Archivo de la etiqueta: Esteban Hernández

En el Congreso con Esteban Hernández

EH ETP CongresoHoy he estado por primera vez en el Congreso de los Diputados. El motivo fue el coloquio en torno al libro “El tiempo pervertido” de Esteban Hernández. Así que lo primero es agradecer al autor y a la editorial, Akal, por haberme concedido esta oportunidad.

El acto tuvo lugar en la Sala Constitucional del Congreso, presidida por los foto-retratos de los siete padres de la Constitución.

Las intervenciones no solo desmenuzaron el texto de “El tiempo pervertido” también fueron un poco más allá. Lo cual propició un dialogo (de nivel) entre los miembros de la mesa y un debate con los congregados (donde reconocí, además de la gente de Akal, a Lucía Méndez, Fernando Porres, Humberto Ríos, Daniel Bernabé, Álvaro Alonso -con sus alumnos del Instituto-, Mamen Domínguez y Eddy Sánchez).

P..D.: en la foto, de izquierda a derecha: Tomás Rodriguez (Akal), Manuel Monereo (diputado de Podemos), Esteban Hernández, Pepa Bueno (Cadena Ser) y José María Vera (Intermón Oxfam).

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Libros, Medios, Política

Víctor Lenore y Esteban Hernández de nuevo en Madrid

Víctor Lenore y Esteban Hernández continúan el periplo de presentaciones de sus libros, “Espectros de La Movida” y “El tiempo pervertido“. Esta semana regresan a Madrid.

Víctor Lenore estará el miércoles por la tarde (19:00) en La Central de Callao (con Lorena G. Maldonado, Ismael Serrano y el editor Tomás Rodríguez).

El viernes a las 12:30 en la Sala Constitucional del Congreso de los Diputados será el turno de Esteban Hernández (con Pepa Bueno, Manuel Monereo y José María Vera).

P.D.: para lo del Congreso hay que acreditarse. Se puede hacer desde aquí.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Libros, Madrid, Música, Política, Recomendaciones

Solari la pifiaste pero bien!!!

RM¡Solari la pifiaste pero bien! De entrada mandaste el mensaje equivocado al equipo con tantos cambios. ¡Seis! ¿A cuento de qué venían? Hay una semana limpia de partidos. ¿Tanto fue el desgaste en Amsterdam? No encuentro explicación a tantas variantes,  seis, salvo la obligada de Modric (por sanción). Y sobre todo, de entrada, dos aspectos decisivos: la presencia de Marcelo y la ausencia de Vinicius. ¿Por qué? Ambos factores fueron decisivos en el devenir del encuentro.

Los experimentos con gaseosa. Para eso están los entrenamientos. No las competiciones oficiales. ¿Marcelo necesita ponerse en forma? Por supuesto. Pero nunca arriesgando partidos. ¡Insisto, qué se ponga a punto en los entrenamientos! Ayer nos costó el segundo gol (y eso que no fue su peor partido porque aportó algo en ataque, enacciones puntuales).

Con todo lo peor fue la ausencia de Vinicius. Escuche la alineación en el coche camino del Bernabéu. No daba crédito a la suplencia del brasileño. ¿Con 18 años necesita descanso tras una docena de partidos? Y con una semana por delante sin compromisos. Me puso de muy mal humor. A la entrada del estadio comenté a mi hermano, a mi sobrino, a Humberto Ríos, a Esteban Hernández y a quien quisiese escucharme que “vaya, ahora que me hecho fan de Vinicius, me lo dejan fuera”. No era de la partida el jugador que había reactivado el juego del Madrid, el de las incursiones por la banda que sembraban el pánico en las defensas rivales, el de la conexión con Benzema que resultaba mortífera para el oponente. ¡Imperdonable! Estaba claro que Solari había menospreciado al rival. ¿Pesó en su decisión la reciente eliminatoria de Copa? Seguro que sí. Por eso el argentino subestimó al rival (lucha por no descender y llevaba una racha negativa de partidos sin vencer y que rompió en el Bernabéu). En lo que llevamos de 2019 las decisiones de Solari nos han costado dos derrotas en casa: el día de Reyes ante la Real Sociedad y hoy frente al Girona. (También hemos ganado gracias a acertadas decisiones suyas, pero eso desafortunadamente no toca hoy).

En el Real Madrid 1 Girona 2 hubo detalles sintomáticos desde el principio. El primer cuarto de hora fue de los visitantes. Algo impropio cuando se supone que aún tienes aspiraciones en esta Liga 2018/19. Una excelente jugada individual de Lucas Vázquez en el 16, la primera del Madrid, y que, sin tener el premio del gol, sirvió para reactivar a los blancos. A partir de ahí el dominio fue local. Se sucedieron algunas ocasiones, hasta que llegó el 1-0 en un excelente cabezazo de Casemiro a la base del poste (a pase de Kroos).

En esta primera mitad descubrimos que Benzema volvía a las andadas. Huérfano de Vinicius no daba una a derechas. A pesar del buen partido de Odriozola, Lucas Vázquez, Marco Asensio y Ceballos (más adelantado que de costumbre). El francés no llegó a dos balones de gol (en uno pudo tener excusa, pero no en el otro, que nos devolvió esa imagen de indolencia que tanto irrita) y falló un mano a mano (controló mal tras robar un balón a la defensa). Lo peor llegó en la segunda parte: pudo sentenciar tras una brillante internada de Asensio y un pase excelente. Benzema, solo, cabeceó al lateral de la red. Por fuera. Ni siquiera entre los tres palos. En un remate de cabeza similar Portu marcó el definitivo 1-2 (ante un descolorado Marcelo).

La salida del Madrid en la segunda mitad fue un espejismo. Y apenas duró unos minutos. Los que tardaron en ajustarse los dos cambios que Eusebio había efectuado en el descanso. Sobre todo el de Lozano, para tapar la banda derecha de Odriozola y Lucas Vázquez. Solari no solo no supo reaccionar sino que además volvió a equivocarse. Sus tres cambios fueron desacertados. Sacó del campo a quienes mejor habían jugado (Lucas, Asensio y Ceballos) para dar entrada a Bale (no hizo nada), el deseado Vinicius (a quien sus compañeros recurrieron en contadas ocasiones y que en un par de jugadas hizo más que Bale) y Mariano. Especialmente desacertada fue esta última sustitución: Mariano por Ceballos, en vez de por Benzema. Debilitaba nuestro centro del campo, bajaba al francés a la media y le alejaba de Vinicius. Para colmo de males Sergio Ramos acabo expulsado por doble amarilla (min. 89).

Tras el mencionado espejismo inicial de los segundos 45 minutos el Girona se hizo con el partido. Bastantes de sus ataques llegaban a nuestra área con superioridad numérica (más acusado desde el nefasto cambio de Mariano por Ceballos en el 73). El empate era plausible. Como así fue. De penalti, por manos de Ramos: Stuani empataba en el 63.

Las pifias de Solari culminaron con el relatado cambio de Mariano por Ceballos: rompió al equipo en dos. Y el Girona se aprovechó. Portu, quien ya había avisado antes (en otro despiste de Marcelo) con un remate a la escuadra, cabeceó el 1-2 inmediatamente después del relevo, en el 74. El Madrid, a verlas venir, no sabía bien a que atenerse tras la salida de Ceballos.

En la última jugada del encuentro Courtois subió a la desesperada a rematar un córner. Lo hizo, de cabeza. La mandó fuera. Como Benzema. No hay mejor metáfora del mal partido del delantero francés.

Perdiendo 7 partidos en esta Liga, tres de ellos en casa, es imposible aspirar al campeonato.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Exhibición de Benzema en Cornellá

benzema asBenzema dio una exhibición ayer en Cornellá. No solo por los dos goles que anotó, es que le salió todo bien (regates, pases en corto y largo, paredes, cambios de orientación). Cuando en la primera mitad el Real Madrid hacía la presión alta él era el primero en presionar. Mi whatsapp echaba humo con su partidazo. Todos estábamos rendidos ante Karim fuésemos partidarios, detractores o tibios. A pesar de que está entre los mejores goleadores de la historia del club siempre le discutimos su eficacia cara al marco rival. A Esteban Hernández le escribí que si tuviese gol sería Messi.

Esa presión alta, decisiva, y el ritmo de juego actual del equipo, son consecuencia de la mejoría en la preparación física. Los jugadores ahora vuelan. Antes les pesaban las piernas. Y las ideas. Hay un nombre propio en esta mejoría: Antonio Pintus (el que tuvo Zidane). Y un responsable: Solari. Fue el mister quien le recuperó como responsable directo de la preparación física del equipo. Rectificando un claro error del exseleccionador. Porque fue Lopetegui quien le apartó. Con la consiguiente responsabilidad de quien le fichó y permitió tomar tan errónea decisión como la de prescindir de Pintus.

El 2-4 del Madrid frente al Espanyol se me antoja corto. 1-3 al descanso y 1-1 en la segunda mitad.

A los dos minutos de partido Vinicius efectuó el primer remate a puerta. Fue su única jugada positiva en la primera parte. Hasta la pared con Benzema en el tercer gol al filo del descanso. En la segunda mitad le sustituyó Gareth Bale. El primer balón que tocó el galés fue gol. El 1-4. Resumiendo: se tiene gol o no se tiene. Vinicius es joven y la puntería se entrena.

El Madrid de la primera mitad, sobre todo en los primeros 25 minutos, fue una apisonadora. Me recordaba al Djokovic de la final del Open de Australia frente a Nadal. Un vendaval. Dominando todas las facetas del juego. Con velocidad y profundidad. Y mucha inteligencia. Conscientes de la debilidad del centro de la defensa catalana (tres centrales eran baja y Hermoso reaparecía) no solo se jugaba por las bandas, también se buscaba entrar por el centro. Así llegó el 0-1. Modric se coló en el área, por un pasillo central que se cocinó el mismo, como si fuese un cuchillo afilado entrando en un bizcocho espumoso. Su remate, con el exterior, en el mano a mano fue muy bien rechazado por Diego López. El rechace llegó a Benzema quien remachó a la red. El francés estaba en la posición del 9: en el sitio justo en el momento adecuado. Como si fuese un killer del área. Iban tres minutos de partido.

Diez minutos después Modric, de nuevo, desde el vértice derecho del área grande, en un saque corto de esquina (los odio) puso la pelota en la cabeza de Sergio Ramos. 0-2. Para hacerse una idea de la fragilidad defensiva del Espanyol tan solo comentar que Ramos se impone en el salto a ¡Casemiro! Dos madridistas libres de marca.

Baptistao hizo el 1-2 en el 24′ aprovechando unos despejes blandos de la defensa madridista. El Madrid siguió controlando el partido, pero sin tomarse tantas alegrías en ataque. Modric, Kroos y Casemiro manejaban el encuentro a su antojo. Estábamos viendo las mejores versiones de los tres.

Al filo del descanso llegó el 1-3. Un ataque conducido por Benzema, se apoyó en Vinicius, con quien ejecuta una pared, y marca un golazo desde ese espacio entre los dos vértices de las áreas grande y chica: un disparo cruzado con efecto que batió sorprendiendo al meta rival.

No todo van a ser buenas noticias. En la reanudación no salió Sergio Ramos, tocado por un golpe recibido. Le sustituyó Nacho. Las otras malas noticias llegaron en forma de tarjetas. Bastantes amarillas (Carvajal, excelente hoy, se pierde el siguiente partido) y una roja. Varane fue expulsado en el 71 (con 1-4 en el marcador).

El cuarto gol fue obra de Bale. La presión alta volvió a surtir efecto. Un muy adelantado Nacho achuchó en la banda a Baptistao (quien había bajado a ayudar en defensa). Lucas Vázquez le apoyó y robó la pelota. Se la cedió a Benzema, quien caracoleó dentro del área y se la devuelvió a Lucas (al borde del área pero ya más centrado). El balón acabó llegando a Bale. El galés de espaldas la tocó de tacón, se la adelantó y remató con la zurda al interior de la portería local.

La expulsion de Varane trastocó todo. Isco que iba a salir se quedó en el banquillo. Solari retocó la defensa dando entrada a Marcelo (Reguilón fue titular) por Modric.

El 2-4 de Rosales (un golazo) no fue anulado porque Marcelo se quedó enganchado y habilitó al artífice del tanto.

El Madrid encadena tres victorias seguidas y jugando bien. Creando ocasiones. Solo hay que mejorar en defensa. Pero lo importante es que hemos recobrado la fe y la esperanza.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Psicodelia en la cultura visual de la era beat (1962-1972)

Psicodelia CdBAAyer por fin conseguí ver la exposición Psicodelia en la cultura visual de la era beat (1962-1972) en el Círculo de Bellas Artes. Lo había intentado dos veces antes y no pude. La última vez fue el lunes, aprovechando la presentación del libro de Esteban HernándezEl tiempo pervertido“. Pero los lunes las exposiciones del Círculo están cerradas.

La nueva intentona fue a raíz de la presentación del libro “La llama” de Leonard Cohen, traducido por Alberto Manzano, en Blanquerna. Al igual que el lunes llegué al Círculo una hora antes de la presentación. Y esta vez sí pude disfrutar.

La exposición me impactó. Vi los discos de mi infancia, adolescencia y juventud. Los tuve casi todos. Y descubrí con alegría que Los Bravos y Los Brincos habían llegado a Checoslovaquia. Porque la muestra esta comisariada por Zdenek Primus, historiador checo de Arte.

Brincos Bravos

De Bravos nos encontramos el LP “Black Is Black” al lado del “Contrabando” de Brincos (portada de Iván Zulueta). De Brincos hay dos más, el segundo LP y el “Mundo, demonio y carne“.

Tener a un historiador de arte significa que la base de Psicodelia en la cultura visual de la era beat (1962-1972) es el maravilloso grafismo que se desarrolló tanto en portadas como carteles de conciertos (especialmente acertados -y crearon escuela- los desarrollados en San Francisco anunciando las actuaciones en el Avalon, Winterland o Fillmore). Es muy interesante observar la evolución de los primeros pósters de los conciertos del Avalon a los más elaborados del Fillmore.

Primeros carteles

Otro aspecto a destacar de los carteles es ver la programación que anunciaban: como las nuevas bandas de la bahía de San Francisco alternaban en los escenarios con las leyendas del blues y del rhythm & blues como Big Mama Thornton, Bo Diddley, James Cotton, etc. Y también con las nuevas bandas de blues (blanco) que se estaban formando (Butterfield Blues Band, Blues Project, Janis Joplin con Big Brother & The Holding Company, etc.).

También hay clásicos como el póster de Zappa en el retrete, que adornó mi habitación para horror de mi madre. Respiró aliviada cuando lo quite. Y se preocupó mucho más cuando lo reemplacé por uno de Bowie (el de “Hunky Dory“).

Zappa

Psicodelia en la cultura visual de la era beat (1962-1972) está en la Sala Picasso del Círculo de Bellas Artes hasta el 20 de enero de 2019. Altamente recomendable. Y les dejo con un texto del programa:

“Como dijo Paul Kantner, de Jefferson Airplane, la música rock significó para toda una generación una nueva forma de comunicación, que transformó la mentalidad de los jóvenes y su forma de percibir la vida. A través de elementos procedentes del mundo de la música y de la escena alternativa, esta muestra intenta evocar el espíritu que impulsó a gran parte de una generación que, a través de su aspecto, preferencias musicales y, en cierta medida, actitud política, denunciaba y rechazaba las convenciones imperantes y que encontró en la música una vía de escape.”

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Arte, Cultura, Música, Recomendaciones

Planazo para el lunes

EH CBAA este paso me van a gustar los lunes. Cada vez se celebran más cosas interesantes. Para abrir la semana con buen pie. Este próximo lunes hay un planazo: la puesta de largo de forma oficial de “El tiempo pervertido” de Esteban Hernández, que ya está por su segunda edición. Será en el Círculo de Bellas Artes a partir de las 19:00 horas.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Libros, Política

Nuevo libro de Víctor Lenore: “Espectros de La Movida”

Espectros de la movidaHace unos días me congratulaba de la edición del libro de un buen amigo en la misma editorial que ha publicado mis dos últimos. Se trataba de “El tiempo pervertido” de Esteban Hernández. Hoy repito faena con “Espectros de La Movida. Por qué odiar los 80” de mi buen amigo Víctor Lenore. Y también está editado por Akal.

Anoche empecé a leerlo: la idea era hacerlo “en diagonal” para recabar datos e información para una ponencia que tengo que dar en la Facultad de Educación de la Complutense dentro de dos semanas. Y me enganchó totalmente. Ni diagonal ni leches. Me costó trabajo dejarlo. Que es lo mejor que te puede pasar con un libro, al menos es lo que sucede con los buenos. Y este indudablemente lo es.

Tenía mis prevenciones al respecto, todo hay que decirlo. Precisamente por la amistad que nos une suponía por donde irían los tiros. Y no tengo porque estar de acuerdo con Víctor en esto. Hace unos meses me tranquilizó: “He charlado con Sabino Méndez y me ha aportado puntos de vista muy interesantes. Cercanos a los tuyos. Él vivió esa época.”. Dicho lo cual solo me queda por añadir que “Espectros de La Movida” me está sorprendiendo muy gratamente. No es lo que me esperaba. Bueno, lo es pero no de la manera que suponía. Lo cual es una enorme alegría. Por varios motivos.

El primero porque aporta (al menos en la primera mitad, que es lo que llevo leído) un análisis critico y riguroso de la informacion disponible (que es mucha). Hay otro motivo, en mi opinión el más decisivo: es un relato del poder y su relación con la cultura popular. Como el poder usa, corrompe y manipula expresiones artísticas para su propio beneficio e interés (que no es otro que mantenerse en el poder, valga la redundancia). Y como los creadores (la mayoría) entran al trapo. Por egoísmo, ambición, vanidad, etc. Obvio que para ser artista si no tienes ambición no triunfas. ¿Pero qué precio están dispuestos a pagar? Recuerdo que en su día pocas voces clamaban contra los cachés exagerados que pagaban ayuntamientos y autonomías. El poder político destruyó, en complicidad con artistas y managers, las iniciativas privadas. Las de los empresarios y promotores locales, las de los dueños de salas, teatros y discotecas. Esas pocas voces discrepantes repetimos un par de décadas después sobre lo mismo, pero esta vez referido a los festivales de música. Seguimos clamando en el desierto. Se están repitiendo los mismos errores.

Un ensayo sobre las relaciones del poder y la cultura igual no es novedoso. Sí lo es sobre nuestra reciente historia, la que alguien definió como “el movimiento adolescente más documentado de la historia”. Un fenómeno que proclamaba el hedonismo (nada malo hay en ello, es una característica de la música popular) y en el que la mayoría de sus figuras más destacadas reivindicaban el hastió que les producía el antifranquismo y despreciaban a las brillantes generaciones anteriores de músicos y creadores en un claro  postureo elitista.

Hasta ahora las voces criticas eran excepciones en la glorificación de La Movida. Este libro de Lenore supone un punto y aparte. Y es precisamente por esto por lo que se hace necesario. Indispensable.

Cómo no te va a atrapar un libro que arranca así:

“Otoño de 2015. Vuelvo a casa en avión de un sarao cultural. El comandante habla por megafonía: «Estimados pasajeros, estamos a punto de aterrizar en el Aeropuerto Adolfo Domínguez de Madrid». Se escucha alguna risa. En 2014, al aeropuerto de Barajas, le añadieron el nombre de Adolfo Suárez,…”.

Pres Lenore

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Libros, Música, Recomendaciones