Archivo de la etiqueta: Elche

El Real Madrid sigue vivo (2-0 al Osasuna)

EFE Marca

Cuando a las 19:45 conocí el once de Zidane mi comentario fue “no me gusta”. No me convencía ver a Marcelo de titular y a Marco Asensio en la media. Descansaban Nacho, Kroos y Modric (Sergio Ramos no formó parte de la convocatoria). Y Hazard volvía a la titularidad. Daba la impresión que la tripleta Vinicius, Benzema y Hazard era un ensayo de cara a la Champions. Aunque los medios apuntaban al 4-2-3-1 como dibujo, de marcado carácter ofensivo.

El Real Madrid tenía que ganar sí o sí. El Atlético de Madrid venía de vencer 0-1 en Elche. Los ilicitanos fallaron un penalti en el descuento. Falló el mismo jugador que acertó contra nosotros para empatarnos. Por tanto, el Atletí seguiría de líder una semana más. Y llegaría al Camp Nou con una ventaja sobre el Barça de al menos dos puntos.

Antonio Blanco también salió de inicio. Tenía ganas de volver a verle junto a Casemiro. Sonaba como un doble pivote fuerte para hacer frente a la habitual aspereza del Osasuna.

Sacó el Osasuna y enseguida se confirmó el 4-2-3-1. La línea de tres la formaban Asensio y VIni por las bandas. Hazard se colocaba en el centro, detrás de Benzema.

El primer remate fue de Hazard al filo del minuto 3. Perdió un balón en el círculo central, lo recuperó y se lanzó al área rival. Disparó alto desde la frontal.

A los cinco minutos una incursión por la izquierda de Hazard y Vinicius creó un par de ocasiones consecutivas que no encontraron remates adecuados (el de Vinicius fue lateral y el de Casemiro lo rechazó un defensor).

En el 8 dos malas salidas de balón desde nuestra defensa originaron el primer remate rojillo (Chimy Ávila).

En el 13 Casemiro intentó marcar desde campo propio, Vio al meta adelantado y casi le sale bien. Dos minutos después Asensio lo intentó desde fuera del área, escorado a la derecha. Se fue alta.

En el 18 y medio Militao nos dio un susto. El sofoco fue por una cesión atrás a Courtois, quien no estaba donde el central envió la pelota. El meta belga reaccionó y corrió para evitar el gol, con los pies. No podía con la manos.

Courtois se esforzó en el 23 en un balón envenenado de Manu Sánchez.

Sergio Herrera palmeó un remate de Hazard en el 25 que se colaba tras botar en el suelo. Al minuto el portero visitante se volvía a lucir. El cabezazo de Militao también se colaba. Militao volvió a cabecear, esta vez entre dos defensas, a pase de Blanco. Esta vez, min. 28, la pelota fue centrada y Herrera atajó abajo sin dificultades. El mérito de esta acción es la irrupción del central: el salto de Militao es espectacular.

A la media hora ya se jugaba en su mitad de campo. Blanco era un muro y la jugaba con criterio. El beneficiado de su presencia era Casemiro. El escaso peligro del Osasuna ya no venía de las contras. Tan solo a balón parado (si acaso podemos llamar peligro a unos pocos intentos).

El Madrid aflojó el ritmo en los últimos 10 minutos. El Osasuna respiró. Intentó varias aproximaciones a nuestra área. Fue bueno ver a Asensio bajar a ayudar en defensa. Lo que fallaba era el marcador de 0-0. Cuando estábamos a punto de llegar al 45 Chimy Ávila anotaba de cabeza en fuera de juego. Se anuló y se alcanzó el descanso con el empate sin goles.

Una buena primera parte del Madrid, sin tirar cohetes, no obtenía el fruto del gol.

Nacho salió por Varane tras el descanso.

El Madrid no se reincorporó al juego con la misma intensidad de la primera mitad. Marcelo totalmente desubicado quedó en evidencia en una contra que nos hicieron. Eran cuatro contra dos. La banda de Marcelo estaba destendida y uno de los cuatro estaba solo y desmarcado. Menos mal que no le buscaron.

En el 55 Militao tuvo una ocasión de volea. La cosa empezaba a ser preocupante: no puede ser que uno de tus centrales sea quien más peligro ocasione.

Zidane mandaba calentar a varios jugadores.

A la hora de juego éramos incapaces de salir con el balón y pasar del centro del campo. Ellos cada vez presionaban más arriba.

Miguel Gutiérrez y Rodrygo entraban en el 63 por Marcelo y un desdibujado Vinicius. Osasuna también efectuaba un doble cambio.

EN el 67 Rodrygo se fabricó una oportunidad. Su disparo raso desde fuera del área se fue rozando el palo.

La energía de Osasuna no era correspondida por el Madrid. Estábamos sin chispa. Solo Rodrygo buscaba algo.

Isco entró por Hazard en el 71. Hablando de falta de energía y de chispa Isco no parecería ser la solución.

La salvación llegó en el 75. Isco botó un saque de esquina y Militao cabeceó a la red. La alegría era doble. Por el gol y por el autor del mismo. Lo había buscado y lo encontró. 1-0.

Casemiro hizo el 2-0 en el 80 sin querer. Quiso parar la pelota con el interior y no la controló. Se fue derecha a la red. La jugada, y el pase, de Benzema fueron de enmarcar. Su única aportación de relieve en el encuentro. Atrajo a varios defensas y se la puso a Case.

Arribas sustituyó a Asensio en el 82. Al minuto un balón largo de Nacho a Gutiérrez lo corrió el lateral. Cedió atrás a Benzema. El remate del francés lo paró en dos tiempos Herrera.

Una buena maniobra de Arribas con Rodrygo acaba con el balón en los pies de Isco, a pase del brasileño. Tuvo el 3-0.  Se le fue fuera.

El fútbol es caprichoso: en una buena primera parte no marcamos, habiendo tenido varias oportunidades. Flojeamos en la segunda y marcamos dos, el segundo de chiripa y es el que hundió al rival.

Las buenas noticias del partido son los tres puntos, no encajar ningún gol y Antonio Blanco.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Barça resucita al Atleti y al Madrid

AS

El Barça 1 Granada 2 resucita al Atlético de Madrid, que mantiene el liderato, y al Real Madrid, prácticamente descartado tras su tropiezo en casa ante el Betis (0-0).

Los rojiblancos perdieron en Bilbao y los culés se las prometían muy felices ante el partido aplazado jugado ayer por la tarde. No solo contaban con la victoria y el liderato, es que ya habían ganado la Liga. Los voceros mediáticos azulgranas repiten constantemente el mismo defecto: vender la piel del oso antes de cazarlo. Entre otras cosas implica un desprecio por los rivales y una pretenciosidad ilimitada. ¿No han visto partidos del Granada? Un equipo con oficio, bien armado, que cierra espacios y los sabe buscar. Ayer remontaron un 1-0 en el Camp Nou para llevarse los tres puntos. De paso, Koeman fue expulsado y se perderá los dos siguientes encuentros (frente al Valencia, fuera, y el Atleti, en casa). 

La derrota azulgrana enmienda los últimos pinchazos de los dos equipos de la capital. Al Atleti le vienen dos partidos fuera de casa, en Elche y frente al Barça. Siguen dependiendo de si mismos. Antes de la derrota culé de ayer el de Barcelona era un partido que tenían que ganar sí o sí, para seguir aspirando al título. No sabemos que pasará en Elche ni en Valencia (por el Barça) ni en Valdebebas, pero podría darse la circunstancia que les bastase con un empate en el Camp Nou. Que sería perjudicial para los culés y podría beneficiar al Madrid.

Tras el empate del Madrid contra el Betis arrojé (¿prematuramente?) la toalla respecto a nuestras posibilidades. Partía de una certeza: ya no dependíamos de nosotros mismos. Quedábamos a expensas de errores ajenos. El del Barça ya se ha producido. Ahora queda esperar el de los vecinos. Y que nosotros no fallemos en los cinco partidos que quedan. Nuestra ventaja es que empatados a puntos nos favorece el goal average frente a Atleti y Barça. De momento tenemos que salvar el escollo del Osasuna este fin de semana, antes de viajar a Londres para la vuelta de las semifinales de Champions. Estos dos frentes nos pueden perjudicar o darnos la mayor de las alegrías futboleras.

Del Sevilla sigo pensando lo mismo, a pesar de que estén a solo tres puntos. Están en rachas y han ido recortando puntos a medida que los tres grandes iban tropezando. ¿Su racha será eterna? Sigo creyendo que no. Pero pueden darle la puntilla al Madrid en Valdebebas (esa mismo jornada se juega el Barça-Atlético de Madrid). 

Las cinco jornadas que quedan serán apasionantes. Es la única certeza. 

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Real Madrid a cuartos de Champions

Javier Gandul AS

No las tenía todas conmigo en la previa de la vuelta de octavos de Champions (como ya sabrán los fieles del blog). A mis colegas del Atlético de Madrid les escribí sobre las 19:30 que veía más factible que se clasificaron ellos mañana (por hoy) que nosotros hoy (por ayer). Poco después conocí la alineación de Zidane y mi preocupación aumentó. El mister volvía a recurrir a una defensa con tres centrales con Lucas Vázquez y Mendy de carrileros, según Real Madrid TV. Formula que me gusta pero que el pasado sábado no funcionó ante el Elche. Y está claro que el Atalanta es mejor que los ilicitanos. 

A la vista del once la incógnita a despejar era quien jugaría de Casemiro. ¿Fede Valverde, Kroos o Modric? En un partido de estas características, con público y en el Bernabéu, este sería el tema de conversación antes del pitido inicial. (Lo de Hazard y las elecciones de la CAM también). Movistar puso defensa de cuatro. La disposición inicial del Real Madrid despejó muy pronto las dudas: tres centrales y Kroos de medio centro con Modric atento para cubrirle.

A los dos minutos una perdida en nuestro campo, por el costado derecho, pudo costarnos el 0-1. Nos presionaban arriba y no conseguíamos salir. A los cinco minutos una perdida de Nacho por la izquierda creó problemas, bien resueltos. En la siguiente jugada logramos por fin pasar de la divisoria de los dos campos, pero el balón acabó en los pies de Courtois

Rondando el minuto 10 Modric ya estaba de medio centro y Kroos en la izquierda. Al poco se intercambiaron. Formaron una línea de dos móvil, que fue la idea a lo largo del partido. ¡Un acierto total de Zidane! Este doble pivote funcionó a las mil maravillas.

Al cuarto de hora la sensación es que no tenían embotellados. Varios saques de esquina, faltas desde el lateral del área, llegadas, ningún remate nuestro. De hecho solo habíamos salido un par de veces de nuestra mitad del campo.

Al filo del 18 Kroos, desde la banda izquierda, le metió un balón en profundidad a Vinicius. El brasileño en carrera metió el primer pase del Madrid al área rival. El despeje de la defensa lo voleó Kroos, pero el remate del alemán se estrelló en un defensa. 

Modric se multiplicaba. Viendo los problemas por nuestra banda derecha, se acercó para ayudar a Lucas Vázquez y Fede Valverde. Al croata incluso le vimos de delantero centro (en un balón largo de Varane en el 24). Su despliegue era tremendo. Suyo fue el primer remate (alto, en el 26), en una jugada en la que recogió el rechace a un disparo de Vinicius interceptado por un defensa. Esa combinación de Benzema y Vini fue el primer peligro blanco. Al poco otra internada del brasileño acabó por la línea de fondo. 

Pasada la media hora las sensaciones empezaban a ser otras. Sobábamos la pelota y ellos ya no presionaban tanto. Se estaban tomando un respiro.  Mi preocupación cambiaba de barrio. Y se centraba en Mendy. De pronto le veíamos en el centro del campo como en la banda derecha. Alocado.

En el 33 el omnipresente Modric, en la posición de interior derecho, cortaba un balón del portero a un defensa. Su presión alta dio su fruto: se internó en el área y se la puso a Benzema, quien anotó (a un metro del punto de penalti). 1-0 y nuevo gol del francés en el primer disparo blanco entre los tres palos.

Parecieron encajar el golpe, pero nosotros reculamos y les dimos vida. Tanta que en el 38 Valverde vio la amarilla y Nacho se arriesgó a que nos pitasen un penalti en contra.

Alcanzamos el descanso con el 1-0.  Un gol de ellos seguía siendo mortal.

Gasperini dio entrada al colombiano Zapata. Buscaba más velocidad en ataque para la segunda parte, que arrancó como la primera. Los lombardos presionaban arriba y nos buscaban las costuras por las bandas. 

Vinicius pudo sentenciar en el 51. Su internada sin y con balón (corrió medio campo) no obtuvo fruto. Una pena. Cuando encaró al meta, entre tres defensas, su disparo raso se fue fuera por poco. Quien entró en la portería fue él, no la pelota. 

Ver calentar a Militao no era buen presagio. ¿Quién estaba tocado? Finalmente fue para aliviar al capitán. 

Mientras, Modric seguía a lo suyo. El campo entero era de su propiedad. Box to box y de lado a lado.

Cuando Vinicius estaba a punto de encarar al meta y fallar su segunda oportunidad le hicieron penalti. Su aportación en ataque estaba siendo decisiva. Sergio Ramos transformó la pena máxima. 2-0 en el 59. Mi intranquilidad decrecía. Mas seguía sin fiarme. 

Militao entraba en el 63 por Ramos, que aparte del gol tuvo dos acciones defensivas claves en la primera parte. Interceptó dos balones cuando el corazón ya se me salía por la boca (en la primera de ellas salvó un gol cantado).

Zidane poco después del cambio del gran capitán mandó calentar a Marco Asensio y a Rodrygo.

Zapata pudo marcar en el 66. Su remate centrado, en inmejorable posición, lo despejó Courtois. En la contra Benzema cabecea un centro de Lucas Vázquez. Rechazaba el portero y volvía a cabecear el francés. El poste impidió el 3-0. Acto seguido entró Rodrygo por Vinicius. 

El policía neerlandés le sacó una amarilla a Nacho en el 73. Dos minutos y medio después Courtois le sacaba otro balón de gol a Zapata. En la contra Rodrygo pudo sacar petróleo pero se quedó sin campo. Además el meta achicó muy bien. A continuación Kroos vio amarilla. 

Rodrygo era una avispa por la derecha y por la izquierda. 

Asensio sustituía a Valverde en el 81. Justo cuando el Atalanta tenía una falta a favor desde la media luna. ¡Golazo de Muriel! Por la escuadra. Courtois quizás rozó la pelota. Aquí estaba el gol que tanto temía. Afortunadamente sucedió al final del partido. Y mucho mejor fue lo acontecido a posteriori: se interna Lucas Vázquez y se la pone Asensio. Era el primer balón que tocaba el balear: lo controla con la izquierda y dispara a gol con la misma pierna. 3-1 en el 84. Se acabaron mis nervios, el pesimismo, todos mis temores. Tenían que meternos tres goles para tumbarnos y no quedaba tiempo. Aunque alargaron el encuentro ¡cinco minutos!

A punto de cumplirse el segundo minuto del descuento Rodrygo pudo hacer el 4-1 con una picada, resuelta de un manotazo. El rechace le llegó a Asensio, quien se entretuvo.

A pesar de la contundencia del resultado (3-1 en el partido y 4-1 en el total de la eliminatoria) el Atalanta me sigue pareciendo un buen equipo. Quizás les pesó la bisoñez, su falta de experiencia. Lo cual es un hándicap muy gordo frente a un transatlántico como el Real Madrid. 

De momento ya estamos en cuartos de final, entre los ocho mejores de Europa. Con un Supermodric. Otra nota positiva: el excelente tono físico del equipo. Justo en el tramo decisivo de la temporada y con los lesionados recuperados. Salvo uno.

De Hazard no se acordó nadie.

Hazard

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Sobre la Atalanta y Hazard

R Madrid-Atalanta

La actualidad del Real Madrid, de ayer y hoy, pasa por el partido contra la Atalanta de esta noche y la nueva lesión de Hazard.

El partido de vuelta de Champions me preocupa mucho. A pesar de la ventaja del 0-1 de la ida. Encuentro varios paralelismos con la eliminatoria contra el Ajax de hace dos temporadas. Ganamos en Ámsterdam, en aquel partido en el que Sergio Ramos provocó una amarilla, por la ventaja en el marcador, para perderse la vuelta. En la que estuvo filmando un documental para Amazon, mientras el equipo caía eliminado. Si entonces la ausencia de Ramos fue decisiva, esta noche no contaremos con Casemiro. Jugador que ha crecido con sus aportaciones en ataque. Sigue siendo uno de los mejores medio centros defensivos del planeta y ahora añade remate a sus cualidades.

Un aspecto en el que Ajax y Atalanta se asemejan es en su velocidad. Juegan rápido y al hueco, no al pie. En la ida supimos controlarles los primeros 20 minutos. Hasta que se quedaron en 10 (por roja a Freuler). Curiosamente a partir de ese momento aflojamos, conscientes de la superioridad numérica. Desaprovechamos la ocasión para sentenciar la eliminatoria. Y el gol, de Mendy, no llegó hasta el 84. En aquel partido no tuvimos a Benzema y jugó Isco de falso nueve. Un acierto de inicio, que se fue diluyendo en la segunda mitad. Asumo que la Atalanta jugará a ganar como intentó en la ida. No les queda otra. Lo veo un partido-trampa. Ojalá me equivoque.

En el calendario de recuperación de Hazard había dos fechas claves: la del derbi y la vuelta de Champions. Se perdió el derbi, reapareció el sábado pasado frente al Elche y se contaba con él para hoy. Pero ayer se volvió a lesionar. Algunas voces señalan que tendrá que pasar por el quirófano, con lo que se acabó la temporada para el belga.

Es la segunda temporada de Hazard en el Real Madrid. Y no le hemos visto. ¿No debería tener el futbolista un detalle con el club, en estos tiempos de fútbol sin ingresos de taquilla, y renunciar a la ficha de al menos un año? Quedaría como un campeón y los socios le estaríamos eternamente agradecidos. Porque de momento algunos no podemos quitarnos de cabeza el deplorable estado físico con el que llegó. Origen de muchos de sus percances. Está en deuda con el Madrid.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El doblete de Benzema mantiene vivo al Real Madrid

AS

Asumo que Zidane , a la hora de configurar el once titular, tuvo en cuenta el partido de Champions frente al Atalanta. Forzó la alineación de Sergio Ramos frente al Elche. Provocando una reacción en cadena en la defensa: Nacho pasó al teórico lateral derecho y Lucas Vázquez subió arriba. En la previa el gran Ricardo Gallego, en Real Madrid TV, apostaba por una línea de tres centrales con Lucas Vázquez y Mendy de carrileros (ninguno de los dos hicieron el mejor encuentro de su vida). El resto del equipo planteaba otras especulaciones respecto al dibujo táctico. Zizou dio descanso a Kroos y Modric (de nuevo con el horizonte en el Atalanta). Entraron Isco y Fede Valverde (apunta a titular el martes por el sancionado Casemiro). Arriba se caía Marco Asensio. ¿Por su baja forma o por el partido de vuelta de Champions? Vinicius volvía a ser titular. Benzema también. Hazard aguardaba turno en el banquillo.

A la vista de los jugadores elegidos, además de la opción apuntada por Gallego, podíamos especular con un 4-2-3-1. O un 4-1-4-1 (la apuesta de Roberto Carlos). O con varias combinaciones, dependiendo de si teníamos tener la pelota o no. 

El Real Madrid se enfrentaba a Edgar Badía, el portero que más para de la Liga. Y también al mismo árbitro de la primera vuelta. Que nos perjudicó.

El Madrid sacó de centro para arrancar el partido. Balón atrás, para no perder la (mala) costumbre. Al menos no llegó a Courtois. Al minuto y medio una buena internada por la banda derecha de Fede Valverde no encontró rematador (Isco no llegó).

Los de Fran Escribá jugaban con un claro 4-4-2. El Madrid en defensa sumaba a Vázquez y Mendy a los tres centrales. Con el balón los dos subían. Benzema caía, como es habitual, a las dos bandas. E Isco flotaba entre líneas, a veces estorbando al francés. Hubo un par de jugadas en los primeros 10 minutos que llegamos a incorporar siete jugadores en línea de ataque. De los tres centrales Nacho era el más suelto subiendo (en el 12 le anularon un gol de un disparo desde la frontal). 

En el primer cuarto de hora solo Vinicius y Valverde parecieron entender el partido en ataque. Ambos buscaron profundidad por las bandas y jugaban al hueco, no al pie.

El veterano lateral derecho Barragán tuvo problemas musculares sobre el 18.  Clara muestra de la tarde que le estaba dando Vinicius.  Se mantuvo en el campo. Y el Madrid no supo aprovechar esta circunstancia. Volcamos el juego por la banda contraria. Sin ningún resultado. El meta visitante seguía inédito.

Isco no aportaba nada. Era una rémora. Aunque suyo fue el primer disparo blanco entre los tres palos (min. 26). No cuento el del gol anulado a Nacho (porque la jugada estaba invalidada). Un minuto después volvió Vinicius. Encaró a Barragán y se fue, pero estuvieron atentos en las coberturas y frenaron al extremo. A la media hora fue Nacho quien subió por esa banda. El lateral ilicitano parecía recuperado: en el 32 se atrevió a subir su banda. Un minuto después Benzema la tuvo (se fue fuera). Esta contra blanca culminó con un pase de Vinicius al nueve blanco, desde la banda contraria. Barragán pagó el esfuerzo de perseguir al brasileño y se rompió. Fue sustituido por Cifuentes

A Courtois le vimos en acción en el 38: palmeó un pase envenenado de cabeza desde el lateral del área chica. 

Al filo del 45 fallo clamoroso de Isco: solo en el área chica remata al aire. ¡No le da a la pelota! Añadan que del par de faltas que botó todas fueron para ellos. No llegaron a los nuestros ni a portería.

Al descanso un preocupante 0-0. La única nota positiva era que en el banquillo ahora sí teníamos recursos: un par de titulares, dos incógnitas (Asensio y Rodrygo) y una esperanza (Hazard). Lo que no teníamos (ni tenemos) es gol. Mucha posesión (59%) pero fatal en remates. Solo uno a puerta de seis intentos. 

No hubo cambios en el descanso. Que Isco siguiese en el campo me asombraba. Antiguamente hubiésemos dicho que jugaba de medio de estorbo

Un remate forzado de Benzema a la media vuelta, en el 48, fue el primero de esta segunda mitad. 

Poco antes del 50 comenzaron a calentar Kroos, Modric y Rodrygo. 

A Ramos le hacen penalti en el 53 y le pitan ¡falta al capitán merengue! Ya tenemos polémica servida. 

El triple cambio seguía sin producirse. Y en el 57 Courtois salvaba el 0-1. En el 59 el Elche volvió a tenerla, en otro mal despeje blanco. Hasta que marcaron en el 60 en un saque de esquina. Dani Calvo de un cabezazo impecable, superando en el salto a Varane, anotaba el 0-1. 

Tras el gol se fueron Sergio Ramos, Isco y Fede Valverde (volvíamos a defensa de cuatro). Cinco minutos después saltaba a calentar Hazard. 

El Madrid estaba a punto de decirle adiós a la Liga. No parecía que los jugadores tuvieran esa sensación, esa urgencia. Era como si en vez de sangre tuviesen horchata. Y seguíamos sin rematar a puerta. 

A falta de 20 minutos Casemiro de cabeza y Vinicius no llegaban a un pase curvado de Rodrygo. 

Benzema empataba en el 72. Cabeceaba un pase de Modric en un saque de esquina en corto de Kroos. 

El Elche efectuaba un doble cambio en el 74 y el Madrid metía a Hazard por Vinicius. El belga tenía poco más de un cuarto de hora para justificarse. 

Casemiro pudo hacer el 2-1 en el 77, en una buena combinación blanca. Se le fue fuera su disparo desde la media luna del área.

Kroos y Modric imponían el juego al primer toque. Ganábamos en velocidad. Rodrygo en ataque aportaba inteligencia y rapidez. Mas el reloj corría en nuestra contra. 

Casemiro volvió a rondar el gol. En el 82 cabeceó alto un muy buen pase de Nacho. Como ya he dicho anteriormente, es muy mala señal que nuestro pivote defensivo sea quien más peligro lleve a la meta contraria. Dice mucho a favor de Case, pero muy poco del potencial ofensivo del equipo. De hecho, Casemiro se colocó de delantero centro para estos minutos finales.

Hazard fue, una vez más, una figura decorativa. Hasta el 87 en el que en una conducción se le fue la pelota fuera de banda.

Nacho lo intentó desde la frontal en el 88. Al meta ilicitano le costó atenazar el balón. 

Dieron cuatro minutos de descuento. Y en el primer minuto Benzema marcaba un golazo. El 2-1. Un buen tuya-mía con Rodrygo, su último pase fue un do de pecho, la remata con la izquierda según entraba en el área . A la base del palo contrario. Desde su reaparición, ante el Atleti, Benzema ha marcado los tres goles blancos en los dos últimos partidos. 

El doblete de Benzema salva tres puntos y las (lejanas) aspiraciones del Madrid en esta Liga. 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

¡Sergio Ramos al quirófano!

Marca

La pésima noticia de la mañana ha sido el anuncio de la operación de menisco de Sergio Ramos. Esta visita al quirófano se produce por recomendación del club, tras no remitir las molestias originadas en la semifinal de Supercopa contra el Athletic de Bilbao. Un sonoro sopapo en toda la cara a quienes dudaron de la veracidad de la lesión del gran capitán. Discutir la profesionalidad y entrega de Ramos es de miserables. Siempre lo ha dado todo en el campo, defendiendo al máximo la camiseta que portase (fuese del Sevilla, Real Madrid o la selección). 

Lo de Ramos va para largo, seis semanas mínimo, y obviamente se descarta su presencia frente al Atalanta en los octavos de Champions. Zidane no podrá contar en Liga con Ramos frente al Getafe, Valencia, Valladolid, Real Sociedad, Atlético de Madrid y Elche. A ver si llega contra el Celta (21 de marzo), cuando se cumplirían las seis semanas.

Esta operación llega en el peor momento posible, después de prácticamente cuatro semanas sin jugar y con el trasfondo de su renovación. Quizás sea el momento de zanjar definitivamente el asunto de su continuidad y acercar posturas. Florentino debe dar un paso adelante y tener un gesto acorde a la categoría del club. Y el jugador mostrar su agradecimiento aceptando la oferta, aunque se aleje de sus aspiraciones. Debe tener en cuenta que ya no es un chaval y las recuperaciones quirúrgicas a su edad no son las de un veinteañero. 

Los socios y simpatizantes del Madrid agradeceríamos seguir contando con Sergio Ramos. Y apunto una teoría, demostrada en la práctica: los noveles necesitan un ejemplo, un espejo en el que mirarse. En el caso de los centrales la presencia de una leyenda como Santamaría propició el aprendizaje de Pedro De Felipe, y este sirvió de maestro para Benito. Lo mismo podemos decir de Hierro. Siempre lamenté la marcha de Pepe, por esta misma razón. Entrenarse con Pepe (y Ramos) era un lujo para los centrales de la cantera. ¿No aprendió Ramos de Cannavaro? Ramos mejoró y mejora a Nacho y Varane. Y podría reconducir a Militao. La presencia de Sergio Ramos en Valdebebas es esencial!!!

 

3 comentarios

Archivado bajo Fútbol

El Real Madrid despide el año empatando en Elche

Zidane despidió el año alineando a Marcelo de titular contra el Elche. A priori parecía un riesgo innecesario y más teniendo en cuenta que el Atlético de Madrid acababa de vencer 1-0 al Getafe. Arriba entraba Marco Asensio acompañando a Lucas Vázquez y Benzema.

Jesús Muñoz, segundo del argentino Jorge Almirón (baja por Covid-19), dispuso al Elche con un 4-1-4-1. Salieron a morder al Real Madrid y achicaban los espacios. Mas en el minuto tres Kroos tuvo el gol. Cabeceó solo desde el vértice izquierdo del área chica. Se le fue fuera por poco. Intentó buscar el palo contrario, pero el remate de cabeza no es su fuerte.

En el 12 un Benzema descolgado le mete un pase a un inexistente delantero centro. Por ahí apareció Marcelo. Su derechazo de volea se estrellaba en el larguero. Era la respuesta a la internada de Rigoni, tres minutos antes, por el costado de Marcelo y que Courtois desvió a córner. Tras el remate al travesaño de Marcelo, Rigoni volvió a dejar en evidencia al lateral brasileño.

En el 19 en una perdida local el Madrid montaba una contra con superioridad numérica. El trallazo de Marco Asensio se encontraba con el larguero, desviado ligeramente por el portero. Era el segundo de la noche de luna llena. Modric, en carrera, cabeceaba el rechace a la red. 0-1.

Me gustó ver que el Madrid no contemporizó y siguió buscando el gol. Los locales tampoco variaron su planteamiento inicial, aunque sin el mordiente de los minutos iniciales. Cerraban muy bien. Eso no varió.

A la media hora una falta sobre Benzema no se consideró penalti. Lo comento con toda la intención del mundo. Si lo hubiesen señalado, los de siempre habrían montado el escándalo habitual. De suceder en el área contraria y no ser pitado ya tendríamos el pollo montado. No se pitó a favor del Madrid y no pasará nada. ¿Y el VAR por qué no intervino? En cambio el árbitro sí vio una mano ilicitana en el 35. Señaló el punto de penalti, favorable al Madrid,  y el VAR corrigió su decisión. No fue mano, fue muslo.

Rigoni seguía incomodando por nuestra banda izquierda. Sergio Ramos le cubría las espaldas a Marcelo, pero en una ocasión Rigoni dejó plantado al capitán creando un problema.

Al descanso se llegó con 0-1. Me preocupaba, de cara a la segunda parte, que nos bañásemos en un mar de tranquilidad, perdiendo concentración, intensidad y ritmo. No sería la primera vez…

Arrancaron los segundos 45 minutos sin cambios.

A los 50 minutos le señalaron un penalti a Carvajal por agarrón a Barragán. Fidel empataba el encuentro. Mis temores comenzaban a hacerse realidad. Cinco minutos después agarran a Casemiro en el área local, en una jugada similar a la señalada como pena máxima. No pasa nada. El VAR no interviene.

Lo único positivo del tanto en contra es que fue tempranero, con casi toda la segunda mitad por delante. En teoría, porque en la práctica dio igual.

El Madrid adelantó las líneas. Kroos comenzó a lanzar diagonales buscando huecos. Pero ellos, prietas las filas, no dejaban resquicio. Y en el 62 le encontraron la espalda a Marcelo y Boyé remataba al palo. Ahí tuvieron el partido.

¿Dónde estaba Hazard? ¿Y Vinicius? El partido les pedía a gritos. Al menos a uno de ellos.

Ver a Ramos ocupando la punta del ataque (desde el 65 al 67) resultaba patetico.

El Elche se crecía a medida que discurrían los minutos. El Madrid se rompía, fruto de la desesperación.

Carvajal la tuvo en el 69. El meta Edgar Badía salvaba el mano a mano. Volvía a lucirse en el 71 ante Ramos. Muy significativo que las dos mejores ocasiones madridistas de esta segunda parte fuesen de dos defensas.

En el 73 el Elche efectuaba dos cambios. Nosotros pusimos a calentar a Fede Valverde y Hazard. Ibamos retrasados. Quitar a Marcelo era imperioso. En el 76 entraban los dos mencionados por Lucas Vázquez y Kroos. Un error la salida del alemán. Ponía orden y criterio. De la permanencia de Marcelo en el campo ni comento. Para jugar arriba, sin lateral izquierdo, prefiero al alocado Vinicius.

En el 85 entraba Vinicius por Marco Asensio. ¡Para jugar por la derecha! El desbarajuste, con Ramos nuevamente de nueve, era de tal calibre que empecé a temer por el resultado final. Para colmo de males, en el 88, Benzema no llegaba a empujar de cabeza la pelota al fondo de la red.

Se jugaron tres minutos de descuento. En el que ellos en una contra, en el minuto final, pudieron marcar y Carvajal ver la segunda amarilla. El saque de esa falta lo salvó Courtois con un paradón y el partido concluyó con el 1-1.

Un grave traspiés, en el que Zidane erró en el planteamiento (¿cuatro defensas para un delantero?), en la dirección del partido (por ejemplo, los cambios) y en la alineación de Marcelo, o al menos en mantenerlo todo el partido.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El árbitro impidió la goleada en Elche

AS David Gonzalez

El árbitro Iglesias Villanueva impidió la goleada del Real Madrid en Elche. No me refiero a los dos goles anulados ni a los penaltis reclamados. Solo menciono tres casos. El de Damián que no debió acabar el partido. En la primera parte añado. Aarón tuvo que ver la roja por su brutal entrada sobre Gareth Bale (en el minuto siete de la segunda parte). Jonathas dio una exhibición de codazos y braceos. La amarilla que vio en el 39 no le amilanó. Está claro que la firmeza y autoridad que mostró el Madrid hubiese arrollado en superioridad numérica. Y pudo haber pasado en el primer cuarto de hora. Los blancos, ayer de negro, salieron muy enchufados: Cristiano Ronaldo estrelló un balón en el palo, anularon un gol a Bale, Tyton hizo un par de paradas de mucho mérito, el Elche no pasaba de su mitad del campo. Se olía el 0-1. Fue el mejor fútbol que le hemos visto a los de Ancelotti en este 2015. Curiosamente las ocasiones se sucedieron en los primeros 45 minutos y los goles en los segundos. Karim Benzema y CR7.

En el único golpe de buena suerte del Madrid hasta ese momento -y el único del partido, si descontamos la fortuna de salir ilesos- lo aprovechó Benzema para anotar (min.56). En el puesto de caza goles remató aprovechando el rechace del defensa y el portero. La descoordinación de ambos fue provocada por el venenoso pase de Ronaldo tras una internada por la banda izquierda. El segundo llegó por el mismo costado. Esta vez la jugada fue de Isco. Desde la cal de la linea de fondo sacó un pase inverosímil con la zurda evitando que el balón saliese fuera. Descolocó al defensor, más atento a la salida del malagueño con la derecha. Cristiano de un fenomenal salto cabeceaba a la red. 0-2 en el 69. Tocaba cerrar el partido, asegurar los tres puntos y evitar lesiones (esto también figura en el debe del árbitro).

Para los madridistas ha sido un domingo espléndido: primero le ganamos la Copa de baloncesto al Barça y a continuación aprovechamos su derrota del sábado en el Camp Nou ganando en Elche. La crisis mediática cambia de ciudad. Se nos presenta una semana tranquila (toquemos madera) hasta el domingo que recibamos al Villareal.

2 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Cristianator

JuanJo Martin EFE

Cristiano Ronaldo marcó cuatro goles en el Real Madrid 5 Elche 1 (dos de penalti). El otro lo anotó Bale. Albácar hizo el de los visitantes, al transformar el primero de los tres penaltis que se señalaron anoche en el Bernabéu (0-1).

Ancelotti avisó que habría novedades. Se confirmó la presencia de Keylor Navas en la portería. Varane volvió a formar pareja con Sergio Ramos en el centro de la defensa. Carvajal y Marcelo fueron los laterales. Me sorprendió la presencia del brasileño (pensaba que el técnico manejaba las duplas Arbeloa/Marcelo y Carvajal/Coentrao). Los otros dos cambios fueron las rotaciones de Benzema y Modric. Isco e Illarra fueron de la partida. Lo que dejaba en punta a dos delanteros como CR7 y Bale. Un 4-4-2 clásico que se acerca más a la idea del equilibrio que maneja el mister italiano. En muchas de las jugadas de ataque se transformaba en el sudamericano 4-2-2-2 (el “cuadrado mágico” de Luxemburgo, también usado por Scolari en el pasado o por Pellegrini, etc.). Illarra y Kroos eran los dos pivotes sobre los que Isco y James enganchaban con los puntas o combinaban con los laterales, especialmente Marcelo (muy activo toda la noche).

Illarra cuajó su mejor partido desde que llegó. Isco -hasta que se desfondó- y él fueron los mas destacados del Madrid. Ronaldo es otra cosa. No quedan adjetivos para calificar otra soberbia actuación. Y van…

La peor noticia para el Elche fue inaugurar el marcador en el minuto 14: despertaron a la bestia. Un cuarto de hora después ya perdían 3-1. El Madrid había salido dominador, pero sesteaba. Le faltaba ese punto de mala leche para rematar con tino e intención. Con el marcador en contra el equipo se reactivó. Cristiano mostró su empeño y voracidad. En la segunda mitad con el partido despachado, midiendo esfuerzos, era él quien más empeño ponía. En los diez minutos finales consiguió dos goles más. Lleva siete goles (de los 13 logrados por el Madrid) en los dos partidos de Liga tras la derrota frente al Atleti. Suma 9 en cinco jornadas.

Esta notable mejoría mostrada por el Real Madrid (en Champions frente al Basileaen Liga en Coruña y ayer en el Bernabéu) debe revalidarse este próximo sábado frente al Villarreal.

2 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Bochorno en Elche

Alberto Saiz AP

En un encuentro soporífero, salvo en en el descuento, el Real Madrid ganó 1-2 en Elche. Los goles madridistas los logró Cristiano Ronaldo a balón parado: el 0-1 de falta y el 1-2 de penalti. Ambas jugadas están rodeadas de gran polémica. Los locales reclaman que no hubo infracción en ninguna de las dos jugadas.

El Madrid no jugó bien y Ancelotti contribuyó a la confusión con sus cambios de la segunda mitad: tardó en reaccionar y cuando lo hizo se equivocó. Primero entró Illarramendi por un fatigado Isco en el 70. El efecto fue que Khedira, Modric y el vasco se estorbasen. Después en el 80 salió Dani Carvajal por ¡Modric! La idea fue colocar a Carvajal por delante de Álvaro Arbeloa para aprovechar sus cualidades atacantes y ayudar a Arbeloa en el marcaje a Fidel. Pero desequilibró el (inexistente) medio campo y además el gol del empate llegó por esa banda derecha. Fue un error colectivo: Fidel se coló entre los dos laterales, Pepe intentó cubrirles las espaldas (Pepe, CR7 y Diego López fueron los únicos que dieron la talla anoche); el extremo local sacó un buen centro que remató Boakye, quien le había ganado la posición a un despistado Sergio Ramos. Estábamos en el primer minuto del descuento. Los ilicitanos lo celebraron como si fuese el gol de la victoria. El árbitro prolongó el partido. Luego llegó la pena máxima provocada por Pepe… La tercera sustitución fue en el 89: Morata por Di María.

Muñiz Fernández (me parece que se retira esta temporada) fue el gran protagonista: repitió su bochornosa actuación del Camp Nou (Barça-Sevilla). Otro protagonista negativo fue Ramos. La Sergiada lleva camino de convertirse en una epopeya de las clásicas. Anoche dio un repaso a su peores facetas. Esas que tanto inritan a Dante, entre otros muchos seguidores. Debió ser expulsado a la media hora. Le perdonaron la segunda amarilla. Si en la primera se sobró con un innecesario adorno (pudo haber despejado, dar un pase lateral e incluso buscar la cesión atrás al portero) y le forzó a hacer falta siendo el último defensa, en la segunda -no mostrada-  ¿se le olvidó que ya tenía una? En el 1-1 aparece tarde y mal detrás del delantero. A esto hay que añadir -sobre todo en la primera mitad- errores en los pases y poco acierto sacando el balón del área.

Los tres puntos no deben ser motivo de alegría. La preocupación tras lo visto anoche es mayúscula. Como dijo el mister: “Jugando como esta noche no vamos a ganar el derbi. Todo el mundo lo sabe. Necesitamos jugar con más intensidad”. Lo cual me lleva a preguntarme si lo de Elche tiene que algo que ver con el Atleti. Porque el equipo que vimos en el Martinez Valero se parecía al de esos partidos previos a los de Champions.

9 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol