ediciones siguientes.

En la temporada 1960-61, nuevamente el Real Madrid se tendrá que enfrentar al todopoderoso ASK Riga en las semifinales de la Copa de Europa. La FIBA intentará evitar que se volviera a repetir la situación precedente, acordando que este tipo de encuentros se celebrasen en “territorio neutral”. Respecto a los lugares propuestos para celebrarse los dos partidos, el ASK Riga elige Praga y el Real Madrid se decidirá nuevamente por París, dado que Bolonia, uno de los lugares en los que inicialmente se había pensado, se descartará dado que era la ciudad “más comunista de Italia y más antifranquista de Italia”. El equipo español, contra todo pronóstico, conseguirá vencer al todopoderoso Riga en el primer encuentro por 78- 75, pero no podrá mantener su corta ventaja en Praga, perdiendo por 66-45 y quedando finalmente eliminado.

En 1962 el Real Madrid alcanza su primera final, iniciando una década de éxitos en esta competición que le permitirán disputar siete finales y conseguir la victoria en cuatro ediciones. En esta primera ocasión, el equipo soviético del Dínamo Tbilisi se impondrá en un encuentro que se celebró por primera vez en la historia del torneo a un único partido en la ciudad de Ginebra. Las autoridades franquistas permitieron al Madrid enfrentarse contra este equipo únicamente en campo neutral, negándoles nuevamente la posibilidad de viajar a la Unión Soviética. El artículo número cinco del Reglamento de la Copa de Europa preveía la celebración en campo neutral de los partidos que no se podían celebrar utilizando el sistema normal, y pese al intento del representante ruso en la FIBA, Nikolai Semashko, de suspender la validez de dicho artículo, la influencia de Raimundo Saporta como presidente de la Comisión de Organizaciones Internacionales de la FIBA logrará que finalmente se mantenga como se había redactado inicialmente. […]

Y ya en 1963, al año siguiente de la primera final, el Madrid de basket vuelve a la final europea. En este caso frente al CSKA de Moscú. Saporta, hábil e infatigable negociador, logra que for fin un equipo español pueda viajar ¡por primera vez! a Moscú. La final es a doble partido. La ida en Madrid con una sorprendente victoria blanca por 17 puntos (86-69). La cancha del Frontón Fiesta Alegre vibró como nunca y fue el gran aliado de los jugadores locales. Eramos unos 5.000 seguidores animando incansablemente a nuestro equipo. Leyendas como Emiliano, Sevillano, Luyk, Sainz o Burgess (lanzaba los tiros libres “a cuchara”) nos hicieron soñar. Mas en Moscú, en el Palacio de los Deportes Lenin, se cayó ante 20.000 espectadores por la misma diferencia de puntos (91-74). Nos cargamos de personales en el primer tiempo y Emiliano se lesionó un tobillo (intentó jugar la segunda mitad, pero mermado no era el mismo jugador determinante). El partido de desempate se celebró al día siguiente, también en la capital soviética y los moscovitas se impusieron (99-80). Era su segundo título europeo. Se cuenta la anécdota que en Moscú solo disponían de la bandera e himno de la II República. Pero un Saporta previsor viajó con varias banderas y discos con el himno nacional oficiales del momento.

Esta historia baloncestista tiene su equivalente en el mundo del fútbol. Pero, recuerden, los del baloncesto fueron los pioneros. Concretamente el Real Madrid. En el deporte rey los acontecimientos afectaron a la selección española. Para lo referente al fútbol les dejo con fragmentos de mi “Bikinis, Fútbol y Rock & Roll“:

Bikinis 1 copiaBikinis 2 copiaBikinis 3 copiaBikinis 4 copiaBikinis 5 copiaBkinis 6 copia

Deja un comentario

Archivado bajo Baloncesto, Deportes, Fútbol, Política

Bikinis, Fútbol y Rock & Roll en Jot Down

Álvaro Corazón Rural acaba de publicar una excelente semblanza de “Bikinis, Fútbol y Rock & Roll” en Jot Down (con entrevista incluida). Las dos imágenes corresponden al inicio del artículo titulado “Cultura pop bajo la bota del franquismo“. Les recomiendo que lo lean entero. Merece y mucho la pena. El enlace: http://www.jotdown.es/2017/07/cultura-pop-la-bota-del-franquismo/

Les dejo con el video del NO-DO referido a la visita de los Beatles a Madrid y que encabeza el artículo de Jot Down.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Fútbol, General, Libros, Música, Medios, Política, Recomendaciones

Contra la impunidad

15 de junio de 2010

Pedro Almodóvar, Maribel Verdú, Hugo Silva, María Galiana, Juan Diego Botto, Almudena Grandes, José Manuel Seda, Pilar Bardem, Juan José Millás, Carmen Machi, Miguel Ríos, Juan Diego, Paco León, Aitana Sánchez-Gijón y Javier Bardem bajo la dirección de Azucena Hernández.

Entradas relacionadas:

Los desaparecidos del franquismo: España, pionera de la iniquidad (por Antonio Gómez)

Puerto de Alicante, la última esperanza: 29 de marzo/1 de abril de 1939 (por Antonio Gómez)

8 comentarios

Archivado bajo Cultura, Política

50 años después (Efe Eme)

17 de enero de 2009

cabecerasabraph

Lamentablemente todo parece seguir igual “50 años después” en el mundo musical: Raphael sigue siendo el rey. Estas pasadas Navidades su álbum debutó en el numero 1 y ahí se mantuvo durante cinco semanas consecutivas. Es el momento de recordar –y sacarme la espinita del desasosiego que me invade- lo que “el maravilloso” Raphael representó. Porque tanto él como Manolo Escobar fueron las voces del franquismo. Hoy su justificación es porque era joven y le llamaban. ¡Pues no haber ido! Y desde luego por las imágenes –que recuerdo- de los conciertos en el Teatro Calderón de Madrid para la esposa del dictador, muy apenado no parecía. Al revés, estaba encantado y comentaba año tras año “Señora un año más viejo aquí me tiene, siempre”. Y bien que lo aprovechó para su carrera profesional. Mientras él acudía gustoso a las llamadas de El Pardo otros sufrían el exilio o la marginación.

 

Este álbum es un homenaje a los artistas que, como yo, hemos hecho la historia de la música en español desde los años 60. Quería tener este acercamiento a mis compañeros, que nos vemos poco aunque nos oímos mucho“, cuenta Raphael en un comunicado. ¡Toma ya!

 

En “50 años después” Raphael canta a dúo con Joan Manuel Serrat, Alejandro Sanz, Joaquín Sabina, David Bisbal, Juanes, Alaska, Enrique Bunbury, Ana Torroja, Rocío Jurado, Ana Belén y Víctor Manuel, Miguel Bosé, Vicente Fernández, Miguel Ríos, su hijo Manuel Martos (Mota), Armando Manzanero, Rocío Dúrcal, Paloma San Basilio, Adamo, José Luis Perales y Paul Anka.

 

Escándalo” es la única canción de su repertorio que aparece en este álbum, una concesión a David Bisbal, quien “estaba emperrado en cantarla“, afirma Raphael, que también incluye dos temas nuevos, “50 años después“, que interpreta junto a Joaquín Sabina autor de la canción, y “El cielo puede esperar“, que canta con su hijo, Manuel Martos. Mientras destroza clásicos de la música popular como “Cantares” (Serrat) o “Hijo De La Luna” (Mecano). Con unos arreglos desmesurados y trasnochados. Como su forma de cantar e interpretar (y en ocasiones tengo la sensación que además desafina).

 

Entiendo que sus compañeros de generación y estilo –lo que entonces se llamaba “música ligera”- participen. Incluso Alaska, porque siempre le ha reivindicado y es por tanto coherente. ¿Pero Miguel Ríos, Serrat, Sabina, Víctor Manuel o Ana Belén? ¿Se les ha reblandecido el cerebro? ¿Serán cosas de la edad? ¿Han olvidado lo que Raphael representaba? ¿Y Bunbury, el “presunto” plagiador? Porque además del asunto ideológico está el estético. De toda la vida lo hortera, hasta la aparición de Georgie Dann, fue el adjetivo que los amantes de la buena música le aplicábamos tanto “al niño de Linares” como a Manolo Escobar. Y no, no ha cambiado con los años. Salvo que los Beatles, Stones, Brincos, Kinks, Bravos, Pink Floyd, Hendrix, Paco de Lucía, Dylan, Triana, etc. han mejorado con el paso del tiempo.

 

Sólo me resta por felicitar a los responsables del tremendo éxito de este proyecto. A quienes tuvieron la idea y la ejecutaron. Y sobre todo a la discográfica que se mojó con el proyecto y realizo una gran campaña, obteniendo los objetivos que buscaban (ser el disco de las navidades, la mejor época del año en ventas). Porque como comentaba Gustavo Sierra, un lector de mi blog, todos nos habíamos enterado de todo lo referente a este lanzamiento. Sus dimes y diretes. Y la compañía también consiguió colársela a un grupo mediático considerado progresista, quienes apoyaron sin dudas ni fisuras. Felicidades por tanto a la parte industrial, pero a nivel musical el resultado es tan deficiente y hortera como han sido la mayoría de sus 50 años de carrera. Con el agravante añadido de destrozar grandes canciones. Y deberíamos tomar buena nota de algunos de los artistas que han colaborado en esta grabación…

 

Publicado en Efe Eme

34 comentarios

Archivado bajo Música, Medios, Política

Los desaparecidos del franquismo: España, pionera de la iniquidad (por Antonio Gómez)

3 de septiembre de 2008

 

Fosa de Piedrafita de Babia (León) • Foto: Eloy Alonso

El juez Garzón ha dictado una providencia en la que se pide a diversos organismos gubernamentales, municipales, religiosos y privados faciliten cuanta información tengan sobre los desaparecidos de la represión franquista. No voy a entrar a explicar el tema, ni a dar cifras, números o argumentos sobre la justeza de la medida. Ni siquiera voy a polemizar con quienes se niegan a devolver sus muertos a los hijos o nietos que hasta ahora no saben en que cuneta cayeron. Sólo apuntar que, contra los que piensan que identificar a esos muertos y devolverlos a los suyos es “abrir viejas heridas”, personalmente considero que se trata de todo lo contrario, de cerrar definitivamente las cicatrices de una guerra cruel y una dictadura criminal que, por desgracia, todavía siguen abiertas en la España actual, como bien demuestra la reacción escandalizada de ciertos políticos y medios a ese simple intento de restablecer la justicia a quienes no tuvieron ocasión de reclamarla en su muerte.

 

La noticia, sin embargo, me ha llevado a un par de reflexiones que quedaría dejar aquí brevemente. Desde 1492 en pocas cosas puede presumir España de haber sido los primeros. Sin embargo, tenemos el triste honor de haber sido pioneros en dos de los más ignominiosos procedimientos criminales del siglo XX y de la  historia en general.

 

Desde hace tiempo los historiadores han coincidido en que los bombardeos de ciudades como Guernica o Málaga durante la Guerra Civil Española fueron el antecedente de los arrasamientos masivos de ciudades desmilitarizadas, en las que únicamente vivían civiles inocentes. Un método que luego sería utilizado por los nazis contra Londres o Coventry, y, curiosamente, por los aliados contra Dresde y otras ciudades alemanas, y que posteriormente se convertiría en moneda corriente en las guerras modernas.

        

Menos comentado –y aquí llega la relación con Garzón y la memoria histórica—es que los españoles tengamos el dudoso mérito de haber inventado también la figura del desaparecido, la más cruel o innoble manera de represión política que puede existir. Ni siquiera los nazis con su operación “Noche y niebla”, que hizo desaparecer a cientos de miles de personas (judíos, sí, fundamentalmente, pero también gitanos, homosexuales, comunistas, deficientes psíquicos y enemigos políticos en general), llegaron a tanto, pues en su minuciosidad germana dejaron exacta relación de sus asesinatos, aún poniendo “neumonía” como causa del fallecimiento de quien había muerto en la cámara de gas.

 

Cuando se difundió el concepto de desaparecido, a raíz de las actividades represivas de las dictaduras chilena, argentina o uruguaya, ya en los años 70, en España hacía casi 40 años que se había utilizado el método. Y a día de hoy, debemos constatar no sin cabreo que no sólo inventamos a los desaparecidos, sino que aún hay quienes se esfuerzan en ignorarlo, pretendiendo que a quienes hicieron desaparecer sigan perdidos por cunetas y montes, alimentando el dolor de sus familias que, con su recuperación, quieren cerrar un capítulo tan dramático de la  historia de España.

Naturalmente, de quienes desaparecieron se conservan testimonios de sus familiares que pueden contar cómo eran o cómo vivieron, pero no cómo murieron. Otros muertos de la represión franquista, que fueron juzgados, aún por aquellos tribunales de principios de la dictadura, condenados y ejecutados, si pudieron dejar testimonio de sus últimos días y de cómo enfrentaron la muerte. Como complemento al tema, traigo aquí dos textos escritos por sendos condenados a muerte dirigidos a sus familias. El primero es la carta a su madre de un condenado que fue fusilado el mismo día en que la escribió. El segundo es un testamento, las cosas que deja un hombre después de una vida de trabajo y lucha por la justicia y cómo pide que se distribuyan entre sus familiares y seres queridos. Creo que no hacen falta comentarios, al menos de momento. En estos textos queda clara la personalidad de sus autores, sus principios, sus sentimientos, sus ideas, similares a las de tantos que todavía permanecen en las cunetas y que no tuvieron el consuelo de dejar a sus familias unas letras con las que pudieran sobrellevar con menos dolor su desaparición.

 

1:

 

Penal de Ocaña, 27 diciembre 1947.

 

Madre Querida: cuando esta carta reciba, su pequeño “Chirri”, como cariñosamente me llamaba, habrá dejando de existir.

        

¡Pobre mía! Yo qué daría mi vida mil veces, esto es lo peor de todo, el dolor que la causo.

        

Toda mi vida está llena de veneración por Vd., muchas veces silenciosa. Los grandes amores no suelen ser muy locuaces. Lejos de Vd., en el frente primero o en la emigración después, ni un momento se alejó de mi pensamiento. Aún recuerdo que en la finca de Santa Clara (Cuba), donde trabajé dos años de campesino, todas las tardes al caer el sol y terminar el trabajo, me gustaba sentarme al pie de un árbol pensando en mi patria y en Vd.

        

Siempre he desea poseer sus admirables cualidades. Antes de cada acción en mi vida, siempre he pensado procurando que fueran todas de tal género que de ninguna hubiera de avergonzarse Vd.

        

Y qué decir de lo que significado para mí, durante la estancia en la cárcel y hasta el último instante de mi vida. Cómo me confortó su valor y entereza. Cuánto la admiro madre querida. Vd sí que es una auténtica heroína anónima y silenciosa, con el heroísmo inigualable de las madres.

        

Que yo sea valiente y permanezca tranquilo y orgulloso de mis actos hasta el último instante de mi vida, ningún mérito tiene. Poseo las bases inconmovibles de mis ideas políticas, férrea e inquebrantable seguridad en su victoria, que me da el orgullo de haberla servido con mi sangre.

Lo admirable es su entereza, apoyada en el amor de madre, en el deseo de ayudarme y hacer menos dura esta hora para mi y ver la valentía con que Vd. Lo soporta.

        

Dura ha de ser su pena. Desgraciadamente, no es Vd. Una excepción, la historia de nuestra Patria está tinta de la sangre de los mejores hijos, asesinados y anegadas por decenas de millares que como Vd. Lloran la muerte de sus hijos.

        

Yo, madre, sírvale de consuelo, muero tranquilo y orgulloso, con la satisfacción de haber cumplido y haber sido hasta el último suspiro digno militante de mi partido y esforzado hijo de mi Patria.

        

Tengo la seguridad de que nuestro sacrificio, como el de cientos de miles que me precedieron, contribuirá a acelerar la llegada de días de prosperidad y felicidad para nuestro Pueblo.

        

Puesto en el trance de elegir en Gobernación la libertad, a cambio de mi traición, o la muerte digna, no vacilé. Prefiero que llore la muerte de un valiente que la vergüenza de tener un hijo despreciado por traidor y por cobarde.

        

No se amilane, le quedan tres buenos  hijos que la ayudarán a soportar esta prueba.  Y no aguante el llanto como suele hacer. Llore, madre querida, con el espíritu de aquella madre del romance popular de nuestra guerra:

 

“Yo no lloro al  hijo muerto

Solo lloro mi destino

Porque para dar al pueblo

Ya no me quedan más hijos…”

 

Adiós, madre querida. Un millón de besos.

 

Agustín Zoroa

Fusilado el 17.12.1947

 

2:

 

Mi testamento:

 

Yo, Luis Campos Osaba, natural de Madrid, de 34 años de edad, casado, hijo de Manuel Campos Monte-negro y María Osaba Estibalez, condenado a la pena capital el día 22-2-1949 por un Consejo de Guerra incoado por actividades políticas contra el régimen franquista, y en régimen de aislamiento en la celda nº 41 de la Prisión Provincial de Sevilla, declaro y es mi última voluntad:

 

Primero.- Que se hagan llegar a su destino las cartas que en mis últimos momentos dirigiré a mis queridos padres, hermanos y sobrinos.

 

Segundo.- Que aunque las leyes hoy vigentes en España no reconozcan la validez de mi casamiento con mi esposa, Carmela Gómez Ruiz, mantengo con todas mis energías que estamos casados conforme a las leyes republicanas y que por tanto nos consideramos como legítimos marido y mujer. Pido le sean entregadas a mi esposa Carmela Gómez Ruiz mi diario de condenado a muerte y la carta que en mis últimos momentos le escribiré

 

Tercero.- Pido que como recuerdo póstumo se haga llegar a manos de mis familiares que nombro los objetos siguientes:

 

A mis queridos padres: mi cartera del Colegio Oficial de Practicantes de Madrid con su contenido íntegro. Mi cuaderno de apuntes de inglés escrito por mi esposa Carmela. Mi cuchara.

 

A mis queridos hermanos Manola, Carmen, Pepe y Alfonso: mi peine, mi cepillo de dientes, mi billetera, mi mechero.

 

A mis sobrinos Conchita, José María y Juan Luis: mi monedero, mis gemelos y mi petaca de cuero.

 

A mi querida esposa: mi reloj, todas las fotografías del álbum, alianza de plata, libros, colchón, manta y almohada, anclita de plata, etc, etc.

 

El resto de los objetos y cosas no enumeradas las lego a mi esposa para que de ellas haga el uso que estime más oportuno.

 

Esta es mi última voluntad que por escrito expreso en la celda nº 41 de la Prisión Provincial de Sevilla a uno de marzo de mil novecientos cuarenta y nueve. Ruego al Sr. Director de la Prisión que de las órdenes oportunas para su cumplimiento.

 

Domicilio de mis padres, hermanos y sobrinos: Calle Fernández de los Ríos nº 68, Madrid.

 

Domicilio de mi esposa: Compas de la Victoria nº 14, Málaga, en la actualidad departamento de mujeres de la Prisión Provincial de Sevilla.

 

P.D. Olvidé mencionar entre mis herederos de re-cuerdos a mis queridos hermanos políticos Manolo y María, Paquita y Ramón, Juanito y Rafita, Victoria y Juan. Al buen entendimiento de mi esposa Carmela Gómez Ruiz dejo este cuidado.

 

Luis Campos Osaba

Fusilado en marzo de 1949 

 

ACTUALIZACIÓN:

 

Otro magnifico artículo de Enrique Meneses en su blog:

 

Caídos por Dios y por España

22 comentarios

Archivado bajo Cultura, General, Política, Recomendaciones