Archivo de la etiqueta: El hormiguero

Guerra de audiencias entre Abascal y Casado

Casado Hormiguero

La presencia de Santiago Abascal en “El hormiguero” batió récords de audiencia (fue el tercero más visto en la historia del programa). El líder de Vox reunió a “4.049.000 de espectadores, lo que supuso el 23,5% de audiencia.” El jefe de filas del PP Pablo Casado acaba de pasar por el plató del show de Pablo Motos. Con unos resultados más bien discretos: 2.049.000 de espectadores (11,7%). Prácticamente Abascal dobló a Casado.

Más allá de las maquinarias electorales de los partidos y sus agendas, las audiencias no marcan el voto. Mandan las urnas, la mejor encuesta, la autentica. Y me atrevo con un pronostico: Abascal doblará a Casado en TV pero Casado probablemente le duplique en votos el 10 de noviembre.

Deja un comentario

Archivado bajo Medios, Política

Falta de respeto total (Efe Eme)

28 de noviembre de 2009

La falta de respeto hacía la música, en general, durante las ultimas décadas ha crecido de forma vertiginosa. Y -en particular- quienes más lo han sufrido han sido artistas, compositores, músicos y los trabajadores del sector. Conscientemente dejo aparte a empresas y empresarios, que también se han llevado lo suyo, pero no son la parte más débil del asunto.

Esta semana se anunció la presencia de Jamie Cullum en “El hormiguero” de Pablo Motos. Me dispuse a ver el programa. Soporté las distintas secciones del programa, diseñadas para mayor lucimiento del presentador y sus colaboradores habituales. Cullum estaba en las mismas. La traducción simultánea, que le llegaba vía pinganillo, nos mostró la imagen más amable y paciente del artista. Esperaba a que llegase su hora, para actuar y enseñar su música. No tuvo una palabra más alta que otra. Ni siquiera cuando Motos le llamaba Jimmy, en vez de Jamie. La insistencia en cambiarle de nombre me resultó irritante. Una tremenda falta de profesionalidad. Tenía el CD en la mano. Podría haberse fijado. Jamie Cullum era su estrella invitada. ¿No sabe como se llama la gente que acude a su show? ¿O se equivocaron los guionistas? Pero lo peor sucedió cuando llego el momento clave. Cullum se sentó al piano para ofrecernos su arte. Ante mi pasmo cortaron para dar paso a publicidad. No salía de mi asombro mientras en pantalla veía y escuchaba los anuncios y en una pequeña ventana, en el ángulo superior izquierdo, observábamos al bueno de Jamie Cullum interpretando su tema. Obviamente no se le oía, porque el sonido estaba copado por los spots. Nunca había visto nada parecido: traer a un artista para que actúe y cuando lo hace, lo eliminas de la emisión para dar paso a publicidad. No sé quien financió y organizó esta aparición del ingles en “El hormiguero” (la productora, el patrocinador de sus conciertos en España de esta semana o la discográfica), pero está claro que fue una falta de respeto total hacia el músico, su público y por extensión a los telespectadores que nos gusta la música.

Desde hace tiempo sostengo que los profetas del Apocalipsis discográfico responden a una agenda oculta. Son los agoreros que llevan años certificando la defunción del sector. Aireando y exagerando sus males, los falsos y los reales, pero sin aportar ninguna solución. Juan Varela es uno de ellos. Columnista en varios medios (como en el desaparecido Soitu) fue el primer director de ADN.es, la difunta edición digital del gratuito del grupo Planeta. Este mes hemos conocido que la editorial del diario y la agencia publicitaria han sido condenadas a pagar 90.000 euros, por usar para un anuncio un tema muy parecido al “Me Gustas Tú” de Manu Chao. Cuando Chao fue contactado se negó expresamente a la utilización de su obra. Pero ADN y la agencia buscaron “la solución creativa”, tras haber sido también rechazados por Jarabe de Palo y haber descartado el trabajo realizado por Marc Parrot /El Chaval De La Peca. Lo que hicieron fue usar una sintonía que “evoca, recuerda y tiene cierta relación” con el original de Manu Chao. El Juzgado Mercantil número 3 de Barcelona justificó la condena por la repetición de la frase “me gustas tú” y las similitudes encontradas en el ritmo, la melodía y la armonía. Los noventa mil euros que tienen que pagar la agencia y ADN son para Radio Bemba (70.000), la discográfica, por daños patrimoniales, y para Manu Chao (20.000), por daños morales. He contactado un par de veces con Juan Varela para conocer su versión de los hechos. Porque como responsable del digital del periódico conocería el asunto desde dentro (y colaboraron en la difusión y promoción de la campaña). No ha contestado, como esos políticos que dan ruedas de prensa sin aceptar preguntas, y a los que él tanto ha criticado. Quizás la manifiesta enemistad de Varela con el sector, tanto editorial como discográfico, tenga su origen en el “caso Manu Chao vs. ADN”. El cual no deja de ser una falta de respeto total hacia los creadores y sus derechos.

Asimismo desde hace tiempo vengo sosteniendo la indefensión que padece la industria musical. Y por tanto, como sucede en el sector del automóvil, también la sufren las empresas y negocios auxiliares. En esta legislatura ya llevamos dos ministros de Cultura. Cuentan que al anterior le costó el puesto sus diferencias con los del Cine. Fue sustituido por Gonzáles-Sinde, quien proviene de ese mundo. Como su padre. El problema es que esta semana les ha estallado el juguete entre las manos. Una mala gestión ministerial, que no cumplió con los trámites europeos necesarios, y una pequeña división en el sector pone en peligro toda la futura producción cinematográfica. Y digo yo que afortunados ellos, que se enfrentan a (solucionables) problemas burocráticos en la promulgación y aplicación de su ley. Porque estos días hemos averiguado que la deseada Ley de Música ni está ni se la espera. ¿O sí? El martes Félix Palomero, director del INAEM, negaba la necesidad de una ley y sugería estudiar otras opciones. Un representante de UFI (que agrupa a muchas de las indies) confirmaba que les habían comunicado que en esta legislatura no habría nada. “Está parado” y “no es una prioridad” son otros testimonios de los presentes en las negociaciones con Cultura. Ante las reacciones de los diferentes protagonistas del sector (por fin reunidos en una plataforma común) un par de días después Palomero reculaba. Y mareaba la perdiz. Se reunía con una de las partes, obviando a las demás y proponía la creación de una mesa de trabajo. ¿Qué pasa entonces con todas las reuniones habidas desde agosto? ¿Se van al garete y se empieza de nuevo? Si se parte de cero se cumpliría la primera premisa: no habrá Ley en esta legislatura. Además el INAEM recurre al clásico “divide y vencerás”. Lo que parecía avanzar con el anterior equipo ministerial ahora aparece sumergido en un mar de confusión con los actuales gestores, más decantados hacia la industria cinematográfica. Otra falta de respeto, esta vez desde el gobierno, incumpliendo su programa electoral. Éramos pocos y parió la abuela…

Publicado en Efe Eme

13 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Medios

Luis Piedrahita

17 de julio de 2008

He coincidido varias veces con Luis Piedrahita (vive en el barrio). Comiendo en El Schotis, por la calle o saliendo del ascensor de casa (es amigo de Eduardo Aldán). Pero nunca me había parado a hablar con el, más allá de hola o mostrarle mi admiración y la de El Mundanito.

La otra mañana andaba liado con intentar sacar fotos del nuevo escaparate del Delic, sin que aparezca reflejada la Plaza de la Paja. Era mi segundo intento y pensé que a primera hora de la mañana sería buen momento (antes de tener el sol de pleno).

 

Y ahí estaba, fresco y radiante, sentado en el banco de piedra que hay entre la papelería y el Delic. Nos saludamos, le conté lo que venia a hacer y como tenían el cierre echado me dijo “abren a las once”. Así que echamos un rato de charla.

 

Sólo puedo decir que es encantador. Y me descubrió un par de asuntos.

 

Uno, La Plaza de las Artes, un sitio de magia, cerca del barrio. Qué es donde actúa el genial René Lavand cuando viene a Madrid. Con lo que aproveché para darle las gracias a el y a los de su programa de TV Nada x aquí (Cuatro) por descubrirme al maestro argentino.

 

Y dos, me enteré que el maestro Lavand es manco desde pequeño, y que su pasión por la magia es la que le llevo a desarrollar las técnicas que tan magistralmente pone en practica.

 

Al polifacético Luis Piedrahita le conozco (profesionalmente) desde que ganó el primer concurso de monólogos del Club de la Comedia. Y le admiro desde que le escuchaba en No somos nadie (M80), el programa matinal de Pablo Motos, cuando llevaba a El Mundanito al cole.

 

Cuando salía la Diosa local Nuria Roca y su consultorio, tenía que cambiar de dial (si aun no habíamos llegado al colegio). Ya aprendí a apañármelas con el horario, para conducir el trayecto desde casa y no perdérmela. Y en eso dejaron la radio…por un programa diario de TV “El hormiguero“.

 

La pieza que me/nos cautivó fue la de las pinzas de tender la ropa. Y la descripción de cómo cae un pinza al patio, deteniendo el tiempo, era sencillamente antológica.

 

Decía que el llamado “rey de las cosas pequeñas” es polifacético porque aparte de los monólogos y la magia, también ha publicado tres libros, dirigido una película además de ser guionista y escritor para cine, teatro y TV.

 

Como es verano os dejo con un clásico: el de los juguetes de playa o la prueba irrefutable que Dios no existe.

 

 

 

10 comentarios

Archivado bajo Cine, Cultura, Libros, Medios, Recomendaciones