Archivo de la etiqueta: César Martínez

Casemiro 2 Sevilla 1

JESUS ALVAREZ ORIHUELA AS

¿Vimos ayer el mejor partido de Casemiro con el Real Madrid? No creo, a pesar de que estuvo inmenso. Y decisivo en un partido que podría haber sido decisivo en las aspiraciones blancas, en esta Liga 2019/20, en caso de no haber ganado. Recordemos que en el Bernabéu veníamos de empatar frente al Athletic (luego ganamos en Getafe).

Casemiro fue decisivo en sus aspectos ya conocidos: defendiendo, al corte, presionando y forzando el error del rival. Y decidió el encuentro frente al Sevilla con sus dos goles. El del 1-0, en el 56, fue un golazo: taconazo de Jovic al callejón del 8 y Casemiro con un toque sutil, suave como una caricia de amor, superaba la salida de Vaclik. Siete minutos después empataba De Jong tras un fallo defensivo de Marcelo y otro del árbitro y del VAR que no aplicaron el nuevo reglamento (cualquier mano de un jugador en ataque que acaba en gol debe ser anulado, independientemente de su voluntariedad; en este caso fue Munir quien amortiguó el esférico para el golpeo del delantero centro sevillista). Cinco minutos después Case cabeceaba el 2-1 tras un excelente pase de Lucas Vázquez, en el único buen balón que metió en el área. Inmediatamente Zidane retiraba a Marcelo –entró Mendy– para evitar otra Marcelada

Hasta este momento la estadística rematadora de Casemiro era impecable: tres remates y todos a porteria. El primero, a las manos del meta y que fue el único del Madrid entre los tres palos de la primera mitad; los dos siguientes fueron gol. Al rato del 2-1 estuvo a punto de marcar su tercer gol de la tarde, pero su cuarto remate del encuentro se le fue fuera por poco.

Los primeros 45 minutos fueron del Sevilla, salvo los primeros cinco minutos y los cinco finales. Bien conducidos por Banega, Gudelj y Fernando los visitantes impusieron su control. Sin pólvora. Daba la impresión que los madridistas confiaban excesivamente en las capacidades defensivas de Casemiro y se relajaron en exceso. Modric no apareció hasta la segunda mitad y Kroos nunca pudo con Fernando.

El arranque blanco fue un espejismo: una buena internada de Rodrygo que cedió a Jovic quien disparó contra un defensa. Hasta el primer remate de Casemiro el Madrid no volvió a rondar el área del Sevilla. Lucas Vázquez y Rodrygo parecían más preocupados en proteger a Carvajal y Marcelo que en subir por los costados y buscar a Jovic, el delantero centro. Rodrygo se perdió en las tareas defensivas. Lucas Vázquez está más acostumbrado (aunque falto de ritmo por su lesión). Ambos laterales, Carvajal y Marcelo, estuvieron en su linea, la habitual de los últimos tiempos: desacertados.

En el descanso un amigo, Humberto, comentaba que le desesperaba ver a  Jovic trotar y no correr, pelear: “Es como Bale, pero sin golf ni velocidad”. Otro, César, tiraba la toalla y firmaba el empate a cero, temiéndose lo peor. Me quedaba media bolsa de pipas, de las de 2€ y no me resignaba a que me amargasen lo que me quedaba. De pipas y de partido.

Si en la primera mitad el Sevilla le escondió la pelota al Madrid, que no supo jugar sin balón, en esta segunda el cambio fue drástico: los blancos presionaron más, liderados por Casemiro ahora bien secundado por Modric, quien fue a más según transcurrían los minutos. Los de Lopetegui dejaron de dominar el ritmo del partido.

En el 61 Zidane hizo un doble cambio: Benzema y Vinicius por Jovic y Rodrygo.

Vinicius hizo las delicias del respetable con sus internadas y regates. Por velocidad superaba a su marcador. Y adelantaba las lineas propias. El problema es su falta de tino en el pase. Solo estuvo bien en su primera intervención, pero su remate, intencionado, se fue fuera. En su última carrera se pudo haber logrado el 3-1, es decir sentenciar el partido. Tenía dos compañeros desmarcados. La pifió. La cara de Benzema fue todo un poema. Se dio la vuelta para que no le viese Vinicius, pero le vimos todos los de la grada de la Castellana.

Hubo un par de situaciones más para lograr el 3-1. No pudo ser y el Sevilla apretaba buscando el empate. Su ocasión más clara fue un desastroso pase atrás de Lucas Vázquez que el nuevo fichaje sevillista En-Nesyri no supo aprovechar.

En una tarde pasada por agua fue una victoria trabada, ante un rival que puso las dificultades esperadas. Tres puntos importantes para iniciar la segunda vuelta.

P.D.: en la primera mitad al Sevilla le anularon un gol de De Jong, por una falta previa. El VAR dictó sentencia interviniendo. Algo que no sucedió en el gol del Sevilla que sí subió al marcador.

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol

Mal partido: 2-0 y tres puntos

Floper culpable

Zidane volvía a sentarse en el banquillo del Real Madrid. Su reestreno fue con victoria, en un mal partido frente al Celta de Vigo.

Cuando conocí su primera alineación pensé que se equivocaba formando un centro del campo con Isco, Modric y Kroos. Me preguntaba quién iba a correr, defender y luchar aparte de Modric. Al llegar al estadio expresé mis dudas a mi compañeros de grada y mandé varios whatsapp al respecto. Desafortunadamente la primera parte me dio la razón. El Celta poco a poco se hizo con el control del medio campo (la segunda mitad fue otro cantar).

También volvían Keylor Navas, Marcelo y Bale al once titular (Odriozola fue lateral derecho y Marco Asensio estuvo en la delantera con Benzema y el galés).

En el corrillo del descanso (0-0) solicitaba la presencia de Fede Valverde, Ceballos y Mariano. Como me recordaba el cineasta César Martínez, al final del partido, Zizou realizó estos tres cambios a lo largo de la segunda mitad.

De los “resucitados” para la causa, Navas salvó el partido: con 0-0 en un alarde de reflejos despejó un cabezazo franco de Maxi Gómez, solo en el área chica. Fue la oportunidad más clara de la primera mitad. El Madrid no llegaba y apenas remataba:  en el primero Isco resbaló y la pelota rebotó en un defensa y se fue a córner; en el segundo remate Kroos desde fuera del área disparaba alto; en el tercero (el primero entre los tres palos) Bale estrellaba el balón en el larguero; y en el cuarto Sergio Ramos cabeceaba fuera.

Pero sigamos con los “resucitados”: Isco, en su línea, se entretenía con el balón en los pies y a medida que pasaba el tiempo se notaba que le pesaban las piernas. Justo cuando iba a producirse el cambio (entraría Ceballos en el 61), una fenomenal entrada de Asensio con pase filtrado a Benzema, quien hace el pase de la muerte y el malagueño empuja a la red. Era el 1-0. El Bernabéu respiró. Se había abierto la lata. Isco se retiró entre aplausos. La entrada de Ceballos aportó frescura, músculo y capacidad atacante. Robaba y se iba para adelante. El Madrid, con el marcador a favor, recuperó el dominio. Fede Valverde salió por Modric, un cambio sorprendente. Todos pensábamos que sería por Kroos. El 2-0 de Bale fue la puntilla de los gallegos.

Marcelo fue de menos a más. El Celta, como todos los equipos, atacaba por su banda. Hundidos en la clasificación, luchando por evitar el descenso y sin Aspas, su mejor jugador, no supieron aprovechar la ventaja que suponía la alineación del brasileño. Como sería la cosa que Zidane le recriminó a Marcelo, en la segunda parte, que no bajase en una contra que pifiaron (incomprensiblemente) los gallegos. Kroos durante la segunda mitad cubrió varias de sus subidas y Bale acabó de lateral izquierdo.

El galés mostró más compromiso que en ocasiones anteriores. Peleó, ayudó en defensa y estuvo incisivo en ataque. Un balón al larguero y el segundo gol (min. 76 en una buena internada de Marcelo por el callejón del 10) son sus mejores contribuciones como delantero. Sus incursiones por banda con buenos centros al área no encontraron rematador. Porque no lo tenemos. Una vez más abusamos de esos balones para nada. Cuando Mariano sustituyó a Benzema en el 80 dejamos de buscar esos pases. Incomprensible.

El VAR anuló un gol a Modric a los 10 minutos de la segunda mitad por fuera de juego de Varane (le perdió el gesto de evitar el balón) y no consideró penalti una falta a Asensio (que se produjo fuera del área, por lo que según el protocolo el VAR no entra en estas jugadas). En otra incidencia se le anuló un gol a Benzema, finalizando la primera parte, por un codazo de Bale a su defensa mientras se internaba en el área. El galés vio la amarilla.

Dejo para el final lo de las pancartas. Hubo dos: la que ven en la foto que encabeza esta entrada y una que decía “Florentino dimisión“, que apareció nada más iniciarse el partido. La seguridad privada del Florentinato las retiró. ¿Por qué? ¿Y la libertad de expresión? No recuerdo que las retirasen tan rápidamente cuando eran favorables. ¿También nos han subido los abonos un 10% para pagar una seguridad que implementa estas fascistadas?

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes, Fútbol