Archivo de la etiqueta: Diane Keaton

Antoni Miralda en Manhattan: cuando la noche neoyorquina era española

Antoni Miralda (Tarrasa, 1942), Premio Velázquez de Artes Plásticas 2018, estuvo viviendo en Nueva York desde 1971, junto a su esposa la cocinera Montse Guillen (Melilla, 1946). Ambos, en los 80, fueron artífices junto a otros protagonistas de una explosión española en las noches de Manhattan. Protagonistas directos. También los hubo indirectos. Entre estos últimos destaca el club de rock The Ritz de la calle 11, meca durante la década de los 80 de los mejores conciertos y eventos de la ciudad.

Era un viejo teatro/salón de baile reconvertido en sala de conciertos siendo los primeros de NY en instalar pantallas gigantes de video. Ahí, por ejemplo, actuaron por primera vez en EEUU Culture Club, U2,  Depeche Mode, Duran Duran, Sepultura y la nueva banda de Johnny Rotten tras los Sex Pistols (Public Image Limited); MTV inauguró sus emisiones desde el Ritz (incluso crearon una serie de programas Live From The Ritz); Sting nos presentó ahí su primer álbum en solitario; Tina Turner relanzó su carrera con un showcase en el Ritz; se grabaron varios discos en directo y las ultimas actuaciones de  Talking Heads y Stevie Ray Vaughan ocurrieron allí. ¿Saben lo qué era The Ritz y quienes eran sus propietarios? ¡La casa de Galicia! Desde 1970. Los inmigrantes gallegos habían encontrado el local adecuado para que cupiesen las numerosas agrupaciones de gaiteros y se pudiese bailar la muñeira. Y luego alquilaron la sala. En 1989 el Ritz cambió de local y se mudó al que ocupaba Studio 54. Se llamaron The New Ritz pero ya no fue lo mismo. El sitio original de la calle 11 ahora es el Webster Hall, rememorando el nombre original de la sala de baile (y sede feminista y de numerosos grupos de izquierda durante las dos primeras décadas del siglo XX) antes de ser estudio de grabación de RCA o Casa Galicia y posteriormente The Ritz. Casa Galicia de Nueva York siguieron siendo los propietarios del edificio hasta 2017.

Crown-and-AM-photo-Montse-Guillen

A Antoni Miralda y Montse Guillen se les considera responsables de la introducción de las tapas en la ciudad que nunca duerme. Creadores del concepto Food Cultura tuvieron su bautismo en Nueva York con un evento cocinado por Guillen en 1981, en el restaurante Windows of the World, situado en el ultimo piso de una de las desaparecidas Torres Gemelas, donde introdujo las tapas a público y crítica. Craig Clairborne, el prestigioso crítico gastronómico del The New York Times, dedicó una doble página a Montse Guillen. En septiembre del 84 la pareja inauguró El Internacional Tapas Bar & Restaurant en Tribeca, el barrio que pocos años después desplazaría al Soho como punto de encuentro de la vanguardia y las elites artísticas y que en esos momentos empezaba a despuntar. Principalmente gracias a otro bar y restaurante, The Odeon. Precisamente estos dos locales compitieron por el mismo público y El Internacional empezó a acoger al publico habitual del Odeon, gracias a los revolucionarios conceptos artísticos y estéticos que Miralda desarrolló. ¿Quiénes eran estas personas que pusieron de moda El Internacional? Nombres como Andy Warhol, Jean-Michel Basquiat, Keith Haring, Pina Bausch, Robert Wilson, Robert de Niro, Michael Douglas, Diane Keaton, David Lynch, John Kennedy Jr., David Byrne, Frank Zappa, Deborah Harry, Umberto Eco, nuestros Antonio Gades y Sara Montiel y sobre todo Lorne Michaels, el creador y productor de Saturday Night Live (SNL), quien acudía con su cuadro de guionistas y actores. Este espacio televisivo fue clave en el desarrollo y popularización tanto del Odeon como de El Internacional.

porron olympics-elena guereta

El restaurante, dos estrellas en la guía del New York Times y situado en el 217 de West Broadway, captó muy pronto la atención del puntero programa de humor de TV. Por sus tapas (el primero en ofrecerlas en la ciudad y dicen que en EEUU), su look rompedor gracias a las instalaciones y los detalles de Miralda, el aire de locura donde todo parecía posible (tan cercano al espíritu del show), su video carta donde explicaban las recetas de callos, gambas al ajillo, pulpo a la gallega y otras especialidades españolas, los cócteles de color turquesa, las fiestas del porrón (The Porron Olympics), etc. Un happening continuo. El salto definitivo al estrellato fue cuando una instalación de Miralda, la replica de la corona de la Estatua de la Libertad colocada sobre el edificio del local, apareció en la careta de entrada de SNL. Estuvo varias temporadas. En el pantallazo vemos la imagen completa que salía dos veces y se alternaba con un par más, detallando la corona y la ventana iluminada.

Miralda SNL

La “coronación” del local, emplazado entre dos edificios de mediana altura, tuvo lugar el 15 de julio de 1985. Y como es obvio hubo una gran fiesta. Todo Nueva York se dio cita. Un año después la pareja abandonaba El Internacional e iniciaba el proyecto Honeymoon (1986-1992), la boda entre la Estatua de la Libertad y la del Cristóbal Colón de la Ciudad Condal.

Crown-and-Facade-Peter-Aaron-85A30_200

De jefa de sala estaba Elena Guereta (hija del galerista Fernando Guereta, maestro de Soledad Lorenzo). Al cierre de El Internacional regresó a Madrid y abrió Delic, en la céntrica Plaza de la Paja (aún sigue funcionando a tope). Recuerdo una noche gloriosa en el local, gracias a los buenos oficios de Elena. Habíamos montado un desplazamiento de medios ingleses, franceses y holandeses para ver a Lone Justice (Geffen) en el Madison Square Garden, Eran teloneros de U2. Nos habíamos puesto de acuerdo con Island (en Londres) y Atlantic (en Nueva York) para compartir gastos. Su primer álbum había sido producido por Jimmy Iovine, tenian una buena cantante en Maria McKee y Steve Vanz Zandt y Tom Petty compusieron un par de temas para el disco (Van Zandt y dos Heartbreakers tocaron en el álbum). Bono estaba teniendo una de esas noches cargantes. Me estaba incomodando. Y de repente tras una larga parrafada se arrancan con “We Are The World“. No pude más. Me levanté para irme. Me excusé con el director general de Epic en Inglaterra alegando que tenía que supervisar el local donde íbamos a cenar. “Te acompaño. Yo tampoco aguanto esto” me contestó. Nos siguió toda la prensa británica desplazada. El director de la compañía inglesa comentó entre carcajadas que a alguien de Island se le iba a caer el pelo. Tras arreglar varios taxis llegamos a El Internacional. La noche fue delirante. Era Fools Day, el día de los Santos Inocentes en EEUU. Y tuvo como colofón un cuarteto de violinistas tocando el himno británico. Muy monas las cuatro, vestidas de etiqueta. Al llegar a casa le comenté a La Mundana que me echaban. “Pues con el pedo que llevas al menos te lo has pasado en grande” me dijo. A la mañana siguiente, con la resaca puesta, iba camino del matadero. “We Are The World” era de CBS, nuestra canción estrella del momento, un proyecto de la máxima estrella de la casa, Michael Jackson. Y para rematarlo era un disco benéfico. Y mi gesto fue público y notorio. Según iba por el pasillo de la planta 14, del edificio de CBS, para ir a mi despacho mi secre me avisó que la jefa me estaba buscando. Que había preguntado por mi un par de veces y se la notaba ansiosa. Confirmado: mis temores se iban a convertir en realidad. Cuando asomé por la puerta recibí una estruendosa ovación. Mi jefa estaba con los de la compañía inglesa, el presidente de la misma que no había ido al concierto pero sí a la cena y el presidente de la división internacional (en la que curraba). La lluvia de elogios fue tremenda. Que si la mejor cena, que nunca se habían divertido tanto, que vaya pedazo de local, como se notaba que tenía ascendente en el sitio, que bien nos había tratado la maître (Elena), que los medios ingleses estaban encantados, que lo del himno fue apoteósico y que por favor que cada vez que viniesen o mandasen a alguien a NY que me encargase personalmente…

Los orígenes del local que albergó El Internacional (y que Antoni Miralda reformó de arriba abajo, empezando por esa fachada tan de dálmatas, que le daba un aire de lo más pop) son igual de fascinantes. Comenzó siendo un restaurante alemán, Teddy’s (por su dueño Teddy Bartel). En 1945 Bartel lo vendió a Sal Cucinotta quien lo transformó en un restaurante italiano de lujo. Y empezó a atraer a estrellas del cine como Elizabeth Taylor, Groucho Marx, Sophia Loren, Kirk Douglas, Anthony Quinn o Jane Fonda. También a la Mafia. A los capos les gustaba rodearse y frecuentar a las estrellas del celuloide. Pero como siempre sucede la presencia de los mafiosos acaba trayendo malas noticias y el Teddy’s inició su decadencia a finales de los 60. Estuvo cerrado durante algún tiempo hasta que aparecieron Miralda y Guillen.

Si El Internacional se convirtió en el punto de referencia del cool downtown de Manhattan, el Gas Station fue el lugar alternativo que rompió en el East Village, concretamente en Alphabet City. En la esquina noroeste de la Avenida B con la calle 2, debe su nombre a que ocupó una gasolinera abandonada. También era conocido como 2B por la dirección. Un lugar post apocalíptico que surgió de los restos de la caseta, los surtidores, algunos asientos de coches y el edificio contiguo, donde los abundantes yonquis del barrio pasaban el rato. Un chutadero por llamarlo de alguna forma. El médico y pintor hispano-argentino Osvaldo Gomariz y su socio Xavier Domingo, oncólogo español, llegaron a Nueva York. Osvaldo en 1983 con una beca Guggenheim desde Madrid y Xavier a trabajar en lo suyo. Y comenzaron a desescombrar la vieja gasolinera con la ayuda del caribeño Rubén García. No solo recibieron el aplauso de los del barrio. También les ayudaron en la ingente tarea. Mantuvieron en pie las estructuras abandonadas, que le daban un aire fantasmagórico al lugar. Repararon las farolas, asearon los asientos e incorporaron mesas y sillas que iban encontrando o comprando en ventas de trasteros y tiendas de segunda mano. La caseta fue el bar donde servían zumo de sandía “con o sin gas” (con o sin vodka). Operaban en una situación de semi clandestinidad: no disponían de licencias de licores, pero sí de apertura porque eran un centro cultural. Organizaban exposiciones, al aire libre, de esculturas y pinturas. Y funcionaban como taller y estudio. Las esculturas y piezas creadas en el lugar permanecieron ahí, lo cual fue creando por acumulación ese ambiente Mad Max. Como el Lower East Side era refugio de artistas underground que habían salido del Soho, por su gentrificación, encontraron una veta y siempre había muestras y creadores en acción.

Ginsberg, Ory, Gomariz GS 1987

La conexión e inclinación artística del lugar venía de los escultores que trajo Rubén y de la mano de Osvaldo (amigo de Rafael Alberti, Gloria Fuertes, Carlos Edmundo de Ory –amistad casi quebrada por la publicación de un libro de poemas de Ory editado por Gas Station–, Mercedes Sosa y Allen Ginsberg), quien además de pintor era un excelente cocinero de paellas (doy fe: las paellas que cocinaba en casa eran un evento en la comunidad musical de NY)). En la foto Ginsberg, Ory y Osvaldo en el Gas Station.

Spanish Poetry in NY Fundacion CEdO

La presencia de artistas emergentes como Haring y Basquiat (más de una noche ejerció de dj) disparó la popularidad de Gas Station y sus exposiciones entre la comunidad alternativa. Otro factor importante fue que en la acera de enfrente estaba Save The Robots, el afterhours más underground de NY. Sus clientes a la entrada o salida paraban en Gas Station. Las horas punta eran entre las cuatro de la madrugada y las ocho de la mañana. En Save The Robots el único alcohol que servían era vodka (pronto establecieron una política conjunta de compra). Este golpe del destino hizo que Gas Station fuese la comidilla de la vanguardia de la ciudad.

Un embargo en 1995 puso fin a la aventura de Gas Station, cuando hacía tiempo que ninguno de los tres fundadores estaba ya al frente. Ese mismo año falleció Osvaldo Gomariz en su Argentina natal. Hoy en día el lugar que ocupaba Gas Station/2B es un Duane Read (la cadena de supermercados farmacéuticos).

Otro aspecto no tan conocido de la noche neoyorquina fue la explosión en ventas del cava Cordón Negro de Freixenet. Fui testigo de cómo y donde sucedió. En la fiesta prenupcial de un compañero de trabajo y su novia, ex de la Factory de Warhol y vicepresidenta de prensa y publicidad de Epic Records (entonces en la cresta de la ola con “Thriller” de Michael Jackson). La fiesta era en el apartamento de ella (le abrí la puerta a un demacrado James Taylor, vecino del piso de arriba, quien venía acompañado de Carly Simon, quien se había empeñado en que su ex fuese buen vecino y bajase a felicitar a la pareja). Los sospechosos habituales de la jet artística y empresarial de NY estaban presentes (Warhol, Basquiat, Morrisey –el director de cine–, los dueños de Studio 54, Area y The Odeon, etc.). La única bebida disponible era Cordón Negro. Abrías la nevera y estaba hasta arriba de Freixenet (los frigoríficos estadounidenses son grandes). Las bañeras de los dos baños llenas de agua, hielo y botellas de cava. El producto gustó y al enterarse del (bajo) precio entusiasmó. Ese fin de semana se agotaron las existencias en la ciudad. Y fue uno de los espumosos más vendidos de esas Navidades. Desde Nueva York saltó al resto del país.

En este recorrido hemos pasado del éxito de Miralda –y Guillen introduciendo las tapas– al underground del Gas Station pasando por Freixenet y The Ritz. Añadan las actuaciones de flamenco (siempre llenas y con dos cimas: el bailaor Mario Maya en el Public Theater de Joseph Papp y Paco de Lucía en el Carnegie Hall), la entonces emergente figura de Almodóvar, los nuevos diseñadores españoles y el siempre pujante arte español (el importantísimo galerista Leo Castelli fichó a Barceló, Sicilia expuso por primera vez en Manhattan en la primera galería de grandes dimensiones que abrió en el Soho y en el 85 se presentó la exposición colectiva 5 Spanish Artists, etc.). Es fácil comprobar que en el Nueva York de los 80 lo español estaba en boga.

P.D.: he pasado por alto el restaurante El Quijote del Chelsea Hotel (donde paraban los afamados clientes del hotel). Abierto en 1930 cerró sus puertas este año.

2 comentarios

Archivado bajo CDI, Cultura, Música, Medios

Voluntad de Cambio: ¿Cómo se dice? ¿Cómo se llama? Obama, Obama (by John)

5 de enero de 2008

CDI: IOWA

(Crónicas del Imperio)

barak_obama-reuters-el-pais.jpg

Los resultados de la primera etapa en la carrera electoral americana confirman la profunda voluntad de cambio del electorado. En el campo Demócrata, Obama y Edwards se anteponen a la favorita del establishment, Hillary Clinton. En el Republicano, Huckabee y Romney se anteponen a McCain y Giulianni. Desde el punto de vista del establishment de Washington, los 4 son prácticamente outsiders.

Vayamos por los Demócratas:

Si exótico es el campo Demócrata, al menos desde el punto de vista del establishment político americano, el Republicano no le queda a la zaga:

Obama es, como la mayoría de los políticos negros USA, un negro muy poco negro, mas bien un Oreo (en ref. a las galletas, negras por fuera y blancas por dentro). También era muy Oreo el político negro que mas lejos llegó en el campo Republicano, Colin Powell. La (de momento) imparable ascensión de Obama comenzó en la Convención Demócrata de Boston de hace 3 años donde, el todavía Congresista en la legislatura estatal de Illinois, se convirtió en La Gran Esperanza Blanca (que ironía) de las bases Demócratas. Con un lenguaje y unos modos muy “Kennedianos”, Barack Obama consiguió despertar la ilusión de unas bases humilladas desde el robo de las elecciones que le dieron a Bush su primera Presidencia. Se mire como se mire, Obama es un americano muy raro. Para empezar, a pesar de ser cristiano tiene dos nombre musulmanes Barack y Hussein. Hijo de un Keniata y una Americana de Arkansas se crió en Hawai (que no es precisamente lo mas representativo de USA) e Indonesia, donde se mudó la familia tras el temprano divorcio de su madre y su posterior matrimonio con un ciudadano de este país. Obama estudió en Indonesia y habla el idioma. El resto casi es un perfecto guión de película sobre el american dream, el joven difícil, con una identidad mas que confusa (vive en LA, habiéndose criado en Hawai e Indonesia, su madre es de Arkansas, su padre de Kenya – “el era negro como un tizón, mi madre blanca como la leche” según los describe en sus memorias-, hijastro de un indonesio musulmán, el joven Obama se mete hasta el jarabe de los niños, pero  llega a la Universidad de Columbia para terminar doctorándose en Harvard. Posiblemente su clara actitud de rechazo a la guerra de Irak en todo momento le ha valido el apoyo de unas bases Demócratas muy opuestas a una guerra que sin embargo, en su muy típica posición de maestra en el arte de nadar y guardar la ropa, Hillary Clinton apoyó.  

 

John Edwards también es un político relativamente atípico, especialmente por su discurso político anticorporaciones, más en la onda de lo que sería la izquierda europea que lo que se espera de un candidato presidencial americano. Hijo de un compañero del textil (sorry, esta vez no toca del metal) y una cartera -de correos-, Edwards acabó doctorándose en Derecho por la Universidad de North Carolina. Su carrera comenzó casi como un guión de peli interpretada por Julia Roberts. Siendo un letrado muy joven en un bufete de abogados le encasquetaron un caso imposible que Edwards ganó. A partir de ahí una imparable carrera de picapleitos/ mosca-cojonera muy en la onda de las películas americanas de abogados. Edwards ha sido uno de los primeros políticos en usar activamente La Red para sus campañas electorales y uno de los más eficaces. Abandonó el Senado para presentarse en las elecciones del 2004 como vicepresidente en el ticket de Kerry. Actualmente Edwards defiende que sus objetivos son eliminar la pobreza, luchar contra el calentamiento, establecer la atención medica universal (en USA, claro) y retirar las tropas de Irak, punto este en el que dio un viraje radical en el 2005, tras haber apoyado inicialmente la guerra.

 

 

 

Huckabee es un ministro baptista, bajista de una banda de rock, Capital Offense,  y ex- Gobernador de Arkansas. Su nominación como Gobernador fue una rara carambola política que comienza en 1992 con la elección del entonces Gobernador de Arkansas, Bill Clinton, a la Presidencia. El puesto de Gobernador lo asumió el Vice-Gobernador Guy Tucker, celebrándose una elección especial para cubrir el puesto que este dejaba vacante y que gano Huckabee (quien por cierto acababa de perder la elección a Senador). En 1995 fue reelegido Vice-Gobernador y en 1996, cuando el Gobernador Tucker dimitió para poder defenderse de las acusaciones derivadas del escándalo Whitewater (dirigido fundamentalmente contra Bill y Hillary Clinton), Huckabee ascendió a Gobernador, ganando posteriormente las elecciones del 98 y 2002. Huckabee ha puesto nerviosas a las 3 facciones que compusieron la coalición que ha sustentado al Partido Republicano desde los tiempos de Reagan: anti-impuestos, halcones en política exterior y conservadores en lo social.  Los anti-impuestos le reclaman su elevado gasto en servicios públicos  (transporte, educación y sanidad) como Gobernador de Arkansas. Los halcones en política exterior le atacan por sus críticas a la arrogante mentalidad de bunker de la política exterior de Bush. Y hasta sus aliados naturales de la derecha cristiana le consideran poco sólido en la defensa de sus posiciones. Últimamente, y ya metido en faena de campaña, Huckabee ha empezado a alardear más de sus subidas de impuestos para pagar carreteras, sanidad o escuelas, que de sus recortes fiscales. Quizás haciéndose eco de las propias inquietudes de las bases de la derecha cristiana que últimamente, según las encuestas, empieza a preocuparse más de asuntos económicos y de justicia social que de sus viejos caballos de batalla sobre matrimonio gay, aborto y creacionismo. Seguramente porque en los últimos años han recibido bastante dosis de estos temas mientras sus niveles de vida se degradaban dramáticamente.

Tampoco es demasiado normal el segundo clasificado Republicano, Mitt Romney que ha sido obispo mormón y un cargo equivalente al de cardenal de una archidiócesis en su religión. En su juventud fue misionero en Francia, como esos jovencitos de camisa blanca y corbata que dan la barrila por nuestras calles. En la disputa por el voto de los conservadores cristianos, es acusado por sus competidores de que ser mormón no es realmente ser cristiano, sino miembro de una secta, Romney contestó, con lo que Timohty Garton Ash definió -en un magnifico articulo publicado en El País el pasado 30 de Diciembre- como la formula TMA: Todos menos los Ateos.

Mención especial merecen los grandes perdedores del establishment. Cada vez que veo a Hillary Clinton me acuerdo de un capitulo del video de los muñecos de Gomaespuma en el que un macarra que va al cine con su novia gritaba Cuidao con el chino, que’s mu chungo. Pues eso, Cuidao con la Hillary que’s mu chunga. Es el perfecto estereotipo de político que cambia de bando si piensa que eso le coloca mas cerca de la opinión pública aunque no se sepa muy bien que es esa entelequia y pierda la conexión con la realidad en búsqueda del maná de la opinión publica. Sus posiciones en política exterior parecen más destinadas a congraciarse con sus compañeros republicanos en el Senado que con las bases de su partido. Apoyó la posición de Bush respecto a Irak sin fisuras y solo cuando las cosas se pusieron muy feas, se justificó diciendo si hubiéramos sabido lo que hoy sabemos. Frank Rich le respondió con un demoledor articulo en el NYT recordándole que había información de sobra de los enviados de Naciones Unidas,  de Hans Blix y de la Agencia de la Energía Atómica que desmentían la información de la CIA. Que además habia todo tipo de comentarios  de arabistas ingleses y americanos avisando del avispero en que se metían y por si fuera poco, la encarnizada oposición de los aliados europeos (menos el gran estadista que todos conocemos y su compinche Blair, al que le dimitió el Ministro de Exteriores denunciando las mentiras sobre las WMD). Dice que su mayor logro en el Senado es un Desayuno de Oración con Senadores de ambos lados del pasillo, o sea, en cristiano, una lamida en toda regla al sector más reaccionario del Partido Republicano. Y hasta en temas en los que se esperaba una posición firme de quien habia sido una convencida feminista, como el aborto, la Clinton ha efectuado guiños descarados a la derecha cristiana. E incluso en el tema de la asistencia sanitaria universal, que tantos disgustos le ocasionó en sus tiempos de Primera Dama (pues en el fondo todo el asunto de los líos de faldas de Clinton y el escándalo Whitewater no fueron mas que guerra sucia por parte de los grupos de interés asociados al primer negocio del país, la Sanidad) se posiciona mas cerca de los candidatos Republicanos que de sus rivales Demócratas.

Y qué comentar de  Giuliani. Estaba con la popularidad bajo mínimos cuando se le apareció la virgen en forma de Septiembre 11. Su desastrosa vida personal con 3 matrimonios a cuestas y los consecuentes divorcios le han enfrentado siempre con las bases más conservadoras de los Republicanos. Casado en primeras nupcias por la iglesia católica se separo 14 años después y consiguió la anulación canónica del matrimonio aduciendo que se habia enterado que el y su mujer eran primos segundos (no terceros) y eso a pesar de ser primos, conocerse desde la infancia y llevar 14 años casados. Y es que cuando los curas se ponen imaginativos, no tienen precio. Se volvió a casar por el rito católico (vaya morro le echan algunos ¿qué opinaran los aguerridos chicos de La Castellana al respecto…?) para acabar liándose con la Directora de Comunicación del Ayuntamiento de NY en una tormentosa y escandalosa relación desmentida por el entonces Alcalde, pero que causo varios incidentes con su todavía esposa. Después se lió con quien seria su tercera esposa, Judith Nathan, en otra escandalosa relación, pues la Prensa descubrió que la policía de NY tenia que dar protección a la vez a la legitima y a la otra, financiando la protección de la amante con cargo a un oscuro departamento encargado de tramites burocráticos. Para mas inri, la Policía de NY le hacía de chofer a la amante. La cosa acabó explotando cuando la prensa reveló el affaire y Giuliani convocó una rueda de prensa para anunciar su divorcio, con el sórdido detalle de no avisar a su esposa, quien, obviamente se agarro el cesto de las chufas y echó al Alcalde de su residencia oficial. Giulianni se tuvo que ir a vivir al apartamento de una pareja gay (y todavía se extraña del bajo voto que ha conseguido en unas primarias en las que se estima que el 80% del voto Republicano procede de la derecha religiosa). El procedimiento del divorcio fue de premio y el tribunal prohibió al Alcalde entrar en Gracie Mansion (la Residencia Oficial del Alcalde) y ver a sus hijos hasta el final del juicio. Para terminar de arreglarlo, el abogado de Giuliani informó a la prensa que Giuliani sufría impotencia debido a un cáncer de próstata y que no se había beneficiado a su amante en el ultimo año. Resultado del lío, le tuvo que soltar a su Santa casi 7 millones de dólares y perdió la custodia de sus hijos (en la pagina Facebook de su hija Caroline-que no usa el apellido de su padre, si no Hanover, el de su madre- habia un link a la campaña de Obama). Para rematarla, a su comisionado de policía, Bernard Kerik, al que Giuliani propuso para ser el máximo cargo de Seguridad del país, le acusan de 16 cargos de fraude fiscal y otros delitos federales (todo un pieza, vaya). Antes del 11-S la popularidad de Giuliani entre los votantes de NY estaba en un 36% y su fortuna se estimaba en 2 millones de dólares, pero tras el atentado, su popularidad subió a un 79% y su fortuna se estima en unos 60 millones de dólares. Una curiosa anécdota relacionada con su fortuna proviene de su paso por el Irak Study Group, una Comisión bipartisana encabezada por James Baker (Secretario del Tesoro con Reagan y Secretario de Estado con Bush padre) formada por el Congreso para evaluar la guerra de Irak y presentar recomendaciones (por cierto, todas desoídas por la Administración Bush). Giuliani dimitió de la Comisión, después de perderse todas las reuniones de la misma, aduciendo conflictos de agenda. Poco después se reveló que fue el propio Baker quien le dio un ultimátum, o asistía a las reuniones o dimitía. Los conflictos de agenda se debían a las conferencias que daba Giuliani, que consiguió reunir 11,4 millones de dólares en 14 meses y que le tenían tan ocupado como para impedirle asistir a las reuniones.

Quizás las  mejores noticias para los Demócratas sean por un lado, la alta participación de votantes independientes en el caucus Demócrata, posible indicación de hacia donde se dirigirá el voto independiente en las presidenciales, pues curiosamente los independientes si pueden votar en el caucus Demócrata. Por otro, la importancia dada a la economía, la guerra y la sanidad publica entre los votantes, aunque obviamente terrorismo e inmigración ocupaban parte de las preocupaciones Republicanas.

NOTAS DEL EDITOR:

La foto de Reuters es de elpais.com y la del Reggaetón es del Blog Peruanista.  La canción ¿Cómo se dice? ¿Cómo se llama? Obama, Obama se puede escuchar pinchando aquíAmigos de Obama

 

                            obamareggaetonlatinolr92.jpg 

 

El youtube de la Obama Girl preparando las primarias de Iowa vs. la Clinton cuenta con la colaboración de Diane Keaton

14 comentarios

Archivado bajo CDI, Política, Religión