Archivo de la etiqueta: Dakar

Suceso en Dakar (par Christophe Magny)

6 de abril de 2009

dakar_coche_f

Los medios senegaleses se están deleitando con un suceso bastante fuerte (mis fuentes son los diarios Le Populaire, y L’As). Tres agentes de seguridad españoles, contratados por las autoridades de su país, llegaron el día 28 de marzo al aeropuerto de Dakar: escoltaban a dos inmigrantes clandestinos de Liberia expulsados de España. Estaban en tránsito hacia Liberia.

 

A las 23:50 de ese día, la policía del aeropuerto pilló a los tres españoles robando souvenirs turísticos en el duty free shop. Parece que estaban regateando con la vendedora, ella no aceptó el precio que proponían, y cuando se fueron, la señorita se dio cuenta que se habían llevado souvenirs. Les denunció, y la policía los detuvo.

 

Los juzgaron el día 1 de abril. El fiscal pidió dos años para Eduard Giralt Ferrol, y dejó la sentencia de los otros dos, Manuel Quesado López y Sergio González Arruga, a la voluntad del tribunal (no garantizo la ortografía exacta de los nombres y apellidos ya que varían según las fuentes). Al primero se le encontraron los objetos robados en su bolsa. Veinte euros de souvenirs, y portaba 960 euros… Los hombres son empleados de la sociedad Sermar Port, de Barcelona.

 

Dos años de prisión en Rebeuss (la cárcel de Dakar) no son recomendables. La prensa llama a Rebeuss “el hotel cero estrellas”. Por veinte euros de souvenirs la sentencia es dura -dos años en este hotel- pero hay que tener en cuenta el contexto: los senegaleses viven como una humillación nacional las expulsiones de clandestinos africanos. Pocas posibilidades de retorsión tienen, así que cuando se presenta una… Muy estupidos tienen que ser estos señores para robar así. Y dejarse pillar…

 

Veredicto: dos meses para Giralt Ferrol, la libertad para los otros dos.

 

Lo que no sé, es lo que pasó con los expulsados liberianos.

3 comentarios

Archivado bajo General, Medios, Política

Elecciones Municipales en Senegal (par Christophe Magny)

29 de marzo de 2009

varios_interventores_cuentan_votos_colegio_electoral_dakar

Acaban de celebrarse, el domingo pasado, las elecciones municipales en Senegal. La vida política es algo rara por estos lares. No hay derecha e izquierda identificables, sino el partido del poder (Sopi, “cambio” en wolof) y la oposición, una constelación de micropartidos que montan coaliciones cuando vienen elecciones. La única ideología descifrable del Sopi es el enriquecimiento personal y familiar a gran escala. El partido del presidente Wade gobernaba en las principales ciudades del país.

 wade

Este señor tiene entre 82 y 86 años, y lleva siete años en el poder. Fue en el 2002 el sucesor de Abdou Diouf, quien a su vez sucedió de Leopold Sedar Senghor, presidente histórico desde la Independencia. Wade era en el 2002 el oponente del sucesor putativo de Diouf, y su victoria fue una de las pocas alternancias democráticas que se hayan visto en África. Los senegaleses están – justificadamente – muy orgullosos de este hecho histórico. En África, un presidente suele agarrar el poder (ver los casos de Mugabe en Zimbabwe, o en el pasado de Mobutu en Zaire, y muchos más) hasta que le eche un golpe militar. O que se muera.

 

A pesar de la tradición democrática, el viejo Wade esta intentando meter a su hijo Karim de sucesor. Idea que no gusta nada a los senegaleses, orgullosos de su democracia (la libertad de la prensa es total, los periódicos locales cuentan todo tipo de escándalos). Además la madre de Karim es francesa y a los mestizos no se les quiere mucho por aquí. Y apenas habla wolof. El primer paso de Karim hacia el poder era Dakar, la capital, donde se presentaba en la lista del Sopi. Las apuestas eran elevadas, tanto para el presente de Dakar como para el futuro de Senegal.

 

Las campañas son muy raras también, solo se ven filas de 4×4 con equipos de sonido enormes escupiendo canciones de Youssou Ndour a todo volumen. Cuanto más fuerte mejor. Ni siquiera los senegaleses pueden decir quien es el candidato de tal o tal convoy. Como me decía un amigo senegalés, “en este país cuanto más éxito tienes, más ruido haces”. Y viceversa, supongo. En los días anteriores a la elección, se multiplicaron los incidentes en todo el país, a veces muy violentos. Hasta en Saint-Louis, ciudad sumamente pacífica (me paseo a cualquier hora por cualquier parte, y eso que soy un cobarde profesional).

 

La embajada de Francia en Dakar aconsejaba a los franceses que se quedaran en casa durante los tres últimos días de campaña. Seguí el curso normal de mi vida hasta el domingo, día de la votación. Todos mis amigos senegaleses me aconsejaron que no me moviera de casa. “Es probable que no pase nada, pero también puede pasar algo.” Es de todas formas una regla en toda África, en cualquier momento: no hay que acercarse a ninguna manifestación de ningún tipo. Las cosas se pueden poner feas muy rápido. No hubo ningún incidente en Saint-Louis, solo gente que salió a la calle por la noche para celebrar su triunfo.

 

¿El resultado? El partido del presidente ha perdido todas las grandes ciudades excepto Ziguinchor (Casamance): Saint-Louis, Tambacounda, Thiès, Kaolack, Podor, etc. han elegido la oposición. Y sobre todo Dakar. Menuda bofetada para el viejo Wade y su hijo. Y gran lección de democracia administrada por el pueblo senegalés. No acababa de entender porque habían re-elegido  a Wade en 2007, ahora le han dado un aviso pacífico al gobierno. A ver como reacciona el viejo…

 

ENTRADAS RELACIONADAS:

 

Saint-Louis du Sénégal (par Christophe Magny)

 

Ablaye Cissoko: Maestro griot de Saint-Louis, Senegal (par Christophe Magny)

 

con-los-reyes1

5 comentarios

Archivado bajo Cultura, Política