Archivo de la etiqueta: ERE

¿El PSOE de Andalucía me ha robado a mi?

¿El PSOE de Andalucía me ha robado a mi? Lo pregunto porque no soy andaluz ni vivo en esa estupenda autonomia. Vivo en Madrid capital y en el último cuarto de siglo, que se dice pronto, me ha robado principalmente el PP (en la Comunidad y también en la ciudad, salvo el lapso de estos últimos años con Manuela Carmena de alcaldesa). Y me hago la pregunta porque de repente en las redes o todos somos andaluces o nos hemos solidarizado inmediatamente con ellos. Esto último es especialmente aplicable a las derechas, siempre tan atentas. Les ha faltado el #jesuisandaluz o #todossomosandaluces.

Volviendo a la pregunta del enunciado: ¿igual los del PSOE andaluz me han robado y no me he enterado? Los políticos son muy hábiles y yo a veces peco de pardillo.

No me malinterpreten ni saquen conclusiones equivocadas: no estoy defendiendo la barbaridad del asunto de los ERE. Ni mucho menos. La cantidad defraudada durante una década es obscena. Y, por supuesto, la actitud de los gobernantes y dirigentes políticos es totalmente reprobable. Como ha dictaminado el tribunal que les ha juzgado. Incluso me atrevo a opinar que los condenados por inhabilitación han salido bien parados. Porque ya estaban inhabilitados de cara a la opinión pública. ¿Quién en su sano juicio los iba a nombrar para algún cargo? Sería suicida.

Pero me permitirán que establezca mi propio ranking de prioridades en esto de la corrupción. Mi lista la encabeza la familia Pujol (paraísos fiscales incluidos), seguido de ese 3% de comisiones bajo cuerda de CiU. Que resultó ser más que un 3% y CiU ya ni siquiera se denominan así. Por no mencionar el caos que han montado para protegerse y demostrar su fuerza. Le están dado un jaque a la unidad de España.

Una vez aclarada la cifra del fraude (679,4 millones de euros), que no son ni mucho menos los miles de millones que nos han contado (los mismos que nos han creado la sensación de haber sido robados a gallegos, castellanos, catalanes, madrileños, etc.), incluyo un gráfico extraído de El País.

El País

 

Las preguntas claves de este asunto son: ¿qué es lo de los ERE y cuál es su funcionamiento? Copio y pego de El País: “La sentencia establece que, para dar respuesta a las dificultades económicas de empresas radicadas en Andalucía, el Gobierno autónomo estableció, entre 2000 y 2009, un sistema de “ayudas sociolaborales y ayudas directas a empresas en crisis” financiado con dinero público. Las ayudas se tramitaban con un expediente de subvención excepcional que eludía la fiscalización de la Intervención General de la Junta de Andalucía.”.

¿Entienden ahora, que no siendo residente ni empresario en Andalucía, me pregunte si el PSOE andaluz me ha robado?

1 comentario

Archivado bajo Medios, Política

Sentencia de los ERE

Alejandro Ruesga El País

Tras nueve años de investigación hoy se ha conocido la principal sentencia sobre el caso de los ERE. Se produce casi un año después del juicio, en el que han estado implicados 507 imputados/investigados. 21 responsables políticos y técnicos de la Junta de Andalucía (JdA) han sido juzgados. Entre estos 21 acusados hay dos expresidentes de la Junta y que también lo fueron del PSOE. Este asunto ERE nos ha dejado la foto fija del cortijo socialista en Andalucía.

No por esperada la sentencia deja de ser demoledora. Se han aplicado las sanciones más duras (cercanas a las peticiones de la Fiscalía). De los 21 acusados solo han sido absueltos dos: el exinterventor general de la JdA Manuel Gómez y el jefe de sus servicios jurídicos, Francisco del Río.

De los nombres conocidos Magdalena Álvarez (que ademas posteriormente fue ministra), Manuel Chaves y Gaspar Zarrías han salido bien librados, dentro de lo que cabe: nueve años de inhabilitación por prevaricación. A José Antonio Griñán le han caído seis años de prisión por malversación y prevaricación (más 15 de inhabilitación). La condena se refiere a su época de consejero más que a la de presidente de la Junta. Aún recuerdo cuando en redes algunos me defendían la inocencia de Griñán y (mi olfato) les negaba la mayor. Esos abogados defensores de pacotilla quedan ahora en evidencia. Queda por ver si se lucró (no lo creo). Porque una cosa es el conocimiento (y dejar hacer) y otra muy distinta es trincar. Sobre esto último dudo que sea el caso.

La sentencia no es firme y puede ser recorrida al Tribunal Supremo.

¿Y qué pasa ahora? José Antonio Zarzalejos hoy en El Confidencial escribía que esta sentencia era uno de los dos “bazukazos” contra el pacto de Pedro Sánchez-Pablo Iglesias. No estoy de acuerdo con él. El paralelismo entre las sentencias de corrupción del PP y PSOE son evidentes. Pero no son lo mismo. Hay diferencias:

  • El PP como partido político sí fue condenado (ademas de varios de sus dirigentes y líderes autonómicos). Algo que Ciudadanos parece olvidar de forma sistemática. Esta sentencia (como en otras que afectan al PP) juzga a individuos. El PSOE no ha sido juzgado ni condenado.
  • El entonces líder del PP (y presidente del gobierno) Mariano Rajoy estaba al frente del partido y ocupaba cargos de máxima responsabilidad durante los hechos juzgados.
  • Pedro Sánchez no era secretario general del PSOE cuando sucedió esta basura de los ERE. Es más, algunos de los condenados formaron parte del golpe conspirativo que le desalojó de la secretaria general del partido y quiso colocar a Susana Díaz (protegida de Chaves) al frente del PSOE.
  • Otra cosa es lo de Carmen Calvo. Fue consejera de Cultura de la JdA entonces y es la persona más cercana a Sánchez y a este asunto (en el que no ha tenido nada que ver). Pero los de siempre enredarán al respecto.

Habrá que esperar a conocer el contenido completo de la sentencia para cifrar la cuantía defraudada (sobre la que se ha especulado profusamente).

 

Deja un comentario

Archivado bajo Medios, Política

El debate de los candidatos

El Periodico

Unas lineas sobre el debate de los candidatos y las cosas que me han llamado la atención, además de opinar al respecto. Lo primero que me chocó antes del debate, producto de estos tiempos porque no hace tanto tiempo esto pasaría inadvertido, era que son candidatos. Es decir, no hay ni una sola candidata (lo comentó Ana Blanco al inicio y sobre las 23:20 Pablo Iglesias recogió el guante). El segundo aspecto es el referido a la imagen. Santiago Abascal y Pablo Iglesias se salieron del molde. Abascal sin corbata e Iglesias en mangas de camisa (con corbata).

Respecto a Abascal lo cosa tenía su miga. Escribí al respecto en las redes. Adjunto captura de pantalla:

Abascal

Diego Herranz en un comentario en mi muro de Facebook resaltaba que además iba depilado. El acabose porque como le contesté “no es hombre de pelo en pecho… menuda decepción”.

Mi impresión del debate, más allá de preferencias personales, es que Pablo Iglesias (quien no es santo de mi devoción) volvió a salir triunfador del envite. Como en las elecciones anteriores. Aunque ese tono de profesor dando la lección tira para atrás. Se puso pesado con lo del pacto PP/PSOE. Se ha convertido en su mantra. A pesar de los desmentidos de ambos. El tono comedido le sienta bien. ¿Cómo era eso del lobo con piel de cordero?

Abascal respondió a las expectativas. Fiel a su guión. Exagerando y poniendo el foco demagógico en asuntos que sirvieron tanto a Albert Rivera como a Pedro Sánchez para desmontarle. Que por otra parte da igual. Porque quien vaya a votar a Vox estos asuntos no les afectan (como la mamandurria del salario de la Comunidad de Madrid por no hacer nada) e incluso algunos temas les parecen bien (concretamente el de las autonomías).

Rivera, en horas bajas, estuvo mejor de lo esperado. Se lo jugaba todo a esta carta. Veremos el domingo si le ha servido de algo (incluida la parafernalia con la que adornó eficazmente sus intervenciones). Tuvo para todos (un poco más contra Sánchez).

Pablo Casado me decepcionó. Llegaba avalado por la subida en las encuestas. Tenía una gran oportunidad para afianzarse. Y se enredó. Olvidó que era del PP, partido que ha tenido responsabilidades de gobierno. Como le recordó Sánchez en referencia a Cataluña. Y Albert Rivera también lo hizo. Asimismo le enredaron y cayó en la trampa. En un intercambio con Rivera le pidió árnica recordando que no estaban para pelearse entre ellos, que el enemigo era Sánchez. Hubo  un momento divertido en el que los tres partidos de derechas se reprochaban los unos a los otros. Pero como advirtió luego Pablo Iglesias ahora discreparán pero pactan y gobiernan juntos. Me sorprendió su mala educación: interrumpía cuando no le venían bien las replicas que recibía. El viejo truco de hablar al mismo tiempo para que no se escuche al adversario. De pijo de colegio de curas.

El presidente en funciones, Pedro Sánchez, tenía todas las de perder. Y poco que ganar. Como escribí en su día (24 de septiembre) era Sánchez contra todos o todos contra Sánchez. El debate escenificó lo que aventuraba (en los últimos 10 días este concepto se ha reflejado en los análisis de varios medios). Antes del debate me preguntaba sobre que Sánchez veríamos. ¿El del primer debate de las elecciones pasadas? Apagado, distante. ¿O el del segundo? Con chispa y manejando datos y hechos. Afortunadamente para el PSOE fue esta última versión. Estuvo fajador y conectó varios directos. A derecha e izquierda. Los intercambios con Iglesias fueron más leves (en este aspecto el líder de Podemos estuvo más duro con él, aunque sin pasarse). Se sacó varios conejos de la chistera: tres medidas para afrontar soluciones para Cataluña y propuso que de no haber pactos gobernase la lista más votada. Esta última propuesta es arriesgada desde el punto de vista socialista, porque el PP puede ganar las elecciones (no lo creo, pero las encuestas reflejan grandes subidas de la formación de Casado). El mayor error de Sánchez radicó en no despejar las dudas que presentan sus posibles alianzas con los separatistas. Tenía fácil dar la respuesta. Incluso sin comprometerse. Si estamos en esta repetición electoral, es por varias razones una de las cuales fue por no contar o buscar ese apoyo. Casado le acorraló con esto dos veces. Y Rivera hizo lo propio con los ERE de Andalucía. En resumidas cuentas, salvo estos dos aspectos hacia el final del debate, Sánchez salió bien parado.

Las alocuciones finales de los cinco candidatos, un minuto cada uno, fueron más de lo mismo, pero sin turnos de replicas. Expresaron su discurso sin cortapisas. (Casado en su gestualidad, y su barba, me recordó a Alberto Garzón de IU).

La decisión está en las urnas. El próximo domingo lo sabremos.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Política

La Cultura ausente de nuevo en el debate (salvo una breve mención al final)

EL PAÍS

Nuevamente la Cultura fue la ausente en el debate. Han sido dos debates. En ambos se pasaron por alto los asuntos culturales. Esto es tan lamentable como penoso. No solo implica no entender el inmenso legado de nuestros valores culturales (arte, literatura, música, etc.) y de nuestro patrimonio histórico-artistico, también representa una tremenda ceguera respecto a lo que representa y representará la Cultura en el PIB presente y futuro. Tan solo se mencionó un minuto terminando el segundo debate, ya pasada la medianoche, justo antes de las alocuciones finales de los candidatos.

Centrándonos en el segundo debate: Pablo Casado remontó. Era imposible que lo hiciese peor. Tuvo más protagonismo que en el primero y llevó la iniciativa en unos pocos temas. Pero en la mayoría de los cruces directos con los otros tres candidatos llevó las de perder. El domingo, en las urnas, veremos como ha salido de estas dos intervenciones. La segunda, mejor que la primera, le servirá para dejar mejor sabor de boca entre los suyos y los indecisos de la derecha. Estuvo más claro en sus mensajes, que repitió buscando el caladero de votos más derechistas.

Si Casado tenia fácil mejorar para Albert Rivera era bastante más complicado. Gastó muchas balas el primer día. ¿Le quedaba munición? Alguna tuvo. Soltó varias andanadas a los otros tres e incidió en conceptos del debate anterior. Su fogosidad fue más a la hora de interrumpir. Hasta el punto que Pablo Iglesias le reprendió y acabó llamándole impertinente (aparte de maleducado). Antes del descanso nos ofreció su imagen de “hombre de estado” pidiendo un pacto de todas las fuerza en temas tan delicados como la muerte digna y la eutanasia. Aquí dejó en fuera de juego al PP (como sucedió con el aborto donde Casado patinó). Repitió faena en la segunda parte con Pedro Sánchez en el tema de los ERE en Andalucía. Muy efectivo el rollo de papel que desplegó –y casi llegaba hasta el suelo– con los casos de corrupción del PSOE.

Pablo Iglesias daba la impresión de saber de lo que hablaba. Dominaba los datos. Se podrá estar de acuerdo o en desacuerdo con sus planteamientos, pero maneja muy bien su información. Sus propuestas fueron claras y concretas (como la reforma del Código Penal en ref. a la violencia de género, la subida de los impuestos en los tramos superiores de ingresos, etc.). Establecido el parámetro de defensa de la Constitución en este segundo debate volvió a referirse a ella (no tan frecuentemente) para apoyar sus argumentos.

Pedro Sánchez no estuvo tan comedido. Atacó a PP y Ciudadanos. Recordó la existencia de Vox. Y el apoyo que la “ultraderecha” (así se refirió a ellos en repetidas ocasiones) daba al gobierno PP/Cs en Andalucía. Y también interrumpió para atajar bulos. Algo que no hizo el primer día. Dejó pasar por alto asuntos porque no podía, ni debía, estar a todas y caer en el error de Rivera. Aprovechó para dejar claros algunos datos sobre el sistema nacional de salud. Y recordó que PP, Ciudadanos y los independendistas rechazaron sus presupuestos provocando la convocatoria de estas elecciones generales. (Podemos se abstuvo en la votación parlamentaria).

Las espadas están en alto. El domingo sabremos. De momento dejo el pronostico de quien acertó en las andaluzas. Su proyección para el 28 de abril se aleja de las encuestas que hemos estado viendo hasta ahora.

28 A

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Política

¿Qué lleva Alaya en su maletín?

alaya

¿Qué lleva la juez Mercedes Alaya en su maletín? Abundan las fotos de su señoría con el troley.Tanto antes como después de las cefaleas que la han tenido varios mese de baja (incluso fue hospitalizada).

No me he pronunciado sobre el caso de los ERE de Andalucía, el caso más importante que lleva Alaya. Por varias razones. La principal es mi ignorancia al respecto. Y por mi falta de conocimiento surgen datos que no entiendo. Los medios partidistas incrementan esta ceremonia de la confusión. Resumo la lista de cosas que no comprendo o desconozco:

  • ¿De cuánto dinero estamos hablando? La prensa de derechas repite con insistencia 1.000 millones. ¿De euros o pesetas? En un principio pensaba que eran pesetas y que intencionadamente usaban la conversión de euros a pesetas para manipular. Recuerdo una cifra de 8.5 millones de euros de antes de la baja médica de Alaya. Hace unos días un informe de la Guardia Civil disparaba la cifra hasta los 50 millones de euros (se aproxima a los mil millones de pesetas).
  • ¿Los mil millones, en este caso de euros, son el montante total de los ERE falsos más los verdaderos?
  • Parece que todo esta impresentable corruptela se ha ido produciendo durante 10 años. ¿Dónde están las responsabilidades políticas? Y apunto alto: a la Presidencia de la Junta de Andalucía. Manuel Chaves primero, quien abandonó el cargo cuando Zapatero lo nombró Vicepresidente 3º del gobierno, y después su sucesor José Antonio Griñán. Este fue Consejero de Economía y Hacienda bajo Chaves, es decir el responsable de las cuentas durante la mayor parte de la andadura de la trama que se puso en marcha. Para más inri Chaves era Presidente del PSOE y le sustituyó Griñán.
  • El PSOE nos vende que han dado todo tipo de facilidades para el esclarecimiento de los hechos. Y ponen como prueba que la Junta se ha personado en la causa como acusación particular. Igual ha hecho el PP en el caso Gürtel. Lo de personarse es el truco del almendruco. Sirve para manipular a la opinión pública y sobre todo para estar al tanto de lo que se cuece en los juzgados.
  • En el punto anterior establecía -sin querer- un paralelismo PP/PSOE y los casos Gürtel/ERE. No sé si es acertado o no. El asunto pepero implica a varias CCAA. El socialista de momento se ciñe a una CA. Aunque hay voces que apuntan ramificaciones en Cataluña. Si el montante de los 1.000 millones de euros resultará cierto es poco probable que se circunscriba solo a Andalucía.
  • La mayor diferencia entre los dos casos más graves de corrupción que afectan a ambos partidos es que mientras en el EREgate se han producido detenciones (20) en el caso Gürtel y derivados (Bárcenas, Camps, Sepulveda, etc.) no hay nadie entre rejas (Correa ya está en la calle). De hecho la única víctima hasta el momento ha sido la del juez Garzón, quien destapó el caso.

Tampoco entiendo como Guerrero, ex Director General de Trabajo de la Junta de Andalucía, fue detenido, puesto en libertad, y ahora ha vuelto a ser encarcelado de nuevo. Salvo que su puesta en libertad respondiese a una estrategia de seguimiento y vigilancia.

Veremos que pasa con todo esto…

13 comentarios

Archivado bajo Política

La Reforma Laboral dispara los ERE no pactados

El País titula en su Web “Los ERE sin acuerdo se disparan tras la reforma laboral“. Extraigo algunos datos de esta y otras informaciones, sobre datos del ministerio de Empleo:

  • El número de afectados por Expedientes de Regulación de Empleo aumenta entre enero y mayo un 53%.
  • Desde que entró en vigor la reforma, los ERE impuestos por el empresario se multiplican por nueve.
  • Los expedientes que acaban sin pacto suponen el 68% del total en mayo. En el mismo mes del año pasado fueron un 10%.
  • Los 30.000 asalariados que en mayo sufrieron algún tipo de regulación de empleo suponen un 76% del total, cuando en enero, justo el mes anterior a la aprobación de la reforma laboral, representaban un escaso 7%.
  • Más de 176.000 personas resultan afectadas por ERE en los cinco primero meses del año.

Nunca compré que facilitar el despido (y empeorar las condiciones laborales de paso) crearía empleo, mejorando las cifras del paro. Lo  lógico era que aumentase el desempleo. Esto me recuerda a otra medida del PP: la Ley de Liberalización del Suelo. Nos vendieron que bajaría el precio de los pisos. Pero sucedió justo lo contrario. Y de hecho fue el origen de la burbuja inmobiliaria.

5 comentarios

Archivado bajo Crisis, Política

El reino del eufemismo o cuando las palabras mienten (por Antonio Gómez)

29 de diciembre de 2008

el-roto

El Roto. El País

Estamos en crisis, y mis patronos con ella. Ellos han arruinado la empresa con su mala gestión, pero es algo que no tiene demasiada importancia, porque como es bien sabido, la primera, y a veces única, receta que saben utilizar los señores de la mina para sanear sus economías, anden estas enfermizas o saludables, es siempre poner curritos de patitas en la calle. Y lo peor es que estoy de acuerdo, que acepto esta perversa lógica del despido inmediato. A estas alturas, y después de tantas batallas perdidas, ya soy lobo sin dientes y hace tiempo que transmuté la conciencia de clase en envidia de clase. Me da vergüenza confesarlo, pero ya no pretendo colgar a los ricos sino tan sólo que me permitan acceder a sus cotos de caza con escopeta y no de ojeador, como hasta ahora. No es que el despido (“jubilación anticipada” le llaman para no incomodar) me vaya a forrar de millones, pero al menos me permitirá dedicarme a rascarme la barriga, que es la riqueza de los pobres. Así pues, nada tengo contra irme al paro. Lo que no puedo admitir, miren por dónde, es que encima me insulten. 

Y ya nos vamos acercando al tema

En la negociación de los despidos, la empresa comunicó un plan que en su segundo punto incluía realizar un “listado de posiciones afectadas”, y hasta ahí podíamos llegar. Estoy dispuesto a ser despedido y a engrosar la fila de los parados, los jubilados forzosos o incluso los viejos verdes, pero dejar de ser el hijo de mi madre (y mi padre, que algo puso) para acabar la vida convertido en una “posición afectada” es algo que supera mi capacidad de aguante y me invita al suicidio digno antes de caer en esa categoría de subhumanos recién inventada en algún master estadounidense.

 

Ya me jode ser “consumidor”, que es el pozo lingüístico en el que hemos caído los “ciudadanos”. Más aún haber formado parte en los últimos años de la reata sin nombre de los “recursos humanos”, que es como en esos masters enseñan a sus diáconos a llamar a los “trabajadores”. Pero cambiar la noble condición de “jubilado”, “parado”, despedido” o “cesante”, que invitan a la plácida contemplación de jóvenes paseantes y culos reventones desde la cálida tapia de cualquier obra, por la de “posición afectada”, que retrotrae al santuario de Santa María de la Cabeza o incluso a Numancia, es una indignidad personal que trasciende el caso concreto para convertirse en demostración patente de cómo la perversión del lenguaje reduce las personas a cosas y trasforma la realidad hasta traicionarla.

 

Y aquí entra en juego el eufemismo

 

No soy un fundamentalista de llamar al pan, pan, y al vino, vino. Entre otras cosas porque el pan puede ser candeal o de leña, barra, hogaza, rosco, baguette o pistola, y del vino ¿qué decir?: que del tetrabrik al tapón de corcho hay una gama de matices inabarcable. En cambio me gustan las cosas claras y el chocolate espeso. Me viene desde niño, ¡qué puedo hacer yo! Las palabras definen conceptos con los que elaboramos pensamientos, y si se pervierte su significado se nos impide llegar a conclusiones válidas y se nos condiciona la vida. En definitiva, se nos manipula y limita.

        

Desde luego no es novedad el enmascaramiento del lenguaje, se ha hecho siempre por razones morales o políticas, hasta llegar en los últimos años a esa peligrosa plaga de lo políticamente correcto, el eufemismo de todos los eufemismos, la madre de todas las batallas, la escoba que esconde la basura debajo de la alfombra, pero no la incinera. Se practica en todos los terrenos, pero en el laboral es casi una tradición.

 

Hubo otros tiempos en los que los “obreros” desaparecieron de España convertidos en “productores”. Con la aparente pretensión de ennoblecer el trabajo cambiando la denominación de origen de quienes lo realizaban, lo que se intentaba era en realidad borrar el pasado reivindicativo de la clase obrera, que les aterrorizaba. Era cuando el 1º de mayo no era el día de los “trabajadores”, ni siquiera de los “productores” sino la fiesta “del trabajo”, así, en genérico, para con esa falsificación semántica (e histórica) incluir en el mismo lote no solo a los curritos, en cuyo honor y luchas se había constituido la festividad, sino también a los patronos, copartícipes, mientras se enriquecían, de esa utopía eufemística de la hermandad de clases que se concretaba en aquel sindicalismo apellidado vertical.

 

Y aquí volvemos al principio

 

Desde entonces, ¡qué vuelco han dado las cosas! Con la ascensión a los cielos del Caudillo por la gracia de díos, a las nubes volaron los “productores” y volvieron al diccionario los “obreros”. Todos nos pusimos a bailar sevillanas. (“Cada calle con sus nombres / ni roques, ni reyes / ni santos, ni frailes”, había cantado Meneses en la hermosa copla de Paco Moreno Galván). Pero todo cambia: con la postmodernidad los socialistas cambiaron la pana por la arruga, los obreros pasaron a ser empleados, los jefes de personal se transformaron en Directores de Recursos Humanos y los ciudadanos en consumidores. Pero está es, camaradas, la última frontera de la lucha final… Ser “posición afectada” me supera y os pido que os unáis a mí en una oración por mi humanidad perdida.

 

En cualquier caso, y fuera de bromas, no son las palabras las que mienten, sino quienes las utilizan de manera torticera, quienes aumentan con ellas nuestra ignorancia y no nuestro conocimiento. No hay que fiarse de los que escriben (escribimos), porque las palabras son balas en la guerra de las ideas, y hay que calibrarlas bien para saber de qué lado estamos. Hubo un tiempo, me gustaría decir que ya histórico, en los discursos políticos y los editoriales periodísticos había que leerlos entre líneas para intuir lo que realmente querían decir. Ahora tenemos que mirar con lupa cada palabra para saber lo que se esconde bajo ella. Cada cara tiene una cruz, cada concepto un eufemismo. No permitamos sin patalear que nos reduzcan a “posición afectada”, que ya lo escribió don José Bergamín:

 

“Jugando con las palabras

Se juega con la verdad

Y la mentira del alma”

chumy3

Chumy Chúmez. La Codorniz.

7 comentarios

Archivado bajo Cultura, General, Poesía, relatos y otras hierbas, Política