Archivo de la etiqueta: El Roto

9M: el día después

El Roto El País 090318

El sobresaliente éxito de las manifestaciones feministas de ayer en toda España (¡espectacular la de Madrid por su gran afluencia!) y el seguimiento de los paros convocados no deberían caer en saco roto el día después, ni el siguiente, ni al otro, ni… La viñeta de El Roto de hoy es un serio aviso al respecto (con toda la fiereza y mala baba marca de la casa).

Como bien señalaba el día anterior Esteban Hernández, en El Confidencial, el 8M ya era un éxito imparable desde la víspera: el discurso, el debate, se había apoderado de la vida nacional.

Quisiera señalar además dos artículos: “Sí, son las élites las que protestan” de Carlos Yárnoz (El País) y “Dos ineptitudes y una huelga feminista: el regreso del 15M” de Esteban Hernández (en su blog Postpolítica de El Confidencial). Del primero entresaco el último párrafo (la explicación del titular) y unos datos:

  • “El PP ha argumentado que son las élites las que protestan. En efecto, de las élites europeas han partido la conquista de los derechos humanos, su defensa y su exportación a otros continentes. Ni las trabajadoras más explotadas y sojuzgadas pueden permitirse hacer huelga ni las protestas van a partir de países como Irán, donde fueron prohibidas, o Turquía, donde solo trabaja el 34% de las mujeres, la mitad que en Europa. Hoy, pese a las graves asignaturas pendientes, el continente se suma a esta quizás definitiva batalla por los derechos de la mitad de la humanidad. Las españolas juegan un papel protagonista. No hay más ciego que el que no quiere ver.”
  • “España no es ni mucho menos el peor alumno del aula europea, pese a que los españoles son los primeros en alimentar la falacia y el tópico. En Alemania y Francia, mueren cada año víctimas de la violencia machista dos y tres veces más mujeres que en España.”
  • “Cifras de Eurostat de 2015 indican que Reino Unido, Alemania, Francia y Suecia encabezan la lista europea con más casos de violencia machista. En Francia, se registran 60.000 ablaciones al año y solo el 26% de sus parlamentarios son mujeres, frente al 39% en España, lejos aún de la paridad, pero dos puntos por encima de la media europea. La desgraciada brecha salarial es más escandalosa en Alemania (21%) o Reino Unido (20%) que en España (14%).”

Del de Esteban Hernández destaco parte de su reflexión final:

  • […] “En realidad, lo que ha pasado con la huelga de ayer es significativo porque es un buen ejemplo de lo que le ocurre a la izquierda española desde hace tiempo… ya ocurrió con el 15M: era el inicio de un cambio radical en la política española y la consecuencia directa fue que el PP gobierna desde entonces y el reemplazo que se adivina es el de Ciudadanos. Todo un desborde.

    Hacia la irrelevancia, siempre

    El problema es que esto lo hemos visto antes: cuando surgía un asunto de relevancia social, desembarcaba gente de los partidos (o de corrientes de los partidos, o de grupos dentro de la corriente) en los movimientos que se habían formado, los tomaban y los higienizaban. Daba igual que fueran comunistas, trotskistas, socialistas, anticapitalistas o cualquier otra cosa: acababan convirtiendo aquello en algo tan aburrido y desesperante como las formaciones de las que provenían. El resultado final era que el movimiento quedaba desactivado, carecía de influencia en la sociedad y quedaba relegado al nicho de siempre. Y uno tiene la sensación de que es lo que está haciendo el activismo ligado a Podemos con la izquierda: la ha tomado, la ha dirigido y la va a devolver a la irrelevancia. Da igual que tenga lugar el 15M que el 8M: son capaces de desaprovechar cualquier cosa.” […]

1 comentario

Archivado bajo General, Medios, Política

¿Se irá Pujol de rositas?

El Roto

¿Se irá Jordi Pujol de rositas? Hablan de un pacto con el gobierno. No lo creo, pero tampoco lo sé. Pujol ha demostrado habilidad para esto y mucho más. Mi pregunta va más dirigida a aspectos legales como la edad, prescripción de delitos, etc.

5 comentarios

Archivado bajo Política

Japón

16 de marzo de 2011

También tranquiliza encontrar tantos expertos nucleares en bares, blogs y medios. Ya solo nos falta Mourinho!!!

11 comentarios

Archivado bajo Ciencia, Medio Ambiente, Política

El Roto les retrata

15 de enero de 2011

11 comentarios

Archivado bajo Cultura, Recomendaciones

El reino del eufemismo o cuando las palabras mienten (por Antonio Gómez)

29 de diciembre de 2008

el-roto

El Roto. El País

Estamos en crisis, y mis patronos con ella. Ellos han arruinado la empresa con su mala gestión, pero es algo que no tiene demasiada importancia, porque como es bien sabido, la primera, y a veces única, receta que saben utilizar los señores de la mina para sanear sus economías, anden estas enfermizas o saludables, es siempre poner curritos de patitas en la calle. Y lo peor es que estoy de acuerdo, que acepto esta perversa lógica del despido inmediato. A estas alturas, y después de tantas batallas perdidas, ya soy lobo sin dientes y hace tiempo que transmuté la conciencia de clase en envidia de clase. Me da vergüenza confesarlo, pero ya no pretendo colgar a los ricos sino tan sólo que me permitan acceder a sus cotos de caza con escopeta y no de ojeador, como hasta ahora. No es que el despido (“jubilación anticipada” le llaman para no incomodar) me vaya a forrar de millones, pero al menos me permitirá dedicarme a rascarme la barriga, que es la riqueza de los pobres. Así pues, nada tengo contra irme al paro. Lo que no puedo admitir, miren por dónde, es que encima me insulten. 

Y ya nos vamos acercando al tema

En la negociación de los despidos, la empresa comunicó un plan que en su segundo punto incluía realizar un “listado de posiciones afectadas”, y hasta ahí podíamos llegar. Estoy dispuesto a ser despedido y a engrosar la fila de los parados, los jubilados forzosos o incluso los viejos verdes, pero dejar de ser el hijo de mi madre (y mi padre, que algo puso) para acabar la vida convertido en una “posición afectada” es algo que supera mi capacidad de aguante y me invita al suicidio digno antes de caer en esa categoría de subhumanos recién inventada en algún master estadounidense.

 

Ya me jode ser “consumidor”, que es el pozo lingüístico en el que hemos caído los “ciudadanos”. Más aún haber formado parte en los últimos años de la reata sin nombre de los “recursos humanos”, que es como en esos masters enseñan a sus diáconos a llamar a los “trabajadores”. Pero cambiar la noble condición de “jubilado”, “parado”, despedido” o “cesante”, que invitan a la plácida contemplación de jóvenes paseantes y culos reventones desde la cálida tapia de cualquier obra, por la de “posición afectada”, que retrotrae al santuario de Santa María de la Cabeza o incluso a Numancia, es una indignidad personal que trasciende el caso concreto para convertirse en demostración patente de cómo la perversión del lenguaje reduce las personas a cosas y trasforma la realidad hasta traicionarla.

 

Y aquí entra en juego el eufemismo

 

No soy un fundamentalista de llamar al pan, pan, y al vino, vino. Entre otras cosas porque el pan puede ser candeal o de leña, barra, hogaza, rosco, baguette o pistola, y del vino ¿qué decir?: que del tetrabrik al tapón de corcho hay una gama de matices inabarcable. En cambio me gustan las cosas claras y el chocolate espeso. Me viene desde niño, ¡qué puedo hacer yo! Las palabras definen conceptos con los que elaboramos pensamientos, y si se pervierte su significado se nos impide llegar a conclusiones válidas y se nos condiciona la vida. En definitiva, se nos manipula y limita.

        

Desde luego no es novedad el enmascaramiento del lenguaje, se ha hecho siempre por razones morales o políticas, hasta llegar en los últimos años a esa peligrosa plaga de lo políticamente correcto, el eufemismo de todos los eufemismos, la madre de todas las batallas, la escoba que esconde la basura debajo de la alfombra, pero no la incinera. Se practica en todos los terrenos, pero en el laboral es casi una tradición.

 

Hubo otros tiempos en los que los “obreros” desaparecieron de España convertidos en “productores”. Con la aparente pretensión de ennoblecer el trabajo cambiando la denominación de origen de quienes lo realizaban, lo que se intentaba era en realidad borrar el pasado reivindicativo de la clase obrera, que les aterrorizaba. Era cuando el 1º de mayo no era el día de los “trabajadores”, ni siquiera de los “productores” sino la fiesta “del trabajo”, así, en genérico, para con esa falsificación semántica (e histórica) incluir en el mismo lote no solo a los curritos, en cuyo honor y luchas se había constituido la festividad, sino también a los patronos, copartícipes, mientras se enriquecían, de esa utopía eufemística de la hermandad de clases que se concretaba en aquel sindicalismo apellidado vertical.

 

Y aquí volvemos al principio

 

Desde entonces, ¡qué vuelco han dado las cosas! Con la ascensión a los cielos del Caudillo por la gracia de díos, a las nubes volaron los “productores” y volvieron al diccionario los “obreros”. Todos nos pusimos a bailar sevillanas. (“Cada calle con sus nombres / ni roques, ni reyes / ni santos, ni frailes”, había cantado Meneses en la hermosa copla de Paco Moreno Galván). Pero todo cambia: con la postmodernidad los socialistas cambiaron la pana por la arruga, los obreros pasaron a ser empleados, los jefes de personal se transformaron en Directores de Recursos Humanos y los ciudadanos en consumidores. Pero está es, camaradas, la última frontera de la lucha final… Ser “posición afectada” me supera y os pido que os unáis a mí en una oración por mi humanidad perdida.

 

En cualquier caso, y fuera de bromas, no son las palabras las que mienten, sino quienes las utilizan de manera torticera, quienes aumentan con ellas nuestra ignorancia y no nuestro conocimiento. No hay que fiarse de los que escriben (escribimos), porque las palabras son balas en la guerra de las ideas, y hay que calibrarlas bien para saber de qué lado estamos. Hubo un tiempo, me gustaría decir que ya histórico, en los discursos políticos y los editoriales periodísticos había que leerlos entre líneas para intuir lo que realmente querían decir. Ahora tenemos que mirar con lupa cada palabra para saber lo que se esconde bajo ella. Cada cara tiene una cruz, cada concepto un eufemismo. No permitamos sin patalear que nos reduzcan a “posición afectada”, que ya lo escribió don José Bergamín:

 

“Jugando con las palabras

Se juega con la verdad

Y la mentira del alma”

chumy3

Chumy Chúmez. La Codorniz.

7 comentarios

Archivado bajo Cultura, General, Poesía, relatos y otras hierbas, Política