Archivo de la etiqueta: Crédito y credibilidad de medios y periodistas

Los medios invaden la privacidad y nos parece tan normal

Brazil v Chile: Round of 16 - 2014 FIFA World Cup BrazilLos medios invaden la privacidad de muchos personajes y nos parece tan normal. Incluso lo alabamos y nos resulta algo de lo más profesional.

Muchos afectados recurren a taparse la boca para que no se lean sus labios (hay expertos en descifrarlos). Esta práctica es muy notoria en las competiciones deportivas, especialmente en el fútbol.

La proliferación de cámaras pone a los profesionales en un brete. Cada movimiento es seguido con lupa. Sinceramente me parece un abuso por parte de los medios de comunicación. Se entrometen en conversaciones que pertenecen al ámbito privado y que en muchas, muchas ocasiones son profesionales. ¿Se les podría acusar de espionaje industrial?

Desconozco el origen de esta plaga que afecta a más sectores que el deportivo. Es una lacra que abarca desde Iñaki Gabilondo (desveló y emitió una conversación privada off the récord con Zapatero que fue ¿grabada sin ninguna intención?) hasta los casos de espionaje de los medios británicos de Murdoch (Aznar se sienta en el consejo de administración del magnate de origen australiano).

Nadie protesta al respecto. Los afectados lo llevan con resignación. Y se adaptan a esta dictadura mediática. Sinceramente no lo entiendo.

Deja un comentario

Archivado bajo Medios

El crédito y la credibilidad (Carta al Director de El País)

6 de octubre de 2008

“El crédito y la credibilidad” es como titulé una Carta al Director de El País (enviada el pasado jueves 2 de octubre). Daba por descontado que no la publicarían. Si la leéis a continuación entenderéis porque. Pero tenia que dejar pasar un tiempo “de cortesía” antes de traerla aquí al blog.

 

Es sobre un viejo “amigo”: Alandete, uno de los corresponsales de El País en Washington. Algunos es posible que recordéis las Cartas al Defensor del Lector que envió John (tenéis los enlaces al final del post). Y ha vuelto a hacer de las suyas. En este caso ha sido descubierto por Malaprensa, ese estupendo blog que si sirve –y de verdad- para defender a los lectores de las malas practicas periodísticas. En este caso concreto copia y pega de la revista americana Newsweek, para firmar como propio un artículo en El País. Si pincháis en el enlace anterior, está debajo de los titulares de Malaprensa Exprés, con fecha 21.09.08. Y es tan burdo que equivoca y traduce mal el sentido de la palabra “liberal”. Como ya hemos enunciado con anterioridad, varias veces, el significado es distinto en Europa de EE.UU.

 

El texto de mi Carta al Director decía:

 

La credibilidad de un medio de comunicación es una de las varas de medir su éxito. El crédito de sus periodistas es indispensable y cuando falla, la fidelidad de los lectores se empieza a desmoronar. Y la credibilidad se resiente.

 

Se enseña en las escuelas de negocio que el valor de una cadena de valor, de una organización o empresa, viene marcada por su peor elemento.

 

El crédito de su Sr. David Alandete -entre distintos sectores de opinión- es prácticamente inexistente. Y repercute en la credibilidad de su distinguido periódico, del que soy fiel seguidor desde el primer número. El mencionado periodista ha sido triste protagonista de distintos episodios en los que ha faltado a la verdad, ha reproducido medias verdades, y ha provocado varias cartas al Sr. Larraya, su Defensor del Lector.

 

El último episodio, su “La conexión liberal de un conservador”, ha causado revuelo en la blogosfera. Es -una vez más- una burda traducción y copia de un artículo de otro medio. En este caso, Newsweek. Y escribo “burda” por su insistencia en confundir el término “liberal”, de significado distinto en EE.UU. y Europa. Ahí, en sentido despectivo, es sinónimo de progresista. Aquí, es una política económica. No demuestra gran dominio de los asuntos ni de un sitio ni de otro.

 

Es uno de sus corresponsales en Washington, en un año decisivo para los destinos de muchos millones de personas. A ambos lados del Atlántico. Y es fácil preguntarse como serán las informaciones sobre lo que no dominamos, a la vista de la ínfima calidad de sus artículos en temas que si conocemos.

 

Sr. Director su credibilidad está en juego.

 

Salud & Saludos

 

ENTRADAS RELACIONADAS:

 

La segunda carta de John al Defensor del Lector de El País

 

Carta de John al Defensor del Lector de El País

7 comentarios

Archivado bajo Cartas al Director, General, Medios