Archivo de la etiqueta: Chen Wei

La vacuna como arma política

Encontrar una vacuna contra el Covid-19 se está convirtiendo en un arma politica. Es comprensible que haya un interés económico y de prestigio nacional por ser los primeros. En muchos aspectos me recuerda a la carrera espacial entre la extinta URSS y EEUU. A rusos y estadounidenses se han añadido los chinos. Los tres países están inmersos en operaciones de imagen a cuenta de la vacuna. A nivel internacional (China), local (Estados Unidos) o en ambos sentidos (Rusia). Deben ser tremendas las presiones de los dirigentes políticos a investigadores y laboratorios .

China necesita un golpe de efecto para paliar el efecto negativo del coronavirus surgido en su territorio y afianzar su liderazgo económico. El perfil chino ha quedado deteriorado en esta crisis global. La reacción inicial de negación y ocultamiento son difíciles de olvidar. Tampoco ayudaron las malas practicas comerciales de los proveedores chinos de material sanitario. China parecía contar con ventaja en esta carrera. A mediados de marzo Chen Wei, la Terminator del ébola, se administraba su propia vacuna, iniciando los primeros experimentos en humanos. No hemos tenido noticias relevantes al respecto desde entonces.

A Putin le interesa recuperar el brillo perdido. Tanto el que está empezando a perder en su país como el de Rusia en el tablero internacional, aunque su peso siga siendo importante (especialmente a la hora de manipular y enredar con rumores y falsedades). Ayer Putin anunció que acaban de registrar la primera vacuna. Esta declaración confirma el anuncio de hace dos semanas. Y ha levantado más de una ceja en la comunidad científica internacional. Se vislumbra el escepticismo. Parece que hay un consenso sobre que se han saltado plazos. Mas Putin ha dicho que una de sus dos hijas ha sido vacunada (lo pueden ver en el video). No sé si han cumplido o no con los plazos estipulados. No estoy preparado para opinar sobre el asunto. Lo que sí sé es lo que se ha anunciado: la producción comenzará en septiembre y las primera vacunas se aplicaran al personal sanitario a partir de octubre. Los países que ya han expresado su interés recibirán las primeras dosis a partir de enero 2021. También sé que Putin es tan poco fiable como Trump, aunque el ruso le da mil vueltas en preparación y astucia al POTUS. El Periódico recordaba un par de aspectos sobre la eficacia rusa:

[…] suministró ayuda a Italia y a EEUU, una cooperación que, eso sí, vino rodeada de polémica. En el caso italiano, la prensa local aseguró que el 80% del material médico era “inservible” y que entre el equipo médico trasladado al país transalpino había “expertos en guerra bacteriológica” y miembros adscritos a la inteligencia militar, el temido GRU. En el caso estadounidense, los ventiladores, que habían registrado averías e incendios al ser utilizados en Rusia, llegaron sin haber sido aprobados por el ente regulador de EEUU en temas sanitarios. Además, posteriormente se supo que dicho material no era ninguna donación , sino había sido comprado y pagado a una empresa rusa que además había sido objeto de sanciones. […]

Trump se juega las elecciones y lo sabe. Sus esfuerzos por recuperar la economía y relajar las medidas lo más rápidamente posible (han sido un error, trágico), anunciar la apertura de colegios e institutos, intentar forzar la celebración de las competiciones deportivas (profesionales y universitarias), decir constantemente lo bien que lo está haciendo (con 5.130.732 casos y 164.593 fallecidos), son pruebas de su desesperación de cara a las presidenciales de noviembre. Su campaña de bulos sobre el posible fraude electoral del voto por correo por la deficiencia del servicio de correos, una responsabilidad federal para la que nombró a uno de sus donantes, es más de lo mismo. Esta exasperación solo tiene un salvavidas: la vacuna. Si de aquí a noviembre aparece con una puede voltear la situación actual (la de los indices de popularidad e intenciones de voto). Es fácil imaginar la presión que estará ejerciendo. Estamos hablando de alguien que ha recomendado tratamientos no respaldados por la comunidad medica y ha pedido investigar sobre inyecciones de lejía. Todo vale mientras sirva a sus intereses. Y puede torcer el brazo de la poderosa FDA (The Food and Drug Adminstration) para acelerar los pasos de aprobación. A principios de marzo, antes de la declaración del estado de alarma en España, escribí que “el coronavirus podría tumbar a Trump“. Sigo pensando lo mismo, pero nunca se sabe.

Veremos como se desarrollan los acontecimientos y en que queda todo.

Deja un comentario

Archivado bajo General, Política

Chen Wei y la nueva cagada de El País

CHEN WEI

El País la ha vuelto a pifiar. Una cagada en toda regla. Esta vez ha sido con Chen Wei, a quien se debe un Nobel desde que a finales de 2014 desarrolló la primera vacuna contra el ébola. En su China natal la conocen como la Terminator del ébola. Pero para El País la investigadora y epidemióloga china es ¡un hombre!

Una cosa es la invisibilidad de la mujer y otra muy distinta es cambiar de sexo a la gente. A no ser que el corresponsal de El País en Pekín sepa algo que los demás desconocemos.

Chen Wei El País

La captura es del artículo publicado ayer en la edición digital de El País a las 19:28 (a las 23:37 aún no lo habían corregido). Esto resulta incomprensible. ¿Está todo el mundo equivocado? Desde la Wikipedia hasta los medios que publican sus fotos. En la del encabezado de esta entrada vemos como la aplican la primera vacuna contra el coronavirus, desarrollada por ella y su equipo. Los titulares de prensa, nuevamente, exageraron la verdad dando a entender algo que no era. La vacuna no está. Ha pasado la fase de experimentación en animales. Y lo que el gobierno chino aprobó fue la siguiente, la de las pruebas en humanos. Chen Wei fue la primera en vacunarse. Ahora hay que esperar a los resultados. Si son satisfactorios llegarán las siguientes etapas: producción y distribución.

Aparte de su logro contra el ébola, Chen Wei desarolló un aerosol para los sanitarios que afrontaron el sindrome respiratorio agudo grave (SARS) en 2003. 14.000 trabajadores se beneficiaron de su invención y no se contagiaron, aunque las dificultades de producción del aparato y su elevado coste desaconsejaron su continuidad.

Chen Wei, 54 años, es además comandante general del Ejercito Popular de China. “La epidemia es como una situación militar. El epicentro equivale al campo de batalla”, aseguraba. También es miembro de la Asamblea Nacional Popular, el máximo órgano legislativo del país.

¡Una gran cientifica! Si esto sale bien –esperemos que sí– el Nobel debe ser suyo!!!

1 comentario

Archivado bajo General, Medios