Archivo de la etiqueta: Conciertos

Baja el IVA y sube un 20% la facturación de conciertos

Facturación Conciertos España

La Asociación de Promotores Musicales (APM) ha presentado el Anuario de la Música en Vivo. Dario Prieto en su información para El Mundo destaca que el año que ha bajado el IVA cultural (del 21% al 10%) la facturación de conciertos ha subido un 20%. De los 223,16 millones de euros de 2016 se ha pasado a los 269,17 del año pasado. Esta considerable subida del 2017 confirma la linea ascendente iniciada en 2014 (tras tocar fondo en 2013). Y representa el mayor incremento desde 2008.

Si bien el gobierno no decretó la bajada del IVA hasta finales de junio del 17, parte del incremento se debe tanto a la medida que afectó al segundo semestre (con tres de los meses más activos del año) como a la tendencia apuntada desde el 14.

Los hitos se desglosan en los siguientes cinco puntos:

  • El festival Arenal Sound de Burriana (Castellón) fue el que más público atrajo: 300.000 personas en seis días.
  • Los artistas punteros internacionales fueron The Rolling Stones (56.338) y U2 (53.721), ambos en Barcelona.
  • La gira internacional top fue la de Ricky Martin (115.806 personas en 10 actuaciones).
  • El ranking de artistas nacionales lo encabezó Melendi con 208.972 asistentes en 37 actuaciones (en 13 colgaron el cartel de “no hay billetes”). El podio lo completan Joaquín Sabina con 172.755 espectadores en 24 noches y David Bisbal con 137.760 en 28 shows.
  • Por plazas tenemos una recaudación de 60,3 millones de euros en Barcelona seguida de Madrid con 48,7.

Solventado el problema del IVA el sector afronta dos asuntos urgentes: la regularización de la reventa (para combatir el fraude) y la mejora de las condiciones laborales de quienes trabajan en los festivales subvencionados con dinero público.

 

 

 

3 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música

El escandaloso precio de las entradas de conciertos

Dylan Liceu

El precio de las entradas de algunos conciertos es escandaloso. Mismamente el de ayer de Van Morrison en Madrid. O los próximos de Bob Dylan en Salamanca, Madrid y Barcelona. Salamanca es la plaza más barata de las tres (es en un pabellón) y Barcelona la más cara (en el Liceu).

Los pantallazos son de las más económicas del Liceu (con visibilidad limitada o restringida y gallinero a 176€) y de las más costosas.

¿Dónde están ahora esos periodistas musicales que se quejaban del precio de los CDs? Precios que al menos durante seis años no subieron (teniendo en cuenta la inflación anual esta medida equivalía a una bajada de precios).

¿De los precios de las entradas no escriben en sus críticas, crónicas, reseñas o reportajes? ¿Por qué? Apunto posibilidades del tipo “conflicto de intereses” con organizaciones, promotores y empresarios (algunas veces propiedad de medios de comunicación o en asociación con los mismos). Lo cual me lleva a otro pensamiento: ¿empezaron a quejarse del precio de los CDs al aparecer Telefónica en el mapa cultural o cuando algunos plumillas dejaron de recibir trato de favor de las malignas discográficas?

Mientras tanto marean la perdiz con el comportamiento del público en los conciertos. Ese público que paga religiosamente sus entradas, no como ellos tan divinos de la tecla. Y si acaso los faltones son público invitado, lo son por parte de la organización (sala, promotor, artista o representante).

Tan solo conozco a dos periodistas musicales que arremeten contra los abusos de promotores y empresarios: Nando Cruz y Víctor Lenore. Y lo hacen además desde distintos enfoques, sin olvidar las malas condiciones laborales del personal y los riesgos de seguridad en los festivales. Puede que haya más, pero no los he leído.

¿Por qué no hablan del precio abusivo de las entradas? ¿Conocen el dato? ¿Les interesa? Y seguro que algunos incluso tendrán la desfachatez de decir que “mientras haya gente que lo pague“…

Dylan Liceu 2

Deja un comentario

Archivado bajo Consumo, Cultura, Música, Medios

Ticketmaster contraataca (Efe Eme)

1 de noviembre de 2008

Escribíamos la semana pasada sobre la nueva división de Live Nation, quienes el pasado mes de septiembre anunciaron que en 2009 se dedicarían también a la venta de entradas para conciertos. Esta integración vertical hacia delante de la promotora de conciertos tuvo sus consecuencias sobre las acciones de Ticketmaster, el indiscutible numero uno del sector, que se depreciaron un 39%.

 

Astutos lectores de mi blog –a la vista de las perdidas acumuladas de Live Nation- intuyeron movidas empresariales, aventurando incluso una fusión (que todo se puede dar, pasado un cierto tiempo de consolidación y evitando las leyes antimonopolio de EE.UU.). El caso es que Ticketmaster no podía quedarse parada, observando como “invadían” su terreno. La semana pasada anunciaban la compra de Front Line Management, la compañía originalmente fundada por Irving Azoff (y Howard Kaufman). Es decir recorren el camino inverso: una integración vertical hacia atrás.

 

Ticketmaster, la compañía que en 2007 vendió 141 millones de entradas por un valor de 8.300 millones de dólares, reaccionaba a la amenaza de Live Nation con sus mismas armas. Si uno irrumpía en el mercado de un gigante de las ventas de entradas, el otro hace lo propio entrando en el terreno de la representación artística. Y qué mejor aliado que Irving Azoff, excelentemente conectado a todos los niveles (se le considera el rey del teléfono) y leyenda viva del “business”. Frederik Dannen en su libro “Hitmen” dedicaba un capitulo a “la troika” (Azoff, Geffen y Yetnikoff) donde David Geffen “el operador” manejaba los hilos para que Irving Azoff abandonase la presidencia de MCA con destino a Warner Music Group, y evitar así “obstáculos y peajes” en la venta de su Geffen Records a MCA. Otro día contaré como Geffen aprovechó las rivalidades CBS/Warner y Walter Yetnikoff/Paul Simon para sacar tajada: distribución en USA y Canadá para Warner –además de la financiación de Geffen Records- y CBS en el resto del mundo, mientras que la vuelta de Simon & Garfunkel, en directo desde el Central Park neoyorquino, pasaba a Geffen (Paul Simon era artista Warner y Art Garfunkel seguía con CBS).

 

The Eagles (heredados de la compañía de management de David Geffen y Elliot Roberts (para los que trabajó antes de independizarse), Jewel, Seal, Journey, Van Halen, Neil Diamond, Jennifer López (hasta enero de 2008), Steely Dan, Gun N’ Roses (y Axl Rose), New Kid on The Block, Christina Aguilera, Joe Walsh, Dan Fogelberg, Jimmy Buffett, Aerosmith, Chicago, Fleetwood Mac o Morrisey son algunos de los artistas asociados a lo largo de la carrera de Don Irving como manager, que asimismo ha presidido las discográficas MCA y Giant (la joint venture que formó con Warner, gracias “al empujón” de Mr. Geffen).

 

¿Qué busca Ticketmaster comprando Front Line Management? Aparte de hacerse con un considerable numero de artistas, que garantizan conciertos y por tanto venta de tickets para sus actuaciones, hay un par de objetivos más que deben tenerse en cuenta. Competir y responder a la amenaza de Live Nation es uno y otro es asegurarse el concurso de Azoff, quien se convierte en el CEO –primer ejecutivo- de la que a partir de ahora se denominará Ticketmaster Entertainment.

 

Conviene recordar –quizás la frase más repetida de mis artículos en estos últimos meses- que Front Line pasó a ser propiedad de Warner Music en 2007. Y con esta venta reciben 123 millones de dólares en metálico de Ticketmaster. Por su parte Azoff será propietario del 4,5% de Ticketmaster. Y de las acciones de Front Line que mantuvo tras la venta del año pasado a Warner, se ha acordado –siguiendo la normativa de NASDAQ- un arreglo que se valora en 35 millones de dólares, que representan opciones sobre dos millones setecientas cincuenta mil acciones de Ticketmaster (además de seguir supervisando Front Line, que continuará operando).

 

Estaremos atentos a la evolución de todos estos meneos empresariales y su efecto sobre el negocio. Al menos desde nuestro punto de vista, que no es otro que el coste de las entradas más el odioso cargo extra por distribución. Dicen que “la mano invisible del mercado” (esa misma que ahora con la crisis se ha hecho visible en nuestros bolsillos) es sensible a la competencia, abaratando los precios. Por lo que conocemos en España, es más bien todo lo contario. Los han encarecido. Veremos cuales son las nuevas pautas marcadas por las multis del sector desde la cabeza del Imperio…

 

Publicado en Efe Eme

3 comentarios

Archivado bajo CDI, Cultura, Música

Live Nation (Efe Eme)

25 de octubre de 2008

Live Nation, los gigantes de la música en directo que han producido más de 16 mil conciertos para 1.500 artistas en 57 países, son una fuente inagotable de noticias. De todo tipo. Antes del verano su principal ejecutivo el canadiense Michael Cohl abandonó el barco. Cohl asombró a propios y extraños cuando en 1989 desembarcó en el negocio a nivel mundial, al hacerse con la gira “Steel Wheels” de los Rolling Stones.

 

Fue precisamente él quien impulsó los contratos integrales o “360 deals” en Live Nation. Su salida ha ido forzando también la de algunas de las personas que incorporó para montar la discográfica, como Bob Ezrin (el afamado productor). Se rumorea que la idea de Michael Rapino, el otro hombre fuerte ya en solitario, actual Presidente y CEO, es el contratar servicios externos para marketing y distribución. En otras palabras, va a licenciar sus grabaciones evitando cargarse de personal en un mercado en claro retroceso. Porque además Live Nation debe afrontar una reducción sustancial de gastos, a la vista de sus últimos reportes financieros.

 

A pesar de haber vendido 45 millones de entradas el año pasado los números de la compañía no pintan bien (los últimos datos publicados corresponden al segundo trimestre y llegan hasta el 30 de junio de 2008). Y así lo refleja la caída del valor de sus acciones: a la hora de escribir estas líneas está a 8,45$ la acción, lejos de los 20,74$ su máximo de las últimas 52 semanas. Tanto sus enormes pérdidas acumuladas como sus deudas a corto y a largo plazo lastran su cotización (aparte de los vaivenes del mercado que están a la orden del día).

 

A la vista del enorme número de tickets que mueven, a partir del año que viene, entrarán en el sector de la venta de entradas. Compitiendo directamente -en USA- con otro gigante, Ticketmaster (cuya acción ha bajado un 39% desde que en septiembre Live Nation anunciase esta nueva área de negocio). Para ello cuentan con su potentísimo elenco de artistas exclusivos (a los que recientemente han añadido a Nickelkback y Shakira) más algunos de los principales locales para actuar.

 

Muchos afirmaban que el futuro del negocio de la música estaba en los directos. Siempre afirmé que eso era una realidad desde la noche de los tiempos. Y a la vista de los malos números de un líder como Live Nation empiezo a preguntarme otras cosas. Las mismas que escribía a principios de abril en Primero fue Madonna, luego U2 y ahora es Jay-Z:

 

[…] ¿El futuro son entradas a 100€? ¿El futuro son movidas especulativas como las de Live Nation? Que a pesar de las pérdidas huyen hacía adelante, para montar unas operaciones que resulten sexy en Wall Street. Todo esto recuerda mucho a cuando Branson fichó a los Stones para inflar el valor de Virgin, para luego venderla. Que es lo que leo entre líneas cuando Jay Z afirma I’ve turned into the Rolling Stones of hip-hop. […]

 

Y los últimos acontecimientos en referencia al contrato de U2, me hacen pensar que su problema de cash flow podría ser más grave de lo que a primera vista parece. Cuando el entonces activo Michael Cohl firmó a U2 no se desvelaron cifras. Pero si se supo que no era un acuerdo de “360 grados” porque excluía los derechos editoriales y discográficos (siguen siendo de Universal). El atractivo para Live Nation residía en el tremendo potencial financiero que poseen los irlandeses. Su gira con “Vertigo (2005-2007) recaudó cerca de 400 millones de dólares (la segunda de la historia, tan sólo detrás de la de “Steel Wheels”). Las estimaciones para sus nuevas giras, durante los 12 años que cubre el contrato, superan los mil millones.

 

 

 

A finales de la semana pasada Billboard informaba que U2 recibía un millón quinientas sesenta mil acciones de Live Nation, como parte del pago del contrato firmado con Live Nation en marzo. Mmm. Ya se que los pagos en papel son moneda de cambio frecuente, pero…diecinueve millones de dólares en acciones de una empresa cuyo valor en Bolsa cotiza a la baja…

 

Bono y los suyos (especialmente su manager que es un lince) saben muy bien lo que se traen entre manos. ¿Estarán adquiriendo participaciones en una empresa a la que pronto van a darle “el pase”? ¿Hay algún paralelismo entre esta movida accionarial y la de los Stones cuando ficharon por la Virgin de Branson?

 

Preguntas, preguntas, en una época de incertidumbre, donde la música y el talento pasan a segundo plano…

 

Publicado en Efe Eme

6 comentarios

Archivado bajo CDI, Cultura, Música

Así están las cosas: el círculo vicioso (Efe Eme)

27 de septiembre de 2008

El otoño ya está aquí y por tanto pasó la época de los grandes festivales. Haciendo un repaso a vista de pájaro (o a vista de “vogel”) me quedan claras algunas cosas. Que intentaré desgranar a continuación.

 

La accesibilidad y portabilidad de la música “enlatada” ha significado una merma en la calidad de reproducción del sonido. Y en algunos casos también en las fuentes de origen: las grabaciones. Esto no parece importarle a la gente joven de hoy en día. Quienes prefieren la cantidad sobre la calidad. Y también, y esto si que me parece relevante, la posibilidad de elegir y seleccionar las canciones que les gustan. Lo cual implica un cambio importante en sus fidelidades a la hora de escuchar música. En su A&R personal ahora prima la R, de repertorio, sobre la A, de artistas. A quienes se mantienen fieles en sus apariciones en festivales, donde además encuentran la oportunidad de reunirse con sus iguales.

 

¿Pero qué ha pasado este verano? Podríamos decir que los grandes triunfadores han sido los veteranos. ¿Qué entiendo por veteranos? A todos aquellos que han sobrepasado la edad limite de supervivencia. Esos 33 años que Mick Jagger fijó como edad de retiro, a principios de los 70. Y que tuvo continuidad en los títulos de dos álbumes “Too Old To Rock ‘n’ Roll: Too Young To Die” (“Demasiado Viejo Para el R&R: Demasiado Joven Para Morir”) de Jethro Tull (1976) y el “Los Viejos Rockeros Nunca Mueren” de Miguel Ríos (1979), el que hoy en día está marcando la pauta.

 

Porque repasando carteles, la lista es apabullante. A los cuarentones que siguen en activo tenemos que sumar a aquellos que se han vuelto a reunir o han decidido abandonar sus cuarteles de invierno. Cito un puñado de ejemplos: Tequila, Calamaro, Nacha Pop, Iggy Pop y los Stooges, Chuck Berry, Tom Waits, Bob Dylan, Neil Young, Bruce Springsteen, Lou Reed, The Police, Blondie, Leonard Cohen, Sex Pistols, Patti Smith, Burning, Enrique Morente y Lagartija Nick. Y en estos dos ultimos quisiera detenerme un instante:

 

Han rescatado su proyecto “Omega”, de 1996. Y al igual que Lou Reed con “Berlín” (1973) que lo presentó por primera vez en directo en 2006, Morente y Lagartija Nick han realizado actuaciones muy escogidas. Y leyendo El País del pasado jueves, Xavi Sancho en su “Tócalo otra vez, pero que sea de principio a fin” nos cuenta que esta tendencia ya es moda. Tuvo su origen en el festival ATP (las iniciales del tema “All Tomorrow’s Parties” de la Velvet Underground) y su creador lanzó posteriormente los conciertos Don’t Look Back. La formula llegó a España de la mano del Primavera Sound.

 

Repasando las criticas de los festivales del verano, hay unanimidad en que los triunfadores se encuentran entre un puñado de artistas que son Neil Young, Springsteen, The Police, Dylan y Leonard Cohen (sin olvidar la reunión de los Jayhawks). Es más, nuestros hermanos del RockDeLuxe en su último número dicen que la foto de Morente y Cohen es la imagen del FIB, uno de los templos de la modernidad. Un pequeño inciso: al igual que en una entrada anterior les daba “un meneito” por su escaso apoyo a la música española en un ejemplar concreto, en este caso alabo su ultima portada (El Guincho), así como su informe sobre el nuevo indie nacional (primera parte) y el CD conmemorando los 25 años de la discográfica independiente Munster. Es decir, los nuestros tanto artistas como emprendedores.

 

¿Qué está sucediendo para que la nostalgia se lo esté llevando crudo? Ya sabemos aquello de quien tuvo retuvo. ¿Pero a estos niveles? ¿Hemos perdido la capacidad de riesgo? Al menos la han perdido las discográficas, que ante el “acoso” -y el descenso en ventas producido como consecuencia- restringen presupuestos y apuestan sobre seguro. Que casi nunca suele ser la mejor música (cumpliéndose los pronósticos de algunos a quienes nos consideraban agoreros). La gente ha encontrado nuevas formulas –y más económicas- para conocer nuevos sonidos. Pero estas nuevas formas de exposición no alcanzan masa crítica. Lo cual dificulta su conocimiento y difusión. Siendo los directos, como siempre, la mejor forma de conocer la valía real de los nuevos aspirantes al Olimpo. Mientras que los promotores y organizadores de conciertos y festivales, apostando sobre seguro, pujan por los grandes nombres. Aquellos que atraen al público, a los políticos en el poder y a los patrocinadores. Elevando el precio de las entradas. Cuadrando este círculo vicioso en el que estamos sin encontrar la salida…

 

Publicado en Efe Eme

6 comentarios

Archivado bajo Cultura, Música