Archivo de la etiqueta: Francisco Granados

La envenenada herencia de Esperanza Aguirre

Ayuso Almeida

¡La incombustible Esperanza Aguirre vive! Su envenenada herencia sigue presente en Madrid. Algunos hitos, de esos que son inolvidables.

Sanidad:

  • En el primer gobierno de Aguirre al frente de la CAM nombró consejero de Sanidad a Manuel Lamela. El caso del Hospital Severo Ochoa de Leganés y la infamia contra el Dr. Montes y otros fueron la gran aportación de Lamela a la vida pública. A pesar de las sentencias a favor de los médicos de urgencias del Severo Ochoa, nadie de la Consejería, del gobierno ni de la caverna mediática pidió perdón. Tampoco hubo dimisiones ni se subsanó el daño ocasionado a los médicos del hospital. Nos quedó la impresión que todo fue una cortina de humo (a expensas de las reputaciones de los profesionales sanitarios) para salvaguardar las aspiraciones privatizadoras del gobierno. Mientras se desacreditaba a la sanidad pública, la que ellos gestionaban, para convertir la sanidad en un negocio y poner los hospitales en manos de empresas amigas. Para protegerle, a Lamela, Aguirre le nombró consejero de Transportes (llevó adelante el proyecto de una autovía por suelo protegido que el Tribunal Superior de Justicia declaró “ilegal” en febrero de 2008) y le sustituyó en Sanidad con Güemes. En 2013 ambos, Lamela y Güemes, fueron imputados por cohecho y prevaricación. Seis años después la querella fue desestimada. Lamela, rey de las puertas giratorias, es hoy miembro del consejo de administración de Assignia Infraestructuras, empresa concesionaria de la gestión del Hospital del Tajo de Aranjuez.
  • Los profesionales de la sanidad de la CAM señalan que la apertura de nuevos hospitales de construcción privada no enriquecen el sistema, ya que conlleva el cierre de otras instalaciones en uso, como los ambulatorios de Aranjuez, Arganda o Alcobendas. Según algunas fuentes del sector, los nueve nuevos hospitales aportan al sistema tan solo 700 camas a un coste extremadamente alto (casi 1.300 camas en un año).
  • El proceso de privatización de la Sanidad madrileña del gobierno Aguirre entregó la gestión, de cuatro hospitales públicos y de los centros de salud del Área sanitaria 14 de Madrid, a la empresa privada Capio Sanidad (con la que Gúemes estuvo relacionado profesionalmente). Y la gestión de otros siete hospitales a ¡empresas constructoras españolas! Hace unas semanas descubrimos otro “daño colateral” de las privatizaciones de la gestión: el deficiente servicio de lavandería que hasta la propia consejería de Sanidad ha tenido que reconocer.

Caso Gürtel:

Aguirre tuvo que destituir a su consejero de Deportes, Alberto López Viejo, principal imputado de la trama (colaborador suyo desde sus tiempos de concejala del ayuntamiento de Madrid). El escándalo afectó a municipios donde gobernaba el PP, que ella presidía en Madrid, como Majadahonda, Arganda del Rey, Pozuelo de Alarcón y Boadilla del Monte.

Caso Púnica, Francisco Granados, Ignacio González y Cristina Cifuentes:

  • Francisco Granados (consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la CAM además de secretario general del PP de Madrid que presidía Aguirre) estuvo casi tres años en prisión preventiva por el caso Púnica.
  • Ignacio González, vicepresidente y portavoz de la CAM con Aguirre, la sustituyó en la presidencia. Fue imputado por los delitos de cohecho y blanqueo de capitales, en marzo de 2016, por el juzgado de instrucción número 5 de Estepona, por el caso del ático. Fue detenido en abril de 2017 en el marco de la Operación Lezo (lo del Canal de Isabel II). Los investigadores policiales le acusan de haber presuntamente cometido los delitos de organización criminal, prevaricación, malversación, cohecho, blanqueo, fraude y falsificación documental. Estuvo encarcelado de abril a noviembre de 2017 y salió previo pago de una fianza de 400.000€. El caso Púnica también le salpicó.
  • Cristina Cifuentes reemplazó a González en la presidencia de la CAM. De la que acabó teniendo que dimitir por los embrollos del máster, el hurto de las cremas, etc. También fue hija política de Aguirre: a finales de 2004, a propuesta de Aguirre (recién nombrada presidenta del PP de Madrid), fue nombrada para llevar la Secretaría Ejecutiva de Política Territorial.

Hay más tomate. Pero son agua pasada. La rabiosa actualidad viene marcada por Martínez-Almeida, flamante alcalde de Madrid, y Díaz Ayuso, aspirante a presidir la CAM.

El nuevo alcalde fue director general de Patrimonio Histórico de la CAM entre 2007 y 2011, cuando pasó a ser secretario del Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid. Siempre con Esperanza Aguirre en la presidencia. En las listas electorales de Aguirre a la Comunidad y al ayuntamiento ocupó el n.º 3 de las listas. Ya como alcalde Almeida ha nombrado a Inmaculada Sanz como portavoz del ayuntamiento (ella dirigió su campaña electoral). Sanz fue jefa de gabinete de Aguirre y también ocupó un par de direcciones generales en su gobierno (al ayuntamiento de Madrid también llegó de la mano de Esperanza Aguirre).

La periodista Díaz Ayuso es también una protegida de Aguirre. Se ganó su confianza trabajando para Alfredo Prada (que llegó a vicepresidente segundo con Doña Esperanza en la CAM y actualmente es investigado por las irregularidades del proyecto del Campus de la Justicia de Madrid). Dirigió la campaña digital de Cifuentes. En su experiencia profesional también destaca que gestionaba la red social de Pecas, el perro de Espe. Es fácil comprobar la profundidad del curriculum de Ayuso. Actualmente aspira a presidir la CAM, con el apoyo de Ciudadanos y Vox, sobre Ángel Gabilondo, la lista más votada.

A la vista de todo esto cada vez me resulta más incomprensible el papelón de Ciudadanos, pactando con este PP heredado de Aguirre y con Vox. De la lucha contra la corrupción y la regeneración de la vida pública, de la que presumen Cs, ya igual hablamos otro día…

Deja un comentario

Archivado bajo Política

Dos diferencias de la Púnica respecto a otros casos

Op Púnica

En mi opinión hay dos diferencias básicas que distinguen a la red “Púnica” de otros casos de corrupción:

1.- Hasta ahora, en lo referido al PP, se estaban destapando asuntos del pasado. Todo un repaso al legado de Aznar. La “Operación Púnica” ha descubierto hechos recientes, del último par de años.

2.- Paco Granados y los suyos no trincaban para el partido, solo para sus bolsillos particulares. No estamos ante políticos que se “cobran” su comisión por recaudar fondos (financiación irregular) y van aumentando su parte. Hasta revertir los porcentajes. Supongo que en la calle Génova estarán tirándose de los pelos calculando lo que han dejado de percibir. ¿Se considerarán robados?

De paso mencionar la defensa a ultranza durante años de Esperanza Aguirre de su protegido, Granados. Resulta de lo más sospechosa. La cazatalentos es un lince para detectar y rodearse de sinvergüenzas. ¿Los mismos que la organizaron “el tamayazo”? Desde luego algunos personajes coinciden y se repiten en los casos de las tarjetas opacas de CajaMadrid/Bankia, Gürtel, Bárcenas, etc.

La gestión de Cospedal como Secretaria General del PP no ha limpiado nada. La oleada de detenciones del lunes pasado así lo prueba: Madrid, León Murcia están bajo su jurisdicción y por supuesto también de los cargos locales. En el caso de Madrid es Aguirre la presidenta del PP. A la ingente labor de Cospedal podemos añadir otras situaciones que tampoco ha acabado de resolver (la alcaldesa de Alicante, Fabra, etc.). Pero no pasa nada: hoy mismo ha declarado que su partido “ha actuado con contundencia. El PP ha hecho todo lo que podía hacer, nosotros no podemos meter a la gente en la cárcel”. Y se ha quedado tan ancha.

¿No las huelen o no quieren oler?

2 comentarios

Archivado bajo Crisis, Política

Ladrones de Torrelodones

19 de junio de 2009

TORRE_~1

La pequeña aldea de apenas veinte habitantes empezó a cobrar protagonismo en el último tercio del siglo XVI, gracias a la construcción del Monasterio de El Escorial, que la convirtió en un lugar de paso y parada usual de la Corte de Felipe II. Este hecho favoreció el desarrollo de una industria hostelera. En los siglos XVII y XVIII, el sector de la hostelería continuó siendo el principal puntal de la economía del pueblo. Sus antiguos mesones y posadas tal vez se encuentren en el origen de los dichos Torre de ladrones y Torrelodones, cuarenta vecinos y cincuenta ladrones, ante las escasas garantías de seguridad que, en aquellos tiempos, ofrecían este tipo de establecimientos. El poeta Luis de Góngora se refirió a los mismos en un romance, donde relata la celebración de una bacanal.

En estos últimos años Torrelodones parece haber vuelto por sus fueros. Recobrando su vieja tradición de picaresca. Incorporando nuevas actividades más acordes con los tiempos actuales, como la especulación inmobiliaria y las irregulares recalificaciones de terrenos. Volvamos la vista atrás, pero no demasiado. Al año 2006 y antes unos pequeños antecedentes:

Torrelodones, Galapagar, Madrid y Las Rozas son los únicos municipios de la CAM que tienen integrada una parte de su territorio dentro de dos parques regionales. A pesar de este nivel de protección, la presión urbanística constituye una amenaza para el patrimonio natural del pueblo. El Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, constituido en 1985, protege algunas áreas del término municipal de Torrelodones, en su límite con Hoyo de Manzanares y Madrid, a través del Monte de El Pardo. Aquí figuran fincas privadas, como Cantos Negros y Canto del Pico, áreas de titularidad municipal, como la Dehesa Boyal, y zonas urbanas, como Los Peñascales, que reciben diferentes grados de protección, en función de su grado de conservación y de los distintos usos permitidos. Por su parte, el Parque Regional del Curso Medio del río Guadarrama y su entorno fue creado en 1999. En lo que respecta a Torrelodones, quedan protegidas las riberas de la margen izquierda del Guadarrama, situadas en el límite con Las Rozas y Galapagar, y algunos montes próximos al río, como los de El Gasco y La Tejera.

En 2006 la Agrupación Socialista de Torrelodones comenzó a desempolvar viejos papeles judiciales, ya casi olvidados pero que habian conformado el urbanismo de la localidad. En una nota hecha pública, los socialistas recordaban que a principios de los años noventa -cuando Mario Mingo era alcalde de Torrelodones (1987-1996)-, la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, en sendas sentencias de 1996 y 1997, anuló dos acuerdos municipales que habían concedido licencia para la construcción de 24 y 13 viviendas en la zona de Los Peñascales, un área boscosa del término municipal y adyacente a El Pardo. Las viviendas fueron literalmente construidas en medio de un espeso bosque mediterráneo que unía El Pardo con el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares. “La justicia actuó“, decía el PSOE, “en su momento con celeridad, fallando el Tribunal Superior de Justicia de Madrid el 4 de octubre de 1990. Sin embargo, el Ayuntamiento hizo caso omiso de este acuerdo y no paralizó las obras, lo que llevó al Tribunal Superior de Justicia de Madrid a abrir expediente a Mario Mingo“.

En ese mismo año de 2006 Mingo era diputado nacional y jefe local del PP. El alcalde ahora era su compañero de partido Carlos Galbeño. Y algo seguía oliendo a podrido en Torrelodones. Dos concejales del PP y un notario, destacado miembro del partido, decidieron tomar cartas en el asunto. Primero lo hicieron en clave interna. Los concejales, Reyes Tintó y Jesús María Pacios, se reunieron con Francisco Granados, secretario general del PP de Madrid y Vicepresidente del Gobierno de la Comunidad, a quien entregaron la documentación pertinente. Les imagino conocedores del resultado de sus gestiones: fueron expulsados del partido. Por su parte Benito Martín se reunió con Esperanza Aguirre y sinceramente pienso que su profesión de notario debería haber sido suficiente garantía para dar crédito a lo relatado.

Esta semana estos acontecimientos han vuelto a recobrar actualidad. Reyes Velasco de la Cadena SER ha desvelado una trama de espionaje y seguimiento de Tintó, Pacios y Martín.

Los seguimientos comienzan días después de que les quitaran sus competencias como concejales del PP en el ayuntamiento de Torrelodones, tras pedir de manera interna al partido que investigara diversos casos de corrupción en el municipio. Las supuestas irregularidades implicaban principalmente al diputado nacional y secretario local del PP Mario Mingo además del actual alcalde, Carlos Galbeño. Ninguno de los dos informes de vigilancia contiene grandes revelaciones, pero sí copiosa información sobre su vida privada o de sus cuentas bancarias. El dossier del entonces concejal de Juventud, Jesús María Pacios incluye numerosas fotografías con su hija menor en el cine, la calle, o en el parque junto a su pareja. El concejal tuvo durante al menos 9 días un equipo de vigilancia en la puerta de su domicilio que le siguió y registró por escrito todos sus movimientos entre el 1 y el 9 de agosto. En el caso de la concejala de Cultura y Educación, Reyes Tintó, no hay seguimientos porque se encontraba de vacaciones, pero el dossier incluye un informe del patrimonio de su marido y familiares directos. La investigación revela hasta tres entidades bancarias, y saldos de los movimientos de cuenta de la concejal. Con cantidades, número de cuenta y cifra exacta de sus ahorros.

El verano de 2006 fue una sucesión de noticias en torno a los dos concejales espiados, que decidieron romper la disciplina de voto y poner en conocimiento de su partido lo que consideraban comportamientos ilícitos por parte de algunos compañeros de corporación. Entonces y ahora, en las entrevistas de la SER que acompañan a este post, denunciaron acoso y amenazas más o menos veladas procedentes del entorno del PP. El asunto también se denunció ante la fiscalía anticorrupción y la propia Esperanza Aguirre tuvo conocimiento directo del caso.

Conozco a Reyes Tintó: su hijo estaba en el mismo equipo colegial de baloncesto que El Mundanito. Un encanto, como su marido.  Alguna vez hemos hablado del asunto (a instancia mía). Nunca noté atisbo de amargura. Pero su desencanto con la política y la militancia en un partido político eran evidentes. Su vocación y profesión es la enseñanza. A principios de julio del 2006 le ofrecieron la dirección de un colegio concertado de Torrelodones (su hijo y el mío van a otro, en el distrito de Aravaca-Moncloa). A finales de julio la despidieron por las razones que son fáciles de suponer. Pero eso lo pueden ver en el youtube más abajo (su entrevista es la segunda).

Benito Martín poco antes de que fuera sometido a seguimiento, en la primavera del 2006, se había reunido con Esperanza Aguirre para explicar sus sospechas sobre la gestión del suelo en Torrelodones e incluso sus dudas de que los fondos que aportaban profesionales y empresarios para el PP llegaran a su destino y no se quedaran en manos de los recaudadores. El notario lo ha confirmado en declaraciones a la SER. Él mismo había aportado dinero para colaborar en la contratación de los escoltas privados que protegen a los cargos del PP en Euskadi y tiene dudas de que esos fondos llegaran a su destino.

Otro seguimiento, por el tiempo que le dedican de menor relevancia, es al que fue sometida María Luisa Alcanda, la esposa del arquitecto municipal.

Todo en línea con la trama de corruPPción y espionaje de la CAM, bajo la Presidencia de Esperanza Aguirre (quien también lo es del partido). ¡Qué distintas las varas de medir con los de Torrelodones y los imputados del caso Gürtel!

Pero aún hay más. No se me vayan.

Vecinos por Torrelodones es un partido  fundado en el 2007, y cuentan con cuatro concejales en el Ayuntamiento desde las pasadas Elecciones Municipales celebradas en 2007.  Su origen se relaciona con el movimiento vecinal, muy intenso en la zona. Las plataformas electorales surgieron, por lo general, como reacción a los planes urbanísticos desmesurados de algunos municipios. En el caso de Torrelodones, vivió una legislatura 2003-2007 muy convulsa. El alcalde, Carlos Galbeño, afrontó una importante crisis política. La ya mencionada de sus concejales, Jesús Pacios y Reyes Tintó, quienes tras su expulsión del PP dejaron a Galbeño en minoría con siete concejales. El alcalde vio, al mismo tiempo, cómo los torresanos se rebelaban contra su propuesta de construir 1.200 viviendas en el Área Homogénea Norte (AHN), una zona de 128 hectáreas de gran valor ambiental. Sus oponentes políticos, PSOE e IU, también rechazaron esos planes. A pesar de ello, el PP ganó las elecciones municipales y se fijó como prioridad el desarrollo urbanístico del AHN, por considerarlo imprescindible para el sostenimiento de la zona. Y a Galbeño no se le ocurrió mejor idea que subirse el sueldo un 38%. Se convirtió en el segundo alcalde mejor pagado de España. Afortunadamente el delirio apenas duró una semana, por la oposición de PSOE, Actúa y Vecinos por Torrelodones, convertidos en la segunda fuerza política del nuevo Ayuntamiento formado tras las lecciones.

Te lo cuentan tomando una caña y no te lo crees. Pero (desafortunadamente) es todo verídico.

 

22 comentarios

Archivado bajo Madrid, Medios, Política