Archivo de la etiqueta: De Marcos

A la cuarta fue la vencida: Athletic Club 1 Real Madrid 0

Real Madrid

Ganarle cuatro partidos consecutivos al Athletic Club de Bilbao en dos meses es muy complicado. Ayer perdimos 1-0 en cuartos de final. En este caso a la cuarta fue la vencida. 

Ancelotti sorprendió con la delantera: Rodrygo, Marco Asensio y Vinicius. Ya había avisado en la rueda de prensa previa a estos cuartos de Copa que ambos tenían 20 años, no 60 como él. Lo de Asensio de falso nueve no se lo esperaba nadie. Se podía barruntar con la posición, mas Isco sería el candidato ideal porque ya ha jugado ahí. La prensa deportiva madrileña especulaba con la vuelta de Carvajal. No lo veía. Reaparecer en San Mamés no parecía lo más adecuado. Así se lo comenté a mi hijo al mediodía. Y así sucedió. Jugó Lucas Vázquez

El encuentro arrancó como se esperaba. Con el Athletic Club aguerrido, jugando al límite y achuchando.

Dani García probó a Courtois en el 9 con un potente disparo desde fuera del área. El belga despejó a córner. A los 13 cuarto saque de esquina local.

Entre su presión alta y nuestro repliegue, para jugar a la contra, no cruzabamos la divisoria de ambos campos. Al filo del 18 sacamos nuestro primer córner.

Una internada de Muniain, entre Casemiro y Lucas Vázquez, en el 22, nos aceleró el pulso. Falló en el remate (al lateral de la red). Al minuto y medio amarilla a Kroos.

Tuvimos que esperar al 26 y medio para el primer remate a puerta del Madrid: Rodrygo desde la banda izquierda entró por el vértice y disparó con la derecha. Embolsó sin problema el meta local. Fue el primer remate y el único de la primera mitad. No nos funcionaba Modric y lo acusábamos.

Dani García vio la amarilla en el 42 por reiteración de faltas a Vinicius.

Nico WIlliams, tocado al final de la primera mitad, no salió tras el descanso. Entró Berenguer. Quien acabaría siendo el héroe local.

Los primeros minutos de la segunda p arte siguieron la misma tónica de los de la primera mitad. A los 49 Raúl García cabeceaba un córner que Nacho desvió. Nuevo saque de esquina para los locales. El VAR comprobaba una posible mano. ¿Penalti o córner? Se botó el saque de esquina. 

El Madrid seguía fallando en la salida de balón. Las imprecisiones en el pase eran notorias. Rifábamos la pelota. La ausencia de Modric pasaba factura. El Athletic estaba haciendo su trabajo muy bien. 

Modric apareció en el 58 en el área rojiblanca: combinó con Rodrygo. Y al minuto el croata vio la amarilla en las inmediaciones del área rival.

A la hora de juego retiraron a Vinicius. Entró Isco. Rodrygo pasó a la izquierda, Asensio a la derecha y el malagueño de falso nueve. 

Rodrygo se fue en el 66 y le frenó en falta De Marco. Amarilla. Yuri la vio en el 68 por una innecesaria y excesiva entrada sobre Lucas Vázquez. 

Camavinga entró por Kroos en el 75. Mal partido del alemán con dos errores garrafales en centros que nos pudieron costar muy caros. A los dos minutos entró Nico Serrano por Raúl García.

Casemiro la tuvo en el 80. Un excelente taconazo de Asensio le dejó frente al portero. La pegó mal. Era el segundo remate entre los tres palos del Madrid. El primero de la segunda parte.

Estábamos ante los mejores momentos del Madrid. Desde el 78. Hasta el 88 en el que volvimos a las andadas. Berenguer recortaba a Nacho y anotaba el 1-0. Casemiro perdió un pase desde nuestra frontal. Vesga robó la pelota y pasó a Berenguer. 

Alargaron 6 minutos y Muniain dejó su puesto a Balenziaga.

Isco en el 94, a pase de Camavinga, pudo empatar. Se le fue fuera por poco.

El Real Madrid no mereció ganar. Ni por juego ni por ocasiones. En intensidad nss superó el rival, que tampoco tuvo oportunidades. Pero le echó muchas ganas. Nos queda el consuelo de que liberamos dos fechas en el calendario.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol, General

San Mamés se rinde a Benzema

Jesús Alvarez Orihuela AS

Hace unas semanas se jugó el aplazado Real Madrid-Athletic de Bilbao. Anoche se adelantó el Athletic de Bilbao-Real Madrid correspondiente a la jornada 21.

Viendo la alineación de Ancelotti me surgió una certeza y una sospecha. A la vista de las bajas merengues (el virus, la sanción de Casemiro y las lesiones) queda claro que «mi» Antonio Blanco no goza de la confianza del técnico italiano. Esta es la certeza y la sospecha es la presencia de Hazard en el once. Los más veteranos del lugar conocen que sospeché del belga desde que se anunció su fichaje. De hecho creo que los dos grandes errores de Zidane en su vuelta fueron Hazard, su insistencia fue vital para que viniese, y el cese de Pintus, el preparador físico que trajo en su primera etapa. Prescindió de él porque cuando dimitió Pintus no siguió sus pasos y Zizou percibió que eso era una traición. Ancelotti le ha rescatado.

El partido no pudo tener un comienzo más trepidante. A los nueve minutos ya llevábamos tres goles. A los tres minutos un golazo de Benzema era el 0-1. Una buena combinación en la banda derecha entre el francés, VInicius y Kroos es rematada espléndidamente con una rosca perfecta al palo contrario. Tres minutos después Benzema anotaba el 0-2. El pase filtrado de Hazard rebotó en un defensa y una especie de cesión de Unai Núñez anularon el posible fuera de juego de Benzema. Y en el minuto nueve Sancet marcaba el 1-2, Otro golazo. Recibió en la frontal, se giró y cruzó al palo largo de Courtois (dio en el poste por dentro). Los leones despertaron con este tanto y se sacudieron el shock que supuso verse dos goles abajo en seis minutos.

El vértigo de los goles se correspondía con el del juego. El Athletic se volcaba sobre la meta blanca. Llegaban con peligro y terminaban las jugadas. Algunos de sus disparos se fueron fuera por poco. El Madrid respondía con contras rápidas. En una de ellas Hazard se fue muy bien por la derecha, superando a su marcador. Pero no se atrevió a disparar cuando encaraba al portero y prefirió buscar el pase a Benzema. Fue un centro defectuoso rechazado por los defensas.

En la primera media hora Camavinga tuvo más presencia que Fede Valverde. Ambos acompañaban a Kroos en la media blanca. Por parte rojiblanca De Marcos creaba muchos problemas en sus subidas. No solo tenía enfrente a Vini, también tenía arrestos para subir la banda con peligro. Sus centros, y los de Muniain, tenían toda la intención del mundo. Y aún tuvo la habilidad de evitar el tercer gol de Benzema.

En los minutos finales de la primera mitad el Madrid daba la impresión de haber perdido el control. Nos perjudicaba la anarquía de Camavinga y la tendencia de Mendy de taponar a Vinicius (lo cual facilitaba la labor de De Marcos en defensa).

El 1-2 al descanso nos dejaba una primera mitad excelente. Fútbol enérgico y competido. Bien jugado y con dos golazos de los tres marcados. De lo mejor que hemos visto en lo que va de Liga.

Sacó de centro el Athletic pero muy pronto el Madrid se hizo con la pelota. Fueron unos 10 minutos de dominio blanco. Benzema se dejaba caer por ambas bandas. A Fede Valverde se le veía bastante más, combinando por la derecha con Lucas Vázquez y Hazard. Era un Madrid más conservador, asegurando la posesión, sin correr riesgos.

Al filo de la hora de juego Balenciaga frenó en falta a Hazard, que se iba. Le perdonaron la amarilla. Al minuto cometió otra falta.

Un error de Lucas Vázquez en la salida de balón posibilitó la ocasión más clara de los locales. La pifió Lucas y también Iñaki Williams, que no tuvo la claridad para marcar.

Marcelino hizo varios cambios (3) en dos ventanas, para avivar el ritmo de su equipo. Pero el Madrid enfriaba el partido.

A falta de un cuarto de hora comenzaba a pensar que estábamos jugando con fuego y podíamos quemarnos. El 1-2 era un resultado corto. Para cerrar el partido lo más eficaz era marcar el tercer gol. Entiendo que la derrota del Atlético de Madrid y el empate entre Sevilla y Barça eran nuestra mejor medicina. Pero por eso mismo asegurar el triunfo era un gran paso adelante. Si nos empataban volverían a volar. Al igual que hicieron en la primera parte tras su gol.

En el 77 Nico WIlliams, el primero de los tres cambios locales, se fue por la izquierda. De Nacho, porque Mendy no sabemos donde andaba. A su pase no llegó su hermano Iñaki.

A falta de 10 minutos el empuje de Camavinga y Valverde sirvió para montar una contra. El portero salvó el gol de Hazard que los madridistas ya cantábamos. La mano abajo fue decisiva.

A punto de cumplirse el 84 retiraron a Muniain y entró Mariano por Vini.

Courtois tapó abajo un remate en carrera de Nico WIlliams a un pase filtrado de su hermano Iñaki. Y en el 85 debutó Peter con el primer equipo, sustituyendo a Hazard.

Al principio de esta crónica atizaba a Hazard. Y ahora para terminar puedo decir que tras su partido en el nuevo San Mamés he visto brotes verdes. No los vi en el partido anterior, a pesar de la propaganda oficial. Entonces su primera mitad fue penosa. Era imposible hacerlo peor. Por eso la segunda, pasable, sirvió para maquillar su actuación y poner en marcha el aparato propagandístico. Ayer estuvo participativo y acertado. Se le vio comprometido. A medida que vaya jugando ganará en confianza, la que no tuvo cuando buscó el pase en vez del tiro.

En el 89 Jovic entró por Benzema. Se retiró ovacionado con el estadio en pie (se me saltaron las lágrimas). A partir de entonces, incluidos los tres minutos de descuento, el Madrid dispuso de tres claras ocasiones. La primera de Peter. El meta local tuvo que salir de su área para desbaratar la internada del debutante. En la segunda Jovic, a pase de Peter, disparó flojo y al muñeco cuando estaba solo. Y finalmente Kroos, que el portero con otra mano abajo impidió el gol.

Tres puntos muy importantes. Con un partido más distanciamos en dos puntos al Sevilla y en tres al vigente campeón. Hace unos tres meses más o menos Carlos Galán, hincha del Atleti, me dijo que veía campeón al Madrid «de calle». No lo creí entonces y tampoco ahora. Mas tras este partido, que ha sido una victoria de la plantilla y del cuerpo técnico, creo que tenemos más fondo de armario del que podía pensar.

AS

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Athletic de Bilbao campeón de la Supercopa

El Athletic de Bilbao ganó la final de la Supercopa al Barça. ¡Menudo vuelco le ha dado Marcelino al equipo! Lo ha transformado de arriba abajo. En dos partidos tumbó al Real Madrid, en semifinales, y al Barça en la prórroga de la final. En un encuentro que no merecieron perder y que tuvieron que igualar dos veces. Cuando mejor estaban Griezmann hizo el 1-0: una exquisita apertura de Messi a Jordi Alba, con la banda izquierda limpia para su internada, acabó con Griezmann aprovechando un rechace. Acto seguido De Marcos empataba con un golazo. Con el 1-1 se llegaba al descanso.

Esta primera mitad fue similar a la de la semifinal contra el Madrid. El Athletic taponaba bien las salidas del rival y obstaculizaba el juego de las figuras. Esa presión arriba era muy dañina. Álvaro Benito, tan acertado como siempre, comentaba en la tele que los equipos de Marcelino no suelen presionar tan arriba. Y que habían adelantado un par de metros las líneas.

En la segunda mitad Griezmann volvió a marcar. 2-1. El Athletic seguía jugando. Pero no empataron hasta el 89, cuando Villalibre empataba. Se hacía justicia en el marcador. El partido terminaba 2-2.

Al poco de arrancar la prórroga Iñaki Williams ponía el 2-3. ¡Un golazo! Su remate al palo largo se coló por la escuadra (tras dar en la parte interior del palo). El Barça perdió el norte, si acaso lo tuvo en algún momento. Y para colmo de males en el último minuto expulsaron a Messi por agredir a Villalibre. No es la primera vez que le suelta un golpe a un rival. Pero es la primera vez que le sacan la roja por una acción similar (al menos que yo recuerde).

Marcelino le ganó la partida de la pizarra a Koeman, como se la ganó a Zidane. Los cambios del tecnico azulgrana fueron incomprensibles. Al menos para mi.

¡Enhorabuena al Athletic! Su torneo ha sido impecable y han sido los justos campeones de la Supercopa.

P.D.: En la celebración Villalibre interpretó a la trompeta el himno del Athletic (el de Carmelo Bernaola).

1 comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Benzema y Courtois decisivos

Este calendario de la Liga 2020/21 es caótico. El Real Madrid-Athletic de Bilbao de anoche no corresponde al partido pendiente del Madrid, pertenece a la jornada 19 (de enero 2021). El caso es que tenía entradas para ver «Macbeth» en el María Guerrero. Y me va a pasar lo mismo el próximo día 23.

Según llegué a casa lo primero fue encender la tele. Y me encuentro a Fede Valverde combinando con Vinicius en la frontal del área. El brasileño vio la llegada de Kroos y se la pasó ¡bien! El alemán marcó un golazo con su disparo desde la media luna. Era el 1-0 en el primer minuto de la prolongación.  En mi caso fue llegar y besar el asunto.

Fue un espejismo, sobre todo tras ver la primera mitad y el arranque de la segunda. De los 12 remates blancos de los primeros 45 minutos solo dos fueron entre los tres palos. Uno de ellos fue el gol. Ya me había avisado Humberto Ríos, coincidiendo con el empate a uno del Athletic, que había vuelto la peor versión del Madrid. Esa era precisamente la gran duda antes del partido, no la de la alineación: ¿qué Real Madrid veríamos?

La (justa) expulsión de Raúl García por doble amarilla, en el 13, fue una doble maldición. Para su equipo, obviamente, porque se quedaban en 10 con al menos 77 minutos por jugarse. Y aunque suene raro, maldición también para el Madrid. Los jugadores lo vieron hecho. Y esa tendencia que tienen a sestear (según algunos) o a dosificar esfuerzos (según otros), provoca lagunas de concentración y por tanto en la disposición táctica del equipo en el terreno de juego. El caso es que no parecía que jugaremos 11 contra 10. A pesar de lamentar dos claras oportunidades (Vinicius y Valverde) y reclamar dos penaltis (ellos pidieron uno). De la presiona alta ni rastro.

El inicio de la segunda mitad fue calamitoso. Estuvieron a punto de empatar hasta que lo consiguieron en el 51. Capa se fue banda arriba. Vinicius le siguió pero poco. Abandonó la marca. Mendy se encontró solo frente a Capa y De Marcos. Capa se la dio a De Marcos y se fue hacia el centro. ¿Y nuestros centrales? Se quedaron sorprendidos. Y De Marcos le puso la pelota. Capa solo pudo marcar pero se encontró con Courtois. El meta salvó la situación, mas el rechace volvió a Capa quien esta vez sí anotó. ¿Sergio Ramos y Varane? Recuerden: el Athletic estaba en 10.

En el 63 entraron ¡Isco! y Marco Asensio por Valverde y Vinicius.

Mientras Rodrygo esperaba en la banda para entrar el Madrid botó dos saques de esquina seguidos. En el segundo Marco Asensio sacó en corto atras a Carvajal. El lateral colgó el balón al área. Y ahí apareció la cabeza de Benzema. 2-1 en el 74. Acto seguido entraba Rodrygo por Lucas Vázquez.

En el 87 Isco pudo sentenciar. En una contra un buen pase atrás de Rodrygo no supo controlarlo ni rematarlo. ¡Un desastre! Otro más de Isco, cuya salida al terreno de juego equilibró las fuerzas: 10 contra 10. Comentaba con Paco Martín al respecto que no está para jugar en Primera División. Como mucho de suplente en la Primera femenina

En el 91 Courtois salvó los muebles, tras un desastre defensivo blanco, y en la jugada siguiente Benzema hacía el 3-1, aprovechando el pase de Modric en una jugada de ataque que había iniciado él.

Nos quedamos con los tres puntos, el resultado (3-1) y poco más.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El derby de hoy II: el Barça empató en casa

MarcaDe cara al derby el Barça empató a uno con el Athletic de Bilbao en el Camp Nou. Se adelantó De Marcos, en otro fenomenal partido como ante el Real Madrid en San Mamés y empató Munir (había entrado por Dembélé).

Valverde se sobró: prescindió de Messi y de Busquets en el once inicial. Un percance de Sergi Roberto adelantó la incorporación de Busquets en la segunda mitada. Luego se produjo la de Messi (por un inoperante Arturo Vidal), aún con 0-1 en el marcador.

El portero bilbaíno que se lució ante el Madrid no la olió. No hizo ninguna parada. Le superaron cinco veces: dos fueron al palo, De Marcos sacó de cabeza una falta botada por Messi y las otras dos acabaron en la red (la segunda se anuló por fuera de juego).

Este resultado, el tercer pinchazo consecutivo de los culés (dos puntos sobre nueve), beneficia tanto a Madrid como Atleti. Una victoria blanca sería un puñetazo sobre la mesa: el Barça quedaría a tres puntos y los rojiblancos a cinco. Mientras, un triunfo rojiblanco los pondría líderes un punto por encima nuestro y de los azulgranas. El empate sería un mal menor para ambos (aunque el Madrid sería líder).

La venganza de la que hablaba en el primer post de hoy ahora en vez de doble podría ser triple, por la carambola del punto perdido por el Barça.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

El Madrid ganó donde perdió el Barça

El Real Madrid ganó en Getafe, donde el Barcelona perdió su único partido de esta Liga. Un +3 por tanto para los blancos, que además mantenemos los 7 puntos de ventaja.

Antes de centrarme en los encuentros de los dos grandes quiero destacar el Athletic de Bilbao 3 Espanyol 3. Un partidazo. Lo tuvo todo: buen juego, goles, emoción, vaivenes en el marcador (del 1-0, De Marcos,  se pasó al 1-2, en espectaculares disparos de Romaric y Weiss, de ahí al 3-2, y al final Albín marcaba el empate a tres.).

Fernando Llorente volvió a marcar. Y Javi Martínez marcó un golazo de cabeza. Al igual que Sergio Ramos. Precisamente ellos dos más Carles Puyol son los jugadores españoles más en forma ahora mismo del campeonato. Y los tres marcan –o han marcado- goles de la misma manera. Juegan de defensas. Y ninguno empezó a jugar en esa zona, ni en sus actuales demarcaciones.

No quiero hacer de menos a Xavi o a Xabi Alonso, que están cuajando una excelente temporada, pero desde el parón navideño no parecen los mismos (el culé no fue de la partida ayer). Ni tampoco hay que olvidar la racha de Llorente, desde que ha reaparecido. O menospreciar a Iniesta, Cesc, los porteros (Casillas y Valdés), y por supuesto a David Silva (pero este no está aquí). Pero a los dos primeros les pasa factura la irregularidad. Al manchego por esas inoportunas lesiones, y el catalán también parece afectado por las fiestas.

Las pocas veces que he visto este año al Athletic me ha gustado mucho. Y eso que no le he visto ganar (empates en casa contra periquitos y culés y derrota en el Bernabéu). Creo que les pesa no tener un portero de categoría, como han tenido siempre. Ayer por ejemplo se tragó un gol… Debutó Coutinho en el Espanyol y dejó muy buenas sensaciones.

El Getafe solo le creo ocasiones al Madrid en balones aéreos balón parado. Y sucedió en la primera parte. Curiosamente el tanto madridista llegó en ese mismo periodo y fue a la salida de un córner. Un gran saque de esquina de Özil –el mejor ayer- que Ramos cabeceó a la red, a la antigua usanza.

Los de Mourinho se llevaron los tres puntos con solvencia y eficacia. El dominio fue abrumador, pero no tuvo reflejo en el marcador. Un raquítico 0-1 que supuso la única incertidumbre hacia el final. Porque no habíamos cerrado anteriormente, y el empate podía llegar en cualquier lance desafortunado. Aunque los locales no llevaban peligro alguno. Pero cuando fallas ocasiones corres estos riesgos. Resulta raro ver a un Madrid sin pólvora.

La imagen refleja las tres jugadas más polémicas (el gol anulado a Cristiano Ronaldo no presenta dudas, y en descargo del árbitro me atrevo a decir que acertó en todos los fueras de juego señalados). El agarrón a Ózil debió ser señalado como falta y tarjeta roja, no hubo penalti sobre CR7, y fue mano de Pepe (vaya racha que lleva).

El Barça sufrió más de lo previsto. Y una joven Real Sociedad no tuvo el premio de los puntos por su falta de tino ante la portería. Griezmann, el mejor sobre el campo, siempre creó peligro. Su rapidez, sentido del juego, profundidad y velocidad, tuvo en jaque al Barcelona. Pero falló en el remate… De los de Donosti también quiero destacar a Iñigo Martínez, fenomenal en defensa.

Con 2-0 (Tello y Messi) todo parecía resuelto. Pero apareció el mexicano Carlos Vela, quien llevaba poco tiempo en el campo, y acertó en su primer chut. El 2-1 desanimó a los azulgranas. Quienes acabaron pidiendo la hora.

Guardiola alineó un equipo joven, con muchos canteranos. Quizás pensando en el partido de vuelta de Copa del miércoles frente al Valencia. Reservó a Alexis, Xavi, Abidal, Sergio Busquets y Piqué. Este último tuvo que salir por la aparatosa herida de Busquets, quien a su vez había reemplazado a Puyol hacía 10 minutos.

El hijo prodigo Tello (quedó libre, se fue a la cantera del Espanyol y cuando le ofrecieron ficha del primer equipo volvió a La Masía, al Barça B) causó muy buena impresión. No puedo decir lo mismo de Cuenca, quien parece haberse desinflado tras aquel espectacular despegue. Ambos fueron titulares anoche. ¿Qué pasa con Pedro?

Me gustó mucho Jonathan Dos Santos, hermano de Giovanni, y compañero de selección del realista Carlos Vela (ambos son Campeones del Mundo juveniles). Thiago cumplió, pero le noté falto de minutos.

Lo peor fue soportar los comentarios de Lillo. ¡Qué pesado! Qué forma de hablar tan redicha y prepotente. No me extraña que le echen de todos los equipos. Debe aburrir y confundir a sus jugadores… los espectadores siempre podemos bajar el volumen.

9 comentarios

Archivado bajo Deportes, Fútbol