Archivo de la etiqueta: Doha

En lo de Mbappé falta una pieza

rompecabeza

En todos los dimes y diretes del fichaje de Mbappé me falta una pieza. La clave que completaría el rompecabezas de esta historia. Algo que puede estar sucediendo y no lo sabemos o simplemente no está pasando y podría dar al traste con su llegada al Real Madrid. Me refiero a la negociación directa, cara a cara.

En la cultura comercial de los árabes musulmanes (y también en la de los japoneses) el contacto entre los negociadores es indispensable. Sentarse enfrente, compartir un zumo, un café o un té, forma parte del protocolo requerido para llevar a buen puerto cualquier negocio.

No tenemos constancia de ninguna reunión entre Florentino Pérez y el presidente del PSG o el dueño del club, el emir de Catar. Cuando digo “no tenemos” me refiero a que ningún medio nos ha dado noticia de un encuentro de estas características.

Tampoco tenemos información de contactos directos previstos en Doha o París (descarto Madrid como punto de encuentro). Un punto neutral era otra posibilidad. Pensaba que el sorteo de la Champions de ayer, en Estambul, podría haber sido  el lugar de la cita. Aunque no fuese la situación más discreta. Pero llegados a este punto qué mas da la discreción. Todo indica que el presidente blanco no estuvo en Turquía. Ayer lo único que trascendió es que el Madrid subirá su oferta a 170 millones más 10 en variables (por objetivos). ¿Cómo se hará? ¿Por email? ¿No habrá una reunión presencial?

El mercado de fichajes se cierra el 31 de agosto. ¿Alguien controla la agenda de Florentino? ¿Sabemos si tiene previsto algún viaje? ¿Habrán cambiado las costumbres comerciales árabes?

1 comentario

Archivado bajo Fútbol

Charlie Hebdo vuelve a dar en la diana

CH

El semanario satírico francés Charlie Hebdo vuelve a dar en la diana con su última portada. Y esperemos que no les vuelva a poner en la diana del terrorismo islámico.

La portada con el texto de “Talibanes era peor de lo que se pensaba”, que acompaña a la viñeta de tres mujeres enfundadas en sus burkas con el número 30 de Messi del PSG (equipo propiedad del emir de Catar), pone el dedo en la llaga. Y señala un doble juego: el del emirato usando el fútbol (PSG, patrocinios deportivos y concesión del Mundial) para lavar su imagen y el del poder occidental haciendo la vista gorda a las tropelías del régimen catarí. Todo esto viene a cuento porque se ha desvelado que líderes talibanes estaban cómodamente instalados en Catar. Y desde ahí volaron a Afganistán para formar gobierno, una vez tomado el país. Que alguno de ellos estuviese en Doha era sabido por los observadores y quienes siguen el día a día de estos asuntos. La inmensa mayoría no teníamos ni idea. Nos hemos enterado ahora (y no todos, de ahí la importancia de esta portada).

Siempre se ha sospechado del apoyo de Catar a grupos terroristas. En junio de 2017 Egipto, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Baréin, Yemen, Libia y Maldivas rompieron relaciones diplomáticas con Catar por la supuesta injerencia de Catar en la situación interna de estos países y del supuesto apoyo a los hutíes de Yemen, a Al Qaeda y el Estado Islámico de Irak y el Levante. A principios de este año Catar y Arabia Saudita sellaron un acuerdo por el que daban por resuelta la crisis.

Las ínfimas condiciones laborales de la mano de obra contratada para la construcción de los estadios del Mundial han sido denunciadas ampliamente por sindicatos y organizaciones en favor de los Derechos Humanos. Y llevó a la cancelación de la kafala, las leyes que ocultaban y amparaban la esclavitud. ¿Mejoraron en algo las demás condiciones laborales?

El escándalo de los sobornos por la concesión del Mundial (y el de Rusia también) parece haber remitido, aunque algún caso aún colea en tribunales de EEUU. ¿Demasiados intereses en juego? Si repasan la lista de los principales sospechosos del Qatargate lo entenderán mejor. Es lo que tiene ser un país petrolero y la tercera mayor reserva mundial de gas natural.

Del asunto de las mujeres, de sobra conocido, tan solo decir que en Catar mujeres violadas han sido condenadas por adulterio.

Ya sé que sonará demagógico, o quizás lo sea, pero en Catar da la impresión que tratan mejor a los talibanes que a las mujeres y a la clase trabajadora.

¿Hasta cuándo vamos a seguir mirando para otro lado? ¿Y tragándonos el cebo del fútbol? ¿Es viable un boicot a su Mundial?

Deja un comentario

Archivado bajo Fútbol, Política, Religión