Archivo de la etiqueta: Elena Salgado

Del irresponsable optimismo de Z al festín autonómico

Ya conocemos el precio a pagar por el irresponsable optimismo de Zapatero, y su obstinación en negar la crisis: son 18.736 millones de euros que el Gobierno central les entregó de más a las CCAA, por haber pecado de optimista en las previsiones de recaudación de esos años. Son esas previsiones las que determinan cuánto perciben las comunidades por financiación autonómica. La realidad truncó las expectativas de ingresos y ahora el error se corrige reclamando lo que percibieron de más. Y estas -al menos la mayoría de ellas- piden aplazamiento en la devolución del dinero entregado. Tenían un plazo de 5 años para devolverlo, pero no pueden y piden demoras.

Lo recibieron en pagos únicos y ahora no pueden devolverlo. Es decir a la mala visión de Z se une la mala gestión autonómica, que se ha gastado un dinero que no les correspondía. El gráfico de las deudas autonómicas de El País es muy elocuente. Y tampoco deja muy bien parado al PSOE que ha gobernado en las dos más endeudadas. Y al PP es para darles de comer aparte…

¡Una vergüenza! Se mire por donde se mire.

3 comentarios

Archivado bajo Política

¿Qué Presidente del Gobierno prefiere Botín?

29 de marzo de 2011

Hace tiempo descubrí una frase muy reveladora. A la pregunta de “¿cuál es el ministro de Fomento favorito de los constructores?” se contestaba “quien ocupe el cargo“. Lo mismo puede aplicarse a Don Emilio Botín -siempre hace honor a su apellido- y al resto de los potentados que se reunieron el pasado fin de semana en La Moncloa: la preferencia es siempre por el inquilino del palacio presidencial. Al menos así se manifestaron públicamente algunos de los asistentes. Porque también hubo quienes guardaron un discreto silencio.

La foto de la cabecera de la mesa me parece muy significativa: tres catalanes (Lara, Brufau y Rosell), Rubalcaba, Z, Salgado, Alierta y Botín). ¿Los favoritos?

3 comentarios

Archivado bajo Política

¿Y por qué no Elena Salgado?

18 de marzo de 2011

Independientemente de mi opinión sobre lo mal que Zapatero, y sus asesores, están manejando el debate-no debate sobre su sucesión o continuidad, es evidente que el asunto empieza a rozar el esperpento. Les pongo dos ejemplos recientes.

1.- El primero es el hipódromo socialista que ha organizado el diario El Mundo con varios candidatos, incluyendo al Presidente. Según las votaciones va ganando el tapado. Pueden comprobar pinchando en el enlace quienes son los nombres propuestos por el periódico y como están clasificados en la carrera.

2.- Y el segundo ejemplo es el de El Mundo Today. Una gran aportación la suya: El iPhone 4 ya supera a Zapatero en intención de voto.

Y cambiando el tono me atrevo a preguntar: ¿Y por qué no Elena Salgado? A muchas personas les puede parecer descabellada esta idea. Puede que al ser novedosa provoque un escepticismo inicial. Pero les invito a reflexionar sobre ello. Y les aporto algunas consideraciones para avalar mi propuesta.

Formación y preparación: Va sobrada. Es Ingeniera Industrial en las especialidades de Técnicas Energéticas y Organización Industrial por la Universidad Politécnica de Madrid (la única mujer de su promoción). También es licenciada en Ciencias Económicas en la especialidad de Estructura Económica por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Métodos Cuantitativos de Gestión por la Escuela de Organización Industrial.

Experiencia: Actualmente es Vicepresidenta 2ª del Gobierno y Ministra de Economía y Hacienda. Anteriormente ocupó las carteras de Administraciones Públicas y la de Sanidad y Consumo.

Desde 1982 formó parte de todos los gobiernos de Felipe González: Directora del Departamento de Estudios en el Instituto de la Pequeña y Mediana Empresa del Ministerio de Industria (1982-84); Directora General de Costes de Personal y Pensiones Públicas del Ministerio de Economía y Hacienda (1985-1991); Secretaria General de Comunicaciones del Ministerio de Obras Públicas, Transportes y Medio Ambiente (1991-96). Durante los últimos meses de gobierno socialista y primeros del Partido Popular, fue la Directora General de la Fundación Teatro Lírico, órgano creado para gestionar el Teatro Real de Madrid tras su reforma. El Ministerio de Defensa la condecoró en 1996 con la Gran Cruz de la Orden del Mérito Militar (distintivo blanco) por la reorganización que practicó allí, contratada por Gustavo Suárez Pertierra.

Ha presidido los consejos de administración de Correos, Caja Postal e Hispasat y fue miembro también del consejo de Telefónica, hasta la recta final de la primera etapa socialista en la Moncloa.

En el ámbito privado su experiencia profesional se ha movido en los sectores de las consultoría y las telecomunicaciones (Lenci Consulting de 1997 a 2002, junto a José Ramón Caso, con clientes como Airtel o British Telecom). Asimismo accedió al consejo asesor de la desaparecida Arthur Andersen y de la Universidad Politécnica de Madrid, hasta que en 2002 fue nombrada Directora Ejecutiva de Vallehermoso Telecom y, en 2003, Presidente de 11811 Nueva Información Telefónica (propiedad de la alemana Telegate). Un año después accedió al consejo de Abertis Telecom y desde allí al Gobierno de Zapatero.

Huella: ha promovido dos planes E. Tuvo un fuerte encontronazo con el PP -y la Brunete mediática– a raíz de su propuesta de ley sobre el vino. Fue su momento más difícil en sus diversas tareas ministeriales, al no concretarse su plan. Su cruzada antigrasa fue un acierto sanitario (algunos recordaran su enfrentamiento con Burger King). La Ley de Reproducción Asistida y la investigación genética con usos terapéuticos contaron con la oposición de la Conferencia Episcopal. La unificación de tallas fue otro logro. La primera ley antitabaco fue suya. Diluida por presiones, consiguió establecer unos plazos para una nueva ley más restrictiva, y más acorde con las legislaciones de los países de nuestro entorno (entró en vigor a principios de este año). Y ahora le ha tocado bailar con la más fea: la crisis internacional, especialmente difícil para una España presa de ataques especulativos, agencias de calificación, una enorme burbuja inmobiliaria (tan solo comparable en gravedad a las de California y Florida).

Sus dos años al frente de la economía nacional, batallando en los frentes nacionales (su jefe, Miguel Sebastián, Comunidades Autónomas, etc.) e internacionales (UE, Wall Street, tiburones financieros, inversores, etc.) son un bagaje muy a tener en cuenta. Y soy de la corriente de pensamiento que cuando vienen mal dadas mejor apostar por valores seguros. Personas con experiencia, bregadas, con conocimiento y reconocidas cualidades como gestores. Y Elena Salgado cumple todos estos requisitos.

Y por supuesto: el voto femenino. Todas esas españolas votantes de Zapatero, desencantadas -como casi todo el mundo- del estado actual de las cosas, verían con muy buenos ojos esta candidatura. Desde luego sería el mejor legado de José Luis Rodríguez Zapatero…

11 comentarios

Archivado bajo Medios, Política

Los MantraZ

23 de noviembre de 2010

Nuestro iluminado líder, José Luis Rodríguez Zapatero, estuvo repitiendo durante meses que la crisis no existía. Como si fuese un Mantra. Uso todo tipo de eufemismos para no mencionar la temida palabra, hasta que un año después tuvo que reconocer lo que durante tanto tiempo negó. En El País del domingo, en una extensa y aburridísima entrevista, reconoció que aquello fue un error. Ya lo había hecho dos veces antes, con la boca pequeña. La novedad, al menos para mí, fue admitir que aquella obcecación provocó un retraso en la toma de medidas. Así que el Mantra -de la negación de la realidad económica-financiera- no le condujo al deseado estado de profunda concentración, encaminado a la transformación del ciclo.

El PZOE tiene muchos MantraZ. El de “mujer, joven y socialista” es uno muy manido. No se le puede aplicar a Zapatero, porque no es mujer, ni joven y desde hace al menos dos años tampoco es socialista.

Otro que se repite mucho es el de la falta de propuestas del PP para salir de la “crisis que no era crisis”. Y ha calado hondo. Aunque no parece corresponderse a la realidad. Hace un par de meses Z le espetó, en el Senado, a Pio García Escudero aquello de Me las he leído: equivalen a un folio en blanco, ante el alborozo del grupo socialista. Los senadores populares se apresuraron a enviarle al Presidente del Gobierno sus 200 iniciativas parlamentarias. Todas pertenecientes a esta legislatura, es decir a los años de las vacas flacas. No entro a juzgar la calidad y conveniencia del contenido, pero existir existen. Por más empeño que pongan en negarnos la evidencia, tanto desde Ferraz como desde Moncloa.

Pero lo más grande sucedió anoche: Elena Salgado “reconoció”, en el programa de Gabilondo, que el PP sí ha hecho propuestas para salir de la crisis. Y las cuantificó, citando una cifra muy abultada, y que fue objeto de su crítica. Fue un planteamiento inverso. Pero al referirse a la millonada que proponía el Partido Popular en sus iniciativas, las daba carta de naturaleza.

Este Mantra, sobre la falta de propuestas del PP, va a ser igual que el de la “inexistente” crisis…

3 comentarios

Archivado bajo Política

¿Puedo ir a hacer pipí Sr. Blanco?

20 de agosto de 2010

He dejado pasar unas horas para enfriar mi ánimo, y recuperarme del estupor que me produjo el Sr. Blanco, en su arremetida contra Aznar por haber viajado a Melilla sin su permiso.

De entrada sus palabras estaban fuera de lugar: si se fijan -en el video- en el rotulo que hay detrás suyo se lee Ministerio de Economía y Hacienda. Era la rueda de prensa conjunta que ofreció con la vicepresidenta Elena Salgado, tras la reunión mantenida para aclarar conceptos. Porque Blanco, como Ministro de Fomento, un día anuncia una cosa y al siguiente la contraria. Ha pasado con los recortes de su Ministerio y más recientemente con una “anunciada” subida de impuestos (aún no suficientemente aclarada a pesar del encuentro mantenido con Salgado, la responsable del negociado fiscal). Es lo que tiene el deZgobierno. Pero lo que ya no tiene ninguna justificación es que para tapar sus carencias arremeta contra José María Aznar, desde un ministerio (que ni siquiera es el suyo). Si lo quiere hacer, que está en su legítimo derecho, que vaya a la sede del PSOE y hable como lo que es ahí: vicesecretario general del partido. Es sintomático que en la Web del PSOE no muestran la foto original y colocan una con su logotipo.

No es nuevo. Hace unos días ya comentaba algo parecido con respecto a la entrevista de Zapatero con Gómez. Fue en La Moncloa para tratar asuntos internos del partido. Y ya había sucedido en ocasiones anteriores. Mal asunto este de confundir la función pública con la partidista.

¿Cómo se atreve Blanco a hablar de lealtad? El mismo que le está moviendo la silla a Tomás Gómez, cuando anteriormente se aguantó la deslealtad de Montilla (desobedeció al jefe ignorando el pacto entre Más y Z). Y fue él quien nos incluyó a dos “leales” como Tamayo y Sáez en las listas por Madrid, dando origen al “tamayazo”. Si alguien conocía bien a estos dos ese era José Blanco, porque para eso les “compró” su apoyo en las primarias que ganó José Luis Rodríguez Zapatero.

De paso se entromete en las funciones de varios compañeros de gobierno, asumiendo de paso ser el portavoz del mismo.

Y además Blanco miente: Aznar estuvo dos veces en Melilla. Y que no vengan con zarandajas tipo “no fue en calidad de Presidente de Gobierno“. Se es jefe del ejecutivo desde que se jura el cargo hasta que se entrega el mando al sucesor electo. Y es un trabajo de 24 horas los siete días de la semana. Hace un par de años Alfredo Pérez Rubalcaba se expresaba en estos mismos términos. Fue precisamente Rubalcaba quien dijo aquello de que no nos merecíamos un gobierno que nos mintiese. Pues eso…

Lo más sorprendente de este asunto es que El País niega la mayor y titulaba El  ex presidente evitó las visitas en sus años de mandato. Aznar fue Presidente del Gobierno desde abril de 1996 hasta abril del 2004. Y estuvo en Melilla en el año 2000, cumpliendo una antigua promesa electoral, y a principios de marzo del 2004. Curiosamente en esa primera visita estuvo acompañado por uno de sus hijos, como hace un par de días. Este hombre cuida los detalles de sus puestas en escena…

De todos es sabido que Aznar es rencoroso y por tanto vengativo. Su vanidad le ha llevado a desarrollar una tremenda inquina contra Zapatero, el político que desbarató todos sus planes sucesorios. En alguno de sus cuadernos debe tener anotados todos los desplantes (en su opinión), “enfrentamientos” y malos ratos que le debió hacer pasar el entonces líder de la oposición. Y uno de ellos ocurrió en el 2001, en plena tormenta diplomática con Marruecos. La llamada “crisis de los embajadores”. Zapatero se presentó en Rabat, se reunió con Mohammed VI y volvió a Madrid.

Al gobierno del PP no le hizo ninguna gracia esa “interferencia” (la cual además originó una polémica sobre el mapa de Marruecos, que ya venía de antes, y que llegó a ser portada de La Vanguardia). Piqué, Ministro de Exteriores, declaró en su día que no entendía la razón por la que Zapatero, que en un principio decidió aplazar su viaje tras la llamada a consultas del embajador, diese marcha atrás en su decisión y continuase con su plan original.

A todo esto hay que añadir un episodio en el cual su bigote salió trasquilado: la falsa noticia sobre unas gestiones diplomáticas de Felipe González en el país vecino. El sevillano, desde que dejó la presidencia, visita con frecuencia Tánger (cuentan que se ha construido una casa en una de sus playas). Y recibe muchas visitas. De ahí al bulo sólo hay un paso. Y los fontaneros monclovitas airearon un rumor sin verificar. En ese momento el ex Presidente desleal era González. Y el ridículo fue el del líder popular. Seguro que también se la guardó…esperando su momento.

Blanco habla de interferencias de Aznar en su visita a Melilla. El problema es que cuando aterriza -según varias fuentes- el problema ya estaba resuelto (o al menos bien encaminado). Por tanto ¿en qué se interfiere? ¿Nadie informa a Don José Blanco? Porque tampoco parecía conocer de antemano el viaje a la ciudad autónoma. La normativa de seguridad, para quienes han ocupado la presidencia de gobierno, implica la puesta en marcha de un dispositivo. Así que al menos Don Alfredo, o alguien de su equipo, conocía los movimientos de José María Aznar.

Lo mejor que leído sobre este chusco episodio ha sido en la Web de RTVE. Y ya puestos a recomendar les sugiero que lean Marruecos, nuestro amigo del sur del maestro Enrique Meneses. Aporta claves y datos -desconocidos por mi- muy reveladores. Les transcribo un par de párrafos para picar su curiosidad:

[…] El antiguo protectorado español, dentro del actual Marruecos, es una región bien definida por sus características étnicas y lingüísticas. El elemento bereber es, en todo el Magreb, un factor no bien asimilado por el poder árabe. Conservan sus costumbres y su idioma. En Árgel, donde sucede lo mismo, un taxista me confesó que iba a perder su licencia por no conseguir aprender el árabe. La presión de los gobiernos magrebíes para asimilar a bereberes y tuareg (singular: targuí), ha sido constante. En 1983, realizando la serie “Robinson en África” para TV2, el gobierno argelino nos precintó las cámaras para que no pudiésemos filmar a los tuareg. Al ser nómadas, los filmamos en la región de Agadéz (Niger) después de haber soportado varias visitas de la policía en nuestras acampadas en el desierto.

So pretexto de que Ceuta y Melilla deben sumarse al Gran Marruecos alaouita, se manifiestan unos bereberes cuyo ideal sepultado es restablecer la República del Rif que estableciera Abdel-Krim en 1923 y que cayó en 1926 tras el desembarco español en Alhucemas, a 10 km de Axdir, ciudad natal de Abdel Krim. Las guerras del Rif marcaron con luto muchas familias españolas durante los años veinte. Mi padre, como voluntario en un tabor de Regulares, recibió un balazo en la cabeza en el combate de Sbu-Sba, en marzo de 1922, del que se salvó de milagro. El desastre de Annual costó a España cerca de 11.000 muertos en 1921.  Cuando la alianza franco-española, tras el desembarco de Alhucemas, derrotó a sus fuerzas, el líder rifeño prefirió rendirse a los franceses tal era el cúmulo de muertes que España le iba a imputar. Francia lo desterró a la isla de la Reunión, al este de Madagascar. […]

Y para finalizar un deseo muy simple: esperemos que este espíritu “soviético” que promueve Blanco se limite a su partido. No creo que la sociedad española esté por la labor de recibir sus órdenes y aceptar vivir bajo su vigilancia. A pesar de que algunos orinen fuera del tiesto, como en Melilla por ejemplo…

22 comentarios

Archivado bajo Medios, Política