Archivo de la etiqueta: Epic

Patxi Andión (1947-2019)

Acabo de enterarme del fallecimiento de Patxi Andión, en accidente de coche camino Soria. Le conocí personalmente cuando coincidimos en Epic, a mi vuelta de Nueva York. Había editado “El balcón abierto“, que sería su ultimo álbum para la compañía. El sencillo elegido fue “Si yo fuera mujer“, una canción adelantada a su época y que hoy (desafortunadamente) sigue vigente. Era una versión de un tema italiano, “Se fossi una donna“, original de Andrea Mingardi (Mingardi también hizo una versión inglesa “If I Were A Woman“). Patxi Andión hizo la adaptación al español e hizo suya la canción. Recuerdo que no tuvo la acogida en las radio formulas que merecía. Era un temazo, tanto la original como la de Patxi Andión. Para la elección de la canción hay que recordar que el director de A&R nacional de Epic era Rafa Alvero y Manolo Díaz el director general de la compañía.

Profesionalmente conocía a Patxi Andión desde los inicios de su carrera, a finales de los 60 (Sonoplay/Movieplay). Aunque mi canción favorita es de 1973, “Una, dos y tres“, donde El Rastro se convertía en una metáfora social. La encontrarán al final de este post.

No voy a extenderme más respecto a su figura. Voy a copiar y pegar del borrador de un libro (inacabado y que permanecerá así). Lo escrito hasta entonces (y sin actualizar) sobre Patxi Andión:

[…] La influencia del rock ‘n’ roll tiene especial relevancia cuando hablamos de nuestros primeros cantautores. Dato tan sorprendente como poco divulgado. Y, una vez más, se demuestra que el rock ‘n’ roll fue un género que atravesó todas las capas sociales y cuyo denominador común era la juventud, la rebelión adolescente o juvenil (si así lo prefieren). Los siguientes nombres, fundamentales en su campo, provienen del rocanrol español y son pioneros de la canción de autor (algunos también lo fueron del rock & roll, por usar la denominación que agrupa al rock ‘n’ roll facturado fuera de Estados Unidos). Son: Luis Eduardo Aute, Manolo Díaz, Francesc Pi de la Serra, Raimon, Patxi Andión, Benito Lertxundi y Joan Manuel Serrat. ¡Casi nada! […]

[…] Patxi Andión y Benito Lertxundi, también dieron sus primeros pasos rocanroleros, antes de tomar otros derroteros. Nos detendremos más adelante en ambos. […]

[…] Antes de la creación en Madrid de Canción del Pueblo en 1967 (y su continuidad en La Tragala de 1969) algunos medios empezaron a denominar Nueva canción castellana a un heterogéneo grupo de artistas y autores como Massiel, Luis Eduardo Aute, Manolo Díaz y Patxi Andión (en 1973 grabó un disco en euskera con poemas de Joxe Maria Iparragirre). Aquello no cuajó, a pesar de los éxitos comerciales por separado de sus hipotéticos miembros, porque no había un cuerpo ideológico que lo sustentase. Es decir, unos planteamientos y objetivos comunes. Massiel, que no era cantautora, era un nexo entre Aute y Díaz, porque cantaba sus canciones. Y no había nada más. Porque los aires de renovación eran comunes entre todos los creadores jóvenes, como lo eran entre su publico. Como el rock & roll, los deseos de cambio abarcaban a todos los jóvenes. […]

[…] Patxi Andión, madrileño de orígenes vascos, sería la vertiente urbana de los anteriormente nombrados. Costumbrista también, pero de las calles de Madrid, de El Rastro, protagonista de su mayor éxito. Militante de la UPA, el brazo cultural del FRAP, tuvo que exiliarse en París. Sus inicios en la música también tuvieron que ver con el rock & roll: cantó en un par de grupos que versionaban los clásicos del género. Sociólogo y periodista actualmente ejerce de profesor en la Politécnica de la Universidad de Castilla La Mancha, tras haber dado sus pasos en el cine y el teatro. Su primer LP (Movieplay, 1969) contó con los arreglos de Carlos Montero y la producción de Carlos Guitart (quien también escribió el texto de contraportada). El porteño Montero (su nombre real era Juan Carlos Zamboni) llegó a España de la mano de Alberto Cortez, de quien era guitarrista (el argentino fue el primero en cantar a Miguel Hernández; Serrat en su disco dedicado al poeta incluyó «Nanas de la cebolla» musicado por Cortez). Guitart, militante del PCE, provenía del mundo del rock: integrante de Los Sonor (por donde también pasaron Luis Eduardo Aute y Manolo Díaz) y de Los Flecos (supergrupo nacido para hacer frente a Los Brincos), estuvo trabajando para Los Bravos antes de incorporarse a la dirección artística de Movieplay (fue uno de los fundadores de Sonoplay, embrión de la futura Movieplay, y posteriormente también de Dial Discos), desde donde impulsó la canción de texto y el folk (con cantautores y grupos). […]

 

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música

Joan Baez en España

JB TVE

Joan Baez se ha despedido de los escenarios con una gira que finalizó con varias fechas en España. La última de las cuales fue en Madrid: el pasado 28 de julio en el incomparable marco del Teatro Real. Cuando la conocí en los 70 me contó que había vivido en España, por el trabajo de su padre en la UNESCO.

Joan Baez (Nueva York, 1941) de padre mexicano y madre escocesa, ambos de ascendencia religiosa por parte de sus padres (los abuelos de Joan: el paterno dejó el catolicismo y México para mudarse a EEUU y convertirse en un pastor metodista mientras el materno era sacerdote anglicano).

La primera vez que visitó profesionalmente España –hasta donde yo sé– fue para promocionar su excelente álbum “Diamonds & Rust“. El LP fue un éxito en su época (1975) y marcaba un giro en la carrera de Joan Baez: era el disco que incluía más composiciones propias. Conocida como interprete, sus grabaciones aportaban otro color a canciones de autores conocidos o desconocidos (que ella ayudaba a popularizar). En este sentido “Diamonds & Rust” es su composición propia más lograda. Dos años después de editarse, Judas Priest hicieron una versión en su álbum “Sin After Sin” (1977). Ritchie Blackmore también la grabó –en los 90- junto a su compañera Candice Night. En su momento se rumoreó que Baez había compuesto esta canción basada en una llamada intempestiva de su ex, Bob Dylan. Y que era una especie de ajuste de cuentas sobre la relación que habían mantenido diez años antes. Años después el rumor quedó confirmado cuando lo dejó caer en un par de entrevistas y en  su autobiografía.

Antonio San José escribió aquí,  en noviembre de 2008, sobre su entrevista a Joan Baez en Madrid. Una anécdota deliciosa. Les recomiendo su lectura (y si se animan les sugiero que también lean los comentarios al post).

Por mi parte la conocí (como entrevistador también) en ese mismo viaje promocional y guardé muy buena impresión de ella.

Este álbum, “Diamonds & Rust“, era el siguiente al “Gracias a la vida” (1974), su disco en español, en el que recogía su herencia hispana y parte de sus inquietudes políticas. La edición en España pasó desapercibida. Me contaron que hubo problemas con la censura (aún vivía el dictador). Cuando entré en Epic (CBS), como jefe de producto de A&M Records en junio de 1977, los jefes de A&M me contaron del interés que Joan Baez tenía por recuperar esta grabación. Los problemas de la distribuidora anterior (Ariola) ya deberían haber pasado a la historia por el cambio político que se estaba produciendo en España (muerte de Franco, elecciones generales, etc.). Por mi experiencia en medios y la serie Gong era consciente del potencial comercial de “Gracias a la vida“. Me pareció muy acertada la sugerencia y pedí la colaboración de la artista. Estaba en Los Ángeles en una convención de A&M donde la gente de CBS Europa éramos los protagonistas (por el contrato de distribución recién firmado). Coordinaron una llamada telefónica y la expuse mi planteamiento: insistí que para la naciente democracia española su presencia en España con este álbum podría ser un espaldarazo. Ella estaba por la labor (la sugerencia de rescatar el disco fue suya) y no puso ninguna pega. Se comprometió a hacer televisión. Con lo que eso implicaba (tanto los artistas cool norteamericanos como los concienciados no hacían teles en esos días).

Al volver a Madrid el director de Epic se entusiasmó con la idea y enseguida sugirió hacer el programa de José María IñigoEsta noche fiesta” (se realizaba en el Florida Park del parque de El Retiro). Él sabía que Iñigo, con quien mantenía excelentes relaciones, admiraba a Joan Baez. Dado el carácter comercial, o como quieran llamarlo, del programa pedí una diferenciación. Otro marco escénico. Un telón negro de fondo. Y que la actuación fuese en directo, guitarra y voz (esto fue una petición de la artista). A Baez le pareció muy oportuno este cambio de look del programa para sus dos canciones. Iñigo, entusiasmado, aceptó nuestras pretensiones. Iba a ser la primera vez que Joan Baez actuaría en TV en España.

Cuando llegó a Madrid, para hacer promoción de “Gracias a la vida” y la aparición en TVE, me encontré a una Baez espléndida, encantada y feliz. En nuestra primera conversación telefónica ya la había recordado que nos conocíamos. Esta vez pasamos más tiempos juntos. Su curiosidad por todo lo que estaba sucediendo en España era tan grande como su conocimiento del país y su cultura. Años después, en los 80, descubriría hablando con John Hammond lo importante que la Guerra Civil española había sido para la izquierda estadounidense, sobre todo la neoyorquina (parte de estas conversaciones están reflejadas en mi dos últimos libros: “Bikinis, Fútbol y Rock & Roll” y “Rock ‘n’ Roll: el ritmo que cambió el mundo“).

Las canciones a interpretar en el programa de Iñigo las habíamos acordado en una ultima llamada telefónica, antes de llegar a España.

En nuestras charlas la legalización del PC, la vuelta de exiliados y las primeras elecciones generales, celebradas hacía unos meses, fueron los temas más comentados. Sugerí que un comentario suyo al respecto sería muy apropiado. Y un golpe de moral  para todos quienes ansiábamos la consolidación democrática (y estábamos temerosos de los ruidos de sables). Me aseguró que contase con ello. Entendió perfectamente que era una oportunidad que no podía desaprovecharse (solo había dos canales de TV entonces).

Había notado su admiración por La Pasionaria. Su alocución (dedicándola un tema) no me sorprendió tanto como a Iñigo (quien palideció a pesar de la legalización del PC y la condición de diputada de la histórica dirigente comunista). Elegir cantar “No nos moverán” era un clara declaración de intenciones (por el paralelismo con el “No pasarán”).

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Política

Los Rebeldes presentan “Rock ola blues”

Los Rebeldes anuncian el lanzamiento de su nuevo álbum “Rock ola blues” y presentan el video de la canción que le da título.

Han pasado 40 años desde que Carlos Segarra formó en Barcelona Los Rebeldes con Aurelio Morata al bajo y Moisés Sorolla a la batería. Pocas formaciones españolas pueden presumir de cuatro décadas de actividad. Atrás quedaban sus inicios con Loquillo de representante, primero, y después compañero de escenario.

La canción “Rock ola blues” nos da pistas del tono autobiográfico que imbuye al álbum. Porque hay temas como “El chico de la guitarra” que hace referencia a sus inicios en su Barcelona natal, o “Orgullosa Benidorm” en alusión a su ciudad de residencia. También hay dos versiones: “Larguirucha Sally” y “Roadhouse Blues” (en inglés).

Santiago Campillo (ex M Clan) ha producido esta nueva entrega de Los Rebeldes, grabada en su Niculina Records Studio (cercano a Murcia), y que espero con expectación.

Me congratula que Carlos y su grupo sigan en la brecha. Lejos quedan los tiempos en los que coincidimos en Epic. Y tuvimos un n.º 1 en Colombia con “Bajo la luz de la luna“. Ellos venían de la Twins de Paco Martín y ahora desde hace unos años vuelven a estar en un proyecto con Paco en su Martin Music. ¡Enhorabuena!

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música

Wanda Jackson en “Rock ‘n’ Roll”

Wanda Jackson 1Wanda Jackson 2Wanda Jackson cumplió ayer 81 años. Y los dos pantallazos que encabezan esta entrada están extraídos de mi libro “Rock ‘n’ Roll: el ritmo que cambió el mundo“. Mi buen amigo Luis Javier Martínez (excompañero en Epic y que posteriormente triunfó a lo grande al frente de Disney en España) recordaba la onomástica en su Facebook y la ilustraba con una actuación de Wanda Jackson, de finales de noviembre de 1958, interpretando “Hard Headed Woman” (Cabezota).

Hay varios aspectos que quisiera destacar de esta filmación (los 18 minutos completos los pueden ver aquí y son de lo más recomendable):

  • El doble mástil del guitarrista principal. Décadas después Jimmy Page de Led Zeppelin popularizaría este tipo de guitarra.
  • Estos programas de TV Town Hall Party se rodaban en el edificio del ayuntamiento de Compton (Condado de Los Ángeles) para ser programados por distintos canales locales y posteriormente ser emitidos por los medios del ejercito de EEUU estacionados fuera del país (American Armed Forces Televisión Service).
  • El tema seleccionado para cerrar este post, “Hard Headed Woman“, que Wanda Jackson grabó tres años después para su LP “There’s A Party Goin’ On” (1961), es una composición de Claude Demetrius. Como autor Demetrius ha trabajado con tres de los más grandes: Louis Armstrong, Louis Jordan y Elvis Presley. Afroamericano del estado de Maine a los 20 años ya estaba en Nueva York. Empezó a componer para o junto a Armstrong. De ahí pasó a Jordan (componía junto a su esposa, Fleeecie Moore). Su carrera dio un vuelco cuando la editorial Gladys Music le fichó. La editorial, formada por los Aberbach, controlaba el repertorio que grababa Elvis para RCA. Suya fue la cara B del “Heartbreak Hotel“, el primer sencillo de Presley para RCA. Compuso también temas que formaron parte de sus películas. La más importante, sin dudas, es “Hard Headed Woman” de 1958 para la banda sonora de King Creole (El barrio contra mi) y que fue single: n.º 1 pop en EEUU y el primer rock ‘n’ roll que logró el disco de oro (esta certificación de disco de oro surgió precisamente en el 58). En las listas de country y de rhythm & blues llegó al 2 (como en Inglaterra).
  • La presencia femenina en la banda de Wanda Jackson: además de la Jackson encontramos a Rose Lee Maphis, guitarra rítmica, y a Margie Fiddlin Kate Warren, violinista. Y esto me lleva a otro punto que señalo en “Rock ‘n’ Roll“, que rompía una tradición de la música popular estadounidense con amplia presencia femenina en blues, gospel, country, rhythm & blues, etc., pero no tanto en el rock ‘n’ roll.Chicas 1 copiaChicas 2Chicas 3 copia
  • Si en “Rock ‘n’  Roll“, como habrán podido leer en el extracto del encabezamiento, destacaba la aportación estética de Jackson, en la filmación que pueden ver completa (enlace más arriba) o en el clip en el que interpreta “Hard Headed Woman“, por favor observen la ropa que lleva: es un vestido de flecos, formado por una falda larga y un top (como si fuese de un bikini, un dos piezas o un sujetador). Y recuerden que es de 1958.

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música

Eterno Michael Jackson

Inv fiesta Thriller NYEn los siete últimos días el eterno Michael Jackson ha reaparecido en mi vida en dos ocasiones. Primero fue en el muro del Facebook de Susan Blond, en su día vicepresidenta de prensa y publicidad de Epic Records en EEUU y anteriormente integrante de la factoría Warhol. Fue gracias a ella que contactamos con Andy Warhol para la portada del que sería el último álbum de Miguel Bosé para CBS.

Entre las muchas “heroicidades” de Blond (como llevar a Truman Capote a un concierto de Ted Nugent) destaca una sobre todas: la fiesta para celebrar el histórico éxito del “Thriller” de Michael Jackson. Se celebró en el Museo de Ciencias Naturales de Nueva York (en Central Park West con la 79, a siete manzanas del Dakota, en la mejor zona del Upper West Side ).

La entrada al recinto impresionaba: te recibía un imponente esqueleto de dinosaurio, la luz era tenue y el “Thriller” sonando a todo volumen creaba la sensación de una discoteca surrealista (posteriormente el museo fue el escenario de las películas “Una noche en el museo” con Ben Stiller).

El guante de la foto es la invitación. Que perdí: asumo que debí dejármelo en uno de los bolsillos del smoking que alquilé (la fiesta era de gala, black tie). Los nombres que convocaban eran los de Walter Yetnikoff, el todopoderoso presidente de CBS (orquestó la venta a Sony); Don Dempsey, presidente de Epic Records y Allen Davis, presidente de CBS Records International (mi división).

Tan solo puedo añadir que esta fue la mejor fiesta de mi vida y mira que he asistido a unas cuantas… Es obvio resaltar que el enjambre de estrellas (y seguratas) que acudieron fue descomunal.

La semana continuó con las desafortunadas declaraciones de Quincy Jones a Vulture. Venian precedidas de unas en el mismo tono en GQ. Como comenté en las redes sociales el veterano maestro está muy lenguaraz en su tercera edad. Y desvela asuntos íntimos que afectan a terceros (Marlon Brando y Richard Pryor) y emite opiniones digamos que discutibles sobre varios artistas (desde Beatles hasta Taylor Swift). Este afán de notoriedad viene acompañado de amargura y resentimiento. Víctor Lenore refleja mi sentir respecto a QJ hoy lunes en El Confidencial. Adjunto como imagen esta parte del articulo (en el enlace pueden leerlo completo), que es el párrafo final.

MJ Confi

Sobre las preguntas de Lenore, son difíciles de contestar. En la música popular las coincidencias e influencias están a la orden del día. Las canciones son puzzles de muchas obras anteriores. A veces, evidentemente, hay mala voluntad. Y otras son errores involuntarios. En cualquier caso los campeones en estos asuntos son Led Zeppelin.

Termino con una anécdota que creo es bastante ilustrativa. Recuerdo a Juan Pardo contándome como se entusiasmó con una composición nueva. Convocó rápidamente a todo el mundo para presentarla: discográfica, editorial, representante, algunos de los músicos con los que quería grabar inmediatamente. Estaba convencido de tener un hit mundial. Todos en su casa. Atentos y expectantes. La interpretó al piano. Silencio ensordecedor. Hasta que una voz se atrevió a señalar: “Es “My Way“.”

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Música, Medios

Un siglo de canciones 74: “Billie Jean”

25 de junio de 2010

Hoy se cumple un año del fallecimiento de Michael Jackson, el autoproclamado Rey del Pop. Gracias a una invitación de Antonio San José -conocedor de mi relación profesional con MJ– para el programa de Concha García Campoy, en Cuatro, entré en una rueda de apariciones mediáticas (pinchando en el enlace hay un resumen). Y no hay mejor forma para recordar al gran Michael Jackson, en un día como hoy, que con una de sus canciones más emblemáticas “Billie Jean“.

Compuesta por Jacko, recordaba Quincy Jones -su productor- las disputas que ambos tuvieron respecto a la canción. El veterano maestro no pensaba que daba la talla como tema y dudaba de su encaje en “Thriller“. Tampoco le gustaba la intro. Pero el joven artista insistió. Y su argumento más convincente fue que precisamente ese principio “le hacía bailar“. Y eso según relataba Jones eran palabras mayores. Pero esta no es la única historia alrededor de “Billie Jean“. Hay otra sobre la que escribía en La noche que Michael Jackson rompió todos los esquemas:

Siempre he oído hablar de la conmoción causada por la primera actuación de Elvis en el show de Ed Sullivan. Hay unanimidad al respecto. Os contaba en Springsteen como excusa  la anécdota del Boss comparando la impresión que tuvo viendo la Sagrada Familia de Gaudí con la de Elvis actuando en el programa. 

Lo mismo pasó con la interpretación de Michael Jackson del “Billie Jean, en el especial conmemorando el 25 Aniversario de la Motown. Pero antes de proseguir, unos antecedentes.  

Thriller ya era un éxito y “Billie Jean había sido el primer video de un Artista negro programado por MTV –el canal estaba en su apogeo y todavía programaba videos-. Pero eso no se consiguió fácilmente. Hubo que ir a la guerra.  

Epic era la compañía de Michael Jackson. Pertenecía a CBS (luego adquirida por Sony) No había forma de conseguir que MTV pasase el video. Estaban más interesados en los rockeros blancos con extensiones. Ese rock star look tan de Los Angeles. Y eso que Susan Blond, la VP de Prensa y Publicidad de Epic, y el máximo responsable del canal eran amigos.  

Trabajaba en Black Rock, las oficinas centrales de Nueva York, y el comentario en la compañía era cuanto tardaría Walter Yetnikoff, el Presidente de CBS, en montar el pollo. Y lo más importante, si debería montarlo o no. Los que más trato tenían con él, temían el momento. 

Frank Di Leo, el jefe de Susan, paseaba su enorme humanidad pasillo arriba, pasillo abajo, maquinando con la Blond. Querían evitar el numerito que imaginaban que se avecinaba. Frank se convirtió posteriormente en el manager de Michael Jackson y en España le hemos visto actuando en Los Soprano (el mafioso gay) y en “Goodfellas“ de Scorsese

Estaban esperando a que terminase la reunión con alguno de los abogados más importantes de la ciudad. Algo se estaba cociendo. Y Yetnikoff estalló. A lo bestia. En una jugada maestra decidió que CBS (todas las compañías que formaban el imperio) rompiera relaciones con MTV. No más videos, no más exclusivas, no more free lunches for these motherfuckers.  

El que CBS, entonces la primera discográfica del mundo, tomase esa decisión sacudió a toda la industria. Todos los ojos nos miraban y estaban pendientes de la evolución de los acontecimientos. Y sucedió algo inesperado para todos, menos para el tito Walter. Las organizaciones pro derechos civiles, la NAACP, Jesse Jackson, Farrakhan y otros líderes políticos y religiosos se pusieron del lado de CBS y acusaron a MTV de trato discriminatorio. Lo cual además era verdad. Y demostrable. Los de MTV cedieron ante el revuelo que se montó y la amenaza de otras compañías en seguir los pasos de CBS. Y “Billie Jean se convirtió en el primer video de un black act en MTV. Abriendo puertas hasta entonces cerradas. 

La expectación ante la actuación en el especial de Motown era enorme. Esa noche de 1983, 47 millones de personas se congregaron frente al televisor. Se sabía que MJ estaba preparando algo especial. Era su primera actuación como solista en TV. También era su retorno a la casa que le había visto nacer artísticamente. La reconciliación con Berry Gordy, el fundador de Motown (y de Tamla

Pongamos la situación en contexto: una fiesta de la Motown no es un asunto baladí. En el auditorio estaban todas las estrellas de la historia de la casa, incluyendo hijos pródigos como el propio Jackson y sus hermanos, Marvin Gaye –que también era CBS– o Diana Ross (las Supremes se volvieron a reunir para este evento). Luminarias como Quincy Jones, su productor, no podían faltar. Entre los Artistas de la casa estaban Stevie Wonder, Smokey Robinson, el primer fichaje de Gordy, de quien Dylan dijo en 1967 que era el mejor poeta vivo de América, los Temptations,  y los compositores, músicos, arreglistas y productores supervivientes de esa máquina de producir éxitos que fue Motown. En resumidas cuentas, una audiencia exigente.  

La noche que Michael Jackson se folló a América supuso el debut del Moonwalk. Esos pasos tan especiales caminando hacia atrás y que desde esa noche se convirtieron en su imagen de marca. Nunca se había visto nada parecido. A no ser que fueses a los ghettos, donde algunos lo ensayaban. Y el público estalló. Se oye. Se ve. Se palpa. Se siente. Gritos de hombres y mujeres como sólo gritaban y se desmayaban las mujeres en los conciertos de Marvin Gaye o Luther Vandross. El delirio. Y contagioso. Ni los asistentes ni los telespectadores dábamos crédito. 

Al día siguiente se empezaron a despachar ¡cien mil Thrillers diarios! El resto ya es historia. 

Pero lo que pocos saben es la intrahistoria. En 1983 el Hip Hop estaba tomando Manhattan. A lo grande. Desde Madison Avenue, el centro neurálgico de las multinacionales de la publicidad. Y el breakdance evolucionaba rápidamente.  

Jeffrey Daniel fue quien ayudó a Jackson a preparar su actuación para el Aniversario de la Motown. Y le enseñó unos pasos, que todavía no habían saltado desde el ghetto. Era el Back Slide. Y Michael decidió bautizarlo como Moonwalk –paseo lunar- que eran otros pasos. 

En este video de 5 minutos podéis ver la historia contada por J.Daniel, con fragmentos de la actuación y comentarios de algunos de los asistentes. Destacaría el entusiasmo de Smokey Robinson narrándolo.

Pinchando aquí llegáis a la página de haha donde está el documental (tarda en cargar un pelín). 

Y por supuesto, La Actuación:

Entradas anteriores en:

Un siglo de canciones (todos los posts)

Entradas relacionadas:

Michael Jackson: Primer Contacto (Efe Eme)

BAD (Efe Eme)

Tal Cual: la tarde que maté a Sofía Loren (otro post sobre Michael Jackson)

Memorial de Michael Jackson

Apuntes dominicales

El marciano y sus frutos (by Julio Valdeón Blanco)

Michael Jackson (1958-2009)

Fotos recuperadas 2  

La noche que Michael Jackson rompió todos los esquemas

4 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones

La señora de la limpieza

30 de abril de 2010

Hace un par de meses escribiendo la nota A&R (Efe Eme) recordé un par de episodios de mi época de Director Artístico de Epic. Para ponernos en situación hay que remontarse a 1978.

Una tarde a ultima hora –quedábamos unos pocos en la oficina- la señora de la limpieza me pasó una casete.

Son los hijos de una amiga mía. A ver si le gusta.

 Era una maqueta de Pecos. “Esperanzas” estaba ahí (fue su primer single y su primer número uno). Me llamó la atención y lo presenté a la reunión de A&R. No causó demasiado impacto. Me olvidé del asunto. Y le devolví el material a la señora.

Unas semanas después, al volver de comer, me llama el jefe (Tomas Muñoz). Estaba con Pepe Fernández, en aquel momento DJ estrella de los 40 Principales y la Cadena SER. Habían almorzado juntos. Y Muñoz quería que escuchase a un artista que le recomendaba el locutor.

Pero si esto es lo de la señora de la limpieza. La canción esa “Esperanzas” que estaba bastante bien. No recuerdo como se llamaban ellos.

Por eso le he llamado porque me sonaba que los había presentado en la reunión de A&R. Según Pepe se llaman Pecos. El tiene los datos de contacto.

Apunté teléfonos (de los padres y de quien se encargaba de ellos). Esa misma tarde concerté una cita con ellos y también le di una alegría a la señora que limpiaba nuestra oficina.

El éxito de Pecos fue descomunal. “Esperanzas” estuvo un mes de nº 1. Muñoz tuvo la genial idea de encargar la producción del LP a Juan Pardo (Brincos, Juan & Junior). Les ayudó a componer, armonizar voces, etc. En resumen: les pulió musicalmente.

Todo iba tan rápido que pensé que habría que usar “la técnica Beatles”: editar un nuevo single cada vez que el anterior alcanzaba el number one. Y darse prisa en grabar los LPs, porque la locura que provocaban se traduciría en innumerables galas y sería difícil encontrar huecos.

Acordes” fue el segundo sencillo y anuncio de su primer álbum “Concierto Para Adolescentes” (superó el triple platino). “Háblame De Ti” –me encanta como suenan esas guitarras tan “pardianas”- fue el anticipo del segundo “Un Par De Corazones”. Se editó al año siguiente, 1979, y vendió mas de medio millón de copias. En 1980 el LP fue “Siempre Pecos”, que sobrepasó las trescientas mil unidades (triple disco de platino).

De ese periodo guardo varias anécdotas. Pero hoy solamente quiero traer una a colación. Preparábamos el estilismo para una sesión de fotos o un programa de TV. Así que nos fuimos de tiendas. Primero visitamos una boutique enfrente de la compañía, cruzando la Castellana. Al entrar notamos un mal rollo importante. La atmósfera estaba cargada de un ambiente sombrío. Y de pronto lo comprendimos todo: al fondo de la tienda vimos a  la viuda de Franco. Nos miramos asustados. Sin mediar palabra nos dimos media vuelta y salimos corriendo. Literal. Fue a la carrera.

¡Qué bien le están yendo las cosas a los hijos de mi amiga! Mire aquí tiene unas cosas que han grabado los míos con el radiocasete sobre la música que sonaba del tocadiscos. Son más pequeños que los Pecos. Unos niños.

Tenían mucho salero. Eran Botones. Los fichamos y se lo encargué a Juan Pardo, quien lo vio clarísimo. Mi idea era jugar con el concepto del rock&roll clásico pero interpretado por unos niños. De hecho el primer long play se llamó “Baby Rock”. Pero antes lanzamos un par de 45s. El primero fue “Para Pedirte Perdón”, una composición de Pardo. El gran éxito llegó con el segundo, tambien de JP: el tema central de la serie de dibujos animados “Don Quijote Y Sancho”.

La conclusión es clara: un A&R debe escuchar todo. Y a todos. Nunca sabes por donde llegan los hits. Y esa señora de la limpieza de la planta 10 de Castellana 93 fue una mina…

31 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Recomendaciones