Archivo de la etiqueta: Finales Conferencia Oeste

Infarto: Lakers 93- Spurs 91 (Socioapatía nos cuenta el 3-1)

28 de mayo de 2008

Los Lakers ganan en San Antonio en un partido con sabor a leyenda. Dos equipos titánicos, luchando concentrados con una intensidad sobrenatural y dando espectáculo durante 48 minutos que dan rabia que no fueran 84. Bryant, Gasol, y compañía están a un solo partido de las finales de la NBA

 

A falta de menos de un minuto por jugarse, los Lakers iban 7 puntos arriba. Dos fallos sangrantes de Gasol en la línea de tiros libres, y un ataque rápido de los Spurs para triple de Ginobili, recortaron la diferencia a sólo 4 puntos. Tras un mal tiro de Kobe Bryant que permitió una nueva transición rápida de Tony Parker, San Antonio Spurs empujó el marcador a un 93-91.

 

 En la siguiente posesión, la Mamba le pasó la pelota a Derek Fisher. El tiro no tocó el aro, y en la lucha por el rebote el balón salió por la línea de fondo. 5.6 segundos para el final del partido y balón para los Lakers. En vez de esperar a que los Spurs cometan una falta intencionada sobre él, Kobe Bryant se pasa de Diva e intenta un tiro saltando hacia atrás que de nuevo no toca ni el aro.

 

Con los Spurs perdiendo por dos puntos y 2.1 segundos por jugar, Robert Horry le cede la pelota Brent Barry a siete u ocho metros del aro. Barry arma el brazo para el triple imposible, pero no ve como se acerca Derek Fisher como una locomotora hasta que casi es tarde. Dribla hacia su derecha, y el base de los Lakers impacta con él. Con décimas por jugarse, y Fisher tan cerca que puede ver los pelos de su nariz, Barry vuelve a armar el brazo y lanza. Falla. Los árbitros no pitan nada. Los Lakers ganan.

 

A éste cronista le pone la piel de gallina la deportividad de los Spurs. Pese a que se pitaron faltas mucho menos claras durante el partido, y a que jugaban en casa, los jugadores y el entrenador han mostrado una nobleza fuera de lo común. “Si fuese árbitro, no habría llamado a eso una falta” comentó Gregg Popopovich. El propio Brent Barry reconoció que “aquello en un partido de temporada regular quizás podría pitarse. En un partido de las Finales de la Conferencia Oeste, nunca”

 

Analizando la hoja de estadísticas de éste dramático choque, destacan los 28 puntos y 10 rebotes (una sola asistencia) de Kobe Bryant. También remarcable el doble-doble de Gasol (10 puntos y 10 rechaces) y su papel de atalaya que reparte el juego desde el poste alto (6 asistencias) Nuestro querido Lamar Odom volvió a la normalidad con un 16-9.

 

Tim Duncan consiguió de nuevo números irracionales (29 puntos y 17 rebotes) pero la buena defensa de Gasol y Odom le hizo fallar 16 (que se dice pronto) lanzamientos a canasta. Tony Parker y Barry añadieron 23 tantos cada uno, y Ginobili firmó una actuación muy tímida, con apenas un 7 en su casillero anotador.

 

Los Lakers tienen 3 oportunidades para ganar el ticket a las Finales. Los Spurs no pueden perder. Mucho más espectáculo el viernes.

2 comentarios

Archivado bajo Baloncesto, Deportes

La Matanza de Texas: Spurs 103 Lakers 84 (la crónica de Sociopatia del 2-1)

26 de mayo de 2008

Los Lakers salieron al parquet con su peor cara, y San Antonio se la partió a base de triples: Los Spurs se recuperan de las dos derrotas a domicilio y descuartizan a LA en su estadio. Mientras que los “abuelos” de la NBA refrescaron sus piernas y su concentración, Bryant y compañía tuvieron malos porcentajes y escasa agresividad.

 

Los Lakers aguantaron el empuje de unos “ahora-o-nunca” Spurs hasta el segundo cuarto. Un parcial de 28-15 en ese periodo puso la primera piedra de la derrota de los angelinos. Ésta vez los tejanos sí que supieron defender su ventaja y aparecieron los secundarios que les faltaron otras noches. Tuvieron un sensacional 10 de 18 en triples, movieron el balón con mucha cabeza (22 asistencias) y pusieron un cerrojo en su pintura anulando penetraciones y tiros cercanos al aro.

 

Manu Ginobili (el primer jugador de la historia en conseguir ganar la Euroliga, un título NBA y un Mundial) tuvo pobres actuaciones en los dos partidos anteriores. Está lesionado en su tobillo izquierdo y tiene arrancada una uña de la zurda. Se pueden decir muchas cosas sobre su estilo de juego rácano y antiestético, pero a agallas al argentino no le gana nadie. Anoche su corazón bombeaba agua helada y consiguió 30 puntos heroicos (5 de 7 en triples) apareciendo justo cuando su equipo necesitaba anotar. Luchador, insensible a la fatiga y con los redaños para pedir la pelota e irse hasta la cocina cuando al resto de su equipo le temblaban las rodillas.

 

Todos los focos estaban en Manu Ginobili, pero el líder de los Spurs sigue siendo Tim Duncan. El gigante bonachón ayer se disfrazó de King Kong y consiguió unos salvajes 22 puntos y 21 (!) rebotes con sus movimientos de otro tiempo y su cuerpo de otra dimensión. Repartió además 5 asistencias, las mismas que Tony Parker (20 puntos), a quien suponemos que su mujer Eva Longoria le felicitó efusivamente en un sitio con menos luz que el AT&T Center.

 

Aparte de su ineptitud para frenar a Duncan, la pareja interior de los Lakers parecía competir por ver quién fallaba más bandejas fáciles. Los números pueden darnos una idea de su aciaga noche (Odom 2 canastas de 11 intentos, Gasol 11 fallos de 18 tiros) pero son incapaces de expresar la vergüenza ajena que supone ver posesión tras posesión a dos tipos enormes saltando a un paso de la canasta y soltar los peores tiros que pueden contemplarse en el baloncesto profesional. Al menos el bueno de Lamar aportó otras cosas (11 rebotes y 6 asistencias) pero Pau andaba por la pista como un diabético con un bajón de azúcar. Su equipo necesita como el comer que vuelva al nivel de los partidos contra Denver.

 

Numerosos engañosos de Kobe. Sus 30 puntos se acumularon en los minutos iniciales, y los últimos compases del partido cuando ya estaba casi todo vendido. Por una vez, Bryant estuvo chupón y fuera de ritmo, tomando malas decisiones y sin recursos para escaparse de Bruce “Karate Kid” Bowen. Después del partido comentó en rueda de prensa que era bueno que los campeones de la NBA les hubiesen “pateado el culo” de esa forma. ¿De verdad? Los Spurs estaban con la moral moribunda después de dos derrotas humillantes y ahora se saben grandes de nuevo. Y con confianza, son el mejor equipo de la NBA.

 

Los Lakers han perdido la oportunidad de resolver una eliminatoria cómoda y tendrán que sudar sangre si quieren pasar a las Finales. Después de la derrota de hoy, necesitan ganar en la cancha de los Spurs (invictos en San Antonio desde el inicio de los Playoff) si quieren luchar por el anillo El marcador de las Finales refleja un 2-1, pero el cuarto partido se jugará como si estuviesen empatados.

2 comentarios

Archivado bajo Baloncesto, Deportes

Simulacro de Partido: LA Lakers 101 San Antonio Spurs 71 (Crónica de Socioapatía del 2-0 de los Lakers en las Finales de Conferencia Oeste de la NBA)

24 de mayo de 2008

Los Spurs no son capaces de olvidarse de la humillante derrota del primer choque de las finales y caen por 30 puntos que podrían haber sido 50. LA Lakers hace las cosas bien, ataca y defiende en equipo, pero de nuevo tiene que ser Kobe Bryant el que dé un paso adelante y remate el partido. Los de púrpura y oro llevan 13 victorias seguidas en su pista.

 

Desde que en el salto inicial el balón cayera en las manos del base de Los Ángeles, el partido no ha tenido historia. Un 5-0 inicial, y varios parciales favorables a los angelinos, que comenzaron concentrados pero con poca agresividad (ni un solo rebote en ataque hasta el tercer cuarto) arrastraron el duelo a un 46-37 al descanso. Después, Kobe Bryant con un mínimo de esfuerzo y un máximo de elegancia, marcó 7 puntos en 2 minutos. Lamar Odom añadió otros 5 con sus movimientos de pies de bailarín del Bolshoi más un mate de videojuego, para un parcial de 20-10 que dejó el partido cerrado con un 66-48 a mediados del tercer cuarto.

 

La segunda unidad supo conservar la ventaja el resto del periodo, e incluso la incrementaron al comienzo del cuarto final con la ayuda de Lamar “de-bueno” Odom y el resto de minutos fueron para los suplentes que casi nunca juegan (una pena no poder ver más a menudo al entrañable Dj Mbenga). Volvió a aparecer el fibroso alero Trevor Ariza, lesionado desde Febrero. Intentó un único lanzamiento muy difícil que entró, y la grada del Staples Center, plagada de famosos, se puso en pie.

 

Por parte de San Antonio volvió a destacar Tim Duncan. De nuevo destrozó a Pau Gasol en el poste bajo, con sus reversos, ganchos y lanzamientos a tabla. Por fortuna para Los Ángeles falló todo los tiros libres que intentó y el impacto de su soberbia actuación fue menor. Pero más allá de sus números (12 puntos y 16 rebotes) si uno de los jugadores más educados y maduros de la Liga (Licenciado en Psicología en Wake Forest) se dedica a echar miradas desafiantes a los árbitros o brama de rabia cuando falla un lanzamiento, es que algo estaba pasando por su cabeza. Algo que al parecer, se contagió a sus compañeros.

 

Porque al resto del equipo tejano se le vio cansado, apático y sin confianza, a remolque de los Lakers durante todo el partido. Ni Tony Parker, ni Manu Ginobili fueron peligrosos en ataque (8 de 23 en tiros de campo) y el antaño baby-Jordan que fue Michael Finley, se quedó en unos discretos 8 puntos. No acertaban nunca a quién presionar en defensa (cuando apretaban a Odom, salía Bryant; cuando hacían doble marcaje a Gasol, éste siempre encontraba a algún compañero libre en el perímetro) y acometieron la canasta rival con la misma ansía y la misma imprecisión que un adolescente a punto de perder la virginidad. Pero resulta que los Spurs son el equipo con la plantilla más vieja de toda la NBA.

 

Las series viajan a San Antonio, pero tras la remontada del miércoles y el baño que han recibido los Spurs en el partido de hoy, tendrán la autoestima más baja que un impotente antes de 1998. Si Los Lakers no se emborrachan mucho el sábado y pueden contener los efectos de la resaca, no parece que el resto de la eliminatoria vaya a tener mucha historia, pero se la contaremos aquí. Con resaca o sin ella.

2 comentarios

Archivado bajo Baloncesto, Deportes