Archivo de la etiqueta: Derechos Humanos

El bienestar de las mujeres en el mundo

Bienestar

El País publicaba la lista de “El bienestar de las mujeres en el mundo“, una clasificación elaborada por la Universidad de Georgetown y el Instituto de Investigación de la Paz de Oslo. Se trata del Índice Global de Paz y Seguridad de las Mujeres y compara 11 indicadores relacionados con la inclusión, la justicia y la seguridad y analizan desde los años de escolarización, la inclusión financiera, el empleo femenino, el uso de móviles  o la violencia en el seno de la pareja.

El diario contrasta estas cifras con las de la ONU de 2016 (que eran bastante mejores que los del mismo organismo en 2008). Y no salimos tan bien parados. O con un informe del Foro Davos (ejem). Como soy optimista por naturaleza (y reconociendo que queda camino por recorrer) me quedo con estos indicadores de hoy y con los que se apuntaban hace dos días.

De este Índice resalto la buena posición de España (y mas teniendo en cuenta que somos el más poblado de los 10 primeros; solo Canadá es comparable en cuanto a número de habitantes). Y me sorprende el excelente cuarto puesto de Eslovenia (donde además cuentan con educación universitaria gratuita) y el décimo de Singapur.

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, General, Política

9M: el día después

El Roto El País 090318

El sobresaliente éxito de las manifestaciones feministas de ayer en toda España (¡espectacular la de Madrid por su gran afluencia!) y el seguimiento de los paros convocados no deberían caer en saco roto el día después, ni el siguiente, ni al otro, ni… La viñeta de El Roto de hoy es un serio aviso al respecto (con toda la fiereza y mala baba marca de la casa).

Como bien señalaba el día anterior Esteban Hernández, en El Confidencial, el 8M ya era un éxito imparable desde la víspera: el discurso, el debate, se había apoderado de la vida nacional.

Quisiera señalar además dos artículos: “Sí, son las élites las que protestan” de Carlos Yárnoz (El País) y “Dos ineptitudes y una huelga feminista: el regreso del 15M” de Esteban Hernández (en su blog Postpolítica de El Confidencial). Del primero entresaco el último párrafo (la explicación del titular) y unos datos:

  • “El PP ha argumentado que son las élites las que protestan. En efecto, de las élites europeas han partido la conquista de los derechos humanos, su defensa y su exportación a otros continentes. Ni las trabajadoras más explotadas y sojuzgadas pueden permitirse hacer huelga ni las protestas van a partir de países como Irán, donde fueron prohibidas, o Turquía, donde solo trabaja el 34% de las mujeres, la mitad que en Europa. Hoy, pese a las graves asignaturas pendientes, el continente se suma a esta quizás definitiva batalla por los derechos de la mitad de la humanidad. Las españolas juegan un papel protagonista. No hay más ciego que el que no quiere ver.”
  • “España no es ni mucho menos el peor alumno del aula europea, pese a que los españoles son los primeros en alimentar la falacia y el tópico. En Alemania y Francia, mueren cada año víctimas de la violencia machista dos y tres veces más mujeres que en España.”
  • “Cifras de Eurostat de 2015 indican que Reino Unido, Alemania, Francia y Suecia encabezan la lista europea con más casos de violencia machista. En Francia, se registran 60.000 ablaciones al año y solo el 26% de sus parlamentarios son mujeres, frente al 39% en España, lejos aún de la paridad, pero dos puntos por encima de la media europea. La desgraciada brecha salarial es más escandalosa en Alemania (21%) o Reino Unido (20%) que en España (14%).”

Del de Esteban Hernández destaco parte de su reflexión final:

  • […] “En realidad, lo que ha pasado con la huelga de ayer es significativo porque es un buen ejemplo de lo que le ocurre a la izquierda española desde hace tiempo… ya ocurrió con el 15M: era el inicio de un cambio radical en la política española y la consecuencia directa fue que el PP gobierna desde entonces y el reemplazo que se adivina es el de Ciudadanos. Todo un desborde.

    Hacia la irrelevancia, siempre

    El problema es que esto lo hemos visto antes: cuando surgía un asunto de relevancia social, desembarcaba gente de los partidos (o de corrientes de los partidos, o de grupos dentro de la corriente) en los movimientos que se habían formado, los tomaban y los higienizaban. Daba igual que fueran comunistas, trotskistas, socialistas, anticapitalistas o cualquier otra cosa: acababan convirtiendo aquello en algo tan aburrido y desesperante como las formaciones de las que provenían. El resultado final era que el movimiento quedaba desactivado, carecía de influencia en la sociedad y quedaba relegado al nicho de siempre. Y uno tiene la sensación de que es lo que está haciendo el activismo ligado a Podemos con la izquierda: la ha tomado, la ha dirigido y la va a devolver a la irrelevancia. Da igual que tenga lugar el 15M que el 8M: son capaces de desaprovechar cualquier cosa.” […]

1 comentario

Archivado bajo General, Medios, Política

Rosa Parks no fue la primera, Elizabeth Jennings sí

Elizabeth Jennings

Rosa Parks, la First Lady of Civil Rights (la Primera Dama de los Derechos Civiles) no fue la primera mujer en protestar por la discriminación racial en el transporte público estadounidense (1955 en Montgomery, Alabama). El New York Times de ayer desvelaba la historia de Elizabeth Jennings, 100 años antes de Parks. En 1854, cuando los caballos aún tiraban de los tranvías. La gesta de Jennings tuvo como resultado el fin de la segregación racial en el transporte público de la ciudad de Nueva York.

Segregación que seguía vigente en muchos restaurantes, iglesias y colegios de la ciudad a pesar que la esclavitud había sido abolida casi 30 años antes. El transporte público venia señalado con unas placas que avisaban si los negros podían subir.

Elizabeth Jennings estaba preocupada por no llegar tarde a la iglesia donde tocaba el órgano (la música siempre presente). Jennings tomó apresuradamente el coche en la esquina de la calle Pearl con Chatham (entre el distrito financiero y el barrio chino; la calle Chatham es la actual Park Row, y era conocida en su día por el apodo de Newspaper Row, por ser donde se imprimían la mayoría de los periódicos de NY).

Pearl & Chatham

El conductor no la dejó subir. La mandó apartarse. Ella se negó y contestó que era natural de Nueva York, donde se había criado. Hubo un forcejeo (según relató en su día la protagonista). Se aferró al marco de la ventana mientras el cochero fustigaba a los caballos, acelerando la marcha. Se saltó las paradas hasta llegar a Bowery donde localizó a un policía. El agente dio la razón al conductor y entre ambos la lanzaron  contra el suelo.

Elizabeth Jennings demandó a la compañía. El abogado que la asesoró fue Chester A. Arthur, que acabaría siendo presidente de los Estados Unidos (el n.º 21). El éxito de su reclamación resultó en una indemnización de 250$ de la época (por daños y perjuicios) y la autorización a usar el transporte público para todos los afroamericanos, mientras estuviesen “sober, well behaved, and free from disease” (sobrios, se comportasen bien y no padeciesen ninguna enfermedad). La victoria no podía ser completa, pero marcó un antes y un después (al menos en NY).

¡Bravo por Elizabeth Jennings!

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo CDI, Política

En defensa de los Artistas (por Julio Valdeón Blanco)

11 de diciembre de 2009

La pasada semana un puñado de artistas españoles habló contra la piratería. Casi les parten la boca. A los españoles nos gusta invitar con el dinero del prójimo. Incluso la derecha, según leo, parece fomentar los soviets. Abajo la propiedad. Andan en Génova recibiendo a los representantes de los internautas, que equivale a decir nadie, por cuanto no existen legítimos portavoces de un colectivo tan extenso y variado. Tanto al servicio de sí mismos como al deservicio de la cultura, los supuestos voceros parlan contra los cantantes. Exigen sopesarlos con la guillotina. Hablan de liquidar los viejos esquemas mentales, quemar los discos y aguardar en posición orante los futuros, estupendos beneficios artísticos que se derivarán del robo a mano armada. En realidad no explican de qué coño largan, dado que es imposible describir lo que no existe: otrosí es que habites el orbe poético y desayunes metáforas, o bien seas cura, papa o pitoniso, o claro está, consumidor habitual de antipsicóticos.

Creo que, en general, el respeto que España siente por sus artistas resulta directamente proporcional al número de libros, películas y discos que sus ciudadanos compran de media. No es que no escuchemos a Levon Helm o a Loquillo, que no lo hacemos, por supuesto que no; es que además nos toca los cojones que estos señores aspiren a vender su música cuando resulta obvio que la cultura debe colectivizarse, que la música ha progresado contra la tiranía de las discográficas, que siempre será preferible el amateurismo a la profesionalización, que los artistas prefieren vivir del directo, y si tienen ochenta años o no les da la gana tocar en vivo pues que les vayan dando, y que en definitiva vivimos en la antesala de otros diez días que conmoverán el mundo. Sólo nos falta que alguno de los capitanes que hablan por la totalidad del orbe, uno de esos que se reúnen con la ministra González-Sinde en nombre mío (!) agarre el teclado y ejerza de John Reed revivido. Ansioso estoy de leer su crónica del actual zeitgeist. De paso será informativo conocer los motivos por los cuales, y es un ejemplo, no patrocinamos el asalto a los restaurantes tres estrellas, y así, en plan Bastilla, zapatistas y rebeldes, disfrutamos los placeres de Cala Montjoi, siquiera por una tarde.

Escribo esto en Harlem, con los perros durmiendo a los pies del sofá y la rabia cayendo sobre éste texto como un martillo, mientras pienso en el comunicado que Bruce Springsteen publicó ayer en relación al matrimonio homosexual. El rockero apoya una legislación moderna, que resuelva en Nueva Jersey la injusticia legal en la que viven las parejas no heterosexuales. Es partidario de la integración entre los principios y conceptos jurídicos y el tiempo en el que vivimos, prolijo en familias que van más allá de la clásica estructura de padre, madre y churumbeles. ¿Lo mejor? Que algunos de sus seguidores habrán cabeceado convencidos y otros resoplarán en desacuerdo. Habrá en la prensa quien opina igual que Mr. Springsteen y quien se manifiesta en contra. Lo que a nadie se le ocurre es reprocharle que tenga cerebro, que haga uso de su estatus, que se implique y opine, que se considere legitimado para informar a sus compatriotas de sus pensamientos, que se moje, coño, y que no calle como una zorra. Más allá del tópico mamarracho de los actores cocainómanos, aficionados al whisky y bulímicos de notoriedad, que apoyan a tal o cual candidato durante las elecciones, o sea, lejos del maniqueísmo de cuatro comentaristas cromañones, los creadores gringos, cuando toca, alzan la mano. No porque sean más listos, guapos o talentosos que nosotros (y suelen serlo, los muy mamones: mírate al espejo y piensa en Paul Newman), sino porque, además, sólo faltaba que no pudieran largar; más todavía en la era de la posmodernidad rampante, cuando en nombre del bien común hay que aplaudir al corso.

Entradas relacionadas:

Dos realidades (otro post sobre el tema)

Los clientes pagan la crisis bancaria

El patio anda revuelto (Efe Eme)

Los Derechos de Autor como uno de los Derechos Humanos

9 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Medios, Política

Dos realidades (otro post sobre el tema)

10 de diciembre de 2009

No quisiera que este post incidiese en un error muy frecuente en muchos comentarios de los partidarios del Manifiesto: centrarlo todo en la Música. Porque la problemática afecta también a otros sectores como el del Cine y los Libros. Pero claro, en mi caso al menos, la cabra tira al monte. En los demás no sé. Aunque imagino por donde van los tiros, pero no me atrevo a especular y tampoco quiero mencionar las siglas para no provocar una invasión de trolls. Y además ya están en la viñeta de Manel Fontdevila.

Para hoy, Día Internacional de los Derechos Humanos, tenía previsto otras entradas. Una, la publique hace justo una semana. Las otras dos ya habrá ocasión más adelante.

Quisiera llamar su atención sobre dos testimonios. Uno, el primero, lo vi ayer en la sección de Cartas al Director de El País. Lo firma Ángel Rubio González. Y el segundo, de Alberto, es de un comentario al post del sábado en Efe Eme. En los enlaces pueden acceder directamente a ambos medios. O leerlos aquí, a continuación:

Autoproducción humillante   

Soy músico de jazz, compositor de música original, y también productor de mis propios discos. Los avances en tecnología digital nos permitieron a los que nos movemos en este “submundo” escasamente comercial o minoritario autoproducir nuestros discos con buena calidad de grabación, y sin tener que ponernos al servicio de discográficas que en realidad carecen de criterio artístico e interfieren, gracias al poder que les da la pasta, en este proceso de parir un disco.

Con los músicos de mi grupo creamos nuestro pequeño sello, sólo para editar nuestra música, a nuestro modo. Pero una de nuestras más sólidas fuentes de venta era en los conciertos, lo que además nos daba un contacto muy directo con nuestro público; pronto nos dimos cuenta de que cada CD comprado era copiado numerosas veces, lo cual no se ocultaba en absoluto. Era frecuente el comentario “tú compra ése y yo el otro y luego nos hacemos copias para todos…”. Así bajan a la mitad o menos las ventas, a pesar de que la ausencia de intermediarios nos permitía poner un precio más que razonable. Hasta aquí, hacer un buen y trabajado CD seguía siendo más o menos rentable, pero al poco tiempo el comentario era: “¿Diez euros? Y, ¿no estará colgado en la Red? Sin nuestra autorización, siempre lo estaba, a mano y gratis. Hacer un buen CD que, entre componer, ensayar, grabar, mezclar, masterizar, etcétera, supone un trabajo de varios años, es, no sólo no rentable, sino casi humillante.

Alberto dice:

Tengo un sello minúsculo con el que hemos sacado muy pocos discos, siempre por amor, con casi c-e-r-o ganancia. Siempre por amor a la música y para que las canciones de un proyecto puedan oírse y haya más música que la radiofórmula.

Estos últimos 2 años vamos fatal, la gente no compra los discos editados, pero todos hablan de ellos, los descargan e incluso es ya habitual que hasta te lo digan: “muy bueno el disco, me lo ha pasado fulano”. Mientras tuvimos que reducir la plantilla al mínimo (2 + 1 autónomo habitual) y vemos cada mes con más agobio, mientras como digo la gente sigue diciendo que tal disco que hemos sacado es fantástico etc.

El problema: tengo estos días unas demos de un grupo en mis manos que me han encantado, es un proyecto precioso y pide a gritos una edición especial con el motivo del título del álbum. Hay que grabarlo (unos 3.000€), mezclarlo y masterizarlo (unos 1500 más), fabricar 2.500 Uds. (unos 4.000€ si haces aun formato decente), hacer promo (1500€ porque no da para más) y mientras el grupo graba, darle de comer (5 personas a 2 comidas al día durante 1 mes) y alojamiento a 2 de ellos porque gracias al cielo los demás tienen colegas en Madrid. Aparte, hay que pagar al diseñador gráfico (1400€), y ver cómo hacemos el videoclip (entre 1500 y 3000€ en plan barato). Aparte, hay que pagar a SGAE para que a su vez pague a los autores de las canciones, que en este caso es el grupo y a otro, ya que hay una versión.

Para el que no sepa de presupuestos de grabación, lo de arriba son cifras en plan “barato” hecho con amigos, porque en realidad es todo más caro.

Bien, entonces me planto con un presupuesto de 15.000€ para hacer todo el disco con su promo y vídeo. Pregunta: ¿por cuánto lo vendo? Para que no suba en tiendas de 12€, eso significa que tengo que dárselo a la distribuidora a 6€, porque entre lo que se llevan ellos (el 25%) y lo que sube la tienda, no podemos ganar más.

Entonces, esto es: 2.500 discos X 6€= 15.000€. De ahí hay que darle el % al grupo, naturalmente. Es decir, antes de planteármelo, en el mejor de los casos posibles (vender toda la tirada) perdemos dinero.

También podríamos intentar recortar aún más y grabarlo con alguien que no tenga experiencia, no hacer vídeo, no hacer promo, etc. pero entonces haríamos una porquería y para eso no firmo con un grupo, ya que esperan que hagas lo mejor por ellos y lo que te entregan no son sus demos, son sus sueños.

Resumiendo: antes del martes he de tomar una determinación, y viendo los cálculos no tengo claro que lo vaya a editar. Y es una pena porque esas demos ya han estado en varias compañías y ninguna va a lanzarse porque no hay presupuesto para nuevos grupos. Si nosotros no lo sacamos, este grupo ya me ha dicho que seguirá como hasta ahora: en el local de ensayo y trabajado de informáticos en la empresa horrible en la que están.

“Que se ganen la vida en los conciertos”. ¿Y cómo lo hacen, si nadie va a verles todavía porque no hay disco? Si cada vez que tocan en una sala les cobran 300 o 500€ de alquiler y no van a verles porque no se conoce su música?

Ah, también podríamos imaginar que estamos en el siglo XXI y vender sólo en digital a 6€, y ahorrarnos los costes de fabricación, manipulación, distribución física etc. y encima dejarlo más barato al consumidor, y tal. Pero el problema es que eso ya existe, se llama iTunes, y la gente en nuestro país sigue sin comprar, sea una canción a 1 euro o un disco novedad a 8€, sea digital o físico, esté barato o no.

En fin, que luego se quejarán que la música es toda una mierda y que cada vez hay menos grupos buenos, mientras se descargan gratis esos discos de Nudozurdo, The New Raemon o tantos otros apoyados por pequeños sellos como nosotros.

Entradas relacionadas:

El patio anda revuelto (Efe Eme)

Los Derechos de Autor como uno de los Derechos Humanos

19 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Medios, Política

El patio anda revuelto (Efe Eme)

5 de diciembre de 2009

Nuestra semana musical ha venido marcada por dos acontecimientos, de los cuales os imagino enterados (tanto por Efe Eme como por el resto de medios).

Bajo el slogan de “La Música Es Cultura, La Música Es Empleo” amplios sectores del mundo de la música se concentraron ante el ministerio de Industria. Y fueron recibidos por el Ministro. La unión de los distintos actores es ya un hecho. Como ya se comprobó con la plataforma creada para solicitar una Ley de Música. En la convocatoria había managers, directivos, empresarios, empleados, artistas, autores, músicos, técnicos, etc. Incluso acudieron trabajadores de empresas de transporte y mensajería.

Las reacciones a esta acción me han dejado un sabor agridulce. Sobre todo porque ya ha empezado el linchamiento de los creadores. Los que le echan agallas y dan la cara. Me refiero concretamente a Loquillo y a Luis Eduardo Aute. Se miden y juzgan sus palabras al milímetro. Y los ataques son feroces. Siempre provienen de los que se aprovechan del trabajo de los demás. Los conceptos –ya tópicos- son idénticos desde hace años. Lugares comunes cuyo único objetivo es callar al personal artístico, amedrentando y contribuyendo a la creación de una mala imagen.

El mismo día, y a la misma hora, que se iban a conocer las nuevas cifras del paro apareció en la Red un Manifiesto contra un párrafo del Anteproyecto de la Ley de Economía Sostenible. El que afectaba a las descargas de contenidos y sus posibles sanciones. Se provocó todo un incendio viral. No sólo tapó las malas noticias del desempleo, también lo hizo con la soledad del Presidente del Gobierno en el Parlamento. Había acudido para presentar su Anteproyecto y era previsible que sólo fuera a contar con el apoyo de su partido.

Promovido por una serie de periodistas, a los que rápidamente se sumaron empresarios de nuevas tecnologías, telecomunicaciones así como plagiadores profesionales (los que copian y pegan artículos de otros, traduciendo y alterando el orden de los párrafos). La difusión fue a la velocidad del rayo. Se sumaron gente de todo tipo. Muchos de buena fe. Y por supuesto los que atacan los Derechos de Autor y los enemigos de las discográficas.

Llegados a este punto quisiera recordar que tanto los Derechos de Autor como los de Propiedad son parte de los Derechos Humanos. Y por tanto están recogidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas (10 de diciembre de 1948):

Artículo 17.

1. Toda persona tiene derecho a la propiedad, individual y colectivamente.

2. Nadie será privado arbitrariamente de su propiedad.

Artículo 27.

2. Toda persona tiene derecho a la protección de los intereses morales y materiales que le correspondan por razón de las producciones científicas, literarias o artísticas de que sea autora.

De los 10 puntos del Manifiesto “En defensa de los derechos fundamentales en Internet” sólo estoy de acuerdo con el segundo punto:

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página Web.

El resto, desde el titulo (rimbombante y pretencioso) que es una ofensa para los Derechos fundamentales, los de verdad –preguntar a Amnistía Internacional– hasta las reiteradas asunciones de competencias sin ningún rigor. Y con un objetivo: proteger los intereses del sector tecnológico. El mismo que usa y abusa del esfuerzo de terceros (sean empresarios, creadores o trabajadores). El mismo en el que operan empresas que ofrecen el ADSL más caro de Europa y el más lento. Y que siempre se van de rositas porque son el gran anunciante del país. Invierten en medios,  blogs y empresas donde trabajan los promotores del Manifiesto. Quienes por supuesto exigen el todo gratis para los productos culturales pero no para la conexión gratuita a Internet. ¿Se me entiende verdad?

Además tienen la osadía de pontificar sobre el futuro de los nuevos creadores y la amenaza que la legislación va a suponer sobre la creación cultural. Son los mismos profetas del Apocalipsis, que vengo denunciando desde hace tiempo, y que nunca aportan ninguna solución. ¿Qué credibilidad tiene esta gente para opinar sobre Arte y Creación? ¿A quién han descubierto? ¿Qué película de éxito han realizado? ¿Qué música suya ha triunfado? ¿Qué libro suyo ha funcionado? ¿Qué han hecho más allá de su trabajo periodístico? No tienen ninguna autoridad. Pero lo quieren todo gratis. Lo de los demás, claro está. Y en vez de preocuparse de las empresas periodísticas, que se hunden lentamente, califican a otros de obsoletos. Exigen al Gobierno neutralidad ante cualquier presión y son ellos los primeros en presionar…

Conviene recordar que esta propuesta gubernamental –con la salvedad de la inclusión del poder judicial– es bastante más light que en los países de nuestro entorno. Que por otra parte además sufren menos problemas con las descargas ilegales que el nuestro (somos campeones del mundo en esto). Y hay una directiva de Bruselas, que fija un plazo de dos años, para adaptarse a la normativa aprobada en el Parlamento europeo.

El patio anda revuelto y queda mucho camino por recorrer.

Publicado en Efe Eme

La foto es de Charly Hernández

37 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Medios, Política

Los Derechos de Autor como uno de los Derechos Humanos

3 de diciembre de 2009

Tenía previsto publicar esta entrada la semana que viene. Pero los últimos acontecimientos me han motivado a adelantar la efemérides. Si continúan leyendo entenderán mejor el sentido del titulo:

El 10 de diciembre de 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó y proclamó la Declaración Universal de Derechos Humanos, cuyo texto completo encontrarán aquí. Y traigo dos Artículos y tres puntos.

Artículo 17.

1. Toda persona tiene derecho a la propiedad, individual y colectivamente.

2. Nadie será privado arbitrariamente de su propiedad.

Artículo 27.

2. Toda persona tiene derecho a la protección de los intereses morales y materiales que le correspondan por razón de las producciones científicas, literarias o artísticas de que sea autora.

Este último punto me parece fundamental y nunca se menciona. No lo hacen los que están a favor de los Derechos de Autor ni por supuesto los que están en contra.

Espero extenderme el próximo sábado en Efe Eme sobre este y otros asuntos. Y que han copado la atención de la semana musical. Desde la protesta del sector ante el Ministerio de Industria hasta el Manifiesto en defensa de unos presuntos derechos fundamentales en Internet. De los sitios que frecuento todos han apoyado y difundido el Manifiesto. Sólo he encontrado una voz contraria. La del amigo Juan Pedro Peña que publica en su blog el post Sobre la supuesta violación de los derechos de los internautas.

Donde Enrique Meneses he encontrado un comentario, de Libertché, que me parece muy interesante y que reproduzco a continuación:

LOS AUTORES Y CREADORES TIENEN DERECHO A LA PROTECCIÓN DE SUS OBRAS Y A SU REMUNERACIÓN.

Sin duda la LPI (Ley Propiedad Intelectual) es obsoleta, por cuanto el último texto refundido (BOE nº 27 de 22-IV-96) no ha supuesto mejoras en virtud de lo establecido en el articulo 150 y siguientes del mismo texto refundido, así como los estatutos por lo que se rige el ejercicio y la gestión del derecho de comunicación pública en todas las modalidades prevista en el articulo 20.2 de dicha ley y el de simple remuneración reconocido en el articulo 90 del mismo texto legal de obras musicales dramáticas, dramáticas- musicales, cinematográficas y demás audiovisuales.

Así mismo corresponde al autor, (articulo 17) el ejercicio exclusivo de los derechos de explotación de sus obras en cualquier forma y en especial los derechos de reproducción distribución, comunicación pública y transformación, que no podrán ser realizada sin su AUTORIZACIÓN salvo en los casos previsto en la presente ley.

En nuestro país, varias y diversas son las entidades de gestión autorizadas por el ministerio de Cultura para la protección y remuneración de los derechos de AUTOR. Todos las conocemos (SGAE AGEDI, y otras) sin embargo, su operatividad en la gestión son cuestionadas por la inmensa mayoría de los ciudadanos, y desprotegidas por las administraciones del mismo Estado, tales, como JUZGADOS, GOBIERNO AUTONÓMICOS, AYUNTAMIENTOS, DIPUTACIONES, ETC.

Es decir, nuestra LPI, solo la respetan los mismos autores y las Entidades de Gestión.

En síntesis: Nuestras leyes para la creación, son papel mojado, una falta de respeto a la creatividad intelectual y sus autores, y la insensible capacidad para entender que la cultura debe ser LIBRE, pero también PROTEGIDA. Conozco cerebros grises y autores, que mueren en la más absoluta miseria, incluso de hambre, en millones de rincones de España. Por tanto se hace necesaria, una ley Justa y Ecuánime. De ninguna manera podemos despreciar la creatividad, sus autores y su protección, ante los avances de las tecnologías y las nueva comunicaciones de Internet.

En consecuencia, no estoy de acuerdo con lo que hoy nos manifiesta en su artículo precisamente su autor mi amigo D. Enrique Meneses.

El fin de semana más…

29 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música, Medios, Política

Los anti Sinde del domingo pasado

26 de mayo de 2009

libertad de expresión

La foto que encabeza esta entrada no tiene nada que ver con los abertzales. Aunque lo parezca dado el sesgo demagógico y oportunista. Está tomada el domingo pasado en Madrid durante la manifestación anti Sinde (y anti canon, anti derechos de autor, etc.). No llegaron a trescientas personas y en mi opinión fue un rotundo fracaso. Es más, diría que hicieron un ridículo tan sólo comparable al de los presuntos aspirantes a la Presidencia del Real Madrid, quienes han acabado convirtiéndose en “no candidatos”.

Señores la Libertad de Expresión es algo bastante más serio. No jueguen con ella. Y menos en este país donde tanto dolor y sangre se ha vertido en su defensa. No se apropien de ella (como han hecho con otros símbolos). El derecho a la Libertad de Expresión viene recogido en la Constitución de 1978 en su artículo 20, siendo uno de los derechos que dispone de más garantías jurídicas (recurso de amparo, recurso de inconstitucionalidad, reserva de ley y aplicabilidad directa, procedimientos sumarios en la jurisdicción competente, difícil reforma del articulado en la Constitución). Este derecho puede ser suspendido si se declara el estado de excepción según el artículo 55 de la Constitución española.

Comentaba la jugada ayer por la tarde con Antonio Cambronero, cuando apareció J M aka doctorprofessormun, y la conversación derivó (será el post del sábado para Efe Eme, unido a algo que he leído en El País de ayer y que seguramente influyó en JM). Tanto Antonio como yo mencionábamos el post de César Calderón, del que extraigo varios párrafos que resumen perfectamente la situación:

Hoy es un día triste para los derechos de los internautas, un día muy triste.

Los organizadores de la manifestación, con su estrechez de criterio se han convertido en los mejores aliados de la SGAE, dejándonos a los pies de los caballos tras una gestión partidista e interesada de algo que debería haber sido de todos y ha terminado convirtiéndose en un acto minoritario en el que muchos, muchísimos, no hemos podido participar dado el cariz fundamentalista y excluyente que tomaba la convocatoria.

Enrique de Diego ex-subdirector del diario ultra “Época”, colaborador de las ultramontanas Intereconomía o La Nación y presidente de la curiosa plataforma de las clases medias, una organización que entre otras lindezas propone:

– La supresión de las Comunidades autónomas

– Prohibir constititucionalmente el déficit

– Endurecer el código penal

– Acabar con las subvenciones a los sindicatos

Antonio está más cerca de los planteamientos de Calderón que un servidor: no comparto sus puntos de vista sobre los copyrights. Del software libre no tengo ni idea así que no opino y escucho lo que me cuentan “los sabios”. El problema es que muchos de ellos –y no lo digo por Cambronero– si lo hacen sobre la propiedad intelectual de cine, libros y música sin dominar el tema (confunden los términos de Autores con los de Artistas, Interpretes o Músicos y también organizaciones y sociedades de gestión como AIE, AGEDI, Promusicae, CEDRO, VEGAP, UFI, SGAE, etc.). Y qué decir de muchos comentarios “profesionales” que se leen en blogs y artículos de medios online. Lo cual me lleva al principio de esta nota: la Libertad de Expresión. Y añado el mundo de las opiniones. Porque uno es muy libre de expresar lo que quiera, pero, sintiéndolo mucho, no todas las opiniones son respetables. A mi me puede gustar la física quántica o tener interés en aprender sobre el Open Source. Pero de ahí a atreverme a emitir una opinión va un trecho. Y desde luego mi opinión no será digna de respeto, porque parte de mi ignorancia en esos asuntos.

Evidentemente, no todo el mundo actúa como yo (ni yo mismo a veces). Y desde luego los De Diego, Dans o Domingo, cabecillas del esperpento del domingo pasado no siguen mi norma.

Sobre Dans y Domingo ya he expresado mi opinión aquí y aquí. Y le comentaba al amigo Antonio que lo de esta peña no me sorprende en absoluto. Ya vengo diciendo desde hace años que manejan una agenda oculta donde se mezclan intereses personales, económicos y aspiraciones políticas. Afortunadamente se les va viendo la goma de la careta…

23 comentarios

Archivado bajo Consumo, Cultura, Medios, Política

La lista de los 10 mejores y peores países para ser mujer

16 de mayo de 2008

Aficionado como soy a listas y clasificaciones, los Estados Unidos son mi paraíso terrenal en este sentido. Tienen rankings para casi todo. Hace unas semanas reflejaba la referida a sus políticos en El Top 10 de Escándalos Sexuales en USA

 

Ayer mientras preparaba mi colaboración semanal para Efe Eme descubrí en un blog USA (no recuerdo cual) las listas de los mejores y peores países para ser mujer. Y las traigo aquí por su indudable interés. La noticia original era de la edición digital del Toronto Star (Canadá).

 

Para los 10 mejores países han usado como fuente los índices y guías de PNUD (o UNDP, sus siglas en inglés) que es el organismo de Naciones Unidas para sus Programas de Desarrollo. Calibran factores como la longevidad, formación, poder adquisitivo y calidad de vida. Es decir, las campañas “cosméticas” de cara a la opinión pública no cuentan. Quizás por eso –y otras cosas, como el terrorismo machista- España no está entre las 10 primeras naciones del mundo.

 

Sin más dilación os paso la lista de los 10 mejores países:

 

1: Islandia

2: Noruega

3: Australia

3: Canadá

5: Irlanda

6: Suecia

7: Suiza

8: Japón

9: Holanda

10: Francia

 

La lista de los peores está encabezada por Afganistán y siguen la Republica Democrática del Congo, Irak, Nepal y Sudan. Completan la clasificación Guatemala, Malí, las poblaciones fronterizas de Pakistán con Afganistán, Arabia Saudita y Somalia.

 

Aparte de los indicadores usados por PNUD, a simple vista, observo otro factor a tener en cuenta: la religión. En la lista de los 10 mejores, salvo Irlanda, los países marcadamente religiosos brillan por su ausencia. Lo que no ocurre con los 10 peores (donde además se produce otro “factor de riesgo”: los conflictos armados, que causan estragos en las libertades y derechos de las mujeres).

 

En el mismo artículo, citando fuentes de PNUD, UNESCO y UNICEF hacen una clasificación basada en la brecha educativa. Y publican una basada en el grado de analfabetismo con respecto a los hombres. Copio y pego (no hace falta traducir):

 

LITERACY GAPS

The better a woman’s education, the better chance she and her children have of surviving economically, protecting themselves and leading healthy lives. In these countries, women’s literacy rate is less than 50 per cent of men’s:

Mali 49 per cent
Benin 49 per cent
Yemen 47 per cent
Mozambique 46 per cent
Ethiopia 46 per cent
Guinea 42 per cent
Niger 35 per cent
Chad 31 per cent
Afghanistan 28 per cent

 

Countries with women’s literacy rate less than 70 per cent of men’s:

India 65 per cent
Morocco
60 per cent
Pakistan 55 per cent

SOURCES: UNDP, UNESCO, UNICEF

82 comentarios

Archivado bajo Cultura, General, Política, Religión

El Sáhara, una descolonización incomoda

1 de noviembre de 2007

86710012.jpg86710008.jpgmod867100101.jpg

Muchos simpatizamos con la causa del pueblo saharaui. Pero pocos, muy pocos, hacemos algo al respecto. Miramos para otro lado. Somos solidarios de la teoría. Pero muy poco prácticos. Es un asunto sobre el que preferimos pasar de puntillas. Es incómodo. Confiamos (y deseamos) que sean las autoridades las que cojan el toro por los cuernos. Que arreglen el problema. Que se remonta a 1975 cuando España abandonó el territorio ocupado que era la provincia 53 de España. El año de La Marcha Verde. También el año de las últimas penas de muerte ejecutadas en España y el año de la muerte del dictador. Entre esos que se mueven por la justa causa del pueblo saharaui, los imprescindibles en términos brechtianos, están las diversas asociaciones de amistad y solidaridad con el Sáhara que se reparten por toda la geografía española, un movimiento más numeroso de lo que parece, que lleva 32 años coordinando proyectos de todo tipo en los campamentos de refugiados; o sea, lo que nosotros no hacemos. El juez Garzón les dio, nos dio, una alegría con su decisión de abrir diligencias por un delito de genocidio de Marruecos contra el Sáhara Occidental. La alegría mayor se la han llevado los propios saharauis de uno y otros lados: los de los campamentos, los que viven en las zonas ocupadas bajo la represión marroquí, los exiliados y los que conviven entre nosotros en España al frente de las diversas delegaciones provinciales del Polisario. El juez se declara competente para juzgar supuestas torturas y asesinatos de saharauis en los años setenta. Admite así a trámite la querella interpuesta en septiembre de 2006 por asociaciones de defensa de los Derechos Humanos y familiares de presos y de desaparecidos saharauis. Estas organizaciones han contabilizado por el momento un total de 542 desaparecidos y culpan a 31 altos cargos de la seguridad marroquí (algunos de ellos ya fallecidos), de detención ilegal, torturas y asesinatos.

Gracias a Fernando Iñiguez por sus fotos (tomadas el día de Reyes del 2003)

7 comentarios

Archivado bajo Política